Sistemas de Misiles Antibalísticos de EEUU, China y URSS/Rusia

Grulla

Colaborador
Colaborador
Rusia desarrolla un nuevo sistema de defensa antimisiles

28 de enero de 2016 VADÍM MATVÉIEV, PARA RBTH

Rusia está desarrollando un escudo de defensa antimisiles, según anunció Andréi Cheburin, comandante de las Fuerzas de Defensa Aeroespacial, el pasado 23 de enero. Rusia quiere poner a punto sus sistema de defensa de misiles y para ello desarrollará un nuevo escudo.



Cheburin explicó que el sistema de defensa antimisiles lleva unos años renovándose. "Creo que en el futuro cercano nuestro país contará con unsistema de defensa de misiles ultramoderno", explica.

En 2012 se anunció que el sistema A-135 iba a actualizarse completamente. Entonces, el jefe de las Fuerzas de Misiles Estratégicas, el coronel retirado Víktor Yesin, declaró que los misiles se estaban reemplazando por otros nuevo y que se iba a mejorar su diseño. También explicó que el resto de los elementos del sistema, incluyendo la renovación de los componentes de detección y seguimiento.

Los misiles utilizarán silos misilísticos actualmente en desuso, añadió.

La amenaza de una expansión de escudo de defensa de los EE UU en los últimos dos años ha provocado que Rusia agilice su trabajo para desarrollar un escudo antimisiles propio. El nuevo sistema reemplazaría al A-135 y se llamará A-235. Cuenta con dos componentes: el sistema RTT-181M, que es el propio A-235 y el avión Samolyot-M, que incluye el diseño de nuevas cabezas de misiles para los equipos antibalísticos. El trabajo avanza en secreto, por lo que se conocen muy pocos detalles.

Según la información conocida, el nuevo sistema incluirá una versión actualizada de los receptores radar Don-2NP y las unidades de transición serán pronto reemplazadas por radares Don-2M. RTI Systems realizó el trabajo de puesta a punto en 2009. Los centros de control recibirán una nueva supercomputadora Elbrus-3M, que sustituirá a la desactualizada Elbrus-2. Se espera que este sistema se utilice con el sistema de aviso temprano, el Taiga, que actualmente está en fase de desarrollo.

El A-235 contará con diferentes tipos de misiles: de medio alcance, basado en el 51T6 y capaz de destruir objetivos a 1.500 km y hasta 800.000 m de altura; de medio alcance, una actualización del 58R6, diseñado para alcanzar objetivos a una distancia de hasta 1.000 km y 120.000 m de altura; y de corto alcance, el 53T6M o 45T6 (en base al 53T6), con un rango de actuación de 350 km y un techo de altura de 40.000-50.000 m.

Lo más probable es que los misiles de largo alcance estén equipados con cabezas nucleares, mientras que el resto contará con cabezas de energía cinética. En agosto de 2012, durante el comienzo de las pruebas de los nuevos misiles para el A-235, se anunció el sistema Samolyot-M.

El actual escudo anitimisiles de Rusia, en funcionamiento desde 1971 y que forma parte del sistema de defensa de Moscú y la región central, cuenta con un radar 5N20 Don-2N, dos computadoras 5K80 y centros de control equipados con los sistemas Elbrus y Zarya y conectados a los satélites de alerta temprana Oko y Oko-1, así como a los sistemas de defensa antimisiles de largo alcance 32 51T6 y 68 53T6, de corto alcance.

El 51T6 (A-925) Azov (que según los códigos de la OTAN se llama SH-11/ABM-4 GORGON es capaz de abatir objetivos situados fuera de la atmósfera. Desafortunadamente se retiró del servicio en 2002- 2003 ya que había expirado su tiempo de vida útil. Sin embargo, se mantienen los silos misilíticos y se podrían utilizar para nuevos misiles de defensa antimisiles. Los 53T6 (PRS-1) de corto alcance, sigue en servicio.

http://es.rbth.com/tecnologias/defe...n-nuevo-sistema-de-defensa-antimisiles_563053
 

Grulla

Colaborador
Colaborador
Don-2N: ¿Qué hay dentro de esta extraña pirámide cerca de Moscú?

Publicado: 28 ene 2016 13:46 GMT | Última actualización: 28 ene 2016 14:13 GMT

Es capaz de detectar objetivos balísticos, identificarlos, realizar su seguimiento y guiar, cuando es necesario, los antimisiles contra blancos seleccionados como peligrosos.



El objetivo de esta enorme instalación situada en Sófrino, una localidad cercana a Moscú, es albergar el radar de alerta temprana Don-2N, elemento clave de la defensa antimisiles de la capital rusa.

Pese a las potentes emisiones que se emiten desde este monstruo de hormigón parecido a un zigurat de Mesopotamia, el portal de defensa ruso DefendingRussia tuvo acceso al Don-2N y a algunos de sus secretos.

Su principal singularidad es la flexibilidad y versatilidad. El Don-2N es capaz de detectar objetivos balísticos, identificarlos, realizar su seguimiento y guiar, cuando es necesario, los antimisiles contra blancos seleccionados como peligrosos.

El sistema de defensa antimisiles A-135 Amur, llamado a defender Moscú y del que forma parte este radar, fue puesto en servicio operacional en 1995. Sus misiles se someten a pruebas anuales en el polígono militar de Sary Shagán, en Kazajistán.



También ha habido un ensayo práctico. Durante una serie de experimentos dentro del programa conjunto ruso-estadounidense ODERACS, la nave espacial de EE.UU. Discovery lanzó tres bolas con diámetros de 5, 10 y 15 centímetros con el objetivo de comprobar su 'detectabilidad' por los radares de alerta temprana más potentes del mundo.



En el curso del experimento las bolas de 15 centímetros fueron detectadas por todos los radares.

Las bolas con un diámetro de diez centímetros fueron vistas solo por tres radares: dos rusos y uno estadounidense (COBRA DANE en Alaska). Sin embargo, las bolas de cinco centímetros fueron localizadas a unos 500-800 kilómetros de Moscú solo por el Don-2N. La altura máxima de detección fueron 40.000 kilómetros.



En cuanto a las dimensiones del radar, también son impresionantes: una enorme pirámide truncada de 140 metros de ancho en el borde inferior, y una altura de cuarenta metros. En la construcción del radar fueron utilizadas 32.000 toneladas de acero, 50.000 toneladas de hormigón, 20.000 kilómetros de cables y 100 kilómetros de tubería de refrigeración de sus equipos.

La mayoría de los subsistemas del radar son clasificados pero algunos de ellos se han mostrado y han sido fotografiados.



Durante el funcionamiento del radar permanecer a su lado está completamente prohibido debido a enorme potencia de sus emisiones. No en vano, el Don-2N puede rastrear el espacio de la mitad del continente asiático y casi la totalidad del territorio europeo y es capaz de seguir los vuelos de más de un centenar de objetos a la vez, ya se trate de misiles balísticos o de desechos espaciales que se encuentren a hasta 40.000 kilómetros de altura.

Bajo sus cimientos se encuentra un sofisticado sistema de túneles donde operan militares altamente capacitados que desempeñan específicas funciones de seguridad, inteligencia y también de análisis y control del espacio.



Los militares que operan el radar explican que el Don-2N es un enorme 'horno microondas' que calienta objetivos situados fuera de la instalación mientras protege sus 'entrañas'. Diez minutos antes de activarse, el radar emite señales de alarma para que todos los soldados que se encuentren fuera salgan del territorio considerado peligroso.



Todo el sistema de defensa antimisiles en Moscú es automático. Desde el momento de la detección de misiles balísticos en vuelo todo el ciclo se lleva a cabo sin intervención humana. El personal es necesario solo para controlar y mantener constantemente operables los subsistemas del Don-2N.

Una vez tomada la decisión se derribar algún objeto seguido por radar, el sistema asigna automáticamente esta tarea a alguna de las 68 posiciones de los antimisiles 53Т6, que se encuentran en silos ubicados alrededor de Moscú.







https://actualidad.rt.com/actualidad/198099-don-extrana-piramide-antimisiles-rusa
 

Grulla

Colaborador
Colaborador
Rusia pronto podrá atacar objetivos en el espacio

6 de septiembre de 2016 ALEXANDER VERSHININ, PARA RBTH

Próximamente el espacio cercano podría convertirse en el escenario de conflictos militares. En Rusia están desarrollando un nuevo tipo de misil capaz de abatir objetivos fuera de la atmósfera.



Un nuevo misil tendrá la capacidad para ir más allá de la atmósfera. Misíl A-135. Fuente:photoXPress

Las tropas rusas de defensa antiaérea planean recibir un sistema antimisiles de intercepción de largo alcance, según informó el general teniente Víktor Gumenny, segundo comandante en jefe de las Fuerzas Aeroespaciales, a finales de agosto.

“Esto permitirá cumplir las misiones de las tropas de defensa antiaérea y antimisiles impuestas por el Comandante Supremo y el ministro de Defensa en los plazos establecidos”, comentaba a la radio Servicio Ruso de Noticias.

Las primeras declaraciones sobre el nuevo sistema antimisiles de largo alcance aparecieron a finales del año pasado, una vez finalizadas con éxito las pruebas de vuelto.

El nuevo misil ruso forma parte de un programa altamente confidencial. El nombre exacto del modelo no se ha revelado. Lo único que se sabe es que se trata de un objeto que no tiene análogos en el mundo.

Sus componentes electrónicos también son únicos entre los desarrollos rusos y su motor, según la idea de los ingenieros, será el más rápido de los motores existentes en todos los ejércitos del mundo. Según la comandancia, se trata de un misil de largo alcance de acción. Esto puede implicar que el misil sea capaz de derribar objetivos que se encuentren en el espacio cercano.


Primeros antecesores

La historia de los sistemas antimisiles rusos capaces de enfrentarse a misiles balísticos y satélites se remonta a hace 40 años. Ya entonces nació en la mente de los ingenieros una valiente idea: la amenaza procedente del potencial nuclear de un probable enemigo puede reducirse a cero con la ayuda de un escudo de misiles.

Para eliminar la posibilidad de poner en peligro la paridad nuclear entre las superpotencias, la URSS y EE UU firmaron en 1972 un acuerdo que limitaba la posibilidad de construir sistemas nacionales de defensa antimisiles. Únicamente se podía instalar estos sistemas en una zona restringida geográficamente. La Unión Soviética cubrió Moscú con un paraguas nuclear.

El más importante de los misiles que cubren la capital es el modelo 53T6, Gazelle según la clasificación de la OTAN. Su funcionamiento es idéntico al de los estadounidenses: un misil de combustible sólido de varios metros de tamaño equipado con una ojiva nuclear. Sin embargo, el rendimiento de su análogo soviético lo convertía en un desarrollo único. Con un peso de 10 toneladas y un potente motor, se elevaba a una altura de 30 kilómetros en 5 segundos. La carga nuclear de 10 kilotoneladas explotaba en la estratosfera y eliminaba las cabezas de los misiles balísticos del enemigo. Y lo más importante, los creadores del misil previeron el tremendo potencial de su modernización. Gracias a ello, el 53T6 es hoy en día un peligroso enemigo de los satélites de la órbita baja terrestre, incluidos los que cuentan con sistemas de navegación global.


Tecnologías de interferencias espaciales

Sin embargo, el misil como medio de destrucción de satélites tiene varios defectos. En algunos casos pueden resultar más eficaces los medios que no se encargan de la destrucción directa de un aparato, sino que únicamente lo desactivan.

Entre ellos figuran algunos instrumentos terrestres de interferencias. Unas construcciones metálicas instaladas en chasis de automóvil y equipadas con aparatos electrónicos que resultan mortalmente peligrosas para los satélites. El Complejo de Lucha Radioelectrónica ruso contra sistemas de satélite está equipado con unas antenas especiales que reciben y transmiten la señal. Estos sistemas atacan al talón de Aquiles de los satélites de la órbita baja. Solo con que el sistema logre interceptar unas pocas señales, toda la agrupación de satélites queda incomunicada.

Las últimas pruebas han mostrado que el desarrollo del Instituto Radiotecnológico de Moscú ha resultado más eficaz de lo que esperaban sus creadores. En caso de que este se despliegue en el Ártico ruso, el sistema podría cerrar el espacio sobre la mayor parte del hemisferio norte. La lucha por el espacio entra en una fase activa y requiere una intervención cada vez mayor de las innovaciones tecnológicas.

http://es.rbth.com/tecnologias/defe...o-podra-atacar-objetivos-en-el-espacio_627551
 

Grulla

Colaborador
Colaborador
El Pentágono planeo destruir el cielo


Traducido y adaptado por Negro2000

Hoy en día, los láseres son lo mas “hot” si quieres que tus militares estén a la vanguardia de la defensa aérea y de misiles. Pero durante la guerra fría, EE.UU. buscó otra tecnología de vanguardia para mantener el cielo limpio de enemigos.

Por muy difícil que pueda ser de comprender ahora, el Ejército de los Estados Unidos construyó y desplegó misiles de defensa aérea Nike Hercules de cabeza nuclear en decenas de sitios en los Estados Unidos y en el extranjero. En el caso de que la guerra fría se volviera caliente, Estados Unidos bombardearía los cielos para evitar que los soviéticos bombardearan el suelo.

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el ejército estadounidense estaba empezando a darse cuenta de que la artillería antiaérea tradicional simplemente no iba a cortarla. La era del jet había comenzado a remodelar la aviación militar, y estos aviones podían volar más alto y más rápido de lo que las armas podían alcanzar.

Para mantenerse al día con los tiempos, los Estados Unidos iniciaron el programa Nike con la ayuda de Western Electric Corporation, Bell Telephone Laboratories y Douglas Aircraft. El proyecto intentaría derrotar al poder aéreo enemigo con misiles en lugar de artillería.

La primera encarnación del Nike – el Nike Ajax – se impulsó una vez que los soviéticos probaron su primera arma nuclear en 1949. De repente, la amenaza de los bombarderos comunistas armados con armas nucleares era muy real.

Pero antes de que el ejército terminara el proyecto, los desarrolladores se dieron cuenta de que el Ajax convencionalmente armado no sería suficiente para enfrentarse a las flotas de bombarderos soviéticos. Los bombarderos enemigos podían volar en formaciones demasiado cercanas para que el Ajax golpeara a aviones individuales y demasiado flojos para que su ojiva pudiera eliminar más de uno.

El ejército necesitaba más poder de fuego en su misil.

La solución del ejército fue el Nike B – más tarde llamado Nike Hércules. Se parecía mucho al Ajax, pero con más cohetes de propulsión, motores más grandes … y una ojiva nuclear.

El misil podría utilizar una ojiva convencional o una ojiva nuclear W31 con un rendimiento variable entre 2 y 40 kilotones de potencia explosiva.

En 1958, el ejército comenzó a desplegar los misiles del Hércules alrededor de ciudades consideradas importantes debido a su base industrial y la proximidad a las instalaciones militares estratégicas. En 1963, el ejército había reemplazado todos sus misiles Ajax de primera generación por los Hércules.

Pero el Hércules tenía competencia a lo largo del camino. La rivalidad inter fuerzas forma parte de cualquier programa de armamento importante. Mientras que el ejército construyó el Nike Hércules, la fuerza aérea trabajó en un misil propio de defensa aérea con cabeza nuclear – el Bomarc.

El Bomarc de Boeing y Michigan Aeronautical Research Center, sus dos creadores, utilizaron un misil impulsado por ramjet para entregar una cabeza nuclear W40 contra objetivos aéreos.

La fuerza aérea quería ver su propio misil prevalecer sobre el del ejército. Pero la lucha entre el Bomarc y el Hércules tuvo más importancia que la habitual pelea entre las fuerzas.

El amanecer de la era nuclear y el deseo del presidente Dwight Eisenhower de mantener a raya los gastos de defensa habían hecho que el ejército se preocupara por su futuro. Los generales eran tenaces para defender su naciente punto de apoyo atómico.

Como los portadores más lógicos de las armas nucleares, la Marina y la Fuerza Aérea prevalecieron en la mayoría de las peleas sobre el presupuesto y la primacía en la estrategia de defensa. Si los soldados quisieran ser relevantes en la era atómica, el Jefe del Estado Mayor del Ejército Maxwell Taylor argumentó, que necesitaban armar un papel nuclear para la fuerza y mantenerlo.

La fuerza aérea no iba a rendirse fácil. Cuando el ejército dio a conocer nuevos sitios de misiles Hércules, la fuerza aérea sembró artículos basura en los periódicos locales sobre cómo el Hércules no estaba a la altura de defender los cielos de los bombarderos soviéticos.

A pesar de las demandas difamatorias, el Hércules era el arma superior. Era un misil de combustible sólido cuando el Bomarc confiaba en combustible líquido, dándole al Hércules una ventaja en mantenimiento y altitud.

Una familia nuclear de vacaciones: viajes en el mundo del armamento atómico

El ejército también desarrolló y desplegó su arma más rápidamente, haciendo al Hércules el primer misil nuclear de la defensa aérea. Pero un Bomarc se incendió el 7 de junio de 1960 y propagó material radioactivo a través de siete acres de tierra.

En respuesta, los miembros de la fuerza aérea redujeron su apoyo al Bomarc en favor de financiar prioridades de la fuerza más caras, como los misiles balísticos intercontinentales.

Por su parte, el Congreso dividió las compras, y compró 10 sitios de Bomarc y 145 baterías del Nike Hércules.

Ambos misiles el Bomarc y el Hércules duraron hasta principios de los años 70, y un puñado de sitios de Nike Hercules permanece en Alaska y la Florida. Pero la contribución histórica más duradera del proyecto Nike fue la base de lo que se convirtió en el programa de defensa antimisiles de Estados Unidos.

Junto con los programas Nike Ajax y Hércules, los militares habían estado trabajando en otro proyecto, el misil nuclear Nike Zeus. El Pentágono quería que el Zeus los defendiera de la otra gran amenaza nuclear de la guerra fría: los ICBM.

Una serie de pruebas de intercepción demostró que era teóricamente posible utilizar misiles en un papel de misiles antibalísticos. En noviembre de 1958, un Nike Hércules consiguió derribar un misil supersónico de alto vuelo por primera vez en la historia. Dos años después, el ejército utilizó un Hércules para interceptar un misil balístico Corporal y otro Nike Hércules.

El programa Nike Zeus mostró algunas promesas tempranas en las pruebas, pero el secretario de defensa Robert McNamara canceló el programa en 1963. Él citó su incapacidad para hacer frente a múltiples objetivos.

El programa Nike dio inicio al interés del Pentágono por la defensa con misiles balísticos. Ese interés abarcaría generaciones de personas y tecnologías, desde ojivas nucleares y de interceptores convencionales hasta las armas de energía dirigidas de hoy.

https://www.zona-militar.com/2017/04/03/el-pentagono-planeo-destruir-el-cielo-/

 

Grulla

Colaborador
Colaborador
Cómo los S-200 llevan a los estadounidenses a armar ICBM con ojivas MIRV

En 1964, un satélite KH-4A Corona detectó un sitio en construcción en Tallin, en la Estonia soviética. El descubrimiento llevó a los estadounidenses a creer que los soviéticos estaban instalando un sistema de misiles antibalísticos (ABM) en el lugar.

En realidad, era un sistema de misiles de defensa aérea S-200, pero los responsables políticos de Washington decidieron adoptar la tecnología de Vehículo de Reingreso Independiente Múltiple (MIRV, por sus siglas en inglés) para los misiles nucleares estadounidenses con el fin de superar cualquier sistema ABM implementado.

Fuente: http://alert5.com/2019/03/21/how-the-s-200-lead-americans-to-arm-icbms-with-mirv-warheads/

Nota Completa: http://www.thespacereview.com/article/3677/1

 

pabloeldido

Forista cervecero.
Colaborador
Cómo los S-200 llevan a los estadounidenses a armar ICBM con ojivas MIRV

En 1964, un satélite KH-4A Corona detectó un sitio en construcción en Tallin, en la Estonia soviética. El descubrimiento llevó a los estadounidenses a creer que los soviéticos estaban instalando un sistema de misiles antibalísticos (ABM) en el lugar.

En realidad, era un sistema de misiles de defensa aérea S-200, pero los responsables políticos de Washington decidieron adoptar la tecnología de Vehículo de Reingreso Independiente Múltiple (MIRV, por sus siglas en inglés) para los misiles nucleares estadounidenses con el fin de superar cualquier sistema ABM implementado.

Fuente: http://alert5.com/2019/03/21/how-the-s-200-lead-americans-to-arm-icbms-with-mirv-warheads/

Nota Completa: http://www.thespacereview.com/article/3677/1


Ya en los primeros Sa-5 los especialista yanquis le daban una cierta capacidad ABM esto era mas por el tamaño que por la misma capacidad del misil, después se volvieron a equivocar con los S-200
 

Grulla

Colaborador
Colaborador
Ya en los primeros Sa-5 los especialista yanquis le daban una cierta capacidad ABM esto era mas por el tamaño que por la misma capacidad del misil, después se volvieron a equivocar con los S-200

Estuve buscando los temas de SAM que subiste para agregar fotos pero no los encontre. Idem con este articulo
 
Los sistemas de misiles ABM Estadounidenses:Hercules, Wizard, Zeus, Spartan y Sprint


WIZARD


Este nombre correspóndela programa original Anti ICBM de la fuerza aérea norteamericana. Fue desarrollado entre 1954 y 1958, y hubo dos proyectos distintos que competían en el programa: uno a cargo de Convair-Astronautics y RCA, y el otro a cargo de Raytheon y Lockheed Missiles & Space.

En ambos casos, el objetivo fijado consistía en interceptar a 1.600 kilómetros un objetivo tipo ICBM enemigo. Dentro del programa se desarrollaron características tan importantes como los radares multifuncionales o la capacidad contra SLBM y FOBS, incorporadas mas tarde al proyecto Niké X del Ejército.






NIKE HERCULES

El HIPAR (Radar de Adquisición de Alta Potencia) de General Electric fue empleado en 1960 en una serie de pruebas con el misil antiaéreo Niké Hercules como sistema antimisil. En una prueba efectuada en el polígono de misiles de White Sands (Nuevo México), un Hercules destruyo un misil balístico superficie-superficie Corporal, que se dirigía hacia la batería de Nike-Hercules.

En septiembre del mismo año, un Hercules interceptó con éxito a otro Hercules, a una velocidad de impacto – la suma de ambos misiles – de Mach 7, unos 7.000 km/h. La intercepción se produjo a 48 kilómetros de distancia del lugar de lanzamiento del misil que actuaba en misión defensiva.

Dimensiones:
Longitud (con el impulsor):
12,05 o 12,65 m
Diámetro: 0,8 m
Envergadura: 1,88 m
Peso de lanzamiento: 4.858 kg
Velocidad Máxima: Mach 3.65
Alcance: superior a los 140 km
Techo: 47 km


Nike Hercules





Un misil Corporal es enganchado por un Nike Hercules en una prueba en White Sands, el 3 de junio de 1960.




NIKE ZEUS

Hacia 1954 el ICBM (misil balístico intercontinental) era un concepto que estaba pasando de la ciencia ficción al reino de la posibilidad inmediata. Tanto el Ejército como la Fuerza Aérea Norteamericana dirigieron una serie de estudios encaminados al desarrollo de un arma anti-ICBM, el primero de los cuales fue el Wizard.

En febrero de 1955, sin embargo, se suscribió un contrato de investigación con Bell Telephone Laboratorios, con el fin de desarrollar el nuevo misil y su equipo de radares, pero dentro de la filosofía general del sistema NIKE. En enero de 1958, el secretario de Defensa, McElroy, eligió al Zeus en lugar del Wizard y ordenó su completo desarrollo, con el fin de conseguir la entrada en servicio para 1964.

Aunque el Zeus – designado oficialmente XLIM49A – representaba por lo menos un salto técnico tan grande sobre el Hercules como el que este a su vez había constituido sobre el Ajax, pues se trataba de una parte muy pequeña del sistema Niké. El mayor cambio de un componente individual correspondió al nuevo radar de adquisición ZEUS (ZAR: Radar de Adquisición Zeus) que parecía algo así como la Gran Pirámide y desde luego era casi tan grande. Su antena receptora Luneberg pesaba unas mil toneladas. Pero incluso con estas dimensiones no era capaz de distinguir un vehículo de reentrada en la atmósfera y un señuelo. Por ello, el siguiente eslabón en la cadena Niké Zeus fue un radar de discriminación, el primero jamás construido, con una mezcla de exploración mecánica y electrónica.

Estos grandes radares – realizados principalmente por RCA, Sperry y General Electric , suministraban datos para los radares de seguimiento del blanco (TTR) y del misil (MTR), que a su vez eran versiones más potentes de los equipos Nike existentes que equipaban al sistema Hercules.

El sistema no necesitaba capacidad de más allá del horizonte, puesto que se contaba con que los objetivos a batir fuesen ICBM, cuya trayectoria les lleva a varios cientos de kilómetros sobre la tierra. Los vehículos de reentrada de ICBM, en efecto, “caen del cielo”, y al contrario que un avión o un misil de crucero, para su detección precoz no existe la limitación del horizonte radar.

El misil Zeus original era un enorme “monstruo” de líneas aerodinámicas irregulares, derivado aerodinámicamente del Hercules. El primer disparo se efectuó en el polígono de White Sands el 16 de diciembre de 1959. El quinto lanzamiento – el 28 de abril de 1960 – correspondió a un modelo de configuración diferente con grandes superficies canard de control y aletas de cola fijas.

El motor impulsor – dispuesto en tándem con el misil propiamente dicho y de combustible líquido – había sido desarrollado por Thiokol y proporcionaba un empuje de 204.120 kg, que por entonces era el mayor alcanzado con una sola tobera. Además del motor sostenedor – de combustible sólido -, la cabeza termonuclear disponía de un motor esférico que constituía la tercera fase del sistema. Fue el primer “autobús espacial” en ser guiado hasta el punto de intercepción.

Se efectuaron pruebas del TTR en la isla de Ascensión, contra vehículos de reentrada Atlas, que tuvieron lugar en 1960.A continuación se llevaron a cabo intercepciones de blancos similares desde el polígono de Kwajalein, en el atolón de este mismo nombre.

A continuación, el sistema fue desarrollado como Safeguard. La velocidad que alcanzaba era de Mach 11 (unos 11.000 km/h).

Dimensiones:
Longitud (con el impulsor):
19,58 m
Diámetro: 1,52 m
Envergadura: 2,489 m
Peso de lanzamiento: 18.000 kg
Alcance: superior a 402 km
Cabeza de Combate: Termonuclear de 20 kt

Nike Zeus





Instalaciones Zeus en White Sands


Un misil Nike Zeus B está en exhibición estática en White Sands mientras que otro Zeus B se está lanzando en segundo plano.


El transmisor triangular del Radar de Adquisición Zeus está en primer plano, con el receptor cubierto por la cúpula en el fondo.




SAFEGUARD

Después de 1960, los problemas de la defensa de mísiles balísticos aumentaron tanto que el sistema Niké Zeus no se considero adecuado.

Uno de los problemas más difíciles de superar era el de la discriminación entre vehículos de reentrada hostiles y señuelos o “chaff” en caso de un ataque masivo. Por otra parte el coste del sistema ABM crecía exponencialmente.

El concepto de un sistema de defensa ABM para la totalidad del territorio de los Estados Unidos fue abandonado. Se le sustituyo primero por una defensa limitada a las principales áreas metropolitanas y por último, después de las conversaciones SALT (Tratado de Limitación de Armas Estratégicas) de 1972, por un mero emplazamiento único que defendería parte de la fuerza de ICBM Minuteman.

Ya en mayo de 1959, el presidente Eisenhower había tomado una primera decisión contra el despliegue del Zeus. Se le advirtió que la exploración mecánica era demasiado lenta para cualquier radar involucrado en el sistema y que la memoria del ordenador, la velocidad de proceso y el programa tenían que ser reelaborados, así como que debería desarrollarse un nuevo misil de gran aceleración, como última defensa contra los vehículos de reentrada que inevitablemente pasarían a través de las defensas.

En enero de 1963, Kennedy autorizó un nuevo sistema, denominado Niké X. La empresa Martin Marietta fue seleccionada para construir el misil de gran aceleración Sprint. Se acepto la completa protección acorazada del sistema, hasta donde fuera posible, pero los vitales equipos de radar quedaban al descubierto y, en consecuencia, su protección resultaba totalmente inviable.

En dicha epoca surgieron además, nuevos problemas debido a la necesidad de defenderse contra ataques realizados mediante trayectorias de baja altitud, realizadas con misiles balísticos lanzados desde submarinos –situados en las proximidades de las costas norteamericanas – y con el anunciado sistema soviético FOBS (sistema de bombardeo en órbita fraccional), que consistía en que las cabezas nucleares serían lanzadas desde satélites situados en órbita parcial, lo que permitiría la llegada del ataque desde cualquier dirección.

Semejante amenaza requería una velocidad de reacción superior incluso a la prevista, con el fin de completar la intercepción en un plazo de tiempo de cinco minutos, en el peor de los casos. Esta exigencia eliminaba la posibilidad de usar rayos X (calor) como mecanismo de destrucción, debido a que éstos resultan fuertemente atenuados dentro de la atmósfera.

Todavía quedaba otro problema, que sería la baja altitud de detonación – unos 16 kilómetros – de grandes cabezas nucleares enemigas, lo que sería casi tan catastrófico sobre el suelo como la detonación a la altura optima (entre 2 y 5 kilómetros para una cabeza de 5 megatones y superior para artefactos de mayor rendimiento equivalente), con la única excepción de objetivos blindados – lo que sería el caso de los ICBM norteamericanos -, emplazados en áreas muy remotas.
Pese a todo en octubre de 1965 se había completado el diseño de todo el sistema Niké X con los misiles Spartan y Sprint, y dos radares PAR (radar de adquisición perimétrica) y el MAR (radar de configuración multifuncional). El coste de cada uno de tales equipos era, respectivamente, de 1.5, 1.1, 130 o 160 (según el PAR tuviera una cara o dos) y 165 millones de dólares.

Aunque se necesitaron dar varios saltos tecnológicos para el desarrollo de ambos misiles, el mayor esfuerzo se hizo con los radares y las cabezas de guerra nucleares de los misiles. El Mar comenzó sus pruebas en White Sands en julio de 1964, pero fue sustituido por el MSR (radar de emplazamiento de misil) de Raytheon, que empezó a ser operado en la isla Meck (polígono de Kwajalein, en el Pacífico) en septiembre de 1968. Este nuevo radar tenía cuatro caras, cada una de las cuales dotadas con 5.001 cambios de fase que operaban en banda E y F, lo que proporcionaba una gran velocidad y capacidad de discriminación, con un alcance máximo superior a los 1.126 kilómetros. El primer PAR – construido por Bendix y designado FPS-85 – fue misteriosamente destruido por un incendio en la base aérea de Eglin, en 1965, y no pudo empezar a operar hasta 1969.

Por lo que se refiere a los dos misiles del sistema Niké X, el XLIM-49A Spartan – directamente derivado del Zeus – era el encargado de interceptar a los vehículos de reentrada enemigos antes de que estos volviesen a penetrar en la atmósfera. La intercepción debía realizarse, por lo tanto, a varios centenares de kilómetros de altitud.

El contratista principal para el desarrollo de este misil – bajo la dirección de Western Electric – fue McDonnell Douglas Astronautics. El ingenio que realizó estaba dotado con tres fases – propulsadas cada una por motores cohete de la firma Thiokol – y podía llevar una cabeza termonuclear a una velocidad media que superaba Mach 10, para detonar dentro del alcance letal de los vehículos de reentrada que estuviesen aproximándose al área defendida. El misil ignoraba los señuelos que pudiesen acompañar a los auténticos vehículos de reentrada y era detonado por el ordenador situado en el emplazamiento del centro de mando terrestre. La destrucción se producía mediante un flujo de Rayos X, es decir, la radiación electromagnética – ionizante – causada por una explosión nuclear.
El primer lanzamiento de un Spartan se efectuo desde un célula de hormigón en marzo de 1968, en White Sands. De 15 disparos realizados, solo 11 tuvieron completo éxito. Las pruebas finalizaron en abril de 1970.

El segundo de los misiles, el Sprint, fue desarrollado por la división Orlando, de la empresa Martin. Se trataba de un vehículo hipersónico de forma cónica, cuya aceleración era más rapida que la de cualquier otro misil conocido, a fin de llevar una cabeza nuclear de bajo rendimiento y alcance – la destrucción se efectuaría principalmente mediante el flujo de neutrones, es decir, una radiación particular ionizante, sin carga eléctrica –para interceptar, en unos pocos segundos, a un vehículo de reentrada enemigo que estuviera aproximandose a una distancia máxima de 40 kilometros.

El Sprint era disparado desde su célula acorazada mediante una carga de expulsión. Una vez en el aire, se inclinaba inmediatamente en dirección a su objetivo se encendían las dos fases de propulsión sólida, con sendos motores cohetes similares a los del misil Hercules. El control del vector de empuje se efectuaba mediante un sistema de inyección líquida en las toberas, diseñado por Vought.

El primer lanzamiento de un Sprint tuvo lugar en noviembre de 1965, en White Sands. Para 1971, ambos misiles – el Spartan y el Sprint – habían conseguido unas prestaciones alentadoramente fiables en las intercepciones efectuadas desde el polígono de Kwajalein contra vehículos de reentrada Minuteman e incluso de Polaris (misiles balísticos lanzados desde submarinos).

Las cabezas nucleares – el componente individual de más difícil realización de todo el sistema – habían sido desarrolladas mediante pruebas subterráneas, las únicas posibles desde que en 1963 los EEUU y la URSS firmaron el tratado de prohibición de explosiones nucleares en la atmosfera.

Las decisiones de carácter político y económico habrían de imponerse, sin embargo, a las posibilidades de la tecnología. El 18 de septiembre de 1967, el entonces secretario de Defensa, Robert McNamara, anunció que, n lugar de un plan nacional de AB, sería desplegado un sistema más reducido denominado “Sentinel” principalmente para protegerse contra un ataque chino. El 14 de marzo de 1969 – a las pocas semanas de la toma de posesión de Richard Nixon como presidente – el “Sentinel” fue sustituido por un nuevo proyecto denominado “Safeguard”, de aproximadamente la misma capacidad y costo (unos 6.000 millones de dólares), pero que se trasladaba a los emplazamientos ABM de las ciudades a las bases del Mando Aéreo Estratégico, con el fin de proteger la fuerza de disuasión norteamericana.

En 1972, el tratado de limitación de armas estratégicas SALT 1 limito el despliegue norteamericano de ABM a un solo emplazamiento de ICBM y a la capital de la nación, Washington. Comenzó entonces a trabajarse en las instalaciones destinadas a proteger el Ala de ICBM Minuteman situada en la base aérea de Grand Forks, en Dakota del Norte. La instalación prevista comprendía un radar PAR, un MSR y silos para misiles Spartan y Sprint. Este primer emplazamiento del sistema “Safeguard” fue declarado operativo el 1 de octubre de 1975.

Al día siguiente, el Congreso de EEUU ordenó que el sistema fuese desactivado.

Datos del Spartan
Dimensiones:
Longitud (con el impulsor):
16,83 m
Diámetro: 1,067 m
Envergadura: 3 m
Peso de lanzamiento: 13.000 kg
Alcance: unos 750 km

Datos del Sprint
Dimensiones:
Longitud :
8,25 m
Diámetro (en la base): 1,397 m
Peso de lanzamiento: 3.400 kg
Alcance: unos 40 km

Sprint & Spartan



Spartan


Sprint


Nike Ajax, Hercules y Zeus/Spartan




Fuente:“Armamento y Poder Militar” Fascículo Nro 74 - Misiles Antiaéreos Terrestres (2)
buen informe

10 años y medio después pero igual te lo digo
 

Noticias del Sitio

Arriba