Un vehículo de combate blindado a ruedas para el Ejército Argentino

  • Tema iniciado Redacción
  • Fecha de inicio
R

Redacción

Un vehículo de combate blindado a ruedas para el Ejército Argentino

Desde hace más de una década, el Ejército Argentino tiene entre sus planes la incorporación de un Vehículo de Combate Blindado a Rueda (VCBR), destinado inicialmente según el Plan de Capacidades Militares (PLANCAMIL) a equipar a una Brigada Mecanizada, con preponderancia de vehículos de combate de infantería y transporte de personal y unos pocos dotados con cañón de altas prestaciones, para su regimiento de caballería. Por obvias razones presupuestarias, esencialmente, la concreción de estos planes se ha visto indefinidamente postergada.



En el año 2011, una comisión de especialistas del Ejército Argentino viajó a Europa para visitar y conocer en funcionamiento a los principales vehículos de combate a ruedas en servicio o desarrollo. Estos incluyeron al VBCI francés, al Boxer alemán, al PANDUR 2 austríaco (en versiones 6×6 y 8×8), al Mowag Piranha III suizo y al Freccia italiano.

Éste último, que resultaría el favorito en el asesoramiento de la comisión, era un derivado del Centauro (un 8×8 armado con un potente cañón de 105 mm que disparaba la misma munición que el TAM), que sería descartado finalmente. Entre las razones esgrimidas se encontraron que Italia era su único usuario, a diferencia de los otros vehículos que habían sido adquiridos por numerosos países (cabe citar al Piranha suizo, que junto a sus versiones LAV y Stryker norteamericanas, es empleado por más de 45 países).






VCBR Stryker

También se evaluó en 2012 el 6×6 Guaraní, producido en Brasil por IVECO, cuyo diseño fue realizado en el centro de diseño de Iveco situado en Córdoba y cuyo grupo motopropulsor se produce en Argentina. De este vehículo, se esperaba desarrollar una versión 8×8 armada con un cañón de 105 mm, para reemplazar a los Cascabel en las unidades mecanizadas del ejército brasilero, qué finalmente decidió adquirir casi un centenar de CENTAURO II, armados con cañón de 120mm.

En 2015, la empresa china NORINCO, ofreció su último modelo de 8×8, el VN1, un vehículo equivalente al Mowag Piranha y al Stryker, con una gran cantidad de versiones que cubrían las necesidades. Aunque en ese momento, el austríaco PANDUR (en versiones 8×8 para combate y 6×6 para funciones que no requerían mayor movilidad, como ambulancia y puesto comando) era el favorito. La relación con el gobierno chino, el precio y las condiciones de financiación, acercaron la posibilidad de un acuerdo con China para su adquisición y montaje local. El cambio de gobierno en diciembre de 2015 y consecuentemente de la política internacional, dejó de lado la posibilidad de concretarlo.

Entre 2017 y 2019 se intentó infructuosamente ir por unos Pandur 2, incluso por la versión estadounidense del Piranha, el Stryker mencionado, recibiéndose una oferta tanto por vehículos nuevos como por vehículos usados reacondicionados a nuevo, aunque sus precios de adquisición resultaban onerosos (sin especificarse su costo operativo una vez recibidos).

Entre 2021 y 2023, resurgió la posibilidad de incorporar el Iveco Guaraní. El entonces Ministro de Defensa, Jorge Taiana, firmó un Memorándum de Entendimiento con Brasil para la incorporación de más de un centenar y medio de esos vehículos en varias versiones (aunque no se dispusiera de la versión armada con cañón de 105 mm o superior).

El Guaraní era una solución política de utilidad, ya que era una solución neutral. No existía oposición de Estados Unidos o de China a su adquisición, reforzaba los vínculos y la interoperabilidad con Brasil y el hecho de que parte de sus componentes se fabricaran en el país, implicaba importantes facilidades logísticas y economía de recursos.




En 2023, un Guaraní fue sometido durante más de un mes, a una intensa evaluación técnico operacional (ETO) en distintos ambientes geográficos por el Ejército Argentino, superando todas las pruebas a las que fue sometido. Diversas causas impidieron su concreción, aunque se considera que las posibilidades de un financiamiento por parte de Brasil, constituyó la principal.

Una de las ventajas adicionales del Guaraní, es que su equipamiento de comunicaciones y comando y control, visión nocturna, sistemas de armas, alerta de amenazas y otros, son de la empresa israelí Elbit y son los mismos empleados en el TAM 2C-A2, el Tanque Argentino Mediano en proceso de modernización. Las ventajas logísticas, de adiestramiento, y esencialmente la reducción de precios por una escala mayor de adquisición, constituyen un punto destacable para el vehículo brasileño.


Fuente: Zona Militar

Ante la renuencia de Brasil al financiamiento, la propia Elbit propuso adquirir los vehículos, y gestionar un crédito internacional a financiar con bancos de Israel, pero el gobierno argentino desechó esta opción sin fundamentos concretos.

En el primer trimestre de 2023, se recibió una propuesta de General Dynamics, que incluía la venta de 8 vehículos LAV 25 usados excedentes del ejército de Nueva Zelanda (fabricados en 2003-05, de un total de 30, de los cuales 22, fueron comprados por la infantería de marina de Chile), además del montaje local de los Stryker necesarios para la Brigada a ruedas. La propuesta fue desechada en tanto avanzaba la negociación por el Guaraní.

A la fecha, Argentina sigue sin definir cuál será su futuro vehículo de combate blindado a ruedas. La primera duda, continúa siendo si optar por un 8×8 o por un 6×6. Cualquiera de las opciones presenta ventajas y desventajas que deberán ser especialmente ponderadas en base a nuestras necesidades, sin intencionalidad previa en la selección de una opción.



En términos generales, una opción 8×8, podría disponer de mayor movilidad, capacidad portante en número de personal o de sistema de armas y mayor protección. Sus desventajas radican en sus mayores costos de adquisición, operación y mantenimiento. Sus mayores dimensiones dificultan su transporte y, en todos los casos, las versiones que no requieren esa cantidad de ejes (ambulancia, puesto comando, portamorteros, reconocimiento QBRN, taller, etc), imponen la compra de una plataforma sobredimensionada en términos de costos.

La opción 6×6, aunque en apariencia tendría menor movilidad todo terreno, suele ser más económica a la hora de adquirirla, operarla y mantenerla, algo de mucha importancia para fuerzas armadas de escasos recursos como las nuestras. Además, a diferencia de los 8×8 considerados, este transportable en un C-130H Hércules, un factor a considerar si se piensa en desplegar estos vehículos en operaciones militares de paz.



Francia, país con enorme experiencia en el diseño y empleo de blindados a ruedas, ha seleccionado como futuros vehículos blindados al Griffon y al Jaguar, ambos 6×6. Además, y a pesar del VBCI 8×8, emplea desde hace décadas, a los AMX10 RC con cañón de 105 mm, a los VAB para infantería y a los ERC 90, todos 6×6.

La empresa finlandesa Patria, acaba de ofrecer al Ejército Alemán, un 6×6 muy moderno para el programa CAVS, tendiente a reemplazar a su vehículo Fuchs. Austria está incorporando Pandur 2 (unos 450) en versión 6×6. La preferencia no está definida para nadie y los ejércitos con más recursos, los podrán complementar (sobre todo si pertenecen a una misma familia).

¿Pero cuáles son los candidatos?​

NZLAV​




En primer lugar, se sabe de la oferta por los 8 LAV 25 neozelandés modelo 2003. Estos tienen una torre giroestabilizada (con miras termográficas) con cañón de 25 mm (calibre no empleado en el país), son anfibios y estarían en buen estado de mantenimiento. Se ofreció un paquete de repuestos, munición y capacitación, pero la gran duda que surge es si está dispuesto el Ministerio de Defensa a adquirir solamente 8 vehículos de este tipo, sin que se prevean compras adicionales, abriendo una línea logística diferente para el vehículo que completamente la Brigada a Rruedas. Demás está decir que sus sistemas de puntería, cámaras de visión nocturna para el conductor y otros sistemas, fueron concebidos y fabricados hace más de 2 décadas y no se producen más (aunque hay sistemas superiores para reemplazarlos). Su reducido número, impediría equipar una compañía de infantería mecanizada, considerado el elemento mínimo para despliegue en una operación militar de paz en el marco de Naciones Unidas.

M1126 Stryker​


El Stryker está probado en combate y presta servicio en numerosas fuerzas armadas. Se destaca su sobresaliente movilidad y versatilidad. Existen varias versiones, incluyendo una con cañón de 105 mm de carga automática. No obstante, cabe destacar, que el US ARMY, sacó de servicio esta versión por considerarla ineficaz y costosa. La compra eventual de Stryker, obligaría a buscar una versión de apoyo de fuego diferente. No concretada la compra del Guaraní en 2023, el Stryker norteamericano, se posiciona favorablemente en términos de la nueva relación con Estados Unidos.

Es un vehículo equipado con tecnología avanzada (como cualquier otro de los considerados), y sobre el cuál, habría que realizar una serie de consideraciones. En primer lugar, su alto costo de adquisición en comparación con los otros vehículos propuestos.



En muchos portales de noticias, aparecieron notas tendenciosas tratando de inclinar la balanza a favor de este modelo, incluso algunas en las que se mencionaba un precio increíblemente bajo. La realidad es que, en la última oferta que se recibió en 2019, por 27 vehículos armados con ametralladora 12,7 mm de operación manual (hoy es inconcebible no emplear una torre remotamente tripulada en un vehículo blindado), el precio de cada uno oscilaba entre US$ 3,3 millones y 3,6 millones dependiendo si eran reacondicionados o de nueva fabricación. El precio incluía el apoyo logístico integrado (ILS) asociado al tiempo de garantía, sistemas de comunicaciones Harris, miras térmicas para el conductor y cursos de capacitación.

Algunos sostendrán que el LAV y el Stryker tienen la misma base (el Mowag Piranha 3 que le da origen y que es producto de General Dynamics Europa), pero la realidad es que hay diferencias menores que no los hacen totalmente compatibles. El Stryker se ofrece a la venta en todo el mundo, en 2 modelos diferentes, tanto de nueva fabricación como usados reacondicionados. Estas son las de piso plano (modelo original) como la de doble piso en V, es decir con protección adicional contra minas y artefactos explosivos improvisados (IED por sus siglas en ingles), producto de la experiencia en Afganistán que tantas vidas costó.



Las principales ventajas del Stryker, su movilidad, versatilidad y difusión. Sus principales desventajas: alto costo de adquisición y operación, incompatibilidad logística y de adiestramiento con el TAM modernizado (y eventualmente con el resto de los vehículos de la familia TAM a modernizar, especialmente el VCTP), y, su mayor desventaja, no es anfibio. Podría esta ser una limitación menor, pero es una realidad que el territorio argentino, está atravesado por incontables ríos y arroyos y no se dispone de medios de franqueo en cantidad y calidad acordes a las necesidades.

Por otra parte, la adquisición de un sistema de armas y en particular un VCBR, debiera satisfacer las necesidades de otras fuerzas, en este caso de la Infantería de Marina Argentina, cuya necesidad de un reemplazo de sus LVTP7 y Panhard, exige de manera terminante, capacidad anfibia. La adquisición de un vehículo no anfibio por el ejército obligaría a adquirir un vehículo diferente a la Infantería de Marina, perdiéndose la interoperabilidad entre ambas fuerzas en esa materia, además de incorporar sistemas logísticos diferentes.

Iveco Guarani 6×6​


El Iveco Guaraní 6×6 ha recuperado vigencia a partir de una supuesta propuesta realizada por Iveco, que incluiría financiamiento de bancos brasileños. La oferta, incluiría la posibilidad de aumentar la producción local de ciertos componentes, entre ellos el sistema de armas remotamente tripulado Remax. Este vehículo impresionó muy bien a los militares durante su evaluación. Es un vehículo bastante conocido a partir de su participación en los Ejercicios Combinados ARANDÚ, en los cuales interactuaron con TAM y VCTP del ejército sin inconvenientes.

Su tecnología es muy avanzada, e incorpora muchos componentes comerciales que incluso se producen en el país (grupo motopropulsor). Su incorporación permitiría una integración militar más estrecha con Brasil. De base incorpora piso y asientos antiminas, blindaje interno de Kevlar, y sus sistemas de visión nocturna, tiro, contraincendios y detectores de amenazas láser, y equipos de comunicaciones, son los mismos que los del TAM modernizado, como ya se ha mencionado.




Aunque no es un vehículo barato, su precio es inferior al Stryker, lo mismo que los costos logísticos y de operación asociados. Posee varias versiones equivalentes a las del VCBR estadounidense y otras se encuentran en desarrollo para el Ejército Brasilero. Una de sus principales ventajas, es su capacidad anfibia y, de hecho, el mismo vehículo iba a ser adquirido por la Infantería de Marina. Se aprecia que se retiró la oferta de financiación de Israel, aunque sus productos siguen presentes en distintos componentes y subsistemas.

Finalmente aparece el Pandur II​


Una empresa de Israel ha hecho una oferta por nueve vehículos 8×8 terminados en 2023 (que un cliente no adquirió por razones presupuestarias) a un precio conveniente y totalmente equipados con los mismos sistemas que el 6×6 Guaraní, con las consiguientes ventajas logísticas y de adiestramiento con sus pares de la familia TAM. En versiones 6×6 y 8×8, el Pandur dispone de una familia completa de vehículos para atender las necesidades del Ejército Argentino y de la Infantería de Marina. Tiene capacidad anfibia y como en el caso de los vehículos anteriores, se ofrece la posibilidad de montarlo localmente.



Siendo que los fabricantes hacen esfuerzos intensos por vender sus productos y poner a la bandera argentina entre sus clientes, sería importante un análisis concienzudo de las propuestas y la realización de pruebas de campo completas en nuestro país tanto para el Pandur como para el Striker, siendo que el Guarani ya las ha superado.

Sería conveniente invitar a los distintos fabricantes a presentar sus productos, hacerlos competir en el país en las mismas condiciones en que sus tripulaciones y soldados los emplearán, escuchar sus ofertas de pago y crédito y fundamentalmente, decidir en base a lo QUE REALMENTE NECESITAN SUS FF.AA.

Tal vez te interese FAdeA se alista para entregar dos nuevos IA-63 Pampa III Bloque II a la Fuerza Aérea Argentina

La entrada Un vehículo de combate blindado a ruedas para el Ejército Argentino aparece primero en Zona Militar.

Leer más...
 
Arriba