Hace 70 años Brasil declaraba Guerra a Alemania

Hace 70 años, lo Brasil declaraba ‘Estado de Beligerância’ contra a Alemania…



…y entraba en la Segunda Guerra Mundial, respondiendo al hundimiento de navíos brasileños en nuestra costa, con la Marina despreparada y atrasada en la renovación de sus medios
-
Veintidós de agosto de 1942: el presidente Getúlio Vargas reunió su Ministerio para un examen de la situación. Y esa situación era grave. Los días anteriores, cinco navíos mercantes brasileños y una barcaça habían sido hundidos en la costa nordestina, resultando en la muerte de más de 600 personas. A esos ataques alemanes concentrados en pocos días (entre 15 y 19 de agosto), que más tarde se supo que eran obra de un único submarino, se sumaban otros realizados más esporádicamente los primeros meses de aquel año en la costa americana, y hasta a un metralhamento y bombardeo de un navío de bandera brasileña aún en marzo de 1941, en el Mediterrâneo.

La reacción popular en las calles y ciudades de Brasil, y traducidas en las noticias y editoriales de periódicos, eran claras: revuelta, apreensão con la guerra llegando a la costa brasileña, mientras los náufragos supervivientes relataban los ataques por submarino y cuerpos llegaban a las playas de la Bahia y del Sergipe. Era ese el pano de fondo para la reunión ministerial de aquel 22 de agosto. Y el resultado fue la declaración de “Estado de Beligerância” con a Alemania, haciendo lo Brasil entrar de vez en la Segunda Guerra Mundial, lo que fue ratificado por el Decreto 10358 del día 31 de aquel mes, oficializando el “Estado de Guerra” contra a Alemania y a Italia.

La agresión vino del mar, entonces cual era la respuesta que la Marina podría dar en aquel momento? ES correcto que las relaciones diplomáticas con los países del Eje ya estaban cortadas desde 28 enero de 1942, como respuesta de los países del continente americano (a la excepción de la Argentina y de Chile) al ataque japonés a Perl Harbor, en 7 de diciembre de 1941, y a la declaración de guerra pela Alemania a Estados Unidos. Y, desde entonces, estaban siendo hechos comprensiones con los EUA para que la Marina de Brasil recibiera unidades capaces de proteger el tráfico marítimo, acordando que, en acuerdo firmado en 1º de octubre de 1941, era disponibilizada por los EUA un presupuesto de 200 millones de dólares en material militar, con reducción del 65% en el valor de tabla. Todo eso, sin embargo, sólo traería resultados concretos después de la entrada de Brasil en la Guerra: en septiembre de 1942, los dos primeros caza-submarinos serían recibidos, en Navidad, donde ya operaban unidades de la Marina de Estados Unidos (USN). Pero lo que era posible hacer aún aquellos primeros días, y lo que la Marina podía contraponer a las agresiones por submarinos?



Un ejemplo vino dos días más tarde, en 24 de agosto, cuando fue constituido el “Grupo Patrulla del Sur” y definida su primera misión: escoltar pequeñas embarcaciones que transportaban carbón de Imbituba (Santa Catarina) para São Paulo y Río de Janeiro, donde esa materia-prima era transformada en el indispensable gas de cocina. Y los navíos de guerra que irían a escoltar esos carvoeiros eran, coincidentemente, viejos navíos con caldeiras alimentadas a… carbón!

Partió de Río de Janeiro el viejo contratorpedeiro Santa Catarina (foto arriba), uniéndose en Santos a los igualmente “velhinhos sordos y ciegos” (MARTINS, 1985: 48) Piauí y Río Grande del Norte. Los tres ya habían participado de la DNOG (División Naval de Operaciones de Guerra) que partió de Brasil rumbo a Europa a finales de la Primera Guerra Mundial, cuando ya podían ser considerados ultrapasados como contratorpedeiros (desplazaban sólo 600 toneladas en una época en que los contratorpedeiros construidos masivamente pela Inglaterra y EUA ya desplazaban más de 1.000t y tenían capacidad muy superior en potencia y armamento).

Aquellos tres viejos contratorpedeiros eran algunos de los remanescentes de un total de diez recibidos en la llamada “Esquadra de 1910″, encomendada a Inglaterra en 1906, y cuyo núcleo eran los encouraçados Minas Generales y São Paulo, así como los cruzadores leves (“scout cruisers”, usados en el apoyo a los ataques de los contratorpedeiros) Bahia y Río Grande del Sur. Y, aquellos primeros días de la participación brasileña en la Segunda Guerra Mundial, partían para el sur de Brasil armados con con cañones de 101mm y pequeñas cargas de profundidad de 40 libras, y sin cualesquier medios de localizar submarinos bajo el agua. Sus tripulaciones, al largo del camino, iban cubriéndose de la fuligem de la quema del carbón.

Vale citar un pequeño tramo de los recuerdos del entonces joven oficial Hélio Leôncio Martins, sobre aquella misión:

“Eran unos 30 o 40 pequeños barcos de unas 100 toneladas de carga, que navegaban sin cesar entre los centros de producción y de consumo. En la realidad, ninguno de ellos valía un torpedo, pero los recelos eran grandes y, así, el Comandante Araújo determinó que siguieran una ruta pegada a la costa, mientras los contratorpedeiros ejecutaban una griega, de forma que, en la pernada dirigiéndose para el litoral, fueran vistos por los protegidos, con lo que se sentirían seguros, por lo menos psicológicamente.”

“Nodos tampoco merecíamos el dispêndio de un valioso torpedo, pero esperábamos que un económico submarinista alemán decidiera acabarnos, y a los carvoeiros, con tiros de cañón, que podríamos intentar responder a la altura con nuestra vieja y cansada artillería de 101mm.”



En septiembre, el Grupo Patrulla del Sur fue renovado con navíos más recientes: el contratorpedeiro Maranhão, de 1.000 toneladas, ex-veterano británico de la Batalla de la Jutlândia adquirido en la década de 1920 (una de las pocas belonaves recibidas después de la adquisición de la Esquadra de 1910, y visto en la foto arriba) y que ya quemaba óleo en sus caldeiras. El Maranhão estaba acompañado de los nuevos navíos mineros “clase C” de 600 toneladas Camocim y Cananéia, que fueron adaptados para el servicio como corvetas antissubmarino, teniendo las minas sustituidas por bombas de profundidad – más tarde, también recibirían sonar. La Cananéia es vista en la foto abajo.



En el subtítulo de esta materia, hablamos en renovación de medios. Pues era justamente lo que representaban esos dos navíos mineros, de una serie de seis unidades recién-construidas por el también recién-establecido Arsenal de Marina de la Isla de las Cobras (AMIC). Ellos formaban parte de un Programa Naval aprobado en 1932 (y atualizado al largo de la década) y que sólo en aquel inicio de los años 40 comenzaba a mostrar sus resultados, en importantes iniciativas de construcción naval en Brasil – aunque utilizando acero y equipamientos importados.



En los dos años anteriores a la entrada de Brasil en la Guerra, hubo también tres lanzamientos bastante relevantes: tres contratorpedeiros “clase M”, basados en el proyecto de la aún reciente clase “Mahan” norteamericana, y construidos a partir de 1937 con planes y materiales enviados por Estados Unidos. Pero sólo irían a ser incorporados en noviembre de 1943, y aún con armamento anticuado y provisional (cañones de 120mm retirados de los encouraçados de la Marina cuando estos pasaron por modernizaciones). Las armas y los sensores modernos sólo vendrían en 1944, instalados en los EUA. En la imagen arriba, el Greenhalgh (M3) pronto para el lanzamiento, en julio de 1941 y, abajo, los tres contratorpedeiros en fase de acabado en el AMIC, teniendo al frente dos de sus “abuelos” de la Esquadra de 1910.



En las carreras, estaban en construcción nada menos que seis otros contratorpedeiros (la “clase A”, basada en proyecto inglés adaptado para recibir maquinaria y equipamientos norteamericanos). Tuviera el Programa Naval sido iniciado un poco antes o cumplido con más celeridad, tal vez otros navíos estuvieran en las carreras, pues aquellas obras en marcha eran justamente para sustituir seis contratorpedeiros encomendados a Inglaterra y no recibidos: eso porque estaban siendo completados en los estaleiros ingleses cuando la guerra eclodiu en Europa, en 1939, y fueron adquiridos por la Marina Real, conforme previsto en contrato. Vale acordar que la Argentina fue más rápida en encomendar y pagar navíos similares, consiguiendo recibirlos antes de la guerra comenzar.



Resumo de la historia de esa importante iniciativa de construcción naval: a pesar de los grandes esfuerzos, los seis contratorpedeiros “clase A” sólo quedaron listos tras la guerra (en la foto arriba, el Amazonas después del lanzamiento en 1943, iniciando obras de acabado que se extenderían hasta 1949). Hasta el final del conflicto, la Marina tuvo que cumplir su parte en el conflicto con los dos viejos cruzadores y contratorpedeiros remanescentes de la Esquadra de 1910 (los primeros recibiendo sonar y calhas lançadoras de bombas de profundidad para escoltas de trenes, y los últimos usados para patrulla costeira).

Además de esos, se sumaban los seis navíos-mineros adaptados como corvetas antissubmarino, traineiras y navíos auxiliares transformados también en corvetas y, es claro, embarcaciones provenientes de la ayuda norteamericana: nada menos del que veinticuatro navíos de escolta recibidos entre 1942 y 1945, desde pequeños pero bien armados caza-submarinos de madera, hasta los más sofisticados contratorpedeiros de escolta diesel-eléctricos dedicados a la guerra antissubmarino, ligeramente más pequeñas que los contratorpedeiros que eran construidos aquí en Brasil.

Hoy está haciendo 70 años desde que la agresión venida del mar, resultando en hundimientos seguidos y centenares de muertos, llevó lo Brasil a la Segunda Guerra Mundial. Tras mañana, serán 70 años desde el inicio de las escoltas del “Grupo Patrulla del Sur”, con viejos navíos alimentados a carbón y cuya sustitución ya era necesaria desde meados de la década de 1920. Y, al largo de los tres apróximos años, otras fechas completarán 7 décadas, marcando tragedias y éxitos relacionados a aquel conflicto.

Fechas menos conocidas por ser simples registros de monótonas e incessantes misiones de escoltas a los incontables trenes, pero que esconden desde los tensos momentos de lanzamiento de bombas de profundidades la posibles blancos en el fondo del mar, hasta el cansancio de los interminables días de patrulla, la mayoría de las veces en navíos más pequeños del que el recomendable para las largas misiones en alto-mar (en la foto abajo, uno caza-submarino enfrentando las ondas).

O fechas poco divulgadas como el inicio de la operación de nuevas bases navales como a de Navidad, establecidas casi a partir del cero, contando con el recrutamento de personal local que en breve ya apoyaba la operación de navíos brasileños y aliados.



Y también las fechas de misiones que ganaron notoriedade, como a escolta al largo de la costa, por los tres primeros contratorpedeiros construidos en Brasil, al Primero Escalão de la FEB (Fuerza Expedicionária Brasileña) que partía para a Europa. Las escoltas de los escalões siguientes, cruzando Atlântico. El hundimiento de un submarino alemán por un avión de la FAB (Fuerza Aérea Brasileña). Las victorias y reveses de la FEB y de la FAB contra los alemanes, en los campos de batalla italianos.

Todo eso irá a completar 70 años en breve, pero lo que va a quedar es la reflexión, especialmente sobre una guerra que llegó a Brasil venida del mar. Nuestra Marina hoy está en mejor o peor situación para enfrentar los desafíos del presente y del futuro, cuando comparada a aquella de las vísperas de la Segunda Guerra Mundial? Nuestro actual reequipamento naval, largamente planeado pero iniciado hace relativamente poco tiempo, será bien-sucedido? Si una nueva amenaza llegara hoy a nuestra espalda, nuestra Marina tendría nuevamente que contar con ayuda externa para cumplir sus misiones?

Bibliografía y lecturas recomendadas:

BITTENCOURT, Júlio Regis (1882 – 1964). Memorias de un ingeniero naval: una vida, una historia. Río de Janeiro, Servicio de Documentación de la Marina, 2005.
CÁMARA, Eduardo G. La construcción naval militar brasileña el siglo XX. Río de Janeiro: edición del propio autor, 2011.
HISTORIA NAVAL BRASILEÑA. Quinto volumen, tomo II. Río de Janeiro: Servicio de Documentación General de la Marina, 1985.
MARTINS, Hélio Leôncio y CASTRO, Antonio Augusto Cardoso de. Estórias navales brasileñas. Río de Janeiro: Servicio de Documentación General de la Marina, 1985.
MIRANDA, Veiga. Catorce mezes en la carpeta de la Marina. São Paulo: Sección de obras d´ El Estado de S. Paulo, 1923.
MONTEIRO, Marcelo. U-507: el submarino que hundió lo Brasil en la Segunda Guerra Mundial. São Paulo: Schoba, 2012.
FOTOS veía NGB
 

Leutnant

Colaborador
Colaborador
Cómo los hicieron con ésa guerra, los "hermanos americanos"... Menos mal que no nos metimos.
A ver si nos tiraban de frente en Italia o a saltar minas en el sur de Francia. Qué época!

Aún no puedo imaginarme lo horrible que debe ser que te hundan en medio del océano y todo por llevar suministros. Por lo general, los convoys ni frenaban y eso cuando iban en manada más al norte; los de acá que eran tres barcos locos... un torpedo o un cañonazo de corsario y chau, terminó la existencia. Y bueno, el que vende a mundo en guerra, a tragarse las sorpresas. Uruguayos y argentinos también sufrimos un par de hundimientos, pero por suerte nada más, los que querían morir morían allá, tarde o trempano para vida y desarrollo a eso si le pusimos el hombro, emitiendo los documentos a cientos de miles y abriendo de nuevo el kiosco. Créo que nos habíamos tomado en serio lo de la cumbre mercantíl de La Habana de 1940.
La cara de los Johnnies, que pataleaban para que nos dejáramos matar, cuando finalmente elevamos a un estado difunto aquella burla de declaración de "guerra". Jaja, un poco de oro, algo de comida y nadie más levanto ni un pero... por lo menos hasta 1955. De alguna manéra, para el viejo Sprouillie Braden que se había quedado con la vena, algún indio tenía que morir... Y a la vieja usanza: unas buenas bombas de aviación a pleno día, cómo cuando sonaban en la 8ª AF despegando del terruño afortunado hasta los cielos de Alemania "There'll be a hot time in the town of Berlín....la la la la la"; por supuesto en micro escala y en el subdesarrollo, pero ésa era la actitud.

Así y todo, creyendo en blanco o negro, gris, o celeste, de verdad: GRACIAS a Dios que no pisamos en aquella guerra.



Saludos!!!
 
Ahora una imagenes de la FAB en la II WAR

Fuerza Aérea Brasileña en fotos en la segunda guerra mundial
.


El entonces teniente Rui Moreira Lima (primero sentado a la esq.) y el teniente José Meira de Vasconcelos (sentado, tercero de la esq. para dir.) reciben instrucción para misión en Italia ACERVO BRIGADEIRO MEIRA



Pilotos brasileños del 1º Grupo de Aviación de Caza durante entrenamiento. A La dir., el brigadeiro José Rebelo Meira de Vasconcelos ACERVO BRIGADEIRO MEIRA



Pilotos brasileños antes de despegue. De la izquierda para la derecha están los dos únicos supervivientes del 1º Grupo de Aviación de Caza, el brigadeiro Rui Moreira Lima (a la esq; 94 misiones de combate en Italia) y el brigadeiro José Rebelo Meira de Vaconcelos ACERVO BRIGADEIRO MEIRA



Pilotos del 1º Grupo de Aviación de Caza en Italia cuando se preparaban para volver para lo Brasil. El brigadeiro Rui Moreira Lima está sentado (es el segundo de la derecha para izquierda) y el brigadeiro José Rebelo Meira Vasconcelos también está sentado (él es el séptimo de la derecha para izquierda). En la vuelta a Brasil, los pilotos del grupo instituyeron la aviación de caza en Brasil, en la Base Aérea de Santa Cruz ACERVO BRIGADEIRO MEIRA



La B-25, bombardeo usado en el primer ataque de Brasil en la guerra - el blanco fue el submarino italiano Barbarigo, patrulló el océano Atlântico a partir de las base de Fernando de Noronha. Uno de esos también tuteó en Italia como avión de transporte y apoi REPRODUCCIÓN/HÉROES DE Los CIELOS



Personal de tierra reabastece metralhadora usada en los P-47 de la Fuerza Aérea Brasileña en Italia REPRODUCCIÓN/HÉROES DE Los CIELOS



El teniente Rui Moreira Lima usó esa P-47, la D4, durante la guerra ACERVO BRIGADEIRO MEIRA



La P-47 “D5” usado durante la campaña de Italia por el entonces teniente José Meira de Vasconcelos ACERVO BRIGADEIRO MEIRA



P-47 de la Fuerza Aérea Brasileña siendo reabastecido en Italia



Aviones de la esquadrilha brasileña que tuteó en Italia en el campo próximo a Pisa. Era dali que los aviones P-47 despegaban para bombardear los enemigos REPRODUCCIÓN/HÉROES DE Los CIELOS



Aviones se preparan para despegar. Cuatro P-47 del 1º Grupo de Aviación de Caza en acción en Italia REPRODUCCIÓN/HÉROES DE Los CIELOS



El entonces teniente José Rebelo Meira Vasconcelos en el cokpit de su Republic P-47 Thunderbolt ACERVO BRIGADEIRO MEIRA



Bombardeo realizado por la FAB en el norte de Italia REPRODUCCIÓN/FAB



Bombardeo efectuado por la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) en el norte de Italia. En la foto es posible ver los cohetes disparados por la P-47 en dirección al suelo REPRODUCCIÓN/FAB
 
Subo aca, para no abrir otro hilo.

FEB - 68 años de la toma de Monte Castillo

Una historia vivida y un ejemplo a ser revivido



día 21 de febrero, el Ejército Brasileño conmemora uno de sus mayores hechos en campo de batalla – la Toma de Monte Castillo –, realizada durante la II Guerra Mundial y protagonizada por los integrantes de la Fuerza Expedicionária Brasileña (FEB).

Después de recorrer aproximadamente 400 km de suelo italiano, durante 227 días de combates, los soldados brasileños (los pracinhas) liberaron decenas de vilas y ciudades del yugo nazifascista.

A pesar de las adversidades impuestas por el riguroso invierno europeo, nuestros bravos desalojaron el enemigo de posiciones fortificadas con determinación férrea, por creer en la justicia de su causa; conquistaron elevaciones de peso táctica; e impusieron la rendición incondicional al enemigo.

Pero no fue fácil. En Monte Castillo, la posición de comandamento del enemigo, instalada hay mucho, con dominio de fuego, era casi inexpugnável.

Dentro del plan de ocupación establecido por el mando de la misión, la conquista de esa elevación era prioridad y de necesidad extrema, a fin de romper la Línea Gótica enemiga, lo que permitiría el avance de las tropas aliadas.

Delante de esto, a pesar del enemigo ya haber rechazado por tres veces el ataque, a 1ª División de Infantaria Expedicionária (1ª DIE) atacó. Tras renhida lucha, a pesar del frío, del terreno íngreme y lamacento, de la nieve, de todos los óbices interpuestos, Monte Castillo fue conquistado, haciéndose escenario de manifestaciones de regocijo y éxtasis que ecoaram por el valle, por parte de nuestros pracinhas.

En aquel momento, cuando la victoriosa Bandera de Brasil fue desfraldada, los pracinhas escribieron una página indelével en la historia, mostrando al mundo el valor del Soldado brasileño, cuyos ejemplos de bravura, abnegação, perseverança y fe inquebrantable en el cumplimiento de la misión son valores perseguidos por todas las generaciones de nuestro Ejército.

Por eso, adorar y reverenciar aquellos que escribieron memorável página de gloria de nuestra historia es más que realizar un homenaje, cumplir un deber de justicia con esos bravos, a quienes externamos nuestro reconocimiento y gratitud.
 
Muy buen tema.
Querría saber la cifras de bajas brasileras en SGM.
Recuerdo el cenatafio que se encuentra en Río de Janeiro, sobre la avenida Brasil, son tres columnas, una por cada fuerza, con el nombre de los combatientes que dieron sus vidas en el frente europeo.
 
Muy buen tema.
Querría saber la cifras de bajas brasileras en SGM.
Recuerdo el cenatafio que se encuentra en Río de Janeiro, sobre la avenida Brasil, son tres columnas, una por cada fuerza, con el nombre de los combatientes que dieron sus vidas en el frente europeo.

CEN, es correto lo que dice. En primero los muertos de la FEB en Italia fueron sepultados en el cementério de Pistóia (Itália), en 1960, los restos de nuestros muertos fueron transladados a Brasil y quedan en el monumento en Rio de Janeiro.





 
J

JT8D

Muy buen tema.
Querría saber la cifras de bajas brasileras en SGM.
Recuerdo el cenatafio que se encuentra en Río de Janeiro, sobre la avenida Brasil, son tres columnas, una por cada fuerza, con el nombre de los combatientes que dieron sus vidas en el frente europeo.
Brasil envió 24445 soldados a Italia. El numero de muertos fue 443 y los heridos fueron aproximadamente 3000.

Saludos,

JT
 
Errado...foron mas de 12000 los feridos....que eu lembro de mis estudos..., 8 pilotos, 13 oficiais, y 443 praças....sin hablar de los muertos en la costa y en travessia(hasta Italia).

PD:Mi voto : JT8D para el primero moderador de ZM brasileñobanderabrasil

Moto: Un representante brasileño!!!! Fuera Campora...roftlmao
 

Noticias del Sitio

Arriba