En su desesperación de expandir su flota, la Armada de los Estados Unidos esta considerando devolver a servicio a buques mas antiguos puestos en conservación, la flota inactiva que la Armada mantiene en puertos de ambos océanos.

Pero reactivar buques mas antiguos podría probar ser menos viable que mantener buques nuevos durante mas tiempo.

A principios de Junio 2017, el Vicealmirante Thomas Moore, cabeza de NAVSEA, la oficina de construcciones navales, dijo al Center for Strategic and International Studies que las fragatas Oliver Hazard Perry, buques logisticos y el viejo portaaviones Kitty Hawk son candidatos a ser reactivados conforme la Armada busca incrementar su flota de 277 buques actualmente a 355 entre 2020 y 2030.

La Administración Trump ha apoyado este plan. Ray Mabus, el secretario de la Armada durante la Administracion Obama, tambien apoyo un total de 350 buques como uno de sus ultimos actos antes de dejar la oficina en Enero 2017. “La flota debe ser mayor y mas poderosa” escribió el Almirante John Richardson en un documento estratégico en Mayo 2017.

Pero la oficina de presupuesto del congreso ha advertido que recuperar buques podría costarle a la Armada cerca de 27 mil millones de dolares al año, aproximadamente el doble de lo que la Armada gasta tipicamente en buques nuevos.

Quejandose por el alto costo, la administracion Trump desistió de agregar buques extra a su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2018. En lugar de pedir solo ocho buques – el mismo numero que Obama propuso en su plan para modestamente expandir la flota, a 308 buques. El Secretario de Defensa James Mattis prometió que una expansión militar comenzaria a partir del año 2019.

Reestablecer a servicio buques mas antiguos podria ayudar a hacer crecer la flota mas rápido conforme la Armada trabaja a largo plazo para potenciar las capacidades constructivas y plazos de nuevos buques. Pero Moore y Richardson han pedido ser cautelosos. “Estamos mirando muy detalladamente a las fragatas Oliver Hazar Perry”. Richardson dijo a una audiencia en el Naval War College a mediados de Junio 2017.

La ultima fragata dejo la flota en 2015 “Hay siete u ocho de estas que podríamos considerar pero hay algunas muy viejas y todo en esos buques es también muy viejo”. Richardson dijo “Mucho ha cambiado desde la ultima vez que las modernizamos”.

Devolver al Kitty Hawk podria ser aun mas problemático. La Armada saco de servicio al Kitty Hawk , su ultimo portaaviones no nuclear, en 2009 luego de 48 años de servicio. “Los portaaviones son bastante viejos” admite Moore. “Así que pienso que existe una limitada oportunidad en la flota inactiva para devolverlos pero vamos a ver buque por buque, casi por caso y por eso en la toma de decisiones”.

Moore rechazo la propuesta de recuperar los cruceros clase Ticonderoga, cinco de los cuales la Armada desprogramó a principios de la década pasada. “La mayoría de estos buques son obsoletos y han sido canibalizados durante los últimos años”.

No es la primera vez que la Armada ha propuesto hacer uso nuevamente de la flota inactiva para engrosar la flota activa. En el rearme naval de la década de 1980, la Armada recomisionó cuatro acorazados clase Iowa que habian servido durante la Segunda Guerra Mundial, Corea y Vietnam. Modernizandolos a un costo de miles de millones de dolares, los acorazados sirvieron durante unos pocos años antes de nuevamente abandonar el servicio, esta vez para siempre, a principios de la decada de 1990.

Para el presente rearme, modificaciones a buques existentes, para permitirles servir mas tiempo del esperado, podrían resultar mas atractivas para la Armada que realmente sacar los buques de conservacion. Richardson dijo que extender la vida de los destructores clase Arleigh Burke, de los cuales tiene 62 y podrian construir aun mas, probablemente sea la mejor forma de expandir la flota e inmediatamente reducir la escala en la que los buques mas antiguos abandonan el servicio.

Los Burke fueron construidos para durar 30 años. La Armada ha declarado que con adecuado mantenimiento podría agregar incluso 10 años mas de servicio a estos. “Si planificamos ahora, por ejemplo, extender la vida util de los Arleigh Burke mas allá de sus proyecciones. La ganancia podría ser que podriamos comprarnos 10 o 15 años de operaciones para asi poder alcanzar el objetivo de 350 buques” dijo Richardson.

Pero no queda claro si la Armada puede hacerse cargo del mantenimiento extra que necesitan estos buques de casi 40 años. La fuerza ya esta teniendo inconvenientes para mantener un numero menor de buques mucho mas nuevos. “Hoy, a pesar de haber contratado 16500 nuevos empleados desde 2012, los astilleros navales necesitan aun mas de 2000 empleados para la capacidad que se requiere de ellos en la carga de trabajo actual” dijo Moore al congreso en Marzo 2017.

 

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor deje su comentario
Ingrese su nombre aquí