El Ejército Nacional Colombiano

El Proceso de Evolución Organizativa y Doctrinal del Ejército Colombiano.
Por: Gonzalo Jiménez Mora

Sin Conexión con el Ejército Libertador.

Al consultar en las fuentes en la Red sobre la historia del Ejército Nacional de Colombia, se suelen encontrar reseñas que ubican sus orígenes en el Ejército Libertador y en la lucha por la independencia, sin embargo, a diferencia de lo que sucede con los ejércitos de Ecuador y Venezuela, no existe una continuidad histórica que conecte a la actual institución castrense colombiana con el flamante ejército de Bolívar; hacia 1.854, el postrero vestigio de aquel cuerpo libertario en Colombia libro su última contienda bajo la dirección del General José Maria Melo, siendo derrotado y reducido, pasando a tener para 1.855 solo 588 hombres, para luego mermar hasta los 373 efectivos de tropa justo antes de su abolición definitiva con la transición del centralismo a la federacion y la sanción de una constitución de corte liberal que sobreponía los intereses de los grupos regionales a la necesidad de la unidad nacional.

Federalismo y Regeneración: Ausencia de Formalidad y Doctrina.

Desde que se instituyó el sistema federal en Colombia, en 1.863 y hasta 1.885, existieron 9 estados, cada uno con su propio ejercito; el poder central tenía una "Guardia Colombiana" con carácter policial, con pie de fuerza de 600 hombres en promedio y que resultaba en ocasiones más pequeña y menos equipada que algunos de los ejércitos estadales; en la práctica, este cuerpo armado nacional no era más que un conjunto de milicias que se organizaba y armaba determinado por la situación de los conflictos internos y no obedecía a ningún plan predeterminado sino a las circunstancias; la supresión del ejército permanente era uno de los principales postulados del programa liberal impulsado por José María Samper, la solución diplomática de controversias con Costa Rica en 1.880, con Venezuela en 1.881, con Perú y Ecuador en 1.894, y después con Perú en 1.904, había hecho "innecesario" tener un ejercito.

En 1.881, ya cerca del final del periodo federal y ante la posibilidad de disputas fronterizas con Venezuela y Costa Rica, se instituyó un Código Militar (que estuvo vigente hasta 1.915) que establecía una organización militar constante de batallones con seis compañías de 70 soldados cada uno, sin embargo, tal esfuerzo organizativo nunca se llevó a la práctica con eficiencia; con la asunción al poder de los conservadores y su programa de "regeneracion" en 1.884-85, se creó un ejército permanente unificado al servicio del poder central, pero en realidad esta corporación que se constituiría en el germen y verdadero punto de partida de las actuales Fuerzas Militares de Colombia pronto devino en agente de represión del Partido Conservador, naciendo con el signo de la politización extrema y el vicio de la dependencia de los intereses personales, con un sistema de promociones no profesional usado para repartir prebendas.

Este Ejército de unos 7000 hombres formado como un amalgama de diferentes cuerpos estadales y grupos del caudillismo estuvo organizado en papel por divisiones, cada una con dos a cuatro batallones, cada batallón tenia cuatro o más compañías con cuatro oficiales y ochenta y siete efectivos de tropa; la caballeria la conformaban escuadrones con cuatro oficiales y cincuenta soldados; la artillería se dividía en batallones con cuatro oficiales y ochenta y siete artilleros dotados de cuatro baterías de cuatro piezas cada una, cañones de cobre de avancarga con balas redondas y disparados con botafuego compartían honores con unos pocos "Witworth" de retrocarga y accionados por estopin, alguna "Gatling", muchas culebrinas y otro material variado no estándar completaba el equipamiento; aunque había un arma de zapadores, (usada tambien con fines civiles) no había instrucción técnica en este renglón.

La Misión Militar Francesa y el Primer Intento de Modernización.

Como órgano de aplicación de fuerza del gobierno conservador, al Ejército le tocó sofocar las rebeliones liberales de 1.885 y 1.895, lo que logró hacer con éxito, pero no dejaba de ser una feroz montonera. En 1.891 se creó la Escuela Militar bajo la responsabilidad del Coronel Norteamericano Henrique Lemly para 1.896 se contrató una Misión Militar Francesa para organizar la educación militar, arribaron al país desde tierras galas los capitanes Emil Drouhard, especializado en artilleria; Paul Sabarthez, de ingeniería y Charles Leveque, del arma de infanteria; su labor fue encomiable, aun cuando existía una gran resistencia al cambio y a la despolitización de la institución castrense; fruto de sus esfuerzos, para 1.897 el Ejército contaba con un pie de fuerza de 9.660 efectivos repartidos en 23 batallones que eran orgánicos de cinco divisiones y cuatro jefaturas, además la Escuela Militar inauguró cursos de especialización.

El Ejército comenzó a transitar la historia con un norte doctrinal definido y una organización moderna que se disgregaba en divisiones, regimientos y batallones a la usanza de los cuerpos armados europeos; comenzó la diferenciación de las especialidades y la tecnificación de los procedimientos, todo a pesar de la composición socialmente heterogenea del ejército, donde los oficiales provenían de los altos estratos de la sociedad y la tropa era reclutada entre la población de menores recursos economicos; pero las condiciones internas del país truncaron sus esfuerzos al verse obligados a cesar su labor en 1.899 por ocurrir el estallido de una nueva guerra civil que duraría tres años y durante la cual el país sufriría la más brutal devastación y un virtual estado de beligerancia con naciones vecinas, una guerra que sentaría las bases para la separación del itsmo de Panamá y dejaría al país sumido en grandes deudas.

La Misión Militar Chilena: Reducción y Organización.

Para el fin de la confrontación interna llamada "Guerra de los Mil Días", el Ejército Colombiano poseía un pie de fuerza de 80.000 hombres, pero no existían recursos económicos para sustentarlo, la fuerza de las circunstacias habia borrado todo vestigio de especializacion institucional, la prioridad era la desmovilización y la reorganización; en 1.907 llegan al país los capitanes Arturo Ahumada (Infanteria) y Diego Guillén (artillería) integrantes de la Misión Militar Chilena, sobre sus hombros se cargó la responsabilidad de organizar la educación castrense desde la Escuela Militar de Cadetes, traían como equipaje la doctrina prusiana que les había sido inculcada por los alemanes, la experiencia organizativa que derivaba de pertenecer a una institución con gran experiencia bélica acumulada tras varias confrontaciones internacionales y el conocimiento técnico en el manejo de los más modernos armamentos.

Los esfuerzos chilenos se consiguieron con los mismos inconvenientes y resistencia al cambio que antes habían obstaculizado la labor de los franceses, sin embargo lograron imponer la disciplina prusiana y la tecnificación de la fuerza militar; para 1.909 se había estructurado un ejército con énfasis en tres teatros históricos: Teatro de la Costa, con jurisdicción en la zona costera y Antioquia; Teatro del Norte, bajo cuya influencia quedaban Santander, Boyacá, Cundinamarca y Tolima; y el Teatro Sur, conteniendo a Huila, Nariño y el Valle del Cauca; cada teatro estaba bajo la responsabilidad de una brigada, cada brigada poseía 2 regimientos, uno de caballeria y uno mixto que incluía un grupo de artilleria, un batallón de ingenieros y un batallón ferroviario. A pesar de esta división, la falta de material e infraestructura hizo que los batallones ferroviarios fueran utilizados como infanteria, para 1.914 cesó la misión chilena.

La Misión Militar Suiza: La Reestructuración del Ejército

Con la salida de la Misión Chilena antes de terminar la reforma militar por divergencias con el Ministerio de Guerra, el gobierno buscó opciones para proseguir con la adecuación de las Fuerzas Militares, se tenía en mente adoptar un modelo europeo, pero el estallido de la Gran Guerra hacia imposible contar con la asesoría de alemanes o franceses, que eran las potencias más avanzadas en el ámbito doctrinal, una solicitud hecha ante el gobierno belga no encontró respuesta; el Presidente José Vicente ****************** visualizó una salida al leer en el periódico estadounidense "Times" un artículo sobre el Ejército Suizo y comenzó gestiones para agenciarse la ayuda helvética, se realizó un convenio ya en 1.917 pero fue suspendido sin indemnizar a los suizos. Un nuevo intento se llevó al cabo en 1.924, llegando una comisión interdisciplinaria integrada por oficiales de rango intermedio especialistas de diversas armas.

A la llegada de los suizos el ejercito contaba con 6.000 efectivos en tres divisiones con sedes en Bogotá, Barranquilla y Cali (población nac. 6 millones hab.), el presupuesto era de 3 millones de pesos (7,4% del total nac.). Al mando del Teniente Coronel Hans Juchler que encabezaba la misión estaban el especialista de caballeria, Mayor Paul Gautier; el de infanteria, Mayor Hans Von Werdt; y el Mayor Henri Pillichody, del arma aérea. Permanecieron en el país hasta 1.929, realizando labores instruccionales no con menos resistencia que las misiones predecesoras; propusieron una reestructuración del ejército que fue adoptada con algunas modificaciones en 1.927, cinco brigadas combinadas que incluían elementos de infanteria, artilleria, caballeria, ingenieros y aviación; los elementos de aviación no fueron viables por problemas de impago con una misión aeronáutica francesa contratada a tal fin.

Trasfondo Social: Los Modelos Extranjeros y la Sociedad Colombiana.

Las élites gobernantes criollas educadas en Europa y Estados Unidos tenían más en común con la burguesía de esos países avanzados que con los estratos populares y rurales colombianos, por lo que en lugar de desarrollar soluciones autóctonas, adoptaron fórmulas importadas, con el inconveniente de que cada nación que prestó ayuda perseguía sus propios intereses y provecho; en la década de 1.920 trabajaron en el país diversas misiones extranjeras, además de la misión militar de Suiza, una financiera y administrativa de Estados Unidos, una médica de Francia, una penal de Italia, una pedagógica de Alemania, una deportiva de Bélgica y una agrícola de Puerto Rico. Si bien significaron una ayuda para la modernización del pais, también fueron una herramienta de penetración cultural y económica que marcaría a la sociedad colombiana hasta la actualidad, condicionando su visión y desarrollo.

Década del Treinta: Época de Cambios Incompletos.

La adopción de la propuesta suiza tuvo como consecuencia el aumento del pie de fuerza en 1.927 hasta los 8.800 hombres para dotar a las cinco brigadas; para 1.929 se suprime la organización en regimientos quedando el batallón como unidad básica de combate, sin embargo, para esa fecha ninguna de las cinco brigadas combinadas estaba completa, los batallones ferroviarios se destinaban a labores de infanteria a razón de no existir infraestructura suficiente. Ante la eventualidad de la Guerra del Putumayo, se debió formar los destacamentos de la Amazonía y el Putumayo con fracciones de otras unidades. Para 1.933 cada una de las cinco brigadas se componía de 3 batallones de infanteria, 1 grupo de caballeria, 1 grupo de artilleria, 1 batallón de ingeniería y 1 batallón ferroviario, arrastrando aun los problemas de falta de material, infraestructura y personal que habían sido históricamente endémicos.

La desagregacion de las unidades de combate era sencilla, cada batallón de infanteria tenia 3 compañías de fusileros y 1 de ametralladoras; un grupo de caballeria poseía 2 escuadrones de carabineros y 1 sección de ametralladoras; el grupo de artilleria exhibía 2 baterías de cañones y una sección de medicion; los batallones de ingenieros los conformaban 2 compañías de zapadores y 1 compañía de comunicaciones; por ultimo, los batallones ferroviarios contenían 1 compañía hipomóvil, 1 compañía automóvil y un cuadro de sanidad. Al asumir Alberto Pumarejo como Ministro de Guerra en 1.934 y ante los consejos de una nueva misión chilena llegada en 1.933, se reforma la estructura organizativa agregando a cada brigada una compañía lanzaminas, a cada grupo de artillería una batería de obuses, suprimiendo el cuadro de sanidad al batallón ferroviario y la compañía de comunicaciones al batallon de ingenieria.

Además del Orden de Batalla mencionado, se crearon tres unidades militares independientes con fines específicos: el Destacamento Especial Amazónico, la Guarnición del Puerto de Buenaventura y el Batallón de Infantería Guardia de Honor. De la misma manera que había sido siempre, las unidades planeadas nunca llegaron a completarse, siendo que en la práctica las 1°, 3° y 5° Brigadas estuvieron conformadas por 3 batallones de infanteria, 1 grupo de caballeria, 1 grupo de artilleria, 1 compañía de ingenieros y una compañía de ferroviarios; las 2° y 4° Brigadas se integraron con 3 batallones de infanteria, 1 grupo de artilleria, 1 compañía de ingeniería y 1 compañía de ferroviarios; para empeorar las cosas, estas unidades menores nunca tuvieron sus plazas enteramente cubiertas y las agrupaciones ferroviarias se constituyeron en una suerte de comodín, cumpliendo segun el caso, labores de infanteria o de ingenieros.

Asesores Militares Alemanes y la Competencia Estadounidense.

Desde 1.912 y en varias ocasiones se habia barajado la posibilidad de solicitar una Mision Militar Alemana, diversas circunstancias habían obrado en contra; la Guerra del Putumayo inició el uso militar del aeroplano de la mano de asesores alemanes que asistieron al ejército entre 1.932 y 1.934, comenzando a ser desplazados luego de esa fecha por estadounidenses que asumieron la dirección técnica de la Escuela de Aviacion de Cali, además los norteamericanos presentaron atractivas ofertas por material aeronautico; ambas potencias se beneficiaron de la venta de aviones al Ejército Colombiano; durante la guerra, Hermann Kuehl de Scadta sirvió como asesor del Consejo Nacional de Aviación, siendo reconocido con la Cruz de Boyacá por sus esfuerzos; Herbert Boy, piloto con rango de comandante logró hazañas durante el conflicto que lo hicieron merecedor del ascenso a Coronel en 1.933.

Al final de la guerra, los comandantes Hans Shulter y Hans Berwig tomaron la direccion de las escuelas militares. Al llegar Hitler al poder, habían 42 alemanes al servicio del Ministerio de Guerra colombiano en el sector aeronáutico: 14 pilotos, 18 mecanicos, 1 especialista de radio, 8 observadores y 1 especialista en bombas. En 1.938 y 1.939 el Ejército tendria más coqueteos con la Alemania Nazi, al llegar en misión asesora el Coronel de infanteria (r) Braune, el Intendente de caballeria (r) Köppen y el Capitán de caballería Reiß; al menos tres veces se planteó la visita de misiones colombianas a Alemania. Los teutones compitieron con los estadounidenses por suministrar camiones, arrebatandoles un contrato al verder 50 Henschel 33-D como transportes, cisternas y carros taller; los yankees, presentes desde 1.926 como proveedores vendieron para cometidos similares casi un centenar de camiones GMC.

Comienza la "Norteamericanización" del Ejército Colombiano.

Después de la "normalización" de las relaciones bilaterales que significó la ratificación del tratado Thomson-Urrutia, los estadounidenses irrumpieron con fuerza en el sector defensa colombiano, sus primeros movimientos procedían en orden de posicionarse como proveedores de material logístico y de intendencia excedente de la Gran Guerra, luego de medios aereos; estos avances se realizaban en consonancia con la política de expansión y hegemonía en América Latina puesta en práctica por Estados Unidos ante el debilitamiento europeo de entreguerras. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos trató de imponer a las repúblicas latinoamericanas un sistema de defensa exterior coordinado desde Washington, tuvieron resultados dispares, siendo la Colombia gobernada por Eduardo Santos una de las naciones donde encontraron menor resistencia a sus planes y pretensiones.

Los estadounidenses querian lograr el establecimiento de bases, usando el territorio colombiano con el pretexto de la defensa hemisférica, obviando lo que ellos consideraban como "tecnicismos constitucionales"; lograron posicionar observadores militares en Barranquilla, Cúcuta y Medellín, si bien, vestidos de paisano y bajo la figura de agregados consulares; una base de combustible se abrió en Providencia bajo la fachada de uso por Pan American Airways; se solicitó una misión naval estadounidense para sustituir a la británica que se había retirado por la guerra y se comenzó un intercambio de oficiales colombianos que viajaban a bases del Canal de Panamá como observadores y oficiales norteamericanos que ingresaban en Colombia como instructores. El interés colombiano se centró en obtener créditos en equipamiento militar para remplazar la obsolescencia del armamento de dotación del Ejército Nacional.

Para 1.942 se firma un tratado binacional que establece una misión técnica norteamericana para las fuerzas terrestres de Colombia. Se gestionó la compra bajo condiciones de crédito especiales de material para equipar el ejército, pero solo se concretó luego de la declaración de estado de beligerancia con Alemania en noviembre de 1.943 realizada por el gobierno de Alfonso López Pumarejo; nunca llegó la cantidad ni la calidad de armamento esperado, tampoco se realizaron grandes cambios organizativos ni maniobras conjuntas; al finalizar la guerra solo se había hecho un esfuerzo por copiar la organización administrativa de los servicios estadounidenses con cuatro secciones: Personal (S1), Informaciones (S2), Operaciones, Instrucción y Organización (S3) y Servicios (S4); traducir manuales, la formación de cocineros y la supervisión de conductores y mecánicos suponían el grueso de las actividades de la misión.

La Violencia, el Ejército Mira Hacia Adentro.

Los esfuerzos por lograr la profesionalización del Ejército Colombiano por medio de la educación militar, dieciséis años de gobierno de tendencia liberal y la influencia de las misiones extranjeras en su organización y desarrollo habían abierto a la institución a la pluralidad politica, si bien aún presentaba algunas características que recordaban su origen excluyentemente conservador y la diligencia política generaba una fuerte resistencia al cambio, ya no era ciertamente la montonera de un partido; el enfrentamiento con Perú y la exposición a la influencia norteamericana durante los años de la Segunda Guerra Mundial también habían ayudado a galvanizar el espíritu de cuerpo y a incrementar el interés de los oficiales por la modernización de los medios bélicos; este era el panorama general del Ejército de Colombia al arribar a la época señalada por los historiadores colombianos como "La Violencia".

Durante este periodo el Ejército fue llamado a defender el poder instituido y a tratar de hacer retornar la paz tanto en las urbes como en la ruralidad, al comienzo de esta época, en ciertas ocasiones algunas unidades se vieron presionadas por autoridades locales para actuar de una determinada forma o contra un determinado grupo y así se fueron convirtiendo a su vez en actores del conflicto politico; desde octubre de 1.950 las Fuerzas Militares de Colombia, incluido el Ejercito, fueron utilizadas ya en forma activa y pública en labores de represión contra la población civil al restringir la libertad de circulación y otros derechos políticos; no se trataba ya de luchar contra grupos armados irregulares, sino de aplicar la cohersión contra quien desintiera del punto de vista oficial, oscuros episodios con saldos lamentables como la represion de las protestas estudiantiles de junio de 1.954 comprometerían al Ejercito.

Corea y la Profundización de la Influencia del US Army.

Estados Unidos buscaba la participación de los países latinoamericanos en la Guerra de Corea copiando el modelo usado por la Alemania Nazi para con sus aliados-vasallos durante su enfrentamiento con la Unión Sovietica en el marco de la Segunda Guerra Mundial; se quería satisfacer ciertos objetivos: aminorar los costos financieros de la contienda liberando recursos necesarios para apuntalar su posición en Europa, minimizar las bajas humanas propias, vender el equipamiento militar obsoleto excedente y aprovechar el evento desde el punto de vista propagandístico mostrando al mundo que el rechazo al comunismo era una cruzada internacional; se exigía a cambio de participar: el pago inmediato de todo el armamento que se suministrara y el aporte de contingentes de al menos diez mil hombres (luego bajado a mil); al principio todas las naciones de América latina rehusaron concursar bajo ese esquema.

Aunque el Presidente Mariano Ospina había reafirmado públicamente su respaldo a la política internacional de los Estados Unidos, el difícil contexto que significaba el periodo calificado como "La Violencia" condicionaba la participación colombiana en cualquier despliegue al exterior, el Ministro de Guerra Evaristo Sourdis expresaba que Colombia estaba dispuesta a cumplir con sus compromisos pero era difícil hacerlo a costa de su propia tranquilidad; también prevalecía la preocupación por los gastos logisticos que pudieran derivarse de la participación colombiana. Con la asunción de Laureano Gómez esta posición cambió, se dinamizaron las negociaciones planteándose como objetivo el acceso al suministro de armas en condiciones especiales, así como la minimización de la presión externa contra su gobierno y la asimilación política de la oposicion (el liberalismo y la guerrilla) a la amenaza comunista.

Estados Unidos cedió en algunas peticiones en ánimo de salvar el honor y para finales de octubre de 1.950 se expidió el decreto N°3.230 asignando a la VI Flota de la U.S. Navy la recien transferida fragata USS Groton, rebautizada "Almirante Padilla", en diciembre se sancionó el decreto N°3.927 creando el Batallón Colombia con 1.080 soldados. Colombia fue la única nación latinoamericana que se unió a la confrontacion. A lo largo de la guerra alrededor de 150 oficiales fueron asignados a esa unidad militar, de ellos 17 llegarían a ser en el futuro comandantes de brigada y uno sería ministro de defensa; más de 4.000 efectivos de tropa de origen colombiano participarían en la lucha, esto permitió además la apropiación de experiencia valiosa en el campo de la guerra internacional, adicionalmente marcaría el comienzo de una relación de interoperatividad y dependencia doctrinal con el U.S. Army.

Para participar en este batallón de voluntarios, se presentaron más efectivos de los necesarios, algunos en procura de hacer carrera militar, otros movidos por razones más filosóficas, el General Gabriel Puyana García escribiría al respecto "...resulta preferible ir a luchar contra gentes extrañas y no contra mis propios compatriotas...", y es que no se debe olvidar la difícil situación interna que vivía Colombia. Al igual que durante la Segunda Guerra Mundial, nunca se obtuvo todo el armamento esperado, a pesar de que una misión militar multidiciplinaria estadounidense encabezada por el General Edwin Silbert llego a Bogotá en enero de 1.952 para estudiar las necesidades colombianas y se firmó un Pacto de Ayuda Militar en abril de ese año con el fin de suministrar equipos, materiales y servicios "...para llevar a efecto los planes de defensa aceptados por ambos gobiernos...", "...para fomentar la paz en el hemisferio...".

El papel desempeñado por el Batallón Colombia en Corea dejó enseñanzas doctrinales que se tradujeron en la articulación de la táctica militar y la formación en sistemas de mando unificado, la actuación de estados mayores a nivel de cualquier unidad táctica, la formación de oficiales de rango medio ("revolución de los subalternos") y los entrenamientos o prácticas usando por primera vez munición y fuego real para cometidos instruccionales. La Guerra de Corea acercó filial y doctrinalmente al Ejército Nacional de Colombia hacia el Ejército de los Estados Unidos, lo cual se vería reflejado en las preferencias colombianas por el armamento norteamericano, la adopción de esquemas organizativos calcados o adaptados de la potencia, la estructura instruccional, la terminología militar y hasta el diseño de los uniformes, rasgos que aún en la actualidad pueden ser apreciados dentro de la institución militar colombiana.

Aunque la experiencia de Corea impactó claramente en la transformación doctrinal del Ejército de Colombia, no existió una política institucional para aprovechar el conocimiento adquirido, el soldado común, representante del grueso del personal combatiente entrenado e instruido sobre el funcionamiento de las armas modernas y la reacción táctica en combate fue licenciado, quedando solo dentro del ejército los oficiales, desperdiciandose la oportunidad de aprovechar las vivencias de los infantes, las enseñanzas de la contienda no fueron revertidas plenamente dentro de la institución, dejando solo tenues trazos que un futuro de enfrentamientos irregulares y conflicto interno se encargaría de ir borrando, ayudado por una instrucción impartida por los asesores estadounidenses que convertiría a la contrainsurgencia en la especialidad de las Fuerzas Militares de Colombia hasta la actualidad.
 
La Influencia del General Alberto Ruiz Novoa.

Para el momento en el que se formó el Batallón Colombia, el pie de fuerza del Ejército Colombiano estaba en los 22.000 efectivos distribuidos en seis brigadas que seguían teniendo la característica de ser agrupaciones de armas combinadas; debido a la escasez de armas y equipos pesados no se constituyeron grandes unidades de combate blindadas, esta organización se acentuó aun más debido a que la prioridad se focalizó en el conflicto interno y a la mentalidad del alto mando que promovía el desarrollo de este cuerpo armado haciendo énfasis en la infantería, uno de los principales impulsores de este punto de vista fue el General Alberto Ruiz Novoa, quien detentó el comando de la Escuela de Infantería y del Batallón Colombia, fue Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Comandante del Ejército y Ministro de Guerra; las ideas de este militar fueron de una influencia determinante.

Según el parecer de Ruiz Novoa, la adquisición de artilleria pesada cuya movilidad no estaba acorde con la moderna táctica militar no era viable para Colombia en función de su costo-beneficio, su uso bien podía ser suplido por armas portátiles como bazukas, lanzacohetes, fusiles sin retroceso y morteros de 60 mm y 81 mm; aplicaba un razonamiento equivalente al desarrollo del arma blindada, la cual consideraba en desventaja ante una infanteria bien equipada, sugirió no crear una fuerza blindada para Colombia y obró en consecuencia al detentar posiciones de poder dentro de la institución armada. Valoró como positivo el uso del helicóptero como transporte de tropas, por lo que impulsó la asimilación de este aspecto de la doctrina de movilidad aérea del U.S. Army; sustentaba sus opiniones en su experiencia en combate y las plasmó en letra impresa en algunas obras sobre el Ejército Colombiano.

Como cualquier iniciado en los temas relacionados con el sector defensa colombiano puede apreciar, el párrafo anterior describe muy certeramente la que ha sido la realidad del Ejército Nacional de Colombia incluso hasta la época actual; si bien Ruiz Novoa no fue el único líder militar colombiano en pensar de esta manera, fue, como se ha expresado antes, uno de los máximos representantes de esta corriente doctrinal dentro de las Fuerzas Militares de Colombia. Estas ideas serían reforzadas con el pasar de los años por los programas de instrucción impartidos por los asesores norteamericanos en el marco de los convenios de ayuda militar, donde la preponderancia por temas relacionados con la contrainsurgencia y la inteligencia aplicada a la guerra irregular, puede evidenciarse no sólo documentalmente, sino en el lenguaje y terminología usados por el estamento militar en el discurrir diario de su faena.

Al acceder a la comandancia del Ejército en 1.960, el Brigadier General Alberto Ruiz Novoa aplicó su "Doctrina Militar Básica", a su vez contenida dentro de la concepción norteamericana de la "Revolución Estrategica" que perseguía evitar el triunfo de una revolución de orientación marxista en América (lo cual no se pudo evitar en Cuba), la percepción estadounidense del riesgo de la seguridad hemisférica había mutado hacia la lucha contra la subversión de inspiración comunista, por lo cual se debía cambiar la estrategia de los ejércitos latinoamericanos de la guerra convencional a la irregular; en consonancia con estos objetivos, Ruiz Novoa alargó el servicio militar obligatorio a 24 meses, intensificó la instrucción antiguerrillera y reorganizó los cuadros del ejército para adecuarlos a la lucha contrainsurgente, enfatizando la creación de unidades de lanceros (cazadores) y otros batallones de infanteria.

Organización en Función del Conflicto Interno.

Para 1.954 el gobierno norteamericano invita al Brigadier Alfredo Duarte, Comandante de las Fuerzas Militares de Colombia y al Brigadier Pedro Muñoz, comandante del Ejército Nacional de Colombia a visitar instalaciones militares en EEUU, ese mismo año se firma un acuerdo de asistencia que dio origen a la Escuela de Lanceros (antisubversiva) en 1.955, organizada por los asesores del US Army, Cap. Ralph Puckett y Ten. John Galván y se envían oficiales colombianos a entrenar en Fort Benning, Georgia. El 24 de junio de 1.954 se crea la Policía Militar, encabezada por el Cap. Luis Cabieles a quién se manda de instrucción a Camp Gordon, Georgia; se precisaba de un cuerpo que reprimiera manifestaciones estudiantiles como las acontecidas entre el 8 y 9 de ese mes en Bogotá. Con estas acciones el Ejército Colombiano comenzaba a transitar la senda de la organización en función del conflicto interno.

En el período comprendido entre 1.960 y 1.965 el Ejército Colombiano contaba con ocho brigadas combinadas cuyos batallones de infanteria superaban en proporción 5:1 a la suma de los de las otras armas (caballeria, artilleria e ingenieros), en algunos casos como en la 6° Brigada, la disparidad era aún mayor; para 1.962 una comisión del Departamento de Estado de los Estados Unidos encabezada por el Cap. Hans Toft y que incluía expertos antisubversión y de inteligencia de la CIA visitó Colombia para supervisar los esfuerzos de los militares en la lucha contra las guerrillas, recomendando luego, entre otras medidas, la adopción de una organización al estilo de la U.S. Army (basada en divisiones), la utilización de más batallones de lanceros, acción antisubversiva clandestina, crear grupos de autodefensa y que el Ejército Colombiano tuviera más asesoría del U.S. Army y quedara supeditado al embajador de los EEUU.

A pesar de la activación de más unidades de infanteria, hasta 1.968 el pie de fuerza del Ejército Colombiano había oscilado hasta un máximo que no rebasaba los 50.000 efectivos, cambios subjetivos habían tenido lugar en su seno y proseguirían durante el resto del periodo del Frente Nacional (1.957-1.974), la institución se hizo más heterogenea desde el punto de vista político y accedieron a sus cuadros de comando los oficiales que habían servido en Corea, acrecentándose así la influencia norteamericana; esta circunstancia condicionó el equipamiento pesado, ya que coincidió con la implantación de una política estadounidense de no suministrar armas a países de América latina promovida por el General Lucius Clay de Estados Unidos, que había señalado al Presidente John Fitzgerald Kennedy que las fuerzas militares latinoamericanas ya no eran necesarias para la defensa hemisférica.

Para los años ochenta, la institución había crecido considerablemente y su estructura había mutado para atender la petición estadounidense de adoptar la organización basada en divisiones, ante la negativa de Estados Unidos de suministrar armamento pesado, se equiparon las unidades de caballeria con blindados brasileños que pasarían a ser su principal elemento disuasivo, a mediados de la década el gobierno de Virgilio Barco creó la primera Brigada Móvil y se intensificó el programa de adiestramiento antiguerrillero suministrado por la superpotencia del norte; al comenzar la década de 1.990 y ante el desbordamiento del problema del narcotráfico y el crimen organizado, el gobierno de Cesar Gaviria definió una separación de funciones asignando al Ejército el combate a la guerrilla de corte izquierdista y a la Policía Nacional la lucha contra el tráfico de estupefacientes y las bandas criminales.

En 1.994, el Ejercito Colombiano contaba con 120.650 efectivos repartidos en cinco divisiones que agrupaban 22 brigadas (17 brigadas territoriales, 1 brigada de institutos militares, 1 brigada de inteligencia, 1 brigada logística, 1 brigada móvil y la Escuela Militar), el batallón seguía siendo la unidad táctica; la administración de Ernesto Samper (1.994-1.998) creó una brigada aérea y dos brigadas móviles adicionales que incrementaron el pie de fuerza para 1.997 hasta los 134.137 efectivos, se desechó la práctica de incorporar soldados menores de edad y se incrementó el número de soldados profesionales. Hacia el año 1.998 asume la presidencia Andrés Pastrana, quien reinvolucra al Ejército en la lucha contra el narcotráfico creando el primer batallón especializado en este tema, se agrupan las brigadas móviles en una Fuerza de Despliegue Rápido (FUDRA) y aumenta nuevamente el número de efectivos.

Durante los mandatos de Álvaro Uribe (2.002-2.009) y Juan Manuel Santos (desde 2.009), el Ejército Colombiano sufre una gran transformación con miras a hacer más efectiva la lucha contra la subversión; se incrementa el número de divisiones a ocho con la creación de la 6° División en 2.002 circunscrita a Amazonas, Caquetá y Putumayo; la 7° División en 2.005 con jurisdicción en Antioquia, Córdoba, Sucre y Chocó; y la 8° División en 2.009 cita en Arauca, Casanare, Guainia, Vichada y parte de Boyacá. Se crearon 6 batallones de alta montaña, 11 agrupaciones de fuerzas especiales antiterroristas urbanas y 9 batallones y 14 compañías de apoyo y servicio en combate. El tamaño se incrementó pasando de 147.000 plazas en 2.001 a 230.000 en 2.012, por primera vez en treinta años se adquirieron nuevos blindados para el transporte de tropas y se creó la Fuerza de Tarea de Armas Medianas (FUTAM).

Seis Décadas de Modernización Dependiente.

La dependencia de la ayuda de Estados Unidos para la "modernización" del Ejército Colombiano puede apreciarse de muchas maneras, desde 1.950 hasta 1.970 salieron del país hacia instituciones militares norteamericanas con fines instruccionales más de 4.600 militares de Colombia, para el año 2.000 ya superaban los 23.000, número que sería aun mayor de no haberse comenzado a impartir los cursos de entrenamiento por parte de instructores estadounidenses dentro de territorio colombiano desde 1.995; este número duplica o triplica la cantidad de alumnos de otros países del área andina atendidos en el mismo periodo; la ayuda financiera es un indicador más claro, en ese medio siglo, excluyendo planes especiales, Colombia recibió US$ 165 millones en asistencia directa, una cifra muy grande comparada por ejemplo con Venezuela que recibió ese periodo US$ 2,5 millones, 66 veces menos.

En la siguiente década la dependencia financiera y doctrinal se acentuaría aún más. Con el lanzamiento del Plan Colombia por parte del gobierno estadounidense en 2.000, en los siguientes seis años Colombia recibió ayuda militar directa valorada en US$ 3.600 millones; para 2.009 la ayuda acumulada por las administraciones de Pastrana y Uribe ascendía a US$ 6.500 millones; a ese monto se suman los beneficios de haber recibido material militar a precios políticos, desde la implantación del plan hasta fines de 2.003 se adquirió material bélico valorado en más de US$ 38 millones pero solo se desembolsó por este concepto menos de US$ 4,5 millones, Sobre la faz de La Tierra, solo el Estado de Israel recibe más ayuda militar directa que Colombia; como es de esperar, los recursos llegan condicionados en su uso, no permitiendo su disposición de manera soberana al Ejército Nacional de Colombia.

En el ámbito doctrinal, los programas de formación en contrainsurgencia se dinamizaron con un incremento de los efectivos colombianos instruidos fuera de Colombia por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, pasando de 2.476 alumnos en 1.999 a 6.300 en 2.001, 6.477 en 2.002 y duplicándose esta última cifra para 2.003 con 12.947 militares entrenados. Desde 2.001, Colombia es el país del mundo que ha permitido que más militares reciban formación de Estados Unidos, superando incluso a Irak y Afganistán, cuyas fuerzas armadas están siendo organizadas desde cero por los norteamericanos; la constante realimentación doctrinal de los militares colombianos y las ventajas personales de exhibir una hoja curricular donde figuren estas experiencias instruccionales en el extranjero para el avance en la carrera, se solapan con la pérdida de la formación de un pensamiento militar propio y una doctrina castrense nacional.

Los Tratados de Asistencia y el Equipamiento del Ejercito.

"...Es el país que por tratados internacionales nos puede ayudar con el material más moderno...". La cita que precede corresponde al entonces Teniente Coronel Hernando Medina Medina, en ese momento Comandante Escuela de Transmisiones en “Si yo fuera el Comandante del Ejército” (1.956), se refiere a la posibilidad de obtener equipamiento para el ejército en virtud de los cinco pactos de asistencia militar firmados con Estados Unidos hasta ese momento; desde la Segunda Guerra Mundial hasta 1.958, el Ejército Colombiano buscó hacerse de equipamiento militar moderno (blindados, cañones y obuses de campaña) con el fin de desarrollar las armas de caballería y artilleria, para ello trataron de aprovecharse las coyunturas geopolíticas donde los Estados Unidos estaban en procura de socios para garantizar la "defensa hemisférica", sin embargo nunca se cubrieron bien por esta vía las necesidades colombianas.

El 17 de marzo de 1.942, en el marco de la Segunda Guerra Mundial, Colombia se adhirió al programa de "Préstamo y Arriendo", pero solo comenzó a cosechar las "ventajas" cuando se hizo inminente la decisión de declarar el estado de beligerancia con las potencias del Eje, hecho ocurrido en noviembre de 1.943, en ese año llegaron al país una serie de equipos de segunda mano entre los que se contaba un buen número de blindados de reconocimiento White M3A1 Scout Car y transportes White M3A1 Halftrack que se habían mostrado obsoletos en los campos de batalla europeos (el Scout Car fue desplazado en el frente por el Ford M8 Greyhound, no precisamente mucho más capaz), ciertamente no era lo que estaba aspirando el Ejercito, pero permitió la mecanización de un pequeño contingente y dotar a la Escuela de Motorización, más tarde, en 1.963, pasarían a equipar unidades de Caballeria.

El acuerdo de 1.942 permitía transferencias de material bélico hasta por un monto de 16 millones de dólares, estos equipos se entregaban sin costo hasta finalizar la guerra, momento en el cual correspondería regresarlos o adquirirlos con un 50% de descuento sobre su valor; no todas las transferencias fueron atendidas, los norteamericanos solo cedían equipos de segunda línea y considerados no indispensables para la lucha en Europa y Asia. Para el final de la guerra quedaba por entregar material de intendencia para dos batallones de infantería y dos baterías de obuses M116 ya aprobadas por el Dpto. de Estado de EEUU; en febrero de 1.946 el costo del material transferido ascendía a cerca de US$ 6.700.000, de los cuales Colombia debía cancelar US$ 2.975.000, una moratoria en los pagos impulso la negociación para establecer un cronograma bajo el cual se terminó de cancelar en octubre de 1.951.

Luego de la ultima gran conflagración mundial, la política armamentística estadounidense cambió, ingentes cantidades de material bélico obsoleto excedente llenaban los depósitos norteamericanos y aun faltaba por acometer la tarea de repatriación de material repartido por todo el mundo; estas vicisitudes beneficiaron a muchos países que aprovecharon para equipar sus fuerzas militares con armas que si bien habían sido sobrepasadas tecnológicamente según los estándares de los países desarrollados de Europa, constituían material de punta en otras regiones del orbe; la firma del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca en 1.947 abrió a los países de América latina la posibilidad de hacerse con los stocks de material sobrante de la guerra de origen estadounidense mientras Estados Unidos aligeraba su carga financiera y penetraba los ejercitos de Latinoamérica con misiones militares.

En ese orden de ideas, hacia 1.947 llegó a Colombia una docena de carros de combate M3A1 Stuart, causaron alta en la Escuela de Motorización (hoy Grupo Mecanizado Rincón Quiñones); con estos medios se formó la Primera Unidad de Caballería Mecanizada que tuvo una participación destacada en los sucesos del "Bogotazo", falleciendo el Mayor Mario Serpa quien comandaba la unidad en las inmediaciones de la Plaza Bolívar; los Stuart constituyeron el principal elemento disuasivo del Ejército Nacional de Colombia durante los siguientes 35 años y hasta los momentos se han considerado como los unicos verdaderos "tanques" operados por la institución. A pesar de los esfuerzos y peticiones realizados por el gobierno colombiano para la ampliación de la transferencia de armas, los Estados Unidos rehusaron hacer más entregas de armamento pesado hasta entrada la década 1.950 y la participación colombiana en Corea.

El 21 de febrero de 1.949 se firmó otro tratado bilateral de asistencia militar entre Colombia y los Estados Unidos, el país suramericano se encontraba inmerso en la oscura época de "La Violencia", invocando los acuerdos suscritos hasta el momento, el estado colombiano solicitó la transferencia de armas con el argumento de que los levantamientos populares tenían una inspiración comunista, por lo que sofocar estos grupos insurreccionales podia considerarse dentro del interés por la defensa hemisférica; los estadounidenses eran reacios a transferir armamento antipersonal para ser usado contra un partido político opuesto al gobierno, ofreciendo a cambio otros efectos militares como camiones, radios y material de intendencia, los pactos refrendados establecían como condición para la transferencia la aprobación por parte de ambos gobiernos del uso final que se diera al material bélico proporcionado.

Este era el trasfondo situacional cuando emergió la crisis en la península coreana; como ya se ha referido, uno de los objetivos colombianos era el acceso al suministro de armamento bajo condiciones especiales, ya con el Batallón Colombia inmerso en la lucha se hizo presión para obtener armas, firmándose un acuerdo el 17 de abril de 1.952 en virtud del cual ingresaron al país en esa década más blindados, esta vez los modelos involucrados en la transacción fueron los Ford M8 Greyhound y más Halftrack, además de ametralladoras y armas ligeras, como en casos anteriores, provenían de los stocks de excedentes de la Segunda Guerra Mundial; a este material corresponde tambien el suministrado al Batallón Colombia y otro solicitado en conjunto como requerimientos de la Armada y la Fuerza Aerea por el entonces Ministro de Guerra José M. Bernal en visita a Washington en junio de 1.952.

Las Armas que Nunca Llegaron.

Los pactos de asistencia militar firmados en 1.949 y 1.952 suponían diferentes intereses para ambas naciones firmantes; como se ha expresado, las aspiraciones colombianas eran hacerse de armamento moderno para dotar a su ejército, ya en 1.950, la Dirección de Material de Guerra estaba acometiendo trabajos para el cambio de calibre de las armas menores con el fin de adaptarlos a las especificaciones estadounidenses; pero para los Estados Unidos el objetivo fundamental era conseguir la estandarización de normas y procedimientos para permitir la operación de unidades de infanteria colombianas bajo el comando norteamericano en caso de un ataque extracontinental; el fin perseguido por la superpotencia puede evidenciarse en el acuerdo militar secreto firmado por ambas naciones en diciembre de 1.951 y que comprometía la participación colombiana en caso de agresión sovietica.

Nunca fue del interés de los Estados Unidos el dotar de armas modernas a una nación que domina geográficamente ambas entradas del Canal de Panamá, como puede apreciarse al consultar documentos históricos. El "material más moderno" que vislumbraba Hernando Medina nunca llegó; existe la falsa creencia de que a Colombia se le donó el material que trajo de Corea, pero aunque se condonó gran parte de la deuda (para junio de 1.952 se adeudaba US$ 8 millones por concepto de armamentos y servicios), lo cierto es que se canceló a Estados Unidos más de US$ 3,5 millones; respecto a lo pactado en 1.952, el embajador en Washington, Cipriano Restrepo, se lamentaba en enero de 1.953 "a pesar de todas las pruebas de amistad que Colombia ha dado a los Estados Unidos, ninguno de esos suministros ha sido entregado". En la década de los sesenta, la política promovida por el Gen. Lucius Clay seria la norma.

No habría otra entrega de armas pesadas norteamericanas para el Ejército Nacional de Colombia hasta la década de 1.970 con la compra de los blindados de transporte M113, en los ochenta se adquirieron piezas de artillería M101 de la Segunda Guerra Mundial; desde 1950 al 2000 Colombia compró US$ 577 millones en armas y otros materiales a Estados Unidos, pero las compras siempre estuvieron condicionadas; una estrategia de diversificación de los proveedores de material militar intentada desde la época de Julio Cesar Turbay Ayala nunca logró los efectos deseados; luego a comienzos del S.XXI con la aplicacion del Plan Colombia, se gestionó una importante transferencia de helicópteros (84 entre 1.999 y 2.012) y más recientemente, ante las gestiones para incorporar tanques al inventario del Ejército Nacional, los estadounidenses ofrecieron proveer los blindados de kevlar Guardián y Gladiador.

De la Proyeccion Estrategica a la FUTAM, Imitando al U.S. Army.

Durante la última década, las fuerzas armadas de América latina han visto un incremento y repotenciación de sus capacidades, renovando y acrecentando cantidades de material de diversa índole, con el cual han reforzado su potencial para la guerra convencional; ante este escenario el Ejército Colombiano presentó en marzo de 2.010 un emprendimiento llamado "Plan de Proyección Estratégica de la Caballeria", concerniente al reforzamiento de las unidades de caballería y a la creación de unidades blindadas pesadas, para cuyo caso se comenzó gestar la compra para dotar al Ejército de 2 brigadas de tanques, que servirían de disuasivo ante el dispositivo blindado de los países limítrofes, cuatro de los cuales poseen en mayor o menor medida esta clase de armas; se visitaron posibles proveedores y se pidió informacion, el esfuerzo en ese sentido aún se mantenía en 2011, a juzgar por las previsiones presupuestarias.

Para el año siguiente los acontecimientos darían un giro inesperado, a pesar de todas las gestiones y previsiones, el Ministerio de Defensa Colombiano anunció en septiembre que se descartaba la adquisición de tanques y en su lugar se adelantaba una compra de otro tipo de blindados que llegarían en 2013. Esta decisión se tomó después de la designación del General Stanley McChrystal, antiguo comandante en Irak y jefe de la OTAN, como asesor de dicho ministerio y de la visita en marzo de ese año del General Martin Dempsey, jefe del Edo. Mayor Conjunto de EEUU, el cual ofreció la ayuda de un equipo estadounidense de asistencia de planeamiento y transformación para asesorar al Ejército Colombiano en su modernización; en abril siguiente el Secretario de Defensa de EEUU Leon Panetta visitó Colombia entrevistándose con miembros del alto gobierno y representantes del estamento de defensa colombiano.

Es notable que durante la evaluación de modelos de tanques para la no concretada "Proyección Estrategica de la Caballería", se contactaron proveedores de diversos países con el fin de adquirir un modelo de segunda mano, entre los que se contaban Chile, Alemania e Italia (amén de un intento fallido anterior al plan con España), pero lo que más sonaba en medios especializados era el interés en blindados israelies, por lo que no parece extraño que el Ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, visitara Colombia luego de que lo hiciera su homólogo estadounidense, sin embargo, como se vería más adelante, los esfuerzos semitas por mantener abiertos los canales de negociación con los clientes colombianos se verían compensados con la contratación por parte de estos de otro tipo de armamento con el cual se equiparían los nuevos blindados negociados con los norteamericanos.

Los blindados adquiridos fueron los LAV-III, cuyo derivado, el Stryker ha tenido un desempeño polémico dentro del Ejército de Estados Unidos, con estos y los blindados preexistentes se creó la Fuerza de Tarea de Armas Medianas (FUTAM), que opera en La Guajira con un esquema doctrinal calcado de las actuales "Striker Brigade Combat Team" o SBCT norteamericanas, (antes "Interim Brigade Combat Team", ICBT) pero a una escala reducida (las SBCT poseen más de 300 blindados). El hecho condicionante de la creación de las SBCT en EEUU fue la incapacidad de llevar gran poder de fuego a distancias lejanas en poco tiempo, en los noventa tenían "el ejército más poderoso y tecnológicamente más avanzado del planeta", pero era muy pesado, entonces crearon unidades que pudieran transportarse rápidamente a cualquier lugar para dar una fuerte respuesta inicial mientras llegaba al teatro lo pesado.

Por eso los estadounidenses inicialmente las denominaron "Interim Brigade Combat Team" (era desde su bautizo una fuerza interina), pero el caso colombiano no se parece a la situación de los EEUU en los noventa, no se pretenden grandes movilizaciones a ultramar, la intensión inicial del plan anterior era lograr potencia de fuego y poder para constituir un elemento disuasorio creíble ante las amenazas externas y comenzar a generar doctrina en lo que respecta a la guerra regular; el plan "Proyección Estratégica de la Caballería" parece más económico, adecuado y "convencional" que el enfoque asimétrico de enfrentar a los tanques del adversario con carros de kevlar y puestos de misiles; un batallón blindado, si posee todos los elementos necesarios, podria ser de mayor valor disuasivo que el actual esquema doctrinario de armas combinadas representado actualmente por la FUTAM.

Los norteamericanos no han logrado su objetivo con las "Striker Brigade Combat Team" (las rebautizaron "brigadas de choque" jugando con la homofonía del término en ingles), al percatarse de sus falencias y de que fueron defectuosas desde su diseño idearon el programa "Future Combat Systems" y al ser este último demasiado ambicioso fue transmutado al programa "Brigade Combat Team Modernization", hoy, después de los reveses de las legiones kevlar en sus despliegues, y frente a una Rusia que se ha plantado decidida a no dejarse arrollar y una China que juega fuerte a ser superpotencia, los estrategas del Pentágono se dan cuenta que era más conveniente el esquema de preposicionamiento que el de rápido despliegue lejano y se habla de volver al enfoque doctrinario del pasado; todo apunta a que no habrá nuevas SBCT (y el problematico Stryker podría ser suplantado).

La intención del Pentágono es revisar este enfoque doctrinario adoptado desde 1.999, todo a la luz de que nunca se mostró efectivo, algunos indican que por haber sido distorsionado por los contratistas de defensa para su provecho, nunca se logró el objetivo (alta movilidad, superior supervivencia, gran pegada), se dice que volverán a algo más parecido a la era de "tormenta del desierto". Las Fuerzas Militares de Colombia han optado por seguir los principios operacionales contenidos en el marco conceptual de las SBCT (prácticamente renunciando a la adquisición de medios blindados pesados) mientras en el país de origen de estas ideas cada vez aparecen más detractores ¿será que ante las hipótesis de conflicto que podría manejar Colombia, la adopción de este esquema defensivo se erige en un disuasivo convincente mientras sufre un repliegue ideológico en los Estados Unidos, país del que fue copiado?

Con la organización en función del conflicto interno, la naturaleza original de la orientación de las brigadas como unidades de armas combinadas se diluyó, la fuerza se fue transformando en un gran cuerpo de infantería; un artículo firmado por el Coronel Fernando Farfán Castro (Comandante de la FUTAM) explica que el Ejercito Nacional de Colombia ha decidido volver a desarrollar esta capacidad debido a que las fuerzas terrestres más modernas del mundo han recurrido a este método de guerra, sin embargo, es de hacer notar que tales fuerzas nunca renunciaron a tener grandes unidades de combate especializadas (divisiones blindadas, de artillería de campo, de artillería antiaérea, etc.) y que a pesar de la gran publicidad sobre los procesos de transformación, lo cierto es que solo una muy pequeña parte de la estructura de los ejércitos de países desarrollados obedece a esta visión doctrinal.

En el articulo referido y que apareció en la revista institucional de la caballeria en 2.015, el Coronel Farfán explica que la FUTAM se compone de tres batallones conformados como sigue: un batallón de maniobra que cuenta con: tres compañías de infantería mecanizada (dos con LAV-III y una con M-113), un escuadrón de reconocimiento (LAV-III y EE-11), un escuadrón de blindados de combate artillados con cañones de 90mm (EE-9) y una compañía antitanque (Spike y cañones S/R 106mm); un batallón de apoyo en combate con: una batería de artillería mixta reducida (M101A1, LG-1 y APU-SBT), una sección de misiles (Nimrod), una compañía de ingenieros, una compañía de comunicaciones, una compañía utilitaria y una sección de inteligencia; y por ultimo, un batallón ASPC (apoyo y servicios para combate) con: una compañía ASPC, una compañía de bodegas y una compañía de policía militar.

La implementación de la FUTAM esta siendo asesorada por el US Army con miras a la estandarización de procedimientos y la interoperatividad. Esta fuerza, aunque bautizada "mediana", es a todas luces y de acuerdo a los parámetros internacionalmente conocidos, una agrupación ligera; el único modelo de blindado a orugas es un APC, 85% de sus blindados son transportes y el apoyo aéreo no es orgánico; solo el Urutú es anfibio (el M-113 perdió esa capacidad al ser remozado), en un país conocido por estar surcado por innumerables ríos este hecho representa una desventaja táctica; claro, es posible que el panorama mejore en el futuro, se trata de una nueva experiencia y la adopción de una fórmula importada sobre la base de lo existente, la mayoria de los comienzos son dificiles, solo el transcurrir del tiempo podrá decir si la transformación doctrinal en este sentido fue un movimiento acertado.
 
El Post-Conflicto: Organización y Papel del Ejercito en el Futuro.

El Ejército Colombiano, en busca de guías que tracen cursos de acción en el escenario de los próximos años ha instituido un "Comité Estratégico de Diseño del Ejército del Futuro" (CEDEF) a la usanza norteamericana de los "think-tank"; en un trabajo financiado por este organismo fechado en 2.014 se señala una posible estructuración del Ejército de cara al post-conflicto, continuando con la organización en brigadas de armas combinadas pero de tres tipos: pesadas, medianas y ligeras; también contempla brigadas de fuerzas especiales y de servicios de apoyo al combate; el trabajo toca no sólo el ámbito organizativo y doctrinal del cuerpo armado, sino también el aspecto administrativo del mismo; la propuesta parece ambiciosa al contrastar con la realidad de la carencia de equipos adecuados y histórica orientación antisubversiva que ha tenido la institución en las últimas seis o siete decadas.

En noviembre de 2.014, el periódico alemán Deutsche Welle exponía en un artículo firmado por Harald Neuber y titulado: "Colombia ¿nuevo rol militar?" que el presidente Santos estaba tratando de impulsar la participación colombiana en misiones europeas en el marco de la OTAN llamadas "operaciones de superación de crisis", a tal efecto adelantaba la participación de la Armada Colombiana en las patrullas antipiratería en el cuerno de África (como en efecto sucedió) y la invitación a Colombia a participar en una misión en Ucrania; la nota de prensa también destacaba la participación del Ejército Colombiano en programas de formación militar en la escuela de la OTAN en Oberammergau y en el NATO Defence College; concluía el artículo con la apreciación de que el Ejército se está reestructurando en dirección de convertirse en un servicio (de instruccion) internacional en el sector militar.

Reflexionando sobre el tipo de organización planteada por los investigadores financiados por el CEDEF (semejante en buen grado al proceso de transformación del U.S. Army publicitado por su órgano divulgativo Military Review hace ya 15 años); lo sostenido por el diario alemán sobre el acercamiento a la OTAN y la implementación de la FUTAM como una adaptación colombiana de las SBCT estadounidenses, parece que la orientación que se dará a la reorganización del Ejercito Colombiano en el post-conflicto va en el orden de convertirlo en una fuerza interoperable con el Ejército de los EEUU, en una situación similar a lo acontecido con el Ejército Salvadoreño luego del proceso de paz centroamericano (recordar despliegues en Irak y Afganistán); a la par de estos emprendimientos, el presupuesto militar de inversión en 2.016 cae debajo de los niveles de los años 2.014 y 2.015.

Comentarios Finales.

Se ha señalado como fecha para la firma de los acuerdos de paz el 23 de marzo del 2.016, el Ejército Nacional de Colombia y el gobierno colombiano han promovido mediáticamente que habrá una reestructuración de la organización castrense para adaptarse a nuevas misiones, generando la expectativa de una institución equipada para disuadir o enfrentar amenazas externas, sin embargo los voceros militares más destacados han asomado un panorama futuro bastante estático respecto a la realidad presente; el General Jorge Enrique Mora, miembro del equipo negociador del Gobierno con la FARC dijo en septiembre de 2.015: “...el Ejército tendrá aún el trabajo de seguridad por bandas criminales, narcotráfico y otros ilegales", por lo que puede apreciarse que la misión seguirá enfocándose primordialmente en la lucha por la seguridad interior contra agentes de la delincuencia organizada.

El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, el general Juan Pablo Rodríguez, ha revelado en mayo de 2.015 en una comparecencia parlamentaria que, una vez firmado el acuerdo de paz con la guerrilla, se mantendrá el pie de fuerza, lo cuál, aunado a la disminución del presupuesto militar de inversión augura pocos cambios en el Ejército. Un mes antes, en una charla sobre la “Transformación y Futuro de las Fuerzas Militares" en la Escuela Superior de Guerra, el mismo oficial expresaba: "Cuando hayamos alcanzado la paz estable y duradera, nuestra experiencia debe ser referente en otras partes del mundo", lo que confirma la apreciación final del periodista Harald Neuber. El Comandante del Ejército General Alberto Mejía confirmaba la nueva misión de la fuerza en el foro "El Ejército del Futuro: Entre Transformacion y Doctrina" (sept. 2.015): enfrentar las bandas criminales.

Fuentes Impresas:

Álvarez, V. y Giraldo, H. (1997). Escuela Militar de Cadetes General José María Córdova. Noventa años de historia. Litografía Arco. Bogotá, Colombia.

Atehortúa, A. (2.008). Colombia en la guerra de Corea. Revista Folios, Segunda Época, N° 27. Universidad Pedagógica Nacional. Bogotá, Colombia.

Atehortúa, A. (2.001). Las Fuerzas Militares en Colombia: De sus Orígenes al Frente Nacional. Revista Historia y Espacio, nº 17. Bogotá, Colombia.

Atehortúa, A. y Rojas, D. (2.010). La presencia de Estados Unidos en la formación de los militares colombianos a mediados del siglo XX. Colciencias. Bogotá, Colombia.

Atehortúa, A. y Vélez, H. (1.994). Estado y Fuerzas Armadas en Colombia. Bogotá: Tercer Mundo Editores-Universidad Javeriana. Cali, Colombia.

Caldera, L. y Shinseki, E. (2.000). Army Vision. Military Review N°5, Combined Arms Center, Fort Leavenworth, Kansas, USA.

Calvo, H. (2.008). Colombia, Laboratorio de Embrujos, Democracia y Terrorismo de Estado. Editorial Foca - Akal, Madrid, España.

Farfán, F. (2.015). Fuerza de Tarea de Armas Combinadas. Un Referente para la Transformación del Ejército. Revista Pegaso N°20, Escuela de Caballería del Ejército Nacional, Bogotá, Colombia.

Martinez, A. (2.012). Historia de la Guardia Colombiana. Colección Bicentenario. Universidad Industrial de Santander, Dirección Cultural. Bucaramanga, Colombia.

Martínez, N. (2.015). Transformación de la Educación y la Doctrina del Ejército Nacional. Revista Pegaso N°20, Escuela de Caballería del Ejército Nacional, Bogotá, Colombia.

Martinez, N. (2.011). El Cambio de la Política Exterior Colombiana Hacia Alemania y Estados Unidos Durante la Segunda Guerra Mundial: De la Neutralidad a un Estado de Beligerancia. Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Facultad de Relaciones Internacionales. Bogotá, Colombia.

Prieto, A. (2.013). Acuerdos Comerciales y Cooperación Militar entre Colombia y Estados Unidos, 1946-1953. Análisis Político, Vol. 26, Núm. 79. Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia.

Puyana, G. (1.993). ¡Por la Libertad en Tierra Extraña! Banco de la República. Bogotá, Colombia.

Puyana, G. (2.001). Vivencias de un Ideal. Relatos que Pueden ser Historia. Editora Guadalupe. Bogotá, Colombia.

Ruiz, A. (1.956). Enseñanzas militares de la campaña de Corea aplicables al Ejército de Colombia. Antares. Bogotá, Colombia.

Schroeder, C. (2.009). La Influencia de la Participación de Colombia en la Guerra de Corea en la Construcción de la Nueva Mentalidad del Ejército Nacional entre 1951 hasta 1982. Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Facultad de Ciencia Política y Gobierno. Bogotá, Colombia.

Schultze-Kraft, M. (2.012). La Cuestión Militar en Colombia: La Fuerza Pública y los Retos de la Construcción de la Paz. Universidad de los Andes. Bogota, Colombia.

Serpa, J. (2.015). En Honor a Mi Padre. Revista Pegaso N°20, Escuela de Caballería del Ejército Nacional, Bogotá, Colombia.

Sicard, P. (1.925). Páginas para la Historia Militar de Colombia, Guerra Civil de 1885. Imprenta del E.M.G. Bogotá, Colombia.

Vega, C. (2.015). La Dimensión Internacional del Conflicto Social y Armado en Colombia, Injerencia de los Estados Unidos, Contrainsurgencia y Terrorismo de Estado. Universidad Pedagógica Nacional, Departamento de Ciencias Sociales. Bogotá, Colombia.

Fuentes en Línea:

¿A qué se van a dedicar las Fuerzas Armadas en el posconflicto?
Disponible en:
http://www.elespectador.com/noticia...erzas-armadas-el-posconflicto-articulo-598254

Las Fuerzas Militares del Post-Conflicto: Perspectivas y Desafíos para Colombia
Disponible en:
http://www.airpower.maxwell.af.mil/apjinternational/apj-s/2009/1tri09/caicedo.htm

Comandante General habla sobre la "Transformación de las Fuerzas Militares", en Cátedra Colombia.
Disponible en:
http://www.esdegue.edu.co/node/5328

El ambicioso programa de blindados colombiano
Disponible en:
http://tecnologamilitar.blogspot.com/2011/03/el-ambicioso-programa-de-blindados.html

La guerra de los mil días
Disponible en:
http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/revistas/credencial/mayo2004/guerra.htm

El Ejército colombiano revisará su doctrina militar para adaptarse a la paz
Disponible en:
http://www.diariolibre.com/mundo/el...ina-militar-para-adaptarse-a-la-paz-BE1363056

Así sería el Ejército tras la firma del acuerdo de paz con Farc
Disponible en:
http://www.elcolombiano.com/colombi...a-firma-del-acuerdo-de-paz-con-farc-DJ2784050

Colombia: ¿nuevo rol militar?
Disponible en:
http://www.dw.com/es/colombia-nuevo-rol-militar/a-18043085

La educación militar en Colombia entre 1886 y 1907
Disponible en:
http://historiacritica.uniandes.edu.co/view.php/534/index.php?id=534

Historia Infantería Colombiana
Disponible en:
https://www.ejercito.mil.co/index.php?idcategoria=230631

Colombia y la causa de los aliados en la segunda guerra mundial: la colaboración militar y económica con Estados Unidos, apenas produjo una declaración de beligerancia contra los países del Eje
Disponible en:
http://www.banrepcultural.org/node/32641

Brigadas Móviles
Disponible en:
http://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=262

La epoca de la violencia en colombia 1948-1957
Disponible en:
http://maria-ayola.blogspot.com/

VIOLENCIA PARTIDISTA (1948-1954)
Disponible en:
http://violencia-partidista-1948-1954.blogspot.com/

Reseña Histórica
Disponible en:
http://190.26.215.242/esmic/index.php/nuestra-escuela/resena-historica.html

Colombia mantendrá "el pie de fuerza" de militares y policías
Disponible en:
http://www.europapress.es/internaci...olicias-firma-acuerdo-paz-20150526233617.html

Fuerzas Armadas de Colombia aumentaron en 146.000 hombres de 2001 a 2012
Disponible en:
http://dialogo-americas.com/es/articles/rmisa/features/regional_news/2012/05/29/feature-ex-3182

Los soldados colombianos que combatieron en la Guerra de Corea
Disponible en:
http://www.bbc.com/mundo/noticias/2...a_colombia_soldados_veteranos_guerra_corea_aw

Radiografía del Ejército de Colombia
Disponible en:
http://segured.com/2000/radiografia-del-ejercito-de-colombia/

Unidades de Artillería
Disponible en:
http://www.ejercito.mil.co/wap/index.php?idcategoria=241432

Artillería
Disponible en:
http://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=232957

Stryker Brigade Combat Team (SBCT)
Disponible en?
http://www.globalsecurity.org/military/agency/army/brigade-ibct.htm

La Unidad de Acción o la nueva Legión norteamericana
Disponible en:
http://www.nuevamayoria.com/ES/INVESTIGACIONES/defensa/060209.html

Army Dismisses Report On Vulnerability of Stryker As Inaccurate
Disponible en:
http://www.freerepublic.com/focus/f-news/974448/posts

Military Transformation
Disponible en:
http://www.gao.gov/products/GAO-04-925

Army establishes structured approach to BCT modernization
Disponible en:
https://defensesystems.com/articles...ombat-team-modernization.aspx?admgarea=DS&m=1

U.S. Army BCT Modernization Alters Course
Disponible en:
http://www.defensemedianetwork.com/stories/u-s-army-bct-modernizations-alter-course/

BCT Modernization: Versatile Capabilities for an Uncertain Future
Disponible en:
http://www.army.mil/article/34735/BCT_Modernization__Versatile_Capabilities_for_an_Uncertain_Future/
 
El Transporte Blindado TPM-113A2 Plus del Ejército Nacional de Colombia.
Por: Gonzalo Jiménez Mora.

Una Presentación Prácticamente Innecesaria.

En ocasiones, se da el caso de que una pieza de equipo militar adquiere una fama singular, bien por iconizar una época, bien por mantener su vigencia, o por ser tan versátil que es capaz de ser versionado para una gama extraordinariamente grande de usos; en el caso del blindado M-113 estas tres premisas son valederas simultáneamente; si bien, se sabe que su desarrollo fue producto de una evolución lineal de los transportes de tropas cuyas raíces se pueden encontrar en la Primera Guerra Mundial, su producción continua por espacio de más de medio siglo y su uso por parte de decenas de fuerzas militares en países de todos los continentes lo posicionan como uno de los transportes blindados más importantes de la historia militar. Ha visto acción en prácticamente todos los conflictos importantes donde participaran países del hemisferio occidental y fué el punto de partida para el diseño de los vehículos de combate de infantería y caballería más importantes en uso por las naciones de la OTAN; aunque es un transporte y se ideó en una época donde la doctrina en su pais de origen dictaba que se usaría como un simple taxi para llevar a la infantería al combate, pronto se revelaría su uso universal.

El Surgimiento de los Transportes Blindados.

Aún cuando la necesidad de concurrir velozmente al campo de batalla con fuerzas suficientes para dar efectividad a un asalto de infantería estaba presente ya desde épocas bíblicas (antiguos textos dan cuenta del despliegue de carruajes tirados por bestias que llevaban a la batalla a soldados que desmontaban de ellos para luchar), el origen del blindado de transporte moderno puede rastrearse linealmente desde la primera gran conflagración global y a través de todas las guerras del siglo XX y XXI; sin embargo, aunque durante la Segunda Guerra Mundial se masificó el uso de transportes blindados, hasta su conclusion el principal medio para llevar tropas al frente fue el camion; nuevas amenazas y la automatización de las armas cambiaron el panorama y desde la Guerra de Corea comenzó un amplio desarrollo de blindados de transporte de tropas tanto en oriente como en occidente, las experiencias de operación en diversos tipos de campo de batalla fueron puliendo doctrinas y modificando equipos hasta obtener lo que hoy conocemos como blindados de combate de infantería y de caballeria, con capacidades que solo podían ser soñadas en la época de la Gran Guerra.

Predecesores Inmediatos del M-113.

Durante la Segunda Guerra Mundial los principales transportes blindados fueron los semiorugas M-3 y sus derivados (con fallas en su movilidad), los norteamericanos experimentaron modificando cazatanques Chrysler M18A1 Hellcat a los que se quitó la torreta, con el fin de transportar infantería en vehículos que pudieran seguir el paso de las unidades blindadas y que fueron denominados M-39 (algo parecido habían hecho los britanicos), también se hizo algo similar pero con los M-10A1 para transportar servidores de piezas de artilleria, pero tales transportes eran abiertos (sin tope) y por tanto los soldados estaban expuestos a granadas o disparos desde posiciones altas, así que se desarrolló el vehículo M-44, apareciendo por primera vez la configuración "caja sobre orugas", con blindaje de 12,7 mm y capacidad para 27 infantes, la guerra terminó durante sus pruebas en Aberdeen y no entró en servicio. La Guerra de Corea tomó por sorpresa al ejército estadounidense que no había desarrollado la idea del transporte blindado y se utilizaron en las primeras etapas los semiorugas y más tarde reaparecieron los M-39, que se mostraron válidos en el difícil entorno coreano, pero exhibiendo sus antiguas carencias.

Un requerimiento fué hecho a International Harvester Corporation para desarrollar un blindado basado en el M-44 pero con capacidad para doce soldados (la doctrina había cambiado), así nació el M-75, configuracion "caja sobre orugas", con el tren de rodaje del tanque M-41, blindaje de acero de 25 mm a 38 mm, motor Continental AO-895-4 y transmisión CD-500-4, no era anfibio y era demasiado pesado (18800 kg) para ser aerotransportable, Food Machinery and Chemical (FMC) se involucró en el proyecto y se construyeron 1725 unidades entre 1952 y febrero de 1954 (1780 contando los prototipos), sirvio en Corea en 1953 y se probó bajo fuego en la evacuación de Porkchop con excelentes resultados, pero su excesivo costo (entre 75000 y 100000 $) hizo que su vida operativa fuera efímera, terminaron siendo transferidos al ejército belga y reemplazados por un nuevo proyecto con costos menores (merced a integrar componentes mecánicos de origen civil) que no vería acción en Corea pero que traería en su evolución una serie de características que marcarían el rumbo a todos los transportes desarrollados en el futuro para los Estados Unidos y otros países occidentales.

El blindado M-59 copió la configuración "caja sobre orugas" del M-44 y el M-75, pero añadiendo como nuevo elemento la capacidad anfibia, además fué pionero en la aplicación del portón trasero para salida rapida, como se indicó antes, fué un intento por lograr los resultados del M-75 con un carro más economico, introdujo el uso de componentes civiles usando dos motores de camión GMC Modelo 302 a gasolina de seis cilindros en línea con 146 CV a 3.600 rpm c/u, transmisión Hydramatic 301MG, su blindaje era de entre 9,5 mm y 25 mm, fueron construidas unas 6300 unidades por Food Machinery and Chemical desde 1954 a 1960 y tuvo cierta popularidad entre las tropas, aunque sus motores gemelos lo hacían más pesado que su predecesor y le proporcionaban poca potencia, además su blindaje era más delgado, por lo que se comenzó a buscar un sustituto que solventara estas falencias, quedando a cargo de la misma empresa el desarrollo de un nuevo blindado de transporte de personal. Este blindado fue usado en latinoamerica por el ejército brasilero y además por la Fuerza Aérea Venezolana (ver artículo "El Poder del Huracán Blindado", del autor), donde su vida operacional fué corta y polémica .

Breve Historia del Desarrollo del M-113 y sus Versiones Principales.

Las especificaciones del requerimiento por un nuevo blindado de transporte de tropas estipulaban que debía ser aerotransportable (peso alrededor de 10 toneladas) y anfibio, poder llevar a 10 combatientes al campo de batalla además del jefe de carro y el conductor, tener potencia y movilidad suficiente para acompañar a los blindados de combate, fiable y económico en su producción y operacion; Food Machinery and Chemical experimentó con nuevos materiales, durante el desarrollo del M-113 se probaron prototipos en acero balístico y en aleación de aluminio (tipo 5083, con magnesio y manganeso), resultando el último como el más conveniente, con un blindaje laminado al frío de entre 19 mm y 32 mm; se probaron plantas motrices Packard y Ford, pero al final se decantó por un Chrysler A710B de 209 hp (naftero, denominación militar 75M) y transmisión Allison TX-200-2A, se mantenía la configuración "caja sobre orugas" de sus antecesores y el portón trasero heredado del M-59, la producción de serie comenzó en junio de 1960 y se construyeron 14813 unidades de este primer modelo hasta 1964, cuando comenzaría a ser remplazado en las líneas de montaje por una nueva versión.

A raíz de un nuevo requerimiento para una versión de combustible diésel, Food Machinery and Chemical motorizó al M-113 con un Detroit Diesel 6V53N (215 hp) al que provisionalmente se acoplo una transmisión Allison XTG-90-2 que sería remplazada posteriormente en ejemplares de serie por una Allison TX-100-1 con un nuevo diferencial. La versión diésel mantenía la dirección DS200 Cletrac del M-113 original y su tren de rodaje con ruedas de 61cm de diametro, suspensión de barras de torsión, brazos de las ruedas delanteras y traseras provistos de amortiguadores hidráulicos y cadenas ligeramente diferentes entre sí (derecha 64 eslabones, izquierda 63 eslabones), también se mantenía la capacidad anfibia, para lo cual desplegaba (como la versión original) una plancha de vadeo al frente que lo estabilizaba en flotación y dos bombas de sentina lo mantenían seco, el peso subió de 10930 kg a 11160 kg, aumentando su autonomía de 322 km a 483 km y manteniendo su potencia y velocidad (máxima 64 km/h), esta nueva versión seria denominada como FMC M-113A1 y sería producida desde 1964 hasta 1979, sustituyendo paulatinamente a la versión original, que sería vendida y transferida a otras naciones.

Estas primeras versiones fueron sometidas a combate real en Vietnam, revelándose algunos problemas en su desempeño, los motores tendían a sobrecalentarse en ralenti y además el vehículo perdía las orugas en marchas continuas de más de hora y media porque el ajustador hidráulico era incapaz de mantener la tensión de la cadena; tras la guerra se idearon soluciones a tales fallas, intercambiando la posición del ventilador y el radiador, instalando barras de torsión de mayor resistencia, ruedas de rodadura mayores y un juego adicional de amortiguadores en la segunda unidad de ruedas; la nueva versión resultante se denominó FMC M-113A2. Estas adiciones incrementaron el peso del vehículo afectando su francobordo por lo que dejó de ser anfibio y por consiguiente se desinstaló la plancha de vadeo (característica que permite diferenciar a simple vista las versiones); otras mejoras opcionales fueron la adición de tanques de combustible blindados exteriores, calefacción de doble suministro de aire y filtros NBQ. Se comenzó a producir en 1979, sustituyó al M-113A1, de los cuales 12700 serían convertidos a ese estándar junto a 5300 M-113 remanentes, en tanto que los restantes se transferían a otras naciones.

Otras dos versiones principales evolucionarían; una en 1987, denominada M-113A3 que resultaría del cambio de planta motriz por un Detroit Diesel 6V53T turbocargado, sustituyendo la transmisión Allison TX-100-1 por la mejorada X290-4/4A hidrostática del mismo fabricante, los mandos de palanca se reemplazan por un volante y pedal de freno, su movilidad está por encima del estandar del M2/M3 Bradley, un paquete adicional de digitalización y soporte al sistema integrado de combate (otorga capacidades net-centric) llevó al blindado a ser competitivo en el actual y futuro campo de batalla, extendiendo su longevidad, esto incrementó aun más su peso (a 12300 kg), aparecieron kits de flotación que también son aplicables a la versión anterior pero sin estandarizar su uso. La última versión surgió en 2007, la M-113E3, motor Caterpillar C7 Turbo Euro IIIa de 330 hp, transmisión Caterpillar CX-28 y diferencial RSD de BAE, peso sobre los 14000 kg. Todas las versiones del M-113 pueden desplegarse por operaciones LAPES (extraccion por paracaidas a baja altitud) y LVAD (desembarco aéreo a baja velocidad), también son aerotransportables en aviones C-5, C-17, C-130 y C-141 de la flota de USAF.

El M-113 en Servicio con la Caballeria en Colombia.

Las Fuerzas Militares de Colombia han tenido una singular relación con las fuerzas armadas estadounidenses; hasta los años cuarenta, misiones militares chilenas, francesas, alemanas y suizas habían perfilado la doctrina militar colombiana, pero a partir de la Segunda Guerra Mundial se desecharon los anteriores paradigmas y se adoptó cerradamente un enfoque de "norteamericanización del ejército colombiano" y una "subordinación respecto a los Estados Unidos" (las frases entre comillas citan al historiador colombiano Saul Mauricio Rodríguez Hernández, de la Universidad Nacional de Colombia), esta relación se estrechó aún más con la participación colombiana en la Guerra de Corea; en 1956, el entonces Teniente Coronel Hernando Medina Medina, Comandante de la Escuela de Transmisiones propuso ..."terminar definitivamente con las diferentes escuelas... ...y optar definitivamente por la enseñanza americana... ...además es el país que por tratados internacionales nos puede ayudar con el material más moderno...", esta proposición da luces de la gran influencia que los estadounidenses ejercían en cuanto a doctrina y equipamiento dentro del Ejército Nacional de Colombia.

Este marco situacional se mantenía sin cambios cuando en 1963 el Ministerio de Guerra determinó la mecanización de todas las unidades de caballería, por supuesto la elección más obvia para equipar estas unidades fue el material norteamericano, para 1966 se activa el primer pelotón blindado de la caballería mecanizada; al comienzo, las nuevas unidades se equiparían con los blindados recibidos en 1943; a finales de la decada de 1960 se gestionó la adquisición de blindados M-113, de los que al final llegaron 52 unidades en 1971; tuvieron plena operatividad en 1972, estos medios probarían sus cualidades anfibias en la represa del Sisga, cerca de Bogotá. Las descripciones de las caracteristicas de estos transportes de tropas que se leen en libros históricos sobre las Fuerzas Militares de Colombia coinciden con las especificaciones de la version M-113A1. En abril 1978 la Escuela de Caballería hace la transición de unidad montada a mecanizada y ese año desfila por primera vez con M-113 constituyéndose en Grupo Escuela de Caballeria. Con la llegada de los blindados brasileños en 1982-1983, los M-113 pasarían a equipar a unidades de la infanteria, donde comenzarían una nueva etapa de su vida de servicio.

Dudas e Inconsistencias sobre el Despliegue del M-113 en Colombia.

Muchas incógnitas han surgido respecto a la poco publicitada vida operativa de los M-113 en Colombia; la más común tiene que ver con el número recibido, fuentes secundarias de seriedad comprobada (como The Military Balance del ISS o las publicaciones de Osprey-Vanguard) ubican las cantidades en entre 25 y 88 unidades (coincidiendo casi siempre en señalar que son de la versión M-113A1) estas fuentes toman como referencia primaria el "Military Assistance Program" (MAP, transformado en "Foreign Military Sales Program" FMSP, desde 1967), así como el "Excedent Defence Articles" (EDA). En la Red suelen encontrarse trabajos y reportajes que situan las cantidades recibidas en hasta 120 carros, pero tales trabajos fundamentan sus datos en fuentes poco confiables (comentarios realizados en foros y chats), lo que hace parecer que son numeros especulativos. Con base en datos publicados con auspicio de las Fuerzas Militares de Colombia, se puede afirmar que el Ejército Colombiano recibió 52 unidades y actualmente la mayoría estan desplegados en La Guajira colombiana, un pequeño número se encuentra en Santa Marta y otra pequeña cantidad es utilizada con fines instruccionales en la capital del país.

El General Alejandro Navas Ramos ha precisado en un artículo que el M-113 empezó a llegar a fines de la década de 1960 (lo que coincidiría con la desactivación de la primera versión de este blindado en el Ejército de los Estados Unidos), pero bien podría estar refiriéndose a las primeras gestiones para adquirirlos; algunas publicaciones especializadas afirman que 25 ejemplares fueron entregados a Colombia en 1977. Otras imprecisiones se refieren a las versiones y variantes en servicio, nuevamente se observan en la Red informaciones contradictorias sobre la existencia de variantes especializadas, pero no hay evidencia gráfica o documental de que se sean o fuesen operativas en Colombia, al parecer las existencias se limitan a blindados APC; sobre las versiones adquiridas, se tiene la casi absoluta certeza de que los recibidos fueron M-113A1, como se explicó antes; los comprados en 1971 parecen haber sido los únicos recibidos, aunque no se descarta que se recibieran algunos ejemplares más antes de 1983, fecha después de la cual pasaron a disposición de unidades de la infanteria, siendo sustituidos en su papel por los ENGESA EE-11 Urutú.

Actualización por Lotes, del M-113A1 a la Versión A2 Plus Colombiana.

Luego de dos décadas de servicio con la infanteria, el desgaste del M-113A1 era más que evidente, ante los numerosos tropiezos en los intentos por desarrollar un transporte de personal de diseño y construcción nacional que pudiera sustituirlo se optó por su actualización, en la segunda mitad de la década del 2000 se comenzaron las gestiones contractuales con el fin de adquirir los repuestos y aditamentos correspondientes y acometer los trabajos metalurgicos, mecánicos, eléctricos y de pintura necesarios para extender la vida útil de estos carros e integrarlos al plan llamado "La Proyección Estratégica de la Caballeria" (no concretado) que preveía su papel como acompañamiento de las brigadas blindadas en labores de inteligencia, sanitarias, comunicaciones y logística, lo que supondría su regreso al arma de caballería transformados en vehículos de exploracion, portamorteros y ambulancia. El plan proyectaba crear dos grupos (brigadas) que se formarían con la adquisición de tanques (44 en cada grupo), pero finalmente la idea fue descartada y posteriormente sustituida por la doctrina de "armas combinadas" que privilegia la movilidad de unidades ligeras con apoyo aéreo.

El proceso de actualización y remozamiento de los blindados M-113A1 colombianos no sigue exactamente el patrón de las versiones principales, se han tomado diferentes elementos de estas y otras versiones y se ha logrado una versión autóctona que difiere de cualquiera en servicio entre sus usuarios; entre los cambios más evidentes se distingue la adición de tanques de combustible blindados exteriores (no adicionales, como señalan algunos trabajos en la Red), que permiten ampliar el espacio interno hasta un 20% y reducen la posibilidad de incendios secundarios en caso de impacto (los mismos que usan los israelíes); también destaca por obvio el kit de protección copiado de la variante ACAV (vehículo acorazado de asalto de caballería nacido de las experiencias de Vietnam), consistente en un escudo para la Browning M2HB y blindaje en la escotilla alrededor del puesto del jefe de carro (el ACAV original tenia además dos M60 con escudo adicionales, no presentes en la versión colombiana); otro cambio evidente es la remoción de la plancha de vadeo, lo cual indica que las mejoras han afectado su peso al punto de perder la capacidad anfibia, haciéndola innecesaria (como la versión M-113A2).

Otras mejoras menos evidentes tienen que ver con el refuerzo de su suspensión y remozamiento de su tren de rodaje, al parecer se ha optado por una solución análoga a la de la versión M-113A2, aunque en las notas de prensa y artículos publicados en la Red no se menciona la adopción de amortiguadores adicionales ni cambio de las barras de torsión, tampoco se aprecian en el abundante material fotográfico en linea; si puede apreciarse con claridad el remplazo de sus orugas y zapatas, elemento que respalda la tesis de la pérdida de capacidad anfibia, puesto que las nuevas no están diseñadas para impulsar al vehículo en el agua; se aprecian tambien nuevas ruedas de camino, ruedas tractoras y tensoras, así como trabajos de pintura. En las unidades intervenidas, se ha remplazado el motor por el Detroit Diesel 6V53T que usa la versión M-113A3, pero sin cambiar su transmisión TX-100-1, la cual ha sido totalmente renovada; también se aplicó la modificación del sistema de enfriamiento y se anunció la sustitución de un periscopio. El conjunto resultante se acerca a las prestaciones de la version M-113A2 pero con motorización de la version M-113A3, siendo denominándo localmente como TPM-113A2 Plus.

Pérdida de la Capacidad Anfibia.

Gran cantidad de trabajos, reportajes y notas sobre los TPM-113A2 Plus publicados en medios impresos y en la Red (algunos por consultores y analistas considerados expertos), comienzan por afirmar que es anfibio, copiando la descripción técnica de la versión original; la versión colombiana carece de esta cualidad que tenia cuando fué recibida como M-113A1, abundante evidencia lo confirma, entre la que se puede enumerar: la supresión de la plancha de vadeo; el cambio de su cadena original T130E1, diseñada para impulsar el blindado en el agua, por una que aparentemente pertenece a la familia de cadenas T150 desarrollada por United Defence como sustituto para las versiones no anfibias (y que se deriva de la usada por los antiguos M3A1 Stuart); la ausencia de la plancha de hule cubre-orugas que ayuda a controlar la corriente de agua cuando el blindado opera como anfibio, presente en las primeras versiones (aunque parece que fue desmontada mucho antes de la repotenciación); el cambio de motor por uno casi 100 kg más pesado (sin contar el turbocargador); y la adición del kit de blindaje ACAV y tanques exteriores blindados, elementos que añaden peso afectando su francobordo.

Blindados..., Pero No Inmunes a la Polémica.

Diversas empresas han estado involucradas en el dilatado proceso de repotenciacion, ejecutándose los trabajos por lotes y en etapas que parecen no haber terminado aún, teniendo ya alrededor de cinco años en marcha. En 2009, Importadora y Comercializadora Autorama Ltda. (Imcoa) quedó a cargo de la importación de piezas de recambio para el tren de rodaje mientras que el grueso de los trabajos mecánicos correspondió a Stewart & Stevenson; luego de dos años de las adjudicaciones estas empresas no habían podido honrar sus compromisos y una parte de los blindados estaban inoperativos, incluso después de las prórrogas otorgadas por el Estado colombiano, más aún, estas empresas eran las mismas involucradas en el caso de las anomalias técnicas detectadas en la remotorización de los blindados brasileños, a Imcoa se le habían rescindido otros dos contratos con el sector defensa por incumplimiento (adquisición de sables y mantenimiento de vehículos Nyala); un nuevo proceso se emprendió en 2011, siendo la adjudicacion para Rheinmetall AG (en Colombia, Universal de Metales S. A.) y Star Defence Logistic Engineering, esta última, conocida por producir piezas de recambio para estos blindados.

¿Nuevas Misiones para el TPM-113A2 Plus?

En marzo de 2010 el Ejército presentó el plan "Proyección Estratégica de la Caballeria", donde se detallaba el papel que jugaría el TPM-113A2 Plus, como ya se dijo antes, en función de acompañamiento de unidades blindadas; se comenzó gestar la compra para dotar al Ejército de tanques, se visitaron posibles proveedores y se pidió informacion, el esfuerzo en ese sentido aún se mantenía en 2011 a juzgar por las previsiones presupuestarias, sin embargo el panorama cambiaría en 2012, cuando el General Stanley McChrystal (antiguo comandante en Irak y jefe de la OTAN) paso a ser asesor del Ministerio de Defensa de Colombia; en marzo de ese año, el General Martin Dempsey (jefe del Edo. Mayor Conjunto de EEUU) ofreció enviar algunos comandantes en Irak y Afganistán para asesorar al Ejército Colombiano en su modernización; al mes siguiente, Leon Panetta (Secretario de Defensa de EEUU) y Ehud Barak (Ministro de Defensa de Israel) visitaron Colombia en sucesión; en septiembre del mismo 2012, el Ministerio de Defensa Colombiano anuncia de voz de su Vice-ministra Diana Quintero, que se descartaba la adquisición de tanques y en su lugar se adelantaba una compra de otros blindados que llegarían en 2013.

Estos acontecimientos parecerían conectados solo tangencialmente si se juzgara por la cantidad de ofertas que supuestamente tuvo que considerar y evaluar el Ejército Colombiano (entre las que se contaba una Italiana que lucia irrechazable); pero todo sería aclarado cuando en julio de 2013, un equipo estadounidense de "asistencia de planeamiento y transformación" que se encontraba ayudando a la modernización del Ejército reveló los resultados de sus análisis recomendando la formación de agrupaciones blindadas provistas de (y aquí está la guinda del pastel) LAV-III (equipados luego con torretas israelies); ya en noviembre de 2013 los colombianos se encontraban adiestrandose en el Centro de Entrenamiento de Armas Combinadas en Fort Hood (Texas) con el escuadrón "Stryker Sabre" del 3° Regimiento de Caballeria de Estados Unidos, en abril del 2014 llegaria el primer lote de LAV-III y en enero de 2015 se activaría la primera Fuerza de Tarea de Armas Combinadas, donde finalmente se anunció que serían encuadrados los TPM-113A2 Plus, de los que un lote se encontraba aún realizando las pruebas de evaluación y aceptación (ese mismo mes) culminando una etapa de su remozamiento.

A diferencia del plan de 2010, donde se asignaba al TPM-113A2 Plus un uso bien definido, en el nuevo esquema de armas combinadas parece que su utilidad será un poco ambigua, la labor como transporte de tropas ya está cubierta con los LAV-III, las labores de reconocimiento y exploración corren a cargo de los M-1117, como blindados de combate figuran los EE-9 y el apoyo de fuego seria asignación de los EE-11 (también de los LAV-III, en razón de su armamento y el anuncio de ampliar su numero); resalta que en una galería fotográfica en la página oficial del Ejército Colombiano titulada "Visita a la Fuerza de Tarea de Armas Combinadas" donde se detalla una demostración realizada en ocasión de la visita del General Clarence K. Chinn del ejercito estadounidense, no se aprecie a este blindado entre las gráficas, apareciendo todos los otros nombrados en este parrafo. EEUU está en pleno proceso de sustitución del M-113 y creó el programa "vehículo blindado multi-propósito"; se aprecia que los estadounidenses mantienen aún una considerable influencia sobre el Ejército Nacional de Colombia, no sólo proporcionando doctrina y equipamiento, sino tambien en cuanto a la capacidad de variar sus planes.

Reflexión Final.

Muchos países están aprovechando la desactivación de la familia de blindados M-113 que tiene lugar en las naciones de la OTAN para hacerse de un buen inventario de transportes de tropas a precios políticos y con grandes posibilidades de actualización; incluso algunas potencias como Italia los ofrecen sin costo como incentivo por la compra de material blindado nuevo de su industria armamentística; BAE Systems (actual fabricante) ofrece paquetes de actualización que además de la remotorización incluyen blindaje adicional, kits de flotación, diferentes plataformas de armamento, orugas de caucho o T150, tanques de combustible externos, aire acondicionado con filtros NBQ y otras opciones. El M-113 sigue siendo una plataforma válida y flexible aun hoy luego de mas de medio siglo de operaciones, adquirirlos de segunda mano por una fracción a veces menor al 10% del costo de un APC nuevo y actualizarlos es una alternativa viable para naciones con grandes necesidades de defensa y presupuestos ajustados, fuerzas armadas latinoamericanas como las de Chile y Argentina se están haciendo de los stocks excedentes de la OTAN, Brasil actualiza los suyos ¿no parece algo sensato para un usuario experimentado?
----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nota: En la fecha en la que fue escrito este trabajo aun los TPM-113A2 Plus no estaban incorporados a la FUTAM, hoy se sabe, debido a un artículo firmado por el Coronel Fernando Farfán (comandante de la FUTAM) y publicado en la revista institucional de la caballería colombiana "Pegaso", que estos blindados equipan a una de las tres compañías de infantería mecanizada que conforman el batallón de maniobra de esta fuerza.

Fuentes Impresas:

Borda, C. (2015). La Infantería Mecanizada del US Army y el Génesis del M2/M3 Bradley. Revista Zona Militar N°1. Buenos Aires, Argentina.

Bryan, P. y Hadler, T. (1984). Mechanised Infantry. Osprey-Vanguard N° 38. Osprey Publishing LTD. London, U.K.

Dustan, S., Hadler, T. y Smith, D. (1999). El Transporte de Personal M113, Carros de Combate N°36. Osprey Military, RBA Coleccionables S.A., Barcelona, España.

Dustan, S., Sarson, P. y Bryan, T. (1985). Armour of the Vietnam Wars. Osprey-Vanguard N° 42. Osprey Publishing LTD. London, U.K.

Hernández, N. y otros. (2010). La Caballeria Colombiana en Imagenes. Escuela de Caballeria. Editorial Club de Tiro San Jorge. Bogotá, Colombia.

Lasprilla, J. y otros (2015). La Transformación del Ejército Nacional, Una Necesidad. Revista Ejército. Edición N°173. Imprenta y Publicaciones FF.MM. Bogotá, Colombia.

Mantilla, S. (2012). La Caballeria y las Armas Combinadas. Revista Pegaso, Escuela de Caballeria del Ejército Nacional. Bogotá, Colombia.

Mantilla, S. y otros (2012). Caballería ¡Salve Usted la Patria!. Ejército Nacional en Guardia por Colombia. Edición N°129. Editorial El Tiempo. Bogotá, Colombia.

Mantilla, S. y otros (2013). Caballería ¡Salve Usted la Patria!. Revista Ejército. Edición Especial Armas del Ejercito N°163. Imprenta y Publicaciones FF.MM. Bogotá, Colombia.

Mejía, A. y otros (2015). La Evolución del Transporte Militar. Revista Ejército. Edición N°178. Imprenta y Publicaciones FF.MM. Bogotá, Colombia.

Navas, A. (2012). Galopando Tras el Destino de la Caballería Colombiana. Revista Pegaso, Escuela de Caballeria del Ejército Nacional. Bogotá, Colombia.

Nieto, P. (2010). ¿Subordinación o Autonomia? Departamento de Historia, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Colombia. Bogotá, Colombia.

Pinzón, J. (2012). La Caballeria, Ejemplo Constante de Innovación a Favor de Colombia. Revista Pegaso, Escuela de Caballeria del Ejército Nacional. Bogotá, Colombia.

Puyana, G. (2009). Historia de la Caballeria Colombiana, Vol. III. Centro de Estudios Históricos del Ejercito, Jefatura de Educación y Doctrina. Editorial Planeta Colombiana S. A., Bogotá, Colombia.

Rodriguez, S. (2004). Un Caso de Modernización Dependiente, La Política Exterior Colombiana y la Norteamericanización del Ejército Nacional (1951-1959). Latin American Studies Association, University of Pittsburg. Pittsburg, Pensilvania, U.S.A.

(1971). TM 9-2520-254-34. Technical Manual, Direct and General Support Maintenance, Manual Transmission, Automatic 2520-066-4240 (Allison Div. GMC Model TX 100-1). Headquarters, Departament of Army, Washington D.C., U.S.A.

(1998). TM 9-2350-261-24P. Unit Maintenance, Direct and General Support Maintenance, Repair Part and Special Tool List for Carrier, Personnel, Full Tracked, Armored M113A2 (2350-01-068-4077). Headquarters, Departament of Army, Washington D.C., U.S.A.

Fuentes en Línea:

Panzernet Cadenas para el 113.
Disponible en:
http://www.panzernet.com/foro4/archive/index.php/t-12518.html

La Espada que Salva El Honor VBTP-M113.
Disponible en:
https://sites.google.com/site/laespadaquesalvaelhonor/vbtp-m113

Ejército de EE.UU. para reemplazar viejos M113 vehículo blindado de transporte de personal con su nuevo Vehículo Blindado Multi-Propósito. Disponible en:
http://poderiomilitarglobal.blogspot.com/2013/10/ejercito-de-eeuu-para-reemplazar-viejos.html

El escenario de guerra contra Venezuela comienza a concretarse.
Disponible en:
https://ensartaos.com.ve/articulo/e...ntra-venezuela-comienza-a-concretarse?page=13

Cadetes colombianos se especializan en 'Infantería Mecanizada y Armas Combinadas' en Canadá.
Disponible en:
http://sur1810.com/nota/14359/cadet...039_infanteria_mecanizada_y_armas_combinadas_

Visita a la Fuerza de Tarea de Armas Combinadas.
Disponible en:
http://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=382839

Ejército Activa la Fuerza de Tarea de Armas Combinadas Medianas [FUTAM]. Disponible en:
http://ejercitodecolombia.blogspot.com/2015/01/ejercito-activa-la-fuerza-de-tarea-de.html

Nueva Fuerza de Tarea exclusiva para defender la soberanía colombiana fue instalada en secreto.
Disponible en:
http://www.noticiasrcn.com/nacional...er-soberania-colombiana-fue-instalada-secreto

El Ejército de Colombia forma fuerzas de tarea de armas combinadas para hacer frente a nuevos desafíos de seguridad.
Disponible en:
http://dialogo-americas.com/es/articles/rmisa/features/2015/08/10/feature-02

Personal del Ejército se capacita en operación de los nuevos blindados LAV III.
Disponible en:
http://www.webinfomil.com/2013/11/Colombia-ejercito-lav-iii-blindados.html

El Ejército colombiano activa la Fuerza de Tarea de Armas Combinadas Medianas.
Disponible en:
http://www.defensa.com/index.php?op...as-medianas&catid=55:latinoamerica&Itemid=163

El ambicioso programa de blindados colombiano.
Disponible en:
http://tecnologamilitar.blogspot.com/2011/03/el-ambicioso-programa-de-blindados.html

La Corrupción es General….General en comisión diplomática.
Disponible en:
http://www.periodismosinfronteras.org/la-corrupcion-es-general-en-comision-diplomatica.html

En la mira, tres contratistas que incumplieron al Ejército.
Disponible en:
http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-9181266

Rheinmetall AG reparará y modernizará los M113 del Ejército de Colombia. Disponible en:
http://www.infodefensa.com/latam/20...nizara-los-m113-del-ejercito-de-colombia.html

Contratos del Ejército, bajo la lupa.
Disponible en:
http://www.elespectador.com/noticias/temadeldia/contratos-del-ejercito-bajo-lupa-articulo-291323

Así será el Teatro de operaciones Norte del Ejército de Colombia. El país baraja las opciones en blindados.
Disponible en:
http://www.defensa.com/index.php?op...es-en-blindados&catid=161:analisis&Itemid=197

Blindados Colombianos: El TPM-113 A2 Plus.
Disponible en:
http://www.webinfomil.com/2012/08/blindados-colombianos-el-tp

70 años de historia.
Disponible en:
http://www.ejercito.mil.co/?idcategoria=108579

Nuevo hito en la modernización de los blindados M113A2 del Ejército de Colombia.
Disponible en:
http://www.infodefensa.com/latam/20...acion-blindados-m113a2-ejercito-colombia.html

M-113 Ejército Colombiano.
Disponible en:
http://www.ipmsbogotaar.net/articulom113.htm

BAE Systems apuesta por la superioridad de los M113 frente a blindados sobre ruedas.
Disponible en:
http://www.infodefensa.com/latam/20...los-m113-frente-a-blindados-sobre-ruedas.html

Armored Personnel Carrier (1961).
Disponible en:
http://www.tanks-encyclopedia.com/coldwar/US/M113_APC.php

M113 APC Armored Personnel Carrier (1960).
Disponible en:
http://www.militaryfactory.com/armor/detail.asp?armor_id=6

M113 Armored Personnel Carrier.
Disponible en:
http://www.inetres.com/gp/military/cv/inf/M113.html

M113.
Disponible en:
http://www.military-today.com/apc/m113.htm

M113A1 Armored Personnel Carrier.
Disponible en:
http://fas.org/man/dod-101/sys/land/m113.htm

El transporte blindado TPM-113 del Ejército de Colombia.
Disponible en:
http://www.infodefensa.com/latam/2015/06/22/opinion-transporte-blindado-tpm113-ejercito-colombia.php

Medios Blindados de las Fuerzas Armadas de Colombia - UFJF /Defesa.
Disponible en:
www.ecsbdefesa.com.br/defesa/fts/BlindadosColombia.pdf
 
Última edición:

Noticias del Sitio

Arriba