Las nuevas maneras furtivas en que China y Rusia podrían amenazar a los satélites estadounidenses

0
En esta foto de archivo del 12 de diciembre de 2012, una pantalla en el Centro general de control y comando de satélites muestra el momento en que se lanza el cohete Unha-3 de Corea del Norte en Pyongyang, Corea del Norte. (AP)

Washington – Las principales potencias mundiales, como China y Rusia, se están enfocando más en las armas espaciales que neutralizan los satélites de otros países, que en las que destruyen las cargas útiles en órbita, según un nuevo informe.

El estudio de Secure World Foundation, lanzado el miércoles por la mañana y presentado en exclusiva con Defense News, es una colección completa de información de fuente pública sobre las capacidades espaciales de China, Rusia, Corea del Norte y otras potencias mundiales que podrían amenazar el dominio estadounidense en el espacio.

Cuando la mayoría de los líderes del Pentágono discuten las capacidades antisatélites o contra espaciales, hacen referencia a la especial prueba china de un arma cinética antisatélite de 2007, que destruyó con éxito un viejo satélite meteorológico chino y esparció miles de pedazos de desechos en órbita.

Pero un ataque más probable en 2018 vendría en la forma de interferencia de guerra electrónica que podría evitar que los usuarios activen sus equipos, dirijan ataques con rayos para destruir sensores, o quizás de manera más plausible, hackear una terminal terrestre para que las tropas no puedan operarlo.

Este enfoque no cinético se trata más de hacer que el equipo sea inútil de lo que lo está destruyendo: una estrategia que cuesta menos y es más difícil de atribuir, dijo Brian Weeden, ex oficial de la Fuerza Aérea de los EE.UU., uno de los autores del nuevo informe, titulado “Capacidades globales de contraespacio: una evaluación de fuente abierta”.

En otras palabras, los países son más inteligentes acerca de cómo persiguen las capacidades en el espacio.

“Las malas noticias son que creo que hay una fuerte evidencia de que estamos viendo más desarrollo y pruebas de tecnologías espaciales que en cualquier momento, probablemente desde el punto álgido de la Guerra Fría”, dijo Weeden. “La buena noticia es que, al menos por el momento, el uso operativo de estas capacidades de atacar en el espacio se limita a los tipos no cinéticos.
“Estamos viendo el desarrollo de una amplia gama, desde tecnologías destructivas cinéticas hasta interferencias y piratería, pero el uso operativo hasta ahora parece estar limitado a los tipos de intrusión y piratería”.

Según el informe, estos países son los principales actores en la carrera armamentística contra el espacio:

China no ha disminuido su desarrollo de capacidades desde la prueba antisatélite de 2007, pero tampoco ha repetido su acción de destruir un satélite en órbita, una hazaña que provocó la condena mundial. El informe concluye que las capacidades chinas contra los satélites en órbita terrestre baja (LEO) “probablemente estén maduras y puedan ser desplegadas operacionalmente en lanzadores móviles en los próximos años”, pero descubrió que las capacidades para atacar la órbita terrestre media o la órbita terrestre geoestacionaria probablemente aún en la “etapa experimental”.

Es probable que Rusia haya aumentado sus capacidades gracias a los esfuerzos de la Guerra Fría, pero probablemente no tenga capacidades antisatélites “a una escala suficiente o a una altitud suficiente como para representar una amenaza crítica para los activos espaciales de los EE. UU.” en este momento. Además, las capacidades en desarrollo no parecen dirigidas a objetivos de activos fuera de LEO. Sin embargo, Rusia ha invertido mucho en capacidades de guerra electrónica y, si es necesario, “puede atascar los enlaces ascendentes de los satélites de comunicaciones en una amplia área desde instalaciones de estaciones terrestres fijas”.

Los Estados Unidos tienen tecnologías altamente capaces que les permitirían maniobrar cerca de sistemas enemigos potenciales tanto en órbita geoestacionaria como en órbita terrestre baja, y tienen una serie de tecnologías que podrían adaptarse a sistemas antisatélites con trabajo limitado. Eso incluye sistemas de defensa de misiles de medo alcance, que podrían usarse contra satélites en órbita terrestre baja. Al igual que Rusia, los EE. UU. “probablemente tengan la capacidad de bloquear los receptores del servicio de navegación global por satélite [como el GPS] dentro de un área local de operación para evitar su uso efectivo por parte de los adversarios”.

Otras naciones en el informe incluyen a Irán (poco probable que desarrolle un sistema de armamento antisatélites, pero tiene una capacidad limitada de bloqueo GPS comercial), Corea del Norte (“no parece motivada para desarrollar activos de contraespacio dedicados” pero tiene opciones limitadas de bloqueo de GPS) e India (improbable que desarrolle una capacidad de ataque en el espacio, pero probablemente podría moverse rápidamente en esa dirección si así lo desea).

Weeden describe la difusión de estas tecnologías, junto con el aumento público de la gran competencia de poder entre los Estados Unidos, Rusia y China, como una “combinación preocupante de tendencias”.

Y no está claro cómo los EE. UU. pueden cambiar esa tendencia para impedir la proliferación de estas capacidades, o si eso es incluso un objetivo realista.

“El enfoque parece ser, ‘bueno, todos los demás lo están haciendo, nosotros también deberíamos'”, dijo Weeden. “Estas tendencias parecen ser utilizadas como un argumento de por qué los EE. UU. también necesitan reiniciar o desarrollar más de sus propias capacidades ofensivas de espacio en el mostrador, en lugar de cómo domesticar o detener la proliferación y obtener el control de la tecnología, o disuadir el uso “.

Durante años, los funcionarios del Pentágono fueron cautelosos al hablar sobre una posible guerra en el espacio, por temor a que tales declaraciones pudieran crear una carrera armamentista en órbita. Pero en los últimos años, los funcionarios estadounidenses se han vuelto más explícitos sobre las amenazas, en parte debido a las presiones presupuestarias que amenazaron con restringir el flujo de fondos del espacio.

Sin embargo, el informe muestra que la fuerte inversión en capacidades antiespaciales comenzó a mediados de la década de 2000, antes de que esa retórica de los EE. UU. cambiara.

Un área en la que China, Rusia y Estados Unidos invierten fuertemente son capacidades conocidas como Operaciones de aproximación y proximidad, o RPO: la capacidad de tener un sistema en el espacio para maniobrar e interactuar con los satélites de otra nación. Tanto China como Rusia están inyectando dinero en estas capacidades y probándolas en sus propios equipos, aunque el informe señala que “no hay pruebas” de que estas sean capacidades disruptivas en oposición a las inversiones en inteligencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí