La Defensa Nacional en el 2018: ¿Hubo avances en las compras presupuestadas?

2
Imagen Zona Militar

Como todos los años, el Ministerio de Defensa argentino realiza una proyección anual con una serie de compras estimadas sobre armamento o mejoras que se deben hacer con el objetivo de mejorar la operatividad del instrumento militar.

Sin embargo, a lo largo de los años y con un presupuesto escueto, hemos visto cómo las proyecciones presupuestarias raramente alcanzan un nivel pleno de satisfacción. Principalmente porque en muchos casos, el presupuesto se ve afectado por la coyuntura. 

Del  presupuesto asignado, se destacan los siguientes puntos. 

1- Aeronaves Supersónicas

Se esperaba que el Ministerio avance sobre la compra de dos aeronaves supersónicas, sin embargo esto no sucedió. Hasta el día de la fecha la Fuerza Aérea Argentina no logró reemplazar al Mirage III. Hubo conversaciones para reemplazar dichos sistemas por los nuevos FA-50 de KAI o el M-346 de Leonardo, pero se alegó desde el Ministerio que no existen fondos suficientes, ni motivos, que justifiquen la adquisición de una aeronave supersónica.

2- Recuperación Ciclo Logístico de A4R

Esto se cumplió a medias. Para la organización del G-20 se dispusieron media docena del A4R, pero se cree que la disponibilidad para operaciones de este avión se encuentre limitada para el año entrante.

3- Incorporación de la Aeronave T-6C Texan II

Afortunadamente si se logró la incorporación de los T-6C Texan II para la Fuerza Aérea este año.

4- Aeronaves de Transporte Mediano de Medio Alcance

Se había presupuestado la compra de este tipo de aeronaves, y se había discutido la posibilidad de adquirir un Airbus C295 o el C27J Spartan. Pero finalmente, no se concretó ninguna compra.

Imagen Zona Militar

5-  Soporte Logístico

Esto se cumplió también a medias, puesto que el presupuesto que se asignó para las reparaciones de los dos helicópteros que se encuentran operativos si se realizó, pero no se avanzó con la posibilidad de adquirir tres unidades nuevas para aumentar las capacidades. 

6- Adquisición de Vehículos de Combate Blindados a Rueda

La adquisición de dicho vehículo se viene discutiendo desde el 2015 cuando el mismo Ministerio anunció su intención de adquirir 110 vehículos blindados VN 1 nuevos de origen chino de la empresa China North Industries Group. Posteriormente se habló de adquirir una versión europea (Pandur II). Sin embargo, hasta el día de la fecha, no hubo ninguna incorporación.

7- Incorporación de Radar TPS43 y Fabricación de RAM

Se avanzó sobre el tema. Hubo avances concretos para continuar con la renovación y adquisición de nuevos radares.

8- Patrulleros Oceánicos Multipropósito 

Nuevamente, sobre la adquisición de las POM ya se viene discutiendo desde el 2005, y para la realidad actual de la Armada Argentina, la adquisición de un patrullero oceánico multipropósito implicaría una enorme ventaja, sobretodo teniendo en cuenta que existen zonas problemáticas donde la pesca ilegal, el tráfico de drogas y el contrabando son materia común y donde no existen recursos para contrarrestar su avance o incluso su detención inmediata.  

Las negociaciones se encuentran encaminadas y se calcula que para el próximo año podría llegar a ingresar alguna unidad.

¿Conclusión?

Nuevamente nos quedamos cortos con lo que se proyecta como Estado y lo que realmente se llega a concretar. La discusión en torno a la Defensa es un tema de agenda que aún nos adeudamos los argentinos.

Como ciudadanos, debemos reconocer que no existe una verdadera exigencia hacia nuestros gobernantes sobre la necesidad de abrir un debate real basado en la lógica sobre el apremio que existe de crear políticas de Estado concretas que ayuden a mejorar la Defensa en nuestro país con proyecciones realistas que podamos cumplir.

El problema radica esencialmente en la percepción que se ha instalado en el imaginario colectivo. Existe una apreciación errónea de que no existe un peligro inminente que justifique el incremento del gasto en Defensa o incluso la urgencia de un debate profundo por fuera del ámbito académico.

Dicha aseveración colectiva ratifica la existencia de un escenario improbable de conflicto en un país que aboga por la no injerencia y que se autoconscibe como un Estado pacifista dentro de un escenario internacional complejo. A pesar del optimismo imperante, los conflictos a escala mundial abundan, y nivel interno se dificultan aunque persistamos en ignorarlos.

Propongo que para el año que inicia, nos pongamos como consigna discutir sobre qué vamos hacer los argentinos con la Defensa de nuestro país.

 

2 COMENTARIOS

Deja un comentario