Encontraron Avro Lincoln MK II, 50 años de ausencia.



SANTIAGO, Chile.- La Dirección General de Aeronáutica Civil de Chile (DGAC) confirmó ayer a LA NACION que partes del avión y restos óseos de sus tripulantes fueron hallados por turistas en el fiordo Parry, en la parte chilena de Tierra del Fuego. Estos corresponden a un bombardero cuatrimotor Avro Lincoln MK II, matrícula BO-019, perteneciente a la Fuerza Aérea Argentina, desaparecido el 22 de marzo de 1950, con sus 11 tripulantes, mientras intentaba completar el trayecto de Río Gallegos a Ushuaia.

Ya en 1983, montañistas de la Universidad de Magallanes de Chile avistaron pocos restos del avión cerca del ventisquero Cuevas, en plena cordillera de Darwin, a unos 200 km de su destino final, pero sin lograr conocer otros detalles del aparato.

No sería sino hasta 59 años después del vuelo original, cuando el movimiento natural del ventisquero dejó al descubierto diversas partes del avión militar argentino, tales como una hélice y una rueda, que una expedición turística, encabezada por el chileno Rodrigo Fuentes Milostich, dio cuenta de ese avistamiento como también de restos humanos.

Los propios expedicionarios, junto con la Fiscalía de Aviación de Punta Arenas, reconstruyeron el misterio: el avión era un Avro Lincoln MK II que la Royal Air Force británica utilizó en la Segunda Guerra Mundial y que luego fue adquiridio por la Argentina en 1950. Por aquellos años, el comandante de la aeronave era el capitán Bautista Faustino Mendioroz.

Historiadores locales y la propia Dirección General de Aeronáutica investigan ahora las circunstancias del accidente, para lo cual enviarán un equipo a la zona a indagar en antecedentes que puedan aportar novedades al caso, cerrado en 1983. De acuerdo con Rodrigo Fuentes, las partes del avión están disgregadas en una extensión de unos 300 metros.

El historiador de la Academia de Guerra de la Fuerza Aérea de Chile, Iván Siminic, relató a la prensa local que el Avro Lincoln MK II despegó el 22 de mayo de 1950 desde Río Gallegos junto a dos bombarderos, en un vuelo de entrenamiento. Unos kilómetros más adelante, el mal tiempo y las bajas temperaturas escarcharon sus fuselajes y obligaron a los aviones a regresar a Río Gallegos. El BO-019 no pudo completar la maniobra y se estrelló contra el glaciar.

El jefe de la Fuerza Aérea de Chile, general del aire Ricardo Ortega Perrier, comunicó ayer la noticia a su par argentino, brigadier general Normando Costantino, quien está de visita en esta capital. Además, le dijo que se realizarán las tareas de identificación de los restos óseos para su posterior repatriación

Fuente La Nacion
 

DSV

Colaborador
El hallazgo de un avión caído en 1950
La justicia chilena confirmó que los restos son de un Avro Lincoln de la Fuerza Aérea Argentina

Jueves 24 de marzo de 2011

El Juzgado de Aviación de Chile confirmó ayer el hallazgo de restos metálicos correspondientes a un avión Avro Lincoln de la Fuerza Aérea Argentina que se estrelló sobre territorio chileno el 22 de marzo de 1950 y permanecía desaparecido desde entonces.

Según informó la agencia de noticias Télam, el informe oficial, firmado por el juez de Aviación de Chile, Wolfram Celedón Mecketh, y el auditor Germán Yuraszeck Glade, indicó que las partes analizadas "corresponden a un avión militar Avro Lincoln MK II de fabricación británica".

"Tales restos y el lugar en que fueron hallados coinciden con una aeronave y ruta correspondientes a un bombardero Avro Lincoln B - 019 perteneciente a la V Brigada Aérea de la Fuerza Aérea Argentina", añade el documento.

Se supo que el Avro Lincoln MK II despegó el 22 de marzo de 1950 desde Río Gallegos junto a dos bombarderos, en un vuelo de entrenamiento. Unos kilómetros más adelante, el mal tiempo y las bajas temperaturas escarcharon sus fuselajes y obligaron a los aviones a regresar a Río Gallegos. El BO-019 no pudo completar la maniobra y se estrelló contra el glaciar. La última posición que había reportado era sobre el lago Fagnano, en el borde del límite entre la Argentina y Chile.

En el avión viajaban el capitán Bautista Mendioroz y otros hombres de la Fuerza Aérea, quienes fueron formalmente dados por desaparecidos.

En marzo de 2009, un grupo de turistas australianos que recorría la zona, aprovechando el deshielo, encontró una rueda, fragmentos del tren de aterrizaje y una hélice de uno de los motores, que más tarde fueron sometidos a peritajes y dieron lugar al dictamen del Juzgado de Aviación.

"Ya sabemos con exacta seguridad que allí, al borde del lago Fagnano, está lo que quedó del avión militar; pero todavía no se encontraron restos humanos, pues los fragmentos óseos hallados en las cercanías son de pobladores indígenas, con más de 300 años de antigüedad", informó Elvio Mendioroz, hijo del capitán fallecido.

En diálogo con la agencia Télam, agregó que "ahora necesitamos organizar, para la próxima temporada estival, una expedición que permita llegar nuevamente al sitio y explorar la posibilidad de encontrar algún vestigio de los cuerpos".

Mendioroz pidió "dejar constancia del agradecimiento a las autoridades chilenas por parte del grupo de descendientes de aquellos hombres de la Fuerza Aérea, que nos hemos reunido, desde 2009, para realizar este tipo de gestiones".

El hallazgo de un avión caído en 1950 - lanacion.com  
 

Noticias del Sitio

Arriba