Noticias de la Armada Argentina (ARA)

  • Tema iniciado oficial_olfatin
  • Fecha de inicio

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

El Batallón de Infantería de Marina N° 3 realizó instrucción helitransportada y descenso con cuerdas​

Se llevó a cabo en el “Regimiento de Asalto Aéreo 601”. Personal de la Base Naval Zárate prestó apoyo.

MIÉRCOLES 21, JULIO 2021

Buenos Aires- El Batallón de Infantería de Marina N°3 (BIM3) “Almirante Eleazar Videla”, realizó adiestramiento en técnicas básicas helitransportadas y de descenso con cuerdas.
La actividad contó con el apoyo de personal de sanidad y transporte de la Base Naval Zárate, y se desarrolló en la Plaza de Aparatos y Torre Multipropósito del “Regimiento de Asalto Aéreo 601” del Ejército Argentino, con asiento en Campo de Mayo.
El objetivo del adiestramiento fue instruir al personal del BIM3, aprovechando la experiencia e instalaciones con que cuenta el Regimiento de Asalto Aéreo 601, en las siguientes técnicas: de embarco y desembarco de helicópteros y medidas de seguridad a bordo y al descender de la aeronave; armado de arnés de circunstancia; descensos con cuerdas desde helicóptero con arnés y desde helicóptero con empleo de cuerda fast rope; descenso por muro o pared con cuerda y arnés utilizando técnica de rápel.
Para realizar las actividades, se destacaron en grupos de treinta personas, los cuales, al arribar al lugar de instrucción fueron divididos en cinco pelotones de instrucción, a los efectos de mantener la dispersión del personal y cumplir las normas establecidas por protocolo ante COVID-19.
Cada pelotón se encontraba a cargo de instructores y sub-instructores, oficiales y suboficiales, pertenecientes al Regimiento de Asalto Aéreo 601, quienes demostraron profesionalismo y seguridad en la conducción de las actividades; lo que contribuyó al intercambio de conocimiento y experiencia entre ambas Fuerzas, y a estrechar los lazos de camaradería.
Este tipo de actividades, que forman parte del plan anual de adiestramiento del personal de Infantería de Marina, tanto para la ejecución de Operaciones Anfibias, como de preparación para operaciones de combate en ambiente urbano, contribuye a la formación integral del combatiente anfibio.
Asimismo, permite evaluar la capacidad de arrojo del personal, temple y espíritu de auto superación, en particular considerando que participó de la actividad personal de Marineros Tropa Voluntaria recientemente incorporados a la Armada Argentina en el primer semestre del año, el cual no poseía experiencia previa en este tipo de actividades, logrando todos ellos cumplir con las exigencias en forma satisfactoria.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Práctica profesional de cadetes de Infantería de Marina​

Llevaron a cabo una campaña de instrucción en inmediaciones de la Escuela Naval Militar.

VIERNES 23, JULIO 2021

Buenos Aires – Cadetes del Escalafón Infantería de Marina llevaron a cabo una campaña de instrucción en la Escuela Naval Militar (ESNM). Tuvo por objetivo completar la formación académica que reciben de manera virtual y afianzar de manera práctica los conocimientos teóricos desarrollados durante el primer semestre del año.
Luego de rendir los exámenes académicos del primer cuatrimestre de manera semipresencial, los cadetes navales fueron convocados al establecimiento para adiestrarse de manera presencial y en el terreno, en la materia Práctica Profesional Básica Supervisada Naval.
Los cadetes de 3° y 4° año pusieron en práctica técnicas individuales y de grupo, aprovechando la geografía de la Isla Santiago, en el Partido de Ensenada, Provincia de Buenos Aires. Contaron con el apoyo del Comando de la Infantería de Marina y del Batallón de Infantería de Marina N°3.
Las actividades incluyeron instrucción de tiro en polígono; instrucción básica anfibia con embarcaciones menores; procedimientos y práctica de comunicaciones; y técnicas de patrullas.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Alto Verde recibe prestaciones en el marco de la Campaña Conjunta Socio Sanitaria Fluvial​

Las jornadas de atenciones médicas y servicios sociales cuentan con gran afluencia de vecinos.

VIERNES 23, JULIO 2021

Santa Fe- El multipropósito ARA “Ciudad de Rosario” y el patrullero ARA “King”, pertenecientes a la Escuadrilla de Ríos, amarraron el domingo en el Dique 1 del puerto de Santa Fe en el marco de la Campaña Conjunta Socio Sanitaria Fluvial 2021.
Tras recorrer 300 millas náuticas, los buques de la Armada arribaron llevando a bordo personal de los diferentes ministerios participantes, a fin de acercar atención médica primaria en las especialidades de clínica, urología, ginecología, pediatría y oftalmología a la población del distrito costero de Alto Verde y la posibilidad de realizar trámites relacionados a la Anses y la obtención del DNI; entre otros.
A diferencia de otros años donde algunas prestaciones se realizaban a bordo de las unidades navales y otras en tierra, la pandemia obliga a cumplir estrictos protocolos COVID-19 y por eso la atención se efectúa exclusivamente en tierra, en la Vecinal y el centro de salud del distrito costero.
Para poder atender la demanda de los vecinos se dan turnos, aunque también hay demanda espontánea. Las jornadas de atención, que inician a la mañana y continúan por la tarde, se extenderían hasta hoy.
Además del Ministerio de Defensa, participan los ministerios nacionales de Salud, a través de la Secretaría de Acceso a la Salud; de Desarrollo Social, con la Secretaría de Articulación de Política Social; del Interior, mediante la Secretaría de Municipios; el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI); la Agencia Nacional de Discapacidad (Andis); la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) y el Registro Nacional de las Personas (Renaper) en conjunto con el Registro Civil.
También, participa personal de sanidad de las Tres Fuerzas Armadas y personal del Batallón de Infantería de Marina Nº 3.
Este es el primer punto en el marco de la primera etapa de la Campaña Socio Sanitaria, que dio inicio en el norte santafesino. Luego los buques pondrán proa hacia Isla del Espinillo, frente a la ciudad de Rosario, donde está previsto que permanezcan del 25 al 26 de julio.
Entre el 29 y el 30 de julio las actividades se llevarán a cabo en Entre Ríos, en Isla Ibicuy, en tanto que entre el 2 y el 3 de agosto será el turno de Villa Paranacito.

Trazado de la derrota

El objeto de la campaña es alcanzar servicios sanitarios y sociales a comunidades ribereñas de difícil acceso en las costas santafesinas y entrerrianas del Río Paraná, lo cual implica un minucioso estudio y preparación de la derrota, bajos los márgenes permanentes de la seguridad náutica, permitiendo así, la eficacia de la misión.
Asimismo, la bajante histórica que transita la Hidrovía impacta de forma directa en la planificación y ejecución de la navegación, poniendo en constante prueba de destreza y pericia al equipo de puente designado. No obstante, con asesoramiento operacional de la Autoridad de Puertos de Santa Fe, se llevó a los buques a buenos puertos.
Pronto se levarán anclas y se pondrá rumbo hacia Puerto Rosario. Donde se continuará con el apoyo, la atención y la prevención primaria de la salud a los habitantes locales, en la Isla Espinillo.


Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Partió rumbo a Chipre el primer vuelo con integrantes de la Fuerza de Tarea Argentina 58​

Los Cascos Azules fueron despedidos en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza por el Ministro de Defensa y autoridades de las Fuerzas Armadas.

SÁBADO 24, JULIO 2021

Buenos Aires – El jueves por la mañana partió desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza el personal integrante del primer vuelo de la Fuerza de Tarea Argentina 58 – UNFICYP, hacia la República de Chipre.
Encabezó la ceremonia de despedida el Ministro de Defensa, Agustín Rossi; asistió parte de su gabinete y también estuvieron presentes los Jefes del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General de División Juan Martín Paleo; del Ejército, General de División Agustín Humberto Cejas; de la Armada, Vicealmirante Julio Horacio Guardia; y de la Fuerza Aérea, Brigadier Mayor Xavier Julián Isaac.
La Fuerza de Tarea 58 está integrada por 224 militares del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, entre ellos, 206 varones y 18 mujeres. El primer grupo de 80 Cascos Azules, que partió ayer, lo hizo a bordo de un avión Boeing 737-700 de la Fuerza Aérea Argentina con destino hacia la ciudad de Lárnaca, en la isla mediterránea. El segundo –integrado por 144 personas y cargamento– lo hará por Aerolíneas Argentinas, el próximo 8 de agosto.
En el marco de la ceremonia, el Ministro Rossi expresó: “Es un motivo de orgullo que hoy viajen en esta nueva capacidad adquirida, en este Boeing denominado ‘Islas Malvinas’, que por primera vez realizará el cruce trasatlántico para reforzar nuestro compromiso con las misiones de la ONU en defensa de la paz mundial”.
“Desde 1993 venimos participando de esta misión”, manifestó el titular de la cartera de Defensa, y dirigiéndose a los Cascos Azules –a quienes definió como “embajadores de nuestro país en una misión importantísima donde las Fuerzas Armadas argentinas siempre han sido reconocidas por su fuerte compromiso”– los incentivó “a compartir con sus colegas la experiencia que reciben en Chipre. Eso buscamos, que el proceso de aprendizaje sea continuo”.
Desde el año pasado y debido al contexto de pandemia, la República Argentina ha tomado medidas especiales y “burbujas sanitarias” para la rotación de los contingentes que participan en la misión. Al respecto, se establecieron estrictos protocolos de aislamiento y cuarentena, superiores al estándar exigido por la ONU y por la República de Chipre, no solo para los Cascos Azules que se despliegan y repliegan, sino también para el personal del Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz (CAECOPAZ).
En este marco, se les realizaron dos hisopados, uno al inicio de la cuarentena y otro al finalizarla, a cargo de personal de Coordinación de Salud y Bienestar de las Fuerzas Armadas. Por último, todo el grupo cuenta con el esquema completo de vacunación COVID-19 con, al menos, dos semanas de antelación a la fecha de partida.
Fuente: Ministerio de Defensa y Facebook oficial de CAECOPAZ

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Coronel de Marina Tomas Espora: Uno de los capitanes predilectos de Brown​

Falleció en Buenos Aires el 25 de julio de 1835. Tuvo muy destacada actuación en el ataque llevado a cabo por Brown a la Colonia del Sacramento; y en el combate de Quilmes y en el de los Bajíos de Arregui, durante la guerra contra el Imperio del Brasil.


DOMINGO 25, JULIO 2021




Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador
Hace 186 años, fallecía el Coronel de Marina Tomás Domingo de los Dolores Espora a los 34 años; uno de los capitanes predilectos de Brown, debido a la bravura que expuso en todas las acciones en que intervino.
Cuando era un muchacho de solo 17 años, a las órdenes del Capitán Hipólito Bouchard intervino en el crucero corsario cumplido con la fragata La Argentina.
Tuvo muy destacada actuación en el ataque llevado a cabo por Brown a la Colonia del Sacramento -con las cañoneras-, en el combate de Quilmes y en el de los Bajíos de Arregui, durante la guerra contra el Imperio del Brasil, donde Espora mostraría cómo un marino puede cubrirse de gloria en una derrota, cuando ha agotado en ella los límites del valor a la par que su pólvora y munición.
Nació en Buenos Aires el 19 de septiembre de 1800 y, a sus 10 años de vida ya era huérfano de padre y madre.

En Guerra de Corso

Durante la Guerra de Revolución e Independencia Americana y Argentina (1810 1824), las Provincias Unidas del Río de la Plata patentaron buques corsarios con el objetivo de interferir el comercio marítimo español.
La fragata Hércules y la corbeta Halcón.
Espora integró el crucero de corso hacia el Océano Pacífico, iniciado en 1815 por el Almirante Guillermo Brown (a bordo de la fragata Hércules), Hipólito Bouchard (comandando la corbeta Halcón) y el malogrado Oliverio Russell (que desapareció en la goleta Constitución con toda su tripulación). El objetivo de la campaña fue dar apoyo a los revolucionarios americanos de Chile, Perú y Ecuador.
Espora embarcó como grumete en la corbeta Halcón bajo las órdenes de Hipólito Bouchard; participando en las acciones de El Callao y el asalto a Guayaquil. Tras su retorno a Buenos Aires, a los 17 años integró una nueva campaña de corso, la de la fragata La Argentina que circunnavegó el mundo asolando al comercio español durante dos años.
En ese viaje con La Argentina, recaló en Valparaíso el 12 de julio de 1819, donde el almirante inglés Thomas Cochrane, máxima autoridad naval en Chile, confiscó la nave y ordenó que Bouchard fuera tomado prisionero bajo la acusación de piratería.
Espora permaneció a bordo durante parte de ese proceso, pero a mediados de 1820, fue ascendido a Teniente Primero al servicio de la escuadra de Cochrane, siendo designado segundo comandante de la fragata Peruana, nave que integró el convoy que condujo a las costas del Perú, al Ejército Libertador bajo el mando del general José de San Martín. Este convoy partió el 20 de agosto llegando días después a Paracas. Allí, Espora se hizo cargo del Spano y participó en los dos bloqueos a El Callao efectuados ese año por los buques de Cochrane. El Callao fue finalmente tomado en septiembre de 1821
En mérito a sus servicios, el 12 de junio de 1822 Espora fue nombrado Capitán de Corbeta graduado de la Armada del Perú. En este carácter estuvo embarcado en las fragatas Protector y Limeña de la primera flotilla peruana, creada en 1822.
El 11 de septiembre de 1823, mientras todavía cumplía funciones en Chile, se casó con María del Carmen Chiclana, con quien tuvo siete hijos.

Contra el Imperio del Brasil

Espora retornó a Buenos Aires el 1° de diciembre de 1825, en momentos en que resultaba inminente la Guerra contra el Imperio del Brasil por la posesión de los territorios de la Provincia Cisplatina (actual República Oriental del Uruguay).
Luego de presentarle al Comandante General de Marina, José Matías de Zapiola los certificados de sus servicios prestados en campaña de corso y de emancipación del Perú, éste lo propuso al gobierno y fue designado Sargento Mayor al servicio de la Marina, y se le otorgó el mando de la Cañonera Nº 10, que luchó en el combate naval del 9 de febrero de 1826 con la escuadra del almirante Guillermo Brown.
Fragata 25 de Mayo.
Días después sobrevino el Ataque Nocturno a la Colonia de Sacramento efectuado por la escuadra argentina. Por ese episodio y debido a su comportamiento, mientras Azopardo y Warnes fueron procesados en sumario y separados de la flotilla, Espora fue puesto al mando de la fragata 25 de Mayo, buque insignia.
El 11 de abril de ese mismo año, al frente de la 25 de Mayo, se trabó en combate con la fragata imperial Nictheroy (o Niteroi) comandada por el capitán James Norton. Esto permitió constatar la inexistencia de bloqueo, hecho confirmado por los buques mercantes que arribaron a Buenos Aires sin haber encontrado ni un solo buque imperial. El dominio del estuario había pasado momentáneamente a las fuerzas navales argentinas.
Días después, el 27 de abril, intervino también en el Asalto contra el buque imperial Emperatriz, fragata de 52 cañones y 400 hombres de dotación. En medio de la noche, él y parte de su tripulación fueron al abordaje y dieron muerte a su comandante, generando confusión y pánico en los demás buques brasileños. Brown dio retirada una vez que se corrió la voz de alarma.
Por estos servicios, el 31 de mayo fue ascendido a Teniente Coronel. Once días después ya se encontraba luchando en el Combate Naval de Los Pozos.
Combate Naval de Quilmes. Fragata 25 de Mayo acorralada. 30 de julio de 1826. Oleo de Eduardo de Martino. Archivo fotográfico DEHN.
Durante el Combate Naval de Quilmes, la flota imperial rodeó su buque el 30 de julio. La dimensión del cañoneo, que duró tres horas, pudo advertirse por las graves averías que sufrió la 25 de Mayo. En esa oportunidad, con excepción de la goleta Río de la Plata, el resto de las embarcaciones de la escuadra argentina no participaron del combate contra una retaguardia de la flota imperial muy superior en medios.
Espora fue herido de extrema gravedad. Al recuperarse fue embarcado como comandante de la goleta Maldonado.
En 1827, había sido puesto al mando de la isla Martín García y la batería Constitución cuando, entre el 8 y 9 de febrero, contuvo desde allí a la división al mando del Capitán de Fragata Frederico Mariíta, cuando ésta quiso rodear entre dos fuegos a los buques argentinos, en momentos del Combate Naval de Juncal.
Junto a Brown y Rosales, el 21 de febrero de 1828 participó en un combate frente a las costas de Punta Lara. Allí fue capturado el buque corsario imperial Fortuna.
Hacia marzo del mismo año, se ocupó de preparar los buques 8 de febrero y La Unión para una campaña corsaria a desplegar frente a Río Grande (en el actual departamento homónimo de la República del Brasil); con ellos luchó contra el Carioca y el Caboclo. Perdió La Unión y la reemplazó con la captura de un bergantín cargado con 7.000 arrobas (79.373 kg) de azúcar, 3.000 (34.017 kg) de café y varios cientos de rollos de tabaco.

Combate de los Bajíos de Arregui

En su retorno desde Río Grande, el bergantín 8 de Febrero ancló en aguas de la bahía de Samborombón (provincia de Buenos Aires), donde debido a la niebla fue rodeado el 29 de mayo de 1828 por una división de la escuadra imperial bloqueadora formada por 10 buques, 129 cañones y 1200 hombres. Al ser avistado, el enemigo abrió fuego contra el buque.
Espora decidió recostarse cerca de la desembocadura del río San Clemente, en los bajíos de Arregui, procurando que la menor profundidad impidiera un ataque frontal. No obstante, quedó varado. Los buques brasileños al mando del Capitán Oliveira Botas rodearon el bergantín y lo cañonearon intensamente.
Espora se rindió al día siguiente, una vez que se quedó sin municiones. Pero previamente desembarcó a gran parte de su tripulación y quedó junto a su segundo Antonio Toll y algunos heridos.

En funciones hasta su muerte

Espora fue designado Comandante General de Marina el 1° de diciembre de 1828, en reemplazo de Brown quien había sido elegido gobernador delegado de la provincia de Buenos Aires. Por entonces ya revestía el grado de Coronel de Marina.
Desde 1832, también revistó en el ejército como Coronel de Infantería, hasta que en noviembre de 1833, el gobernador Juan José Viamonte lo designó jefe de la Capitanía de Puerto de Buenos Aires, asumiendo como Comandante General de Marina y Comisario General de Matrículas, cargos que ejerció hasta marzo de 1835.
En abril de 1834, fue designado comandante de la reciente escuadrilla del gobierno de Buenos Aires formada por los bergantines Sarandí y General Rosas, la goleta Choele Choele, la cañonera Porteña y el lanchón Patriota. Luego de haber sido desmantelada esta flotilla, retomó sus actividades en la capitanía.
Al año siguiente, en marzo, fue publicado un folleto en el que se lo acusaba de haber participado en el movimiento revolucionario del 1º de diciembre de 1828. Espora pidió una licencia de 20 días para ocuparse en responder las acusaciones, de la que nunca retornó, renunciando a su cargo.
Sus biógrafos sostienen que la depresión moral causada por dichas acusaciones lo llevó a la postración física que lo condujo a la muerte, acaecida el 25 de julio de 1835.
En ocasión de su muerte el Almirante Brown pronunció estas palabras: «Considero la espada de este valiente oficial, una de las primeras de América, y más de una vez admiré su conducta en el peligro. Es lástima que un marino tan ilustre haya pertenecido a un país que todavía no sabe valorar los servicios de sus buenos hijos».
Cinco buques en la Armada Argentina llevaron su nombre: un bergantín (1865), u vapor de guerra (1867), una torpedera de mar (1890), un destructor (1972) y una corbeta misilística (1983).
En su honor, se inauguró el Museo Tomás Espora, en la que fue su casa y que habitó hasta su muerte, en el barrio de Parque Patricios.
La casa donde vivió y falleció fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1961 y luego destinada a Museo Naval.


Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Fuerzas de Defensa Argentinas

10 min ·


Ingresó al Astillero Tandanor el aviso clase Neftegaz ARA "Bahía Agradable" para ser sometido a tareas de mantenimiento general.
Se ve que le hace falta una mano de cariño, pero insisto, por el entorno que se mueve este buque, le haría a mí criterio, una pintura con el clásico naranja antártico, y no es por capricho, que insisto, es por seguridad, para ser visto, mejor ante una contingencia
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Llegaron a CAECOPAZ los Cascos Azules que partirán en el segundo vuelo hacia Chipre​

Se trata del contingente complementará la Fuerza de Tarea Argentina 58 (FTA 58) que partirá el 8 de agosto hacia esa isla europea. Además, el lunes arribó al país el primer vuelo de repliegue de los integrantes de la FTA 57 proveniente de Chipre.

JUEVES 29, JULIO 2021

Buenos Aires – El lunes fue recibido en el Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz (CAECOPAZ) el personal perteneciente al segundo vuelo de la Fuerza de Tarea Argentina 58 (FTA 58) que inicia allí su Etapa de Entrenamiento en la Zona de Reunión Final.
Está previsto que sean desplegados el próximo 8 de agosto a la Misión de Paz en Chipre, por medio de un vuelo de Aerolíneas Argentinas.
A su arribo, el Director de CAECOPAZ, Coronel Pablo Alberto Filippini, les dio la bienvenida y les deseó una grata estadía durante estos quince días de aislamiento preventivo.
Como en cada arribo de personal a CAECOPAZ, se tomaron las medidas de bioseguridad necesarias tendientes a prevenir contagios en el marco de la pandemia por COVID-19: atravesaron el túnel de sanitización; se llevó a cabo desinfección del material; y se mantuvo el distanciamiento social, entre otras.
Además, ese mismo lunes por la noche, en un avión Boeing 737-700 de la Fuerza Aérea Argentina, arribó al Aeropuerto Internacional de Ezeiza el primer grupo de integrantes de la FTA 57 proveniente de Chipre.
Luego de someterse a un nuevo hisopado nasofaríngeo, fueron trasladados a dependencias de las Fuerzas Armadas para mantener un aislamiento preventivo, previo al retorno a sus hogares.
Fuente de fotografías: Facebook oficial CAECOPAZ

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Combate Naval de Quilmes: “¡Es preferible irse a pique antes que rendir el pabellón!”​

Fue uno de los combates navales sucedidos a pocos meses de comenzar la Guerra contra el Imperio del Brasil (1825 1828). Las acciones navales empezaron el día 29 y fueron reiniciadas el 30. Luego de lucha encarnizada, por temor a quedar varados por la bajante, las naves brasileñas se retiraron, y la escuadra argentina embanderada como en días de gala llegó al puerto de Buenos Aires.

VIERNES 30, JULIO 2021



Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador
En el marco de la Guerra de Revolución e Independencia Americana y Argentina, en 1821, la entonces llamada Provincia Oriental (actual Uruguay) integrada a las Provincias Unidas del Río de la Plata (herederas del Virreinato español homónimo), fue anexada al Brasil por el Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve con el nombre de Provincia Cisplatina.
Cinco años después, en 1825, y con el apoyo del gobierno argentino, un grupo de orientales y de otras provincias, llamados los Treinta y Tres Orientales, liderados por Juan Antonio Lavalleja, ingresó en la Provincia Oriental para desalojar a los ocupantes brasileños.
El 25 de agosto de 1825, en el Congreso de Florida, se declaró la independencia del territorio oriental, y su unificación con los demás que conformaban las Provincias Unidas del Río de la Plata con la denominación de Provincia Oriental del Río de la Plata. Cuando el Congreso argentino aceptó la integración y ordenó la provisión de la defensa y seguridad de esos territorios (ley del 25 de octubre de 1825), dio motivos suficientes al Imperio del Brasil. Éste declaró la guerra el 10 de diciembre de 1825 y, días después –el 22 de diciembre-, procedió al bloqueo del puerto de Buenos Aires que, con avances y retrocesos, continuó hasta el final de la contienda ocurrido en 1828. Este período es conocido como la Guerra contra el Imperio del Brasil.

La escuadra argentina

La respuesta argentina sobrevino el 1° de enero de 1826. Siendo que la contienda se desarrollaba cruzando el Río de la Plata, y debido al bloqueo mencionado que produjo grandes perjuicios comerciales, durante el mes de enero, el Congreso argentino procedió a organizar la escuadra nacional. Para ello se dispuso la compra de embarcaciones y se dio el mando a Guillermo Brown. Se contó con un solo buque de gran porte, la corbeta 25 de Mayo. A ella se sumaron 4 bergantines, 3 goletas y 9 lanchas cañoneras.
Ante la escuadra imperial, la argentina no solo era muy inferior en medios, sino también en maniobras conjuntas, dado que había sido recientemente formada. Los oficiales de la escuadra brasileña habían luchado juntos durante tres años en ocasión de la guerra de independencia contra los portugueses.
En los primeros meses de 1826, se sucedieron el Combate de Punta Colares (enero), el Ataque a Colonia (entre febrero y marzo), el Asalto a la fragata imperial Emperatriz (a fines de abril) y el Combate Naval de Los Pozos (junio).
Combate de Punta Colares.

Percepciones diferentes


Debido a las características del cañoneo sucedido el 11 de junio de 1826 en Los Pozos, la percepción de lo ocurrido fue muy diferente para partidarios de uno u otro bando.
Como el episodio se desarrolló frente a la vista atenta y atemorizada de la población de Buenos Aires, la neutralización de la división brasileña, muy superior en número, generó una difusión enfervorizada en la opinión pública local.
Para los brasileños, el corto enfrentamiento no ameritó mayores consideraciones, al punto que no se elevaron informes a la prensa y las autoridades imperiales sólo se limitaron a emitir sucintos despachos.
Así las cosas, la versión argentina fue mejor difundida a nivel internacional, produciendo cierto malestar entre las fuerzas navales brasileñas para quienes el festejo del enemigo ante un episodio para ellos sin trascendencia resultaba insultante.
Combate Naval de Los Pozos.
A su vez, las acciones navales en Los Pozos demostraron a los comandantes de la escuadra brasileña que sería inútil intentar un ataque contra los buques argentinos mientras éstos siguieran en las mismas posiciones elegidas hasta el momento. En consecuencia, optaron por una táctica defensiva que tentara a Brown a salir de su ubicación.
Durante más de seis semanas, la división naval imperial al mando del capitán James Norton fue una visión cotidiana para la población de Buenos Aires. Mientras tanto, la escuadra argentina esperaba sus refuerzos provenientes de Chile.

Los hechos

Para julio de 1826, la escuadra argentina contaba con: fragata 25 de Mayo, barca Congreso Nacional, bergantines Independencia, República Argentina y General Balcarce, goletas Río de la Plata, Pepa y Sarandí; y ocho cañoneras.
Desde el Combate Naval de Los Pozos, día tras día, divisiones de la escuadra imperial se movieron y, en ocasiones, fondearon frente a Buenos Aires, intentando provocar la salida de los buques argentinos.
El 29 de julio, un informante oficial comunicó que las fuerzas brasileñas pretenderían cruzar las aguas de Buenos Aires, dato que se sumó a la presencia de 19 naves imperiales que se mantuvieron a la vela para luego fondear al este del canal exterior.
Fragata 25 de Mayo
Ante los hechos, Brown reunió la escuadra y puso a sus comandantes al tanto de la situación y de su plan para un ataque nocturno dirigido a las embarcaciones fondeadas en Rada Exterior, con la intención de neutralizar la presión del oponente a como diera lugar. En los hechos fue un plan riesgoso dada la superioridad y cercanía de la escuadra brasileña que podría dar apoyo rápidamente.
Brown reunió los buques y, durante la noche, abandonó el protegido fondeadero de Los Pozos en dirección a Quilmes, izando la insignia en la 25 de Mayo que iba al mando del coronel Tomás Espora. En la zona, se encontraba el grueso de la escuadra imperial. Si bien esperaba sorprender a Norton, el control brasileño frustró toda posibilidad y, finalmente, se cruzó con la vanguardia brasileña dejando al descubierto la operación.
Norton ubicó la Nictheroy (o Niterói) al frente de la escuadra brasileña, quedando la 25 de Mayo prácticamente sola para el enfrentamiento. Desde ésta, Brown comenzó el cañoneo contra la línea de la fuerza enemiga, haciendo fuego sobre los principales buques adversarios. Lamentablemente no fue bien apoyado en esa acción por sus comandantes, excepto por el Coronel de Marina Leonardo Rosales al frente de la goleta Río de la Plata, quien lo secundó eficazmente.
Durante hora y media, y en medio de la oscuridad de la noche, los dos barcos republicanos se batieron con las naves brasileñas. El episodio concluyó sin resultados graves, pero condujo a una amonestación del almirante Brown hacia sus comandantes por la falta de acompañamiento seguida por las instrucciones correspondientes al combate a desarrollar al día siguiente.

30 de julio

Para la mañana del 30, la división imperial había recibido refuerzos, sumaba 23 unidades y se encontraba ubicada a dos millas del canal exterior, dispuesta en línea de batalla: El plan concebido era similar al que había otorgado la victoria a Nelson en Trafalgar. Se trataba de cortar la línea enemiga a un tercio desde la cola para después empeñarse contra las unidades independientes de la desarticulada formación.
Ante la inminencia del combate, se efectuaron los preparativos. La 25 de Mayo, comandada por Espora, nuevamente fue insignia; ahora acompañada por la Río de la Plata al final de la columna. Brown dio la última señal: “Es preferible irse a pique antes que rendir el pabellón”. No obstante, otra vez, los comandantes no acompañaron, algunos por quedar rezagados y otros por temor a quedar encerrados.
La fragata 25 de Mayo cortó la línea imperial a la altura del Caboclo. Durante tres horas consecutivas, los dos buques republicanos batieron sin cesar el fuego proveniente de las 23 unidades imperiales. La tripulación sufrió numerosas bajas, el mismo comandante Espora resultó gravemente herido, y la fragata se encontró seriamente averiada (desarbolada de proa, escorada, y con treinta impactos sobre la flotación y 3 bajo la misma). Así, se retiró del combate rodeada por las cañoneras republicanas.
Combate de Quilmes. Acuarela de Emilio Biggeri. Fuente: DEHN Biblioteca CF Teodoro Caillet-Bois.
Brown pasó su insignia al República continuando el combate hasta que las naves brasileñas comenzaron a sondar poca agua, llegando a varar la Nichteroy. Norton se vio obligado a retirarse del combate y la escuadra argentina regresó a Buenos Aires, entrando en puerto embanderada como en días de gala.
El combate naval de Quilmes representa una de las páginas más importantes de la historia naval argentina.
Por la gran diferencia en tonelaje y armamento no le permitió a Brown obtener resultados decisivos, pero significó un verdadero triunfo para el coraje de sus bravos marinos, que dejaron escrita allí una página de gloria para la Historia Naval Argentina.
El accionar de Brown, Espora y Rosales, conocidos como los tres valientes, demuestra que con coraje, valentía e ingenio se pueden sortear las situaciones más complejas.

Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Merchant Marine one

Miembro del Staff
Moderador

Se realizó la lectura de la orden de zarpada de la fragata ARA “Libertad”​

El buque escuela soltará amarras mañana por la tarde para dar inicio a su XLIX Viaje de Instrucción, con el objetivo de completar la formación profesional de los jóvenes marinos y representar al país en los puertos visitados.

VIERNES 30, JULIO 2021


Buenos Aires – Esta mañana, en el Apostadero Naval Buenos Aires, se realizó la ceremonia de lectura de la orden de zarpada de la fragata ARA “Libertad”. De este modo, el buque escuela de la Armada Argentina emprenderá, este sábado, su XLIX Viaje de Instrucción con el objetivo de completar la formación profesional de los Guardiamarinas en Comisión y representar al país en los puertos internacionales.
Encabezó la ceremonia, el Ministro de Defensa Agustín Rossi, acompañado por el Jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, General de División Juan Martín Paleo; el Jefe del Estado Mayor General de la Armada, Vicealmirante Julio Horacio Guardia; los Jefes de los Estados Mayores del Ejército, General de División Agustín Humberto Cejas, y de la Fuerza Aérea, Brigadier Mayor Xavier Julián Isaac.
Además, estuvieron presentes autoridades de las tres Fuerzas Armadas, Secretarios y Subsecretarios del Ministerio de Defensa e invitados especiales.
Para dar inicio a la ceremonia, los presentes entonaron el Himno Nacional Argentino ejecutado por la Banda de Música del Estado Mayor General de la Armada. Luego, se dio lectura de la orden de zarpada que autoriza el inicio de un nuevo Viaje de Instrucción que se extenderá desde el 31 de julio hasta el 19 de noviembre, y visitará países hermanos como Chile, Montevideo y Perú.

Por su parte, el Jefe de la Armada, pronunció palabras alusivas: “La fragata ARA “Libertad” se encuentra lista a iniciar su 49° Viaje de Instrucción donde los futuros Guardiamarinas de la Promoción 149 de la Escuela Naval Militar cumplirán con la etapa de práctica profesional embarcada que es trascendental en su formación curricular para estar listos a prestar servicios en los distintos destinos de la Armada”.
Además, agregó que durante la pausa originada ante la pandemia mundial impulsó a la tripulación a enfocarse en su mantenimiento para estar alistados de la mejor manera para su vuelta al mar, destacando que durante ese periodo los Guardiamarinas en Comisión fueron destinados a unidades operativas donde realizaron pasantías profesionales.
“Particularmente este año, alcanzar el necesario “listo a zarpar” implicó, ademas de tareas de mantenimiento y adiestramiento, el establecimiento de protocolos sanitarios, y asegurar que la tripulación recibiera el esquema de vacunación completo contra el Covid-19, tarea coordinada y ejecutada exitosamente con el apoyo de la Coordinadora de Bienestar del Ministerio de Defensa”.

También, destacó que el buque escuela recorrerá prácticamente la totalidad del litoral marítimo argentino permitiendo que los Guardiamarinas conozcan desde la práctica, nuestro espacio de actuación que completará la formación ya recibida en las aulas.
Al finalizar, el Jefe de la Armada expresó: “Nuevamente la fragata zarpará para cumplir con su misión de ser formadora de marinos para nuestro país, jóvenes, que con su vocación de servicio nos permiten aseverar que nuestros confines marítimos tendrán siempre asegurada su defensa”.
Por su parte, el Ministro de Defensa expresó: “Es un día muy importante para nosotros, siempre lo es cada vez que despedimos a la fragata porque los argentinos tenemos algunos emblemas; algunas cuestiones que claramente nos identifican y ciertamente la fragata es una de ellas”.

En sus palabras, agregó que la unidad “cada vez que arriba a un puerto extranjero es un motivo de visita inclusive de muchísimos argentinos que están viviendo en distintas partes del mundo. Pero, por sobre todas las cosas allí está la Argentina; los ojos a través de los cuales ven a nuestra Nación, nuestra Patria, y es un símbolo que va mucho más de lo exclusivamente militar, es un símbolo cultural del conjunto de la sociedad y eso tiene muchísimo valor”.
Al dirigirse a los Guardiamarinas en Comisión, les aseveró que «es una experiencia de la cual no se van a olvidar nunca por todo lo que significa y por todo lo que representa desde la mirada de su propia instrucción y del esfuerzo que ha hecho cada uno de los jóvenes de la Armada Argentina, que decidieron incorporarse a esta institución tan prestigiosa de nuestra sociedad”.

Por último, destacó y felicitó a la Armada Argentina por “haber hecho todo el esfuerzo para que la fragata hoy esté a punto de zarpar y que vuelva a recorrer todos los mares, y que represente y lleve bien en alto la bandera de la Argentina que tanto nos enorgullece”.
Para finalizar hizo referencia a sus logros en la cartera de Defensa y se despidió de la gestión como ministro, agradeciendo la colaboración recibida por parte de militares y civiles.
Concluidas las palabras, el Ministro de Defensa recibió el “listo a zarpar” por parte del Comandante de la fragata ARA “Libertad”, Capitán de Navío Osvaldo Raúl Chiñi., frente a su tripulación formada. Al finalizar la ceremonia, el público presente y la tripulación del buque escuela entonaron la Marcha de la Armada.




Créditos: Gaceta Marinera Digital
 

Noticias del Sitio

Arriba