Critican renuencia británica a negociar soberanía de Las Malvinas

La renuencia británica a negociar de una vez la soberanía de las Malvinas fue hoy objeto en Londres de fuertes reproches por parte de representantes oficiales del Gobierno argentino, así como de profesores universitarios y expertos en resolución de conflictos.

El debate se celebró en la prestigiosa London School of Economics (LSE), y el embajador argentino en Londres, Federico Mirré, se encargó de abrir fuego al criticar la forma han tratado la guerra entre los dos países los medios de comunicación del Reino Unido, con motivo del 25 aniversario.

Mirré criticó el que se hubiera dicho, por ejemplo, que sólo gracias a la firme respuesta militar del gobierno de Margaret Thatcher pudieron los argentinos desembarazarse del régimen militar de Leopoldo Galtieri.

'La lucha por la democracia en Argentina empezó mucho antes de Galtieri, dijo Mirré, quien recordó a los treinta mil desaparecidos bajo los regímenes militares de su país y agregó: 'No debemos nuestra democracia a nadie de fuera de nuestras fronteras'.

El conflicto en torno a las Malvinas existía mucho antes de Galtieri y el hecho de que éste emprendiese una acción 'criminal' al iniciar aquella guerra no invalida, en opinión del embajador, la justicia de las reivindicaciones argentinas.

Raúl Vinuesa, de la Universidad de Buenos Aires, hizo, por su parte, un examen de las distintas resoluciones y llamamientos internacionales relacionados con el conflicto, del que dijo que es una realidad por más que los británicos se nieguen a reconocerla.

El alemán Rudolf Dolzer, director del Instituto de Derecho Internacional de la Universidad de Bonn, que lleva muchos años ocupándose del tema, recordó que los británicos habían abandonado el archipiélago en 1774, dejando solo una bandera, que los españoles quitaron al año siguiente.

El hecho de haber dejado allí la bandera no les da mejores derechos sobre ese territorio, explicó el profesor alemán, según el cual la adquisición por la fuerza de parte de un territorio -el argentino- 'exige que haya un tratado'.

El Foreign Office británico pensó que si no había nadie en aquellas islas, no se necesitaba ningún tratado y bastaba la 'ocupación de facto' del archipiélago.

Pero eso es algo que Buenos Aires no ha reconocido nunca, sino contra lo que ha protestado una y otra vez desde hace 175 años, por lo que lo lógico, según Dolzer, es someter el conflicto a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Virginia Gamba, actual directora de la organización 'Safer Africa', de Suráfrica, se preguntó cómo es posible que Gran Bretaña, que ha desempeñado un papel de liderazgo en la resolución de conflictos en otros continentes como Africa, se resiste, sin embargo, a someterse al veredicto de ese tribunal.

Gamba señaló que la política exterior británica está enfocada en otros casos en la resolución de conflictos -ya sea, por ejemplo, en Africa o actualmente en Oriente Medio- y se preguntó también por qué no puede ser también así en el caso de las Malvinas.

Dijo además que los gobiernos democráticos argentinos han cooperado con el británico en operaciones internacionales de mantenimiento de la paz y le han apoyado en temas de desarme y control de armamentos, además de que existen buenas relaciones comerciales y económicas bilaterales.

Todo eso hace más difícilmente explicable, según la experta, la resistencia británica a resolver de una vez ese viejo conflicto.

Según Gamba, no se puede aceptar el argumento británico de que se trata de respetar la voluntad de la población de las islas porque Londres no lo hizo en otros casos como Hong Kong o Diego García.

'Las disputas territoriales no se deciden por plebiscito', insistió por su parte Dolzer.

La directora de 'Safer Africa' recordó que Argentina ha resuelto todas sus disputas territoriales, incluso las más difíciles como la del canal de Beagle con Chile, e hizo hincapié en el papel creciente de los organismos regionales como garantes del cumplimiento de cualquier acuerdo.

En el debate, moderado por el profesor de Política Latinoamericana George Philip, de la LSE, y en el que intervinieron también miembros del público, se puso de relieve que la solución del conflicto exige tener en cuenta los intereses a largo plazo de la población de las islas, dándoles las oportunas garantías como ha ocurrido en el caso de Hong Kong.


Fuente: Terra Actualidad - EFE
Link: http://actualidad.terra.es/nacional...inas_renuencia_britanica_negociar_2093151.htm
 

Noticias del Sitio

Arriba