islas_malvinas_1982-672x372

Por W. Alejandro Sánchez
Link: http://cimsec.org/neither-side-appears-ready-for-war-falklandsmalvinas-islands-analysis

Argentina ha solicitado al Reino Unido participar en las conversaciones diplomáticas con respecto al control de las Islas Malvinas, o Islas Falklands, dependiendo qué lado usted apoya. Mientras las islas no cambiarán de manos en el corto plazo, con Londres citando un referéndum del año 2013 como prueba de la voluntad de los isleños “para permanecer en el Reino Unido, el conflicto continuará. Sin embargo, a pesar de las declaraciones agresivas ocasionales o informes de los medios alarmistas de Londres o Buenos Aires, es importante destacar que ninguna de las partes ha incrementado significativamente su gasto en defensa por las islas.

La guerra

En 1982, Argentina lanzó una invasión de las islas, ya que el gobierno militar en Buenos Aires quería distraer a la población argentina de la economía en ruinas del país y unir a la ciudadanía detrás de la junta. La Guerra de las Malvinas ha sido ampliamente analizada (ver ensayos como “reacción tardía: Capacidades Marítimas Expedicionarias del Reino Unido y las lecciones del Conflicto de las Malvinas” y “Datos que influyen en la derrota de la Potencia Aérea Argentina en la Guerra de las Malvinas“), pero todavia se pueden decir mas cosas sobre el conflicto. La guerra fue significativa porque, como explica el Dr. Ian Speller, “fue la primera vez desde 1945 que un gran marina occidental había sido objeto de ataques aéreos sostenidos en el mar y fue la primera vez que un submarino de propulsión nuclear llevó a cabo un ataque exitoso a unidades de superficie enemigas “.

Las armadas y fuerzas aéreas de ambos lados participaron activamente en la batalla para controlar las Malvinas. En cuanto a los ataques con éxito, los aviones de la Fuerza Aérea Argentina y la Armada lograron hundir buques británicos como los buques de guerra HMS Sheffield y HMS Ardent, y la nave de suministro MV Atlantic Conveyor, entre otros. Mientras tanto, un submarino nuclear británico, el HMS Conqueror, hundió el buque insignia de la Armada Argentina, el ARA General Belgrano.


El HMS Conqueror vuela el Jolly Roger tras el hundimiento del Belgrano.

Declaraciones oficiales

Al día de hoy, Argentina sigue reclamando la propiedad de las islas. El caso en cuestión, la ahora ex-presidenta Cristina Fernández de Kirchner, declaró en abril pasado que preveía que un día las islas volverían al control argentino. Un mes antes, el secretario de Defensa del Reino Unido Michael Fallon anunció que “vamos a reforzar la defensa de Islas Malvinas,” la suposición obvia es que las islas necesitan protección contra un posible ataque argentino. Estas declaraciones no generan ninguna sorpresa, ya que en los últimos años Buenos Aires y Londres dicen que el “otro lado” está tomando medidas agresivas en relación con las islas.

Las islas, sobre todo después de la guerra, son una parte clave del nacionalismo argentino, por lo tanto, no debe sorprender que el nuevo Jefe de Estado de la Argentina, el presidente Mauricio Macri, hara declaraciones nacionalistas ocasionales sobre las islas o llamara a las negociaciones. Sin embargo, él tambien desea inversion de los Estados Unidos y europea para reactivar la economía del país, por lo que no sera demasiado agresivo (después de su victoria electoral en noviembre, Macri y el primer ministro David Cameron sostuvieron una conversación telefónica en la que acordaron en forjar lazos comerciales más estrechos). Yo diría que las declaraciones nacionalistas o convocatorias al diálogo con Londres desde Buenos Aires son en su mayoría para el consumo interno, como una forma de que el presidente Macri para mostrar a su pueblo que no se ha olvidado de las islas. Después de todo, sería un suicidio político para cualquier presidente argentino no hacer declaraciones patrióticas de vez en cuando con respecto a las Malvinas.

Realidades de Defensa

Mas alla de las llamadas provocativas por negociaciones, la Armada Argentina no se encuentra en forma para participar en un nuevo conflicto sobre las islas. La mayor adquisición de la Armada en los últimos años fue el de cuatro buques rusos de usos múltiples (Aviso / clase Neftegaz), que serán utilizados para las operaciones de búsqueda y rescate y proyectos científicos de la Antartida. Las embarcaciones llegaron a la nación sudamericana el pasado diciembre. En teoría, la Armada podría instalar sistemas de armas a bordo de las embarcaciones, pero es poco probable que esto suceda debido a limitaciones presupuestarias. En cuanto a los submarinos la única novedad es que en 2014 el ARA San Juan (diesel clase TR 1700) fue finalmente regresado a la Marina después de que fue sometido a reparaciones que habían tomado varios años en completarse.

En cuanto a la Fuerza Aérea, que fue un factor decisivo en las victorias argentinas en el mar durante la Guerra de Malvinas, justo en noviembre pasado se desmanteló su flota de aviónes de combate Mirage. El problema es que la Fuerza Aérea no tiene un nuevo avión de combate para reemplazar al Mirage. En los últimos años hubo rumores de que Buenos Aires podria adquirir aviones de combate rusos Sukhoi (de ahí la necesidad de Londres de mejorar la defensa de las islas), pero este acuerdo nunca se materializó. Del mismo modo, un acuerdo reciente para aviones de combate Kfir israelíes ha quedado en suspenso. Por el momento, Argentina tendrá que depender de los entrenadores como el Pampa III, y otras, también envejecidos, aeronaves para proteger su espacio aéreo.

La situación de la Fuerza Aérea es tan triste que durante la ceremonia de asuncion de diciembre del 2015 del presidente Macri, Argentina solicitó a Uruguay que tenga tres de sus propios aviones Cessna Dragonfly en alerta, listos para apoyar a Buenos Aires si se producia alguna crisis. Si bien esta petición habla bien de las relaciones de defensa entre Argentina y Uruguay, se destaca que los militares argentinos no se enecuentran en ninguna forma de intentar una operación para hacerse cargo de las Malvinas.

En cuanto a la Armada del Reino Unido, la gran noticia es que está construyendo dos nuevos buques, uno de los cuales, el HMS Queen Elizabeth, debería estar operativo en 2020. Los nuevos barcos son producto de un esfuerzo presupuestario de gastos de defensa por parte de Londres. Sólo en diciembre pasado, el secretario Fallon declaró que “hemos dicho que vamos a mantener una flota mínima de 19 destructores y fragatas, pero como las fragatas mayores se retiran también esperamos añadir una fragata más ligera entre los buques de patrulla y las Tipo 26 y construir más de esos también. “Además, la Real Fuerza Aérea y la Marina Real se benefician de tener los nuevos aviones de combate F-35 en su inventario, ” el Lightining II será la columna vertebral de las operaciones embarcadas del futuro de Gran Bretaña.” (Por supuesto, cuánto tiempo tomará para que el F-35 se entregue es otra cuestión).

Con respecto a las Malvinas a sí mismas, la Royal Navy mantiene alHMS Clyde estacionado allí como parte de su programa del Patrullaje del Atlantico (en noviembre de 2015, el HMS Clyde ayudó en el rescate de turistas atrapados en un crucero que se hundio cerca de las Malvinas). Además, el diario británico Daily Express informó que el pasado abril las tropas británicas llevaron a cabo ejercicios en las Malvinas, que simulan una invasión de las islas. En cuanto a los nuevos equipos, el único programa importante de adquisición en curso parece ser de radares adicionales Giraffe AMB, fabricados por Saab.

Se podría argumentar que los militares británicos sufren de agotamiento debido a las múltiples operaciones que llevan a cabo en todo el mundo, desde las guerras en Irak y Afganistán hasta las operaciones de seguridad en el Mediterráneo y el Cuerno de África. Sólo en diciembre pasado, el destructor HMS Defender se desplegó al Mediterráneo para apoyar al portaaviones francés Charles de Gaulle. Teniendo en cuenta sus múltiples operaciones en curso, es difícil decir cuánto tiempo le tomaría a Londres organizar una nueva fuerza expedicionaria que sería enviada a las Malvinas en caso de producirse otro conflicto. (Daniel Gibran La Guerra de las Malvinas de 1998, proporciona un gran resumen del éxito logístico de desplegar más de 50 buques de guerra, más de 50 buques de apoyo, aviones, tropas, municiones y otros materiales de construcción en el Atlántico Sur -. P 80-83).

Teorías de la conspiración / exageraciones

Por último, algo se debe decir acerca de las acusaciones procedentes entre Londres y Buenos Aires en relación con las intenciones del otro respecto a las Malvinas. Como se mencionó anteriormente, mientras que no ha habido otra guerra por las islas desde la década de 1980, casi todos los años hay acusaciones de que los gobiernos argentino o británicos se están comportando de una manera agresiva. Por ejemplo, en 2012 Argentina acusó al Reino Unido de “militarizar” el Atlántico Sur. Por otra parte, los medios de comunicación argentinos reproducieron los comentarios de marzo de 2015 de Fallon sobre el “refuerzo” de las defensas en las Malvinas. En particular, los medios argentinos discutieron el 23 de marzo 2015 un informe del tabloide británico The Sun que Londres temia un ataque inminente de la Argentina con el apoyo de Rusia. En ese momento, la teoría en curso en los medios británicos era que, debido a las estrechas relaciones entre Moscú y Buenos Aires (en gran parte debido a la amistad entre el presidente Vladimir Putin con el entonces presidente Kirchner), Rusia de alguna manera apoyaría militarmente a la Argentina en las islas .

Pensamientos finales

Como recordatorio, la Argentina no compro los aviones rusos o israelíes, mientras que, aparte de un ejercicio militar y nuevos radares, los británicos tienen todavía que reforzar significativamente su seguridad de las islas. Por lo tanto, yo diría que en la actualidad la posibilidad de una nueva guerra sigue siendo muy baja, sobre todo ahora que el nuevo presidente argentino Macri esta en realidad tratando de acercarse a Occidente (lo que significa EE.UU. y Europa) para inversiones a fines de mejorar la economía del país. El gobierno británico parece tener una evaluación similar de la situación tal como lo dice el Strategic Defense and Security Review 2015 el cual explica que “juzgamos el riesgo de un ataque militar [contra las Malvinas] de ser baja, pero vamos a mantener una postura de disuasión, con las suficientes fuerzas militares en la región, incluidos los buques de guerra de la Marina Real, unidades del Ejército y aviones Typhoon de la RAF”.

La información presentada en este análisis argumenta que, a pesar del informe alarmista ocasional, ninguna de las partes ha llevado realmente a cabo importantes iniciativas militares que podrían ser etiquetados como agresivas. Argentina no ha adquirido equipo militar importante, aparte de cuatro buques de investigación rusos y un submarino viejo reparado, mientras que el Reino Unido, además de un ejercicio militar, no parece haber enviado tropas o buques adicionales a las islas. Mientras las tensiones diplomáticas se mantendrán en el futuro inmediato, ya que Buenos Aires no va a renunciar a su pretensión de las islas y Londres no negociará su suerte, espero que no presenciemos otra guerra por las Malvinas. Por otra parte, como señala Gibran “predecir el comportamiento del Estado no es una ciencia exacta, especialmente en situaciones de conflicto. El supuesto de un comportamiento racional por parte de un país, por muy deseable que esta idea pueda parecer, no es un estado de las cosas “(La Guerra de las Malvinas, p. 89).

Como corolario de este análisis, a principios de enero, la compañía de petróleo y gas Rockhopper anunció que había descubierto petróleo en sus pozos profundos en las Malvinas. El potencial de las grandes reservas de petróleo es otra razón para el reclamo de Argentina sobre las islas, y el reciente descubrimiento dará un nuevo impulso para llamar a las negociaciones. Por lo menos, podemos estar agradecidos de que ambas fuerzas militares, particularmente sus marinas de guerra, estan apenas en condiciones de participar en otra guerra por el momento.

Deja un comentario