Durante su reciente visita a la oficina de diseño de la empresa estatal Ichvenko – Progress, encargada del diseño y fabricación de turbomaquinas y ubicada en la region de Zaporozhye, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, se familiarizó con el proyecto de un nuevo caza polivalente bimotor de diseño nacional, en fase de desarrollo.

Los diseñadores ucranianos le presentaron Poroshenko los bocetos del proyecto denominado LBL (Lehkyi Boyovyi Litak, que se traduce como Avión de Combate Ligero), el cual busca la creación de un avión de caza multifunción ucraniano.

El nuevo avión será similar, externamente, al caza soviético MiG-29. Sin embargo, la motorización provendrá de Ucrania en la forma de dos motores turbofan, desarrollados sobre la base del AI-322F. También se informó que la aviónica será de fabricación occidental y ucraniana.

Actualmente, el desarrollo del nuevo caza está en su etapa de diseño conceptual. De acuerdo con sus características y finalidad, la aeronave estaría en la categoría de los cazas MiG-35, JAS 39 Gripen, y FC-1 Xiaolong.

Además, Petro Poroshenko afirmó, “Vamos a gestionar la creación de nuestro propio motor para aviones de combate en el plazo mas corto posible.”

También admitió que sólo cinco países en el mundo tienen, en la actualidad, el potencial suficiente para crear de forma independiente este tipo de motores militares para aviones de combate.

Las características exactas del nuevo caza, así como la fecha de finalización del proyecto, siguen siendo desconocidos.

¿Fantasia o Realidad?

Pocos, o practicamente ninguno, de los medios de prensa occidentales se hicieron eco de este importante anuncio, que mas parece propaganda para el consumo interno, tal como pasa con muchas de las grandilocuentes presentaciones iraníes de nuevos sistemas de armas, que un proyecto solido y con posibilidades de concretarse en el mediano plazo.

La empresa estatal Ichvenko – Progress, a cargo del diseño del caza LBL y del motor propulsor, no tiene experiencia en el campo de desarrollo de aeronaves, tanto civiles como militares, y su experiencia aeronáutica se limita solo al desarrollo de grandes motores turbofan para aeronaves comerciales de transporte de pasajeros y carga. Su último desarrollo fue el voluminoso turbofan DT-18, de 4 tn de peso y 22.000 kg de empuje, que propulsa a los Antonov An-124 Ruslan y An-225 Mriya.

Ni Ichvenko-Progress, ni ninguna otra empresa ucraniana, han creado jamás motores diseñados para aviones de combate modernos, incluyendo una cámara de postcombustión con vector de empuje variable o capacidad de vuelo supersónico.”

El hecho de que se anuncie que la aviónica sera occidental, se debe a que el instituto de investigación científica Kvantum, con sede en Kiev, es simplemente incapaz de crear un moderno sistema de radar aerotransportado, en su ruinoso estado actual. Asimismo es poco probable que algún fabricante occidental suministre este componente tan sensible a un pais tan inestable e impredecible como Ucrania.

Por ultimo, la industria militar ucraniana, y sobre todo la aeronáutica, esta muy lejos de lo que era en la era soviética y la economía del poder esta lejos de poder financiar un proyecto de este tipo, cuando ni siquiera puede mantener en vuelo los pocos aviones de combate que tiene operativos.

Incluso el mítico bureau de diseño Antonov, que creó algunos de los mejores aviones de transporte en el mundo, se ha librado de esta marcada debacle. Su nuevo avión de transporte de corto alcance, el An-178, tiene problemas de peso y balanceo debido a errores de calculo y diseño. Como resultado de esto, el avión fue enviado a la exhibición de vuelo de Le Bourget, y luego a una exposición en Dubai, con un lastre de 1,32 toneladas de peso, compuesto por 15 placas de acero dispuestas directamente detrás de la cabina del piloto. A su llegada a los espectáculos aéreos, las placas de lastre se retiraron en secreto, a fin de no producir una mala impresión a los potenciales compradores”.

“Se puede decir con seguridad que el error ocurrió como resultado de la falta de coordinación entre los distintos departamentos, y problemas de gestión en la oficina de diseño. Cuando el fuselaje fue diseñado, aprobado y preparado para la producción, se decidió ampliar la envergadura de las alas en dos metros y aumentar su área total en un 12% “.

La fábula acerca de un “nuevo caza polivalente ucraniano” no es tomada en serio por nadie en Occidente, que entiende perfectamente que ni las “amordazados” ideas de diseño, ni la crecientemente decrépita industria civil y militar del país, ni la debilitada economía de Ucrania son capaces de asumir un proyecto de este tipo.

Fuentes:
http://www.1492news.com/news/35386_1461857829
http://sputniknews.com/military/20160430/1038896586/ukraine-domestic-jet-fighter-analysis.html

Deja un comentario