Capitol hill – En Siria, el Pentágono parece preparado para emprender un conflicto sin una estrategia final clara, según dijeron el miércoles miembros del Subcomité de Supervisión e Investigaciones de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos.

El estimado de 2.000 efectivos militares de los EE. UU., incluido un número desconocido de Infantes de Marina destacados en Siria, fueron enviados a luchar contra las fuerzas del Estado Islámico. Pero los comentarios recientes de altos funcionarios de la administración Trump sugieren que la misión en Siria podría expandirse.

“Estamos buscando claridad sobre la política de Siria del presidente Trump”, dijo el representante Seth Moulton (Demócrata-Massachusetts), el miembro de mayor rango del comité. “Mi pregunta a la administración de Trump es esta, ¿cuál es su estrategia?”

“En Siria, nuestro papel es derrotar al ISIS”, fue la respuesta del Brigadier General del USS Marine Corps Scott Benedict, subdirector adjunto de asuntos político-militares para Medio Oriente.

Benedict se presentó ante el comité junto con Robert Story Karem, Subsecretario de Defensa para Asuntos de Seguridad Internacional, quien coincidió en que el objetivo es derrotar a ISIS.

Pero cuando hablamos de Siria, las respuestas apenas parecen rápidas o fáciles, según manifestó la Representante Vicky Hartzler (Republicana, Missouri), presidente del subcomité durante su discurso de apertura.

“La situación siria es extraordinariamente compleja. Turquía, Irak, Israel y Jordania están profundamente afectados”, dijo Hartzler. “El hecho de que Rusia e Irán apoyen vigorosamente al régimen de Assad también complica enormemente nuestros esfuerzos”.

La presencia de las fuerzas rusas e iraníes en Siria ha dado lugar a dos puntos de vista diferentes de la misión siria de los Estados Unidos, proporcionados esta semana por el asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, John Bolton, y su secretario de Defensa James Mattis.

“En este momento, nuestras tropas dentro de Siria están allí para un solo propósito, y eso está bajo la autorización de las Naciones Unidas sobre derrotar al ISIS”, dijo Mattis el lunes.

Sin embargo, el mismo día, Bolton dijo que soldados e infantes de marina estadounidenses no abandonarían Siria mientras las tropas iraníes, incluidos representantes y milicias, permanezcan en el país, informó The Washington Post.

Durante la audiencia del miércoles, Karem describió la misión de los militares estadounidenses en Siria como centrada en “la derrota de ISIS y Al Qaeda y sus aliados, y para contrarrestar la influencia desestabilizadora de Irán”.

La presencia militar de Estados Unidos en Siria también puede funcionar para limitar la capacidad de las fuerzas iraníes y las milicias respaldadas por Irán para operar, dijo Karem.

Los militares estadounidenses podrían derrotar al ISIS y destruir su capacidad funcional, pero el representante Rubén Gallego (D-Arizona.) dijo que le preocupaba no hacerlo, y no sabiendo en definitiva cuál sería el objetivo final de la administración Trump en Siria.

“Parece que hay otro elemento donde, debido a que la idea de que la presencia del ISIS puede existir, es el pretexto de por qué deberíamos permanecer en Siria, cuando de hecho tal vez lo más importante para nosotros es ser un amortiguador contra Irán”, dijo Gallego.

“Si ese es el caso, deberían volver al Congreso y solicitar esa autorización”.

Actualmente, el Pentágono opera en Siria con base en una autorización para combatir las organizaciones terroristas. Esta autorización amplia, aparentemente sin fronteras, para estar en Siria porque ISIS está en Siria, según declaró el Diputado Austin Scott (Republicano, Georgia).

“No creo que haya habido una victoria en Siria, solo mirando las cosas, para los Estados Unidos. Es como un caleidoscopio, cada vez que algo cambia, algo más cambia “, dijo Scott. “Los rusos claramente tenían la ventaja, solo mirando el escenario. Obviamente estamos allí, el tema de la legalidad del uso es que ISIS está allí “.

El precedente de los actuales conjuntos de políticas de Siria también preocupa a Scott porque las administraciones futuras podrían abusar de esta capacidad para mover las fuerzas militares de los EE. UU. hacia los países basadas en la lucha contra las organizaciones terroristas.

“La idea de que solo porque una organización terrorista con un nombre determinado se encuentra en un país, y que eso nos da la capacidad de decir bien porque están allí, tengo la autorización para entrar y hacer lo que quiera. Estoy muy preocupado por las autorizaciones”, dijo Scott.

Soldados e infantes de Marina de los EE. UU. están trabajando para entrenar a las fuerzas locales a fin de que se hagan cargo del esfuerzo requerido para evitar que ISIS recupere fuerza, dijo Karem.

Por ejemplo, a principios de este mes, infantes de marina del Batallón 3ro, del 7º Regimiento de Infantería de Marina, adscrito a la Fuerza de Tarea Aérea Marítima de Propósito Especial, Comando Central de Respuesta a Crisis, llevaron a cabo entrenamiento de tiro con fuerzas locales anti-Assad en Tanf Garrison en Siria, según el Cuerpo de Marines.

En última instancia, el objetivo es que más de estas fuerzas locales sirias asuman más del trabajo de seguridad. En cuanto a ayudar a los esfuerzos diplomáticos para poner fin al conflicto, Karem fue menos optimista.

“La presencia de Irán y las actividades de terroristas en el terreno hacen que sea cada vez más improbable que veamos una solución política perdurable”, dijo Karem.

“Eso es muy preocupante”, dijo Hartzler.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí