Noticias de la Fuerza Aérea Boliviana

Helibras recupera Super Puma de la Fuerza Aerea Boliviana​



 

La Fuerza Aérea de Bolivia recuperará la operatividad de sus seis helicópteros Super Puma - Noticias Infodefensa América


Para fortalecer la lucha contra el narcotráfico​


Entrega del primer AS332 C1e Super Puma, en 2014. Foto: Ministerio de Defensa de Bolivia

Entrega del primer AS332 C1e Super Puma, en 2014. Foto: Ministerio de Defensa de Bolivia

13/04/2021 | Caracas

Carlos E. Hernández

La Fuerza Aérea Boliviana planifica recuperar la total operatividad de sus seis helicópteros Airbus AS332 C1e Super Puma en los próximos meses, lo que permitirá “fortalecer la lucha contra el narcotráfico” en ese país andino. La información la suministró el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Jaime Mamani, en una entrevista al medio local.

“De los seis que existían, a la fecha solo tenemos dos helicópteros que son de suma importancia para la interdicción y operativos de traslado de efectivos hasta el lugar de los hechos. Para los próximos meses entrarán en operación los seis helicópteros, además de un mayor equipamiento para la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico y modernización de su armamento”, dijo Mamani.
Cabe señalar que el Viceministerio de Defensa Social y Sustancias Controladas es una dependencia del Ministerio de Gobierno.

El Super Puma en Bolivia

En septiembre de 2013, el Gobierno boliviano gestionó la compra de los seis Airbus Helicopters AS332 C1e Super Puma para la Fuerza Aérea, como informó Infodefensa.com.
Una vez formalizado el contrato, el primer aparato se recibió en mayo de 2014, mientras que el sexto arribó a Bolivia en junio de 2017.

Respecto a la inoperatividad de parte de la flota de Super Puma, esta fue revelada previamente por el anterior viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Jaime Zamora, en diciembre de 2019, lo cual también reseñó Infodefensa.com.


 

Bolivia busca caza - Noticias Infodefensa América


Aviones de combate en Latinoamérica​


Avión Hongdu K-8W Karakorum de la FAB. Foto: Agencia Boliviana de Información

Avión Hongdu K-8W Karakorum de la FAB. Foto: Agencia Boliviana de Información

29/05/2021 | Caracas

Carlos E. Hernández

La aviación de combate de Bolivia es de antigua data y protagonizó, junto a la de Paraguay, la primera batalla aérea que se registró en América Latina. El 9 de septiembre de 1932, Vickers Type 149 Vespa III bolivianos se enfrentaron a los Potez 25 paraguayos durante la Guerra del Chaco.

La Fuerza Aérea Boliviana incorporó sus primeras aeronaves a reacción en 1973, nueve cazas North American F-86F Sabre, donados por Venezuela, y los primeros de un importante lote de Canadair/Lockheed CT-33 Silver Star de entrenamiento avanzado/ataque ligero, variante canadiense del T-33 estadounidense, los cuales estuvieron en servicio hasta julio de 2017, como informó Infodefensa.com.
Tras la desincorporación de los CT-33, la aviación de combate quedó reducida a seis reactores de entrenamiento/ataque ligero Hongdu K-8W Karakorum, que arribaron en diciembre de 2011, aparte de una pequeña cantidad de entrenadores Pilatus PC-7 Turbo Trainer, con capacidad de combate limitada.

Necesidad de un caza

Como también reseñó Infodefensa.com, en agosto de 2016, el Ministerio de Defensa de Bolivia y la empresa francesa Thales Air Systems suscribieron un contrato para la ejecución del proyecto Sistema Integrado de Defensa y Control de Tránsito Aéreo (Sidacta), el cual se encuentra en su etapa final de implementación.

Para complementar el Sidacta, la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) está requiriendo de un avión de caza. En octubre de 2014, cuando se activó el Comando de Seguridad y Defensa del Espacio Aéreo, su primer comandante indicó que, por las dimensiones de territorio boliviano y tener frontera con cinco países, la FAB necesitaba “tres escuadrones de aviones caza para controlar el país y que sean interceptores de aeronaves ilícitas”, especificando que cada escuadrón debía estar conformado por una docena de aviones, declaración que fue avalada, al año siguiente, por el entonces ministro de Defensa quien dijo que se requerían, al menos, 20 aviones.

En ese proceso, la FAB ha recibido y considerado varias ofertas de aviones de combate, que incluyen: entrenador/ataque ligero Embraer EMB 314 Super Tucano; entrenador avanzado de combate tipo Lead-In Fighter Trainer (LIFT) Yakovlev Yak-130; entrenador avanzado/ataque ligero Fadea IA-63 Pampa III; KAI Golden Eagle en sus versiones T-50, entrenador avanzado, y FA-50, caza; LIFT supersónico Hongdu L-15 Falcon, y caza Chengdu JF-17 Thunder. Sin embargo, a la fecha aún no ha trascendido alguna decisión al respecto.


 

Bolivia busca caza - Noticias Infodefensa América


Aviones de combate en Latinoamérica​


Avión Hongdu K-8W Karakorum de la FAB. Foto: Agencia Boliviana de Información

Avión Hongdu K-8W Karakorum de la FAB. Foto: Agencia Boliviana de Información

29/05/2021 | Caracas

Carlos E. Hernández

La aviación de combate de Bolivia es de antigua data y protagonizó, junto a la de Paraguay, la primera batalla aérea que se registró en América Latina. El 9 de septiembre de 1932, Vickers Type 149 Vespa III bolivianos se enfrentaron a los Potez 25 paraguayos durante la Guerra del Chaco.

La Fuerza Aérea Boliviana incorporó sus primeras aeronaves a reacción en 1973, nueve cazas North American F-86F Sabre, donados por Venezuela, y los primeros de un importante lote de Canadair/Lockheed CT-33 Silver Star de entrenamiento avanzado/ataque ligero, variante canadiense del T-33 estadounidense, los cuales estuvieron en servicio hasta julio de 2017, como informó Infodefensa.com.
Tras la desincorporación de los CT-33, la aviación de combate quedó reducida a seis reactores de entrenamiento/ataque ligero Hongdu K-8W Karakorum, que arribaron en diciembre de 2011, aparte de una pequeña cantidad de entrenadores Pilatus PC-7 Turbo Trainer, con capacidad de combate limitada.

Necesidad de un caza

Como también reseñó Infodefensa.com, en agosto de 2016, el Ministerio de Defensa de Bolivia y la empresa francesa Thales Air Systems suscribieron un contrato para la ejecución del proyecto Sistema Integrado de Defensa y Control de Tránsito Aéreo (Sidacta), el cual se encuentra en su etapa final de implementación.

Para complementar el Sidacta, la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) está requiriendo de un avión de caza. En octubre de 2014, cuando se activó el Comando de Seguridad y Defensa del Espacio Aéreo, su primer comandante indicó que, por las dimensiones de territorio boliviano y tener frontera con cinco países, la FAB necesitaba “tres escuadrones de aviones caza para controlar el país y que sean interceptores de aeronaves ilícitas”, especificando que cada escuadrón debía estar conformado por una docena de aviones, declaración que fue avalada, al año siguiente, por el entonces ministro de Defensa quien dijo que se requerían, al menos, 20 aviones.

En ese proceso, la FAB ha recibido y considerado varias ofertas de aviones de combate, que incluyen: entrenador/ataque ligero Embraer EMB 314 Super Tucano; entrenador avanzado de combate tipo Lead-In Fighter Trainer (LIFT) Yakovlev Yak-130; entrenador avanzado/ataque ligero Fadea IA-63 Pampa III; KAI Golden Eagle en sus versiones T-50, entrenador avanzado, y FA-50, caza; LIFT supersónico Hongdu L-15 Falcon, y caza Chengdu JF-17 Thunder. Sin embargo, a la fecha aún no ha trascendido alguna decisión al respecto.



Primera pregunta:

Hay veto yankee?

Saludos
 
FTC-2000 - avión de entrenamiento derivado del MIG-21 - al que le colocaron un radar para combate aéreo

es como un KAI FA-50 pero derivado de un avión viejo

sería una excelente opción para Bolivia así como tambien para Uruguay

y probablemente con muy buena financiación

además es el entrenador elegido por la aviación naval y la fuerza aérea China - o por lo menos por el momento - habría que ver que pasa más adelante con el L15
 
FTC-2000 - avión de entrenamiento derivado del MIG-21 - al que le colocaron un radar para combate aéreo

es como un KAI FA-50 pero derivado de un avión viejo

sería una excelente opción para Bolivia así como tambien para Uruguay

y probablemente con muy buena financiación

además es el entrenador elegido por la aviación naval y la fuerza aérea China - o por lo menos por el momento - habría que ver que pasa más adelante con el L15

El JL-9 (o FTC-2000) esta un poco lejos de ser una buena opción para Bolivia, considerando lo pobre que es la vida de los motores (600hs) + la de la celula, es un desarrollo de un avión que tiene casi 60 años, es literalmente un mig-21 con modificaciones encima, lo único que puede tener de "pro" son los costos y que puede llevar la version china del Python 3.
 

Noticias del Sitio

Arriba