(U.S. Air Force photo SMSgt Thomas Meneguin)

WASHINGTON – La secretaria de la Fuerza Aérea Deborah James dijo el viernes que estaba buscando maneras de ayudar a los socios latinoamericanos a impulsar la lucha contra el tráfico de drogas y el crimen organizado, posiblemente mediante el incremento del número de vuelos de entrenamiento de las fuerzas aéreas de la región.

James, que acaba de regresar de una gira por América del Sur, dio ejemplos de lo que la Fuerza Aérea Estadounidense podría lograr mediante el envío de más vuelos de entrenamiento a la región para hacer una doble función en el esfuerzo de drogas y lucha contra el crimen.

En un caso de marzo, un bombardero B-1 en una misión de entrenamiento en el Caribe vio una embarcación sospechosa en el agua y lleva a cabo un pasaje a bajo nivel para tratar de identificar el barco y lo que estaba haciendo, dijo en una conferencia.
“Efectivamente, eran contrabandistas de drogas”, dijo James. “Al ver al B-1 realizar esta maniobra, entraron en pánico y tiraron por la borda las drogas.”

El Grupo de Trabajo Interagencial Conjunto de Estados Unidos que trabajan en operaciones antinarcóticos en la región estima que los contrabandistas arrojaron alrededor de 500 kilogramos de cocaína en el mar, dijo.

James dijo tambien que un bombardero B-52 participa en un espectáculo aéreo en Chile, mientras que estando allí también habían llevado a cabo algunos de sus procedimientos de formación en materia nuclear, mientras que en el camino habían practicado interceptar misiones aéreas con fuerzas colombianas preocupadas por el tráfico de drogas.

“Voy a estar buscando formas adicionales para replicar este tipo de ejemplos más ampliamente para aprovechar otras misiones de entrenamiento, otros aviones, helicópteros y más”, dijo.

James observó, sin embargo, que las tensiones y los conflictos en otras áreas del mundo significan que Estados Unidos tiene menos recursos para dedicar a ayudar a los vecinos en su propia región.

“Poco de EE.UU. va hacia América Latina”, dijo.
James visitó Chile, Uruguay, Argentina, Paraguay, Brasil y Colombia en su viaje. Mientras que en Chile también se reunió con homólogos de Honduras, España, Perú, El Salvador, República Dominicana y Guatemala.

Ella dijo que la mayor parte de las conversaciones con sus homólogos de América Latina ocuparon la lucha contra el tráfico de drogas y el crimen organizado, la forma de acelerar la aprobación de las ventas militares de Estados Unidos a otros países, el aumento de los compromisos de militares a militares, leyes de soberanía de aire y mantenimiento de la paz.

Deja un comentario