Salitre 2014 is a Chilean-led exercise where a coalition of U.S., Chile, Brazil, Argentina and Uruguay air forces focus on increasing interoperability between these allied nations.

Hoy en día es difícil encontrar a alguien que pueda decir que la defensa nacional se encuentra en condiciones óptimas. Los ejemplos que desnudan esta realidad ante la sociedad son múltiples: el hundimiento del ARA Santísima Trinidad en puerto, el canibalismo de unos buques para mantener en servicio otros, los sucesivos accidentes de aviones, la baja de sistemas de armas que no son reemplazados (como los aviones Mirage) y la tragedia del ARA San Juan, por citar algunos.

Esta decadencia responde a una caída sistemática en los recursos destinados a la defensa nacional. Según datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), los recursos destinados al componente militar en Argentina en 2019 rondaron los US$ 3.143 millones, un nivel similar al que se destinaba a principios de la década de 1990. En ese mismo período el gasto militar brasileño pasó de US$ 7.000 a US$ 27.000 millones; el de Chile de US$ 1.200 a US$ 5.200 millones.

Uno de los factores fundamentales que explica esta tendencia tan disonante de Argentina es su deficitario desarrollo económico. Entre 1990 y 2019 Argentina anotó un crecimiento en su PBI del 218%. En el mismo período Brasil creció 298% y Chile 753%. Además, el país experimentó un aumento en la pobreza estructural, caída en la inversión y destrucción de capacidades en áreas estratégicas como la educación y la salud, entre otras cuestiones.

La defensa entonces es golpeada por dos vías. En primer lugar, la falta de crecimiento reduce la cantidad de recursos nacionales disponibles, afectando de manera transversal la disponibilidad de medios para áreas estratégicas. En segundo lugar, el crecimiento de la pobreza, el empleo precarizado y las crecientes desigualdades, impulsan la reasignación de recursos de la defensa hacia otras áreas (recordemos que actualmente cerca del 70% del presupuesto nacional tiene afectación directa a cuestiones sociales). Los números así lo demuestran, en términos del PBI, el gasto militar argentino pasó de 1,5% a principios de la década de 1990 a 0,7% en 2019.

Para ver el real impacto que tiene el desarrollo económico en la defensa observemos que habría ocurrido si la economía argentina hubiese seguido otra evolución. Si en los últimos 30 años el país hubiese tenido la misma tasa de crecimiento que Chile, los recursos destinados al sector militar estarían un 170% por encima del nivel actual (en el orden de los US$ 8.400 millones). Esto incluso suponiendo que el gasto en defensa como proporción del PBI se reduce del 1,5% al 0,7%.

En cambio, si además Argentina hubiese mantenido el presupuesto militar como proporción del producto y crecido al mismo ritmo que la economía chilena, entonces los recursos destinados a este ámbito estarían en el orden de los US$ 18.100 millones, casi 5 veces los actuales. Con estos números, el país tendría el segundo mayor presupuesto militar de Sudamérica, solo detrás de Brasil, lo que estaría más en línea con los recursos naturales, extensión territorial, fronteras y reclamos de soberanía que se ostentan.

El problema de recursos para la defensa nacional entonces ya no se convierte en algo coyuntural o fruto de los decisores políticos de turno, sino más bien en algo estructural: un país que ha perdido la senda del desarrollo económico no tiene las capacidades ni incentivos para proveer medios en áreas estratégicas. En el fondo, no es un obstáculo tan diferente al que enfrentan todos los argentinos para desarrollar su proyecto de vida.

Iniciativas como el recientemente creado Fondo Nacional de la Defensa (FONDEF) vienen a intentar mejorar esta situación redistribuyendo los recursos disponibles. Sin embargo, el estancamiento y la falta de desarrollo económico son condicionantes de fondo que permanecen vigentes y que atentan contra este objetivo. Sin avanzar sobre estas cuestiones estructurales difícilmente podamos ver una mejora en la defensa nacional.

Te puede interesar: Pierde la Defensa, pierde el país

Eugenio Marí
Lic. en Economía (UCEMA). Maestrando en Estudios Estratégicos (Escuela de Guerra Naval). Docente de Economía Internacional y Consultor.

13 COMENTARIOS

  1. «Hoy en día es difícil encontrar a alguien que pueda decir que la defensa nacional se encuentra en condiciones óptimas». Yo diría que hoy es «IMPOSIBLE» que alguien, racionalmente, se anime a afirmar tal cosa,

  2. Está clara la pata en la cabeza que nos imponen los poderosos del mundo y los políticos de turno son incapaces de tomar decisiones patrióticas para el desarrollo nacional. Siempre se alinean a los requerimientos de las potencias …

    • Mientras siga la evasión impositiva y los grandes capitales de empresas agroecuarias y las multinacionales que operan en argentina fuguen millones de U$ al extranjero o busquen guaridas fiscales y no quede el dinero en Argentina, vamos a seguir teniendo FAA empobrecidas. Es idiota pedir que se recorte dinero s tal o cual ministerio cuando hay una planificación que muestra que es necesario.

  3. Creo que es hora de que algunos politicos abandonen el «populismo electoral» y se creen medidas quizás poco populares a corto plazo, pero que favorezcan la creación de empresas y puestos de trabajo, y la vuelta con fuerza de la inversión extranjera que perdió confianza en los últimos años, a medio plazo la economia comenzará a crecer y el sector de la defensa lo notará con más ingresos de dinero, no se puede seguir gastando a base de deuda.

    • Con todo respeto Joaquin, esa formula ya se probó en Argentina, Menem , Mauricio Macri y no hubo inversiones industriales de calado,… solo negocio fácil, especulación financiera fuga de capitales en divisas, como expresión de una cultura del trabajo en negro muy cerca de un contrabandismo cuasi criminal, si un miembro de la elite empresaria hace esto mismo en Alemania o UK o China,… va a la Cárcel con suerte o puede tener otro final.

      Miremos China y aprendamos, una sociedad regimentada,…si, pero el Estado, los institutos de investigación y las Universidades Desarrollan y producen tecnología, son los Campeones de la ingeniería inversa,… No son ingenuos… todos los días estudian y trabajan para ser los mejores, no hay viveza criolla , ni piolada … los Chinos no son una sociedad que fabrica pobres,… fabrican productos para todo el mundo con valor agregado,…Argentina desde 1975 solo retrocede las únicas empresas de calado internacional son INVAP,…CONAE,…y quizás algo más,…una lagrima con mentalidad de granja, a base de glifosato y destrucción del medio ambiente,…basta por favor…Argentina es un país aislado culturalmente,…se nos vendió en los ‘70 que seríamos una Argentina Potencia y mire 45 años después… los hechos son elocuentes,…somos un país con una élite Cenil y Decrépita,… sin vuelo mental,…No somos Australia, ni Nueva Zelandia que va…

      Tenemos buena carne de exportación, del frigorífico Corina una empresa de excelencia,…pero quien puede comer carne de excelencia en Argentina?… quien puede tener una vivienda digna en Argentina?… quien puede tener educación pública gratuita de nivel Chino,… nadie.

      Yo vivo en Londres hace 9 años soy ingeniero con maestría Europea,…aquí las élites hacen estudiar a sus hijos Chino Mandarín, sabe porque? …porque son muy estupidos , no son piolas…no son bananas, el gobierno inglés hace cuatro años comenzó a adoptar el Máster Shanghai de enseñanza avanzada de matemáticas porque los alumnos Chinos van tres años adelantados a los Europeos y si no quiere perder la carrera tecnológica a manos de China, aprende de ella, eso es sentido común,…algo que falta en tierras pampeanas,…muchas gracias. Caballeros.

  4. Clásico diagnóstico. De los que estamos llenos. Si Aargentina hubiera crecido a tasas japonesas, hoy tendríamos Fuerzas Armadas altamente equipadas. Y si hubiésemos crecido a tasas chinas, más aún. Pero nosotros no crecimos porque los Dioses así lo impusieron. No crecemos en forma sostenida por las políticas económicas aplicadas en gran parte de este tiempo. Y antes también, no nos quedemos en la típica crítica «desde que volvió la democracia» porque el tema es de larga data. De muy larga data. «Si mi abuela tuviera rueda sería una bicileta».

  5. Para que nuestro país crezca hay que tomarse en serio el desarrollo, la magia y el camino fácil sólo sirven para sacar la cabeza del agua unos instantes, los políticos usan estos «atajos» para ganar votos temporalmente. La verdad es que hay que esforzarse, mucho y por mucho tiempo, con una continuidad en los proyectos para que estos muestren algún resultado final que valga la pena, la discusión estéril que se da en el Congreso sólo sirve para la obtención del rédito político, el país no gana nada con éso. Inventan el FONDEF y otra serie de infinitas subvenciones que ayudan a mantener todo igual sin ningún progreso y cuando pasen 10 años estamos peor, lo digo porque conozco los innumerables proyectos que quedaron abandonados en la historia por no tener una conducta determinada, por ser oscilantes, por ser corruptos, por no infundir confianza. No pensemos más que por votar a determinado payaso la suerte va a cambiar en apenas un par de años, ESO NO EXISTE. Si hubiéramos empezado a pensar en un proyecto serio para la defensa, desde que terminó el conflicto Malvinas, y continuarlo, hoy no tendríamos que estar sepultando pilotos o marinos que tuvieron que cumplir con su deber con armamento que tiene más de 50 años.

  6. Lamentablemente el autor no pone en blanco y negro que la estrategia de seguridad de tiempos democráticos ha tenido el solo propósito de liquidar a los antiguos enemigos de Montoneros, es decir, a las fuerzas armadas, y la consecuente politica de Defensa ha consistido en disminuir progresivamente el presupuesto de la jurisdicción hasta niveles inservibles y suicidas.
    Lamentablemente, los argentinos hemos perdido toda noción de estrategia, seguridad y relaciones internacionsles, negociación y riesgos. Mezcla de incompetencia generalizada, especialmente de Presidentes y ministros de Defensa, con desinteres y maléfica animosidad.

  7. Sin dudas que sin una economía fuerte no podremos lograr y mantener una capacidad militar creíble, disuasoria. También la defensa puede ser una parte importante del desarrollo económico del pais. Esperemos que el FONDEF aporte algunas soluciones a mediano y largo plazo para recuperar capacidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.