Noticias de Ucrania

Sebastian

Colaborador
Putin gana un pulso a la UE en Ucrania

Kiev congela los trabajos para la firma del tratado de asociación con los Veintiocho

Pilar Bonet Moscú 21 NOV 2013 - 20:54 CET27


Una diputada de la oposición con una camiseta de Timoshenko. / SERGEY DOLZHENKO (EFE)

Las realidades económicas de Ucrania y las presiones de Rusia, que podría empeorarlas, se impusieron a los proyectos modernizadores de Kiev el jueves cuando el Gobierno dirigido por Nikolái Azárov decidió "interrumpir los preparativos" del tratado de Asociación con la Unión Europea. Este documento, que implica una zona de libre comercio con la EU, hubiera debido firmarse en la cumbre de Vilnius el 28 y 29 de noviembre, si Ucrania hubiera cumplido las condiciones de Bruselas.

Antes de anunciarse la decisión, la Rada Suprema (el parlamento) rechazó los diversos proyectos de ley para que la ex primera ministra Yulia Timoshenko pudiera recibir tratamiento médico en el extranjero. Liberar a Timoshenko, condenada a siete años por firmar unos gravosos acuerdos de importación de gas de Rusia, era una de las condiciones de la UE.

Otras, son la reforma de la ley de la Fiscalía y la del sistema electoral, dos documentos sobre los que el parlamento sigue trabajando.

La Rada rechaza que Timoshenko pueda ser tratada en Alemania​

Liberar a Timoshenko es tal vez el trance psicológico más difícil para el presidente Víctor Yanukóvich, pero los motivos por el cual Ucrania ha congelado la firma del tratado son más complejos y responden en gran parte a las presiones que Rusia ha ejercido sobre el país vecino, dandole a entender que el proyectado desarme arancelario con la UE tendría secuelas negativas para su propia industria, además de perjudicar las relaciones con la Unión Aduanera ( Rusia , Bielorrusia y Kazajistán).

Moscú ha restringido las importaciones metalúrgicas y de productos alimenticios de Ucrania y ha impuesto normas aduaneras que provocan largas colas de vehículos en la frontera. La industria ucraniana, localizada sobre todo en las regiones orientales que son el feudo de Yanukóvich, depende del gas ruso, cuya factura no cesa de aumentar.

Los motivos alegados para la decisión gubernamental son básicamene dos: El primero es el deseo de una mayor claridad en las compensaciones que obtendrá Ucrania por la pérdidas de los mercados de Rusia y la Comunidad de Estados independientes ( CEI o entidad formada por los países postsoviéticos). El segundo es la falta de un mercado interior que resista la invasión de mercancías comunitarias.

La relación de Ucrania con los dos proyectos integradores del continente (la UE y la Unión Aduanera) se ha presentado como una disyuntiva Oeste-Este. Ahora, Ucrania intenta transformar el dilema en un triángulo con vértices en Bruselas, Kiev y Moscú.

El gobierno quiere formar una comisión tripartita con la UE y Rusia para estudiar los problemas causados por el tratado y ha ordenado al ministerio de Exteriores, junto con el ministerio de Desarrollo Económico y el de Política Industrial, que hagan esta propuesta a Bruselas y a Moscú.

También ha dado orden de "renovar el diálogo activo" con Rusia y otros Estados de la Unión Aduanera y de la CEI para "reavivar las relaciones comerciales y económicas".Asimismo, el Ejecutivo quiere corregir programas de cooperación con países de la CEI "con el fin de conservar puestos de trabajo y resolver otros problemas sociales".

En Moscú, el jefe del Estado ruso se declaró favorable a mantener conversaciones con Ucrania y la UE antes de que Kiev firme el tratado de Asociación. Putin se ha reunido a puerta cerrada con su colega ucraniano en dos ocasiones últimamente. No está claro si el líder ucraniano ha obtenido de Rusia concesiones menores o rebajas sustanciales, por ejemplo en el precio del gas, señalaron por teléfono medios políticos desde Kiev.

En Viena, donde estaba visita oficial, Yanukóvich declaró que su país continua el rumbo hacia la integración con Europa. "Seguiremos por el camino de la integración europea", dijo. Mientras tanto, el comisario Stefan Füle, el responsable de la política de asociación oriental, canceló su viaje a Kiev, que hubiera sido el segundo en eseta semana.

La decisión de gobierno es "el resultado del análisis de las relaciones comerciales entre Ucrania y Rusia de los últimos meses", dijo en Kiev el viceprimer ministro ucraniano, Yuri Boiko, según el cual el gobierno cumplía ordenes del presidente para evitar que empeorara la situación social.

Boiko dijo que la decisión influirá en el campo energético, la construcción de maquinaria, el sector espacial y la aviación y calculó que se pueden crear cerca de 40.000 puestos de trabajo gracias a la renovada colaboración con Rusia.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/21/actualidad/1385045838_732695.html
 

Sebastian

Colaborador
El portazo ucranio a la UE abre una brecha en la política exterior europea

El episodio obliga a los Estados miembros a reconsiderar el reto de estrechar lazos con Europa del Este

Lucía Abellán Bruselas 22 NOV 2013 - 19:17 CET
Ucrania es, para la mayoría de los europeos, un Estado postsoviético alejado de sus intereses, pero el inesperado portazo que ha dado a la UE supone un serio revés para la política exterior comunitaria. El episodio obliga a los Estados miembros a reconsiderar uno de los principales retos internacionales que se habían marcado: estrechar lazos con los vecinos del Este y consolidarse como alternativa a la tiranía rusa. La victoria de Vladímir Putin en esta batalla pone en aprietos a la diplomacia europea, que lleva meses intentando buscar un éxito en este terreno.

Europa es imbatible en las negociaciones de guante de seda, pero se maneja con dificultad en el chantaje. “Nuestra propuesta nunca va a consistir en competir en un concurso de belleza ni en ver quién pone más sobre la mesa”, explica gráficamente un alto cargo europeo. Esta fuente detalla que los temores sobre la presión rusa surgieron en febrero de este año, en una reunión entre representantes comunitarios y sus homólogos rusos en Moscú. La UE dejó claro que el acuerdo que había ofrecido a Ucrania –un amplio paquete de libre comercio a cambio de reformas democráticas en el país- era incompatible con la unión aduanera que proyectaba Rusia. Moscú empezó entonces a jugar sus cartas con las autoridades ucranianas y a poner dinero sobre la mesa.

El principal punto de fricción residía en el encarcelamiento de la ex primera ministra Yulia Timoshenko

La decisión del jueves ha llevado a la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, a hablar de “decepción, no solo para la UE, sino para el pueblo de Ucrania”. Pero lejos de sentirse perdedores y menospreciados, los responsables comunitarios no renuncian a retomar el proyecto. “No nos damos por vencidos; estamos decididos a trabajar con Rusia para aclarar los mitos y los malentendidos de estos días”, ha explicado a un grupo de periodistas el comisario de Ampliación, Stefan Fülle, directamente implicado en las negociaciones con el Gobierno ucraniano. Su departamento incluso contempla la posibilidad de firmar el acuerdo de asociación en los próximos meses, antes de la primavera.

La capacidad de influencia que ha demostrado Moscú, incluso a costa de una población que parece mayoritariamente favorable a estrechar lazos con la UE, pone en duda ese entusiasmo. Y sitúa a Europa ante un escenario inesperado. Hasta este jueves, las dudas respecto a la firma del proyecto de asociación con Ucrania residían en si este país sería capaz de ofrecer las suficientes garantías democráticas para ser aceptado como socio por Europa. El principal punto de fricción residía en el encarcelamiento de la ex primera ministra Yulia Timoshenko por haber firmado unos contratos de gas que se consideraron perjudiciales para el país. Europa exigía la liberación de Timoshenko para ser tratada de la enfermedad que padece en Alemania. Pero ese gran cisma ha pasado a un segundo plano tras las maniobras de Rusia para atraerse a Kiev.

El giro de esta historia sitúa a los europeos ante una perspectiva difícil de asumir: no es la exigente UE la que rechaza a Ucrania, sino el Ejecutivo ucraniano el que da la espalda al proyecto comunitario. Fuentes europeas insisten en que lo que el presidente Víctor Yanukóvich tiene en mente es “una pausa” en la relación, no un punto y final, pero lo ocurrido revela lo vulnerable que puede ser la voluntad ucraniana ante el gigante ruso.

El fracaso con Ucrania vacía de contenido la estrategia europea de mirar hacia el Este y que pretendía dar frutos visibles la semana próxima. Kiev era la única capital con la que la UE iba a firmar un acuerdo de libre comercio en la cumbre del 28 y 29 de noviembre el Vilna, un encuentro al que el cuerpo diplomático de la UE había otorgado el máximo nivel. Ahora solo queda que otros dos Estados de ese proyecto de vecindad (Georgia y Moldavia) firmen un preacuerdo para explorar una mayor integración con la UE. Una ínfima ganancia para una Europa necesitada de éxitos.

La oferta de Bruselas
-Acuerdo de libre comercio. Es el principal atractivo para Ucrania (un tercio de su comercio exterior va a parar a la UE). Además de intercambio de bienes, el pacto incluiría servicios, propiedad intelectual, trámites legales, energía y competencia, entre otros.

-Ganancia económica. Eliminar las barreras comerciales inyectaría un 6% adicional en el PIB ucraniano a largo plazo, según estimaciones comunitarias. Además, los mercados comunitarios se abrirían a Ucrania de inmediato, mientras esta economía tendría un periodo de transición para ir acogiendo sin aranceles los productos de la UE.

-Diálogo sobre visados. La UE se comprometería a estudiar la supresión de visados para los ciudadanos ucranios y promovería la eliminación inmediata en algunos países para casos particulares.

-Reforma judicial. Bruselas exige cambios en la justicia que garanticen la independencia de los jueces, una reforma del código penal y de la policía para garantizar estándares internacionales.

-Otras reformas democráticas. El acuerdo incluye una serie de cambios en la Constitución (para garantizar el equilibrio entre poderes), una lucha eficaz contra la corrupción, así como garantías para la libertad de expresión, especialmente la de los medios de comunicación.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/22/actualidad/1385144178_480784.html
 

Sebastian

Colaborador
Putin acusa a la UE de chantajear a Ucrania

Kiev decidió condelar ayer la firma del tratado de Asociación con Bruselas prevista para la semana que viene

Pilar Bonet Moscú 22 NOV 2013 - 17:46 CET


Vladimir Putin hoy junto al primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan. / Alexei Nikolsky (AP)

El presidente de Rusia Vladímir Putin suele responder a las acusaciones con otras acusaciones. Así lo hizo el viernes en una rueda de prensa en San Petersburgo, en la cual afirmó que la Unión Europea ha comenzado a chantajear a Ucrania tras la decisión de este país de congelar la firma del tratado de Asociación que debía tener lugar en la cumbre de Vilnius el 28 y 29 de noviembre.

Putin respondía así a una pregunta inspirada por las declaraciones de Ioviata Nialiupshene, la principal asesora de política exterior de la presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaites.

Según la funcionaria, en una conversación telefónica el presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, había dicho a la presidenta lituana que era objeto de presiones y chantaje por parte de Rusia y que este país le amenazaba con restringir las importaciones de su país. Putin remitió a los periodistas a los “amigos norteamericanos” y dio la vuelta a los argumentos.

El líder ruso aseguró haberse enterado “solo ayer” (por el jueves) de la decisión de Ucrania ya que ese país, señaló, “quiere calcularlo todo como es debido”. “Hemos oído amenazas por parte de nuestros socios europeos en relación con Ucrania, incluida ayuda para realizar acciones de protesta masivas. Eso sí que es presión, eso sí que es chantaje”, dijo. Y agregó que “en los próximos días quedará claro si los dirigentes ucranianos sucumben a ese chantaje y si pueden oponerse y adoptar una posición pragmática en nombre de los intereses nacionales del país”.

Si Kiev se asocia con la UE, Rusia adoptará medidas “pragmáticas y económicas”, sentencia Putin​

En caso de que Kiev firme el acuerdo con la UE, las medidas que adoptará Rusia “no son políticas, sino pragmáticas y económicas”, sentenció Putin y reiteró los argumentos, según los cuales el desarme arancelario de Kiev en agricultura, industria aeronáutica y automovilística perjudicaría a Rusia que se vería obligada a defender su propio régimen arancelario (más alto que el de Ucrania).

La propuesta de crear una comisión trilateral entre Rusia, Ucrania y la Unión Europea es “en gran medida una prueba sobre la seriedad de las intenciones de nuestros socios europeos”, una “especie de test sobre la disposición o la falta de disposición de nuestros amigos europeos para mantener conversaciones sobre una base de igualdad”, dijo.

Oficialmente, Ucrania mantiene su rumbo estratégico hacia la UE y ha tomado una decisión temporal para evaluar los efectos que el tratado de Asociación tendría sobre su importante relación económica y comercial con Rusia y otros países de la Comunidad de Estados Independientes.

El viernes en la Suprema Rada (el parlamento) el primer ministro, Nikolái Azárov, consideró que la congelación del tratado es fruto de las exigencias del Fondo Monetario Internacional que, para conceder un crédito con el fin devolver créditos anteriores, exigía duplicar las tarifas de los servicios municipales, congelar sueldos, disminuir las prestaciones sociales y abolir los subsidios de agricultura.

La decisión tomada, dijo Azárov, “es la única posible”. La oposición recibió al primer ministro con abucheos y una lluvia de papeles sobre la tribuna. Arseni Yazeniuk, que sustituye a Yulia Timoshenko al frente de su grupo parlamentario, manifestó que Rusia ha prometido a Yanukóvich 20.000 millones de dólares, parte de los cuales irá a parar a las elecciones presidenciales de 2015.

En la plaza del Maidan de Kiev, desde la noche del jueves al viernes, los partidos de oposición y ciudadanos espontáneos han organizado protestas por la decisión del gobierno. Los jueces han prohibido que se monten tiendas en la calle como sucedió exactamente hace nueve años cuando esa plaza del centro de la capital se convirtió en escenario de la “Revolución Naranja” contra las irregularidades de unas elecciones en las que Yanukóvich se había proclamado vencedor. Ahora, algunos han bautizado las protestas como el “euromaidan”.

Para el 28 y 29 de noviembre, Rusia ha organizado una especie de “contra cumbre” a Vilnius en la ciudad de Kazán. Con el título de “Integración económica Euroasiática, logros y problemas” se celebra un foro que reunirá en aquella ciudad del Volga a destacados políticos rusos, incluido el jefe de la Duma, Serguéi Naryshkin, y también a representantes de otros países que se integran con Rusia. El vídeo publicitario sobre el evento comienza con la aparición del nombre de la Unión Soviética sobre un mapa de aquel imperio desaparecido.

La lucha por la supervicencia en Kiev
P. B. Kiev

Yulia y Vitali —y Dasha, la hija de ambos—, son una familia ucrania que lucha por sobrevivir. Su caso es el de miles de compatriotas que llegan a la capital, huyendo del desempleo en provincias, en su caso de un pueblo minero de la provincia de Lugansk. Viven en un barrio-dormitorio del extrarradio, en un piso alquilado. Quisieran un apartamento en propiedad, pero sus ingresos no llegan para pagar la entrada. Yulia es maestra y cobra 4000 grivnias al mes (unos 400 euros) y Vitali ha dejado el taxi propio que explotaba por ser una fuente de ingresos inestable y agotadora y se ha colocado de chofer de una empresa, en la que cobra 6.500 grivnias al mes. Gracias al empleo fijo de Vitali, este año la familia ha podido ir de vacaciones a Crimea, e incluso se permite algunos extras como salidas al cine o al restaurante.

A diferencia de muchos de sus parientes, el matrimonio no ha querido emigrar y espera poder pagar a los preparadores para que Dasha, que dibuja muy bien, pueda ingresar en la universidad. En contraste con la pareja, Lida, la hermana de Julia, es un ejemplo de éxito. En 2005, era una dependienta mal pagada en una tienda de ropa de Kiev, sin derecho a vacaciones ni bajas médicas. Ahora, realiza su talento creativo y gana dinero en una dinámica empresa de arreglos florales. Se ha comprado un piso, viaja a París o a Ámsterdam en busca de ideas y diseños para los hoteles de lujo y entre sus clientes cuenta con la Administración del Estado, y todo ello “sin sobornos, sólo a base de nuestro trabajo”, puntualiza.

Las presiones del Kremlin sobre Ucrania y la posibilidad de que Moscú les exija pasaporte para visitar Rusia (en lugar del DNI que emplean ahora) desconcertó a Yulia y Lida. Su padre, residente en Lugansk, había decidido sacarse el pasaporte para ir a visitar a sus parientes en la ciudad rusa de Belgórod. Con el cambio de rumbo del Gobierno ucranio, ya no será necesario.

Las amenazas de Moscú irritaron en Ucrania. “No tengo nada contra los rusos, pero nadie les da derecho a insultarnos”, dice Svetlana, una jubilada de 76 años, que cobra el equivalente a 180 euros de pensión tras trabajar casi medio siglo como ingeniero en la fábrica militar Arsenal de Kiev.

La mujer se siente ofendida porque los rusos “no quieren comprar nuestros metales, ni nuestros tranvías, ni nuestros vagones, ni siquiera nuestra famosa ‘tarta de Kiev”. A los agravios soviéticos (no poder llevar el papeleo de la fábrica en ucraniano), Svetlana suma los desencuentros postsoviéticos. “Tras la desintegración de la URSS, los tanques de nuestros socios en Rusia no se podían vender por falta del equipo óptico que se amontonaba en nuestra fábrica y que tampoco se podía vender sin los tanques. Cuando al final nuestros dirigentes acordaron combinar ambas cosas y comercializarlas, resultó que nuestros almacenes estaban vacíos y nos habían robado el equipo”, dice.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/22/actualidad/1385136528_566589.html
 

Sebastian

Colaborador
Ucrania se debate entre dos mundos

La perspectiva de integración europea promete progreso, pero la dependencia energética afianzan la opción rusa

Pilar Bonet Kiev 22 NOV 2013 - 21:48 CET4


Manifestación de estudiantes ayer en Lviv, al oeste de Ucrania. / marian striltsiv (Reuters)

¿Quiénes son los vencedores y quiénes, los vencidos? El 70º aniversario de la liberación de Kiev de los ocupantes nazis se conmemoró el 6 de noviembre con un desfile militar. En Jreschátyk, la calle más emblemática de la capital, colocaron grandes retratos de los defensores supervivientes con un lema común: “Ellos están entre nosotros”.

A “ellos”, en su mayoría, se les veía pobremente vestidos y peinados con desaliño, como si los diseñadores del evento hubieran sido indiferentes al aspecto de sus héroes. En las condecoraciones prendidas a las pecheras de los veteranos, la causa y el nombre del Estado por el que se batieron resultaban ilegibles. El desfile, con enfermeras de guerra en minifalda y soldados de estilizados uniformes, era parco en referencias a la URSS, el vencedor que ya no existe, e igualmente parco en relación a Alemania, el invasor vencido, que es hoy la primera economía de la Unión Europea, la organización a la que Ucrania había preparado un tratado de Asociación ahora congelado.

La identidad es un concepto complicado en Ucrania. El país sigue dividido entre una zona occidental con la impronta de Polonia y el imperio austrohúngaro y una zona oriental y meridional marcadas por Rusia. En Kiev, la organización Opción Ucraniana hizo una campaña contra la integración europea. Esquemáticos dibujos de figuras del mismo sexo —rosas y azules— asidas de la mano pretendían ser una crítica del matrimonio gay desde la perspectiva de ese grupo liderado por Víctor Medvedchuk, un político que en verano fue anfitrión del presidente ruso Vladímir Putin, cuando este acudió a Kiev a seducir a Ucrania. Putin argumentó que el pueblo ruso y el ucranio son inseparables. Por esta razón, Rusia quiere ver a Ucrania en la Unión Aduanera (UA), la asociación de la que forma parte junto con Bielorrusia y Kazajistán.

Los vestigios de la Guerra Fría aún plantean dilemas en Centroeuropa. ¿Adónde quieren ir los ucranios? En abril, un 42% querían ir hacia la UE, frente a un 32% que preferían la UA, según sondeos del centro Razumkov de Kiev. Tras las amenazas económicas que Moscú intensificó en los últimos meses, el porcentaje de los proeuropeos subió hasta un 49% en octubre, señala Andrii Bychenko, director del servicio sociológico del citado centro.

La esperanza de gozar de mayor transparencia y menor corrupción, la mayor eficiencia económica y el deseo de vivir como en la UE, son los argumentos aducidos para la opción proeuropea, señala el sociólogo. La cercanía mental y la posibilidad de rebajar el precio de las importaciones energéticas son los principales motivos para optar por Rusia. A diferencia de la OTAN, cuyo apoyo es minoritario (del 20% al 22%), la UE siempre fue popular en Ucrania.

Como países eslavos emparentados, Ucrania y Rusia tienen mucho en común, pero sus metas son muy diferentes. Moscú tiene ambiciones globales y trata de redefinir las reglas de juego que se volvieron en contra de ella al desmembrarse el imperio soviético; Ucrania se ve a sí misma como una potencia regional y se autoafirma ante las presiones del “hermano mayor”, que a menudo no la considera un ente independiente, sino como una parte de su propio cuerpo.

No todos quieren elegir. Entre el 5% y el 10% de los ucranios no ve contradicción entre la UE y la UA y quiere estar en la UE y en la UA a la vez, dice Bychenko. Algo parecido deseaba el presidente Víctor Yanukóvich al llegar al poder en 2010, pero las zonas intermedias grises y los solapamientos no están en el orden del día ni en Bruselas ni en Moscú.

En septiembre, en una reunión a puerta cerrada con sus colegas del partido de las Regiones en Kiev, Yanukóvich afirmó que, cada día, al levantarse rezaba a Dios y le pedía paciencia y aguante para tratar con los socios rusos, según contaba el prestigioso semanario Zérkalo Nedelii. Yanukóvich se quejó de que sus interlocutores en el Kremlin y en Gazprom intentaban humillarle y pisotearle, lo que, según él, equivalía a ofender a toda Ucrania.

El presidente acusó a Gazprom de no respetar la promesa de rebajar el precio del gas, por el que Kiev paga más que Alemania, Italia o Austria, y concluyó que “no se puede esperar una relación de igualdad y respeto” por parte de Rusia. Por esta razón, dijo, “la decisión a favor del vector europeo no tiene alternativa”.

Las arcas del Estado tienen cada vez más problemas para atender a los compromisos sociales y las pequeñas y medianas empresas están ahogadas por los impuestos. Los sondeos indican que los ucranios perciben un aumento de la corrupción desde la llegada al poder de Yanukóvich en 2010. A los grupos de oligarcas que se repartían el poder político y económico en el pasado se ha incorporado la familia del presidente liderada por su hijo Alexandr, un dentista de 40 años, que con 510 millones de dólares de patrimonio se ha convertido en la segunda fortuna de la región de Donetsk.

El pacto con Rusia tal vez ayude a Yanukóvich padre a financiar su campaña, pero fomentará las relaciones que tanto le humillaban y lo más probable es que fomente también las viciadas prácticas electorales que remitieron después de la Revolución Naranja en 2004.

Manifestación de estudiantes ayer en la ciudad ucraniana de Lviv, al oeste, en apoyo de la integración europea. / marian striltsiv (reuters)
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/22/actualidad/1385153298_136713.html
 

Sebastian

Colaborador
Decenas de miles de ucranios claman por un pacto con la Unión Europea

La oposición pide la dimisión del Gobierno y acuerda una protesta indefinida



Miles de ucranios se manifiestan con la bandera de la UE en Kiev para pedir un acercamiento a Bruselas. / SERGEI SUPINSKY (AFP)

Decenas de miles de personas han llenado hoy el centro de Kiev para protestar contra la decisión del Gobierno ucranio de renunciar a la firma del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, en una de las mayores manifestaciones en la capital de Ucrania de los últimos diez años.

Los organizadores de la protesta calculan que ha habido más de cien mil manifestantes, mientras que la policía cifró en cinco veces menos el número de participantes. Desde el hospital donde se encuentra recluida, la ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko ha hecho un llamamiento a “obligar a [el presidente Viktor] Yanukóvich a revocar su humillante decisión y a firmar el acuerdo el 29 noviembre en Vilna”. Timoshenko, que cumple una pena de siete años de prisión por “abuso de poder”, ha dicho sobre el Acuerdo de Asociación: “Es nuestra hoja de ruta hacia una vida normal, es nuestro salto cualitativo del profundo salvajismo de la dictadura a la civilización del futuro”.

Desde la tribuna, el jefe del grupo parlamentario del partido de Timoshenko, Batkivschina, ha pedido la dimisión del Gobierno y ha advertido de que la oposición montará piquetes permanentes frente a la sede del Ejecutivo para exigir la firma del Acuerdo de Asociación con la UE.

En el mitin se ha aprobado una resolución para dar carácter indefinido a las protestas, como ocurrió en 2004 en la Revolución Naranja, cuando una campaña pacífica contra el fraude en las elecciones presidenciales concluyó con la repetición de los comicios. Los manifestantes han pedido la celebración de una sesión extraordinaria del Parlamento para aprobar las leyes necesarias para la integración europea, incluida la que permita a Timoshenko viajar al exterior para tratarse de la hernia discal que la aqueja. En caso de que no se cumpla esta demanda, la oposición exigirá la disolución del Parlamento y la celebración de elecciones anticipadas.

El Ministerio del Interior ha organizado un imponente dispositivo de seguridad, ya que también se ha celebrado hoy en Kiev un mitin de los partidarios del Gobierno, mucho menos multitudinario que el de la oposición. Aunque la jornada ha transcurrido con calma, al caer la tarde se produjeron algunos incidentes aislados que no pasaron a mayores. Frente a la sede del Gobierno, donde un desconocido arrojó una bomba de humo contra los antidisturbios.

La oposición acusa a Yanukóvich y a su Gobierno de torpedear los procesos de integración con la Unión Europea y traicionar los intereses nacionales, después de que el jueves el Gobierno ucranio anunciara la suspensión de los preparativos para el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea. La medida fue justificada por la necesidad de desarrollar las relaciones económicas con Rusia y la postsoviética Comunidad de Estados Independientes. “La decisión (...) fue difícil, pero la única posible en la situación económica creada en Ucrania. Esta decisión está dictada exclusivamente por motivos económicos”, dijo el primer ministro ucranio, Nikolái Azárov.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/24/actualidad/1385320413_639690.html
 

Sebastian

Colaborador
Ucrania y los costes de la integración europea

25 de noviembre de 2013 Artiom Zagoródnov, Nikolái Surkov, Rusia Hoy
La decisión de Kiev de esperar para firmar el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea provocó una tormenta de indignación en las estructuras europeas pero en realidad hay todo un conjunto de factores económicos y políticos que forzaron al presidente Viktor Yanukóvich a aplazar la integración europea.

Viktor Yanukóvich y Vladímir Putin durante un encuentro bilateral. Fuente: AFP / East News
El primer ministro de Ucrania, Nikolai Azárov, había declarado con anterioridad que la asociación con la Unión Europea conllevaría muchos gastos. Solo en la introducción de los estándares tecnológicos de la UE KIev tendrá que gastar de 100.000 a 160.000 millones de euros durante los próximos diez años. Ucrania carece de este dinero.

Al mismo tiempo el comercio también se ha visto amenazado. Desde que comenzó la parte más activa del proceso de integración europea, el volumen de exportación de Ucrania a Rusia cayó en un 25 %, informó a Gazeta.ru Oleg Noguinski, presidente de la dirección de la asociación ucraniana 'Proveedores de la Unión Aduanera'.

El primer ministro ucraniano Nikolái Azárov, criticó las duras exigencias del FMI para refinanciar los créditos concedidos a Ucrania en 2008 y 2010: "Incremento de las tarifas de gas y calefacción para la población en un 40 %, congelación de los salarios, notorio recorte del gasto público, recorte de las subvenciones energéticas".

“Todas las empresas del suroeste del país se vieron afectadas”, lamenta Kolesnichenko, diputado de la Rada suprema del oficialista Partido de las Regiones. Desde agosto Ucrania viene perdiendo de 15.000 a 20.000 puestos de trabajo al mes. Durante este periodo se perdieron cerca de 30.000-40.000 millones de grivnas (675-900 millones de euros) en intercambios comerciales, informó el viceprimer ministro de Ucrania, Yuri Boiko.

Moscú considera que la zona de libre comercio entre la UE y Ucrania perjudicará a la economía rusa. En este caso Rusia introduciría una tarifa arancelaria única y además endurecería las normas de inspección aduanera para defender el mercado interior de la reexportación de mercancías de Europa y Turquía. Actualmente no se aplica una tasa arancelaria a la producción procedente de Ucrania, la única excepción es el azúcar blanco, y además las mercancías se tramitan con un procedimiento simplificado.

Durante el fin de semana ha tenido lugar una manifestación por el centro de Kiev para pedir al gobierno ucraniano que firme el Acuerdo de Asociación con la UE. Según los organizadores, a la plaza Europa donde se celebró el mitin acudieron más de 100.000 manifestantes, mientras que la policía cifró en cinco veces menos el número de participantes en la convocatoria.

Anteriormente los medios de comunicación habían informado que con la firma del Acuerdo de Asociación Ucrania obtendría unos beneficios de 487.000 millones de euros y Europa obtendría unos 391.000 millones de euros. Sin embargo, estas cifras no se basaban en prospecciones realistas y aparecieron en el marco de una campaña publicitaria financiada por la UE.

Los partidarios de la Unión Aduanera exponen unas cifras más concretas. “El ahorro directo en el presupuesto estatal por el ingreso en la Unión Aduanera podría ser de 6.000 a 9.000 millones de dólares anuales solo por la supresión de los aranceles de importación y de exportación en el petróleo y el gas. Además, la facilidad de acceso de las mercancías ucranianas al mercado de la Unión Aduanera aportará unos 2.000-3.000 millones de dólares más a la economía ucraniana”, considera Noguinski.

El gas es el tema de mayor actualidad para Kiev. “Ucrania solo puede contar con una gran reducción del precio del gas en caso de que se integre con Rusia. En este caso recibiría el precio interior, como Bielorrusia (170 dólares-180 dólares por 1.000 metros cúbicos de gas) y se conservaría el tránsito a través del territorio ucraniano”, dice Oleg Noguinski.

También considera que si se ingresa en la Unión Aduanera los productores ucranianos podrían luchar por conseguir encargos rusos en materia de defensa, que para el año 2020 ascienden a un volumen total de 500.000 millones de euros. “En la actualidad, las empresas ucranianas productoras de armamento son capaces de ejecutar hasta un 40 % de estos encargos, es decir, teóricamente la economía ucraniana podría ganar hasta 200.000 millones de euros”, explica el jefe de “Proveedores de la Unión Aduanera”.

Por su parte, Serguéi Glazev, asistente del presidente de la Federación de Rusia, calculó que el ingreso a la Unión Aduanera representaría una mejora del balance comercial de hasta 10.000 millones de dólares al año. Sobre la base de estos cálculos, hasta 2030 Ucrania recibiría un 7 % adicional del PIB, es decir 220 millones de dólares.

La cuestión no es solo económica
Aunque Kiev cita en primer lugar intereses económicos objetivos, en la historia del rechazo a la integración europea también hay un trasfondo claramente político. A finales del 2011 el Parlamento Europeo adoptó una resolución según la cual una condición para la firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la Unión Europea no es solo la liberación de Yulia Timoshenko sino también que se le permita participar en futuras elecciones presidenciales.

Sin embargo, ni el partido gobernante ni la oposición están interesados en el retorno de Timoshenko a la política. En Ucrania resulta evidente para todos que si permiten a Timoshenko que se vaya al extranjero a recibir tratamiento médico, ésta no tendrá ninguna intención de regresar a la colonia penitenciaria de cerca de Járkov.

Incluso en caso de que Timoshenko no pueda participar en las elecciones, sí que está en condiciones de influir mucho en su resultado. Esto perjudicaría claramente a Yanukóvich y podría molestar a los líderes de la oposición parlamentaria: Arseni Yatseniuk (Batkivshina), Vitali Klichko (UDAR) y Oleg Tianibok (Svoboda). Cada uno de ellos se ve a sí mismo como el principal candidato opositor y entiende que la activa participación de Timoshenko en la campaña presidencial, aunque sea indirecta, puede desbaratar todos sus planes.

El director del Instituto de países de la Comunidad de Estados Independientes, Konstantin Zatulin, considera que “la élite ucraniana ha empezado a entender” con qué dificultades se podría encontrar en caso de que se legalizara la “amistad” con Bruselas. “A todos les viene a la mente el caso Timoshenko”, destaca Zatulin. Según este experto, la preocupación de Europa por el destino de la ex primera ministra fue interpretada por Kiev como el deseo de Bruselas de tener su “propio” candidato en las elecciones del 2015, “un candidato con muchas posibilidades de ganar, rodeada de una aureola de martirio, que desbancará al no suficientemente manejable Viktor Yanukóvich”, destaca Zatulin.

Según Zatulin, Europa intentaba matar dos pájaros de un tiro: apartar Ucrania de Rusia, impedir la posible participación del país en la Unión Aduanera y al mismo tiempo quedar como una magnánima defensora de los principios democráticos. “Al igual que pasa a menudo en la caza, no se pudieron matar dos pájaros de un tiro, -ironiza el politólogo. – Los emisarios europeos no midieron bien sus fuerzas”.

Según el experto tampoco cabe esperar un rápido ingreso de Ucrania en la Unión Aduanera, en la constituida Unión Euroasiática o en estructuras similares.

“Se trata del retorno a la política tradicional para Ucrania, la de múltiples vectores, o columpios”, destaca Zatulin. – Es un estado habitual para la élite ucraniana que no quiere ningún amo, ni de Moscú, ni de Bruselas. Está claro que la firma del acuerdo con la Unión Europea habría cambiado esta multilateralidad por una orientación más unilateral”.

Artículo basado en información de Gazeta.ru y Vzglyad.
http://rusiahoy.com/internacional/2...s_costes_de_la_integracion_europea_34713.html
 

Sebastian

Colaborador
La UE critica a Rusia por presionar a Kiev para que no se acerque al bloque

25/11/2013, 17:58 EFE
La Unión Europea (UE) expresó hoy su malestar con Rusia por sus supuestas presiones a Ucrania para que no firme un acuerdo de asociación con los Veintiocho y animó a Kiev a pensar más allá del corto plazo y seguir su acercamiento al bloque.

Los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo, Herman Van Rompuy, subrayaron que corresponde a Ucrania decidir "libremente qué tipo de compromiso busca con la Unión Europea", según un comunicado conjunto.

Aseguraron que la UE "desaprueba con fuerza la postura de Rusia" e insistieron en que unas relaciones más estrechas entre Europa y Ucrania no van en detrimento de sus vínculos con "otros vecinos, como Rusia".

El mensaje de Barroso y Van Rompuy se produce después de que la semana pasada Kiev anunciase la suspensión de los preparativos para la firma de un acuerdo de asociación y libre comercio con la UE, prevista para esta semana en Vilna.

Ambos subrayaron que la oferta europea sigue sobre la mesa y ofrece a Ucrania el mejor apoyo posible para su situación económica y senda de reformas y modernización.

"Aunque somos conscientes de las presiones externas que Ucrania está sufriendo, creemos que las consideraciones a corto plazo no deberían anteponerse a los beneficios a largo plazo que esta asociación ofrecería", señalaron.

Al mismo tiempo, dejaron claro que la UE "no forzará a Ucrania ni a ningún otro socio a elegir entre la Unión Europea y cualquier otra entidad regional".

Barroso y Van Rompuy recordaron que el acuerdo ofrecido por los Veintiocho a Kiev es "el más ambicioso" de ese tipo ofrecido nunca a un país no miembro del bloque.

Además, aludieron a las protestas registradas en Ucrania, señalando que los "ciudadanos ucranianos han vuelto a mostrar en los últimos días que entienden y aceptan la naturaleza histórica de la asociación europea".

De cara a la cumbre entre la UE y sus vecinos del Este que se celebra esta semana en Vilna, Barroso y Van Rompuy confiaron en que sirva para analizar la situación actual y avanzar en las relaciones entre las dos partes.

"La Unión Europea está lista para aclarar a la Federación Rusa los beneficios mutuos de un aumento del comercio y los intercambios con nuestros vecinos", indicaron.
http://rusiahoy.com/noticias/2013/1...r_a_kiev_para_que_no_se_acerque_al_34749.html
 

Sebastian

Colaborador
Nuevas enfrentamientos en Kiev entre la policía y manifestantes proeuropeos

La tensión crece en Kiev ante nuevas manifestaciones a favor de la integración en Europa

Pilar Bonet Moscú 25 NOV 2013 - 16:14 CET23


Imágenes de la manifestación en la capital ucrania. / REUTERS - LIVE! / AFP

La situación en Kiev permanece tensa después de la multitudinaria manifestación proeuropea, bautizada como el “euromaidan”, que el domingo reunió a más de cien mil personas en el centro de la capital de Ucrania para protestar por la decisión del gobierno de aplazar la firma del tratado de Integración con la Unión Europea, que debía tener lugar durante la cumbre de Vilna, el 28 y 29 de este mes.

La semana, que se prevé agitada en Ucrania, comenzó en Kiev con escaramuzas matutinas entre órganos de orden público y manifestantes que permanecían junto a la sede del Gobierno. Su número se había reducido a varios centenares durante la noche, pero previsiblemente volverá a aumentar cuando se celebre el mitin que los partidos de oposición han convocado a las 18 horas locales (las 17 horas en Madrid).

Las escaramuzas matutinas enfrentaron a agentes de las tropas de intervención especial “Berkut” y piquetes que intentaron bloquear la salida de vehículos del complejo de edificios del Gobierno. Las fuerzas del orden habrían utilizado gases lacrimógenos contra los piquetes, según informaciones difundidas por el partido Batkivschina, que dirige la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko.

Sin embargo, desde el ministerio del Interior negaron haber utilizado gases lacrimógenos y acusaron a los ultra nacionalistas del partido “Svoboda” (Libertad) de haberlos utilizado en contra de la policía. Según la agencia rusa Itar-Tass, fue la policía que empleó gases cuando los manifestantes comenzaron a romper las barreras metálicas con las que ha sido reforzada la seguridad del edificio del Gobierno. La agencia Internas informaba que los manifestantes lanzaron objetos diversos a los agentes.

Mientras tanto, el gobierno ha tomado medidas para limitar las manifestaciones de protesta masiva que recuerdan a muchos las que se celebraron durante la “Revolución Naranja” en noviembre de 2004 en contra de las irregularidades registradas en los comicios presidenciales que dieron la victoria a Víctor Yanukóvich. En la ciudad portuaria de Odessa fue neutralizado un intento de instalar un campamento de protesta y fueron prohibidas las acciones de protesta, al igual que en Jarkov, Chernigov y Nikoláiev.

El domingo ante los manifestantes intervinieron los líderes de la oposición al rumbo del presidente Víctor Yanukóvich y del partido de las “Regiones”, la fuerza que tiene sus principales bastiones en el este del país. Si en 2004 los líderes de la oposición eran Víctor Yúshenko, que luego fue presidente del Estado, y Yulia Timoshenko, que fue su primera ministra, hoy los líderes del “maidan” (la plaza) son Arseni Yatseniuk,que dirige el grupo parlamentario de Yulia Timoshenko en la Rada Suprema (parlamento ucraniano), Oleg Tiagnibok, el ultranacionalista que dirige el partido Svoboda (libertad), y Vitali Klichko, el campeón de boxeo que encabeza el partido Udar (Golpe). Estos tres personajes son muy distintos entre sí y de ellos el que más carisma tiene es Klichkó y el que más recelos despierta en medios democráticos independientes es Tiagnibok, pese a que éste ha rebajado su retórica de carácter xenófobo y antisemita.

Una parte de los que acuden a manifestarse lo hacen de forma espontánea, ya que la actitud favorable a la integración europea no se limita sólo a la oposición, sino que ha sido también política del partido de las Regiones y del Gobierno de Nikolái Azárov hasta que éste ha dado marcha atrás a última hora por temor a las consecuencias que la firma del tratado de Asociación pueda tener para las importantes relaciones económicas con Rusia.

Durante varios meses Rusia ha tomado medidas punitivas contra las importaciones ucranianas y el presidente Vladímir Putin ha indicado claramente que Moscú tomaría serias represalias contra la economía de su vecino eslavo si Kiev firmaba el tratado de integración con la Unión Europea. Ucrania, que atraviesa una grave situación financiera y necesita de nuevos préstamos para pagar los antiguos, depende de los suministros del gas ruso, que obtiene a precios más caros que sus vecinos debido a los gravosos contratos firmados en 2009 bajo los auspicios de la primera ministra de entonces, Yulia Timoshenko. La industria de construcción de maquinaria, aeronáutica y militar ucranianas está también muy integrada con la industria rusa como consecuencia de los vínculos que se remontan a la época soviética.

Las represalias rusas supondrían la pérdida de decenas de miles de puestos de trabajo. El Tratado de Asociación con Europa y la zona de libre comercio que lleva aparejada implicaría varios años de sacrificios para Ucrania, ya que éste país procedería a un desarme arancelario unilateral que no sería inmediatamente compensado por Bruselas.

Yanukóvich no ha podido hasta ahora convencer a Gazprom de que le rebajen el precio del gas. Es más, Serguéi Kupriánov, el portavoz oficial de Gazprom, manifestó al servicio de la BBC en ruso que el gigante exportador de gas ruso no mantiene conversaciones con Ucrania para revisar esos precios. El domingo el primer ministro de Ucrania Nikolái Azarov había dicho al canal de televisión ICTV que Moscú había prometido revisar el precio del gas ahora que Kiev había renunciado a firmar el tratado de asociación. Kuprianov se negó a comentar las declaraciones de Azarov.

Analistas políticos en Kiev advierten sobre el peligro de provocaciones que podrían proceder de distintos frentes y que podrían dar al traste con la tradición pacífica de las protestas ucranianas. En el escenario ucraniano hay hoy más fuerzas políticas interesadas en la provocación, qu en 2004, señalan. En Kiev, el periodista Gueorgui Tijii interpretaba como una inquietante señal la desaparición de los adoquines de las aceras de las inmediaciones del consejo de ministros.

Entre las consignas exhibidas por los manifestantes está “Libertad para Julia”, “Ucrania en la Unión Europea”, “Vergüenza” y “Dimisión del gobierno de (Nikolai) Azárov”. La manifestación a favor de Europa ha recibido el nombre de “euromaidan”, pero a diferencia del “maidan” de 2004, cuando la Ucrania del Este y la del Oeste mostraron su profunda división, esta vez los distintos territorios ucranianos quieren ir hacia Europa, aunque discrepan sobre en el ritmo de integración, señaló desde Kiev el politólogo Andréi Okara, director del Centro de Investigaciones de Europa Oriental, que participaba en una mesa redonda en la agencia Rosbalt.

Por su parte el politólogo y economista ruso, Mijaíl Deliaguin pronosticó que Ucrania volverá a la táctica de intentar de sacar lo mejor del Este y del Oeste de acuerdo con el refrán ruso "un ternero manso mama de dos vacas" y que Yanukóvich intentará retrasar al máximo el ingreso en la Unión Aduanera, que integra hoy a Rusia, Bielorrusia y Kazajistán.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/25/actualidad/1385372283_922984.html
 
Que alguien les muestre como está esa "futura civilización" a los ucranianos... todos desempleados y llenos de deuda... Es un suicidio entrar a la UE... van a terminar como España...

coincido con vos tano, en lo que decis..... el tema pasa que ucrania estuvo todo el siglo XX bajo la orbita rusa, debido a ello, sufrieron y mucho..... es decir desempleados y con deudas, estarian mejor que los mejores años que estuvieron con los rusos
 

Sebastian

Colaborador
La pieza más codiciada del Este

Bruselas y Moscú se disputan el gran mercado ucranio y su posición estratégica como principal país de tránsito de gas y petróleo de Rusia a Europa

Pilar Bonet Moscú 25 NOV 2013 - 20:04 CET5


Fuente: East European Gas Analysis y elaboración propia. / EL PAÍS

Situada en el corazón de Europa, Ucrania es hoy una pieza codiciada por Bruselas y por Moscú. Para empezar, sus 45 millones de habitantes, entre los que abundan los especialistas altamente cualificados, y su superficie de más de 603.000 kilómetros cuadrados son dos argumentos de peso en una pugna donde los factores económicos (gran mercado y principal país de tránsito de gas y petróleo de Rusia a Europa, entre otros) se mezclan con los razonamientos políticos y geopolíticos, culturales y psicológicos de los diferentes actores, en dosis no siempre fáciles de analizar.

Pero la nueva guerra fría postsoviética que se libra ahora en el continente encierra una paradoja, porque Ucrania puede no ser un premio, sino un castigo para el vencedor. Lastrada por una enorme corrupción, ese país de gente tan trabajadora como poco afortunada con su clase política, lleva consigo una pesada maleta de problemas que complican sus relaciones ya sea con la Unión Europea, que le ofrece un tratado de Asociación, ya sea con Moscú que la invita a incorporarse a su proyecto “euroasiático” mediante la Unión Aduanera.

En Ucrania no están aún bien consolidadas ni la identidad ciudadana ni las instituciones estatales que son utilizadas en provecho de quienes las representan. La élite política no actúa con sentido de Estado sino a partir de sus intereses de clanes y de los beneficios coyunturales para ellos.

El Tratado de Asociación con la UE y la zona de libre comercio profundizada que lleva aparejado iban a suponer “un periodo muy duro de dos o tres años” para los ucranios, según calculaba Pavlo Gaidutski, del Instituto de Evaluaciones Estratégicas de Kiev. El economista creía no obstante que Kiev debía firmar el Tratado por ser éste una “opción civilizadora” y “modernizadora”. La cuestión planteada tanto ante Bruselas como ante el presidente Víctor Yanukóvich es “¿A qué precio?”.

A la hora de la verdad ha resultado que Bruselas no está dispuesta a pagar el precio que Yanukóvich necesita para compensar la pérdida de los mercados rusos con la que el presidente Vladímir Putin le ha amenazado. En otras palabras, Bruselas no quiere pagar el precio que el presidente ucranio necesita para ser reelegido en 2015, a saber préstamos de miles de millones de dólares sin contrapartidas penosas para la población y apertura de los mercados europeos para los productos ucranios. Evocando en cierto modo lo que sucedió en Alemania del Este al ser engullida por la República Federal de Alemania, los empresarios de la UE quieren hoy sobre todo los mercados ucranios para sus productos y no fortalecer a los competidores en Ucrania.

Un dirigente de Airbus que se reunió con el jefe de Gobierno ucranio Nikolái Azárov le habría dicho que el avión ucranio An-70 era mejor que el Airbus, pero que él iba a hacer todo lo posible para que Ucrania no pudiera venderlo, según contaba, citando a Azárov, el analista Aleksandr Alesin en el semanario Belorusi y Rinok.

Para los países más orientales de la UE, como Polonia o el Báltico, tener a Ucrania en el club es una forma de conjurar desde su punto de vista el peligro que todavía creen percibir en Rusia, porque una asociación integradora de Moscú se queda coja sin Ucrania. A la larga, una Ucrania que desarrolle instituciones democráticas y garantice la independencia de los jueces podría influir en Rusia y contribuir a la modernización de este país que ahora contrapone cada vez con más ahínco su propio proyecto cultural y político a los proyectos occidentales, aún cuando acepta y goza de la tecnología y de los aspectos mercantiles y económicos de occidente.

La experiencia acumulada en Ucrania ha producido una gran desconfianza hacia sus líderes. La desconfianza se nota en Moscú, que para darle algo a Yanukóvich exige compromisos en firme con el proyecto ruso. Al final, puede que la desconfianza de unos y de otros acabe obligando a los ucranios a plantearse más seriamente cuáles son sus verdaderos intereses como país y cuál es la clase política que necesitan para defenderlos.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/25/actualidad/1385406262_590247.html
 

Sebastian

Colaborador
Una marea proeuropea desborda Ucrania

El Gobierno retrocede ante las protestas ciudadanas y deja abierta la vía al pacto con la UE
Los choques entre los manifestantes y la policía se multiplican en Kiev

PILAR BONET / GUEORGUI TIJII Moscú / Kiev 25 NOV 2013 - 21:46 CET65

Duros y continuos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes culminaban la noche de este lunes en el centro de Kiev la jornada de protesta contra la decisión de congelar el acuerdo de asociación con la Unión Europea adoptada el viernes por el Consejo de Ministros de Ucrania. Los incidentes se desencadenaron cuando los manifestantes asaltaron un microbús en el que creyeron detectar a un grupo de individuos con equipos de escuchas telefónicas.

En los enfrentamientos, según la agencia de prensa Unian, participaron no solo manifestantes, sino también diputados de la Rada Estatal (el Parlamento ucranio) como Arseni Yatseniuk, el jefe del grupo parlamentario de la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko, y también Yuri Lutsenko, que fue ministro del Interior en el gabinete de esta y que, a diferencia de Timoshenko, fue puesto en libertad.

Desde la clínica de Jarkov donde se halla internada, Timoshenko se declaró en huelga de hambre indefinida y exigió al presidente Víctor Yanukóvich que firmara el tratado de asociación y el acuerdo de libre comercio con la UE.

Pese a la decisión del Gobierno de Ucrania, la UE hizo saber oficialmente este lunes mediante un comunicado conjunto del presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión, José Manuel Durão Barroso, que el acuerdo de asociación está "todavía sobre la mesa" y que "exige" una "voluntad política" y "acciones decididas" por parte de los dirigentes ucranianos.

La exprimera ministra Timoshenko se ha declarado en huelga de hambre para reclamar la firma del acuerdo​

En un intento de justificar su posición, el presidente Yanukóvich transmitió un mensaje a sus conciudadanos que fue difundido por su servicio de prensa junto con la promesa de una próxima entrevista televisiva para explicarse con más detalle y para "responder a todas las preguntas". Yanukóvich va a acudir a la cumbre de Vilna, según hizo saber el Ministerio de Exteriores de Ucrania.

El presidente, al que la calle ha dejado de creer, insiste en mantener vivas las esperanzas de los partidarios de la integración en Europa, que son el sector predominante en el país, según las encuestas. "Quiero subrayar que no hay alternativa a la construcción de una sociedad de estándares europeos en Ucrania", dijo en su mensaje el jefe del Estado ucraniano. "Mi política en este camino siempre fue y seguirá siendo consecuente. Las reformas que realizamos son la confirmación de que vamos por el camino europeo", dijo. "Nadie nos robará el sueño de una Ucrania donde haya igualdad de oportunidades, de una Ucrania europea. Igualmente nadie nos apartará del camino recorrido que conduce a este sueño", afirmó, para subrayar que lo más difícil en este camino son los "problemas económicos".

La calle sin embargo tenía su propia dinámica al margen de las declaraciones de los políticos. Los manifestantes empleaban porras y barras metálicas, según el corresponsal de la agencia Unian, y la policía empleó bombas de humo y gas lacrimógeno. Efectivos de los Berkut, las fuerzas especiales antidisturbios, reforzaban posiciones en el centro de Kiev y tomaban posiciones para la custodia de edificios oficiales, como el Ministerio de Exteriores, algo alejado del centro de las protestas.

Un país en cifras
» Población: 45,59 millones de habitantes en 2012.
» PIB: 176.300 millones de dólares.
» Crecimiento del PIB: 0.3% en 2012
» Esperanza de vida: 71 años.
» Tasa de paro: 8%
» Salario medio: 289 euros.
» Moneda: grivna (0,09 euros)
» Comercio: Su principal socio es Rusia, según datos de 2011, tanto para sus exportaciones (materiales férreos, combustibles y minerales) como para las importaciones (petróleo y otros combustibles minerales). El segundo proveedor más importante de Ucrania es Alemania, y después, China.
» Tasa de pobreza: 24,3%, según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El mensaje de Timoshenko fue leído en el Euromaidan (nombre que se le ha dado a la acción en la que se asocian las palabras Europa y maidan, plaza), que sirvió para designar las manifestaciones de la Revolución Naranja en noviembre de 2004. Timoshenko dijo estar feliz porque "centenares de miles de ucranios salieron al Euromaidan en Ucrania y en todo el mundo" para "no permitir a la mafia en el poder que mate nuestra elección europea, que destroce nuestra vida". La ex primera ministra dijo estar orgullosa de pertenecer a un pueblo que pudo "sobrevivir a la hambruna y las torturas soviéticas", que "pudo levantarse y conquistar su libertad durante la Revolución Naranja" y que "encontró fuerzas en sí mismo para levantarse hoy" en todos los "maidanes europeos para vencer de nuevo".

Una parte de los que acuden a manifestarse lo hacen de forma espontánea, ya que la actitud favorable a la integración europea no se limita solo a la oposición, sino que ha sido también la política del partido de las Regiones y del Gobierno del primer ministro, Nikolái Azárov, hasta que este ha dado marcha atrás a última hora por temor a las consecuencias que la firma del tratado de asociación pueda tener para las importantes relaciones económicas con Rusia.

Durante varios meses Rusia ha tomado medidas punitivas contra las importaciones ucranias y el presidente Vladímir Putin ha indicado claramente que Moscú tomaría serias represalias contra la economía de su vecino eslavo si Kiev firmaba el tratado de integración con la Unión Europea. Ucrania, que atraviesa una grave situación financiera y necesita de nuevos préstamos para pagar los antiguos, depende de los suministros del gas ruso, que obtiene a precios más caros que sus vecinos debido a los gravosos contratos firmados en 2009 bajo los auspicios de la entonces primera ministra Yulia Timoshenko.
 

Sebastian

Colaborador
Eurodiputados advierten a Kiev de que habrá consecuencias si usa fuerza

26/11/2013, 17:55 EFE
Eurodiputados de la comisión de Exteriores del Parlamento Europeo advirtieron hoy al Gobierno de Ucrania de que habrá "serias consecuencias" si emplea la fuerza contra las manifestaciones que protestan por su decisión de no firmar el Acuerdo de Asociación negociado con la Unión Europea.

El presidente de dicha comisión, Elmar Brok, y el responsable para la política con la Asociación Oriental, Jacek Saryusz-Wolski, expresaron en un comunicado su apoyo a las protestas.

"Estos manifestantes pacíficos están expresando su clara oposición a la decisión de no firmar el Acuerdo de Asociación UE-Ucrania, una decisión que les priva de su futuro europeo", señalaron los parlamentarios.

Ambos advirtieron a las autoridades ucranianas para que "eviten usar la fuerza", o se enfrentarán a "serias consecuencias".

La oposición ucraniana continúa hoy por tercer día consecutivo la concentración indefinida que comenzó el pasado domingo en la plaza de Europa de Kiev en protesta contra la decisión del Gobierno de renunciar al acuerdo con la UE e impulsar a cambio un acercamiento del país a Rusia.

En la noche del lunes, efectivos antidisturbios emplearon gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes que atacó un microbús de los servicios de seguridad.

Además, la ex primera ministra Yulia Timoshenko, que cumple una condena de siete años de cárcel por abuso de poder, se declaró el lunes en huelga de hambre "en protesta contra el cínico comportamiento del Gobierno y para exigir la firma del acuerdo con la UE".

La portavoz europea de Exteriores, Maja Kocijancic, se limitó hoy a señalar que Bruselas "toma nota con preocupación" de la huelga de hambre y subrayó que la puerta sigue abierta para que Ucrania dé un paso adelante en su acercamiento a Europa.
http://rusiahoy.com/noticias/2013/1...que_habra_consecuencias_si_usa_fue_34801.html
 

Sebastian

Colaborador
Oposición ucraniana demanda liberación de Timoshenko y asociación con la UE

26/11/2013, 17:54 EFE
La oposición ucraniana demandó hoy la liberación de la encarcelada ex primera ministra Yulia Timoshenko, que se declaró anoche en huelga de hambre, y la firma de un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea (UE).

Batkívschina, partido encabezado desde la cárcel por Timoshenko, exige a las autoridades en un comunicado que "pongan fin al abuso y al completo aislamiento de Timoshenko, y la pongan en libertad".

Además, llama al presidente, Víctor Yanukóvich, "a cumplir con la exigencia" de su "líder y de millones de ucranianos y firmar el Acuerdo de Asociación de la UE".

Timoshenko, que cumple una condena de siete años de cárcel por abuso de poder, se declaró ayer en huelga de hambre "en protesta contra el cínico comportamiento del Gobierno y para exigir la firma del Acuerdo de Asociación con la UE en Vilna" durante la cumbre de la Asociación Oriental.

"Nosotros sabemos bien cuán valiente es Timoshenko y qué está dispuesta a hacer por el futuro de Ucrania. Pero también somos conscientes de que su organismo está debilitado por la larga enfermedad y el pseudotratamiento recomendado por el sistema sanitario", dijo.

La nota añade: "Ahora hablamos de una amenaza real a la vida de Yulia Timoshenko".

La oposición continúa hoy por tercer día consecutivo el mitin indefinido que comenzó este domingo en la plaza Europa de Kiev en protesta por la decisión del Gobierno de renunciar a la firma de la asociación con los Veintiocho.

Anoche, efectivos antidisturbios emplearon gases lacrimógenos contra un grupo de manifestantes que atacó un microbús de los servicios de seguridad.

La acción fue reivindicada por el líder del partido nacionalista Sovoboda (Libertad), Oleg Tiagnibok, quien denunció que desde ese vehículo, que se hallaba aparcado junto a la plaza de Europa, se realizaban escuchas ilegales.

La líder opositora alentó anoche a los manifestantes a que no cejen en sus protestas y "a borrar de la faz de la tierra a Yanukóvich" si no firma el acuerdo con la UE en la cumbre que se inaugurará este jueves en Vilna.

El ministro de Asuntos Exteriores, Leonid Kozhar, declaró la víspera que Yanukóvich tiene previsto acudir a la reunión que acogerá la capital lituana, pese a que no firmará en esa cita el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea.
http://rusiahoy.com/noticias/2013/1...cion_de_timoshenko_y_asociacion_co_34799.html
 

Sebastian

Colaborador
La UE mantiene su oferta a Kiev, pero no quiere un diálogo a tres con Moscú

26/11/2013, 17:51 EFE
La Unión Europea (UE) mantiene abierta la opción de firmar un acuerdo de asociación y libre comercio con Ucrania, pero rechaza la idea de Kiev de poner en marcha un diálogo a tres bandas con Rusia para discutir la cuestión, señaló hoy una fuente comunitaria.

"No lo veo como algo constructivo", dijo la fuente en un encuentro con periodistas, al ser preguntada por la propuesta ucraniana de iniciar nuevas negociaciones a tres bandas entre Kiev, Moscú y Bruselas para garantizar que el posible acercamiento de Ucrania a Europa no desemboca en represalias económicas rusas.

La UE sí está dispuesta a hablar con Rusia de forma individual para aclarar sus posibles dudas sobre el acuerdo comercial negociado con Ucrania, subrayó.

La firma del pacto se esperaba para esta semana en Vilna, pero finalmente el Gobierno de Víctor Yanukóvich ha decidido no llevarla a cabo por motivos económicos.

La UE ha denunciado abiertamente las presiones de Rusia para que Kiev no selle el compromiso con los Veintiocho.

Según varias fuentes, Moscú ha disminuido sus intercambios comerciales con Ucrania en los últimos meses a modo de aviso, y complicado aún más la difícil situación económica del país.

La UE se ha comprometido a apoyar una eventual ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI) a Ucrania, actualmente en negociación, pero no tiene intención de reabrir los apartados económicos del acuerdo, señaló hoy la misma fuente citada anteriormente.

Bruselas considera que el pacto de asociación y libre comercio ofrecido a Kiev es el más ambicioso ofertado nunca a un no-miembro de la Unión y que ahora corresponde a Yanukóvich decidir si lo acepta.

La firma era el principal resultado previsto en la cumbre de la Asociación Oriental que la UE celebrará el jueves y el viernes en Vilna con seis de sus vecinos del Este de Europa: Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania.

Pese al "no" ucraniano, Yanukóvich estará presente en Vilna, donde la UE tendrá a los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y del Consejo, Herman Van Rompuy, así como a la mayor parte de los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho.

Europa espera cerrar oficialmente acuerdos de Asociación con Moldavia y Georgia, que serían firmados de manera formal en los próximos meses, y un pacto para facilitar visados a los ciudadanos de Azerbaiyán.

La cumbre será la tercera de este tipo desde que la UE inició en 2009 su estrategia para estrechar lazos con las repúblicas exsoviéticas a las que no ofrecía por el momento perspectivas de adhesión.

Entre 2010 y 2013, la UE ha destinado 2.500 millones de euros a desarrollar la democracia y la economía de estos países, que sin embargo en varios casos han optado por acercarse a Rusia.

Moscú siempre ha visto con recelo los movimientos europeos en una zona que considera su área natural de influencia y ha tratado de impulsar la entrada de varios países del área en su Unión Aduanera (UA), en la que ya participa Bielorrusia.

Ucrania, mientras, es la pieza más codiciada por su tamaño y por sus importantes recursos naturales y situación estratégica.

Según datos publicados hoy por Eurostat, los intercambios comerciales con el país suponen la mitad del comercio entre la UE y los seis países de la Asociación Oriental.

En conjunto, la relación comercial entre la UE y la zona ha crecido significativamente en la última década pese al importante parón de la crisis.

Entre 2002 y 2012, las exportaciones europeas crecieron de 11.900 millones a 39.500 millones, mientras que las importaciones pasaron de 10.400 millones a un máximo de 36.700 millones registrados en 2011.

Durante todo el periodo la UE mantuvo siempre un saldo positivo en la balanza comercial, con la excepción de 2011.

En 2012, las ventas europeas supusieron 4.100 millones más que las compras a los seis países del área.
http://rusiahoy.com/noticias/2013/1...ro_no_quiere_un_dialogo_a_tres_con_34795.html
 

Sebastian

Colaborador
“Europa”, grito de guerra en Kiev

Los ucranios se manifiestan a favor de la UE con la esperanza de lograr una vida mejor

Yanúkovich acusa a la Unión de tacañería y dice que firmará el acuerdo de asociación cuando las condiciones económicas sean "normales"

Pilar Bonet Kiev 27 NOV 2013 - 00:01 CET61


REUTERS/LIVE

El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, disipó el martes por la noche las ambigüedades sobre su actitud ante el acuerdo de Asociación con la Unión Europea y manifestó que firmará este documento cuando se llegue a “condiciones económicas normales” con las que su país se sienta cómodo. En una entrevista con varios canales de televisión nacionales, que se emitirá íntegramente el miércoles, el líder expresó su deseo de que la firma del documento se produzca “cuanto antes”. Yanukóvich asistirá a la cumbre de Vilnius el jueves y viernes de esta semana para tratar de conseguir que los líderes europeos acepten una comisión trilateral formada por Rusia, la Unión Europea y Ucrania, según dijo antes el jefe del Gobierno, Nikolái Azárov.

El dinero ha enfriado la posición de Kiev ante Bruselas, según indicó el presidente. Este calificó de “humillante” la propuesta de la UE de prestar ayuda financiera a Ucrania por un monto de 610 millones de euros, condicionados además a la firma de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. “Tres años seguidos nos han estado enseñando este caramelo en un bonito envoltorio y nos han dicho que lo recibiremos cuando firmemos un acuerdo con el FMI. No quiero ser grosero, pero no hay que humillarnos de ese modo. Somos un país serio, europeo”, señaló Yanukóvich.

Está por ver aún como reaccionarán los ciudadanos que desde el pasado fin de semana participan en los mítines en Kiev y en otras ciudades de Ucrania para convencer a su presidente de que firmara el tratado esta semana. A instancias de Yulia Timoshenko, la ex primera ministra encarcelada en Járkov, los manifestantes que participaban en dos mítines distintos en el centro de Kiev se unieron anoche en un solo acto conjunto para subrayar su voluntad de unidad. Timoshenko, que está en huelga de hambre desde el lunes, pidió a los partidos políticos de la oposición que renunciaran “inmediatamente “ a los símbolos y banderas que habían exhibido hasta el martes.

“Europa” era la palabra mágica que en Kiev unía a los manifestantes en lo que se ha venido en llamar el euromaidán, palabra compuesta por Europa y maidán (plaza). Hasta el llamamiento de Timoshenko, los ciudadanos fluctuaban entre dos concentraciones distintas a poca distancia entre sí. Una se celebraba en la plaza de Europa y a ella asistían los representantes de los partidos con sus símbolos.

La otra, en la plaza de la Independencia, reunía a jóvenes y activistas de la sociedad civil. En los dos escenarios se pedía la dimisión del gobierno de Nikolái Azárov y la firma del acuerdo que se ha convertido en una esperanza de vida mejor. Al final, triunfó la plaza de la Independencia, escenario de las protestas del otoño de 2004, pero en vez de la bandera Naranja que era el símbolo de la Revolución entonces, hoy domina la bandera ucraniana amarilla y azul. Por menos de un euro, los vendedores callejeros ofrecen un híbrido de la bandera nacional con la bandera Europea superpuesta.

Las ideas sobre Europa expresadas por algunos interlocutores de esta corresponsal en la calle resultaban algo chocantes. “Me gusta Svoboda porque es un partido nacionalista que está contra de los compromisos y contra la tolerancia”, dice Yekaterina, una funcionaria de Kiev, refiriéndose a la formación que dirige Oleg Tiagnibok. Cayendo en la cuenta de la contradicción entre “estar contra la tolerancia” y “estar a favor de Europa”, Yekaterina salía por la tangente y puntualizaba: “Svoboda por lo menos no irá en contra del pueblo ucraniano”.

Este partido, que se formó en el occidente del país, tiene 37 diputados (de un total de 450) en el parlamento nacional, la Rada Suprema, donde ingresó por primera vez en 2012. Junto con “Patria”, el partido de Yulia Timoshenko, y “UDAR”, el partido del campeón de boxeo Vítali Klichkó, Svoboda una de las tres formaciones políticas que constituyen la oposición a Regiones, el partido del gobierno.

“A nosotros no nos va la homosexualidad y la propaganda de las relaciones homosexuales. Estamos por los valores familiares y por el pueblo ucraniano”, decía Anatoli, en cuyo concepto de Europa no había sitio para Rusia. En Kiev las universidades se han declarado en huelga y a la ciudad han llegado los estudiantes de provincias. Dmitro y Bogdán llegaron en coche por la mañana desde Lviv y aseguraban que la policía intentó impedir que entraran en la ciudad. Afirmaron que tenían 18 años y que estudian en un instituto politécnico.

Asociaban a Europa con la libertad, trabajo y capacidad de decidir por sí mismos sobre su futuro. “Europa”, decían, “es viajar libremente y estudiar gratis”. Si Yanukóvich no firma la integración europea habrá una revolución”, afirmaba Dmitro. “Si no firma, todos vendrán a la plaza a enseñarles lo que es el pueblo a nuestros pseudo diputados”. Si tuvieran que votar, ellos también lo harían por “Svoboda” o por “UDAR”. “A Svoboda van gente que piensa en el pueblo y no gente que piensa en sus negocios y Klichkó ha visto el mundo y sabe lo que le conviene a Ucrania, en cambio el partido Regiones de Yanukóvich es una banda mafiosa”, opinaban.

En Varsovia, el primer ministro polaco Donald Tusk dijo que Bruselas no tiene intención de “comprar” la integración europea de Kiev al Kremlin. La UE no va a regatear con la Federación Rusa sobre quién da más a Ucrania para que elija una u otra vía de integración.”Si los líderes ucranianos pensaban que iban a organizar una subasta a ver quién da más, pueden sentirse decepcionados, porque Europa es una inversión estratégica a largo plazo.

Por eso no excluyo que algunas propuestas por parte de Vladimir Putin y de parte de Rusia pueden ser muy interesantes para Rusia a corto plazo”, manifestó Tusk, que insistió en que son los ucranianos quienes deben decidir. Tusk reconoció que Rusia tiene más instrumentos para influir en Ucrania que Europa. “Ucrania depende del gas ruso y no de Europa”, dijo.

En Italia, el presidente ruso Vladímir Putin manifestó en una rueda de prensa que Ucrania debe a Rusia más de 30.000 millones de dólares, lo que incluye créditos para el pago de los suministros del gas. El presidente ruso confirmó que los dos países no han tratado sobre la revisión de los contratos del gas. Ucrania paga el gas ruso a un precio superior al de sus vecinos, pese al descuento que Yanukóvich obtuvo en 2010 a cambio de prolongar el arriendo de las bases de Crimea a la flota rusa del Mar Negro.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/26/actualidad/1385495034_659515.html
 

Sebastian

Colaborador
El presidente Yanukóvich pone precio a rescatar a Ucrania de Rusia

El tratado de asociación costaría 160.000 millones de euros a la UE como "plan de estabilización"


Pilar Bonet Kiev 27 NOV 2013 - 23:45 CET1


El presidente ucranio, Viktor Yanukóvich, durante un encuentro con periodistas el martes en Kiev. / REUTERS

El presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, vino a reconocer que su país es rehén de la factura del gas ruso y puso precio a la firma del acuerdo de asociación con la Unión Europea. Ucrania necesita unos 160.000 millones de euros hasta 2017 para adaptar su economía y hacer frente al periodo transitorio, dijo Yanukóvich, según el cual Bruselas se ha limitado a ofrecer 610 millones de euros en ayuda técnica condicionada además a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. El líder admitió haber fracasado en su búsqueda de un acuerdo con el FMI y calificó los acuerdos que rigen las compras de gas a Rusia como una “bomba” que mina los recursos de Ucrania.

El 21 de noviembre el Gobierno ucranio congeló el acuerdo de asociación que su presidente debería haber firmado en la cumbre prevista este jueves y viernes en Vilna. Yanukóvich, no obstante, acude a la capital lituana con el ánimo de convencer a los dirigentes europeos de la necesidad de formar una comisión trilateral (ruso-ucraniana-europea) que examine los problemas planteados por la pérdida de los mercados rusos.

Desde el pasado verano, el Kremlin castiga con duras restricciones a los sectores de la economía ucraniana más dependientes de Rusia. “Putin hizo saber que tenía la intención de poner de rodillas a Ucrania, destruir políticamente a Yanukóvich y apoyar a un candidato pro ruso en las elecciones presidenciales de 2015”, dijeron altas fuentes políticas en Kiev para explicar por qué frenaron el ritmo pro europeo, al verse confrontados con “la perspectiva de la bancarrota en el plazo de dos meses”.

“Putin hizo saber que tenía la intención de destruir políticamente a Yanukovich y apoyar a un candidato pro ruso en las presidenciales de 2015”, dicen fuentes políticas en Kiev

Yanukóvich dijo “aplaudir” a los compatriotas que han salido a la plaza a manifestarse por la firma del acuerdo de asociación con la UE e insistió en que Ucrania va del Este al Oeste “como el sol”, pero que este no es el momento de grandes autopistas transcontinentales, sino de buenos caminos locales. La firma del acuerdo sería posible incluso en Vilna, si la UE tuviera un plan para crear un “fondo de estabilización” que permita a Kiev afrontar los momentos críticos con un mínimo de 20.000 millones cada año.

Al hablar del tratado de asociación, los ucranios utilizan a menudo razonamientos y comparaciones equívocas con los procesos que llevaron a sus vecinos del Este de Europa a convertirse en miembros de pleno derecho de la UE y en los medios de comunicación figuran hoy dos ejemplos, Polonia, que luchó encarnizadamente por cada céntimo y prospera, o Letonia, que no lo hizo y se encuentra en la pobreza. El mensaje subyacente es que Kiev ha corregido el rumbo para imitar a Varsovia y no a Riga.

A resultas de los contratos firmados por la ex primera ministra Yulia Timoshenko, Ucrania paga 510 dólares por mil metros cúbicos de gas ruso, más que Austria (395 dólares) y Holanda (379 dólares), aunque, a tenor del precio de mercado, debería pagar 300 dólares, dijo Yanukóvich, quien reconoció no haber podido resolver el problema en dos conversaciones a puerta cerrada mantenidas en el plazo de dos semanas con Vladímir Putin.

El presidente ignoró una pregunta sobre el descuento de 100 dólares por mil metros cúbicos que consiguió en 2010 a cambio de prolongar por 25 años (de 2017 a 2042) la presencia de la Flota del Mar Negro rusa en la península de Crimea. Según el analista energético ruso Mijaíl Krutijin, la vinculación de los precios del gas a un acuerdo geopolítico hace imposible plantear el litigio ante el tribunal de arbitraje de Estocolmo, que sería el responsable en este caso.

Yanukóvich dijo “aplaudir” a los compatriotas que han salido a la plaza a manifestarse por la firma del acuerdo con la UE​

El presidente ucranio expresó también su preocupación por los gasoductos que Rusia y los países de la Unión Europea, construyen para evitar el tránsito por Ucrania (la Corriente del Norte por el Báltico y la Corriente del Sur, que deberá ir por el fondo del mar Negro). Los gasoductos ucranianos, que en el pasado transportaban 120.000 millones de metros cúbicos de gas, llevan hoy 70.000 millones y su rentabilidad estará en cuestión si esta cifra se rebaja a 60.000 millones, dijo Yanukóvich que amenazó con salir del tercer paquete energético de la Unión Europea (que impone la división entre productores de gas y distribuidores con el fin de asegurar la competencia).

Formalmente, Bruselas insiste en un debate bilateral con Ucrania y se niega a sentar a los rusos a la mesa. Internamente, los miembros de la UE muestran distintos grados de comprensión ante los problemas que se plantean a Kiev por las amenazas rusas. Los países del Este de Europa, como Polonia o los Bálticos, se han empleado a fondo para lograr que Ucrania firmara el tratado de Asociación en la cumbre de Vilnius.

El ex primer ministro polaco Alexandr Kvasnevsky ha viajado 27 veces por lo menos a Kiev para lograrlo y el comisario Stepan Füle, responsable de la política de Asociación Oriental de la UE, convirtió el tema en un asunto personal, señalan medios familiares con las negociaciones. El presidente manifestó que Füle tuvo una “reacción emocional” cuando le planteó la necesidad de un debate triangular y dijo “que no quería tener nada que ver con las relaciones con Rusia. “Eso no puede ser, porque todo está demasiado entretejido”, sentenció Yanukóvich.

Una mayor generosidad financiera por parte de Bruselas tal vez hubiera conseguido que Yanukóvich firmara el acuerdo de asociación en Vilna, pero a ello se oponían varios factores tales como el deseo de pagar lo menos posible, el temor a lanzar decenas de miles de euros a un pozo sin fondo y de financiar el enquistamiento en el poder de la clase dirigente ucraniana con los impuestos de los contribuyentes europeos. Fuentes políticas en Kiev afirman que la administración norteamericana hizo una gestión ante los dirigentes de Ucrania tras anunciarse la congelación de la firma y hay indicios de que esta gestión, si es que llegó a hacerse, fue en respuesta a las inquietudes de algunos países europeos aliados de Washington, que querían a toda costa incorporar a Kiev al proyecto común de inmediato.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/27/actualidad/1385589887_323189.html
 
hay una utopía de que estar en la unión es mejorar la calidad de vida cuando es otro el camino a tomar, un ejemplo es Inglaterra o Suiza
 

Sebastian

Colaborador
La UE lucha por reconquistar a Ucrania en la cumbre de Vilna

La cita se convierte en un campo de batalla diplomático para rebajar la influencia de Rusia sobre las antiguas repúblicas soviéticas

Andrea Rizzi Vilna 28 NOV 2013 - 11:27 CET16



La Unión Europea luchará este jueves y viernes en la cumbre de Vilna para recuperar el terreno perdido ante Rusia en la pugna por atraer a Ucrania en su órbita. La cumbre de Asociación Oriental entre la UE y seis países del antiguo perímetro soviético convocada en la capital lituana ha adquirido tintes de drama geopolítico después de que, la semana pasada, el presidente ucranio, Víctor Yanukovich, anunciara repentinamente su decisión de congelar la negociación para la firma del acuerdo de asociación con la UE, que estaba prevista para el encuentro lituano, y que habría vigorosamente anclado Kiev al Oeste.

Rusia ha aplicado una creciente presión sobre los países que pretende retener en su órbita en forma de trabas al comercio, endureciendo su posición en materia de suministros energético o haciendo valer su condición de socio en el sector armamentístico/militar. Moldavia ha resistido a la presión, y se prevé que firmará, junto a Georgia, un preacuerdo de asociación que se convertirá en definitivo en 2014. Armenia, en cambio, sucumbió. Ucrania capituló en vísperas de la cumbre. Los acuerdos de asociación prevén integración económica en forma de libre comercio y un acercamiento político que sin embargo no promete la adhesión a la UE.

El presidente polaco no se anduvo con rodeos al calificar de “chantaje” las presiones del Kremlin​

El presidente polaco, Bronislaw Komorowski, no se anduvo con rodeos al calificar de “chantaje” las presiones del Kremlin. La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró en declaraciones en vísperas de la cumbre que la mano seguirá tendida hacia Ucrania pese al poco diplomático plantón a pocos metros del altar, e invitó a Rusia a superar las lógicas excluyentes de la guerra fría. Los dirigentes de la UE se expresaron de manera bastante contundente acerca del asunto; desde Italia, donde se halla de visita, Vladímir Putin les invitó a que rebajen el tono.

Los dirigentes ucranios parecen embarcados en un complicado contorsionismo político, entre el temor a las posibles represalias rusas, por un lado, y el malestar de los dirigentes europeos y de grandes cantidades de ciudadanos ucranios que se están manifestando estos días en contra de la congelación del acuerdo con la UE.

Rusia es el primer destino exportador de Ucrania, por encima de la UE. Las represalias comerciales contra sus productos podrían hacer mucho daño a Kiev, que además depende energéticamente de Moscú, con la que está profundamente endeudada.

Por el otro lado, la UE promete estimular un camino de desarrollo institucional y cívico pero, en tiempos de vacas flacas, el paquete de ayuda financiera sobre la mesa es muy exiguo.

Rusia es el primer destino exportador de Ucrania, por encima de la UE​

El primer ministro ucranio, Mykola Azarov, ha afirmado que las razones de la decisión de Kiev son “puramente económicas” y que no cuestionan la voluntad de Ucrania de acercarse a Europa. Pese a la "congelación" declarada por su presidente, Azarov ha llegado a decir ayer que el diálogo para la asociación no se ha parado nunca.

El presidente Yanukóvich adoptó sin embargo ayer un tono resentido, en el que insta a la UE a no inmiscuirse en la gestión del asunto Timoshenko, la exprimera ministra que se halla encarcelada. La UE considera que se trata de una condena con motivaciones políticas y reclama que se la deje salir del país.

En una muestra de la extrema volatilidad de la situación, la bronca con Europa no excluyó que, ayer, la italiana ENI y la francesa EDF se adjudicaran la exploración de un importante yacimiento en el Mar Negro. Un proyecto que se calcula conllevará inversiones por un valor de 4.000 millones de dólares.

Los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión europea, José Manuel Barroso, representarán a la UE en la cumbre. Se prevé la asistencia de jefes de Estado o de Gobierno de los Veintiocho y de los Seis del Este (Armenia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Georgia, Moldavia y Ucrania).

El programa de Asociación Oriental empezó en 2009. El objetivo es contribuir al desarrollo político y económico de esos países con la perspectiva de una paulatina convergencia económica y cooperación política. El programa prevé proyectos para la coordinación energética e infraestructural, la lucha a la corrupción, la adaptación a las leyes del mercado único y para el desarrollo de la sociedad civil. La adhesión a la UE no está contemplada.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/11/28/actualidad/1385626186_689134.html
 

Noticias del Sitio

Arriba