La Segunda Guerra de Chechenia 1999-2000

Sebastian

Colaborador
Estos artículos fueron publicados en www.dintel-gid.com.ar
Quiero agradecer al forista de ZM Pucaracharlie, es miembro del staff de la web mencionada, el cual me dio permiso para poder publicar dichos artículos en ZM.
La mayoría de las imágenes son las que venian en la publicación original, hay otras imágenes que las subi yo.

Son los siguientes:
1. La Segunda Guerra de Chechenia 1999-2000 Introducción
2. Las Operaciones militares en Noviembre de 1999
3. Las Operaciones militares en Diciembre de 1999
4. La Guerra de Chechenia, enero de 2000
5. La Guerra de Chechenia, Febrero del 2000


Autor Marcelo Rivera
La Segunda Guerra de Chechenia 1999-2000

Introducción
parte 1
(foto subida por mi)

Chechenia tiene una larguísima tradición de resistencia contra los invasores y una gran identidad como pueblo. Durante el Siglo XV lucharon por rechazar a los mongoles, mientras que ya en el Siglo XVI persas, turcos y rusos se disputaban el territorio chechenio, que poco a poco fue ocupado por éstos últimos cuando Iván el Terrible llevó sus fuerzas hacia esa zona y llevó a los cosacos del Volga.

De mayoría cristiana, las influencias del Islam fueron rápidamente ganando terreno hasta que los sunitas se convirtieron en la mayoría religiosa del país hasta la actualidad.
Los antecedentes de los primeros levantamientos contra los rusos se remontan a
1794, aunque la revuelta fue sofocada y las fuerzas zaristas salen victoriosas, aunque sin la posibilidad de ocupar la totalidad del pequeño territorio chechenio.

Ya en 1818 las fuerzas rusas invaden nuevamente el país y fundan el fuerte de Grozny, que se transformaría en la capital de Chechenia y cuyo nombre significa “La terrible”, claro homenaje a la resistencia chechenia.

En 1829 se produce una nueva revuelta, encabezada por el Imán Shamil, los chechenios reinician la lucha contra las fuerzas del Imperio ruso, prolongándose hasta 1859, cuando las fuerzas de Shamil son derrotadas y éste es capturado. No fue hasta 1864 que se logra capturar la totalidad del territorio chechenio.

Para 1917, ya con un gran interés internacional en el petróleo chechenio y con los sentimientos independentistas aún latentes, Chechenia apoya a los bolcheviques durante la revolución y la posterior guerra civil, quedando, entonces, el país bajo control del Ejército Rojo.

En 1921 los chechenios se revelan contra los bolcheviques, pero éstos aplican una importante reforma agraria que logra el apoyo del campesinado y termina dividiendo al país, que finalmente diluye la rebelión.

En 1922, una nueva rebelión permite que el gobierno soviético otorgue autonomía a Chechenia.

Los levantamientos chechenios desde la llegada al poder de Stalin son numerosos, ya para 1936 esta resistencia toma carácter de guerra de guerrillas, pero haciendo gala de su brutalidad, los soviéticos aplastan la rebelión mediante una cruenta represión, que llevó a la posterior fusión de Chechenia con Ingusetia y otorgándole el título de República Autónoma.

Durante la Segunda Guerra Mundial la crisis se intensificó, los chechenios contactaron a la Alemania nazi, lo que tras la derrota de éstos trajo aparejada masivas deportaciones de chechenios hacia Kazajistán.

Cuando, en 1991, desaparece la URSS, el gobierno local fue asumido por el Congreso Nacional del Pueblo Chechenio, un partido pro inÇdependencia cuyo líder era el antiguo general de la Fuerza Aérea Soviética Dzhokar Dudayev, este comandaba un regimiento de bombarderos estratégicos.

Éste declara unilateralmente la independencia chechenia y ejecuta al alcalde ruso de Grozny. Ante esta grave situación y el gran interés estratégico de la región, el presidente ruso Boris Yeltsin envía las nuevas tropas federales a esa capital, pero son rodeadas por milicianos chechenios cuando éstas estaban en el aeropuerto, viéndose obligadas a retirarse.

En junio del año siguiente, Ingusetia se separa de Chechenia y se une a la Federación Rusa como República Autónoma, recibiendo en su territorio a elementos del Ejército ruso para brindarle seguridad.

Es entonces cuando la violencia étnica aparece en esos territorios, los pobladores que no eran chechenios eran continuamente atacados y supuso éxodos masivos que, a la larga, trajo un profundo impacto en la economía chechenia, que perdía mano de obra especializada y profesional, principalmente de rusos.

Ante la situación, las fuerzas Federales rusas realizan la primera invasión de Chechenia en esta nueva etapa política de la región.

La invasión se extendió entre 1994 y 1996 con un resultado poco menos que desastroso, los intentos de capturar la capital chechenia fracasaron una y otra vez ante la resistencia de las milicias chechenias y las bajas rusas eran sorprendentes.
Finalmente, el gobierno ruso optó por firmar un armisticio con los rebeldes y la tensa calma retorna con cierta rutina.

En 1996 se produce el asesinato de Dudayev (este asesinato es efectuado por el FSB, mediante un misil teledirigido), a la par de lo cual se registra un inusitado crecimiento del radicalismo islámico en la zona, principalmente en Daguestán, donde comenzaron a aparecer algunos resabios de guerrilleros. En 1997 el gobierno de Boris Yeltsin llega a un precario cese de hostilidades con los chechenios.

Sin embargo no fue hasta mediados de agosto de 1999 que la situación tomó un cariz preocupante, guerrilleros daguestaníes anunciaron que iniciarían un movimiento secesionista y declararon la creación de un Estado Islámico independiente en territorio de Daguestán.

Ya para el 6 de Septiembre de 1999 las fuerzas separatistas realizaban acciones dentro de territorio chechenio.

Ese mismo mes, varios atentados con bomba en Moscú, y otras ciudades rusas, costaron la vida de casi 300 personas.

El nuevo presidente del Servicio Federal de Seguridad (FSB), Vladimir Putin, ordenó poner en marcha una campaña antiterrorista en Chechenia.
Shamil Basayev, jefe de los guerrilleros chechenios negó estar implicado en esos atentados, en tanto que Aslan Masjadov, que conducía el gobierno chechenio, se apresuraba a repudiar las acciones guerrilleras en Daguestán.
Pero la “operación antiterrorista” ya estaba en marcha, iniciando de esta manera la Segunda Guerra Ruso-Chechenia.

Las tropas Federales comienzan a prepararse
Los intentos chechenios de invadir Daguestán y la violencia desatada contra Ingusetia cuando se declaró independiente de Chechenia fueron la mejor excusa para la próxima intervención del gobierno federal ruso.

La magnitud del despliegue, y el hecho de ya haber dispuesto fuerzas militares en la zona, hace difícil entender que esta operación no haya contado con una prolongadísima planificación.

Tanto Ingusetia como Daguestán serían las bases desde donde se lanzaría la nueva intervención rusa sobre Chechenia, esta vez con las heridas de la derrota de 1996 más cicatrizadas y con las experiencias mejor asimilada.

Los planificadores rusos ahora serían más meticulosos, aprendieron de la segunda etapa de la guerra de Chechenia entre 1994 y 1996, desplegarían tropas mejor entrenadas y con experiencia en los combates ocurridos en aquella campaña, los comandantes habían asimilado mejor las experiencias y ahora se buscaba hacer un uso más amplio de las experiencias obtenidas, capitalizando los conocimientos y evitando cometer los errores anteriores y preservando al máximo la vida de los soldados.

Se planificó una invasión a gran escala en la cual las fuerzas de maniobra estarían compuestas por elementos del Ejército y la Infantería de Marina, con grandes componentes de las excelentes fuerzas paracaidistas, fuerzas especiales (Spetnaz) y unidades de infantería mecanizada de primer orden.

El apoyo aéreo estaría compuesto por un gran componente de aeronaves y, como herencia del Ejército soviético, una gran concentración de piezas de artillería que serían elementos claves de la gran ofensiva rusa.

Dos grandes despliegues tendrían lugar en la zona de operaciones, el primero en Ingusetia, y el segundo en Daguestán, desde allí se iniciaría un avance paulatino y seguro sobre territorio chechenio, procediendo a una ocupación por etapas de las diversas ciudades, poblados y villas en los que, a diferencia de la primera campaña en el país, serían ocupados y asegurados antes de continuar con el avance, evitando que las fuerzas guerrilleras vuelvan a aparecer en la retaguardia de las fuerzas rusas.

Paralelamente, las fuerzas del Ministerio del Interior (MVD) serían las encargadas de acompañar, en gran número, los ejes de avance, encargándose de ocupar y asegurar la retaguardia, consolidando el avance e imprimiendo ritmo al mismo.

En Ingusetia se había desplegado:
  • la 205ª Brigada de Fusileros Motorizados, la cual alineaba unos 4.000 hombres, 50 tanques T-72, 30 transportes de personal BTR-80 (Estos vehículos no solo demostraron ser estupendos medios de combate, sino que resultaron ser muy válidos como vehículos de apoyo logístico durante los combates callejeros posteriores), así como 80 BMP-1 y BMP-2.
BMP-1 (foto subida por mi)
  • Esta importante fuerza estaba respaldada por elementos de la 7ª División de Asalto Aéreo (DAA), que incluyó un cierto número de transportes de personal BMD-1 y BMD-2.
BMD-1 (foto subida por mi)

La fuerza tendría un importante respaldo artillero, compuesto por unas 36 piezas de artillería.

Las fuentes oficiales dicen que éstas eran sólo de 152 mm y remolcadas, pero es de prever que, tal vez, algunas de ellas hubiesen sido autopropulsadas, como los sistemas 2S3 o 2S19, aunque también sería lógico que se desplegaran piezas autopropulsadas 2S1 y D-30 remolcadas, ambas de 122 mm, además de lanzacohetes BM-21 que tuvieron una interesante participación y fueron estrellas en la prensa debido a la gran cantidad de imágenes de los mismos que circulaban en los diversos medios de comunicación.

Lanzacohetes BM-21 (foto subida por mi)

En Daguestán el despliegue era mayor, principalmente debido a la gran importancia del eje de avance del mismo:
  • La 3ª División de Fusileros Motorizados (3ª DFM) desplegó unos 11.000 hombres, 250 tanques T-80 y no menos de 370 transportes de personal de varios modelos, siendo, nominalmente, la organización divisionaria estándar rusa.
  • La 20ª División de Fusileros Motorizados (DFM) desplegaba 100 T-72 y un número algo mayor de transportes de personal, lo que, por los números publicados, significaba que la división no estaba al completo.
Estas dos Divisiones deberían sumar unas 72 piezas de artillería cada una, la gran mayoría autopropulsadas, lo que implica que contaban con solo el despliegue artillero divisionario.
  • Más al Sur se ubicaba la 136ª Brigada de Fusileros Motorizados (136ª BFM), la cual desplegaba unos 3.800 soldados, 32 tanques T-72 y no menos de 240 transportes de personal de varios tipos, siendo respaldados, por 8 baterías de artillería de 152 mm, unas 48 piezas que podrían ser autopropulsadas y remolcadas.
No está claro si esta unidad pertenecía a la 20ª DFM, que en los informes oficiales solo despliega una fracción de sus medios, y sería posible que esta unidad sea parte integral de aquella, a su vez podríamos prever que la 205ª BFM en Ingusetia también integrase a la 20ª DFM, lo que dejaría a ésta con una Brigada Motorizada y una Acorazada como fuerza principal en la citada división.

En ambos casos sólo son suposiciones que podemos extraer del Orden de Batalla ruso presentado oficialmente.

Es decir, en total unos 50.000 hombres habían sido desplegados, con unos 400 tanques de combate T-72 y T-80, aunque se pudieron apreciar gran número de los veteranos T-62, cerca de un millar de transportes de personal de todos los tipos, así como varios cientos de piezas de artillería y lanzacohetes.

El despliegue aéreo fue también impresionante, los rusos disponían de un poderoso despliegue aéreo en el Distrito Militar Caucazo Norte y aunque la totalidad de los medios no fueron asignados a las operaciones en Chechenia, este alineaba a:
  • la 10ª División de Aviación de Bombardeo, con aviones de interdicción Su-24M “Fencer”( Con modernos sistemas de navegación y seguimiento de terreno, los Su-24M fueron los únicos medios rusos que permitían realizar ataques en cualquier condición meteorológica, de día y de noche) en cuatro Regimientos
Su-24M “Fencer” (foto subida por mi)
  • la 1º División de Aviación de Ataque (Shturmovik) con aviones de ataque y apoyo cercano Su-25 “Frogfoot” (fueron los principales medios de apoyo cercano para las fuerzas terrestres, siendo utilizados en combinación con los helicópteros de ataque Mi-24 "Hind") en tres Regimientos
Su-25 “Frogfoot (foto subida por mi)
  • La 16ª División de Caza de la Guardia “Swirskaya”, con aviones MIG-29 “Fulcrum” en tres Regimientos
  • una División de Cazas no identificada, con dos Regimientos de Su-27 “Flanker” y uno mixto de MIG-25 “Foxbat” y MIG-31 “Foxhound”
Las unidades independientes incluían:
  • al 11º Regimiento de Reconocimiento (Independiente), con aviones de reconocimiento táctico Su-24MR “Fencer”
  • el 535º Regimiento de Aviación Mixto (Independiente), con aviones de transporte An-12BP “Cub B” y helicópteros Mi-8MTV “Hip H” (los Mi-8 en diversas versiones fueron los principales elementos de apoyo, transporte y sostén logístico de las fuerzas rusas, permitiendo agilizar los movimientos de las fuerzas terrestres y aprovisionar a los destacamentos militares de avanzada, la movilidad que ofrecieron estos aparatos permitió dar una gran profundidad y flexibilidad al avance ruso, que en muchos casos permitió que sus fuerzas atacaran posiciones rebeldes en las montañas, o bien tomar posiciones elevadas en pasos montañosos.
Las operaciones helitransportadas fueron de gran importancia durante noviembre, aunque estuvieron condicionadas por el clima.)

An-12BP “Cub B” (foto subida por mi)
  • el 286º Escuadrón de Helicópteros de Guerra Electrónica (Independiente), equipado con helicópteros Mi-8PPA “Hip”.
Mi-8PPA “Hip” (foto subida por mi)
A estas unidades habría que agregar transportes An-26 “Curl”, An-32 “Cline” y los grandes Il-76 “Candid” provenientes de otras unidades fuera del Distrito y afectadas al sostén logístico de las operaciones.

Por su lado, la Aviación del Ejército ruso desplegó dos grandes unidades de aviación, las cuales estaban afectadas a los 58º y 67º Cuerpos de Ejércitos, y se totalizaban:
  • dos Regimientos de Helicópteros de Combate Independientes; 55º y 487º Reg.
  • un Regimiento de Helicópteros de Comando y Control de Combate Independiente
  • un Regimiento de Helicópteros de Transporte Independiente; 325º Reg.
  • un Escuadrón de Helicópteros Independiente; 326º Escuadrón
  • más otro posiblemente asignado al 58º CE.
Los medios del Ejército incluían:
  • un puñado de aviones de transporte An-2 “Colt”
  • helicópteros utilitarios Mi-8MTV “Hip”, así como sus variantes de comando y control Mi-9 “Hip”
Mi-8MTV “Hip” (foto subida por mi)
  • helicópteros de ataque Mi-24V “Hind D” (estos poderosos helicópteros de ataque fueron ampliamente utilizados en misiones de apoyo cercano a la infantería, además de otras de patrulla, escolta y ataque)
Mi-24V “Hind D” (foto subida por mi)
  • helicópteros de combate Mi-24P “Hind E”, además de una variante de reconocimiento y otra de comando y control
  • además de los grandes transportes pesados Mi-6 “Hook” y los gigantescos Mi-26 “Halo”.
Mi-26 “Halo” (foto subida por mi)

El principal elemento de soporte logístico durante el avance ruso fue el helicóptero Mi-26 "Halo", el cual tiene una asombrosa capacidad de carga, que incluye hasta 200 soldados o 20 toneladas de carga.

Il-20 “Coot A” (foto subida por mi)
El avión Il-20 “Coot A” es un avión de inteligencia electrónica (SIGINT), este tipo de aeronaves es muy raro que sobrevuelen el área de operaciones debido a que sus censores le permiten una vigilancia a distancia de seguridad.

Por otro lado, los chechenios no disponían de los medios para derribarlo.
La planificación de la operación estuvo mucho más detallada, desde los aspectos logísticos a los operacionales, de manera de no repetir los errores que tuvieron lugar durante la campaña anterior.

Las tropas seleccionadas estaban entre las mejores disponibles e incluían las mencionadas tropas de elite paracaidistas, infantes de marina y fuerzas especiales Spetnaz (SPETltziasnoye NAZnatchenye o Tropas de Propósitos Especiales).

El entrenamiento en combate urbano de las tropas se elevó considerablemente, aprovechando también las distintas intervenciones en las diversas repúblicas del Caucazo y los análisis de los fracasos de la Primera Guerra de Chechenia, algo que revolucionó no solo la forma de combatir de las tropas, sino de la innovación de las tácticas de combate, planificación operativa, soporte logístico, sanitario, de comunicaciones, vigilancia electrónica y seguridad.

Las tropas del Ministerio del Interior (MVD) serían un gran componente de apoyo para dar continua seguridad a la retaguardia y afianzar el territorio conquistado, evitando males mayores.

Las tropas rusas hicieron uso de nuevas tecnologías, como el uso de nuevos sistemas de comunicaciones más seguros, los aviones de reconocimiento no tripulado (UAV) “Pchela”, los cuales se mostraron idóneos para exploración, reconocimiento y para evitar emboscadas a los convoyes rusos.

“Pchela” (foto subida por mi)

Para mediados de Septiembre las fuerzas federales ya estaban desplegadas y listas para actuar, solo se esperaba la orden para iniciar el avance, los objetivos ya estaban fijados y se procedería a actuar con particular rudeza, sacando máximo provecho de la tecnología disponible para entonces y que permitirían ampliar la eficacia de las mismas.


Dirección del ataque ruso(foto subida por mi)

Continuara.....
 

Sebastian

Colaborador
parte 2

Hacia el río Terek, la primera etapa de la Segunda Guerra de Chechenia



El director del FSB, Vladimir Putin, ordenó la puesta en marcha de una operación sistemática destinada a destruir las fuerzas guerrilleras y terroristas chechenias en el Caucaso.

La primera etapa sería ocupar un tercio del territorio chechenio, situado al Norte del río Terek, las otras dos fases serían un escalonamiento de las operaciones que permitirían la captura definitiva de Grozny, ocupando prácticamente la totalidad de Chechenia y facilitando las operaciones de limpieza posteriores.

En cada fase, las fuerzas terrestres avanzarían presionando a las fuerzas guerrilleras y consolidando el avance, a la vez que las fuerzas del Ministerio del Interior se encargarían de asegurar, ocupar y dar la seguridad a la retaguardia con el objeto de evitar los típicos problemas de este tipo de operaciones contra la guerrilla.

En la mañana del 2 de Octubre de 1999, el Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas rusas, el general Valery Manilov, anuncia en conferencia de prensa que las fuerzas federales habían cruzado la frontera chechenia desde Daguestán e Ingusetia.

En una penetración de 15 Km en territorio de Chechenia, las fuerzas rusas toman posiciones en la cercanía de la localidad de Kizla, no haciendo un intento de penetrar más profundamente.

Ese día se produce uno de los primeros combates de la guerra, el cual tuvo lugar en la norteña localidad de Borozdinovskaya.

Durante esas acciones, las fuerzas Federales admiten la pérdida de dos transportes de personal BTR-80 y algunas bajas, aunque no se especificó más.
En un intento propagandístico, los rusos informan que la resistencia chechenia “había sido comandada por el jordano Jattab y por el mismo Basayev en persona”, algo poco probable y difícil de demostrar.

El día 3 de octubre, la artillería rusa comenzó un bombardeo masivo de las posiciones chechenias en la villa de Bamut, en el Oeste, con lo que se preparaba el avance de las unidades mecanizadas rusas.
Tras 40 minutos de bombardeo se lanza el primer ataque masivo de la guerra.
Tropas Federales logran asegurarse las alturas que rodeaban la villa de Bamut, la cual cae al poco tiempo ante la presión rusa.

La presencia de los veteranos tanques T-62M y T-62MV fue una constante durante las operaciones en Chechenia. La ausencia de una amenaza acorazada rebelde real permitió desplegar estos vehículos para misiones de apoyo de fuego. La pérdida en combate de estos vehículos tendría un impacto muy inferior a lo que podría ser la de los T-72 o T-80 mucho más modernos.

Paralelamente, fuentes rusas y chechenias informan que se producen combates entre guerrilleros chechenios y fuerzas mecanizadas rusas en la zona Oeste.
Las tropas rusas anuncian que “avanzaban de forma lenta pero firme”, esto mostraba el interés ruso de mantener la situación bajo control, evitando profundas y rápidas penetraciones que desguarnecieran su retaguardia.

Ingresando desde el Norte y el Este, las fuerzas rusas penetran en territorio chechenio, produciéndose un nuevo enfrentamiento, esta vez en la localidad de Kargalinskaya.

En el Oeste, desde Osetia del Norte, más fuerzas rusas se preparan para entrar en acción.
En el frente oriental la artillería rusa castiga duramente las fuerzas chechenias en retirada ante el poderoso avance mecanizado Federal, en el cual las fuentes oficiales rusas aseguran la destrucción de 18 vehículos de varios tipos, así como la muerte de 30 guerrilleros.

Según la prensa, durante la noche del 3 de octubre y la madrugada del 4 de octubre, las tropas Federales combaten duramente por abrirse paso hacia el Sur, mientras que las posiciones de los guerrilleros chechenios son continuamente bombardeadas por la artillería y la aviación Federal.

Hasta aquí los rusos hacían gala de durísimos bombardeos aéreos y terrestres antes de iniciar el avance mecanizado hacia los objetivos fijados, clara demostración de que los errores cometidos en la Primera Guerra Ruso-Chechenia no se iban a cometer nuevamente.

El 4 de Octubre el Tte. Gral. Gennady Troshev anuncia que las fuerzas Federales han establecido una zona de seguridad primaria alrededor del Norte de Chechenia.

El avance ruso busca alcanzar, para entonces, la confluencia de los ríos Argun, Sunzha y Terek, desde donde se pondría en marcha la segunda etapa de la guerra.
En ese mismo informe, Troshev anuncia que las bajas rusas sumaban 2 muertos, 7 heridos, un tanque y dos transportes de personal destruidos, así como un avión de ataque Su-25 derribado.

Estas cifras oficiales son realmente muy bajas para ser ciertas, más reconociendo que en 72 horas se registraron varios combates y la pérdida de material, la información sería completada más tarde con nuevas cifras, esta vez un poco más realistas.

El día 5 de Octubre, el Tte. Cnel. (Fuerza Aérea) Nicolay Baranov da a conocer que entre los días 3 y 4 de octubre se había perdido un avión de ataque Su-24 durante las operaciones de combate contra la guerrilla.

Así mismo se informa que los guerrilleros habían atacado una base de la Fuerza Aérea de Daguestán, destruyendo tres helicópteros Mi-8 “Hip” de esa fuerza, así como un cuarto que es derribado por un SAM portátil.

Interesante imagen de un helicóptero Mi-8MTV "Hip H" ruso. Al parecer dispone de una grúa de rescate encima de la puerta delantera, está armado con lanzacohetes en los soportes de armas, dispone de un lanzador de bengalas justo encima de la última ventana del fuselaje y un sistema de alerta de misiles detrás del carenado del motor. Lo más extraño de la imagen son las seis antenas ubicadas encima del boom de cola.
Para entonces, la aviación rusa comenzó a concentrar sus ataques en Grozny de manera devastadora.
Ese mismo 5 de Octubre el Ejército de Georgia informa que había rechazado un intento de los guerrilleros chechenios de violar su territorio, habiendo capturado cinco de los incursores.

Por la tarde, el ejército de Georgia logra detener un intento de los separatistas chechenios de violar su territorio, capturando cinco hombres.
La ofensiva Federal ya era absoluta, atacando desde cuatro frentes, las tropas rusas habían tomado ya unas 30 villas, en tanto que en un rápido avance logran ubicar la vanguardia a apenas 20 Km de distancia de Grozny, alcanzando rápidamente el río Terek.

Para entonces, se producen durísimos combates en la villa de Chervlennaya, en la orilla Norte del Terek, la cual cae tiempo después.
Tras asegurar la ciudad y reorganizar sus fuerzas, las fuerzas Federales se alistan para iniciar un avance hacia el Sur contra el resto de las posiciones chechenias.
En los combates de Chervlennaya los rusos reconocen la muerte de 4 soldados, más heridas en otros 20, una cifra bastante creíble y que muestra una gran intensidad en los combates.

Sin embargo, la cifra de 1.500 rebeldes muertos durante los primeros cinco días de combate es muy difícil de aceptar.
En esa ciudad, un proyectil de artillería destruye un autobús donde mueren 41 civiles chechenios, los rusos reaccionan a la situación aseverando que los guerrilleros utilizan a los civiles como escudos humanos, los chechenios responden acusando a los rusos de genocidas.

Durante la noche, las fuerzas federales se alistan para el cruce del río, debían quedar en posición para capturar Gudermes, que para entonces estaría siendo asediada por la 136º Brigada de Fusileros Motorizados, que salió de Daguestán con ese objetivo.
La operación debía permitir estrechar el cerco sobre Grozny y proteger el flanco oriental del avance Federal, además de aumentar la seguridad de las fronteras de Daguestán ante un posible ataque chechenio.

Durante los cinco días, las fuerzas militares chechenias habían sido duramente castigadas por los ataques aéreos y los continuos bombardeos de artillería, limitando sus movimientos y afectando seriamente su logística, permitiendo que las fuerzas terrestres rusas avanzaran rápidamente por el territorio al Norte del río Terek.

El día 6 de octubre el presidente chechenio, Aslan Masjadov, ordena una retirada táctica de todas sus fuerzas militares desde el Norte hacia los alrededores de Grozny.

Ante esta medida, las fuerzas rusas pasaban a controlar la totalidad de los territorios al Norte del río Terek, cumpliendo, de esta manera, los objetivos previstos para la primera fase de la ofensiva Federal.

Para entonces, las fuerzas rusas comienzan a consolidar sus posiciones, reorganizarse y preparar algunos despliegues para la toma de posiciones avanzadas que le permitieran converger sobre Gudermes, objetivo de la segunda fase inicial.

La frontera Sur, entre Chechenia y Georgia era un gran inconveniente para los rusos, que veían como una salida de escape para los chechenios y una vía de entrada de suministros y armamentos para los guerrilleros.

Ante la tentativa de iniciar acciones en ese sector, Masjadov envía a su esposa a Georgia para entrevistarse con el presidente de Georgia, Edouard Shevarnadze, con el propósito de conseguir una mediación entre él y el gobierno ruso. La gestión fracasa rotundamente.

Ese mismo día, el ministro de Defensa ruso, Igor Sergeiev, descarta de que las fuerzas Federales avancen sobre Grozny, aunque para entonces algunas unidades rusas podrían estar ya controlando la mayoría de los puentes sanos y accesos sobre el río Terek hacia la capital chechenia.

Para entonces, los informes dan a conocer que el grueso de las fuerzas chechenias, incluyendo los guerrilleros, se retiran hacia la capital y la ciudad de Gudermes.

En los últimos avances del día, un ataque realizado por lanzacohetes BM-21 “Grad” contra Znameskoye, al Noroeste, produce 18 muertos a las fuerzas chechenias, mientras que en el Este las fuerzas Federales avanzan hacia las villas de Sarisu, Kurdyukivskaya, Grebenskaya y Shelkovskaya, aunque no se producen enfrentamientos, ya que los habitantes informan que los rebeldes se habían retirado de éstas durante el día.

El día 7 de octubre, las fuerzas Federales rusas afianzan sus posiciones defensivas en la orilla norte del río Terek, mientras que los bombardeos aéreos y de artillería se concentran en la ciudad de Gudermes y sus alrededores.

Las fuerzas chechenias se agrupan en los alrededores de la capital para esperar el asalto ruso contra ésta.
Esa tarde, los rusos lanzan un nuevo ataque de cohetes, esta vez contra la villa de Bamut, a la vez que en un ataque de morteros contra Znamenskoye, logran expulsar los últimos vestigios de resistencia chechenia al Norte del Terek de manera definitiva. Según las fuentes oficiales, un Su-24 ruso se estrella contra las montañas a causa del mal tiempo, sin reportarse el estado de su tripulación, probablemente muerta.

En una conferencia de prensa, el ministro de Defensa ruso Sergeiev informa sobre la detención de la ofensiva rusa en el río Terek, a la vez que aprovecha la ocasión para dar a conocer un presunto Orden de Batalla (ORBAT) de las fuerzas chechenias, las cuales estarían compuestas de la siguiente manera:
  • Guardia Presidencial: comandado por Ilas Taljadov y con unos 2.000 hombres
  • Batallón Abjazskij: comandado por Shamil Basayev, con unos 1.200 hombres
  • Batallón Shariatskij: comandado por Arbi Barayev, con unos 850 hombres
  • División de Operaciones Especiales: comandado por Ruslan Galayev
  • División Acorazada: comandada por Sajlutdina Isayev y con los sobrevivientes de unos 80 vehículos disponibles antes y después de la Primera Guerra Ruso-Chechenia.
  • División de Tiradores de Montaña: comandada por Ibragim Arsanukayev
  • División de Artillería y Lanzacohetes: con los sobrevivientes de unas 180 piezas de artillería disponibles antes y después de la Primera Guerra Ruso-Chechenia
  • División Antiaérea: con unos 120 cañones antiaéreos, principalmente de 23 mm, sobrevivientes de los disponibles antes y después de la Primera Guerra Ruso-Chechenia
  • División Antitanque: con unos 100 sistemas antitanques.
  • Dos Divisiones Motorizadas: con los sobrevivientes de unos 130 vehículos BMP-1, BMP-2, BTR-80 y MT-LB disponibles antes y después de la Primera Guerra Ruso-Chechenia
  • División de Infantería
  • Dos Batallones de Ingenieros
  • Dos Batallones de Comunicaciones
También se anunciaba que Chechenia había adquirido armamento en el mercado negro, como ser una docena de misiles antiaéreos portátiles FIM-92 “Stinger”, norteamericanos, y cuatro lanzagranadas AGS-17 “Plamya”.
En total, los rusos estimaban en 20.000 el número de tropas chechenias a las que deberían hacer frente, lo que hace que las unidades mencionadas arriba solo tengan un valor simbólico al ser mencionadas como “Divisiones”.

A estas fuerzas se le agregarían unos 2.000 combatientes fundamentalistas que son dirigidos por el jordano Jattab.
El 9 de octubre, las tropas rusas continúan el avance, capturando la estratégicamente importante ciudad de Bamut, al Oeste del país, en un combate que costó 7 muertos y 37 heridos a las fuerzas federales, éstas, a su vez, reportan la destrucción de las bases separatistas en la localidad de Naurskaya, produciendo unos 50 muertos a los guerrilleros, según las fuentes oficiales.

Paralelamente, en la villa de Starogladkovskaya, se produce una importantísima reunión en la que participa el Jefe de Estado Mayor General ruso, el general Kvashnin, el comandante del Distrito Militar Caucazo Norte, general Victor Kazantsev, y el comandante del Grupo de Ejércitos Este, el teniente general Gennady Troshev. En dicha reunión, los altos mandos analizan la situación del frente y sus pormenores, además de trazar los pasos a seguir desde entonces.

Ese mismo día, la ofensiva rusa concentra su artillería en la zona de Grozny y sus alrededores, lo que de inmediato obliga al presidente chechenio Masjadov a ordenar que Basayeb y Jatab cambien de posición a sus fuerzas, las cuales se despliegan en Urus Martan, con objeto de mantener fuerte el dispositivo defensivo.
Ya el día 10, en conferencia de prensa, el presidente Vladimir Putin informa que las Fuerzas Federales están culminando los preparativos para tomar Grozny por asalto.

En el frente, las tropas rusas despliegan unidades de artillería como refuerzo con la intención de someter a un prolongado bombardeo a las defensas de la ciudad, paralelamente, se intensifican los ataques aéreos sobre diversos puntos de la capital y sus alrededores. Así mismo, la aviación rusa lanza continuos ataques contra los enclaves guerrilleros en Goragorsk.
Apelando a fuerzas de elite, los rusos lanzan un asalto desde el sudoeste, infantes de marina y paracaidistas ingresan a las zonas urbanas y pequeñas villas en formaciones compactas de pequeñas dimensiones.

Esto motiva que los guerrilleros abandonen sus refugios, muchas veces excelentemente camuflados, para repeler el asalto federal.
Cuando los paracaidistas y marinos ponen al descubierto a los guerrilleros y los aferran al terreno, la artillería y los tanques comienzan a barrerlos.

Paralelamente, las tropas federales se continúan fortificando y preparándose para lanzar el ataque, mientras que despliegan diversos sistemas de vigilancia táctica y seguridad en la zona Norte, con el objeto de mantener bajo control a los guerrilleros y sus movimientos.

El 12 de octubre se reporta el empleo de sistemas de vigilancia óptica, radares tácticos y equipos de inteligencia electrónica, principalmente COMINT para la interceptación de comunicaciones chechenias.

Ese mismo día, las tropas federales tuvieron una agitada actividad, las villas de Vinogradnoye y Novodevskoye son atacadas por la artillería, donde se causan graves bajas a las concentraciones de guerrilleros y depósitos de provisiones.
Así mismo, la aviación destruye una emisora de televisión que era empleada por los separatistas para propaganda.

El reconocimiento táctico aéreo también permite descubrir que las fuerzas chechenias se siguen reforzando y fortificando en el distrito de Grozny, así como en las montañas al sur del Terek, mientras que un análisis de la información obtenida permite descubrir que los objetivos destruidos por la aviación durante el día son reconstruidos por los chechenios durante la noche, principalmente las vías de comunicación, depósitos de suministros y otras instalaciones de apoyo.

Al atardecer, los chechenios lanzan un contraataque en varias villas en la zona del Terek, en este asalto utilizan uniformes y vehículos con insignias rusas, pero son rechazados antes de la noche.

Para entonces, la artillería rusa batía blancos en las villas de Tolstoi Yurt, Braguni, Nozhai Yurt y Kinji, mientras que en Urus Martan, al sur de Grozny, se produce un ataque con misiles, para más tarde ser duramente bombardeada por la artillería. Finalmente, la última acción informada es una redada lanzada por las fuerzas del Ministerio del Interior ruso, apoyadas por tropas del Ejército, en búsqueda de almacenes de armas y agentes guerrilleros, la acción duró todo el día y, al parecer, fue un fracaso, al no reportarse sus resultados.

El día 13, el alto mando ruso da a conocer que sus tropas habían rodeado al líder separatista Shamil Basayev, en la localidad de Goragorsky.
En esa conferencia de prensa, el ministro de Defensa, Igor Sergeyev, informa que se estaba librando una dura batalla en torno a la posición de Basayev.

Así mismo, la artillería rusa golpea Pervemajvsk, Grozny y Benoy, en tanto que los chechenios lanzan un contraataque que le permite recuperar la villa de Chervlennaya, en la orilla norte del río Terek.
La aviación rusa, por su lado, concentra sus ataques en la villa de Zyabjr Yurt, donde son destruidos cuatro depósitos de provisiones de los separatistas.

Nuevas tácticas rusas:
Ya para entonces los cambios doctrinarios rusos se hacían evidentes en comparación con las ofensivas de 1994 a 1996, ahora, tras tomar objetivos cercanos, detenían el avance, se reorganizaban, fortificaban, reforzaban y luego retomaban las acciones ofensivas, de esta manera, los guerrilleros comenzaron a ser rechazados y obligados a retirarse ante el avance ruso, en vez de mantenerse en la zona a la espera de poder atacarlos por la retaguardia mientras mantenían un avance prolongado.

Los avances no solo estuvieron meticulosamente planeados, sino que eran deliberadamente lentos, de maneras de asegurar el terreno conquistado y evitar que sea recuperado por los rebeldes chechenios.

Los rusos realizaban sus movimientos en ciclos de 48 horas, de los que 24 horas se utilizaban para las operaciones de combate y las otras 24 horas para reorganizarse y asegurar las posiciones.

Para entonces, el general Manilov informa que las tropas federales controlaban ya la Carretera Militar Transcaucásica, que une Grozny con Tbilisi, en Georgia.
Al día siguiente, el 14 de octubre, la aviación destruye varias posiciones y reductos rebeldes en torno al aeropuerto de Grozny, en dichas acciones resulta derribado un avión de ataque Su-24 ruso.

Paralelamente, las tropas terrestres continúan su ofensiva sobre Goragorsk, plenamente convencidos que Basayev se encontraba en esa villa, la cual, a simple vista, carece de cualquier importancia militar y estratégica.
En la ciudad de Bamut, los reportes de exploración dan indicios de que los chechenios están fuertemente fortificados, sin embargo sus posiciones son constantemente atacadas por la artillería rusa.

Durante ese día se registran varios ataques chechenios contra las posiciones de las fuerzas federales, pero éstas se limitan a defenderse y rechazar los ataques guerrilleros. Según las fuentes oficiales, un soldado ruso y ocho guerrilleros chechenios mueren en estas acciones en la localidad de Bamut.

El día 15 de octubre la ofensiva federal se reinicia abarcando todos los frentes, en el embate inicial es capturada, finalmente, la villa de Goragorsk, tras un asalto contra las posiciones fortificadas que eran defendidas por unos 200 rebeldes.

El asalto fue respaldado por un denso fuego de artillería, mientras que los tanques apoyaban a la infantería realizando fuego directo contra blancos específicos, incluso se reporta el empleo de misiles antitanques en funciones de supresión de defensas.
Una vez aplastada la resistencia, las tropas del Ministerio del Interior se despliegan en la villa, pues se cree que Basayev aún se encuentra en la zona.
Cerca de la ciudad de Chervlennaya se produce un ataque chechenio contra fuerzas de reconocimiento ruso, aunque son rechazados.
Tras la caída de Goragorsk, las tropas federales avanzan 4 Km a lo largo de las montañas Tersk, dirigiéndose hacia la localidad de Tolstoi Yurt.

En el movimiento las fuerzas rusas proceden a ocupar y fortificarse en esa cadena montañosa, es allí donde se comienza la construcción de bases de apoyo de fuego que serían utilizadas por la artillería rusa para bombardear Grozny.
Los combates más importantes en la cadena montañosa del Tersk se producen en torno a la “Altura 500,8”, la cual es tomada por el 58º Regimiento Móvil, que se encontraba bajo comando directo del general Vladimir Shamanov.

Fuertemente defendida, antes de iniciarse el asalto de infantería, las posiciones chechenias fueron atacadas continuamente por la artillería y la aviación, posteriormente el asalto significó un serio revés para los chechenios que debieron abandonar la elevación, lo que permitió a los rusos dominar todas las posiciones estratégicas en los alrededores de Grozny.

Paralelamente, las fuerzas rusas ubicadas en la frontera con Ingusetia inician su avance sobre territorio chechenio en la zona de los montes Sunzhen. Aquí, las tropas rusas hacen amplio uso de los helicópteros de asalto.
En la mañana del 16 de octubre, la aviación realiza un ataque sobre la localidad de Pervomajskoye, al Norte de la capital, donde las fuentes oficiales aseguran que los chechenios sufrieron 14 bajas.

Muy cerca de esa localidad, las fuentes oficiales rusas informan que es derribado un helicóptero federal, aunque no especifican el modelo y bajas, pero probablemente se trate de un Mi-24V “Hind D” o un Mi-24P “Hind E” en misión de reconocimiento armado, ya que no se registran reportes de operaciones aeromóviles con helicópteros de transporte de tropas.

Al concluir el día se anuncia que en la zona Norte de Grozny los rebeldes chechenios han perdido la mitad de sus vehículos y artillería disponible.

Continuara....
 

Sebastian

Colaborador
Parte 3

Sin embargo, éstos se siguen desplegando en posiciones fuertes en torno a Grozny, principalmente en las localidades de Shalty, Vedeno y Sherthzen Yurt, las cuales son transformadas en verdaderas fortalezas.

En paralelo, algunos contingentes de tropas chechenias se dirigen hacia el Sur, con el objeto de construir nuevas bases y líneas defensivas.
Durante la tarde, la aviación rusa ataca nuevamente Pervomajskoye, siendo uno de los blancos alcanzados la casa del presidente chechenio Masjadov.

Aslan Maskhadov (foto subida por mi)

El gobierno ruso acusa a Georgia de ser el responsable de la llegada de misiles antiaéreos portátiles FIM-92 “Stinger”, de origen norteamericano, aunque sin informar cómo llegaron a manos de los chechenios los misiles portátiles “Igla” y “Strela”, de origen ruso.

La situación del tráfico de armas hacia Chechenia toma un nuevo giro cuando las fuerzas federales anuncian la captura de dos criminales de guerra, Murad Galimov e Ismael Gajdarov, quienes son apresados en la frontera de Daguestán.
Ambos eran buscados intensamente por las fuerzas rusas debido a ser los responsables de varias incursiones sobre Daguestán.
En el frente de combate, los rusos mantienen los bombardeos de artillería contra las villas y puntos fuertes de los chechenios en los alrededores de Grozny.

Por su parte, el jefe del Comando Conjunto de las FFAA rusas en Chechenia, general Victor Kazancev, anuncia que la segunda etapa de la guerra se estaba iniciando, en la cual las tropas del Ministerio del Interior (MVD) comenzarían a ocupar, asegurar y administrar todos los territorios chechenios capturados en la ofensiva. Durante noviembre, las operaciones de seguridad y limpieza en las villas y poblados se hicieron más intensas, e incluso peligrosas. Una vez que las tropas del ejército y la infantería de marina expulsaban a los rebeldes de un poblado, las tropas del MVD se encargaban de asegurarlo y protegerlo, para luego permitir que la Policía ejerciera el control normal.

Lanzador BM-21 siendo recargado de cohetes por sus sirvientes. Rara vez cada lanzador era recargado con los 40 proyectiles que podía lanzar, ya que normalmente se utilizaban salvas de 12 o 20 cohetes en los ataques.
En un informe oficial, el comandante de la Fuerza Aérea rusa en el Teatro de Operaciones Caucazo Norte, informa que durante el 17 de octubre se registró la pérdida de dos aeronaves de combate, un Su-24 “Fencer” y un Su-25 “Frogfoot”, en ambos casos se lamenta la muerte de sus tripulantes.

Ya el día 18 de octubre, la Inteligencia Militar rusa informa que el jordano Jattab, uno de los líderes guerrilleros más buscados, ha entrado en contacto con Osama Ben Laden, por medio de contactos afganos, en un intento de apoyar a las guerrillas islámicas en la región con dinero y armas.

Para entonces, los rumores de que los rusos habían lanzado ataques con misiles de crucero a los campos de entrenamiento de terroristas en Afganistán toman fuerza, aunque nunca pudieron ser corroborados oficialmente.
Posiblemente este ataque podría haber sido realizado con misiles de crucero Kh-55 lanzados desde bombarderos estratégicos.

Un Kh-55 en el museo de la Fuerza Aérea Ucraniana (foto subida por mi)

En el Teatro de Operaciones, los objetivos chechenios en torno a las villas de Aljan Yurt, Znamenskoye y en el bosque de Chernoyechensky son atacados por la artillería y aviación rusa de manera prolongada.
En Pervomajskaya, la aviación rusa utiliza bombas guiadas para destruir una estación de radio chechenia.

En la zona del río Argun, al Sur de Grozny, se inician las operaciones aeroterrestres, mientras que la Fuerza Aérea rusa inicia una serie de ataques en los que destruye caminos sobre el cañón Argun, así como un puente en la localidad de Chiri Yurt, el cual también cruzaba el río Argun. Los rusos hicieron un amplísimo uso de la movilidad vertical para poder cercar y anticipar los movimientos de los rebeldes chechenios.

El empleo de los helicópteros Mi-8 "Hip" y tropas paracaidistas produjo un impacto favorable en las acciones de cerco y destrucción del sostén logístico de los chechenios, donde la obtención del control del Cañón de Argun representó uno de los puntos álgidos de la campaña de bloqueo de la capital.
El 19 de octubre el Ministerio del Interior ordena a la Guardia de Fronteras que intensifique su vigilancia en la zona Norte de Daguestán, además de intensificar las patrullas en la Carretera Transcaucásica, que une la capital de Georgia, Tbilisi, con Grozny.

En las localidades de Darbanki, Zavdag y Nozhai Yurt, el reconocimiento aéreo descubre grandes concentraciones de tropas chechenias, las cuales son atacadas duramente por la artillería rusa, que, según fuentes oficiales, causa estragos entre los efectivos separatistas.

Al mismo tiempo, la aviación destruye dos bases chechenias en Gejicho y Shatoj.
Por la tarde, las fuerzas rusas son sometidas a un fuerte ataque con morteros y asaltos de infantería por parte de los chechenios en la localidad de Naur, ataque que es rechazado después de cortos combates.
Los rusos no persiguen a los guerrilleros, y ambos proceden a establecer nuevas posiciones defensivas.

El 21 de octubre, el comandante de la Fuerza Aérea Rusa da una rueda de prensa en la que, haciendo uso de fotografías y videos, demuestra el accionar de los ataques aéreos rusos en la destrucción de blancos móviles.
Se informa que los pilotos ahora se dedican a adquirir los blancos a muy baja altitud, incluso muchas veces de forma visual.

El armamento normalmente usado se constituía de bombas de caída libre, cohetes no guiados y, en algunos casos específicos, misiles de guía óptica, láser o térmica.
Los ataques a baja altura ahora son posibles a la menor reacción antiaérea de los chechenios.

En el frente de combate, las tropas rusas lanzan algunos ataques en diversas direcciones, concentran su personal y equipos en formaciones compactas y altamente móviles, además, hacen uso de una gran cantidad de unidades de tiradores de elite, que facilitaron la eliminación de las defensas chechenias y sus movimientos encubiertos.

Paralelamente, tras descubrirse la presencia de un lanzacohetes BM-21 “Grad” y algunos sistemas antiaéreos en las cercanías de Grozny, los rusos lanzan un ataque utilizando sus propios lanzacohetes, probablemente “Ourugan” o TOS-1, destruyéndola al completo.

Lanzacohetes TOS-1 (foto subida por mi)

Después de largos combates, los rusos se apoderan del último puente sobre el río Terek que quedaba en manos chechenias, los cuales abandonan la villa de Vinogradnoye y se retiran hacia el interior del país.
Durante su avance desde el Norte hacia el río Terek, los rusos destruyeron la mayoría de los puentes que lo cruzaban y lograron capturar muy pocos de ellos intactos. Los puentes destruidos eran rápidamente puestos en funcionamiento con la adición de puentes de reemplazo. Los elementos de ingenieros jugaron un papel fundamental en este conflicto.

En Sernovodsk, los ataques combinados de la aviación y la artillería destruyen las posiciones rebeldes, que incluía instalaciones de grandes dimensiones, a la vez que la infantería chechenia es derrotada en las localidades de Goyaheistochniskoye y Zakan Yurt.
En estos enfrentamientos, los chechenios combaten de manera convencional, lo que les puso en inferioridad de condiciones frente a las tropas rusas.
El desgaste de las defensas chechenias en torno a Grozny, y el incremento de la presión del bloqueo sobre la misma, se produce mediante pequeños asaltos contra puntos predefinidos en la totalidad del frente.

El día 22 de octubre se inicia con una gigantesca explosión que destruye el mercado central de Grozny. Las versiones de ambos bandos son por demás contradictorias, los rusos aseguran que era un depósito donde se vendían, entre otras cosas, armas contrabandeadas y culpan a los chechenios por la explosión, a su vez, los chechenios culpan a los servicios de inteligencia rusos.
No se informa de una cifra exacta de muertos, pero se da a conocer que es alta.

Reportes oficiales, al parecer posteriores al conflicto, informan que la Inteligencia rusa intercepta, el 22 de octubre, una comunicación radial entre Jattab y el sheik Abu Mouad, uno de los líderes de la Jihad Islámica, a quien le solicita apoyo financiero y de equipos. Entre las peticiones se incluía maquinaria vial, que permitiera fortificar posiciones, y combustible, además de informarle que muchos de sus combatientes carecen de armamento y que sus fuerzas están agotando las municiones.

Paralelamente, en la frontera con Georgia son capturados los líderes chechenios Mayrbek Vachagayev y Musa Nugayev, mientras intentaban ingresar con armamento hacia Chechenia.
Por la tarde, el ministro de Defensa ruso, Igor Sergeyev, informa que la segunda etapa del asalto sobre Chechenia se estaba iniciando.
Gran cantidad de tropas rusas cruzan el río Terek, la vanguardia de las mismas arriba a unos 12 Km de la capital chechenia por el Este y Oeste.

Un obús autopropulsado 2S1 de 122 mm en su posición cubierta. Al fondo se puede apreciar un gigantezco helicóptero de transporte Mi-26 "Halo", los cuales fueron muy utilizados para el soporte logístico de las unidades en el frente. Capaz de transportar 20 toneladas de carga, 180 infantes o vehículos ligeros, fueron vitales para sostener el ritmo de las operaciones.
En la zona Este se producen violentísimos enfrentamientos en las localidades de Vinogradnoye y Tolstoi Yurt, a la vez que se captura la localidad de Senovodsk, donde se establece una nueva posición defensiva frente a Slepsovskaya, en las montañas Sunzhen.

El 23 de octubre, el ministro de Propaganda chechenio, Mumady Sajdayev, anuncia el derribo de dos aviones rusos, un Su-25 “Frogfoot” es abatido por un misiles portátil a las 10.00 horas en la villa de Vinogradnoye, siendo su piloto rescatado por las fuerzas federales.
El segundo derribo se produjo a las 15.30 horas en la villa de Ken Yurt, donde otro Su-25 es abatido, aunque esta vez su tripulante es declarado como desaparecido.
No hay informes rusos que desmientan o afirmen estos posibles derribos chechenios.

Durante la tarde, la aviación rusa ataca el aeropuerto de Grozny, a la vez que el frente terrestre comienza a moverse mediante un ataque de artillería sobre las zonas de Tolstoi Yurt, Zakan Yurt y Pervomajskoye.
Ese día, se anuncia públicamente que el Grupo de Ejércitos 58 “Caucazo Norte” ha tomado el control efectivo de las fronteras entre Chechenia e Ingusetia, lo que impediría que los guerrilleros lancen incursiones contra el país vecino.

El cerco sobre Grozny se estrecha paulatinamente, mientras que la aviación ataca las villas de Bamut y Achkjoi Martan, al sudoeste, a la vez que la artillería concentra su fuego sobre las posiciones chechenias en torno a Argun, donde se informan grandes bajas a los rebeldes.

Los ataques hacia la capital se producen desde el Norte, Noroeste y Oeste, siendo cubiertos por helicópteros Mi-24 “Hind” que se encargan de suprimir las posiciones chechenias.

Al día siguiente, 24 de octubre, las tropas federales continúan la preparación para continuar con sus acciones, por mientras la aviación y artillería continúan sus ataques contra Bamut y Achjoi Martan, mientras que se reportan combates terrestres en Petropalovskoye, Ilinskoye y Darbanji.
Cayendo la tarde, la localidad de Vedeno es duramente atacada por lanzacohetes.
Los reportes de la guerrilla chechenia dan como derribado un avión de vigilancia electrónica Il-20 “Coot” sobre la villa de Tersk, pero resulta ser información falsa.

En una serie de ataques aéreos, la aviación rusa destruye posiciones y depósitos de municiones chechenios en Vedeno, Elistanzhi y Komsomolskoye, además procede al sembrado de campo de minas, desde el aire, en las áreas de Itum Kale, Dishne, Vedeno y Argun, además de hacerlo sobre la ruta que cruza el cañón de Argun, donde se producen grandes bajas a las fuerzas rebeldes en movimiento.

El día 25 amaneció con las tropas chechenias del comandante Aslam Datsayev bajo un ataque de las tropas rusas a pocos kilómetros de la frontera con Ingusetia.
Posiblemente bajo fuego de las tropas paracaidistas de la 205º Brigada Motorizada, los chechenios debieron ceder terreno y finalmente los rusos se hicieron con el control de la carretera que uno Grozny con la localidad sureña de Servonodosk.
En esa zona, las fuerzas rusas atacan con artillería las villas de Servonodosk y Assinovskaya.

El día 27, las fuerzas rusas avanzan hacia las defensas chechenias, allí se producen combates y se logra la captura de Stepnoye, Azamat Yurt y Bajo Gerzer, ubicándose, ahora, en las afueras de Gudermes, segunda ciudad en importancia de Chechenia.
En el movimiento, las fuerzas rusas bloquean, y después rodean, las villas de Komsomolskoye y Egel Yurt, donde los ataques aéreos logran causar graves daños al sistema logístico chechenio.
Tras analizar los informes de inteligencia disponibles se determina que los chechenios concentran sus fuerzas en las áreas de Bamut, Achkkoi Martan, así como a lo largo de las montañas Sunzhen, en las cercanías de las localidades de Engel Yurt, Ishkoi Yurt, Nozhai Yurt, Novogroznensky y Gudermes.
El dispositivo guerrillero buscaba tender una línea defensiva al Norte de la capital, prácticamente a lo largo de las montañas Tersk.

Los rusos continuaban con sus operaciones, y el mayor general Vladimir Shamanov anuncia que en las últimas 24 horas, las fuerzas federales “Han avanzado 24 Km en dirección a Grozny, ocupando cinco villas y rodeando una sexta.”

En un ataque aéreo sobre Itum Kale, los rusos destruyen posiciones guerrilleras y un puente, mientras que durante el día el resumen de los ataques aéreos en otras zonas indican la destrucción de otros dos puentes sobre el río Argun, así como dos BTR-80, un BMP-2 y diez vehículos ligeros utilizados por los chechenios, reportándose 100 muertos, cifra difícil de ser corroborada extraoficialmente.

BTR-80 (foto subida por mi)

BMP-2 en exhibición (foto subida por mi)

Los ataques aéreos se limitaron a la zona de Argun y Gudermes, aunque se registraron algunas incursiones del lado sur de las montañas Bragunsky, en las cercanías de las villas de Ilinskoye y Petropavlovskoye, localidad donde, también, son sembradas minas.
Según el general Kornukov, la ofensiva aérea de los últimos tres días ha costado a los rebeldes cerca de 200 muertos, tres blindados, veinte vehículos utilitarios, veinte bases y depósitos de provisiones, cuatro puentes y unos 30 Km de carreteras minados.
El grueso de las misiones de combate fue protagonizado por aviones Su-24 y Su-25, en donde se reportó el empleo de una mayor cantidad de armas guiadas.

Esa misma tarde, el ministro de Defensa de Georgia, Tegniz Ketovavi, confirma la presencia de unos 450 separatistas chechenios en las villas fronterizas georgianas de Birkiany y Ajmetskoye, cercanas a la frontera con Daguestán.

Ante el ataque inminente, las fuerzas chechenias se repliegan y reagrupan en los alrededores de Grozny, mientras la artillería federal castiga duramente las villas de Engel Yurt, Gudermes, Tsa Vedeno y Dishne Vedeno.
Por su lado, la aviación lanza un ataque de precisión contra la casa de Yamil Basayev, tratando de eliminarlo, aunque sólo mueren tres de sus guardaespaldas.

Para el día 28, las posiciones en torno a Gudermes habían sido consolidadas por las fuerzas federales, las cuales estaban sometiendo a los defensores a un implacable bombardeo de artillería, lo que les obligó a replegarse de la zona, aunque para entonces se estimaba que unos 200 hombres aún guarnecían la ciudad ocupando las principales posiciones defensivas.

En el resto del territorio la situación parecía ser mucho más tranquila, no registrándose actividad de importancia por parte de las fuerzas terrestres.
Sin embargo, la actividad aérea sigue siendo intensa, aviones rusos atacan un centro de comando y comunicaciones en el centro de Grozny, así como fortificaciones, un centro de comando y depósitos logísticos en la localidad de Vedeno, al sur del país.

Otras localidades atacadas por la aviación son las de Serzhen Yurt, Elistanzhi, Martan Chu y Carachoi. La acción más destacada fue el lanzamiento de un bombardeo masivo de artillería sobre Grozny, el primero de tal intensidad, utilizando artillería de campaña y lanzacohetes, bajo esta cobertura, las fuerzas federales comenzaban a moverse hacia los alrededores de la capital.

Los informes de la inteligencia rusa indican, ese día, que las fuerzas chechenias no solo contaban con tropas locales, sino que contaban con el apoyo de guerrilleros saudíes, kuwaitíes, turcos, kosovares, rusos y ucranianos.

Por su lado, el jefe de la Guardia de Fronteras rusa, teniente general Nikolai Kruglov, informa que fuerzas chechenias en retirada se acercaban a la frontera con Georgia, de 84 Km de extensión y montañosa, resultando muy difícil de defender con los medios disponibles.

El día 29 de octubre, el Ministerio de Defensa ruso informa que la segunda etapa de la ofensiva contra los terroristas chechenios estaría completa para el mes de noviembre.

Ese mismo día, las fuerzas federales rodean la ciudad de Gudermes y toman la villa de Dzhalka, a 50 Km de Grozny, en donde fuentes chechenias informan que se produjeron intensos combates.

Desde el norte, los rusos superaron la totalidad de las montañas Tersk y avanzan a lo largo de la carretera Grozny – Chervlennaya, ubicándose entre las localidades de Petroplavlovskaya e Ilinovskaya, con muy poca oposición de los chechenios.

En el noroeste de Grozny se producen fuertes enfrentamientos en la zona de los montes Yastrebinaya, mientras que la aviación federal concentra el grueso de sus ataques en la supresión de las defensas chechenias en torno a la capital.

En la mañana del 30 de octubre, las fuerzas rusas completan el cerco a Gudermes desde el norte y el este, aislándola completamente, mientras que durante la tarde fuerzas paracaidistas e infantes de marina ingresan a la misma, al igual que en Engel Yurt y Komsomolskoye, donde tras asegurarla entregan su control a las fuerzas del Ministerio del Interior.

Estos combates suponen el primer gran enfrentamiento de estas fuerzas en la zona. Paralelamente, la aviación ataca las villas de Samashki y Pobedinskoye, en los alrededores de la capital chechenia, mientras que la artillería y lanzacohetes concentran su fuego en las villas de Davydenko, Pervomainskoye, Gerzel Aul, Petropavlovskaya, Tolstoi Yurt, Goryacheistochniskoye, Nozhai Yurt y Choorch Irzu.

Durante el 31 de octubre, la Fuerza Aérea rusa informa que había lanzado ataques contra los depósitos de petróleo y combustible al sur de Grozy, donde los gigantescos incendios cubren de humo la zona sur de la capital chechenia.
También se anuncian ataques en posiciones chechenias en las montañas Tersk y la zona montañosa de Karpinsk.

Por su lado, la artillería hace continuos ataques contra posiciones defensivas, centros de comando y comunicaciones y depósitos en diversas zonas del frente.
Otras 30 misiones son voladas ese día por los aviones rusos, atacando posiciones en las villas de Beno Yurt, Samashki, Ishcherkaya, Znamenskaya, Kirovo y Urus Martan, asimismo, los movimientos por la carretera Nazran-Grozny son vigilados y atacados al ser empleados para reforzar la ciudad.

Otros ataques se centran sobre algunas fábricas abandonadas, ocupadas por los chechenios en las villas de Braguny y Darbanji.

Los helicópteros Mi-24 “Hind” rusos realizan un importante número de ataques contra posiciones chechenias, destruyendo un centro de comando y comunicaciones, un puente y minando cerca de 15 Km de caminos, se reportan oficialmente unas 100 bajas chechenias en estas acciones.

En tierra, los enfrentamientos se limitan a esporádicos encuentros entres las unidades de exploración rusa y fracciones guerrilleras en la zona de Gudermes.
En una acción en la villa de Dzhalka, los chechenios obligan a retirarse a una unidad de exploración rusa, siendo el enfrentamiento de mayor intensidad, donde se pierden varios hombres y vehículos en el combate.

Los movimientos terrestres federales concentran sus esfuerzos en tomar posiciones en las montañas Tersk y Sunzhen, mientras que los chechenios se despliegan en Grozny y Urus Martan.
Sin embargo, el almirante Víctor Kravchenko, jefe de la Infantería de Marina rusa, informa que unos 1000 de sus hombres, provenientes de las Flotas del Mar del Norte y el Mar Negro, habían iniciado, junto con fuerzas paracaidistas, algunas acciones ofensivas sobre Gudermes, aunque no habían tomado la totalidad de la ciudad.

Otras unidades federales completan la toma de control de la carretera Grozny – Jasavyurt (Daguestán), al este de Gudermes, aunque en un hecho aislado, los guerrilleros atacan la estación de policía de Jasavyurt, matando a un Guardia de Fronteras.

Para cuando concluyó octubre, los rusos habían ingresado ya profundamente en territorio chechenio y la situación distaba de estar absolutamente bajo control, sin embargo, esta vez le era favorable a Moscú.
Las operaciones en noviembre tomaron una mayor intensidad a medida que las fuerzas federales se iban consolidando en el territorio chechenio.
 

Jorge II

Serpiente Negra.
Exelente articulo, generamente como amante de la historia militar este conflicto me pareció muy interesante ya que no fué cubierto como en otros conflictos por la prensa internacional no porque no era interesante sino por la acertada desición de Russia de que no garantizarle nada y si estaban con el otro bando eran considerados enemigos. Ademas como digo siempre; en este tipo de guerra si o si debes ser rudo y luchar sin piedad sino perdes, nose cuantos ejercitos occidentales aguantarian un conflicto semejante con las doctrinas vigentes en sus ejércitos. pero bueno es una opinión personal.
 

Sebastian

Colaborador
Exelente articulo, generamente como amante de la historia militar este conflicto me pareció muy interesante ya que no fué cubierto como en otros conflictos por la prensa internacional no porque no era interesante sino por la acertada desición de Russia de que no garantizarle nada y si estaban con el otro bando eran considerados enemigos. Ademas como digo siempre; en este tipo de guerra si o si debes ser rudo y luchar sin piedad sino perdes, nose cuantos ejercitos occidentales aguantarian un conflicto semejante con las doctrinas vigentes en sus ejércitos. pero bueno es una opinión personal.
Rusia hizo mejor los deberes en cuanto a la primera guerra de Chechenia, no repitieron los errores/horrores.
En esta "segunda guerra" se vio claramente la decisión profesional/política de ganarla.
 

Sebastian

Colaborador
Sebastián, gracias por subir el artículo. La gente de DINTEL-GID tiene buenas investigaciones y hace mucho que no visito su página.
Agradecele en especial a Pucaracharlie, es miembro del Staff de la web y el me dio el permiso para subirla en ZM.
Ahora estan "remodelando" la página y subiendo todos los artículos que tenian.
Habían/hay muy buenos informes sobre la guerra en Las Malvinas.
 

Sebastian

Colaborador
Autor Marcelo Rivera
Las operaciones militares en Noviembre de 1999
Parte 1

Noviembre sería un mes complicado para los rusos, ya que no solo tendrían que penetrar combatiendo dentro de Chechenia, sino que también deberían lograr la captura de ciudades estratégicas y políticamente importantes antes de la caída del invierno, que implicaría un grave retraso en sus operaciones.

La intensificación de las acciones incluye varios combates, pero sin embargo se dan sobre los diversos movimientos de tropas hacia el Sur y el refuerzo del dispositivo inicialmente desplegado desde el Norte.

Las operaciones terrestres
Los combates de octubre no habían sido tan importantes pese a haber sido los primeros y a que se encontraron con las fuerzas chechenias medianamente bien organizadas, equipadas y preparadas para el combate.
Noviembre comenzó a traer otro tipo de problemas a las fuerzas en pugna, ya que el otoño avanzaba y con ello las primeras nevadas y las condiciones meteorológicas cada vez más adversas.

Sin embargo, las fuerzas federales aún estaban en una etapa de consolidación preliminar de sus posiciones, durante octubre habían afianzado sus posiciones con su avance sobre el Norte y ahora debían prepararse para lanzar una etapa más dura, que supondría combatir fieramente a los chechenios en núcleos urbanos grandes, con las consecuencias que eso traería, además de tener que asegurar la totalidad del territorio chechenio.

El 1 de noviembre las fuerzas rusas son reforzadas con el envío de unos 600 hombres adicionales, aunque el Ministerio de Defensa asegura que se trataban de dos Batallones, por la cantidad de soldados seguramente se trataba de tropas de reemplazo para las bajas sufridas el mes anterior y como reserva.

Paralelamente, el 2 de noviembre, el jefe del Estado Mayor ruso, el general Anatoly Kvashinin, informa que por el momento no se procederá a la toma de la capital, Grozny, aunque se procedería a tomar posiciones en sus alrededores mientras se continúan los ataques de la aviación y artillería sobre los blancos militares en la misma.

Estas declaraciones dan a entender que los rusos trataban con más cautela la nueva operación militar con respecto a 1994-1996, donde por tratar de hacer un conflicto de poca duración se chocaron con una defensa sólida que causó tremendas bajas y generó un papelón militar de grandes proporciones. Las experiencias parecían haberse aprendido de manera adecuada.

Durante ese día, el Grupo de Ejércitos Este (GEE en Daguestán) había tomado las ciudades de Semovodsk y Asinovskaya, en el distrito de Achjoi Martan, mientras que en acciones combinadas son destruidas todas las posiciones rebeldes en los alrededores de Samashki.
Con apoyo de la aviación y la artillería se habían destruido puentes en el cañón de Argun, así como posiciones en Urus Martan y la localidad de Argun.
En tanto, el Grupo de Ejércitos Norte inicia una serie de operaciones policiales utilizando las fuerzas del Ministerio del Interior (MVD), las cuales tenían como objetivo asegurar las posiciones en la retaguardia, esta operación de barrido de seguridad sería realizada en Tolstoi Yurt.

El día 4 de noviembre el gobierno ruso había logrado algunos éxitos en el campo diplomático, lo que permitió obtener un gran respaldo de Occidente para continuar “la lucha contra el terrorismo chechenio”. En los primeros días de noviembre, la Federación Rusa obtiene el respaldo del Parlamento Europeo, el cual rechaza la resolución presentada por Alemania en contra de Rusia, asimismo, el Secretario General de la OTAN, George Robertson, da el apoyo a Moscú para su guerra contra el terrorismo.
En paralelo, el FMI otorga un crédito de 640 millones de dólares para financiar iniciativas en el ámbito civil, permitiendo que el Kremlin pueda desviar más fondos a la guerra en Chechenia.

Entre el 3 y el 4 de noviembre los movimientos rusos se dedicaron a asegurar posiciones y realizar avances limitados en la zona de las montañas Tersk, a 5 Km al Norte de Grozny, las cuales son controladas totalmente el día 5 de noviembre, como era hecho público en un informe del Servicio de Prensa Militar ruso.

Con el despliegue de los paracaidistas e infantes de marina rusos a lo largo de los cordones montañosos, cañones y valles a lo largo de Chechenia, el principal medio logístico fue, nuevamente, el helicóptero. En estas tareas el venerable Mi-8 "Hip" se mostró irremplazable, siendo la "mula de carga" en operaciones logísticas, transporte de tropas, de asalto e, incluso, de apoyo cercano.

También se informaba que las fuerzas federales habían avanzado para establecer una línea defensiva que le permitiría sitiar la localidad de Semovodsk y obteniendo el control de la carretera entre Gudermes y Jasavyurt.
Las posiciones chechenias en ocho localidades, incluyendo la importante ciudad sureña de Vedeno, son atacadas por la aviación y la artillería rusa, mientras que las fuerzas del MVD intensifican sus operaciones de seguridad en dos villas.

Los barridos de seguridad se extendieron a todas las áreas bajo control ruso, lo cual supuso continuos controles de documentación y chequeo de identidad a los civiles.

Los ataques de artillería respaldaban a los de la aviación, lo que provocaba severas bajas a las fuerzas chechenias, según lo reportaban las fuentes oficiales.
La existencia de unos 300 mercenarios extranjeros que apoyaban a las fuerzas rebeldes, así como el movimiento de unos 400 combatientes desde posiciones retrasadas hacia Grozny.

Entre el 5 y el 6 de noviembre se lleva una acción aeroterrestre combinada en la que los rusos atacaron las localidades de Gudermes, Urus Martan, Shali y otras tres localidades más, lo que motivó que los chechenios abandonen sus posiciones defensivas y lancen esporádicos ataques sobre varios puntos del frente ruso.

Pequeños en número y potencia de fuego, luego de golpear los chechenios se repliegan evitando que los rusos puedan responder con contundencia.
Sin embargo estas acciones son irrelevantes y el frente Norte no se ve afectado por ellos. Los rusos ahora analizaban la situación de Gudermes, ya que los informes de inteligencia aseguran que los jefes rebeldes Shamil Basayev y Sulim Yamagayev estarían disputándose la ciudad, ya que, según fuentes rusas, Yamagayev declaró “no sentirse enemigo de Rusia”, lo que motivó que muchos otros líderes rebeldes se le unan y llamaran a los defensores de la ciudad a deponer las armas.
Shamil Basayev (foto subida por mi)

El día 7 la artillería sostiene un violento bombardeo sobre Gudermes y las villas adyacentes, mientras que concentraciones de tropas chechenias son atacadas en dos poblados cercanos.
Paralelamente, las tropas del MVD realizan misiones de limpieza y seguridad en otras cuatro villas y localidades cercanas, permitiendo asegurar los movimientos rusos. Los informes rusos aseguran que los chechenios ya desplegaron varios tanques T-80 y lanzacohetes BM-21 en las defensas en torno a Grozny.

El 8 de noviembre, el comandante del Grupo de Ejércitos Este, general Gennady Troshev, anuncia que sus tropas ya controlan la totalidad del distrito de Gudermes, aunque aún se mantienen los combates en la ciudad homónima.
Asegura también que unos cien defensores permanecen dentro de la ciudad y que “el hecho de que las tropas que participaron de la operación no hayan sufrido bajas se debe al riguroso planeamiento previo y al trabajo de Inteligencia”.
Durante los combates en Gudermes los chechenios lamentan la caída de uno de sus comandantes, el cual no es identificado, así como otros nueve combatientes más.

Para entonces, fuentes oficiales rusas aseguran que la Policía y las tropas del Ministerio del Interior ya controlan 46 ciudades y villas dentro del territorio chechenio, ya que se registró la presencia de infiltrados rebeldes en misiones de sabotaje y minado.
Los chechenios, por su lado, informaron que la aviación rusa atacó numerosos blancos dentro de la ciudad de Gudermes, mientras que se reportó que los rusos habían lanzado un asalto terrestre en el área de Yermolovka, en las cercanías de Grozny, pero que luego del ataque los rusos se replegaron.
Sin duda la maniobra rusa debe haberse tratado de un reconocimiento en fuerza para probar el dispositivo chechenio, tras lo cual se replegaron hacia la villa de Zakan.

El 9 de noviembre, el Ministerio de Defensa anunciaba que sus tropas habían logrado expulsar a los chechenios de Bamut y estaban haciéndose con el control de la ciudad, estimándose que los chechenios en retirada se dirigirían hacia Grozny.
Anticipando el movimiento, los rusos despliegan tropas mecanizadas entre Bamut y Grozny, cortando la retirada o realizando una eventual persecución.
No contaron con apoyo aéreo durante ese día, ya que la climatología fue bastante mala y no contaron con apoyo aéreo cercano.
Con Bamut bajo el control ruso, este éxito se transformaría en la primera gran victoria pública de los rusos en la guerra, lo que sería sobradamente aprovechado por Moscú.

El resto de las fuerzas rusas concentraron sus ataques en las posiciones rebeldes en torno a Grozny, Argun, Urus Martan, Gudermes y Pervomayskoye, haciendo un amplio uso de la artillería de campaña y los lanzacohetes, aunque los Su-24 lanzaron algunos ataques puntuales en esas localidades, además del cañón de Argun y otras tres localidades más.
Al mismo tiempo, la Policía y el MVD reforzaban su dispositivo en la zona Norte, ya que las zonas ocupadas y bajo control ruso aún eran víctimas de ataques esporádicos de pequeños grupos guerrilleros, los cuales incluso realizaban misiones de inteligencia y sabotaje.
Sin embargo, para entonces la situación de las fuerzas rebeldes ya comenzaba a mostrarse complicada, por lo que se iniciaron los primeros repliegues hacia el Sur del país.

Los rusos aseguran que cinco villas serían las receptoras de los combatientes guerrilleros, los cuales habían dejado algunos elementos en retaguardia para que cumplan misiones de sabotaje e inteligencia.

El 10 de noviembre, el general Alexander Popov, comandante del Grupo Conjunto de Fuerzas Aerotransportadas, anunciaba que se iniciaría una operación de ocupación y limpieza en la ciudad de Gudermes que comenzaría en la mañana siguiente.

Este anuncio tal vez significaba que se estaba esperando el arribo de fuerzas del Ministerio del Interior, que les permitiría utilizar los paracaidistas para atacar y expulsar a los chechenios, mientras las fuerzas del MVD ocuparían y asegurarían la ciudad.

El general Popov aseguraba que las fuerzas federales contaban con un absoluto apoyo de la población civil.
Las declaraciones rusas no tardaron en obtener resultados a lo largo del día, cuando los chechenios realizaron cuatro intentos de romper el cerco sobre Gudermes, chocando con las tropas rusas a cargo del mayor Alexev Vasin.
Los cuatro intentos rebeldes son rechazados, causando unos diez muertos, además de capturar un depósito de armas y municiones durante una de las acciones en contra de los rebeldes.

En las afueras de Grozny ocurrieron algunos combates intensos, mientras que en Bamut los rusos declaran que, pese a la victoria de los días anteriores, aún quedaban algunos rebeldes que se habían hecho fuertes en las villas de las afueras de la ciudad, generando duros combates.
Asimismo, la artillería concentró sus ataques sobre las posiciones rebeldes en Gudermes, Argun y otras seis localidades, mientras que los ingenieros realizaron tareas de minado en varios caminos que unen las villas de Chinsky y Duba Yurt.

Para el 11 de noviembre, las fuerzas federales habían iniciado los preparativos para lanzar su ofensiva final sobre Gudermes a partir de la mañana siguiente.
Los comandantes rusos estimaban un mínimo de 48 horas para poder controlar la plaza, analizando que muchos de los combatientes chechenios habían abandonado la ciudad y se dirigieron hacia Grozny.
En esas fechas los rebeldes chechenios habían comenzado a fortificar la capital y las periferias ante el inminente asalto ruso.

No sólo Grozny recibió ese tratamiento, también sucedió en Urus Martan y Shali, donde los edificios del gobierno se transformaron en fortalezas.
Los rusos tampoco escatimaron esfuerzos en este caso, la aviación y la artillería se centraron en los movimientos rebeldes, atacando concentraciones de tropas, bases y posiciones defensivas en Bamut, Argun, Grozny y otras 15 localidades más.

Los combates en Gudermes fueron poco más de un trámite y las tropas rusas se encargan de realizar las misiones de combate, apoyados por voluntarios chechenios que servían como guías, mientras que las tropas del MVD llegaban detrás para ocupar y asegurar la ciudad, mientras las tropas del Ejército expulsaban a los últimos defensores.
Tratando de cerrarles el paso a los guerrilleros en retirada, los rusos lanzan un asalto contra Argun, distante 15 Km de Grozny y a mitad de camino entre esta y Gudermes.
La acción da sus primeros resultados con la toma del control del distrito industrial, a la vez que lanzan un asalto contra la villa de Mesker Yurt, a unos 5 Km de distancia.

La ofensiva terrestre es generalizada, ya que en las afueras de Bamut los rusos lanzan distintos ataques contra los últimos reductos chechenios, los cuales son sometidos a los ataques de las fuerzas mecanizadas rusas, apoyadas por artillería y aviación. Concentrándose en el apoyo cercano, la aviación logró lanzar algunos ataques eficientes, en las que mataron a tres líderes chechenios.

Durante la tarde, Nikolai Koshman, delegado del Gobierno Federal en Chechenia, anuncia que la ciudad de Gudermes será la nueva capital de Chechenia hasta que Grozny sea liberada, informando además que no se tienen planes inmediatos de tomarla por la fuerza y que al concluir la guerra no sería reconstruida con los fondos del Tesoro ruso.
Estas declaraciones tenían un claro objetivo de persuasión a los defensores, tal vez buscando restarle el apoyo popular con el objeto de buscar una salida negociada.

Para el 13 de noviembre las fuerzas rusas lanzan un avance masivo hacia el interior de Chechenia, informándose que varias unidades mecanizadas ya ingresaron al distrito de Urus Martan, donde estimaron que la caída de esa ciudad sería la última etapa del bloqueo total sobre Grozny.
A la tarde, el coronel Gennady Fomenko, a cargo de las fuerzas del Ministerio del Interior en Gudermes, asegura que la operación de seguridad había sido completada satisfactoriamente y que la nueva capital estaba bajo control ruso.

La artillería concentraba sus ataques sobre las afueras de Bamut, donde los últimos reductos chechenios estaban generando una gran resistencia en esa localidad controlada por los rusos.
Otras tres localidades son también densamente bombardeadas por la artillería, a la vez que durante la noche los lanzacohetes rusos se encargan de atacar el centro de Grozny, destruyendo varios depósitos de combustible y algunas posiciones defensivas, daños que el comandante rebelde Isa Munayev reportaría más tarde.

El 14 de noviembre, el Ministerio de Defensa da una rueda de prensa donde informa que el Grupo de Ejércitos Este se está reagrupando y pretende continuar su avance sobre Grozny una vez completadas las tareas de asegurar Gudermes y el cañón de Argun. También se informa que guerrilleros chechenios intentaron abrirse paso hacia Daguestán a través del puente Guerzelsky, envistiendo las barricadas de la Guardia de Fronteras con un camión.
El vehículo es acribillado por las tropas federales y logran detener la intentona luego de un corto tiroteo donde muere la mayoría, o todos, los rebeldes.

El día 15 la actividad se incrementa con las mejoras climáticas que permitieron el apoyo aéreo en una dimensión inédita desde que se iniciaron los combates.
La artillería también participó de los ataques contra los blancos chechenios, los cuales alcanzaron Bamut, Argun y otras veinte localidades, siendo una de las acciones de bombardeo más duras de la guerra.
Por su lado, las fuerzas terrestres toman control de las villas de Asinovskaya y Sernovodsk, siendo esta última de particular interés al descubrir un almacén con ingentes cantidades de uniformes de combate y provisiones médicas.


Estas acciones revisten particular interés ya que son el debut de una fuerza de voluntarios chechenios, que entonces sumaron unos 200 hombres armados y equipados como las fuerzas rusas y destinadas a misiones de apoyo de éstas.
Esta fuerza de voluntarios se haría muy conocida en las acciones posteriores.
Los rebeldes iniciaron la retirada desde sus posiciones iniciales para reforzar Grozny ante la presión rusa, pero la acción es abortada luego de intensos combates, tal vez los mayores hasta el momento, en donde se produjeron más de 200 bajas a los rebeldes, aunque Moscú no informó sobre las bajas propias.


Para entonces el GE Este continuaba su paulatino avance hacia Grozny, donde alistan sus elementos para poder atacar Argun, en tanto el GE Oeste iniciaba sus movimientos con el objetivo de atacar Urus Martan, de esta manera el cerco ruso sobre la capital comenzaba a hacer muy visible.
Los rusos están avanzando sostenidamente, utilizando el grueso de sus fuerzas en el terreno, mientras que sus movimientos sobre la capital solo dejan una sola vía de escape a los rebeldes, Staryye Atagi.

Continuara.......
 
El texto de punto de vista militar. No sorprendido, porque el foro es militar, pero se pierde un aspecto humano. Muy poco se dice de los civiles. Sólo cosas como:

El 10 de noviembre, el general Alexander Popov, comandante del Grupo Conjunto de Fuerzas Aerotransportadas, anunciaba que se iniciaría una operación de ocupación y limpieza en la ciudad de Gudermes que comenzaría en la mañana siguiente.

Este anuncio tal vez significaba que se estaba esperando el arribo de fuerzas del Ministerio del Interior, que les permitiría utilizar los paracaidistas para atacar y expulsar a los chechenios, mientras las fuerzas del MVD ocuparían y asegurarían la ciudad.

El general Popov aseguraba que las fuerzas federales contaban con un absoluto apoyo de la población civil.

Limpieza (en ruso "zachistka") permitió "absoluto apoyo de la población civil" porque cuando se mata o mete en "el campo de filtración" la gran parte de población los otros son silentes, entonces "apoyan" a cualquier.

La gran parte de los muretes constituyeron civiles. Los documentos del Human Rights Watch o Amnesty Internacional son claros en este aspecto. http://es.wikipedia.org/wiki/Fosas_comunes_en_Chechenia
 

Sebastian

Colaborador
Parte 2

Para el día 16 las fuerzas federales incrementaron el número de unidades al Norte de Grozny, donde las nuevas tropas arriban cruzando el río Terek y avanzan desde Kalinovskaya y Chervlennaya.
Desde el Oeste las fuerzas de la primera línea cierran su parte del cerco mientras aseguran la línea entre Goragorsk – Samashki – Bamut.

Ya en el Este los rusos completan la destrucción de los últimos reductos rebeldes en torno a Gudermes, expulsando a los combatientes separatistas y completando el barrido de seguridad, lo que permitió iniciar el cerco sobre Argun.

Las tropas rusas destruyen varias posiciones enemigas en la zona, en tanto que la artillería, con apoyo de la aviación, atacan las localidades de Urus Martan, Shali, Serzhen Yurt y Vedeno, donde los informes muestran que han sido fortificadas y alistadas para soportar sitios prolongados.

La última acción reportada de ese día es el ataque chechenio contra las tropas del MVD en la frontera con Ingushetia.
El ataque se produce utilizando morteros y los guardias sufren dos heridos en esa acción, la cual ganó intensidad y sólo pudo ser anulada con la intervención de la aviación.

Durante el día 17 las acciones fueron mínimas, la aviación concentró los pocos ataques de la jornada en algunos blancos, mientras que las fuerzas de tierra sólo prepararon una operación de búsqueda y destrucción de las posiciones rebeldes en Achjoi Martan, el cual supuestamente había sido abandonado por los rebeldes y las tropas federales querían tomar el control.

El día 18 el clima permitió que las fuerzas rusas inicien el avance sobre Achjoi Martan, a la vez que se libran intensos combates en las estaciones de ferrocarril de Kadi Yurt y Gerzel Yurt, ya que los rusos intentan capturar la línea central de ferrocarriles chechenia.
La importancia logística de esta línea es fundamental para las fuerzas rusas, más allá del pretendido gesto “humanitario” que le asignan diversas fuentes públicas.

El 19 de noviembre, el Estado Mayor ruso informa que la ciudad de Bamut estaría bajo control absoluto de sus fuerzas en los próximos días, donde se preveía concentrar un gran número de tropas en Bamut, según reportaría el general Manilov, mientras que la localidad de Argun caería en su control próximamente.

Para ello, los rusos continuaron utilizando el reconocimiento en fuerza, donde las tropas de tierra se replegaban ante el más mínimo contacto con los guerrilleros, dejando la destrucción de sus posiciones a la artillería y la aviación, técnica que sería la norma durante prácticamente todo el conflicto.
Es así que a partir de estas fechas la aviación y la artillería realizaron mayores acciones de apoyo a las fuerzas de tierra, dejando en segundo plano la de ataques puntuales, ya que para entonces las tropas de tierra comenzaban a adentrarse en el interior del país. Aún así, 18 localidades, además de Grozny, Urus Martan y Shali, son atacadas desde el aire y por la artillería.

Los informes de inteligencia rusos aclaran que unos 6.000 combatientes chechenios estarían desplegados en torno a la capital como primera línea de defensa, mientras que unos 2.000 se encontraban desplegados en los distritos al Sur de la misma.
Sin duda las cifras son exageradas deliberadamente por los rusos.

El 20 de noviembre fue otro día de clima adverso, aún así las actividades tuvieron un ritmo interesante, sobre todo en tierra y a partir de la tarde. Los chechenios habían reforzado considerablemente sus posiciones en Urus Martan, a sabiendas que es el último bastión frente a las tropas rusas antes de la capital.

En una demostración de las cifras exageradas, los rusos aseguran que el número de defensores en esa localidad, y alrededores, alcanza los 3.500 hombres.
Ya entrada la tarde, el 247º Regimiento Paracaidista, a cargo del Tte.Coronel Yuri Em, cierran el cerco sobre distintas villas aledañas a Gudermes, lo que permite eliminar los últimos focos de resistencia sobre esa ciudad.

La estrategia rusa estaba dando sus resultados, con pocos combates, aunque no necesariamente de poca importancia, las tropas federales habían logrado ir completando el cerco del perímetro de la capital, ubicando posiciones avanzadas a escasos 2 Km de Grozny en algunos sectores.
La aviación y la artillería concentrarían sus ataques sobre estas posiciones, mientras que se registraron bombardeos en siete localidades linderas, incluyendo Argun.

El clima iba en franca descomposición para entonces, y el alto mando comenzaba a desplegar un mayor número de tropas de elite en la zona, siendo así que en la mañana del 21 de noviembre arriban 200 Spetnaz al teatro de operaciones, siendo desplegados en la localidad de Primorye, donde servirían de tapón a las infiltraciones chechenias hacia las villas ocupadas por las fuerzas federales en la retaguardia.

Spetsnaz durante operaciones en la segunda guerra de chechenia portando un AKMS (foto subida por mi)​

Aquí, los servicios de Inteligencia rusos comienzan a publicar información cuestionable, asegurando que el núcleo de los rebeldes más eficientes, unos 5.000 hombres, abandonaría la capital antes del asalto ruso, dejando tropas de voluntarios inexpertos y menos eficientes.


De esta manera, se intensifica el cerco en torno a la capital, mientras que se comunicaba que la retirada hacia el Sur de los rebeldes había provocado que los civiles de algunas villas del Sur formaran “unidades de autodefensa” para colaborar con las fuerzas federales en caso de que los separatistas quisieran ingresar en ellas.

La justificación de estas acciones era el miedo a que los rebeldes entraran en los pueblos, realizando saqueos para encontrar alimentos, vehículos y combustible, además de que su permanencia significaría el bombardeo de la artillería rusa para expulsarlos. Esta “acción comunitaria” sin duda fue fomentada por Moscú mediante una evidente maniobra persuasoria que le garantizó el apoyo de la comunidad.

El 22 de noviembre llega un nuevo refuerzo al frente de batalla, unos 1.000 hombres de las mejores unidades rusas llegan a la zona de operaciones, probablemente para reforzar el cerco de Grozny o afianzar las operaciones terrestres hacia el Sur.
Asimismo, la aviación realiza continuos ataques de precisión sobre los objetivos de importancia, los cuales incluyeron bombas guiadas por láser y “antibúnker”.

El 23 de noviembre, el GE Este, en el Sur, alcanza Serzhen Yurt, prosiguiendo su avance Tsa Vedeno, unos 50 Km. al Sudeste de la capital, mientras se informa que Argun está completamente cercada desde el Norte, Sur y Este.
En los alrededores de Urus Martan, las fuerzas rusas realizan operaciones de barrido de seguridad, exploración y reconocimiento, ya que la Inteligencia rusa indica que ese enclave estaría protegido por unos 3.500 hombres, cifra nuevamente exagerada.

(Foto subida por mi)
Lo cierto es que hay un marcado interés de los separatistas de alcanzar las montañas del Sur del país, casi desesperadamente, para así poder llegar a las bases que les permitirían pasar el invierno.

El 24 de noviembre los rusos reportan la existencia de tanques, lanzacohetes y más de ochenta piezas de artillería en Grozny, además de morteros y armas antiaéreas.
Por su lado, el Estado Mayor ruso ordena la captura de Urus Martan, unos 20 Km. al Sur, donde “miles” de separatistas mantienen posiciones sólidamente fortificadas en torno a la misma.
Al mismo tiempo, el resto de las fuerzas federales afianza sus posiciones ya obtenidas, además de continuar sus movimientos que le permitirían controlar el resto del país.

El 25 de noviembre es otro día de condiciones meteorológicas complejas que dejó sin soporte aéreo a las tropas terrestres y motivando al extenso empleo de la artillería, que atacó cinco localidades, que fueron blanco de una decena de ataques aéreos, así como las posiciones rebeldes en el cañón de Argun, donde el pueblo de Blujapego fue duramente castigado.

Aquí los informes oficiales rusos aseguran que tras la caída de Urus Martan y Argun, las operaciones posteriores se concentrarían en Shali, mientras se da a conocer que los chechenios están preparando una retirada a gran escala hacia el Sur.

No fue hasta el 26 que se renuevan los reportes rusos, donde confirman ataques aéreos y bombardeos de artillería sobre varias localidades chechenias, incluyendo Argun y Urus Martan, a la vez que se informaba que el avance terrestre ruso es sostenido en todos los frentes, donde se registraron algunos combates sobre los bolsones de resistencia que iban quedando atrás mientras las fuerzas de vanguardia continuaban moviéndose, así como operaciones de barrido de seguridad.

Ahora los informes rusos son deliberadamente exagerados, aseguran que unos 12000 combatientes chechenios se han concentrado en Grozny (8000) y Urus Martan (3500), además de otras tropas en Shali y Kurchalov.

Este informe aseguraba que la retirada chechenia hacia el Sur era de importancia, a donde trataban de llegar sin trabar combate con las fuerzas regulares.
Según los informes, el líder chechenio Basayev comandaba las unidades separatistas al Este del río Argun, mientras que las fuerzas al mando del jordano Jattab se ubicaban al Oeste del río.

Jattab (foto subida por mi)

El día 28 la ofensiva se intensifica con todos los medios a su disposición, los ataques aéreos y de artillería se concentran en Urus Martan, Argun, Grozny, Shali y Kurchalov. En una muestra de poderío, Grozny fue víctima del bombardeo de más de 60 lanzacohetes de artillería BM-21 y TOS-1, entre otros, que concentraron sus ataques sobre las posiciones defensivas en los alrededores y algunas dentro de la capital.

En paralelo a esto, las fuerzas chechenias tratan de reagruparse para contener el avance ruso sobre Kurchalov, la cual se separa de la capital por una colina, la cual podría transformarse en un reducto difícil de vencer si los chechenios se fortificaban allí.
En otros informes, los rusos aseguraban que los chechenios se estaban reagrupando al Sur de Argun, con el objeto de romper el cerco de esa ciudad.
Aquí, el cambio de la táctica chechenia de una retirada pasiva a una defensa activa hizo suponer a los rusos que los enfrentamientos serían de mayor intensidad y violencia que los anteriores.

El día 29 una negociación en la villa de Aljan Yurt fracasa y los rebeldes chechenios asesinan al alcalde de la localidad, que hacía de mediador con las fuerzas rusas, así como a su esposa y cuatro concejales.
Ante esta situación, el general Shamanov, al mando del GE Oeste en ese momento, asegura que el asalto contra la villa se producirá “luego de una intensa preparación de artillería”.

Durante esa jornada la aviación vivió otro día récord, mientras que en tierra las cosas eran cambiantes, casi un centenar de rebeldes son atacados y derrotados por los rusos en un combate no precisado, causando graves bajas, mientras que otros informes aseguran que los rebeldes chechenios en Urus Martan están tratando de mantener abierto el camino hacia Grozny.

En esta acción, los chechenios logran rechazar, por primera vez en la guerra, un asalto de las fuerzas federales, obligando a estas a replegarse, no pudiendo corroborarse si el asalto fue una acción específica o un reconocimiento en fuerza, aunque no se ha negado que las tropas rusas se replegaron combatiendo.

En la ruta al Sur de Urus Martan, las fuerzas rusas tratan de obtener el dominio de la misma, enfrascándose en intensos combates con una “unidad especial” del jordano Jattab y que se compondría de unos 500 hombres.
Para entonces, el alto mando ruso hace sus primeras demostraciones de poderío dentro de su estrategia, cuando en el sudeste de Chechenia se realiza una operación de barrido a lo largo de la frontera con Daguestán, la cual tiene como objeto evitar que los rebeldes ingresen en esa República y se instalen allí para lanzar futuras incursiones.

De la operación participaron 5.000 paracaidistas rusos, es decir, las mejores tropas de Moscú.
Ya el 30 de noviembre los combates con tropas rebeldes se producen en los alrededores de cuatro localidades chechenias, la más importante sería Aljan Yurt.

Estas acciones suponen graves bajas a los chechenios, que fuentes rusas suponen en más de 50 bajas, un transporte de personal y varios tanques, suponiendo la más agitada jornada desde que se iniciaron los avances federales hacia el Sur del río Terek.
No hubo informes de las bajas propias, más allá de reconocerse oficialmente que las hubo. La artillería intensificó sus bombardeos sobre once localidades, con Argun y Urus Martan entre ella, localidad, esta última, en la que los chechenios están reforzando sus defensas.

continuara...
 

Sebastian

Colaborador
parte 3

Las acciones aéreas durante noviembre
En noviembre la aviación rusa mostró su etapa más activa desde el comienzo de la guerra, pero también trajo muchas novedades en cuanto al aspecto de despliegue. Así, el 1 de noviembre el Primer Ministro ruso, Vladimir Putin, informa que había aprobado la construcción de un lote de helicópteros Kamov Ka-50 (“Hokum” en el código OTAN), los cuales serían pagados a partir del presupuesto federal y que estarían destinados a ser evaluados durante las operaciones en el Caucazo Norte.

De aspecto amenazador y muy poco convencional, el helicóptero Ka-50 "Hokum" fue desplegado operativamente por primera vez en Chechenia. Con una moderna electrónica, armamento de última generación y capacidad para combatir en cualquier condición de luz, fueron evaluados ampliamente durante las operaciones, aunque poco trascendió sobre su desempeño.

La presencia de tres helicópteros Kamov Ka-50 "Hokum" fue ampliamente publicitada por la TV rusa, de dónde se sacó esta imagen.
El destacamento de evaluación desplegado en Chechenia comprendió un mínimo de tres aparatos de este tipo, aunque algunas fuentes aseguran que fueron cuatro.
El arribo de tres aparatos a la zona de operaciones recibió una interesante cobertura mediática.

Sin embargo, fueron las operaciones de combate las que más interés atrajeron a la prensa, ya que diariamente se iban reportando los resultados de las mismas.
En este caso, comenzó a notarse como la llegada del invierno hacía mermar las operaciones en algunos días, aunque en otros la cantidad de misiones era sorprendente.
Las acciones aéreas comenzaron a intensificarse el mismo 1 de noviembre, cuando durante los ataques se destruyen dos puentes, tres centros de comunicaciones, cinco depósitos de municiones y combustible y ocho bases de la guerrilla chechenia.

Entre el 3 y el 4 de noviembre los ataques son continuados, atacando posiciones rebeldes en varias localidades, además de una decena de vehículos en Belgatoi.


El día 4 las acciones se intensifican cuando se lanzan ataques masivos sobre los centros urbanos del país y las posiciones defensivas en torno a estos.
En este caso los rusos informan oficialmente que los aviones Su-24 eran empleados en ataques de precisión, mientras que los aviones Su-25 se utilizaban en misiones de apoyo cercano, estrechamente combinados con los helicópteros Mi-24 del Ejército, tal y como era doctrina desde que se probó este binomio en Afganistán a mediados de los 80’s.

Los objetivos de estos ataques eran las defensas en objetivos capitales, como Grozny, Argun y Gudermes, casi al centro de Chechenia, así como Vedeno, al Sur del país, además de varias villas cercanas a las localidades mencionadas.

El día 7 de noviembre, los ataques aéreos alcanzan las 70 misiones, mientras que los helicópteros Mi-24 “Hind” realizaron unas 40 misiones de apoyo cercano a las tropas de tierra. Los ataques ahora se concentraban en todo tipo de objetivos, incluyendo armamento antiaéreo y vehículos de apoyo.

El 8 de noviembre es el primer día agitado de la aviación, los ataques en territorio chechenio supusieron el lanzamiento de 120 misiones de combate, de las cuales 40 corrieron a cargo de los helicópteros Mi-24 en misiones de apoyo cercano y escolta de convoyes.
Los ataques supusieron un gran éxito, destruyéndose unos 18 vehículos, una pieza antiaérea, cuatro puentes y 25 objetivos varios, causando un fuerte número de bajas a los chechenios.

Sin embargo, en contraposición, el 9 de noviembre sólo operaron los aviones de interdicción Su-24 “Fencer”, cuya electrónica les permitía operaciones todo tiempo. Lanzaron un puñado de misiones de ataque sobre objetivos muy puntuales, mientras que el clima no permitió la intervención de los Su-25 y helicópteros Mi-24 hasta el día 12, cuando se registraron unas 40 misiones de combate, entre las que se incluyeron algunas de minado, donde se dispersaron minas antipersonal y antitanques en los caminos que llegan a la localidad de Bamut.
Entre los ataques del día, los rusos aseguraron que lograron eliminar a tres de los principales líderes separatistas, conocidos con los nombres islámicos de “Tabadzhan”, “Talibán” e “Imán”.
Algunos de los ataques principales se realizaron contra la infraestructura petrolera chechenia, incluyendo depósitos de petróleo y una refinería.

El 13 de noviembre se alcanza un interesante aumento de las misiones, alcanzando las 180 misiones sobre todo el territorio chechenio.
Los resultados informados incluyeron treinta vehículos, cinco centros de comando y comunicaciones, cuatro piezas antiaéreas, catorce bases, quince posiciones fortificadas, una estación de radio y tres puentes.
Dichos ataques se habían concentrado en los alrededores de Bamut y las localidades de Samashki y Argun.

El día 14 los ataques se reducen a poco más de un tercio, con 70 misiones voladas y resultados poco espectaculares, aunque entre los más destacados se incluye un edificio de oficinas de la petrolera local, Goyt Cort, en la villa de Mesker Yurt, que era empleada como refugio para las tropas rebeldes, así como una cervecería en Shali, que era utilizada como depósito de armas y municiones.

El día 15 se produce el punto álgido de las operaciones aéreas rusas, son reportadas 350 misiones sobre Chechenia.
Los ataques, complementados por la artillería en algunos casos, se concentraron en Bamut, Argun y otras veinte localidades chechenias.
Se destruyeron más de veinte blancos tácticos, así como una central de comunicaciones satelitales y tres refinerías de hidrocarburos. Las fuentes rusas aseguran que se causaron unas 500 bajas en estas acciones.

Entre el 16 y el 17 de noviembre no se registraron más de 50 misiones, principalmente de ataque de precisión, concentrándose en las áreas de Urus Martan y Grozny, aunque se registraron algunas misiones de apoyo cercano, el día 17, sobre la villa de Novy Sharoi.

El día 18 las misiones de combate llegaron a 80, concentrándose en el cañón de Argun, Grozny, Shali y otras localidades, reportándose la destrucción de una estación de TV y daños en dos puentes entre los blancos destacados.

Entre los días 19 y el 21 el clima se vuelve particularmente adverso, aunque se logran registrar poco más de 80 misiones de combate concentradas, principalmente, en el cañón de Argun, la ciudad de Argun y las localidades de Urus Martan y Bamut.

El 22 de noviembre la Fuerza Aérea rusa informa que se habían lanzado unas 120 misiones, pero la particularidad del día viene de la mano del armamento empleado, ya que los medios se enteraban por primera vez del armamento utilizado.
Los objetivos más importantes atacados fueron una fábrica en Krasny Molot y un centro de comando en Gikalavsky, atacados con bombas guiadas por láser KAB-500L. Asimismo, luego de los reconocimientos, los rusos descubren búnkeres reforzados con placas de hormigón y acero, lo que motivó el empleo de bombas perforantes BetAB-500ShP de 500 Kg. de peso.

Bomba guiada por láser KAB-500L (foto subida por mi)
bomba perforanta BetAB-500ShP (foto subida por mi)

Asimismo se descubren vagones de ferrocarril utilizados como fortalezas móviles y posiciones defensivas con tanques de combate semienterrados.
Los comandantes rusos también informaron que ese día la aviación de transporte había trasladado unos 1.000 hombres de las unidades de elite hacia el frente de combate.
Este esfuerzo de rotación sin duda busca disponer de tropas frescas y bien entrenadas para las próximas operaciones terrestres.

El día 23 las operaciones aéreas se limitaron a sólo 30 misiones de ataque sobre diversas localidades, incluyendo Urus Martan, Grozny, Bamuy y Argun.
Sin embargo, el día es trascendental e ingresa en la historia de la aviación rusa debido a que son desplegados, por primera vez, los helicópteros de ataque Ka-50 “Hokum”, que llegaron para cumplir misiones de ataque quirúrgico y apoyo cercano en cualquier condición climática.
Dicho despliegue recibió una interesante cobertura por la prensa rusa, donde se pudieron observar imágenes de la TV mostrando a tres helicópteros evolucionando sobre una base rusa.


Aquí se informó que dos transportes Il-76 (“Candid” en el código OTAN) habían traído 300 hombres, ocho toneladas de carga y cuatro vehículos blindados, posiblemente los ligeros BMD, hacia la zona de operaciones.

Cargando un IL-76​

El 24 de noviembre se registran 86 misiones de combate, mientras que el día 25 el clima limitó estas a sólo once salidas, no habiendo información de actividad aérea relevante para el día 26, aunque el día 27 se reportaron 102 misiones de combate, en donde se destruyeron veinte objetivos militares y ocho vehículos, además de atacar un convoy rebelde que transportaba, según fuentes rusas, armamento, municiones y unos 150 mercenarios extranjeros.

El día 28 tampoco registró operaciones aéreas relevantes, pero el día 29 supuso el lanzamiento de 250 misiones de combate, teniendo como resultados la destrucción de 45 objetivos militares, incluyendo dos talleres de armas y municiones.

El día 30 el mes terminó con una serie de ataques aéreos, sin reportarse la cantidad de los mismos, en los que se destrucción de 26 objetivos militares, incluyendo una fábrica modificada para la producción de agentes químicos.
En total, se lanzaron más de 1.700 misiones de combate a lo largo del mes, de las que unas 1.658 están completamente registradas por los informes oficiales rusos.

Estas misiones de combate deberían incluir aquellas de reconocimiento táctico, inteligencia y guerra electrónica, así como las de escolta de convoyes.
Entre la totalidad de los objetivos destruidos, las fuentes rusas confirman la destrucción de 29 centros de comunicaciones, 110 posiciones defensivas y fortificaciones, 43 bases, 45 depósitos de provisiones, municiones y combustible, 96 vehículos, 6 piezas de artillería y cuatro puentes, además de daños en otros dos.
Por el lado federal, no se informó de la pérdida de ningún aparato de combate, ni en accidentes ni a causa del fuego enemigo.

Los guerrilleros y sus acciones según la Inteligencia rusa
Las actividades de la Inteligencia rusa fueron ampliamente difundidas por el Ministerio de Defensa y el Ministerio del Interior, aunque no siempre podemos achacar completa veracidad a los informes oficiales rusos, sin embargo, fueron los primeros en mencionar al fundamentalismo islámico que en 2001 pasaría a ser “la gran amenaza”.

Las menciones al régimen talibán en Afganistán y, particularmente, a Osama Ben Laden, provienen de 1996 en adelante.
De hecho, el 1 de noviembre el Ministerio de Defensa ruso aseguró que los chechenios habían adquirido un lote de 24 misiles FIM-92 “Stinger” de producción norteamericana, los cuales habían sido suministrados por el gobierno talibán de Afganistán.
FIM-92 “Stinger” (foto subida por mi)

En esa rueda de prensa se informa que los nexos con los talibán se remontan a la Primera Guerra de Chechenia, cuando recibieron asistencia y armamento desde Afganistán. Tanto los talibán afganos, como los misiles “Stinger” serían argumento recurrente de las fuentes oficiales rusas.
Pero también las ruedas de prensa mostraban situaciones que no implicaban directamente las operaciones de combate y analizaban a los rebeldes chechenios desde adentro, informando sobre las situaciones más diversas, las cuales en muchos casos tienen un claro sabor de propaganda oficial.

El día 7 de noviembre, uno de los informes de Inteligencia presentados en rueda de prensa por fuentes oficiales rusas informaba que los chechenios ya tenían un plan alternativo en caso de ser derrotados, el cual incluía retirarse hacia Azerbaiján, donde el gobierno azerí los recibiría en su territorio y les encomendaría ocupar el enclave de Nogorno Karavaj, un territorio con nexos étnicos con Georgia y que representaba un dolor de cabeza para Azerbaiján.
Otro informe presentado a continuación da a conocer que los chechenios habían acelerado sus contactos con los talibán, de manera de obtener un lote de misiles “Stinger” que llegaría antes del 10 de diciembre vía Georgia o Azerbaiján.

El 9 de noviembre los rusos presentan un nuevo informe, éste indicaba que los chechenios habían sido reforzados ese día por unos 120 voluntarios del talibán afgano, asimismo da a conocer la presencia de diez voluntarios de la organización islámica fundamentalista “Islah”, provenientes de Yemen, mientras que se informaba de la existencias de campos de entrenamiento en las afueras de Nairobi, en Kenia.

La sensación que estos informes generaban era que el conflicto chechenio había dejado de ser por la independencia del país, trayendo a colación un objetivo religioso, lo que si era utilizado eficientemente, le podría traer una ventaja al gobierno de Moscú, que desde mediados de los 90’s había utilizado el argumento del terrorismo islámico para combatir públicamente a los chechenios.

Como muestra de ello, los rusos informaron que se sabía que 50 combatientes del Ejército de Liberación de Kosovo (UÇK) habían llegado a Chechenia semanas atrás para apoyar su independencia, pero que luego habían retornado a Albania “después de darse cuenta que la guerra nada tenía que ver con la religión”.

Cierto o no, el UÇK no era una formación islámica, sino una organización independentista y la información de su participación en Chechenia podría haber sido recogida por los rusos a través de la inteligencia serbia.
Los rusos utilizaban esta información para asegurar que para los chechenios era cada vez más difícil cubrir las bajas que sufrían en los combates, a la vez que la alta tasa de deserción atentaba a que mantuviesen sus fuerzas en condiciones.

El 11 de noviembre, el general Valery Manilov indicaba en rueda de prensa que “no existen posibilidades de que los combatientes chechenios sean capaces de seguir recurriendo a las tácticas de guerrilla, debido al cada vez más bajo nivel de apoyo civil hacia sus fuerzas separatistas”.
Estos informes públicos tal vez encierran un alto grado de propaganda de consumo interno para la opinión pública rusa, tratando de mostrarle un conflicto en el que no se combatía en contra de un pueblo que buscaba su independencia, pues hay que reconocer que los rusos ahora deben justificar las acciones del Estado ante la opinión pública.

Los rusos daban a conocer, en ese mismo informe, que los chechenios dispuestos a combatir suman unos 5000, de los que unos 1000 son mercenarios y voluntarios “no confiables”.

Lo cierto es que con el correr de los días y meses, esas cifras no tienen asidero, puesto a que se aumentan y disminuyen según la situación lo amerite.
El 14 de noviembre los informes de Inteligencia rusos dan a conocer que “la situación de las fuerzas separatistas es desesperada” debido a la escasez de persona y dinero para continuar con sus acciones.
Hace mención de que los mercenarios extranjeros están abandonando Chechenia debido a que el gobierno les pagaba con dinero falso y que incluso algunos vendían combustible ilegalmente para obtener fondos.

Sin duda alguna, si bien la condición real de los chechenios pudo haber sido esa, la maniobra rusa tal vez estaba tratando de desalentar el reclutamiento de mercenarios de manera internacional, de hecho, la sola mención del “pago con dinero falso” da esa impresión.

Y es aquí donde analizamos en detalle el juego de desinformación ruso, ya que el día 18 de noviembre, solo cuatro días después de que se informara de la crítica situación de los rebeldes, las fuentes oficiales rusas aseguran que a través de la frontera con Georgia los rebeldes están recibiendo “combatientes voluntarios y cantidades ilimitadas de armas y municiones”, asegurándose que las rutas de tránsito descubiertas eran las de Logodeji, Shatili y Umalo, por tanto, la credibilidad de las declaraciones oficiales rusas comienza a ser muy baja, mientras que el día 24 se informa que 80 mercenarios extranjeros habían llegado a Chechenia provenientes de campos de entrenamiento en Afganistán.

Las bajas y sus inciertas cifras
Cuando concluye noviembre, las cifras de las bajas son cada vez más inciertas, no importa si hablamos de las fuerzas rusas o de los chechenios, siempre encontraremos un punto de divergencia para que el análisis no nos permita dar una cifra real, aunque sea remotamente aproximada.
Por ello, en este caso tomaremos las bajas rusas con cierto escepticismo.

Por ejemplo, el 2 de noviembre el coronel Valeri Fedorov, jefe de Estado Mayor de las tropas del Ministerio del Interior, aseguraba que las bajas de personal de esa fuerza alcanzaban los 57 policías y 118 soldados muertos, sin informar más al respecto.

Sin embargo, el 5 de noviembre, el Jefe del Centro de Información Federal aseguraba que las bajas en la ofensiva terrestre alcanzaban los 257 muertos y 683 heridos, de los que 366 habían retornado a sus unidades en el frente de combate.

Aunque no se especificaban a qué fuerzas correspondían estas bajas, de estas 940 bajas reportadas a esa fecha, al menos 765 corresponderían al Ejército y la Fuerza Aérea, ya que hay mención anterior de 175 bajas del MVD tres días antes, aunque sin informar sobre muertos y heridos.
Para esa fecha, los rusos daban como 3.500 las bajas de los rebeldes chechenios, aunque muchas fuentes las dan como “muertos”, cifra imposible a todas luces.

Cinco días después, el 10 de noviembre, el Ministerio del Interior aseguraba que las tropas de ese organismo desplegadas en Daguestán y Chechenia habían sufrido la muerte de 124 hombres y 57 policías, según lo reportado por el general Vyacheslav Ovchinnikov.
Esto podría significar que las bajas del MVD reportadas el 2 de noviembre sean todos muertos, sin mención de heridos, e informando que estas se habían producido en Ingushetia, Daguestán y Chechenia.

El Ministerio de Defensa no actualiza el número de bajas, lo que dejó la impresión que las bajas rusas eran elevadísimas. Informes extraoficiales provenientes del hospital de Samara dieron a entender a varios medios de comunicación que las bajas sufridas eran mayores a las que se estaba dispuesto a admitir en público, pero son versiones que tampoco pueden ser comprobadas.

El 12 de noviembre, el general Valery Manilov informaba que las bajas federales desde el comienzo del conflicto suman 279 muertos y 756 heridos, de los que 164 muertos y 483 heridos corresponden a las operaciones en Chechenia desde octubre.

Sin embargo, fue el último informe del mes, desde entonces no habría nuevos informes hasta diciembre, los cuales tendrían sus diferencias de interpretación.
Lo cierto es que en una semana los rusos solo reportaron 95 nuevas bajas, lo que sin duda es una alta cifra.

Las bajas chechenias, para fines de mes, debería alcanzar más de 7.000 hombres, analizando que la aviación, supuestamente, fue responsable de unas 1.500 bajas por sí sola., en este caso las cifras también se analizan a partir de fuentes oficiales rusas y marcadamente exageradas.
 

Sebastian

Colaborador
Autor Marcelo Rivera
Las Operaciones militares en Diciembre de 1999
parte 1
Diciembre sería un mes resolutivo para los rusos, la llegada del invierno y las consecuencias de ello impuso un incremento en el ritmo de las operaciones sobre las fuerzas rebeldes, las cuales además comenzaban a sufrir las consecuencias de la estrategia rusa, la cual afectaba por demás su insuficiente logística y la baja capacidad de movimiento.

Se estrecha el cerco sobre Grozny, los combates en la periferia
Con los territorios al Norte del río Terek controlados, los rusos habían logrado que el empuje de sus fuerzas complicara el accionar de los rebeldes, obligándolos a replegarse hacia el Sur, para entonces, cerrar el cerco sobre la capital obligaba a iniciar acciones en contra de las diversas localidades que eran utilizados como bastiones por los rebeldes.


El 1 de diciembre, la artillería federal concentró sus ataques en toda la periferia de la capital, atacando la capital y otras seis localidades, entre ellas Argun y Petropavlovskoye. Ahora los chechenios continuaban su defensa en cuatro puntos fuertes, Grozny, Argun, Urus Martan y Shali.

foto subida por mi

La ciudad de Argun estaba sitiada desde la caída de Gudermes, mientras que los combates por Urus Martan se habían intensificado considerablemente en las últimas semanas, los rusos necesitaban la caída de estas plazas para poder cerrar el cerco sobre la capital.

El 2 de diciembre es cuando se lanza la operación sobre Argun, la cual estaría a cargo del 247º Regimiento Paracaidista del Tte.cnel. Yuri Em.
Estas fuerzas de elite habían sido los responsables de la captura de Gudermes durante noviembre, y ahora lanzaban su ofensiva contra las defensas de Argun, donde penetraron profundamente el dispositivo chechenio y causaron más de 200 bajas.


Entre las bajas identificadas se encontraba el comandante chechenio Dalguyev, que había liderado la fallida invasión a Daguestán en agosto de ese año.
Tras los combates, los paracaidistas rusos informaron la captura de un transporte de personal, ametralladoras pesadas y gran cantidad de armas y municiones de diversos tipos.

No es hasta el 4 de diciembre cuando el comandante de las fuerzas federales en Chechenia, el general Kazancev, anuncia oficialmente que Grozny estaba completamente sitiada por las tropas del general Shamanov y el Tte.gral Bukgakov.
La información fue hecha pública cuando las fuerzas terrestres cortaron toda comunicación al Sur de Grozny, aislándola de Urus Martan, uno de los principales bastiones chechenios en las inmediaciones.

Al día siguiente, 5 de diciembre, los chechenios reconocen que han perdido la posibilidad de llegar a Urus Martan y Grozny por tierra, con lo que el bloqueo federal queda finalmente confirmado.
Esa misma tarde, a las 1600 horas, las tropas paracaidistas del 247º Regimiento, junto con las tropas del Ministerio del Interior (conocidas como OMON), logran poner bajo su control la mitad Este de la ciudad de Argun, mientras se informaba que las operaciones de barrido de seguridad continuarán al día siguiente por la mañana.

La presencia de minas antipersonales diseminadas en la ciudad obligó a un importante trabajo de las fuerzas de ingenieros.
Entonces, el 6 de diciembre, se informa que en la localidad de Achjoi Martan, fronteriza con Ingusetia, se había izado la bandera rusa, algo que no pudo ser corroborado entonces.

A la vez que se informa que la seguridad de Chechenia estaba dividida en dos zonas, la de Este estaba a cargo del general Babichev, y la del Oeste a cargo del general Nadzorov.
Con la mejora de las condiciones climáticas, el día 7 amaneció con una masiva presencia aérea rusa, permitiendo apoyar las acciones terrestres con mayor eficacia. Se informó que las tropas terrestres iniciarán una operación en la frontera entre Chechenia y Georgia, con el objeto de impermeabilizar la frontera, a la vez que se entregaron informes sobre la operación de seguridad en Argun.

Allí las tropas federales informaron la captura de un puesto de comando rebelde, además de desactivarse ocho trampas explosivas. También se informó de la destrucción de nueve fábricas subterráneas de combustible y la captura de un importante número de camiones medios KAMAZ utilizados por los rebeldes.

El día 8 de diciembre las operaciones aéreas mantuvieron un elevado ritmo y permitió apoyar los preparativos de las fuerzas terrestres para lanzar su asalto contra Urus Martan, localidad que estaba bloqueada en tres direcciones (Norte, Este y Oeste). En estos combates, la unidad más importante es la de los voluntarios chechenios al mando del comandante Bislan Gantamirov, los cuales se aseguran que están muy bien entrenados y equipados, gozando del apoyo de los comandantes rusos.

Esta fuerza había repelido un ataque de los rebeldes días atrás, además de haberse empleado en algunas acciones específicas cerca de Urus Martan.
Los informes de inteligencia aseguraban que los rebeldes no continuarían manteniendo sus posiciones en esa ciudad, lo que beneficiaría a los rusos que, al capturarla, lograran bloquear completamente a Grozny desde el Sur.

Muchos rebeldes ya se habían replegado hacia el Sur a través de los pasos que los rusos dejaban deliberadamente abiertos.
Esta acción de permitir la retirada de los guerrilleros permitía que la presión ejercida por las fuerzas federales obligara a que los rebeldes se replegaran sin combatir, permitiendo la captura de villas y ciudades con enfrentamientos de poca entidad.

Otros informes de ese día aseguran que un grupo muy numeroso de combatientes chechenios intentaba abrirse paso hacia Shali, a la vez que aseguraban que las defensas chechenias en Grozny incluían unos 2000 hombres al mando del jordano Jattab.
Las fuentes oficiales rusas aseguraron que, tras la caída de Urus Martan, el siguiente objetivo sería Shali.
El día 9 de diciembre se produce un asalto a gran escala contra Urus Martan, el cual tiene como resultado la caída de la localidad en manos federales.
Tras ello, las fuerzas rusas se concentran en intentar asegurar la totalidad de la ciudad para expulsar a todos los combatientes chechenios que pudiesen quedar en la zona.

Descargando municiones (foto subida por mi)

Tras esa acción rusa, los chechenios comienzan a resentirse, los comandantes militares Raduyev y Majashev intentan convencer al presidente chechenio Masjadov de entablar negociaciones de paz con los rusos, pero éste no accede y ordena continuar la guerra de guerrillas. Basayev, por su lado, comienza a mostrarse reticente a mantener la defensa de Grozny, ordenando inmediatamente a que sus fuerzas comiencen a replegarse hacia Shali, donde se ubican en la parte sudeste.

Incluso Jattab decide mover sus fuerzas fuera de la capital, ese mismo día muchas de sus tropas se encontraban rumbo a las villas de Chadiry y Sharoisky, aun así, el grueso de los defensores se encontraban en la capital.

Durante el atardecer los rusos realizan un nuevo golpe, esta vez una unidad paracaidista, tal vez el 247º Regimiento enviado desde Argun, a unos 18 Km, es transportado en helicópteros hasta una posición a unos 6 Km de Shali. De inmediato, las tropas aerotransportadas capturan varios puentes cercanos sobre los ríos que la atraviesan y traban combate con los rebeldes que defendían la ciudad, destruyendo dos jeeps y matando a 8 rebeldes, además de capturar armas, municiones y explosivos.
Esta acción hizo que la ciudad quedara completamente bloqueada por los rusos.

El día 10 de diciembre los rusos establecieron puestos de control en la localidad de Noviye Atagui, unos 20 Km al Sur de Grozny y a mitad de camino entre Urus Martan y Shali, lo que bloquearía todas las comunicaciones entre esas ciudades.
Ya en la zona de la capital se inicia el despliegue de las tropas voluntarias de Gantamirov como refuerzo al dispositivo ruso.

Asimismo, los chechenios lanzan un ataque químico, cuando detonan un contenedor con 60 toneladas de una solución de aceite y cloro en las inmediaciones de la villa de Pervomayskoye, unos 15 Km al Noroeste de Grozny.
La intención del ataque es que la nube tóxica sea llevada por el viento hacia las concentraciones de tropas federales que se encontraban en los alrededores de la villa, en las cercanías de un campo de refugiados.
De inmediato los rusos despliegan en la zona un batallón de defensa NBQ (Nuclear, Bacteriológica y Química) en la zona, ante la posibilidad que estas actividades se repitan.

Asimismo, durante la tarde se informa que los pobladores de Shali habían entablado algunos tiroteos con los combatientes rebeldes, algo que de seguro no ayudó a levantar la moral de las tropas en continua retirada.
Para cuando la noche llegaba, el Estado Mayor ruso informaba que la ciudad de Urus Martan había sido completamente asegurada, permitiendo que todos los esfuerzos federales se concentren en Shali.

Para el día 11 el grueso de los defensores chechenios en esa localidad se habían replegado, aún así, los comandantes rusos aclararon que no realizarían las operaciones de barrido de seguridad hasta que se hayan completado los reconocimientos aéreos que descubran que las principales posiciones defensivas hayan sido abandonadas.
Ya en la noche, los informes de los comandantes rusos dan como aseguradas definitivamente las ciudades de Urus Martan y Shali, por lo que se procederán las operaciones de hostigamiento en el Sur del país, dejando a Grozny completamente aislada.

Así, el día 12 las tropas federales se preparan para iniciar las operaciones de barrido de seguridad en Shali, mientras que se reportaban que once villas y poblados habían sido ya aseguradas con el apoyo de los pobladores, quienes delataban o entregaban a los rebeldes chechenios.

El día 14 se renovó los informes de las actividades en el cerco a Grozny, cuando se informa que se produjeron combates en Staryye Atagui, Shali y otras tres localidades adicionales, además de continuarse los combates en las afueras de Grozny. Muchos guerrilleros se repliegan ordenadamente hacia Shali desde la capital, aunque sin órdenes de sus superiores, en un intento de reforzar esa ciudad.
Sin embargo, Shali había ya sido asegurada por las fuerzas federales tras la operación de barrido realizada, lo que motivó que fuese anunciado públicamente por el general Troshev, comandante del Grupo de Ejércitos Este.

El día 15 se informa que la villa de Staraya Sunzha había sido ocupada por las tropas federales, mientras que el día 16 se lanzan violentos bombardeos de artillería debido a que las condiciones climáticas dificultan las acciones aéreas y los movimientos terrestres de forma considerable, aunque logran cortar los movimientos chechenios en Staryye Atagui, Novyye Atagui y otras tres localidades más.
Ese mismo día, el Ministerio de Defensa informa que se han identificado once depósitos de sustancias químicas tóxicas, las cuales almacenan unas 160 toneladas de amoníaco, 100 toneladas de cloro y una cantidad no especificada de ácido sulfúrico. Estos depósitos están rodeados con explosivos y serían detonados si los chechenios se ven amenazados o deben cubrir una retirada hacia el Sur.
Se descubrió que los rebeldes han sido equipados con máscaras protectoras, a la vez que el comandante de las fuerzas NBQ rusas en Chechenia, el general Nikifor Vasilyev, anunció que los chechenios no poseen armas biológicas y no hay indicios de que puedan disponer de la capacidad para producirlas.

El día 17, las tropas rusas rodean completamente a las fuerzas chechenias en las zonas de Avtury, Staryye Atagui, Novyye Atagui, Bachi Yurt y Mayrtup.

El día 18 se lanza una operación aerotransportada sobre el cañón de Argun, donde resultaría dañado un helicóptero Mi-8 “Hip” por fuego rebelde.
En esta acción, los chechenios que aún mantienen sus posiciones ahí, son sorprendidos y ofrecen muy poca resistencia.
De esta forma, los rusos lograron asegurar las alturas estratégicas cerca de la entrada al cañón y poco a poco fueron ocupando otras posiciones, lo que supuso que los chechenios perdieran el acceso a esta región, cortando una de sus vías de suministros más importantes.

Con una operación realizada simultáneamente al Sur del país, los rusos comenzaron a restringir el acceso de municiones, armas y otros apoyos desde el extranjero. Ambas acciones serían dirigidas por el Mayor General Valery Gerasimov.
Por otro lado, en la villa de Serzhen Yurt los combates son intensos, allí los chechenios sufrieron 30 muertos, previendo retirarse de la posición, ubicada a unos 8 Km de Shali. Los rusos reconocen dos muertos en estas acciones, las cuales se prolongaron por más de dos días.

Ya el día 19 la ofensiva aérea se renueva con fuerza, logrando atacar multitud de blancos rebeldes y permitiendo que las fuerzas rusas se preparen para el asalto sobre Serzhen Yurt, que ya es inminente.

Dicha localidad no solo es atacada desde el aire, sino que la artillería concentra su fuego sobre las posiciones defensivas allí ubicadas.
El día 20 produce un intenso combate en las cercanías de esa localidad, donde las tropas rusas se enfrentan a los hombres de Basayev, que sufren 15 bajas y pierden gran cantidad de armas.

El día 21 el Ministerio de Defensa asegura que los defensores en Serzhen Yurt no superarían los 500 hombres, los cuales fracasaron en un intento de romper el cerco ruso. Fueron tres horas de intensos combates en los que los chechenios fueron rechazados continuamente y obligados a replegarse tras haber perdido unos 30 hombres.
En paralelo, los OMON, como son conocidas las tropas del MVD, lanzan una gran operación de seguridad en Urus Martan, Aljan Yurt y tras tres localidades más.
En Aljan Yurt son muertos cuatro mercenarios árabes, además de descubrirse seis refinerías subterráneas, veinte arsenales y depósitos entre otros logros.

El día 23 las fuerzas rusas comenzaron a reagruparse en distintos puntos del país, pero los movimientos en torno a Grozny muestran la reorganización de las tropas rusas en varias localidades, lo cual podría interpretarse como un paso previo a las operaciones sobre la capital, aunque ese mismo día el general Kazantsev, comandante del Grupo de Ejércitos Caucazo Norte, anunciaba que “No hay ninguna necesidad de tomar Grozny en los próximos días”, ya que calculaban que a más tardar en tres semanas habrían tomado el control de todo el territorio chechenio.
Estas declaraciones, pocas horas más tarde, serían desmentidas por los acontecimientos en la capital.

Las acciones en tierra no vuelven a registrarse públicamente hasta el día 26 de diciembre, cuando se informa de que los combates continuaban en el cañón de Algún, Staryye Atagui y otras dos localidades, a la vez que la artillería batía objetivos en otras cinco localidades más y las fuerzas del MVD lanzaban operaciones de búsqueda y barrido de seguridad en otras seis localidades más, incluyendo Aljan Yurt y Achjoi Martan.
Estas acciones son interesantes por los resultados, ya que se secuestran armas, municiones, treinta bombas caseras y varios Kg. de droga en posesión de los rebeldes.

Al Sur de Urus Martan, y con el objeto de mantener presión sobre las defensas chechenias en torno a Grozny, los rusos lanzan una serie de ataques sincronizados, sin embargo son detenidos por la violenta respuesta de los defensores.
Ante esta situación, los comandantes rusos ordenan el ataque contra uno de los puentes en la ruta Rostov – Baku, al Sur de Aljan Yurt, mientras que al oeste del anillo defensivo inmediato de Grozny entran en acción las fuerzas acorazadas rusas en toda regla, logrando imponerse a los rebeldes y obligándolos a retroceder.

Con estas operaciones, los rusos logran eliminar las defensas rebeldes en Urus Martan y en el poblado de Aljan Yurt, a poca distancia de Grozny, lo que da por finalizada las operaciones de cerco sobre la capital, la cual ahora esta completamente sitiada.

Mapa de Grozni: se aprecia el cerco sobre la capital en los últimos días de diciembre de 1999 (foto subida por mi)

Los voluntarios chechenios de Gantamirov
Para cuando la fase de ataque a la capital estaba en marcha, los rusos ya contaban con el apoyo de las fuerzas del ex alcalde de Grozny, Bislan Gantamirov.

Bislan Gantamirov (foto subida por mi)

Esta fuerza estaba compuesto por tropas chechenias leales a Moscú, las cuales habrían sido entrenadas y equipadas por las fuerzas rusas, posiblemente del MVD, y posiblemente su alistamiento se produjo en Ingushetia o Daguestán durante los meses previos a la campaña iniciada en octubre.
Aunque presentes desde mediados de noviembre, las fuerzas de Gantamirov son reconocidas el día 2 de diciembre, cuando unos 250 rebeldes chechenios atacan a Gantamirov en la localidad de Geji.

Las fuerzas leales a Moscú estaban compuestas por el recientemente reactivado Ministerio del Interior de Chechenia, el cual incluía a las tropas de Bislan Gantamirov, ahora ministro del Interior de Chechenia.

En los informes rusos se asegura que “los rebeldes atacan al ex alcalde de Grozny y a su escolta, quienes sufren un muerto y tres heridos”.
En esa acción, los rebeldes chechenios son rechazados luego de la intervención de la artillería y aviación rusa, además de la llegada de tropas federales provenientes de Achjoi Martan.
A partir de entonces, el empleo de las fuerzas de Gantamirov comienza a hacerse más constante en las fuentes oficiales rusas, aunque poco se sabe de la conformación de las mismas.

El 8 de diciembre se hace mención del empleo de estas fuerzas en los preparativos del asalto sobre Urus Martan, para entonces las cifras de hombres que la integran varían desde varios cientos hasta varios miles.
Aquí se menciona que están muy bien entrenados y que ya han sido empleados en combates previos en los alrededores de Urus Martan, con apoyo de la artillería y la aviación rusa. Sin embargo, en los informes de la caída de esa ciudad, el 9 de diciembre, no se las menciona con mayor precisión.

El día 10 de diciembre se informa que “una Compañía de voluntarios chechenios organizada por Bislan Gantamirov” se unía a las fuerzas federales que bloquean la capital chechenia, y es aquí donde comienzan las contradicciones del número de voluntarios chechenios.
Una compañía está formada por unos 120 a 180 hombres, pero en lo sucesivo estos números comienzan a incrementarse de manera drástica, lo que implica que, de ser ciertas esas nuevas cifras, las fuerzas leales chechenias están en preparación desde mucho antes del inicio de la campaña.
De hecho, a partir de esta fecha ya se hablan de unos 2.000 voluntarios chechenios apoyando a las fuerzas rusas.

El día 20 la cifra de tropas al mando de Gantamirov alcanzaba, según las fuentes rusas, los 3000 hombres, los cuales son empleados en misiones de reconocimiento en fuerza sobre Grozny, donde logran obtener el control del aeropuerto de Severny, al Norte de la capital.
Sin embargo, para el día 21 el informe oficial asegura que las tropas de Gantamirov alcanzan los 15.000 efectivos.

En un informe oficial del día 23 se informa que las operaciones en Grozny serían lanzadas por fuerzas especiales del FSV, contra blancos puntuales, con apoyo de las tropas leales chechenias.

Ese mismo día se da a conocer, extraoficialmente, que unos 1500 voluntarios habían entrado a la ciudad, apoyados por los Omon, artillería y aviación, realizando un reconocimiento en fuerza, pero que resulta un fracaso.
Ya a partir del día 25 de diciembre las fuentes oficiales rusas informan que todas las operaciones en Grozny son realizadas por las tropas de Gantamirov, aunque la forma de moverse implica una gran coordinación con las fuerzas federales, incluso como unidades añadidas a las fuerzas del MVD y el Ejército ruso.

Revisando diversas fuentes oficiales y extraoficiales resulta muy difícil poner el número de efectivos de Gantamirov por encima de los 5.000 hombres, incluso muchos menos. Sin embargo lo que está claro es que Moscú hizo una gran apuesta con Gantamirov, no solo se aseguraba que dispondría de fuerzas leales una vez que la guerra terminara, sino que incluso su empleo en Grozny permitiría “chechenizar” la guerra, mostrándola a la opinión pública como que no se trataba ya solo de una invasión rusa, sino como una liberación encabezada por sus propios compatriotas, con un caudillo, el propio Gantamirov, que traería una supuesta estabilidad a la región.

Asimismo se aseguraban de tener un impacto mediático con el objeto de restar apoyo a los rebeldes, que mientras buscaban supuestos apoyos permanentes en mercenarios extranjeros, las fuerzas leales a Moscú se incrementaban día a día.

Finalmente hay que destacar que los rusos en todas sus fuentes hablan de un excelente rendimiento de las fuerzas de Gantamirov, aunque posiblemente sus éxitos fueron agrandados con fines propagandísticos, sin duda el hecho de que los rusos emplearan estas unidades como punta de lanza en los combates en la capital da a entender que eran mucho más que unos simples “voluntarios”, y también deja patente que estas fuerzas fueron entrenadas y equipadas durante mucho tiempo antes del lanzamiento de las operaciones sobre Chechenia.

continuara....
 

Sebastian

Colaborador
Parte 2

La estrategia rusa en el Sur de Chechenia
Chechenia no es un territorio demasiado grande, por lo que las fuerzas rusas tendrían una relativa facilidad en ocuparlo totalmente, aunque no necesariamente asegurarlo, sin embargo es importante destacar la nueva estrategia rusa en relación al fracaso producido en el conflicto anterior entre 1994-1996.

Esta vez los rusos apostaron por destruir el aparato logístico chechenio, el cual era de por sí bastante exiguo, cortar la libertad de movimiento y mantener la iniciativa en los combates, permitiendo que los movimientos federales sean inesperados para los guerrilleros y así estos se sientan acosados y acorralados.

Sin libertad de movimiento en el Sur, los rusos se garantizaban que el apoyo hacia las zonas sitiadas en el Norte no representara un peligro mayor.
Y es en las operaciones del Sur donde los rusos utilizarían sus mejores tropas disponibles y en números bastante elevados.

Los rusos comenzaron a canalizar a los rebeldes, primero la presión del avance durante octubre y noviembre los llevó a abandonar el Norte y establecer posiciones defensivas en torno a la capital, posteriormente se los fue cercando poco a poco en torno a la misma, manteniendo el acoso permanente sobre ellos y permitiéndoles replegarse hacia el Sur durante noviembre y diciembre, a la vez que ya desde noviembre se comenzó a hostigarlos en sus movimientos en el Sur, de manera de no permitir que se hicieran fuertes.

Los rusos también decidieron fortalecer la vigilancia en las fronteras de manera de evitar que los chechenios pudiesen realizar acciones de distracción en Ingushetia y Daguestán, mientras que cerrar el flujo logístico en la frontera con Georgia, al Sur, se mostró vital.

Todo esto se hizo sin necesidad de concentrar grandes esfuerzos en la capital, donde los rebeldes esperaban que fuese el principal golpe federal, buscando algún impacto propagandístico de importancia, pero sin duda los rusos lanzaron sus operaciones de mayor envergadura hacia el Sur montañoso del país, donde era sabido que los chechenios tratarían de refugiarse y hacerse fuertes.

Cuando los chechenios trataban de replegarse hacia el Sur por los “canales libres” dejados por los rusos, eran atacados desde el aire, como sucedió el 4 de diciembre cuando la aviación destruyó una caravana con una treintena de vehículos, a la vez que la inteligencia rusa reportaba que los chechenios estarían concentrando fuerzas en la frontera con Daguestán con el objeto de lanzar una invasión sobre esa república para distraer recursos sobre la capital chechenia, tal vez en un intento de ganar tiempo para reorganizar su dispositivo.
Para entonces ya los rusos habían cercado completamente la capital y se disponían a impermeabilizarlo de manera completa.

Sabedores de que los chechenios buscarían hacerse fuertes en las montañas del Sur, el alto mando ruso comenzó a mencionar que las posiciones chechenias podrían ser atacadas por bombarderos Tu-22M3 “Backfire”, este efecto disuasivo ruso traería a colación los tremendos bombardeos lanzados por estos aviones durante el conflicto pasado y busca, sin duda, desmoralizar a los chechenios.

Tu-22M3 “Backfire” (foto subida por mi)

Esto fue acompañado con el lanzamiento de una campaña de ataques aéreos el día 7 de diciembre, donde se atacaron objetivos en todo el país, a la vez que se iniciaba el despliegue de tropas federales en la frontera con Georgia, lo que sin duda afectaría seriamente el sostén de las operaciones rebeldes desde el Sur.

Esto se hizo evidente el día 9, cuando un gran número de tropas federales, principalmente del Ministerio del Interior, comienzan a establecer posiciones en la frontera con Daguestán, evitando el ingreso de fugitivos rebeldes, y concentran algunos elementos ya cerca de la frontera con Georgia.
Ese mismo día la campaña de ataques aéreos y bombardeos de artillería alcanza los principales centros urbanos del Sur, que el día 10 supone una serie de ataques aéreos sobre Vedeno, uno de los principales núcleos poblados de la zona.

Vedeno (foto subida por mí)​
Estos ataques del día 10 son acompañados por declaraciones oficiales que indicaban que las fuerzas chechenias en retirada serían continuamente hostigadas para evitar que puedan reagruparse o establecer posiciones defensivas de modo efectivo.

No sería hasta el día 13 de diciembre que los rusos reportan que los combates en el Sur del país eran intensos, al informarse del inicio de una gran ofensiva terrestre que busca neutralizar las numerosas bases y centros de entrenamiento chechenios en la región, además de atacarse depósitos de armas y combustible.
Los combates de este día son particularmente intensos, reportándose la baja de un muerto y seis heridos para las tropas federales, así como unas 50 bajas chechenias.

El día 14 las acciones continúan a buen ritmo, se capturó una pieza antiaérea y una docena de vehículos diversos, además de causar unas 80 bajas a los rebeldes chechenios, las bajas rusas son insignificantes.
Las acciones rusas ahora eran a gran escala, las tropas terrestres se lanzaban sobre la localidad de Vedeno, principalmente, y cada movimiento era precedido por un violento bombardeo de artillería.

El día 15 las acciones en el Sur reportan fuertes combates y grandes bajas para los rebeldes, con una treintena de muertos informados oficialmente, las bajas rusas continúan siendo insignificantes.
Ya con las tropas rusas en pleno movimiento, el alto mando ruso hace una gran movida cuando lanza una gigantesca operación aerotransportada sobre la ruta que une el Sur de Chechenia con el Norte de Georgia.

Mientras las fuerzas terrestres avanzaban por la misma, fuerzas paracaidistas comenzaban a ser desplegadas en gran número sobre distintos objetivos asignados, donde la resistencia chechenia fue muy débil, se capturan tres piezas de artillería en este movimiento, además de desorganizar algunos dispositivos defensivos chechenios. Las acciones rusas fueron lo suficientemente amplias como para que sus helicópteros atacaran a los rebeldes en la villa de Shatili, en territorio de Georgia, donde se encontraba una base separatista.

El gobierno georgiano aseguró no tener posibilidades de hacer nada frente a las incursiones rusas, aunque esto sería más que nada un guiño a Moscú.

El día 19 las fuerzas terrestres rusas alistan sus posiciones en torno a Vedeno, objetivo que se espera asaltar en los próximos días, para entonces la campaña de bombardeos de artillería en completa en el Sur.

Vedeno (foto subida por mí)​

Un día después, las tropas paracaidistas e infantes de marina rusos lanzan un gran asalto combinado sobre la carretera que une la población chechenia de Itum-Kali con la villa georgiana de Shatili, aunque logran controlarla, los chechenios lanzan continuos ataques durante la tarde, siendo rechazados en todos los casos y con fuertes bajas. Los chechenios se estaban midiendo ahora con las mejores tropas rusas disponibles y el precio había sido muy grande.
Al anochecer nuevos contingentes de infantes de marina arriban a la zona de operaciones provenientes de Daguestán.

Infantes de marina en chechenia (foto subida por mi)​

La intensificación de las acciones en el Sur se produce el día 22 de diciembre cuando las fuerzas paracaidistas amplían sus operaciones sobre las posiciones chechenias, sin embargo es una operación aerotransportada en toda regla la que llama la atención.

Durante ese día los aviones de transporte rusos realizan la primera acción de asalto aéreo en paracaídas de la guerra, cuando una unidad paracaidista llegó a tierra para asegurar la zona de lanzamiento y las posiciones cercanas en donde aterrizarían varios centenares de guardias de fronteras rusos que también serían lanzados en paracaídas. El objetivo en cuestión era un tramo de 80 Km de longitud sobre la frontera con Georgia, el cual se mostraba particularmente difícil para los movimientos terrestres convencionales.

Dicho asalto se supone que podría haber supuesto no más de un batallón de hombres, entre paracaidistas del Ejército y del MVD, y se desconoce por qué no se utilizaron helicópteros.

El día 24 de diciembre las fuerzas rusas habían incrementado su poder de fuego con un mayor despliegue de artillería hacia el Sur, donde se habían concentrado en una fuerte campaña de bombarderos sobre las posiciones rebeldes.

El día 25 se produjo importantes combates en la frontera de Daguestán, cuando un importante número de rebeldes es emboscado por las fuerzas del Ejército cuando intentaban ingresar a ese país.
El saldo del encuentro fue de unas 65 bajas para los guerrilleros. En el resto de la zona Sur de Chechenia los enfrentamientos terrestres causaron otras 80 bajas a los rebeldes, aunque no se reportaban bajas rusas.

Los combates se intensifican el 27 de diciembre, cuando los rebeldes lanzan esporádicos contraataques en la carretera transcaucásica que une Chechenia con Georgia.
Los combates no representaron ningún beneficio a los guerrilleros que eran rechazados constantemente, a la vez que la aviación rusa comienza a emplear napalm para el ataque contra las posiciones separatistas en las montañas, provocando un gran impacto moral sobre estos.
La última acción reportada el mes de diciembre fue el día 31, cuando la intervención de la artillería deja sin efecto los continuos ataques rebeldes sobre la carretera transcaucásica.

Sin duda alguna, obtener el dominio de la misma era un objetivo estratégico para ambas partes, por un lado los chechenios mantendrían un cierto flujo logístico para mantener sus posiciones, a la vez que los rusos tratan de mantenerla bajo su control para evitar que aquello ocurra.

Las operaciones aéreas durante diciembre
Se puede decir que diciembre ya marcó el cambio definitivo en el empleo de la aviación en combate.
Con una escalada en las operaciones de tierra y mayores requerimientos de apoyo aéreo cercano e interdicción, los rusos realizaron más de 1087 misiones de combate a lo largo del mes, teniendo en cuenta las malas condiciones meteorológicas, esto fue un gran esfuerzo operativo.

También es de destacar que la aviación quedó en tierra el día 31 de diciembre, ya que se quería evitar cualquier problema que pudiera causar el “Efecto 2000” en las computadoras militares, renovándose las acciones el día 1 de enero.

Los análisis de las acciones de diciembre son bastante menos específicos que los anteriores, aunque se declaró la destrucción de un blindado, dos puentes, tres piezas de artillería, siete depósitos de provisiones y combustible, diez centros de comando y comunicaciones, catorce piezas antiaéreas, quince base, 94 vehículos y 134 posiciones fortificadas, nidos de ametralladora y posiciones defensivas rebeldes.

Por su lado, la aviación de transporte mostró una mayor actividad en el frente, el 4 de diciembre fueron trasladados 350 hombres y 30 toneladas de equipo militar, que fueron seguidos por la llegada de 60 toneladas de pertrechos militares y ayuda humanitaria el día 18 de diciembre.

Durante la noche del 19 arriban 60 toneladas de carga y 500 hombres adicionales, mientras que el 25 de diciembre se hace mención de cuatro misiones de transporte en la que se traslada un número no definido de personal y equipos del Ministerio del Interior. En lo relativo a la aviación de reconocimiento se hace mención de solo dos misiones el día 25, aunque de hecho deben haber sido un número considerablemente más grande, mientras que el día 18 se había anunciado del primer despliegue de los “drone” de reconocimiento no tripulados Tu-243 “Reis-D” para reforzar los medios de obtención de información táctica.

Tu-243 “Reis-D”, también se ve el lanzador (foto subida por mi)
Tu-243 “Reis-D” (foto subida por mi)

Entre los informes oficiales, el día 6 de diciembre se anunció que para destruir las posiciones rebeldes en las montañas del Sur se utilizarían bombarderos Tu-22M3 “Backfire”, lo cual fue corroborado el día 12, cuando el jefe de la Fuerza Aérea rusa, el general Kornukov, anunció que dichos bombarderos podrían ser utilizados en caso de que fuesen requeridos.
Ese 6 de diciembre, las aeronaves rusas arrojaron panfletos sobre Grozny y los alrededores, los que tenían un ultimátum para los defensores, a los que se les prometía la amnistía y derechos plenos como ciudadanos rusos si deponían las armas.

No fue hasta el día 7 que las acciones aéreas tomaron intensidad, aunque no se informa la cantidad de misiones y sus resultados finales, los chechenios corroboraron la destrucción de la fábrica fortificada de Krany Molot, una fábrica de ladrillos y graves daños en el ferrocarril.

El día 8 las misiones alcanzaron la cifra de 150 incursiones, concentrándose en Grozny, Argun, Urus Martan y Shali.

(foto subida por mi)​

Los días 9 y 10 vieron una importante disminución de las operaciones aéreas, aunque ese último día se atacó un convoy rebelde en Yarish Mardy, donde las fuentes oficiales aseguraron la destrucción de 15 vehículos y la muerte de varios líderes chechenios, aunque no se dio mayor información al respecto.

Las acciones posteriores se fueron reduciendo debido a la baja visibilidad y el clima que iba empeorando, sin embargo, el día 13 el Ministerio de Defensa reconoce la pérdida de un avión Su-25 y que su piloto se había eyectado.
Los chechenios reclamaron el derribo de la aeronave y que el piloto estaba prisionero, sin embargo, las acciones del día 14 dejan claro que el piloto aún estaba libre, pero su rescate sería trágico.
Cuando la misión de rescate en combate (CSAR) fue iniciada, dos helicópteros fueron derribados por las fuerzas chechenias.

El primer aparato perdido era un Mi-24 “Hind”, el cual se estrella a causa de la niebla, sin embargo, un Mi-8 “Hip” que formaba parte de la operación logra aterrizar y rescatar al piloto del Su-25 derribado el día anterior. Tiempo después, dos Mi-8 fueron enviados en búsqueda de posibles sobrevivientes del Mi-24 accidentado, sin embargo son atacados en las cercanías de la villa Staryye Atagi mientras realizaban un vuelo en rasante, siendo uno de ellos derribado por fuego rebelde.
De esta forma, la jornada concluyó con la muerte de seis tripulantes rusos.

Mi-24 “Hind” en Chechenia (foto subida por mi)

No fue hasta el día 17 que las operaciones volvieron a retomar el ritmo gracias a las mejoras climáticas, siendo el día 19 el más activo, con 180 misiones registradas y con un impresionante despliegue, aunque no se reportan las misiones de patrulla, apoyo cercano y reconocimiento que también se volaron en apoyo a las fuerzas de tierra.

El día 21 las operaciones se reducen al promedio, sin embargo de las 59 misiones del día, 16 son voladas en apoyo a las tropas que combaten en el poblado de Dai.

Durante el día 22 las operaciones aéreas se concentran en mantener helicópteros y aviones de apoyo cercano disponibles, aunque se registran 60 salidas, los intentos chechenios de romper el cerco ruso hacen que el grueso de ellas se destinen a prevenir estas acciones.

Ya a partir del 23 el clima hace muy difícil mantener el esfuerzo aéreo y el grueso de las acciones se realizan contra blancos puntuales, principalmente posiciones fortificadas, mientras que el día 27 de diciembre se registra, al menos oficialmente, el primer empleo de napalm contra las fuerzas chechenias.
El mes cerró, como se dijo, con todas las aeronaves rusas en tierra, ya que el temor que el “Efecto 2000” (Y2K) pudiese ocasionar inconvenientes en los sistemas electrónicos y computadoras rusas.

Continuara.........
 

Sebastian

Colaborador
parte 3

Las acciones en Grozny, el objetivo simbólico y político
Las acciones contra Grozny fueron de lo más intensas durante diciembre, sin embargo contaron con una gran preparación previa.
Al contrario que en 1994 y 1996, los rusos no avanzaron directamente hacia la capital buscando que su caída sea un impacto propagandístico, sino que esta vez se decidió que sería el objetivo final de toda la campaña, destruyendo progresivamente la capacidad militar de los guerrilleros y aislando a la capital antes de proceder a los primeros combates.

(foto subida por mi)​

En todo momento, la aviación y la artillería rusa atacó las posiciones chechenias en la capital, mientras que se establecía el cerco definitivo sobre la misma.
Cuando uno a uno los puntos fuertes del anillo exterior defensivo fueron cayendo y los rebeldes se replegaban hacia el Sur, los rusos comenzaron a preparar su asalto.
Por mientras, todo movimiento hacia y desde la capital era atacado desde el aire, o interceptado por las fuerzas terrestres.
Sabiendo que la nieve haría muy difícil los movimientos, los principales caminos eran minados o destruidos utilizando bombas de aviación.

Asimismo, el día 6 de diciembre se inicia la campaña psicológica en contra de los rebeldes, cuando la aviación lanza panfletos intimando a la rendición a cambio de la amnistía y el reconocimiento de sus derechos como ciudadanos rusos.

Ya el día 9 los informes de las divergencias entre los líderes militares chechenios Raduyev y Majashev con el presidente Masjadov muestran ciertos problemas internos, además de que las decisiones autónomas de Basayev y el jordano Jattab de mover sus fuerzas guerrilleras de forma independiente da una pauta de lo poco consolidado y la falta de intereses comunes de las partes.

La mayoría de los líderes militares y guerrilleros decidieron no defender la capital con el grueso de las tropas disponibles, mientras que Masjadov no permitiría que la capital cayese sin una férrea resistencia.
Sin embargo, la caída de Urus Martan antes de esa fecha, así como en inminente asalto sobre Shali dejaba pocas alternativas militares posibles.

Para el día 10 el bloqueo sobre la capital estaba prácticamente cerrado, mientras que los rebeldes solo atinaron a responder con la detonación de un container con sustancias químicas, buscando generar bajas a las fuerzas rusas estacionadas al Norte de la capital. Ese mismo día los rebeldes chechenios sufren algunas bajas en un tiroteo con pobladores de la localidad de Shali, lo que afecta seriamente su apoyo popular en las zonas de la capital.

El día 11 la situación se complica, en los alrededores de Grozny los rebeldes hicieron detonar más armas químicas, lo que hace suponer a los rusos que esos ataques fueron ordenados por el presidente Masjadov y el comandante Basayev, quienes seguirían los planes del líder fundamentalista de Daguestán, Bagaudin Mogomedov, quien se había exiliado en suelo chechenio tras el fracaso de la invasión rebelde a aquel país.

Mientras Grozny perdía sus últimos accesos y sus defensores apelaban a la guerra química para ganar alguna ventaja, los rusos mostraban un cierto desinterés por la capital, concentrando el grueso de sus esfuerzos en el cañón de Argun y la zona Sur del país.

Sin embargo, el 13 de diciembre las operaciones sobre la capital comenzaron a intensificarse, lanzaron un durísimo bombardeo de artillería y cohetes sobre el centro de Grozny, uno de los aeropuertos y los barrios de Staropromislovsky y Minutka.

Artillería rusa en acción (foto subida por mi)

(foto subida por mi)

Tras ello, las fuerzas federales lanzan un poderoso reconocimiento en fuerza sobre los tres últimos objetivos, en donde fueron recibidos por una fuerte respuesta chechenia, lo que permitió clasificar nuevos blancos para los ataques aéreos y de artillería mientras se replegaban, excepto en el distrito residencial de Starapromislovsky, el cual para el anochecer aún estaba en manos rusas.

Los rusos aseguran que la Inteligencia había determinado que los defensores disponían de unos 4.000 hombres bien armados en la capital, apoyados por tanques, blindados y artillería, muchos de ellos capturados en el conflicto anterior.

El día 14 se empiezan a observar la retirada de algunos comandantes locales chechenios, los que retiran sus tropas hacia otras posiciones defensivas fuera del anillo defensivo sin órdenes directas de sus superiores.

En paralelo, los rebeldes más motivados y mejor dirigidos lanzan continuos ataques guerrilleros contra las fuerzas rusas en torno a la capital, haciendo uso de la táctica de “golpear y correr”, los chechenios buscan de esta forma desorganizar a las fuerzas rusas y permitir su repliegue hacia Shali, en donde buscarían romper el cerco de esa ciudad, pero que sería inútil al caer ese mismo día en manos federales.

Shali (foto subida por mi)​

Como si fuera poco, el alto mando ruso informa que partes de Grozny ya son controladas por sus fuerzas, en donde se sufrían ataques esporádicos de los rebeldes, quienes están concentrados en las afueras al Noroeste de la ciudad, y en el aeropuerto del Norte de la misma.

El día 15 las fuerzas rusas lanzan una operación de barrido de seguridad en Jankala, que había sido el barrio en donde se habían detonado armas químicas días atrás.

No solo se logró obtener el control de esta localidad, sino que además de ocupa Staraya Sunzha. Para entonces, la mayoría de los líderes rebeldes iniciaban los preparativos para hacerse fuertes en el distrito de Vedensky, aunque allí los rusos concentran sus ataques aéreos y de artillería.

Hasta aquí los rusos mostraron que su afición al reconocimiento en fuerza daba estupendos resultados, no solo presionaba a la guerrilla a salir de sus posiciones, sino que incluso le permitía obtener el control de las localidades, lo que no era un objetivo ocasional de la acción.

Para entonces, el día 16 de diciembre, el general Manilov informaba que el presidente chechenio Aslan Masjadov ya no controlaba a las fuerzas armadas, lo que daba una pauta de que las acciones ahora serían controladas por los líderes rebeldes y algunos comandantes militares.

Sin duda la información también tenía algo de propaganda, pues informaba también que los combatientes chechenios estaban desertando o que estaban impacientes por abandonar Grozny para refugiarse en el Sur, que era el curso de acción pretendido por Basayev y contrario a las intenciones del presidente chechenio.

Las acciones del día se limitaron a las afueras de la capital, y esto incluye los escasos vuelos de la aviación, que sumaron poco más de una docena, y a la artillería, mientras que las fuerzas terrestres se concentraron en alistar sus posiciones en torno a la capital y en las zonas al Sur del país.

El día 17 de diciembre las acciones se vuelven a concentrar en torno a la capital, principalmente en los últimos puntos fuertes rebeldes, pero el alto mando ruso informa que se procedería a bloquear totalmente la capital.
Dicho esto, el presidente chechenio Masjadov informó que sus tropas se mantendrían en la ciudad y lucharían hasta la muerte.

El día 18 de diciembre, las fuerzas rebeldes veían como el anillo defensivo externo a la capital se caía a pedazos frente al ímpetu ruso, otras fuerzas federales lanzaban asaltos contra las últimas alturas en poder de los rebeldes en las cercanías de Grozny, lo que sin duda significaría la sentencia de muerte del anillo defensivo más próximo a la capital.

Mientras esto era llevado a cabo por las fuerzas federales, se produce una acción trascendental, cuando las fuerzas del Ministerio del Interior de Ingushetia son llamadas a intervenir en las afueras de Grozny.
Las tropas, al mando del Tte.Cnel. Mohammed Yandiyev, lanzaron un asalto contra un asilo de ancianos en donde se encontraban 90 personas de esa nacionalidad rehenes de las tropas rebeldes.

Apoyados por fuerzas federales, la acción permitió el rescate de los rehenes con solo uno de ellos muertos, sin informarse sobre heridos o bajas sobre las bajas de las tropas de asalto.

No fue hasta el 20 de diciembre que las acciones sobre Grozny tienen relevancia, cuando unos 300 rebeldes intentan romper el cerco ruso con dirección sudeste.
La acción fue interceptada por tropas rusas, las cuales traban un feroz combate en el que se solicitó apoyo aéreo y de artillería.
El resultado fue de unas 60 bajas para los chechenios, mientras que los rusos reportan 8 muertos, tres de ellos oficiales.

Los chechenios se repliegan hacia la capital debido a las fuertes bajas. Los combates se intensifican ese día en torno a la capital y las bajas chechenias superan los 120 hombres ese día, mientras que los rusos no superan la docena, según fuentes oficiales.

Sin embargo la acción más espectacular fue la realizada por las tropas rusas sobre el aeropuerto de Severny, al Norte de Grozny.
Para esta acción, las fuerzas rusas contaron con el apoyo de las tropas voluntarias de Gantamirov, que había sido alcalde de la ciudad. La acción fue por demás exitosa, las tropas lograron expulsar a los combatientes chechenios, ocupar y asegurar el aeropuerto, reforzando sus posiciones en la zona.
Sin duda, con esa posición clave, el apoyo que se podría brindar desde allí a las tropas en el asalto contra la capital sería fundamental, ya que podría servir como base de helicópteros y de apoyo logístico.

El día 21 las acciones de combate no tienen la misma intensidad, más allá de algunas escaramuzas, el día pasa sin noticias relevantes en el área de Grozny.

El día 23 se produce una noticia interesante, cuando se registra un importante movimiento de fuerzas rusas en torno a Grozny y las principales localidades cercanas, como Staryye Atagui, al Sur, y Pervomayskoye al Norte.

Si bien ese día el general Victor Kazantsev, jefe del GE Caucazo Norte, anuncia que “no hay ninguna necesidad de tomar Grozny en los próximos días”, la situación de ese día por la tarde pone completamente fuera de lugar las declaraciones oficiales. Durante la tarde se hace un nuevo anuncio que se habían iniciado las acciones contra Grozny. Extraoficialmente se dio a conocer que unos 1.500 voluntarios al mando de Gantamirov apoyaban la acción, siendo apoyados por fuerzas del MVD, artillería y aviación.

La acción no tuvo el éxito esperado, pensada como un reconocimiento en fuerza, no se había logrado hacer salir a los combatientes rebeldes de sus posiciones, sin embargo se logra descubrir una serie de campos minados en la zona Sur de la ciudad.
La preocupación sobre el posible empleo de armas químicas para rechazar el asalto contra Grozny estaba presente en la mente de los planificadores rusos, y de hecho el día 24 de diciembre mostró que no estaban equivocados.

La mañana del 24 amaneció con los rusos realizando misiones de reconocimiento en torno a la ciudad y en la estación de trenes de Jankala, en los arrabales de la capital, descubrieron proyectiles de artillería que contenían cloro y estaban listas para ser disparadas.
Hasta entonces los ataques químicos habían resultado improvisados y rudimentarios, pero estas armas ahora mostraban la posibilidad de ataques puntuales más eficientes.

El día 25 los avances rusos sobre la capital muestran una mayor decisión, las tropas rusas avanzan, con apoyo de los voluntarios de Gantamirov, apoyados por helicópteros Mi-24 y artillería.

El principal helicóptero de ataque y apoyo cercano utilizado por los rusos fue el Mi-24 "Hind", el cual estaba armado con cohetes de 57 u 80 mm, además de los misiles AT-6 "Spiral" de guía láser, muy utilizados para suprimir posiciones de ametralladoras y francotiradores. Aquí vemos a armeros rusos colocando un misil "Spiral" en el lanzador doble del ala derecha de este Mi-24 "Hind".

AT-6 "Spiral" (foto subida por mi)

Aquí es interesante resaltar que se informa, por primera vez, el empleo de las municiones de artillería RCIC de 152 mm, de guía semiactiva por láser, lo que implica su empleo sobre objetivos puntuales y con un mayor margen de precisión.

The 9K25 Krasnopol Laser Guided Shell (foto subida por mi)​
Las tropas federales avanzaron desde diversos sectores, combinando una serie de tácticas de combate urbano en los que se dividió la ciudad en 15 sectores, los cuales serían anulados uno a uno.
Esta técnica se denominó “Telaraña” de forma extraoficial, a la vez que otros informes daban a conocer que los rusos y las tropas de Gantamirov estaban presionando a los rebeldes hacia el centro de la ciudad.

Las técnicas al parecer eran una depuración de las tácticas utilizadas durante los asaltos a Grozny entre 1994 y 1996, siendo una combinación de la denominada “cuadrícula urbana”, que divide la ciudad en sectores, la de “empuje urbano”, que busca aumentar el aislamiento de las bolsas de resistencia y llevar al enemigo hacia el centro de la ciudad, mientras que también se puede observar alguna variante del llamado “enjambre urbano”, donde las tropas se mantienen en diversos sectores listas para responder ante las necesidades del frente.
Básicamente, la estrategia rusa en Grozny amerita un análisis por separado ya que prácticamente se ha transformado en un manual de combate urbano muy interesante para Occidente.

Las acciones se intensifican el día 26 de diciembre, cuando las tropas rusas y las fuerzas de Gantamirov ganan nuevas posiciones en los distritos del Sur de la capital. La artillería se concentra en batir blancos asignados durante la noche anterior tras los reconocimientos realizados durante los movimientos terrestres del día anterior.

Los avances de las fuerzas federales ahora le permiten ocupar varios edificios importantes de ese sector de la ciudad, como la Casa de Prensa y la Plaza Minutka.
Los chechenios intentaron romper las líneas rusas y retirarse de la capital moviéndose en grupos de no más de una veintena de hombres, sin embargo cada uno de los intentos fue frustrado.

Al contrario que en 1994-1996, los rusos avanzaron de manera sincronizada y prácticamente con muy pocos blindados de apoyo.
El día 27 el avance comenzó a sentir una mayor resistencia de parte de los rebeldes, lo que obligó a las fuerzas rusas a solicitar apoyo pesado para mantener el ímpetu, sin duda, estas dificultades se fueron presentando debido a la forma de avanzar de los rusos.

Durante la mañana las fuerzas rusas logran capturar una altura estratégica al sudeste de la capital, donde se encontraba emplazada una transmisora de TV, mientras que se destruyen unos ocho vehículos y se captura un centro de comando rebelde ya en la zona sudeste de la misma capital, mientras que en otros sectores se descubrió un obús de 122 mm.

Los reportes rusos aseguran que para el 28 de diciembre los líderes chechenios, Masjadov, Basayev y Jattab, no se encuentran en la capital, sino que ya la habían evacuado hacia el Sur, también se asegura que en la capital “la resistencia, aunque residual, será dura”.
Lo más probable que esto sea propaganda destinada a desmoralizar a los combatientes en el frente para que se sientan abandonados y obligarlos a que se den a conocer, de manera de confirmar si están o no en la capital.

El día 29 los ataques de artillería se concentran sobre las posiciones en los alrededores de Grozny, mientras la prensa chechenia informaba que las fuerzas rebeldes abandonan las posiciones defensivas más importantes en el perímetro de la capital, permitiendo a los rusos capturar, durante la tarde, un puente sobre el río Sunzha, al cual se lo valoró como tácticamente importante.
Ya en el interior de la capital la táctica rusa permitió desarticular a las defensas chechenias y los combatientes se vieron obligados a abandonar las posiciones más importantes.

El día 30 de diciembre se reporta un nuevo ataque químico en Grozny mediante la detonación de un tanque de cloro, sin embargo esto no perjudica el avance ruso.
Dicho accionar se repite el día 31 de diciembre mediante la detonación de dos minas y sus respectivos depósitos de cloro, pero la respuesta de las tropas NBQ rusas es inmediata y evita mayores complicaciones.

Los primeros pasos para la caída de la capital estaban dados y los rusos esta vez habían aplicado eficientemente sus experiencias para plasmarla en la planificación de la nueva campaña y ahora los chechenios sabían que los rusos no tenían un apuro político en capturar la capital, podrían darse el lujo de esperar hasta que la resistencia fuese aniquilada y esto afectó seriamente el pensamiento defensivo de los separatistas chechenios.

Continuara......
 

Sebastian

Colaborador
Parte 4

Los relatos de un periodista ruso
Entre las fuentes más interesantes a las que se pudo recurrir fueron los comentarios realizados por el periodista ruso Vladimir Terejov, cuyos relatos aparecieron de la mano de un artículo publicado para la revista “Vek” y publicado el día 5 de diciembre de 1999. Esta inesperada fuente brindó detalles de lo más interesantes a la investigación que, aunque puntuales, dan una mayor precisión sobre los acontecimientos y accionar de las fuerzas rusas en el frente.

Los relatos del periodista ruso se inician con un interesante detalle sobre las acciones militares en el pueblo de Aljan Yurt, donde menciona “Un par de helicópteros de asalto se acercan para atacar.

El lanzamiento de cohetes y la voladura de una hermosa casa blanca, que contenía dos posiciones de ametralladoras rebeldes, son impresionantes.” Luego comenta que el ataque había sido sobre esa localidad, distante sólo 10 Km de Grozny y que los rebeldes consideran vital para mantener la defensa de Grozny.

Este último detalle lo podríamos considerar como relativo, ya que los rebeldes habían tendido un anillo defensivo sobre la capital que se extendía a lo largo de una serie de grandes ciudades y poblados, aunque es un hecho que para esa altura de los acontecimientos las fuerzas rebeldes ya se encontraban agotando sus recursos ante el meticuloso avance ruso.

Lo interesante de los detalles, y tal vez lo que le da validez al mismo debido a su comparación con las diversas fuentes, es que más abajo continúa aseguran que la acción mencionada fue el corolario de una típica acción militar en Chechenia: fuerzas terrestres, apoyadas por vehículos blindados, tratan de acercarse al poblado, son recibidos por un intenso fuego de los rebeldes desde sus posiciones en la citada casa de color blanco y un bosque cercano.
Tras esto los rusos se detienen, se reorganizan y toman sus posiciones originales, en tanto arriban los helicópteros y la artillería suprimen las posiciones enemigas.

Es decir, un típico reconocimiento en fuerza seguido de una supresión de defensas por parte de la artillería y la aviación, algo que durante los primeros meses de la campaña se volvió una constante y se practicaba de forma casi mecánica. Una vez logrado esto, si la resistencia continuaba se repetía el procedimiento o se procedía a asaltarlo y ocuparlo con las fuerzas terrestres.

Pero Terejov incrementaba los detalles que hacen interesante su artículo, poco después mencionaba, sobre el mismo suceso, que “Se trata de una batalla clásica de esta guerra poco convencional. Las tropas avanzan solo después de que el fuego enemigo es suprimido. Finalmente nuestros generales aprendieron a apreciar las vidas de nuestros hombres. Los soldados y oficiales están tranquilos. No parece que estén peleando una guerra, sino haciendo un trabajo rutinario.”

Lo que trae a colación una opinión del periodista sobre el accionar vigente en comparación con el de los comandantes rusos en la Primera Guerra de Chechenia (1994-1996), donde la mala planificación y la falsa confianza provocaron tremendas bajas a las fuerzas rusas.
También es interesante apreciar, aunque con cierta precaución, el dato sobre la moral de los soldados y oficiales, que tres años antes había sido un aspecto muy negativo para las tropas rusas.

Más adelante menciona otro dato muy importante, el cual nos da una dimensión real de que las operaciones rusas no eran tan fáciles como las fuentes oficiales rusas trataban de mostrar: “Un soldado siberiano que vino a servir al ejercito por contrato y tenia experiencia en la primera guerra chechenia, dijo que “esta vez, nuestros hombres no le tienen miedo a la lucha. Los oficiales tratan de reducir a un mínimo el riesgo que corren sus tropas. Sin embargo existen los francotiradores, que te pueden alcanzar en cualquier lugar”.

Hay pérdidas. En el frente occidental, el viernes (presumiblemente el 3 de diciembre) se perdieron 15 hombres, la mayoría de ellos bajo el fuego de francotiradores que operan infiltrados en la zona de seguridad del norte de Chechenia.”
Aquí el dato sobre el accionar chechenio y las bajas sufridas en un solo día son muy interesantes, pues es una faceta prácticamente desconocida, mientras que se vuelve a mencionar el alto nivel de la moral y la confianza en los oficiales, lo que muestra que las fuerzas rusas habían alcanzado un mayor grado de madurez con respecto a las experiencias anteriores, aunque también se hace mención a que la tropa no cree que la guerra vaya a tener un rápida desenlace, algo de lo que están seguros y acertados.

Los detalles sobre las vivencias de las fuerzas rusas son valiosos, ya que el mantener un relato sobre los informes oficiales rusos da a entender que la guerra ha sido bastante sencilla para las fuerzas federales y que los chechenios están siendo llevados a una derrota absoluta.
Si tenemos en cuenta la mención de los francotiradores, que fueron un azote durante el primer conflicto en esa zona, Terejov habla de los ataques chechenios con morteros:
“He visto unidades de operaciones especiales en Asinovskaya, Sernovodsk y Naurskaya, que pasan sus días cubiertos en posiciones de campaña reforzadas y edificios convertidos en fortalezas. Los ataques nocturnos siguen sobre nuestras posiciones (en referencia a las posiciones rusas en general), y en la oscuridad las columnas acorazadas no pueden moverse, restando apoyo a la infantería. (…)”
Aquí podemos apreciar que los rusos se han topado con resistencia en uno u otro sector del frente y que los ataques chechenios han sido bastante molestos.

Lo incierto es lo que se refiere al empleo de las fuerzas blindadas durante la noche, si bien es un factor limitante, los rusos vienen desarrollando sus doctrinas de combate nocturno desde los años 70 y hoy es impensable que una fuerza militar como la rusa aún tenga penalidades para el combate nocturno, sin duda debe ser una mala interpretación de la situación reinante en ese momento.

Como en todo conflicto en el que el combate urbano se hace presente, la relación entre la fuerza atacante, sea “liberadora” o “invasora”, con la población civil es crítica y fundamental, y un acercamiento de esto es mencionado: “Los civiles chechenios son cautelosos en su relación con nuestras tropas, pero se acercan a nuestros jefes, demandando la restitución de los servicios de gas, electricidad y educación. Los rusos que viven aquí no piden nada.”
Ahora bien, los datos extraoficiales suelen ser los más jugosos para obtener información sobre los pormenores de una campaña militar.

En este caso Terejov los obtuvo y, al parecer, de primera mano, cuando dice “Las tropas de reconocimiento, cuentan cosas interesantes sobre los combatientes separatistas. Hay serias diferencias entre los bandidos chechenos. Los nativos piensan que es poco lo que se puede hacer contra el ejército federal, y creen que retirándose al sur, a las montañas, salvaran sus pueblos del bombardeo federal. Los mercenarios extranjeros, en cambio, quieren seguir con las operaciones defensivas en el frente. No les importa la destrucción de los pueblos. En general, en el frente occidental, nuestras tropas luchan contra mercenarios extranjeros – árabes y ucranianos - . Las frecuencias de radio están llenas de discursos en árabe. Un soldado experto en comunicaciones, hace poco, intercepto una comunicación rebelde en francés.”

El relato mencionado no solo habla de las percepciones de los rusos sobre los combatientes, sino que también habla de las nacionalidades de los rebeldes y menciona, como hecho curioso, la interceptación, por parte de la Inteligencia de Comunicaciones (COMINT) de mensajes de radio en francés, algo que no deja de ser sospechoso, puesto que si alguien habla francés en una zona donde se habla poco y nada, alguien más debe recibirla y traducirla al árabe, ruso o, incluso, ucraniano o alguna de las lenguas del Caucazo.

Sin embargo Terejov amplía aún más la incertidumbre en este conflicto, en donde la información era canalizada a través del Gobierno, cuando habla sobre la situación de la localidad de Achjoi Martan, escribiendo que “Esta guerra tiene sus propios misterios. Hace una semana, la televisión rusa mostró un video de Achjoi Martan.

Según el noticiero, los residentes locales, expulsaron a los separatistas y pusieron una bandera rusa. No se, tal vez haya una bandera rusa sobre Achjoi Martan, pero no se, no estuve ahí, los militares no nos dejaron entrar. Se que nuestras unidades avanzadas reciben fuego desde el pueblo.
Los representantes de los civiles se acercan a nuestro puesto de comando con banderas blancas y piden a las tropas rusas que no devuelvan el fuego, prometiendo tratar con los bandidos ellos mismos.

Piden gas, electricidad y dinero para pagar las pensiones.” Nuevamente trae a colación la relación entre los civiles y los comandantes militares, lo que nos da la dimensión de que deben haber sido una constante, a juzgar por las características del conflicto.
Más tarde agrega “Otro asunto extraño: todavía no hay ningún anuncio oficial sobre la liberación de Bamut. De hecho, esta ciudad fue tomada el 19 de noviembre durante una operación de tierra que costo la vida de 23 soldados rusos.”

Aquí es muy interesante observar el dato sobre las bajas sufridas por los rusos en esa batalla, la cifra de por sí es elevada y no ha sido mencionada de forma oficial en ninguna otra fuente, las cuales simplemente desalientan a cualquiera que quiera hacer un cálculo serio sobre las mismas.

Mientras avanza en sus relatos hace una nueva mención sobre las fuerzas de primera línea rusa y la situación de los rebeldes en el frente: “Soldados de las fuerzas especiales rusas, responsables de las operaciones de barrido de seguridad, dicen que cada vez más rebeldes, principalmente voluntarios, abandonan la lucha y vuelven a sus pueblos.” Estos soldados deben ser las tropas del Ministerio del Interior, los OMON, en tanto que el informe de las deserciones puede que sea una información deliberadamente distribuida por los organismos oficiales rusos para desinformar, aunque sin duda estos hechos de combatientes que abandonan el combate están bien documentados, aunque no a la escala que las fuentes oficiales tratan de hacer parecer.
Si hasta aquí el relato ha sido valioso en sus comentarios sobre la situación en las diversas zonas de Chechenia, la situación a nivel regional es de lo más compleja y los comandantes rusos parecían estar de lo más atentos.


Es así que Terejov agrega en su relato “Pero la preocupación más grande que tiene la inteligencia rusa, es la posibilidad de que combatientes chechenos puedan acceder a los campos de refugiados en los limítrofes Ingushetia, Dagestan y Osetia.

El comandante del puesto fronterizo Caucaso 1, Cnel. Anatoly Khrulev cuenta, que cada mañana, buscando en los bosques cercanos, sus tropas descubren carné de identidad desechados, pertenecientes a miembros de varias organizaciones de seguridad ilegales de Chechenia, armas y literatura antirusa. Los antiguos dueños de estos artículos, pueden perfectamente cruzar la frontera usando sus pasaportes rusos.”

La información es interesante, aunque discutible, pero deja patente el hecho de que los chechenios se mueven tranquilamente hacia los países vecinos y no siempre lo hacen escapando del horror de la guerra, como se observa a continuación del fragmento anterior: “El comandante de Caucaso1 también dijo que sus tropas interceptan con regularidad comunicaciones de radio de los agentes separatistas, que provienen de los campamentos de refugiados.

Hace poco, una columna rusa pasó cerca de la ciudad de Oddzhonikidzevskaya, en Ingushetia, descubrió 4 emisoras de radio funcionando en un campamento de refugiados.” Sin duda, la situación es por demás compleja debido a las posibilidades que el conflicto se expandiera peligrosamente, además de dar algunas pautas de que los chechenios sabían cómo manejar la Inteligencia desde la retaguardia, pero siempre hay que analizar estos comentarios con cierta cautela, pues obviamente están dirigidos a un consumo interno que debe apoyar las acciones de Moscú.

Ya cerrando el artículo el último párrafo es poco más que un relleno de remate:
“La preocupación por la seguridad de las posiciones rusas de retaguardia, es expresada por muchos oficiales en conversaciones privadas. Al mismo tiempo, dicen que el ejército federal terminara el trabajo, si nadie interfiere. Muchos soldados rusos quieren seguir en el frente tras finalizar su servicio militar. Un soldado ruso, de Siberia, dijo: “Donde voy a ir si mis compañeros van a quedarse. Nos quedaremos lo que sea necesario. Nos hemos acostumbrado a ello”.
 

Sebastian

Colaborador
Autor Marcelo Rivera

La Guerra de Chechenia, enero de 2000

parte 1

Enero se transformaría en un mes clave para los rusos, la guerra se estaba prolongando y la llegada del invierno complicaba la situación en el Teatro de Operaciones del Caucazo, lo cual motivó que muchos de los planes comenzaran a acelerarse, principalmente la caída de Grozny, con lo cual los rusos podrían concentrarse en derrotar a los rebeldes chechenios en el Sur del país.

Los avances en materia política no estuvieron exentos, se logró formar un gobierno leal a los intereses de Moscú, siendo el empresario multimillonario Malik Saydullayev el Jefe del Consejo Estatal de Chechenia.

También se gestaron las primeras unidades militares bajo la órbita del Ministerio del Interior chechenio, el cual estaba a cargo del antiguo alcalde de Grozny, Bislan Gantamirov, acción que permitió cambiar el estatus de las milicias chechenias aliadas a los rusos.

También hay que destacar que los combates fueron en aumento en todos los frentes, si bien las fuerzas Federales trataban de minimizar el impacto público del conflicto, lo cierto es que las continuas cifras e informaciones contradictorias, la imposibilidad de alcanzar los objetivos anunciados dentro del cronograma dado a conocer y la cantidad de bajas sufridas, dejó muy en claro que la guerra de Chechenia no era un conflicto menor.

Las acciones sobre Grozny y sus alrededores
Las acciones en torno a la capital chechenia continuaban para el 1 de enero, aunque como parte de una ofensiva general en todo el territorio chechenio.
Los ataques rusos continuaban concentrándose tanto en la propia Grozny como en sus alrededores, siendo así que durante la mañana de ese 1 de enero los primeros ataques se concentraron sobre los poblados de Duba Yurt y Chinski, los cuales estaban ubicados en la zona del área de entrada al Cañón de Argun, que eran estratégicamente empleados por los chechenios como bastiones defensivos.

Habiendo cambiado su modo de operación, los chechenios se habían desplegado en torno a los poblados, de esta manera sufrirían una menor cantidad de bajas por el fuego artillero ruso, así como dificultando ser detectados por las fuerzas rusas.
En los combates de Duba Yurt este procedimiento no rindió los frutos esperados, el empuje de las fuerzas federales les obligó a retirarse hacia el casco urbano, lo que se tradujo en un cierto número de víctimas civiles.

En paralelo, la artillería rusa comienza a castigar las localidades de Shalazhi y Orejovo distantes a menos de 10 Km de la frontera con Ingushetia.
Durante la noche los combates habían tomado fuerza en la propia capital y las acciones guerrilleras fueron bastante amplias.
En los combates de la capital muere el comandante rebelde Arbi Barayev, que estaba encargado de liderar la resistencia en uno de los sectores de Grozny.
Cuando las acciones concluyeron, los rusos habían sufrido ocho muertos y unos 16 heridos, mientras que los rebeldes habían tenido unas 89 bajas, según lo que informó oportunamente el mayor general Vadim Timchenko.

En ese mismo informe, Timchenko informó que las fuerzas chechenias se habían desplegado durante la noche para atacar la ciudad de Shali, uno de los puntales sureños del cerco ruso sobre la capital.
El movimiento fue advertido por las fuerzas federales y la concentración de fuerzas rebeldes fue completamente derrotada en los combates posteriores, asumiéndose que hubo unas 300 bajas, las cuales incluían un importante número de mercenarios extranjeros.

El 2 de enero se produce un ataque químico de magnitud en el centro de Grozny, el rápido accionar de las fuerzas federales NBQ desplegados en el frente evitó males mayores para las fuerzas rusas, aunque la nube tóxica que se formó no llegó a amenazarles directamente, aunque sí lo hizo con los defensores y civiles chechenios. Ante la situación, los comandantes rusos deciden intensificar los ataques aéreos y artilleros sobre el centro de la capital, lo cual significó un golpe aún mayor para las fuerzas chechenias, que el día 3 observan como unos 500 de sus hombres deponían las armas y se entregaban a las fuerzas federales.

Hasta entonces, el grueso de las operaciones en la capital habían sido realizadas por las fuerzas leales de Gantamirov, que sumaban unos 1.000 hombres, aproximadamente, con una cifra similar en Urus Martan, un poco más al Sur.
Ahora los servicios de Inteligencia rusos daban a conocer que el malestar de los comandantes chechenios hacia Masjadov es cada vez mayor, incluso algunos de ellos se llegó a sugerir su reemplazo por Basayev.

El día 4 fue crítico para los defensores en la capital, el Ministerio de Defensa ruso informa que la operación sobre Grozny marcha según estaba previsto, en tanto que durante la mañana las fuerzas federales logran capturar la estación central de ferrocarril, en pleno centro de la ciudad, siendo el saldo del combate de tres soldados rusos muertos y otros ocho heridos.
Para entonces, el descontento de los civiles hacia los guerrilleros era muy grande, lo que había llevado a la formación de milicias de autodefensa para protegerse, lo cual supuso una importante serie de escaramuzas entre guerrilleros y civiles armados. La más importante de estas fuerzas de autodefensa se había formado en el pueblo de Pervomayskaya, unos pocos kilómetros al Norte de Grozny.

El día 5 de enero se produce un importante combate, cuando las fuerzas federales volvieron a permitir que las fuerzas chechenias pudiesen escapar de Grozny.
Sin embargo, anteriormente, estas acciones tenían como objeto descomprimir las defensas de la ciudad sitiada, pero esta vez, una vez que los chechenios abandonaron la capital, fueron emboscados y rodeados en las cercanías de la villa de Aljan-Kala, donde se encontraban importantes instalaciones ferroviarias.
Los combates en esa localidad supusieron la derrota de las fuerzas chechenias que sufrieron graves bajas, según informaba el Cuartel General del Grupo de Ejércitos Caucazo Norte.

Por su lado, el ministro de Defensa, Igor Sergeyev, anunciaba que las fuerzas federales habían obtenido el control de la ciudad de Serzhen Yurt, a pocos kilómetros de Shali, con lo que se lograba continuar consolidando el cerco contra la capital.
Por el lado chechenio, el presidente Masjadov se reúne con comandantes rusos para solicitar un alto al fuego de 72 horas con el objeto de permitir el ingreso de observadores de la ONU y otras ONG para que comprueben la denuncia chechenia de que los rusos habían utilizado armas químicas en Grozny.

El pedido fue completamente desestimado toda vez que el Alto Mando ruso asume que podría tratarse de un intento de que los rebeldes reorganicen sus fuerzas y se reagrupen sobre la capital y los alrededores.

En la retaguardia rusa, la Policía descubre y desactiva dos dispositivos explosivos encontrados en la estación de ferrocarril de Cherrlënnaia. Ambos dispositivos habían sido preparados para estallar en un vagón cargado de combustible y otro cargado de cohetes de artillería, lo que hubiese producido un tremendo daño, no solo al convoy de 17 vagones, sino a las instalaciones ferroviarias y el poblado en sí.

Militarmente hubiese significado un retraso logístico demasiado trágico, no por la pérdida directa de ese convoy, sino por la destrucción de las instalaciones ferroviarias y las complicaciones que ello traería aparejado. Este sería el primer intento de sabotaje contra los trenes rusos que haya sido anunciado públicamente.

El día 6 de enero se transforma en un grave problema táctico para los rusos, los chechenios lanzan violentos contraataques hacia las fuerzas federales en torno a la estación de ferrocarril, los cuales son complementados por ataques puntuales.
Los rebeldes chechenios concentran gran cantidad de fuerzas en estas acciones, en tanto que las condiciones meteorológicas impiden que la aviación rusa pudiese apoyar a las tropas federales.
Los combates se intensificaron, pero las fuerzas federales y las tropas leales de Gantamirov rechazaron los ataques rebeldes, a quienes les causaron unos 100 muertos y un número incierto de heridos.

En paralelo, otro grupo rebelde intenta romper el cerco ruso y dirigirse hacia el sudoeste, en la acción, las fuerzas rusas logran detenerlos y hacerlos retroceder hacia el centro de Grozny, donde le causan unas 40 bajas.
En ambos enfrentamientos, los rusos reportan 17 soldados propios muertos, sin determinar el número de heridos.
Los intentos de fuga desde Grozny se repiten durante la tarde, pero nuevamente sin resultados. Informes extraoficiales rusos aseguraban que el Sur de la capital era dominado por las fuerzas federales, aunque no se emitió ningún informe oficial al respecto, salvo que se conocía la presencia de pequeños grupos chechenios operando contra las tropas federales en esa zona, además de haberse descubierto diez contenedores con sustancias tóxicas en el área.

Ante esta situación, el general Shamanov anuncia que no existe ninguna posibilidad de negociar un alto al fuego con los chechenios sin antes negociar sobre la situación militar, asegurando que los combates aún continúan en el centro de Grozny ya que los rebeldes aún disponen de capacidad de combate suficiente para realizar acciones ofensivas contra las fuerzas federales.
Los combates de esta jornada dejan en claro que el presidente Masjadov estaba buscando obtener valioso tiempo para reorganizar sus elementos cuando, el día anterior, había intentado obtener un alto al fuego.

Para el día 7, los combates se mantenían en intensidad en la capital, aunque la acción más relevante sucede en las afueras, cuando las tropas rusas logran destruir por completo una unidad rebelde a cargo de Rezvan Yusupov en la zona de Staryye Atagi.
La posición había sido descubierta por tropas de exploración, apoyadas por tanques, provocándose un combate en el que las fuerzas chechenias fueron completamente eliminadas.

La mayoría de los combatientes del comandante Yusupov resultaron ser árabes y ucranianos, dándose a conocer que los rusos solamente sufrieron dos muertos y tres heridos.
Ya durante la tarde, el Alto Mando ruso anunciaba una pausa temporal en las operaciones en el área de Grozny, lo cual debería estar ligado a la decisión del Ministerio de Defensa de hacer público los cambios en los comandantes del frente del Caucazo, los cuales fueron decididos por el ministro de Defensa, el mariscal Igor Sergeyev.

A nivel del Teatro de Operaciones Caucazo Norte, el comandante en jefe continuaría siendo el coronel general Victor Kazantsev, pero el Jefe de Estado Mayor del mismo sería el teniente general Gennady Troshev, quién es relevado de su cargo en el Grupo de Ejércitos Este por el mayor general Sergey Makarov.
En paralelo, el general Vladimir Shamanov es designado comandante del 58º Ejército, siendo reemplazado del mando del Grupo de Ejércitos Oeste por el general Alexei Verbitzky.

Mientras esto tenía lugar, se producen algunos movimientos dentro del teatro de operaciones de Chechenia, así, algunas unidades que participan del sitio a Grozny son desplegados hacia el área de Vedeno, junto con otras fuerzas desplegadas en diversos sectores del frente, ya que, son más necesarias en el Sur, donde los rebeldes tienen una superioridad numérica.

Así, las operaciones en la capital quedan a cargo de la Policía (MVD), algunas tropas del Ministerio del Interior y las fuerzas leales de Bislan Gantamirov.
Al día siguiente se retoman las operaciones en torno a la capital, de esta manera se realiza una operación de limpieza en el pueblo de Aljan Kala, donde se producen algunas escaramuzas y se descubre que la mayoría de las bajas de los rebeldes chechenios correspondían a mercenarios árabes y de países eslavos.
En la zona de Argun, unos 50 rebeldes son rodeados por las fuerzas rusas en una zona distante 5 Km de dicha ciudad.

Ya dentro de Grozny, las operaciones militares se habían mantenido a un bajo ritmo, anunciándose que una unidad de reconocimiento rusa había capturado un tanque T-72 chechenio en la zona norte de la ciudad.

Durante el día 9 los rebeldes chechenos lanzaron una ofensiva a gran escala contra Shali, Argun y Gudermes, esto distrajo la atención de las fuerzas rusas de las operaciones principales para contrarrestar los asaltos, los cuales se extendían, en mayor o menor medida, en toda Chechenia.

Para el día 10 la situación estaba medianamente normalizada y las fuerzas federales habían recuperado la iniciativa, aunque el clima impidió el apoyo aéreo.
Los combates se habían concentrado en aquellas áreas que habían sido amenazadas por los rebeldes en Shali, Argun y Gudermes, a la par que se iniciaba la persecución de las fuerzas en retirada.

Para el día 11 se comenzó a reforzar el despliegue en todas las ciudades que habían sido atacadas por la ofensiva chechena, sin embargo la situación en Grozny paulatinamente iba recuperando su ritmo.
Ese día las tropas rusas controlaban gran parte de la capital y los rebeldes veían reducidas sus defensas a la plaza Minutka y los barrios cercanos a la misma.
En el orden político, Moscú decidió nombrar al multimillonario Malik Saydullayev como Jefe del Consejo Estatal de Chechenia, teniendo por objeto que se encargara de elaborar y ejecutar un plan que permita a los rebeldes a deponer sus armas si así lo deseaban.

Durante el día 12 los combates se mantuvieron en toda la zona de Grozny, pero el anillo que servía de cerco a la capital también suponía algunos enfrentamientos de importancia, ya que las fuerzas federales realizaban barridos de seguridad en las ciudades atacadas durante la ofensiva del 9 de enero, así como barridos de seguridad en diversas zonas aledañas.

Ya durante la noche, las tropas OMON habían sido alertadas de que un pequeño grupo de combatientes iba a salir de Grozny, por lo cual prepararon una emboscada que produjo nueve muertos y obligó al resto de los rebeldes a retornar a la capital.
La información fue obtenida tras haber interceptado las comunicaciones radiales chechenas, lo que facilitó la planificación de la emboscada.

Asimismo, esa misma tarde, el ministro de Defensa ruso había informado que las fuerzas del Ejército Ruso no intervendrían en Grozny por el momento, por lo que las fuerzas chechenas leales de Gantamirov serían el único elemento terrestre en la capital, aunque apoyados por la Artillería y la Aviación del Ejército ruso, así como por la Fuerza Aérea. También aseguró que las fuerzas rusas ya controlaban completamente el Cañón de Argun luego de un nuevo asalto de las fuerzas paracaidistas.

El día 13 de enero se lanzó una gran operación de barrido de seguridad en todas las ciudades y pueblos bajo control de las fuerzas federales, buscando cualquier indicio de agrupamiento de fuerzas rebeldes.


Es entonces cuando los informes sobre la ofensiva del 9 de enero se intensifican y aseguran que las ciudades de Urus Martan y Archjoi Martan podrían estar bajo amenaza de un asalto similar, aunque esto resulta ciertamente contradictorio, aún así, justificó un importante refuerzo de las unidades de la Policía y otras fuerzas terrestres rusas.

En la propia Grozny los combates continúan y las fuerzas rebeldes se ven obligadas a retroceder hacia el centro de la ciudad.
Los comandantes rusos ahora consideran que la capital debe caer rápidamente para permitir liberar recursos militares que puedan ser empleados en el Sur.
Esto, tal vez, se debió a la gran ofensiva chechena ocurrida días atrás, y ciertamente lo que más preocupaba entonces al Ministerio de Defensa era el hecho de que los rebeldes podrían estar utilizando aviones y helicópteros ligeros para reaprovisionarse, teniendo en cuanta que las comunicaciones terrestres están cortadas.

Esto ha motivado el despliegue de unidades antiaéreas en las fronteras con Georgia y Azerbaiyán.

Cuando se descubrió que los rebeldes estaban empleando aviones y helicópteros para cumplir con el apoyo logístico de sus fuerzas, las fuerzas federales desplegaron un importante número de sistemas antiaéreos, como este SA-11 "Grizzly", además de aviones de alerta temprana A-50 "Mainstay" e interceptores Su-27 "Flanker".
A-50 "Mainstay” (foto subida por mi)
El día 14 el general Gennady Troshev, a la razón jefe del Grupo de Ejércitos Cáucaso Norte, realizaba una inspección ocular de la zona de operaciones en la capital, a bordo de un helicóptero Mi-8, ya que se estaba preparando un gran asalto contra el centro de la capital chechena.

Mi-8 en Chechenia (foto subida por mi)
Durante el vuelo el helicóptero fue alcanzado por fuego ligero enemigo, pero no se hizo mención adicional sobre el incidente.
Por otro lado los combates reportados ese día supusieron la muerte de dos soldados y heridas en otros cinco, incluyendo acciones en la capital y en la villa de Sharoi.
El alto mando ruso informa que los rebeldes al parecer se habrían replegado desde Argun y Shali hacia el Sur, aunque vuelve a mencionar la amenaza sobre Urus Martan y Archjoi Martan.

Continuara.....
 
Excelente informe, muchas gracias por subirlo. Lo leí hasta acá, pero ahora lo estoy leyendo de nuevo, con el google maps abierto en otra ventana.
 

Noticias del Sitio

Arriba