Armada Invencible Española 1588

Estimados amigos, soy Pedro Luis Chinchilla, creador y autor de armadainvencible.org, un blog en el que intentamos desmontar la leyenda negra que alimentaron los ingleses acerca de nuestra Gran Armada de 1588.
Un blog en el que recordar a los desaparecidos en los naufragios en las costas irlandesas y rendir homenaje a los caídos.
¿Os interesa este tema histórico?. Aceptaré cualquier idea o sugerencia sobre el mismo.
Un fuerte abrazo desde España.
 

MAC1966

Colaborador
Colaborador
Que la Empresa de Inglaterra se haya quedado en la Armada Invencible, denota que hemos perdido la batalla una y otra vez durante siglos (propaganda inglesa), espero que tú página empiece a cambiar la balanza de nuestro lado.

Magnífica página y trabajo, un saludo

P.D - A ver si los ingleses hacen otra página sobre la batalla de Cartagena de Indias y Blas de Lezo.... :cool:
 

Negro

Administrador
Miembro del Staff
Administrador
Estimados amigos, soy Pedro Luis Chinchilla, creador y autor de armadainvencible.org, un blog en el que intentamos desmontar la leyenda negra que alimentaron los ingleses acerca de nuestra Gran Armada de 1588.
Un blog en el que recordar a los desaparecidos en los naufragios en las costas irlandesas y rendir homenaje a los caídos.
¿Os interesa este tema histórico?. Aceptaré cualquier idea o sugerencia sobre el mismo.
Un fuerte abrazo desde España.

Hola Pedro, bienvenido a Zona Militar un foro Argentino, pero como sabes con muchas raices en España. Tendras muchas entradas a tu blog por parte de nuestros foristas que gustan de la historia naval del mundo.

Saludos
 
Que la Empresa de Inglaterra se haya quedado en la Armada Invencible, denota que hemos perdido la batalla una y otra vez durante siglos (propaganda inglesa), espero que tú página empiece a cambiar la balanza de nuestro lado.

Magnífica página y trabajo, un saludo

P.D - A ver si los ingleses hacen otra página sobre la batalla de Cartagena de Indias y Blas de Lezo.... :cool:

Como los ingleses no tienen una página sobre Blas de Lezo (sabrás que Jorge III, cuando se enteró de la derrota, prohibió la publicación de cualquier informe sobre el tema) alguien se lo ha hecho en inglés desde España.

http://www.grandesbatallas.es/the battle of cartagena de indias.html

Añado mi felicitación al autor de la página sobre la "Empresa de Inglaterra "
 

MAC1966

Colaborador
Colaborador
Historiadores españoles y británicos borran por fin las mentiras de la Armada Invencible

España revisará de forma pionera el papel de la mal llamada Armada Invencible (en realidad es la Gran Armada enviada con planes de invasión a Inglaterra por Felipe II en 1588) con un Congreso científico internacional.

Participan especialistas tanto británicos como irlandeses y españoles y constata cómo se han roto las barreras entre las historiografías, gracias al esfuerzo común. El Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua) de Cartagena será sede de este importante evento entre el 22 y el 27 de abril. Su director, Iván Negueruela, coordina el encuentro.

Titulado «La Armada Española de 1588 y la Contra Armada Inglesa de 1589. El conflicto naval entre España e Inglaterra, 1580-1607», aportará una visión renovada y científica. Para el académico Hugo O’Donnell y Duque de Estrada, que preside el comité científico y ha dirigido la Historia Militar de España, es una cita «fundamental porque estamos hablando de un esfuerzo común consecuencia de un fenómeno y de una inquietud de ambos mundos culturales, el anglosajón y el hispánico, entre los que, a partir de ese momento, puede decirse que deja de existir de una manera general esa barrera y esa incomunicación secular entre investigadores y fuentes de ambos orígenes».

¿Cuándo cambiaron las tornas? Coincidiendo con la exposición de 1988 en el Museo Nacional Marítimo de Greenwich. O’Donnell participó en aquella muestra e indica que «desde 1988, y potenciada por la Armada Española, se viene desarrollando una gran labor tras haberse conseguido que en aquella exposición sobre la Armada, absurdamente llamada Invencible, la historiografía anglosajona, y nuestra propia historiografía diesen un vuelco en sus apreciaciones y tópicos, apoyados por un deseo revisionista existente en ambos ámbitos. El tratamiento del episodio y la exhibición británica de objetos de aquél año estuvo presidida, en contra de muchos pronósticos, por el rigor en el análisis y la fidelidad a la historia».

Contra la leyenda negra

Fue obra un gran equipo que ha visto morir a José Alcalá-Zamora, José Ignacio González-Aller, José Luis Casado y Alberto Linés. Por ello, O’Donnell ha buscado el relevo entre historiadores como Enrique García Hernán y Manuel Gracia Rivas. «Al otro lado, Geoffrey Parker, Colin Martin, Declan Downey, Patrick Williams… siguen en la brecha de la objetividad histórica, tan alejada de una supuesta incapacidad organizativa española, del providencialismo ciego y ultramontano y de una inferioridad cultural y moral inexistentes en que se sustentaban manidos pero muy arraigados prejuicios». De hecho, Colin Martin, uno de los senior de la investigación arqueológica de la Armada, pronunciará una conferencia. En una antigua entrevista con ABC, ya mostraba su pasión inacabable: «No habrá jamás nada como la gran Armada»

Historiadores y arqueólogos vuelven a estar unidos frente a la Armada y la investigación de sus restos.

«Ya pasó el tiempo del raquero y del saqueador de pecios y también del cronista áulico -señala O’Donnell-, y se abre una etapa de colaboración inexcusable a la hora de ampliar nuestros conocimientos y de desmitificar». Para el académico de la Historia, España debería ser más proactiva en la arqueología subacuática: «Me consta que no sería tan difícil, dada la voluntad que existe entre las autoridades académicas irlandesas de reconstruir una historia que nos es común, con respeto hacia los hechos, los protagonistas y los restos que nos dejaron. Hablo con conocimiento de causa, porque me relaciono con ellas con frecuencia».

Ya solo falta que el Minsiterio de Cultura, organizador del encuentro, dé un paso más en la buena dirección.

https://www.abc.es/cultura/abci-his...s-armada-invencible-201904170108_noticia.html
 

MAC1966

Colaborador
Colaborador
María Pita vengó a la Invencible

Un congreso desvela el pacto “patriótico” inglés para tapar un desastre naval mayor que el de la Gran Armada española

Apenas quedaban hombres con vida en aquella localidad costera de 4.000 habitantes. Así que María Mayor Fernández de la Cámara y Pita agarró el arma de un soldado muerto en combate y se lanzó desesperada contra el único alférez inglés que había conseguido sobrepasar los muros de A Coruña. Lo atravesó y despeñó su cuerpo junto a la escala por la que había ascendido. Era el 14 de mayo de 1589 y la escena que protagonizó María Pita forma parte de una historia prácticamente desconocida en España y en el Reino Unido: el desastre de la gigantesca armada (mayor que la Invencible) que la reina Isabel de Inglaterra envió a España tras el fracaso de Felipe II de invadir Inglaterra.

Hasta ahora se creía que Pita había defendido su ciudad solo de los piratas. Un pacto "patriótico" entre el corsario Francis Drake y el comandante de la reina inglesa, John Norris, mantuvo oculta esta historia 450 años. “De los 27.667 hombres que formaban la flota inglesa de 180 naves, solo volvieron a reclamar su paga 3.722”, explica el historiador Luis Gorrochategui, autor del libro Contra Armada y ponente del I Congreso Internacional La Armada Española de 1588 y la Contra Armada Inglesa de 1589, que se celebra desde el martes en Cartagena (Murcia) y ha sido organizado por el Ministerio de Cultura y Deporte.


Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, almirante de Acción Marítima en Cartagena, cree que los españoles han terminado aceptando la leyenda negra”, pero sostiene que ya es tiempo de “sacar a la luz la verdad. El grueso de los barcos españoles sobrevivió al desastre y se refugió en Santander para ser reparados. Este momento de debilidad lo aprovechó la reina inglesa para enviar su flota, la Contra Armada. Al frente de la fuerza naval colocó a Drake y comandando el ejército, al reputado militar John Norris.

El plan, a grandes rasgos, consistía en atacar los galeones españoles fondeados para su reparación en Santander, saquear la ciudad, dirigirse a continuación hacia Lisboa, provocar la sublevación contra España, tomar una isla de las Azores para esperar la llegada de naves cargadas de oro de América y, posteriormente, invadir Brasil. Pero si algo podía salir mal desde el principio, esta vez ocurrió.

El 28 de abril de 1589, 180 barcos y 27.667 hombres —la Gran Armada española estaba compuesta por 137 barcos y 25.696 hombres— zarparon de Plymouth hacia Santander. Pero los ingleses sabían que el puerto castellano no era tan débil y Drake tomó una decisión intermedia: atacaría la desguarnecida A Coruña, con muralla medieval, un castillo en el islote de San Antón y con apenas 500 soldados.

Los ingleses fondearon frente a la ciudad. El 5 de mayo, 1.500 soldados tomaron la playa de La Marina, atacando por la espalda a los defensores. Los asediados se replegaron tras los viejos muros de la parte alta y los invasores comenzaron a excavar un túnel con la intención de volar la muralla. El gobernador militar, el marqués de Cerralbo, ordenó entonces a las mujeres que reforzaran el tramo minado. Se produjo una tremenda explosión, pero los gases no encontraron salida y buscaron escapatoria por la boca de entrada, donde se hallaban las tropas inglesas. La masacre fue absoluta, más de 300 muertos.

Pero no quedaban hombres para la defensa. Las mujeres se encaramaron entonces a los muros y lanzaron piedras que reventaban los cráneos de los soldados. La lucha era a muerte. La flota inglesa decidió retirarse, pero volver a embarcar podría ser mortal. En el puente de O Burgo, a unos tres kilómetros de A Coruña, los españoles abatían a los ingleses que intentaban cruzarlo, hasta que lo mejor del ejército de la reina Isabel hizo huir a los defensores españoles a los montes y aldeas. Los ingleses habían perdido más de 1.500 hombres y contaban miles de heridos.

Vueltos a sus barcos, pusieron rumbo a Lisboa, donde unos 5.000 soldados españoles profesionales los esperaban. El 31 de mayo realizaron una gran encamisada —una acción de comando nocturna que ocasionó centenares de bajas inglesas— y, el 3 de junio, el virrey de Portugal aplastó el regimiento del coronel Brett, que murió en batalla. Al día siguiente Norris intentó huir, pero fue descubierto y perdió dos banderas.

Posteriormente, el adelantado de Castilla, Martín Padilla, con galeras y brulotes —barcos incendiarios— remató a la flota de Drake en cabo Espichel, donde hundió entre cinco y siete barcos. Norris, a su vuelta, estuvo a punto de llegar a las manos con Drake y lanzó un llamamiento al patriotismo: la misión sería ocultada para siempre.

Se decidió escribir panfletos exculpatorios que, junto a la leyenda de la Armada Invencible, que distribuyó William Cecil (1520-1598), barón de Burghley, mano derecha de Isabel I, y que se ocultaría la derrota. “Felipe II, en cambio, apenas hizo nada. Para él era una acción más, olvidando el desastre de los otros y aceptando una falsa leyenda. Las banderas que Norris perdió en combate han sido restauradas y lucen en la catedral de Sigüenza. Si Drake hubiese ganado, hoy no se hablaría español en América”, concluye Gorrochategui, que deja entrever una sonrisa en mitad del congreso ante la seriedad de los historiadores británicos que no dicen nada.

https://elpais.com/cultura/2019/04/23/actualidad/1556038462_461255.html
 
Historiadores españoles y británicos borran por fin las mentiras de la Armada Invencible

España revisará de forma pionera el papel de la mal llamada Armada Invencible (en realidad es la Gran Armada enviada con planes de invasión a Inglaterra por Felipe II en 1588) con un Congreso científico internacional.

Participan especialistas tanto británicos como irlandeses y españoles y constata cómo se han roto las barreras entre las historiografías, gracias al esfuerzo común. El Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua) de Cartagena será sede de este importante evento entre el 22 y el 27 de abril. Su director, Iván Negueruela, coordina el encuentro.

Titulado «La Armada Española de 1588 y la Contra Armada Inglesa de 1589. El conflicto naval entre España e Inglaterra, 1580-1607», aportará una visión renovada y científica. Para el académico Hugo O’Donnell y Duque de Estrada, que preside el comité científico y ha dirigido la Historia Militar de España, es una cita «fundamental porque estamos hablando de un esfuerzo común consecuencia de un fenómeno y de una inquietud de ambos mundos culturales, el anglosajón y el hispánico, entre los que, a partir de ese momento, puede decirse que deja de existir de una manera general esa barrera y esa incomunicación secular entre investigadores y fuentes de ambos orígenes».

¿Cuándo cambiaron las tornas? Coincidiendo con la exposición de 1988 en el Museo Nacional Marítimo de Greenwich. O’Donnell participó en aquella muestra e indica que «desde 1988, y potenciada por la Armada Española, se viene desarrollando una gran labor tras haberse conseguido que en aquella exposición sobre la Armada, absurdamente llamada Invencible, la historiografía anglosajona, y nuestra propia historiografía diesen un vuelco en sus apreciaciones y tópicos, apoyados por un deseo revisionista existente en ambos ámbitos. El tratamiento del episodio y la exhibición británica de objetos de aquél año estuvo presidida, en contra de muchos pronósticos, por el rigor en el análisis y la fidelidad a la historia».

Contra la leyenda negra

Fue obra un gran equipo que ha visto morir a José Alcalá-Zamora, José Ignacio González-Aller, José Luis Casado y Alberto Linés. Por ello, O’Donnell ha buscado el relevo entre historiadores como Enrique García Hernán y Manuel Gracia Rivas. «Al otro lado, Geoffrey Parker, Colin Martin, Declan Downey, Patrick Williams… siguen en la brecha de la objetividad histórica, tan alejada de una supuesta incapacidad organizativa española, del providencialismo ciego y ultramontano y de una inferioridad cultural y moral inexistentes en que se sustentaban manidos pero muy arraigados prejuicios». De hecho, Colin Martin, uno de los senior de la investigación arqueológica de la Armada, pronunciará una conferencia. En una antigua entrevista con ABC, ya mostraba su pasión inacabable: «No habrá jamás nada como la gran Armada»

Historiadores y arqueólogos vuelven a estar unidos frente a la Armada y la investigación de sus restos.

«Ya pasó el tiempo del raquero y del saqueador de pecios y también del cronista áulico -señala O’Donnell-, y se abre una etapa de colaboración inexcusable a la hora de ampliar nuestros conocimientos y de desmitificar». Para el académico de la Historia, España debería ser más proactiva en la arqueología subacuática: «Me consta que no sería tan difícil, dada la voluntad que existe entre las autoridades académicas irlandesas de reconstruir una historia que nos es común, con respeto hacia los hechos, los protagonistas y los restos que nos dejaron. Hablo con conocimiento de causa, porque me relaciono con ellas con frecuencia».

Ya solo falta que el Minsiterio de Cultura, organizador del encuentro, dé un paso más en la buena dirección.

https://www.abc.es/cultura/abci-his...s-armada-invencible-201904170108_noticia.html
María Pita vengó a la Invencible

Un congreso desvela el pacto “patriótico” inglés para tapar un desastre naval mayor que el de la Gran Armada española

Apenas quedaban hombres con vida en aquella localidad costera de 4.000 habitantes. Así que María Mayor Fernández de la Cámara y Pita agarró el arma de un soldado muerto en combate y se lanzó desesperada contra el único alférez inglés que había conseguido sobrepasar los muros de A Coruña. Lo atravesó y despeñó su cuerpo junto a la escala por la que había ascendido. Era el 14 de mayo de 1589 y la escena que protagonizó María Pita forma parte de una historia prácticamente desconocida en España y en el Reino Unido: el desastre de la gigantesca armada (mayor que la Invencible) que la reina Isabel de Inglaterra envió a España tras el fracaso de Felipe II de invadir Inglaterra.

Hasta ahora se creía que Pita había defendido su ciudad solo de los piratas. Un pacto "patriótico" entre el corsario Francis Drake y el comandante de la reina inglesa, John Norris, mantuvo oculta esta historia 450 años. “De los 27.667 hombres que formaban la flota inglesa de 180 naves, solo volvieron a reclamar su paga 3.722”, explica el historiador Luis Gorrochategui, autor del libro Contra Armada y ponente del I Congreso Internacional La Armada Española de 1588 y la Contra Armada Inglesa de 1589, que se celebra desde el martes en Cartagena (Murcia) y ha sido organizado por el Ministerio de Cultura y Deporte.

Juan Luis Sobrino Pérez-Crespo, almirante de Acción Marítima en Cartagena, cree que los españoles han terminado aceptando la leyenda negra”, pero sostiene que ya es tiempo de “sacar a la luz la verdad. El grueso de los barcos españoles sobrevivió al desastre y se refugió en Santander para ser reparados. Este momento de debilidad lo aprovechó la reina inglesa para enviar su flota, la Contra Armada. Al frente de la fuerza naval colocó a Drake y comandando el ejército, al reputado militar John Norris.

El plan, a grandes rasgos, consistía en atacar los galeones españoles fondeados para su reparación en Santander, saquear la ciudad, dirigirse a continuación hacia Lisboa, provocar la sublevación contra España, tomar una isla de las Azores para esperar la llegada de naves cargadas de oro de América y, posteriormente, invadir Brasil. Pero si algo podía salir mal desde el principio, esta vez ocurrió.

El 28 de abril de 1589, 180 barcos y 27.667 hombres —la Gran Armada española estaba compuesta por 137 barcos y 25.696 hombres— zarparon de Plymouth hacia Santander. Pero los ingleses sabían que el puerto castellano no era tan débil y Drake tomó una decisión intermedia: atacaría la desguarnecida A Coruña, con muralla medieval, un castillo en el islote de San Antón y con apenas 500 soldados.

Los ingleses fondearon frente a la ciudad. El 5 de mayo, 1.500 soldados tomaron la playa de La Marina, atacando por la espalda a los defensores. Los asediados se replegaron tras los viejos muros de la parte alta y los invasores comenzaron a excavar un túnel con la intención de volar la muralla. El gobernador militar, el marqués de Cerralbo, ordenó entonces a las mujeres que reforzaran el tramo minado. Se produjo una tremenda explosión, pero los gases no encontraron salida y buscaron escapatoria por la boca de entrada, donde se hallaban las tropas inglesas. La masacre fue absoluta, más de 300 muertos.

Pero no quedaban hombres para la defensa. Las mujeres se encaramaron entonces a los muros y lanzaron piedras que reventaban los cráneos de los soldados. La lucha era a muerte. La flota inglesa decidió retirarse, pero volver a embarcar podría ser mortal. En el puente de O Burgo, a unos tres kilómetros de A Coruña, los españoles abatían a los ingleses que intentaban cruzarlo, hasta que lo mejor del ejército de la reina Isabel hizo huir a los defensores españoles a los montes y aldeas. Los ingleses habían perdido más de 1.500 hombres y contaban miles de heridos.

Vueltos a sus barcos, pusieron rumbo a Lisboa, donde unos 5.000 soldados españoles profesionales los esperaban. El 31 de mayo realizaron una gran encamisada —una acción de comando nocturna que ocasionó centenares de bajas inglesas— y, el 3 de junio, el virrey de Portugal aplastó el regimiento del coronel Brett, que murió en batalla. Al día siguiente Norris intentó huir, pero fue descubierto y perdió dos banderas.

Posteriormente, el adelantado de Castilla, Martín Padilla, con galeras y brulotes —barcos incendiarios— remató a la flota de Drake en cabo Espichel, donde hundió entre cinco y siete barcos. Norris, a su vuelta, estuvo a punto de llegar a las manos con Drake y lanzó un llamamiento al patriotismo: la misión sería ocultada para siempre.

Se decidió escribir panfletos exculpatorios que, junto a la leyenda de la Armada Invencible, que distribuyó William Cecil (1520-1598), barón de Burghley, mano derecha de Isabel I, y que se ocultaría la derrota. “Felipe II, en cambio, apenas hizo nada. Para él era una acción más, olvidando el desastre de los otros y aceptando una falsa leyenda. Las banderas que Norris perdió en combate han sido restauradas y lucen en la catedral de Sigüenza. Si Drake hubiese ganado, hoy no se hablaría español en América”, concluye Gorrochategui, que deja entrever una sonrisa en mitad del congreso ante la seriedad de los historiadores británicos que no dicen nada.

https://elpais.com/cultura/2019/04/23/actualidad/1556038462_461255.html


¡PARECES UNA MAQUINA! Increíble. Felicidades
 

MAC1966

Colaborador
Colaborador
Inglaterra lo admite: la Armada Invencible fue un bulo histórico

La BBC lo confirma en una serie documental que afirma que fue llamada “Invencible” por la propaganda inglesa y que se mangificó la derrota militar



Durante cuatro siglos, la tradición británica presumió de la victoria de Isabel I de Inglaterra y del pirata Drake sobre la Armada Invencible enviada por Felipe II a Inglaterra. Los relatos comenzaban narrando una partida de bolos entre la Reina y Drake en Plymouth cuando llegaron noticias del avistamiento de una armada española compuesta por 130 buques. Drake, fachendoso, se giró hacia Lord Howard, comandante británico y le tranquilizó: «Milord, tenemos tiempo para acabar la partida y aniquilar a los españoles».

La guerra entre Felipe II e Isabel I –que es posible que tuvieran ciertos vínculos sentimentales– se debió a un cúmulo de agravios entre Madrid y Londres debido a la presencia española en Flandes, perjudicial para el comercio inglés. Los británicos, en consecuencia, apoyaron militar y económicamente a los neerlandeses; mandaron expediciones contra enclaves españoles en América y piratas contra los galeones que navegaban entre España y sus colonias; llevó a la confrontación entre Felipe II, adalid del catolicismo, y su cuñada anglicana, culminada con la ejecución de la católica María Estuardo de Escocia, en 1587.

Para terminar con el problema, Felipe II ordenó reunir en Lisboa una Gran Armada que navegara hasta las costas flamencas, embarcara a 20.000 hombres de los Tercios de Flandes a las órdenes de Alejandro Farnesio y los condujera hasta Inglaterra. La llamada Feliz Armada fue todo menos feliz: el marqués de Santa Cruz, su comandante, falleció de tifus mientras la preparaba. Le sucedió un hábil administrador, el duque de Medina Sidonia, que tenía buen juicio para escuchar a los expertos y, trató de retrasar la partida al detectar múltiples fallos en los preparativos y en el enlace con Farnesio. Felipe II rechazó sus temores y la escuadra zarpó el 30 de mayo de 1588 con el resultado conocido: tiempo adverso, fuerte oposición inglesa, imposible encuentro con Farnesio y la decisión de regresar para recomenzar la empresa, pero el retorno fue terrible a causa de los temporales.

De los 130 navíos que partieron regresaron poco más de 80, aunque la mayoría de los perdidos fueron mercantes o barcos menores y volvieron casi todos los buques de guerra que salieron, de modo que siguieron seguras las rutas de América y Felipe II recompuso su poderío naval en apenas un año. Inglaterra respiró aliviada porque, según Geoffrey Parker, si Farnesio hubiera llegado al Támesis nada hubiera podido frenarle. Pero Londres, que burlescamente bautizó como «Invencible» a la armada, se creyó su propia propaganda y dueña de la mar, preparó la Contraarmada, 150 barcos y 30.000 marineros y soldados, mandada por Norris y Drake, que fracasó ante La Coruña y volvió a hacerlo ante Lisboa. Las pérdidas inglesas fueron de 42 barcos y no menos de 18.000 hombres. El informe secreto reconocía: «La expedición ha sido no solo una catástrofe financiera sino, también, estratégica». Hoy, al cabo de cuatro siglos largos, la BBC ha reconocido que hubo pocos motivos para la burla.

https://www.larazon.es/cultura/20200314/32dzxty4sbblpkyzfhhdsuzxye.html
 
Inglaterra lo admite: la Armada Invencible fue un bulo histórico

La BBC lo confirma en una serie documental que afirma que fue llamada “Invencible” por la propaganda inglesa y que se mangificó la derrota militar



Durante cuatro siglos, la tradición británica presumió de la victoria de Isabel I de Inglaterra y del pirata Drake sobre la Armada Invencible enviada por Felipe II a Inglaterra. Los relatos comenzaban narrando una partida de bolos entre la Reina y Drake en Plymouth cuando llegaron noticias del avistamiento de una armada española compuesta por 130 buques. Drake, fachendoso, se giró hacia Lord Howard, comandante británico y le tranquilizó: «Milord, tenemos tiempo para acabar la partida y aniquilar a los españoles».

La guerra entre Felipe II e Isabel I –que es posible que tuvieran ciertos vínculos sentimentales– se debió a un cúmulo de agravios entre Madrid y Londres debido a la presencia española en Flandes, perjudicial para el comercio inglés. Los británicos, en consecuencia, apoyaron militar y económicamente a los neerlandeses; mandaron expediciones contra enclaves españoles en América y piratas contra los galeones que navegaban entre España y sus colonias; llevó a la confrontación entre Felipe II, adalid del catolicismo, y su cuñada anglicana, culminada con la ejecución de la católica María Estuardo de Escocia, en 1587.

Para terminar con el problema, Felipe II ordenó reunir en Lisboa una Gran Armada que navegara hasta las costas flamencas, embarcara a 20.000 hombres de los Tercios de Flandes a las órdenes de Alejandro Farnesio y los condujera hasta Inglaterra. La llamada Feliz Armada fue todo menos feliz: el marqués de Santa Cruz, su comandante, falleció de tifus mientras la preparaba. Le sucedió un hábil administrador, el duque de Medina Sidonia, que tenía buen juicio para escuchar a los expertos y, trató de retrasar la partida al detectar múltiples fallos en los preparativos y en el enlace con Farnesio. Felipe II rechazó sus temores y la escuadra zarpó el 30 de mayo de 1588 con el resultado conocido: tiempo adverso, fuerte oposición inglesa, imposible encuentro con Farnesio y la decisión de regresar para recomenzar la empresa, pero el retorno fue terrible a causa de los temporales.

De los 130 navíos que partieron regresaron poco más de 80, aunque la mayoría de los perdidos fueron mercantes o barcos menores y volvieron casi todos los buques de guerra que salieron, de modo que siguieron seguras las rutas de América y Felipe II recompuso su poderío naval en apenas un año. Inglaterra respiró aliviada porque, según Geoffrey Parker, si Farnesio hubiera llegado al Támesis nada hubiera podido frenarle. Pero Londres, que burlescamente bautizó como «Invencible» a la armada, se creyó su propia propaganda y dueña de la mar, preparó la Contraarmada, 150 barcos y 30.000 marineros y soldados, mandada por Norris y Drake, que fracasó ante La Coruña y volvió a hacerlo ante Lisboa. Las pérdidas inglesas fueron de 42 barcos y no menos de 18.000 hombres. El informe secreto reconocía: «La expedición ha sido no solo una catástrofe financiera sino, también, estratégica». Hoy, al cabo de cuatro siglos largos, la BBC ha reconocido que hubo pocos motivos para la burla.

https://www.larazon.es/cultura/20200314/32dzxty4sbblpkyzfhhdsuzxye.html

Esta muy bien el artículo. Tan sólo echo en falta un dato: en el programa de la BBC se cuenta que lo de "Armada Invencible" es un nombre que jamás se le dio en España. Fue un invento inglés, atribuyéndoselo a España. Así se escribe la historia.

He intentado ver el programa, pero por ahora sólo esta en iPlayer de la BBC, que se limita al Reino Unido, pero no fuera de ese país. A ver si lo suben a YouTube.
 

Noticias del Sitio

Arriba