Noticias de Corea del Norte - Defensa en General

Sebastian

Colaborador
Kim Jong-un sigue la senda atómica de su padre

El líder norcoreano ha presidido dos lanzamientos de misiles de largo alcance y un ensayo nuclear, tras dos años en el poder

Cuando Kim Jong-un ascendió al trono de la dinastía comunista de Corea del Norte tras la muerte de su padre en diciembre de 2011, hubo esperanzas de que llevaría a cabo reformas y quizás pondría fin a la política impulsada por Kim Jong-il de “el Ejército primero”.

¿Fue desconocimiento o falsas ilusiones? Un año después de tomar el poder, Kim no se ha despegado de la senda trazada por su progenitor y en este tiempo ha presidido dos lanzamientos de misiles de largo alcance y una prueba nuclear; un currículo nada despreciable para este joven de unos 30 años de edad, educado en Suiza, que, si en lo social ha mostrado una cara muy distinta a la del querido líder, en política internacional ha calcado su modelo.
Con la prueba nuclear realizada este martes, Kim Jong-un ha situado al empobrecido y atrasado país más cerca de su objetivo de convertirse en una potencia nuclear, dotada de misiles intercontinentales capaces de alcanzar Estados Unidos. Pero, al mismo tiempo, ha dado muestras de estar atrapado en un círculo vicioso de acciones-reacciones del cual no es fácil salir. A más cohetes lanzados y más pruebas atómicas realizadas, más sanciones de la ONU y Estados Unidos. Y, a más sanciones de Estados Unidos, más pruebas de misiles y atómicas de Pyongyang.

Pero Corea del Norte es uno de los países más sometidos a sanciones del mundo, y el zurrón de los castigos no es infinito. El último ensayo nuclear ha sido ejecutado horas antes del discurso del Estado de la Unión del presidente estadounidense, Barack Obama, y cuatro días antes del cumpleaños, el próximo sábado, de Kim Jong-il. Un calendario bien elegido para llamar al máximo la atención internacional y forzar a Washington a que haga frente a las tensiones militares entre los dos países enemigos, según creen observadores y analistas internacionales. El objetivo a largo plazo de Corea del Norte puede ser que se vuelvan a poner en marcha las negociaciones internacionales sobre el desmantelamiento de su programa de armas atómicas y lograr la ayuda alimentaria y financiera que tanto necesita su decrépita economía. Pekín le ha instado a que regrese a las conversaciones multilaterales a seis bandas, en las que, además de Corea del Norte, Estados Unidos y China, participan Corea del Sur, Rusia y Japón. Las negociaciones están paralizadas desde 2008.

El próximo paso de Pyongyang podría ser intensificar la presión con otra prueba atómica o lanzamiento de misil, o bien ofrecer negociaciones, con el objetivo último de normalizar algún día las relaciones con Estados Unidos y firmar un tratado de paz con Corea del Sur. La guerra de Corea (1950-1953) finalizó con un alto el fuego, que nunca se convirtió en paz definitiva. El próximo el 27 de julio, se cumple el 60 aniversario de la firma del armisticio, y los analistas creen que Corea del Norte va a maniobrar de alguna forma para avanzar hacia la normalización de las relaciones. Estados Unidos tiene desplazados a más de 28.000 soldados en Corea del Sur.
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/12/actualidad/1360675641_772648.html
 

Sebastian

Colaborador
Prueba nuclear en Corea del Norte

Corea del Norte anunció el 12 de febrero que realizó con éxito una prueba nuclear durante la que detonó un artefacto atómico compacto de gran poder destructivo.​
 

Sebastian

Colaborador
Obama pide una reacción internacional “rápida” y “creíble” ante el desafío​

Corea del Norte ha llevado a cabo su tercer ensayo nuclear según ha anunciado este martes la agencia oficial.

El ensayo nuclear que Corea del Norte ha llevado a cabo este martes ha suscitado numerosas reacciones de una comunidad internacional que se ha mostrado preocupada por el nuevo desafío del régimen de Pyongyang. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha denunciado este martes la “provocación” llevada a cabo por Corea del Norte, y ha pedido una respuesta internacional “rápida” y “creíble” ante el desafío norcoreano. “Los Estados Unidos seguirán tomando las medidas necesarias para defenderse y defender a sus aliados”, ha dicho en un comunicado.

China, el aliado histórico de Pyongyang, ha expresado su "firme oposición" al ensayo nuclear. La semana pasada, Pekín alertó al régimen de Kim Jong-un, a través de la prensa oficial, de que si llevaba a cabo una nueva prueba tendría “que pagar las consecuencias”, y llegó incluso a pronunciar la palabra tabú de “ruptura” y a mencionar una posible reducción de su ayuda a Corea del Norte. La supervivencia del país norcoreano depende en gran parte del apoyo del gigante asiático, sobre todo en el plano energético.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha condenado el nuevo ensayo nuclear de Corea del Norte y lo ha calificado de “muy lamentable”. El ministro de Defensa ha asegurado que Tokio revisará las sanciones que impone a Pyongyang. Además de las medidas punitivas promovidas por la ONU, Japón, que no tiene relaciones diplomáticas con Corea del Norte desde que hizo su primer ensayo nuclear en 2006, aplica un embargo comercial completo al régimen de Kim Jong-un, niega los visados a los norcoreanos y limita las transferencias financieras entre su país y su vecino asiático.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha dicho que es una "clara y grave violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad", al tiempo que ha confiado en que sus 15 miembros adopten las "acciones adecuadas" en la reunión convocada para este martes.

Rusia también ha condenado "firmemente" la prueba nuclear al considerar que se trata de una violación de las resoluciones de la ONU. "Condenamos estas acciones y, junto al lanzamiento de un cohete balístico llevado a cabo a principios (de diciembre), creemos que son una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad", ha dicho una fuente del Ministerio de Exteriores a la agencia de noticias Interfax.

El ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, ha declarado que el desarrollo de la capacidad nuclear por parte de Corea del Norte "supone una amenaza a la seguridad regional e internacional" y que "dificultan las perspectivas de una paz duradera en la península coreana".
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/02/12/actualidad/1360655415_065943.html
 

Sebastian

Colaborador
Corea del Norte, a la tercera no va la vencida

Por: Jesús A. Núñez | 19 de febrero de 2013
Aunque la primera impresión generada por la prueba nuclear norcoreana del pasado día 12 pudiera hacer pensar lo contrario, realmente nada sustancial ha cambiado en términos de seguridad regional a corto plazo. Apenas queda la duda de saber si en esta tercera explosión subterránea, de unos 6-7 kilotones y que ha provocado un seísmo de grado 5 en la escala de Richter, se ha empleado plutonio (como en las dos anteriores) o uranio (lo que supondría, probablemente, que ya está enriqueciendo uranio desde hace algún tiempo). En lo demás, solo cabe constatar lo ya conocido y volver a especular con las repercusiones que puede tener este nuevo desafío del régimen de Kim Jong-un.

Ya era conocido, en primer lugar, que Pyongyang está decidido contra viento y marea a seguir adelante con su programa nuclear de naturaleza militar. No hablamos únicamente- como suele ser tradicional en los análisis al respecto- de contar con una baza de negociación con la comunidad internacional para obtener (a cambio de puntuales gestos de moderación) materias primas energéticas y alimentos para una depauperada población, sino también de disponer de un mecanismo propio de disuasión frente a Seúl y, sobre todo, a Washington. Desde la desaparición de la URSS, los gobernantes norcoreanos han entendido el recurso a las capacidades nucleares militares como un elemento fundamental para resistir una posible invasión o reunificación forzosa con su vecino del sur. Dicho de otro modo, cuentan con que el apoyo que les presta China puede desaparecer en algún momento y por eso procuran dotarse de medios propios para poder asegurarse la pervivencia del régimen.

También era sabido que Corea del Norte no tiene todavía un arma nuclear operativa, ni un sistema misilístico fiable. Lo ocurrido ahora no supone en realidad ningún avance trascendente en ese proceso, aunque Pyongyang siga dando pasos (como el lanzamiento del cohete Unha-3 el pasado 12 de diciembre) que paulatinamente lo van acercando a ese punto. Por mucho que lo intente, aún a costa del bienestar y seguridad de los más de 24 millones norcoreanos, no debe ser fácil para un país con un PIB estimado en apenas 20.000 millones de euros y reiteradamente sancionado internacionalmente, hacerse con los medios necesarios para ello. Solo cabe contar con que seguirá persiguiendo ese objetivo, sin que sea posible determinar cuánto tiempo le queda por delante (años en todo caso).

Igualmente era previsible la retahíla de condenas que se han sucedido tras el ensayo nuclear, con la ONU y EE UU en cabeza, pero sin olvidar a China y a los demás países de la zona. Poco se puede esperar, más allá de añadir algún tipo de sanción adicional, sumada a las ya aprobadas por unanimidad del Consejo de Seguridad de la ONU el pasado mes de enero (precisamente como respuesta al lanzamiento del Unha-3).

Si alguien puede/debe salirse del guión previsible es, sin duda, China. De hecho, es quien se encuentra ahora en una posición más delicada, sin que le sirva de mucho repetir (casi literalmente) el mismo comunicado que ya efectuó en las dos ocasiones precedentes, porque todo indica que no quiere o, peor aún, no puede controlar a su socio/aliado. Tradicionalmente Pekín ha visto a Pyongyang como un colchón amortiguador que le permite mantener a Washington, Seúl y Tokio a cierta distancia. También lo ve como un mecanismo para aumentar su estatura internacional, en la medida en que (por su condición de primer socio comercial y de aliado) puede actuar como mediador para reducir las tensiones que frecuentemente provocan los actos del régimen norcoreano.

Pero hoy parece claro que, mientras está fuera de lugar seguir pensando en una invasión estadounidense a través de territorio norcoreano, los costes de ese juego ya superan a los posibles beneficios. Para Pekín resultan ya difícilmente digeribles las críticas por su pasividad y/o ineficacia para evitar acciones norcoreanas que violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y desestabilizan la región. Dado que tampoco ha fructificado su intento de modificar el marco de negociación a seis bandas- el que integra a las dos Coreas, China, Japón, Rusia y EE UU-, hoy bloqueado, transfiriéndolo al Mecanismo de Paz y Seguridad de Asia Nororiental- con grupos de trabajo establecidos en 2007 para buscar soluciones a los problemas de seguridad de la región-, China parece obligada a dar algún paso más decidido para hacer valer su pretensión de actor de envergadura mundial. Solo así cabría suponer que esta tercera prueba nuclear termine por señalar un verdadero cambio de rumbo en un asunto que aún seguirá provocando dolores de cabeza durante mucho tiempo.
http://blogs.elpais.com/extramundi/2013/02/corea-del-norte-a-la-tercera-no-va-la-vencida.html
 

Barbanegra

Colaborador
Corea del Norte justifica su programa nuclear para evitar que le ocurra como a Libia

Corea del Norte ha asegurado que seguirá reforzando su poder de disuasión nuclear para evitar las "consecuencias trágicas" de los países que abandonaron sus ambiciones atómicas por presión externa, en una aparente referencia a Libia.

"Las consecuencias trágicas en los países que en los últimos años dejaron a medio camino sus programas nucleares, cediendo a las prácticas despóticas y la presión de EEUU, demuestran claramente que Corea del Norte fue muy previsora y justa" al realizar su reciente prueba atómica, ha indicado la agencia estatal norcoreana KCNA.

El editorial del principal altavoz del régimen de Kim Jong-un alude indirectamente, según expertos surcoreanos, al caso de Libia, donde el régimen de Muamar Gadaficayó por la oposición interna con el apoyo de fuerzas extranjeras en 2011, ocho años después de abandonar sus programas de armas nucleares y de destrucción masiva.

La KCNA también alega que el "incesante chantaje nuclear y las sanciones" de Washington, al que acusó de amenazar al país con ataques atómicos preventivos, tratan de violar el derecho de Corea del Norte a la libre determinación.

Con esto, justificó que el militarizado régimen norcoreano "optase por la decisión estratégica de responder a las armas nucleares con armas nucleares". En todo caso, Corea del Norte se reafirmaba así una vez más en su intención de seguir desarrollando su programa nuclear, que considera una medida de defensa propia al garantizar su poder disuasorio contra las que considera "políticas hostiles" de EEUU apoyadas por su aliado Corea del Sur.

La nueva acción norcoreana, condenada ampliamente a nivel internacional, ha abierto el debate acerca de un nuevo endurecimiento de sanciones al país comunista, sobre el que la ONU ya mantiene varias restricciones armamentísticas y comerciales por sus anteriores "provocaciones".
EFE
 

Sebastian

Colaborador
Corea del Norte justifica su programa nuclear para evitar que le ocurra como a Libia
Como que no esta alejado de la realidad en cuanto al poder de disuación de una bomba nuclear.
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
A la caza de los topos norcoreanos


Soldado norcoreanos, durante una práctica militar. | Afp
  • Viaje al interior de túneles construidos por Corea del Norte para invadir el sur
  • Solo uno de esos pasadizos bastaría para trasladar 30.000 tropas

La boca de entrada inicia un descenso de 70 metros antes de llegar al pasadizo subterráneo que conduce a Corea del Norte. Se avanza con la cabeza gacha, entre paredes de granito, hasta llegar a los muros con los que el Ejército surcoreano bloquea el paso del enemigo desde que descubrió el Tercer Túnel de Agresión en 1978. "Sabemos que hay al menos una decena de túneles más terminados o en construcción", dice el soldado Dae Hyun, uno de los guardianes. "Lo que no sabemos es dónde están".
El ensayo de una bomba nuclear la semana pasada unió a la comunidad internacional en su condena y recordó la capacidad de destrucción en manos del hermético y totalitario régimen de Pyongyang. Pero en el lado surcoreano de la frontera más militarizada del mundo, donde casi dos millones de soldados defienden sus posiciones a lo largo del paralelo 38, la amenaza atómica es una preocupación secundaria. El verdadero riesgo pasa por una invasión terrestre convencional.
Las tropas surcoreanas han descubierto hasta ahora cuatro túneles construidos por Corea del Norte para infiltrarse en su territorio. Solo uno de esos pasadizos, que en algunos casos se adentran más de un kilómetro en territorio surcoreano, bastaría para trasladar 30.000 tropas, con su armamento, a este lado de la frontera en menos de una hora.
Soldados estadounidenses y surcoreanos rastrean constantemente el terreno en busca de pistas, recaban datos de desertores norcoreanos y perforan continuamente la Zona Desmilitarizada de Corea en busca de nuevos pasadizos. Es una labor casi siempre fútil: los túneles se encuentran a demasiada profundidad y tienen tapada la salida para no provocar sospechas.
El Tercer Túnel fue descubierto gracias a la información aportada por un desertor. Sus paredes habían sido pintadas de negro para hacerlo pasar por una mina de carbón. El Gobierno surcoreano lo ha convertido en símbolo de la "agresión norcoreana" y destino turístico. Una tienda vende en la entrada recuerdos del último telón de acero de la Guerra Fría, incluidos trozos de la alambrada de espino que divide la península coreana desde el final de la II Guerra Mundial. "Son auténticos", dice la dependienta señalando la corrosión del metal.
Preparativos frente a la invasión

La diversión de los turistas que visitan los pasadizos de los topos norcoreanos contrasta con la situación que viven los habitantes de la frontera. Los cerca de 200 vecinos de la aldea surcoreana de Taesung-dong (Pueblo de la Libertad) solo tienen que asomarse por sus ventanas para divisar a las tropas norcoreanas estacionadas al otro lado del río Seocheongang. Los residentes son evacuados dos veces al año en ensayos que pretenden prepararles ante una futura invasión. Nadie puede abandonar sus casas después de las 11 de la noche y la mayor construcción de la localidad es un búnker, con los víveres necesarios para soportar largas estancias bajo tierra. "Están en primera línea de fuego", dice uno de los soldados que patrullan la zona.
Corea del Norte ya invadió el sur en 1950, iniciando una guerra que provocó cerca de cuatro millones de víctimas y terminó tres años después en un armisticio que dejaba la frontera como estaba. Los túneles descubiertos recuerdan que Pyongyang no ha renunciado al sueño de unificar la península coreana por la fuerza.
El Tercer Túnel se encuentra a tan solo 40 kilómetros de Seúl, la capital surcoreana. Para los turistas, visitantes y periodistas que lo visitan en la ocasión de llegar a tan solo 150 metros de Corea del Norte, bajo tierra. "Es una sensación extraña", asegura Mark J. Sanders, un ex veterano de guerra estadounidense que ha hecho el recorrido junto a su mujer. "Bastaría que se abriera la compuerta y podríamos caminar al otro lado". En Twitter @DavidJimenezTW
el mundo.es
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
Corea del Norte canceló los pactos de no agresión

Pyonyang cancela "todos los acuerdos de no agresión con Corea del Sur" y también la línea roja de conexión telefónica con Seúl, anunció el Comité para la Reunificación Pacífica de Corea en una nota emitida por la agencia norcoreana KCNA.

El anuncio tiene lugar horas después de las sanciones decididas por el Consejo de Seguridad de la ONU.
El principal pacto de no agresión data de 1991 y comprometía a resolver al Norte y al Sur sus divergencias en un modo pacífico, evitando una confrontación accidental militar.
Pyongyang anunció la cancelación "con efecto inmediato" de la línea telefónica directa con Seúl en el poblado intercoreano de Panmunjeom, porque no existe "nada de qué hablar" a causa de la prevalencia de una "situación grave. Lo que queda por hacer es regular las cuentas solamente con la fuerza física", continúa el comunicado.
Al respecto, el ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, expresó una condena "de la manera más dura" y mencionó la posibilidad de ulteriores incrementos de las sanciones internacionales contra Pyongyang.
Westerwelle invitó además a China a ejercitar su influencia para hacer cesar "las provocaciones y las transgresiones" al derecho internacional.
"Pido con gran fuerza a los líderes de Corea del Norte no agravar una crisis regional con belicismo irresponsable. La retórica de la guerra debe terminar", dijo Westwerwelle y agregó: Pyongyang debe "terminar los test misilísticos y nucleares".
El martes Corea del Norte amenazó con desatender el armisticio que cerró la guerra de Corea de 1950-1953 en el caso de que Estados Unidos y Corea del Sur lleven las ejercitaciones militares en curso hacia una nueva fase, mientras hoy declaró ya "del todo anulada" la declaración conjunta sobre la desnuclearización de la península coreana que entró en vigor en1992.
Las relaciones Norte-Sur "no son más reparables y un estado extremadamente peligroso prevalece en la península coreana, donde una guerra nuclear puede estallar en cualquier momento".
info news
 

Nocturno Culto

Colaboracionista
Colaborador

La Policía Colombiana se interesa por los drones Tarsis de Aertec​

Screenshot 20211202 102526 Gallery
Familia UAV Tarsis. Foto Infodefensa.com
Erich Saumeth | Viernes, 3 de diciembre de 2021, 12:00

La compañia española Aertec ha estado presente en Expodefensa 2021, escaparate que aprovechó para exhibir las capacidades de su familia de UAV Tarsis, compuesta por los Tarsis 90, 75 y 25. Estos sistemas han despertado el interés de la Policía Colombiana, que busca sistemas remotamente tripulados para la vigilancia de pasos en las fronteras utilizados en el tráfico de estupefacientes.

La firma promocionó, particularmente, el sistema Tarsis 25, como un dron táctico (clase-l) de 25 kilogramos de pesos, con una autonomía de hasta ocho horas y como una aeronave no tripulada ideal para el desarrollo de operaciones de vigilancia, inteligencia y reconocimiento (ISR).

Tecnología ATOL

Aertec ofrece estos sistemas con la tecnología ATOL, es decir, con sistemas de control de vuelo automatizados para todas las fases de vuelo.

Los Tarsis cuentan además con sensores giroestabilizados de vigilancia dual (EO+IR), con capacidades de detección, seguimiento y geotracking.


 

Noticias del Sitio

Arriba