El programa Swiss Air 2030 baja su presupuesto para intentar ser aprobado

0

Suiza debe limitar el monto de la compra propuesta de unos 40 aviones de combate en el marco del programa Air 2030 a unos $ 8 mil millones de dólares, según un nuevo estudio encargado por el Ministerio de Defensa. Esto, argumenta el estudio, aumentará la posibilidad de que la compra se apruebe en un eventual referéndum nacional.

La conclusión es parte de un informe del ex astronauta suizo Claude Nicollier, a quien el nuevo ministro de defensa, Viola Amherd, le encargó a principios de este año que trabaje en el reinicio previsto de los estudios sobre la defensa aérea.

La recomendación habla de la estrategia del gobierno de ver la adquisición de la aeronave a través de un proceso de toma de decisiones en un país con una fuerte tradición plebiscitaria. Comprar el avión constituye la mayor parte del programa Air 2030, con aproximadamente 6 mil millones de dólares. La compra de armamento de defensa aérea con base en tierra representa el resto.

El plan actual del Gabinete es seguir con el armamento antimisiles aeronáutico y terrestre como un paquete, lo que permite a la población votar en ambos segmentos en bloque en el caso probable de que se llame a un referéndum. Pero los defensores de los nuevos aviones, que incluyen a Nicollier, sostienen que la necesidad de nuevos aviones es tan grande que la decisión debe tomarse sin distracciones de ningún tipo.

“En mi opinión, es prudente elegir esta pista para el avión de combate, después de las experiencias pasadas de nuestra democracia directa”, escribió Nicollier en su informe. “Es … inútil mezclar otro sistema de armas para esta próxima batalla, que concierne solo al avión y que promete, como de costumbre, ser mucho más emocional que profesional”. 

El comentario de Nicollier se refiere a una decisión anterior de Suiza sobre la sustitución de partes de su antiguo inventario de aviones de combate, compuesto por aviones F-5 Tiger y F-18, hace cinco años. En ese momento, la población rechazó la elección del gobierno de Saab Gripen E luego de una campaña agotadora por parte de defensores y opositores que rápidamente abandonaron el reino de los argumentos de seguridad nacional. 

Algunos creen que presentar un modelo de aeronave específico para un referéndum contribuyó a la derrota del programa, un error que el ministerio de defensa quiere evitar a toda costa en esta ocasión. Según un comunicado en el sitio web del ministerio, el análisis de Nicollier, presentado en francés, recomienda que la población tenga la oportunidad de votar sobre la adquisición de la aeronave solo en términos generales, dejando la elección del modelo de aeronave al gobierno más adelante.

Los competidores para la adquisición de aviones son Airbus con el Eurofighter Typhoon, Lockheed Martin con el F-35A, Boeing con el F-18 Super Hornet y Dassault con el Rafale. Saab y su Gripen E también lo están intentando.

El informe de Nicollier probablemente se verá como una buena noticia para los contendientes de la industria. Por un lado, apoya la idea de que Suiza debe actuar rápidamente para modernizar sus capacidades para controlar el espacio aéreo nacional en un momento en que los frentes geopolíticos tradicionales en Europa se están volviendo turbios. Además, propone un camino para la adquisición de aeronaves que parece consciente de las lecciones aprendidas de la debacle del Gripen en el año 2014.

Se espera que los funcionarios del gabinete debatan el informe Nicollier en las próximas semanas y determinen cómo sus recomendaciones darán forma al programa Air 2030, dijo un funcionario del ministerio de defensa suizo a Defense News.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí