Traducido y adaptado por Negro2000

Un funcionario de seguridad argentino afirma que los esfuerzos de interdicción contra el tráfico fluvial y terrestre han provocado un fuerte aumento en los vuelos con drogas.
La cobertura de radar y un crecimiento general en el tráfico de drogas son más propensos a culpar por el cambio.

El viceministro argentino de Lucha contra el Narcotráfico, Martín Verrier, dijo a La Nación que el creciente número de vuelos ilegales detectados que ingresan al país este año “se debe al hecho de que hay mayores controles a lo largo de las rutas terrestres y fluviales”.

En mayo de 2017, el Ministerio de Seguridad de Argentina anunció la detección de 200 vuelos sospechosos de drogas durante los primeros cuatro meses de 2017, un triple aumento en comparación con el mismo período de 2016.

Mientras tanto, la Federación de Aeroclubes de Argentina (FADA) advirtió a La Nación que el robo de aviones de los clubes de aviación es un “fenómeno nuevo”. El vicepresidente de la FADA explicó que ciertos tipos de aviones pequeños son cada vez más robados por narcotraficantes porque pueden cargarse con hasta la mitad de una tonelada métrica de drogas y necesitan sólo 300 metros de pista para aterrizar en cualquiera de las 1.500 pistas de aterrizaje ilegales de Argentina.

Argentina ha incrementado sus esfuerzos de interdicción contra el narcotráfico desde que el presidente Mauricio Macri asumió el poder en diciembre de 2015. Pero es demasiado pronto para afirmar que estos cambios son lo que está causando que las rutas de tráfico cambien.

Por ejemplo, las autoridades lanzaron en mayo de 2016 un plan de seguridad fronteriza denominado “Operativo Fronteras”, que incluye inversiones en tecnología de interdicción y una mayor participación de los militares. Pero para mayo de 2017, las autoridades todavía tenían que implementar el primer paso del plan de $ 46 millones, específicamente dedicado al control de fronteras terrestres.

El hecho de que las autoridades hayan ampliado gradualmente su cobertura radar de 6 a 24 horas al día desde agosto de 2016 es probablemente una mejor explicación para el crecimiento de los vuelos de drogas detectados. En noviembre de 2016, los funcionarios ya reportaron un promedio mensual de 40 vuelos ilegales desde Bolivia, mientras que los nuevos radares instalados este año han ampliado aún más la cobertura de monitoreo de Argentina.

Un aumento en los vuelos de drogas también es probablemente un reflejo de la creciente actividad del narcotráfico en Argentina como un todo, evidenciado por el aumento de las incautaciones, el crecimiento del consumo interno y la expansión del micro trafico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí