El nuevo entente cordiale anglofrancès

MDD

Colaborador
Colaborador
Gente, ante todo disculpas por subir una nota en inglès pero no pude acceder a la ediciòn electrònica del Cronista Comercial del dìa de hoy .
Les acerco un interesante artìculo que fue publicado el 02-02-10 en el Financial Times que especula sobre un mayor acercamiento de las potencias europeas . Acà lo rescate de un pàgina puesto que para entrar al periòdico britànico hay que pagar ....
Fuente : http://www.freerepublic.com/focus/f-news/2471113/posts

Anglo-French defence: Entente nouvelle :grouphug:

By James Blitz and Sylvia Pfeifer

Published: March 14 2010 18:38 | Last updated: March 14 2010 18:38


One day in February last year, HMS Vanguard was calmly patrolling beneath the waters of the mid-Atlantic. Suddenly, to the alarm of its crew, the submarine – one of the quartet that forms part of Britain’s independent nuclear deterrent – hit a very large object with a bang. At first the Vanguard’s commander was unsure what had happened. But soon all was revealed: a French nuclear submarine, Le Triomphant, had been undertaking exactly the same role in precisely the same part of the Atlantic. Neither commander saw the other coming. Both boats – damaged, bruised, their crews much embarrassed – hurriedly returned to port.

The collision was reported with a mixture of amusement and alarm on both sides of the Channel. Yet some would argue that the event said much about the military relationship between Britain and France. On the one hand, the two have more in common with each other than they have with any other state. They are the European Union’s only major military powers – the only ones to spend more than 2 per cent of national income on defence; the only ones with nuclear weapons; the only ones with permanent seats on the United Nations Security Council and with what might be called a global vision. Yet throughout the previous half century Britain and France have often seen each other as rivals rather than allies, each competing on the world stage indifferent to what the other is doing.

Now, however, something may be changing. In recent months, senior figures in the British and French defence establishments – politicians, military chiefs, defence industrialists, think-tankers – have been talking about the need to step up co-operation amid significant budgetary pressures and a fear that the US may be turning away from Europe.

To be sure, both sides are engaging with a certain nervousness – and a sense of déjà vu. Back in 1998 Tony Blair and Jacques Chirac – then respectively UK prime minister and French president – unveiled a grand vision for a defence alliance at a summit in the French port of St Malo that was hailed at the time as a new entente cordiale. Within a few years the two leaders had fallen out over the US-led invasion of Iraq. Yet today, talk about bilateral defence co-operation is once again in vogue.

The immediate driver of this new entente is the significant pressure on defence spending in both countries. France recently agreed a defence budget that will rise by only 1 per cent a year in real terms between 2012 and 2025. The British, whose forces in Iraq and Afghanistan have been overstretched since 2003, are immersed arguably in a bigger crisis. Whichever party wins the British general election – expected in early May – might have to cut defence spending by up to 15 per cent over the next six years, according to the Royal United Services Institute, a think-tank. The UK Ministry of Defence therefore recently published a policy paper in which it asked whether it could use its partnership with France to improve existing capabilities.

Financial pressures are not the only issue. Geopolitics too are forcing Paris and London to think harder about their common future. Britain has long cherished its “special relationship” with the US. There is little doubt that London, in the years to come, will continue to regard Washington as its strategic partner of choice. But fears have been growing since President Barack Obama took office that the US no longer sees the relationship as so “special”, and that Washington’s security focus is moving away from Europe, which has proved too weak an ally in Afghanistan, and towards China.

France too is rethinking its alliances. “President Nicolas Sarkozy has taken France into Nato, a factor that makes co-operation with Britain easier,” says Etienne de Durand of the Institut Français des Relations Internationales in Paris. “But France is also coming to terms with Germany’s unwillingness to spend more on military capabilities. France is therefore recognising that, for now, pan-European defence structures are unlikely to do more than short-term crisis management.”

Lord Robertson, former Nato secretary-general and UK defence secretary at the St Malo summit, puts the prospects for the two countries in blunt terms. “We are in a situation where both countries have been brought to the point of questioning some of the fundamentals of their defence capability. So we need to build true mutual dependency and work out the fundamentals of what they want to achieve.”

But after the failed romance of St Malo, he and many others take a hard-headed approach. What, he asks, does enhanced co-operation mean in practical terms? Are Britain and France talking just about boosting joint operations or could they share major assets such as aircraft carriers? And what would the arrival of a eurosceptic Conservative UK government mean for future collaboration?

As they sit down to discuss possible areas of future co-operation, British and French leaders are drawn to what can be done with major equipment platforms. First, there is the nuclear deterrent. Co-operation here would be difficult. The UK is heavily tied to the US for its Trident capability, creating the suspicion in France that London is not free to engage in cross-Channel deals. Meanwhile, France derives immense prestige from the independence of its force de frappe – nuclear strike capability – making it difficult to countenance sharing it.

However, there is a growing willingness in London and Paris to explore options. Britain plans to spend £20bn ($30bn, €22bn) over the next 14 years building four submarines able to launch the Trident D5 missile. Sir Malcolm Rifkind, a former UK defence secretary, has argued that closer collaboration over the two deterrents might enable Britain to “make do” with three rather than four submarines, greatly reducing the expense. In Paris, a senior government official also believes that France and Britain should now examine whether they can jointly patrol the Atlantic with fewer submarines: “This could be an area where you could get a real and significant breakthrough, and we should look at it.”

The second major platform of interest to planners is aircraft carriers. Both nations are struggling with the costs of their carrier programmes. The UK is building two new aircraft carriers but the next government, amid huge financial pressure, might look at the possibility of retaining just one. British planners would then ask what the UK would do while its sole carrier was out of action for essential maintenance. “You could have a situation whereby Britain uses the Charles de Gaulle while its own carrier is in refit, and vice versa,” says Jonathan Eyal of the Royal United Services Institute. Others say there are big technical problems involved in such an arrangement, not the least of which is that French aircraft cannot fly on British carriers because their Rafale combat jets use catapults for take-off.

If nothing can be done to share nuclear submarines or carriers, more modest steps might be taken. This is where there is far more intense discussion between the British and French sides. On operations, France would like to see the creation of a Franco-British aircraft carrier group, using support ships from both nations. On procurement, France would also like to see if more can be done to boost joint development of complex weapons. A potentially big opportunity could also be the development of a manned or unmanned platform to replace Eurofighter – the pan-European fighter jet in service with the Royal Air Force – and France’s Rafale.

One other area is of particular focus: the need for both countries to enhance research and technology. UK spending on “R and T” has fallen by 24 per cent during the past three years, according to James Arbuthnot, chairman of the House of Commons defence select committee. “That will have a serious effect on our defence capability in 25 years’ time, when the world will not be a safer place.” Mr Arbuthnot notes that both countries are aware of the problem and have committed €80m ($110m, £72m) to joint R and T programmes. “But it is not enough and they must do more.”

How far can all these discussions go? Ultimately much will depend on political will. Here, the most immediate question is what the Conservatives will do if they win the general election. Liam Fox, shadow defence secretary, has spoken warmly about the bilateral relationship, saying in a recent speech that he would like to see “even more co-operation and dialogue” with France.

However, his party is deeply opposed to the development of big pan-European defence structures that could rival Nato, and this might prove a problem. France is no longer looking to make the EU a defence organisation that competes with the US-led alliance. But it still thinks the EU plays a useful role in launching crisis management operations such as its anti-piracy mission in the Gulf of Aden. A Conservative government might be so negative about European structures – pulling Britain out of some of them – that it ends up irritating the French to the extent that they will no longer work with Britain at all.

The issue of political will goes deeper than this, however. In the long run, any progress on Franco-British defence will require politicians in both countries to make the argument for shared sovereignty much more directly with their citizens than they have in the past.

“If the British and French are going to share assets like carriers, there will have to be far deeper political co-operation to avoid major arguments when one country wants to deploy those assets,” says Lord Wallace, a Liberal Democrat member of the upper house of parliament. “That means we’ve got to engage far more directly with our media to explain why some of this sovereignty has to be given up.”

Today, less than eight weeks from the expected election date, there is no chance that UK politicians will publicly make the argument for closer co-operation. However, politicians and defence experts in London and Paris believe that, once the general election is over, both governments must make progress. “Our two countries can and must do a great deal better,” says Mr Arbuthnot. “We will go on to the rocks unless there is a lot more co-operation between us.”

Mr de Durand, the political analyst at IFRI in Paris, is even more forthright. “These two countries – Britain and France – just do not have the size to be players in the defence field on their own. The challenge is simple. It is entente or oblivion.”

Traducciòn on line

Defensa anglo-francesa: nouvelle de la Entente por James Blitz y Sylvia Pfeifer publicado: 14 de marzo de 2010 18: 38 | última actualización: 14 de marzo de 2010 18: 38 un día en febrero del año pasado, el HMS Vanguard tranquilamente fue patrullando debajo de las aguas del Atlántico central. De repente, para la alarma de su tripulación, el submarino, uno del cuarteto que forma parte de la fuerza de disuasión nuclear independiente de Gran Bretaña, golpear un objeto muy grande con una explosión. Al principio estaba inseguro comandante de la vanguardia lo que había ocurrido. Pero pronto todo fue revelado: un submarino nuclear francés, Le Triomphant, había sido empresa exactamente el mismo papel en exactamente la misma parte del Atlántico. Ni comandante vio la llegada de otra. Ambos barcos – dañados, amoratada, sus tripulaciones mucho avergonzado – regresó apresuradamente a puerto.
La colisión se informó con una mezcla de diversión y alarma en ambos lados del canal. Sin embargo algunos dirían que el evento dice mucho acerca de la relación militar entre Gran Bretaña y Francia. Por un lado, los dos tienen más en común con otros que tienen con cualquier otro Estado. Son potencias militares sólo principales de la Unión Europea – los únicos para pasar más de un 2 por ciento de los ingresos nacionales en materia de defensa; los únicos con armas nucleares; los únicos con asientos permanentes en el Consejo de seguridad de la ONU y con lo que podría llamarse una visión global. Sin embargo a lo largo de medio siglo anterior Gran Bretaña y Francia han a menudo visto mutuamente como rivales en lugar de aliados, cada compitiendo en el escenario mundial, indiferente a lo que el otro está haciendo.
Ahora, sin embargo, algo puede estar cambiando. En los últimos meses, senior figuras en los establecimientos de defensa británica y francesa – políticos, jefes militares, industriales, think-tankers de defensa – han estado hablando de la necesidad de intensificar la cooperación en medio de presiones presupuestarias significativas y el temor de que los Estados Unidos pueden estar revolviéndose lejos de Europa.
Para estar seguro, ambos lados están comprometidos con un cierto nerviosismo – y una sensación de déjà vu. Tony Blair y Jacques Chirac, de vuelta en 1998, y luego respectivamente UK primer ministro y el Presidente francés – reveló una gran visión para una alianza de defensa en una cumbre en el puerto francés de St Malo que fue aclamado al tiempo que un nuevo entente cordiale. Dentro de unos años los dos líderes habían caído sobre la invasión de Irak. Aún hoy en día, hablar de la cooperación de defensa bilateral es una vez más en boga.
El controlador de inmediato de este nuevo concierto es la presión significativa en defensa de gasto en ambos países. Francia aceptó recientemente un presupuesto de defensa que aumentará sólo 1 por ciento al año en términos reales entre 2012 y 2025. Los británicos, cuyas fuerzas en Iraq y Afganistán han sido desbordadas desde el año 2003, están inmersos posiblemente en una crisis mayor. Cualquiera que sea partido gana las elecciones generales británicas – espera que a principios de mayo – podría tener que cortar gastos en hasta un 15 por ciento en los próximos seis años, de acuerdo con el Real Instituto de servicios Unidos, un think-tank de defensa. Por lo tanto, el Ministerio de Defensa británico publicó recientemente un documento de política en la que preguntó si podría utilizar su asociación con Francia para mejorar las capacidades existentes.
Las presiones financieras no son el único problema. Geopolítica también están obligando a París y Londres a pensar más difícil acerca de su futuro común. Gran Bretaña ha durante mucho tiempo han mimado largamente su "relación especial" con los Estados Unidos. Hay pocas dudas de que Londres, en los años venideros, seguirá respecto a Washington como su socio estratégico de elección. Pero temores han ido en aumento desde el Presidente Barack Obama asumió que los Estados Unidos ya no considera la relación tan "especiales", y el enfoque de seguridad de Washington está apartando de Europa, que ha demostrado ser a demasiado débil un aliado en el Afganistán y hacia China.
Francia también está replanteando sus alianzas. "El Presidente Nicolas Sarkozy ha tenido a Francia en la OTAN, un factor que facilita la cooperación con Gran Bretaña," dice Etienne de Durand de los internacionales del Institut Français des Relations en París. Pero Francia también viene a términos con la falta de voluntad de Alemania para gastar más en las capacidades militares. Francia es, por tanto, reconociendo que, por ahora, las estructuras de defensa paneuropea son poco probable que hacer algo más que la gestión de crisis a corto plazo."
Lord Robertson, ex Secretario General de la OTAN y el Secretario de defensa de UK en la Cumbre de Saint-Malo, pone las perspectivas de los dos países en términos contundentes. "Estamos en una situación donde ambos países han sido llevados al punto de cuestionar algunos de los fundamentos de su capacidad de defensa. Por lo tanto tenemos que construir la verdadera dependencia mutua y trabajar a los fundamentos de lo que quieren lograr."
Pero tras el romance fallido de Saint-Malo, él y muchos otros adoptan un enfoque de encabezadas en el disco duro. ¿Lo que, él pide, significa una cooperación reforzada en términos prácticos? ¿Es de Gran Bretaña y Francia, hablando sólo de impulsar operaciones conjuntas o podría comparten activos importantes tales como portaaviones? ¿Y, lo que significaría la llegada de un gobierno conservador británico de euroescéptico para una futura colaboración?
Como se sientan a examinar las posibles esferas de cooperación futura, británicos y dirigentes franceses se dibujan a lo que puede hacerse con plataformas principales equipos. En primer lugar, existe la fuerza de disuasión nuclear. Cooperación aquí sería difícil. El Reino Unido está fuertemente ligado a los Estados Unidos para su capacidad de Trident, creando la sospecha en Francia que Londres no es libre de participar en los negocios de través de la Mancha. Mientras tanto, Francia deriva inmenso prestigio de la independencia de su fuerza de frappe – capacidad de ataque nuclear –, lo que dificulta a semblante compartirlo.
Sin embargo, existe una creciente voluntad en Londres y París para explorar opciones. Gran Bretaña planea pasar de 20.000 millones de libras esterlinas ($ 30bn, 22bn €) en los próximos años 14 edificio capaces de lanzar el misil Trident D5 cuatro submarinos. Sir Malcolm Rifkind, un antiguo Secretario de defensa de UK, ha argumentado que una colaboración más estrecha sobre las medidas dos preventivas podría permitir a Gran Bretaña para "hacer" con tres en lugar de cuatro submarinos, lo que reduce el gasto. En París, un funcionario del Gobierno senior cree también que Francia y Gran Bretaña deberían examinar ahora si ellos pueden patrullar conjuntamente el Atlántico con menos submarinos: "Esto podría ser un área donde podría obtener un avance real y significativo, y debemos examinar".
La segunda plataforma importante de interés para los planificadores es portaaviones. Ambas naciones están luchando con los costos de sus programas de transportista. El Reino Unido está construyendo dos portaaviones nuevos, pero el próximo Gobierno, en medio de la enorme presión financiera, podría examinar la posibilidad de retener sólo uno. Planificadores británicos pido, a continuación, lo que haría el Reino Unido mientras que su único portaaviones estaba fuera de acción para el mantenimiento esencial. "Usted podría tener una situación mediante el cual Gran Bretaña utiliza el Charles de Gaulle, mientras que es de su propia compañía en reparaciones y viceversa," dice Jonathan Eyal del Real Instituto de servicios Unidos. Otros dicen que hay grandes problemas técnicos implicados en esta disposición, el menor de la que no es que el avión francés no puede volar a transportistas británicos porque sus aviones de combate Rafale usan catapultas para el despegue.
Si nada se puede hacer para compartir submarinos nucleares o de las compañías aéreas, podrían adoptarse medidas más modestas. Aquí es donde hay mucho más intensa discusión entre los bandos de británicos y franceses. En las operaciones, Francia le gustaría ver la creación de un grupo de portaaviones de franco-británica, mediante buques de apoyo de ambas naciones. Sobre la contratación, Francia también desea ver si se puede hacer más para impulsar el desarrollo conjunto de armas complejas. Una oportunidad potencialmente grande también podría ser el desarrollo de una plataforma tripulado o no tripulado para reemplazar el Eurofighter, el avión de caza paneuropea en servicio con la fuerza aérea – y el Rafale de Francia.
Una otra área es de especial atención: la necesidad de ambos países mejorar la investigación y la tecnología. UK gasto en "R y T" ha caído en un 24 por ciento durante los últimos tres años, de acuerdo a James Arbuthnot, Presidente de la Comisión de seleccionar de defensa de cámara de los comunes. "Tendrá un efecto grave en nuestra capacidad de defensa en el plazo de 25 años, cuando el mundo no será un lugar más seguro." Señor Arbuthnot señala que ambos países son conscientes del problema y han comprometido 80 millones de euros (110 millones de dólares, 72 millones de libras esterlinas) a R conjunta y T programas. "Pero no es suficiente y que deben hacer más".
¿Hasta qué punto pueden ir todos estos debates? En última instancia, mucho dependerá de la voluntad política. Aquí, la cuestión más inmediata es que los conservadores qué hará si ganan las elecciones generales. Liam Fox, Secretario de defensa de la sombra, ha hablado calurosamente la relación bilateral, diciendo en un discurso reciente que le gustaría ver "aún más el diálogo y la cooperación" con Francia.
Sin embargo, su partido es profundamente opuesto al desarrollo de estructuras de gran defensa de paneuropeo que podría rivalizar con la OTAN, y esto puede resultar un problema. Francia ya no está tratando de hacer de la UE una organización de defensa que compite con la Alianza dirigida por Estados Unidos. Pero aún piensa que la UE juega un papel útil en el lanzamiento de las operaciones de gestión de crisis, como su misión contra la piratería en el Golfo de Adén. Un gobierno conservador podría ser tan negativo acerca de las estructuras europeas – tirando a Gran Bretaña fuera de algunos de ellos – que termina irritante de los franceses en la medida en que ya no funcionarán con Gran Bretaña en absoluto.
La cuestión de voluntad política va más profunda que esto, sin embargo. A la larga, cualquier progreso en defensa de franco-británica requerirá a los políticos de ambos países hacer el argumento de la soberanía compartida mucho más directamente con sus ciudadanos, que lo han hecho en el pasado.
"Si los británicos y franceses se van a compartir activos como las compañías aéreas, se tendrán que ser mucho más profunda cooperación política para evitar los principales argumentos cuando un país quiere implementar esos activos," dice el señor Wallace, un miembro del Partido Liberal Demócrata de la cámara alta del Parlamento. "Significa que tenemos participar más directamente con nuestros medios de comunicación para explicar por qué algunos de esta soberanía tiene que ser renunciado".
Hoy en día, menos de ocho semanas desde la fecha de la elección que se espera, no hay ninguna posibilidad de que los políticos de UK hará públicamente el argumento para una cooperación más estrecha. Sin embargo, los políticos y expertos de la defensa en Londres y París creen que, una vez en las elecciones generales, ambos gobiernos deben avanzar. "Nuestros dos países pueden y deben hacer mucho mejor," dice señor Arbuthnot. "Seguiremos a las rocas a menos que exista una cooperación mucho más entre nosotros."
Señor de Durand, el analista político en el IFRI en París, es aún más directo. "Estos dos países: Gran Bretaña y Francia – simplemente no tienen el tamaño que jugadores en el campo de la defensa de sus propios. El desafío es simple. Es entente o el olvido".


Saludos y ojota con los proveedores :yonofui:
 

Noticias del Sitio

Arriba