Japón opta por más naves pequeñas​

0
Destructor clase Asahi de 5100 tn

Traducido y adaptado por Negro2000

Ante la creciente capacidad naval de la Armada del Ejército de Liberación del Pueblo (PLAN) y de su presencia marítima en las aguas del Mar de China Oriental, el gobierno de Japón planea acelerar, alterar y ampliar un proyecto de construcción de buques de guerra.

En lugar de continuar con la tasa de construcción de un nuevo destructor de 5.000 toneladas por año, se decidió cambiar por la construcción de dos destructores más pequeños de 3.000 toneladas por año, a partir del lanzamiento del año fiscal de abril de 2018. Esto permitirá una expansión de la clase de cuatro a ocho buques, proporcionando así a la Fuerza de Autodefensa Marítima de Japón (JMSDF) una mayor capacidad de flota con la que contrarrestar el creciente brazo naval del PLAN.

La disparidad en la tasa de construcción del crecimiento naval entre Japón y China puede ser fácilmente discernida simplemente con echar una mirada atrás, al año pasado. Durante el año 2016, el PLAN lanzó tres destructores Tipo 052D de 7.500 toneladas y dos fragatas Tipo 054A de 4.000 toneladas, junto con otros tipos de buques. Mientras tanto, en términos de grandes barcos de superficie Japón pudo lanzar sólo un destructor de la clase Asahi de 5.100 toneladas.

A pesar de las diferencias inherentes en la seguridad estratégica y los enfoques de la estructura de la fuerza naval que hacen de tales divisiones algo comprensibles, la creciente brecha es sin embargo problemática para una nación insular como Japón, que depende de las líneas marítimas para comunicarse. Con la escalada China en su proceso de modernización marítima, aumentando la capacidad del PLAN y mejorando la calidad / capacidad del PLAN, la necesidad de Japón de abordar las capacidades de disuasión aérea y marítima para defender sus vías marítimas, territorios en islas remotas e infraestructura estratégica es obvia.

Las ventajas del renovado enfoque de la construcción naval son el aumento de la capacidad de la JMSDF, con una tasa de construcción más rápida (beneficiosa para las crecientes necesidades de la JMSDF y la industria local) y embarcaciones menos costosas, lo que significa menos presión sobre los presupuestos de defensa que permanecen o están ligeramente por debajo, del 1 % del PIB.

A pesar del tamaño más pequeño y el costo más económico de los nuevos buques todavía se espera ver la característica en los requisitos básicos de las naves, como el dragado de minas y la capacidad anti-submarina.

En la actualidad, la JMSDF cuenta con una excelente capacidad de combate en forma de submarinos clase Soryu, destructores Kongo y Kongo mejorados (también conocidos como Atago) equipados con sistemas de combate aéreo AEGIS y los dos buques anfibios de apoyo de combate porta helicópteros clase Hyuga de 19.000 toneladas. Sin embargo, sigue habiendo un requisito por más destructores y fragatas bajo las directrices del Programa de Defensa Nacional de Japón.

Al modificar su enfoque, Japón tendrá una mayor presencia marítima con embarcaciones más pequeñas, pero aún capaces, pero a un costo menor y con un plazo de servicio más rápido. Esto permitirá que los buques vayan a puerto para el mantenimiento sin perder tanta capacidad en el mar como habría ocurrido bajo el enfoque anterior.

Si bien la JMSDF de Japón nunca igualará al PLAN en términos de número de flota de superficie y cantidad de buques de guerra, debería presentar suficientes capacidades cualitativas y de capacidad para frenar el incentivo chino para probarlo a lo largo de puntos disputados como las Islas Senkaku / Diaoyu en el Mar de China Oriental.

La voluntad de reexaminar y / o modificar el enfoque de modernización marítima de la nación señala que el liderazgo de Japón entiende este concepto estratégico como fundamental.

Deja un comentario