Libros sobre el conflicto de MLV

TurcoRufa

Colaborador
Colaborador
En mi ronda mensual por las librerías de Córdoba, esta mañana por fin me pude hacer de "Malvinas - La batalla de Pradera del Ganso" de Oscar Teves. Por lo poco que he leído hasta ahora, vine muy interesante.

Saludos

En que libreria lo conseguiste? Desde ya muchas gracias!

Saludos.-
 

Charly B.

Miembro del Staff
Moderador
En que libreria lo conseguiste? Desde ya muchas gracias!

Saludos.-

Turco, lo conseguí en la librería Cúspide de Av. General Paz, la que está al frente del Banco de Córdoba. Desconozco si les quedan copias o no, ya que apenas vi la tapa literalmente me tiré encima del libro y no me fijé si había mas copias en los estantes.
Por lo general siempre tienen alguna copia en depósito, así conseguí "Desde el Frente" y "Comandos en Acción".

Saludos
 

TurcoRufa

Colaborador
Colaborador
Gracias por el dato!! Hace poco anduve y no lo habia visto...ahora tengo que pasar a buscar el de Corbalan y éste ya que estamos!! (cruzemos los dedos para que sigan teniendo!!)

Saludos.-
 
En Yenny para los que les interesa la historia y el derecho tienen un librito que se llama "Malvinas nuestro legado frances" con una etiqueta que dice "nuevo aporte al derecho argentino sobre las Malvinas" la autora es la abogada Gisela Martinez Casado.

Esto dice la contracubierta:

"Los marinos de St. Maló -Francia- legaron su nombre a las Islas Malvinas: Iles Malouines, colonizando, en 1764, el estratégico puerto de St. Louis. En forma clandestina, los ingleses se asientan al año siguiente en Puerto Egmont reclamando el archipiélago. A través de un acuerdo entre ambos reyes Borbones, Francia cede formalmente las islas ante el reclamo de España. Pero, ¿qué llevó a esta potencia a cederlas?, ¿cuál es la importancia de estas islas que, desde su descubrimiento, desencadenan cinco siglos de enfrentamientos entre las tres grandes potencias europeas?
En el devenir histórico, los ingleses son expulsados por los españoles en 1770 retornando en 1771, y dejándolas en poder de España en 1774. ¿Cuáles son las causas y las consecuencias de dicho abandono por parte de la corona británica? ¿Qué sucedió con los colonos británicos y franceses afincados en Malvinas cuando llegaron los españoles? De allí en más, serán los sucesivos gobernadores de España y de las Provincias Unidas del Río de la Plata, a partir de 1810, los encargados de mantener la soberanía.
Esta es una parte de nuestra historia, a veces "olvidada". Existe una importante herencia que es imprescindible conocer. Apoyados en estos trazos históricos, geopolíticos y jurídicos sobre los que se asientan los derechos argentinos, y valorizando la colonización francesa, Argentina sustenta su soberanía sobre las islas. Nuestro legado francés puede ser la respuesta al problema de Malvinas."


Saludos
 

fanatikorn

Colaborador
Esto salió hoy en clarin.com sobre el informe Rattenbach:
Rattenbach: El informe que nos mostró los absurdos de la guerra


La Presidenta anunció su difusión. Pero el Informe que investigó los horrores de la “aventura trágica” ya era conocido. Sus principales aportes. Y la historia del general antiperonista que lo hizo.
12/02/12 - 01:29
Fue un raro, único ejercicio de autocrítica que los jerarcas de la dictadura militar jamás habían imaginado regalar. Pero el latigazo y la vergüenza de la guerra perdida en las Malvinas alumbraron novedades como ésa: mientras convocaba a los líderes políticos para iniciar las gestiones de la apertura democrática, el general Reynaldo Bignone anunciaba la creación de una comisión “independiente” que debería investigar y explicar por qué, para qué y cómo Argentina había sido envuelta en la batalla. Casi tres décadas después, la Presidenta anunció dos veces la difusión de ese trabajo “secreto”, cuyas estremecedoras conclusiones en verdad ya fueron publicadas varias veces. Aun sin ese halo de misterio, aquellas viejas páginas todavía guardan información valiosa, varias lecciones que siguen vigentes y algunas sorpresas.
La “Comisión de Análisis y Evaluación de las responsabilidades en el conflicto del Atlántico Sur” fue creada a través de un decreto secreto firmado por la Junta Militar el 2 de diciembre de 1982, para que “reúna los elementos de juicio, analice y asesore a la Junta” en su “intención” de juzgar la acción política y estratégico militar de la guerra. La integraron seis oficiales superiores retirados, dos en representación de cada Fuerza: el teniente general retirado Benjamín Rattenbach y el general de división Tomás Sánchez de Bustamante; el almirante Alberto Pedro Vago y el vicealmirante Jorge Boffi; el brigadier general Carlos Alberto Rey y el brigadier mayor Francisco Cabrera. Para hacer su tarea, se les dio la facultad de solicitar informes, documentos y antecedentes a cualquier organismo público, a personas y empresas públicas o privadas. También podían tomarles declaraciones testimoniales a quienes quisieran.
¿El objetivo? Ofrecer a la Junta una “opinión fundada” sobre el desempeño de los conductores de la guerra, y sobre “las responsabilidades de cualquier persona, sean de carácter penal, disciplinario y del honor que surjan de lo actuado y que a su juicio deban ser investigadas y juzgadas por la jurisdicción común o militar respectiva, en la forma que legal y reglamentariamente corresponda”. En otras palabras: los frutos de la comisión no eran esperados sólo para alimentar los libros de historia.
El mejor símbolo de que la Comisión presidida por el viejo general antiperonista Rattenbach funcionaría como una especie de bisagra entre la dictadura y la Constitución, fue que sus integrantes sesionaban en el Congreso nacional. Durante diez meses, allí escucharon testimonios y confesiones increíbles, recogieron y clasificaron documentos y papeles dispersos en decenas de oficinas y domicilios; reconstruyeron el proceso bélico que con desprecio calificaron como una “aventura militar”. El informe completo consta de diecisiete tomos, de los cuales uno corresponde al cuerpo principal, diez a los anexos, cinco a las transcripciones de las declaraciones y uno a las actas. El cuerpo principal –condensado en este informe de Clarín– está estructurado en cinco partes: Introducción; Antecedentes del conflicto; Evaluación y análisis crítico; Determinación de las responsabilidades; y Experiencias y enseñanzas.
Con precisión cartesiana, el texto desbroza la jungla de fantasías, caprichos, apetitos personales y torpezas que sembraron el camino hacia la derrota. El lenguaje es duro, impiadoso: “Si los mandos de la Nación no apreciaron correctamente las posibilidades del país ni previeron las consecuencias ulteriores, de muy poco han servido el entusiasmo nacional, el sacrificio de los hombres que yacen en las Islas y en el fondo del mar, y el coraje de los que supieron empuñar honrosamente las armas”, comienza.
Luego se enumeran los antecedentes geoestratégicos e históricos bajo los cuales se intentó justificar el desembarco en las islas y la posterior guerra, las negociaciones diplomáticas llevadas a cabo hasta el 2 de abril de 1982 para recuperar las islas; los contactos bilaterales entre la dictadura argentina y el gobierno conservador de Margaret Thatcher en 1979, 1980 y 1981 –en los cuales se habían llegado a explorar posibles fórmulas de transferencia de la soberanía de las islas a la Argentina, con un inmediato “arriendo” al Reino Unido por 99 años y un gradual paso de ciudadanía y competencias a nuestro país–; el enfriamiento de esas negociaciones y el posterior endurecimiento de la postura argentina tras la llegada al poder de Leopoldo Galtieri en diciembre de 1981; los cuantiosos y graves yerros e improvisaciones diplomáticas previos al desembarco del 2 de abril –por ejemplo, el informe dice que no se tuvo en cuenta el rechazo de muchos países hacia el gobierno argentino por la cuestión de los derechos humanos–; la saga de superposiciones, ocultamientos y confusiones desplegadas por los militares en la planificación del desembarco; los primeros signos de incompetencia profesional evidenciados en los documentos de trabajo previos al 2 de abril, que no serían más que eso: los primeros.
Así nos enteramos de que el último documento de planificación bélica se redactó el 4 de abril, que “la emotiva reacción popular le hizo sentir al Gobierno nacional un fuerte respaldo a sus acciones, lo cual indujo a que el Presidente (Galtieri) hiciera pública manifestaciones de compromiso con el pueblo que a la postre significaron la pérdida del margen de negociación de que se disponía inicialmente, y que era el objetivo expresado de ocupar para negociar”. Así también confirmamos que nadie en el gobierno consideraba siquiera posible lo que era evidente –que Gran Bretaña enviaría tropas para reconquistar las islas, lavar su honor y galvanizar a una opinión pública jaqueada por el desempleo y el ajuste–, y que la falta de previsiones para enfrentar una respuesta militar “aceleró una carrera de improvisaciones para articular la estrategia defensiva”. Y así también nos desesperamos ante los detalles sobre la falta de voluntad de la dictadura para negociar la paz, mientras que el “júbilo popular” afectaba “el discernimiento de los responsables”, que a veces dejaban pasar días sin reunirse mientras las bombas caían sobre los soldados.
La secuencia de las negociaciones relatadas muestra cómo se encogía el margen de maniobra argentino: primero se reclamaba la soberanía de las islas; luego se consideraba un gobierno conjunto de varios países –incluidos Argentina y Gran Bretaña–; más adelante ya se discutían los términos del cese del fuego y el retiro de tropas mientras se cedía la administración de las islas a la ONU. Al final sólo se evaluaba la oferta de retirar las tropas, reponer el gobierno británico y consultar a los isleños sobre su futuro soberano.
En la “evaluación y análisis crítico” se despedazan uno por uno los errores de cada comandante en jefe (falta de coordinación de las fuerzas; mala selección de las unidades enviadas al frente y pésimo despliegue; horrendo adiestramiento; armamento inadecuado y fallido, entre otros). También los errores del gobernador militar Mario Benjamín Menéndez (comando ineficaz, desconocimiento de la verdadera situación táctica, física y moral de las tropas, indecisión para atacar cuando era posible) y de otro puñado de jefes.
Entre lo malo, lo peor: pésima logística en el transporte de tropas, armas, equipos, alimentos y abrigos. Punto. También son constantes en el informe las referencias a la falta de presencia de varios jefes en el frente de batalla; mucho teléfono y poco barro. O como decía Perón: timidez para el coraje.
Algunas apreciaciones son menos conocidas y aún hoy podrían decir algo: no hubo un decreto que obligara a las empresas públicas y privadas a satisfacer de inmediato las necesidades de la guerra; se notó la falencia de organización territorial y la carencia de infraestructura ferroviaria y vial. Otra curiosidad del informe es la importancia que le da al “relato” de la guerra en los medios, piezas clave para la “Acción Psicológica”. Hubo “ineficiente control de la información”, y un “ambiente excesivamente permisivo”, que permitió “desbordes periodísticos con efectos triunfalistas multiplicadores en el público”. Se achaca al Estado Mayor Conjunto “no agotar las medidas para investigar el comercio de información que fuera denunciado” y se señala la necesidad de investigar las posibles irregularidades relacionadas con el manejo mediático. El equipo de Rattenbach consigna que por los “criterios disímiles” de los informes de cada fuerza, no pudo saberse un dato clave: cuánto costó la guerra. ¿Hoy se sabe?
El rosario de reconvenciones dirigidas a cada organismo de comando y a diecisiete personas en particular sirve para establecer responsabilidades políticas, penales y disciplinarias, por la existencia de negligencia, impericia o inobservancia de los reglamentos militares. A los comandantes de la Junta –también al entonces canciller Nicanor Costa Méndez– se le atribuyen “incumplimiento de los deberes del funcionario público”, y una paleta de sanciones contempladas en el Código de Justicia Militar, que van desde la destitución, la “reclusión” –hasta 25 años de cárcel– o “prisión mayor” –de dos a seis años– hasta la pena de muerte, planteada como posibilidad para Leopoldo Galtieri, el almirante Isaac Anaya y los coroneles Reposi y Mabrañaga (acusados de haberse plegado a una capitulación ordenada por otro militar cuando sus fuerzas aún contaban con medios de defensa).
Para otros oficiales superiores se sugieren penas de hasta seis años por haberse rendido antes de tiempo, y al gobernador Menéndez lo acusan de media docena de delitos militares que no lo pintan como a un tipo idóneo y mucho menos valiente. Pero el caso que más polémica causó es el del represor Alfredo Astiz, quien rindió sus tropas asentadas en Puerto Leith (islas Georgias del Sur) “sin efectuar la debida resistencia”. A la Comisión le llama la atención que Astiz no haya sido sumariado por la Armada, como sí había ocurrido con el capitán de corbeta Luis Carlos Lagos, que se comportó igual en Grytviken, otro puerto de las Georgias. A ambos los había denunciado el mismo oficial, el capitán de navío César Trombetta. La protección del ex “Angel rubio” de la ESMA –símbolo de la represión ilegal y caso testigo para otros marinos– y su señalamiento por parte de Rattenbach sembró de sospechas de adulteración al texto del informe. Ahí siguen.
La semana pasada, el martes, Cristina Kirchner alabó a los comisionados y reivindicó su trabajo. Seguramente lo habría leído con atención: “La República Argentina no posee oficialmente una política militar orgánica, cuyos fines y modos de acción claramente establecidos armonicen presupuestos, estructuras y estrategias entre las tres fuerzas armadas y entre éstas y el conjunto del quehacer político, económico y social del Estado nacional”, reza una de las “lecciones del conflicto”. ¿Otra? “El Servicio Exterior no acreditó el alto nivel de eficiencia profesional que exigía el conflicto. Esto reclama una mejor y más exigente capacitación y selección de los funcionarios”. Quizás le interese a los jóvenes de La Cámpora que hoy controlan el Instituto del Servicio Exterior. También se aconseja “prestigiar y potenciar” al Estado Mayor Conjunto, y se denuncian la “falta de un desarrollo equilibrado y armónico del equipamiento de cada fuerza, y la carencia de una fuerza submarina adecuada, de una aviación modernizada y de fuerzas terrestres actualizadas profesionalmente.”
En el Congreso, antes de estrecharse las manos en una sobria despedida, los seis oficiales superiores firmaron diez ejemplares del informe para entregar a la Junta, los comandos de cada fuerza y llevarse a casa uno cada uno. Afuera, en la calle, la primavera traía las incipientes, tímidas, primeras brisas de la democracia.
Creo que lo que resalté en rojo no es nada nuevo, pero me sorprende verlo.
El enlace:
http://www.clarin.com/zona/Rattenbach-informe-mostro-absurdos-guerra_0_644935685.html
Si alguno de los moderadores cree que debe ir en otro tópico, por favor muevanlo, yo lo puse acá porque me pareció el tópico mas acorde.
SLDS
 
Re-leyendo el libro de Jofre y Aguiar ("La defensa de Pto. Argentino") me llamo la atencion un dato que indican los autores, el cual es la existencia de un lugar para descanso de las tropas de primera linea en el pueblo, a la cual acudian las tropas de forma alternada (yo tenia entendido que esto nunca se dio y fue una de las ppales criticas a la conduccion ... La falta de relevo de las tropas dl frente). Esto fue asi? Existio dicho lugar donde se dice que habia "duchas, telefono para llamar al continente y hasta Tv"?

Gracias

Saludos

P.s.: les pido disculpas por el offtopic pero no me parecio adecuado abrir un post nuevo para esta duda.
 

Nicolas Kasanzew

Corresponsal Veterano Guerra de Malvinas
Si estan hablando de la hosteria Upland Goose, para bañarse allí había que pagar 15 millones de pesos viejos... Muy poca gente pudo acceder a esas duchas. Y desde ahí no se podía hablar por teléfono, solamente desde Cables and Wireless, oficina manejada por el mayor Gonzalez Iturbe y sus hombres. Asi que la afirmación es enteramente inexacta.
 
Si estan hablando de la hosteria Upland Goose, para bañarse allí había que pagar 15 millones de pesos viejos... Muy poca gente pudo acceder a esas duchas. Y desde ahí no se podía hablar por teléfono, solamente desde Cables and Wireless, oficina manejada por el mayor Gonzalez Iturbe y sus hombres. Asi que la afirmación es enteramente inexacta.

Muchas gracias Nicolas, como siempre "tirando la posta" ;) .
Jofre en el libro dice que dicha instalacion se encontraba en un cuarto del hospital militar, acondicionado a tal efecto.

Saludos
 

njl56

Colaborador
Colaborador
En la empresa Mellor Goodwin, en la esquina de Constituyentes e Yrigoyen, se construyeron dos calderas montadas en sendos camiones Fiat del EA, estoy hablando de mediados de abril de 1982.

Fueron construidas, controladas y homologadas en tiempo récord (podría hacer el chiste obvio acerca de que se han contruído "a todo vapor") y se las llevó el EA para Puerto Argentino.

Lo emotivo que resultó para todos nosotros que tanto habíamos hecho para terminarlas a tiempo y luego nos enteramos que nunca llegaron o al menos eso nos han dicho entonces.

Eran justamente para instalar baños móviles de campaña... amén
 

thunder

Veterano Guerra de Malvinas
Miembro del Staff
Moderador
Re-leyendo el libro de Jofre y Aguiar ("La defensa de Pto. Argentino") me llamo la atencion un dato que indican los autores, el cual es la existencia de un lugar para descanso de las tropas de primera linea en el pueblo, a la cual acudian las tropas de forma alternada (yo tenia entendido que esto nunca se dio y fue una de las ppales criticas a la conduccion ... La falta de relevo de las tropas dl frente). Esto fue asi? Existio dicho lugar donde se dice que habia "duchas, telefono para llamar al continente y hasta Tv"?

Gracias

Saludos

P.s.: les pido disculpas por el offtopic pero no me parecio adecuado abrir un post nuevo para esta duda.
Muy gracioso !!!!!
 

Willypicapiedra

Miembro del Staff
Moderador
Re-leyendo el libro de Jofre y Aguiar ("La defensa de Pto. Argentino") me llamo la atencion un dato que indican los autores, el cual es la existencia de un lugar para descanso de las tropas de primera linea en el pueblo, a la cual acudian las tropas de forma alternada (yo tenia entendido que esto nunca se dio y fue una de las ppales criticas a la conduccion ... La falta de relevo de las tropas dl frente). Esto fue asi? Existio dicho lugar donde se dice que habia "duchas, telefono para llamar al continente y hasta Tv"?

Gracias

Saludos

P.s.: les pido disculpas por el offtopic pero no me parecio adecuado abrir un post nuevo para esta duda.
El RI7 tuvo acceso a mandar cada día a siete (7) S/Cs a dicho lugar para poder hablar por tel con el continente (consta el agradecimiento para el personal de ENTEL). No hay registro de ninguna ducha ni descanso, excepto por el trabajo logrado por los Ing Comb que consiguieron obtener un chorrillo para asearse con agua salada y con el consiguiente efecto del jabón conocido por todos.
 
El RI7 tuvo acceso a mandar cada día a siete (7) S/Cs a dicho lugar para poder hablar por tel con el continente (consta el agradecimiento para el personal de ENTEL). No hay registro de ninguna ducha ni descanso, excepto por el trabajo logrado por los Ing Comb que consiguieron obtener un chorrillo para asearse con agua salada y con el consiguiente efecto del jabón conocido por todos.

Gracias por el dato Willy, como supuse los datos de Jofre era optimistas "in extremis" ...-:(-
 
Tengo entendido que el BIM 5 tenía una "casita" a retaguardia con algunas facilidades y las tropas y cuadros del 4 de Infantería también incursionaron organizadamente muy pocas veces en a Ciudad para bañarse.
Saludos.
 
A mi el libro que me fascina y lo lei un millón de veces es EXOCET, de Emilio Villarino.

 

Noticias del Sitio

Arriba