El coronavirus entre las tropas estadounidenses aumentó casi un 60 por ciento y ya supera la tasa general de contagios en los Estados Unidos.

Hay 227 casos de coronavirus entre los miembros del servicio activo, según datos del Departamento de Defensa, frente a los 133 que se difundió el lunes pasado. El número de recuperaciones también ha aumentado, según los datos, con 19 soldados devueltos al servicio total, y 15, desde el lunes.

Esa cifra sitúa los casos de los miembros del servicio en aproximadamente 175 por millón de soldados. La tasa es más alta que la de Estados Unidos en general, que según CDC se encuentra en 135 por millón a partir de hoy. Y si bien no han muerto miembros de la tropa por COVID-19, la tasa de mortalidad general de los EE. UU. se encuentra ligeramente por encima del 1 por ciento.

«Se toman medidas prudentes lo mejor que se puede dada la situación en la que nos encontramos», dijo el secretario de Defensa, Mark Esper, el martes a las tropas en una transmisión en vivo desde el Pentágono, cuando se le preguntó acerca del distanciamiento social para prevenir la propagación del virus. «Si pueden evitar poner a un gran número de personas en habitaciones pequeñas, deben hacerlo».

La mayor tasa de infección entre las tropas posiblemente podría explicarse por la geografía: un soldado estacionado en Corea fue el primer miembro del servicio activo diagnosticado, seguido pronto por un marinero que recientemente había visitado Italia.

Con las tropas estacionadas en puntos de alto contagio alrededor de Asia y Europa, muchos han tenido más riesgo de exposición, además de cualquier viaje que las tropas con base en los EE. UU. podrían haber hecho a esas áreas en las semanas previas a la epidemia.

De manera similar, la baja tasa de mortalidad podría atribuirse a la demografía relativamente joven y saludable de los miembros del servicio, ya que los funcionarios han enfatizado repetidamente que las tropas generalmente tienen un bajo riesgo de complicaciones graves por el virus.

Hasta la fecha, los casos de COVID-19 afiliados al Departamento de Defensa suman un total de 435, incluidos 81 civiles, 67 dependientes y 40 contratistas, 22 de los cuales están hospitalizados. Los números incluyen una muerte, de un contratista con sede en Crystal City, Virginia.

Esper puso fin a los viajes hacía los EE. UU. y los puntos calientes de coronavirus a principios de este mes, seguido una semana después, por la prohibición de la mayoría de los viajes dentro de los EE. UU., incluidos todos los movimientos permanentes de cambio de estación.

Tal vez te pueda interesar: Coronavirus: el buque hospital USNS Comfort de la US Navy llegará a Nueva York en unas semanas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.