El arriendo aparentemente indefinido de Estados Unidos en la Bahía de Guantánamo sigue siendo controvertido, y la familia Castro que continúa gobernando sobre Cuba no es fanática de su existencia. Cuando la mayoría de las personas escuchan las palabras Bahía de Guantánamo, probablemente piensan en el centro de detención de Estados Unidos allí y la Guerra Global contra el Terror, pero durante la Guerra Fría las instalaciones se ubicaron en lo que podría haber sido el borde de la Tercera Guerra Mundial. Hoy la base sigue siendo bastante activa, aunque ningún escuadrón de aviones tácticos está basado en forma permanente en Leeward Point Field perteneciente a la Estación Naval de la Bahía de Guantánamo, como lo hicieron los «Challengers» de VC-10 hasta 1993.

Los Challengers remontan sus raíces a la Segunda Guerra Mundial, y durante los albores de la Guerra Fría, el Escuadrón operó una gran cantidad de aviones diferentes, desde aviones patrulleros hasta aviones de combate. Oficialmente, la tenencia permanente de la unidad en la Bahía de Guantánamo comenzó en 1945 bajo la designación Utility Squadron 10, o VU-10. Su misión comenzó a transformarse drásticamente tras el derrocamiento del gobierno cubano por las fuerzas comunistas de Castro en 1959. De repente, la unidad estaba en la primera línea de la Guerra Fría, y su dotación de aviones remolque de blancos aéreos, transporte de carga y aviones de patrulla marítima se consolidó en una Fuerza más potente cuando comenzó a operar los Crusader F-8 y los S-2 Tracker ASW. Durante la crisis de los misiles cubanos, el VU-10 fue la fuerza de combate aéreo estadounidense más cercana a lo que podría haber sido la chispa que desencadenó un infierno nuclear. Por suerte esa chispa nunca voló.

En 1965, el escuadrón fue designado nuevamente como el Escuadrón Diez Compuesto, o VC-10, y sus funciones eran múltiples. Se basaron en Guantánamo para apoyar ejercicios de entrenamiento de flota casi constantes en el Caribe, lanzando drones, remolcando blancos aéreos, actuando como objetivos y como agresores dinámicos para los operadores de sistemas de combate de buques y para entrenar a otros aviadores navales. En segundo lugar, tenían la tarea de vigilar a las fuerzas cubanas cercanas y, si era necesario, mantenerlos a raya hasta que llegaran los refuerzos aéreos, una tarea dudosa en el mejor de los casos, una tarea inútil en el peor.
Esta misión se ejecutó a través de vuelos de reconocimiento regulares, patrullas aéreas de combate y salidas de entrenamiento aire-tierra. El apoyo aéreo cercano y el entrenamiento de interdicción a menudo vieron a los aviones VC-10 trabajando en conjunto con fuerzas de operaciones especiales en tierra. Al menos dos aviones estaban armados y listos para volar en cuestión de minutos en todo momento en caso de que sonara la sirena de alerta. Durante tiempos más tensos, muchos más de los aviones de los escuadrones estarían en alerta máxima o en el aire patrullando el estrecho espacio aéreo sobre y alrededor de la bahía. Fue algo intenso por decir lo menos debido a la proximidad increíblemente cercana a las fuerzas hostiles.

Finalmente, los F-8 Crusaders y los S-2 Trackers del escuadrón dieron paso a A-4 Skyhawks, es decir, el TA-4J. Este avión fue el entrenador avanzado de la Marina durante las últimas tres décadas de la Guerra Fría y no era conocido por su destreza en combate, aunque era popular entre los Escuadrones Agresores de la Marina. Algunos otros tipos de A-4 también se mezclaron esporádicamente en el inventario de VC-10, incluidos los TA-4F y, más tarde, los EA-4F, éste último modificado para tareas de agresor de guerra electrónica.

Aunque las tensiones en la isla entre los Estados Unidos y el gobierno de Castro habían disminuido un poco a mediados de la década de 1970, la misión defensiva secundaria de VC-10 todavía era necesaria. Como tal, los TA-4J de los Challengers eran algo especiales, ya que estaban equipados para el combate, capaces de emplear municiones vivas en combate si se les pedía que lo hicieran contra las tropas cubanas, en caso de ser necesario.

Los Skyhawk Flying Challengers podían ejecutar esta misión armados con los cañones de 20 mm, bombas de racimo CBU 87, bombas de caída libre MKs y AIM-9 Sidewinders como su arsenal principal. Durante la década de 1980, bajo la expansión del Presidente Reagan, de la Armada de los EE. UU., VC-10 tenía más demanda que nunca para tareas de apoyo adversario. Los Skyhawks de la unidad fueron jugadores constantes durante los entrenamientos de grupos de batalla de portaaviones y grandes ejercicios en la región, junto con sus homólogos agresores VC-8 consede en NAS Roosevelt Roads en la isla de Puerto Rico.
Tras el colapso de la Unión Soviética y como parte de la reducción de las fuerzas estadounidenses en todo el mundo, el VC-10 fue formalmente desmantelado en 1993. La salida de los Challengers de la Bahía de Guantánamo marcó la última vez que se basó una unidad de avión táctico permanente de ala fija allí. También marcó el comienzo de la última década del servicio Skyhawk dentro del inventario del Pentágono.

Fuente:
https://www.thedrive.com/the-war-zo…8Gcd0W0cdaFMmjkeUEeIg6qySBW-f6hZkWJZRoV44y8u8

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.