Acciones varias de las distintas guerras

Fierro

Fotógrafo oficial ZM






Y esa es también la razón por la que Selden critica el uso de la bomba atómica, que para él no fue sino una extensión del uso de bombas incendiarias "en 64 ciudades japonesas, con pérdidas inmensas de vidas humanas".

"El argumento no es que Estados Unidos inventó esa forma de hacer la guerra. De hecho, creo que los japoneses y los alemanes fueron los primeros, luego los británicos los siguieron y los estadounidenses a ellos", le dijo a BBC Mundo.
Sí, los EEUU inventaron esa forma de hacer la guerra sin discriminar civiles, niños, mujeres, etc. Fue el General Sherman en la Guerra Civil, arrasando todo a su paso.
 
Sí, los EEUU inventaron esa forma de hacer la guerra sin discriminar civiles, niños, mujeres, etc. Fue el General Sherman en la Guerra Civil, arrasando todo a su paso.
Y luego Filipinas... Genocidio Filipino, traído a uds. por el US Army.




 

Shandor

Colaborador
Colaborador
La historia de un amor prohibido en Auschwitz



El guardia nazi Franz Wunsch logró que la prisionera Helena Citronova y su hermana evitasen la cámara de gas. En 1972, ellas declararon a su favor en un juicio

  • Según narró luego la propia Citronova, el soldado la miraba con dulzura, le enviaba galletas e incluso le escribía notas que decían: "Amor, estoy enamorado de ti". Citronova, segúnexplicó el diario británico Daily Mail, recibió el cortejo con extrema frialdad, pero poco a poco llegó a enamorarse del soldado. "Con el paso del tiempo llegó un momento en el que de verdad lo amé".

    La antigua prisionera, que falleció en 2005 pero cuyo testimonio ha perdurado gracias a un documental grabado por el cineasta Laurence Rees, comenzó a enamorarse luego que Wunsch lograse salvar la vida de su hermana, que había llegado al campo de concentración junto con sus dos hijos.






    "Le dije que la iban a llevar a la cámara de gas. Él me preguntó su nombre y me dijo que la salvaría, aunque no pudo hacer nada por sus hijos", recordaba Citronova. "Los niños no pueden vivir aquí", dice que le respondió Wunsch, quién consiguió convencer a las autoridades del campo de que dejasen con vida a la hermana Rozinka porque podría serle útil para realizar trabajos forzados.

    Cuando Helena y Rozinka tuvieron que abandonar el campo en una de las denominadas "marchas de la muerte", el SS les regaló dos pares de botas de piel y la dirección de su madre en Viena.

    Las dos hermanas no volverían a verle hasta 1972, cuando el testimonio de ambas en un juicio sería clave para devolverle el favor y salvar su vida. Algo que no les resultó fácil, porquenumerosos testimonios le acusaban de ser un guardián sanguinario y estar al menos en una ocasión al mando de una ejecución en una cámara de gas.

    "Conocer a Helena cambió mi comportamiento. Me convirtió en otra persona", aseguró Wunsch en el juicio.
    INFOBAE
 

Sebastian

Colaborador
La última carga del T-34

14 de agosto de 2015 Vladímir Dmítriev, Rossiyskaya Gazeta
El corresponsal de Rossiyskaya Gazeta recorre la ruta del lanzamiento sin precedentes que realizó un tanque soviético el séptimo día de la guerra.

Fuente:Archivo de Rossiyskaya Gazeta

El 14 de julio de 1941 en la revista americana Time apareció una nota que decía “La tercera semana de la guerra: en búsqueda del segundo aliento”. El párrafo, dedicado a Minsk, todavía hoy día continúa sobrecogiendo...

“Los rusos dejaron perplejos a los nazis con su coraje fanático. Los reporteros alemanes describieron el frenético ataque de un tanque ruso durante una batalla en las calles de Minsk: se lanzó hacia adelante como un dinosaurio, contra viento y marea. Los proyectiles de los cañones antitanques alemanes acribillaron su torre, pero el monstruo pardo continuaba moviéndose, abriendo fuego en todas direcciones. Finalmente consiguieron prender fuego al tanque; la tripulación murió junto a la máquina de guerra”.

Este tanque apareció en la plaza de la Casa del Gobierno, en el mismo centro del Minsk tomado por los nazis, supuestamente el 28-30 de junio de 1941. Allí los asustados alemanes ya intentaron pararlo. Lo bombardearon, le lanzaron granadas… Inútilmente. Tras girar en la plaza, destruyendo y dispersando motocicletas y automóviles, el terrible tanque se dirigió hacia el oeste, por la calle principal de la ciudad.

Entonces se llamaba calle Soviética. Después de la guerra se la renombró con el nombre de Stalin, después con el de Lenin y después con el de Frantsisk Skorina. Y hoy es la avenida de la Independencia, por la cual andamos tranquilamente con mi hija. Muchos edificios de nuestro camino recuerdan el intrépido y último ataque del tanque 34.

El tanque pudo hacerse camino a través de la ciudad atemorizada por los nazis hasta la plaza Komorovsky. Aquí fue detenido e incendiado y la tripulación murió. El derrotado blindado permanecería en el lugar de su muerte hasta la lejana primavera de 1944. Según una leyenda local, los alemanes enterraron a los tanquistas muertos como héroes y los oficiales acompañaban a los jóvenes soldados reclutas hasta el tanque poniéndolo como ejemplo de los combatientes rusos.

La historia no ha conservado los nombres de la heroica tripulación pero sí muchas fotografías del tanque que durante tres años permaneció en la plaza Komarovsky como monumento a la hazaña bélica. A los oficiales y soldados de la Wehrmacht les gustaba fotografiarse con el fondo del tanque.

Medimos el camino que el T-34 recorrió hasta su inmortalidad. Por la calle Soviética hasta la plaza Komarovskiy que actualmente se llama Yakub Kolas.

3200 metros

Tres mil dos cientos.

74 años después recorremos estos metros sagrados. Los habitantes de Minsk están en los cafés, se ríen, se refugian de la lluvia que se acerca, se besan. Unos soldados que están bajo unos arcos se regodean con sus helados. Orejudos, con el pelo muy corto. Seguramente unos como ellos contemplaban nuestra magnífica ciudad a través de la mirilla de su tanque ardiendo pero que nunca se rindió….
http://es.rbth.com/cultura/historia/2015/08/13/la-ultima-carga-del-t-34_390051
 

Sebastian

Colaborador
Abe admite el “profundo daño” que causó Japón en la II Guerra Mundial

El primer ministro nipón indica que las futuras generaciones no deberían seguir disculpándose

Macarena Vidal Liy Pekín 14 AGO 2015 - 20:34 CEST

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, quiso contentar a todo el mundo en su discurso para marcar el 70 aniversario del fin de la participación nipona en la II Guerra Mundial. Lo que consiguió fue lanzar un mensaje lleno de ambigüedades. El jefe del Ejecutivo nipón expresó su “profundo dolor” por el “daño y sufrimiento inconmensurables” que su país infligió a otros durante el conflicto. También aludió a las disculpas que presentó en 1995, con ocasión del 50 aniversario del fin de la contienda, el entonces primer ministro, Tomiichi Murayama, y aseguró que mantiene lo que su predecesor dijo entonces. Pero no ofreció unas disculpas propias. Y expresó su resistencia a que las peticiones de perdón se perpetúen.

“Nuestro país infligió un daño y sufrimiento inconmensurables a gente inocente”, declaró. “Cuando contemplo este hecho obvio, incluso ahora, me encuentro sin palabras y mi corazón se anega de la mayor de las penas”, agregó. Pese a ello, Japón no debe dejar que “las próximas generaciones, que no tienen nada que ver con aquella guerra, estén predestinadas a pedir perdón. Aun así, los japoneses de todas las generaciones debemos encarar decididamente la historia del pasado”, apuntó el primer ministro, en una frase que a buen seguro Pekín examinará con lupa.

China y Corea del Sur, víctimas de la ocupación japonesa antes y durante el conflicto mundial, temían que el jefe del Ejecutivo nipón, de firme ideología nacionalista e hijo de una familia de la élite del Gobierno imperial durante la guerra, diluyera las disculpas que pidió Murayama y que han representado la posición oficial nipona sobre la contienda desde entonces. Ambos países habían dejado muy claro que el futuro de las relaciones con Tokio dependería de la impresión que les causara el discurso.

Cada palabra, cada expresión, había sido cuidadosamente sopesada durante meses. Una comisión asesora —que calificó la invasión nipona de China como “agresión”, una palabra que Abe no incluyó en su discurso— se encargó de revisar los borradores y ofrecer sugerencias. El texto definitivo contó con la aprobación del Gobierno.

Pero el primer ministro nipón no solo pronunciaba su discurso mirando a los países vecinos. También debía contentar a su gran aliado, EE UU, ansioso de ver que se reducen las tensiones en la región. Y, sobre todo, a su base electoral conservadora, entre la que va creciendo la resistencia y el hastío por lo que percibe como un flujo humillante de disculpas japonesas. Abe necesita su apoyo en momentos en los que, según las encuestas, su popularidad ha caído al 32%, el punto más bajo de su mandato, e intenta poner en marcha nueva legislación que dé un mayor papel en el exterior a las fuerzas armadas niponas. Incluso mientras pronunciaba su discurso, en el exterior de su residencia oficial se reunían decenas de manifestantes que protestaban contra su política de Defensa y su apoyo al uso de la energía nuclear.

Abe optó, más que por ahondar en las disculpas, por recordar el papel positivo que ha desempeñado su país en el escenario mundial desde el final de la guerra. “Nunca debemos repetir la devastación de la guerra. Incidente, agresión, guerra, nunca recurriremos a ninguna forma de amenaza o uso de la fuerza como vía para resolver disputas internacionales”, sostuvo. Como única víctima en todo el mundo de ataques nucleares, Japón buscará “la no proliferación y la abolición de las armas atómicas”.

En una rueda de prensa posterior, el primer ministro —que aludió en su discurso al sufrimiento de China durante la guerra— expresó su esperanza de que ese país vecino reconociera los “sentimientos sinceros” de Japón. Tokio tiene interés en celebrar una reunión entre su jefe de Gobierno y el presidente chino, Xi Jinping, algo que podría ocurrir el mes próximo en Pekín y que señalaría definitivamente el incipiente deshielo que han vivido las relaciones bilaterales en el último año, desde que ambos mandatarios conversaran en noviembre pasado durante la cumbre de la APEC en la capital china. Los dos países se disputan la soberanía de las islas conocidas como Senkaku en japonés y Diaoyu en mandarín.

Si Abe aspiraba a contentar a Pekín, los primeros indicios no son alentadores. Aunque China no ha emitido una reacción oficial, la agencia de noticias Xinhua, que refleja como norma la posición de su Gobierno, ha considerado en un comentario que “la disculpa fue, en el mejor de los casos, aguada, lo que marca así un mal comienzo para crear confianza entre sus vecinos”. La portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hua Chunying, fue algo menos contundente: "Japón debe dar una explicación clara sobre el carácter y la responsabilidad de su guerra de agresión; debe presentar unas disculpas sinceras a sus vecinos asiáticos y romper con la historia de militarismo en vez de pasar de puntillas".

Seúl ve insuficiente el perdón por el caso de las esclavas sexuales
En su alocución, Abe pasó de puntillas por el asunto más candente en la relación con Corea del Sur, el de las llamadas eufemísticamente “mujeres de confort”. Son aquellas esclavas sexuales forzadas a servir a los soldados japoneses en burdeles militares durante la colonización (1910-1945), y de las que aún quedan 43 con vida, según los registros oficiales surcoreanos.

Abe hizo una primera alusión, muy indirecta, a las “mujeres detrás de los campos de batalla cuyo honor y cuya dignidad se vieron seriamente dañados”. La segunda referencia fue aún más general: el primer ministro recordó que “la dignidad y el honor de muchas mujeres se vio gravemente dañado durante las guerras del siglo XX”.

Seúl considera que Japón no ha hecho lo suficiente para compensar ese sufrimiento y su presidenta, Park Geun-hye, ha dejado claro que no se reunirá con el primer ministro nipón en tanto no considere el asunto resuelto a satisfacción de su país. Park tiene previsto pronunciar su propio discurso de conmemoración del aniversario del fin de la guerra este sábado. El partido en el poder en Corea del Sur, Saneuri, ha calificado de “decepcionantes” las palabras de Abe. El Gobierno en Seúl ha indicado que anunciará su posición tras un análisis meticuloso.
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/08/14/actualidad/1439546412_387832.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
Muere a los 110 años la veterana más longeva del Ejército de Estados Unidos

Emma Didlake sirvió en la Segunda Guerra Mundial y falleció este domingo, un mes después de haber sido recibida en la Casa Blanca por Barack Obama

afp
Emma Didlake, en la Casa Blanca
La veterana más longeva del Ejército de Estados Unidos, Emma «Big Mama» Didlake, falleció este domingo a la edad de 110 años, sólo unas pocas semanas después de haber sido recibida por Barack Obama en la Casa Blanca, según informa «ABC News».
«Hoy hace un mes exacto que fuimos a la Casa Blanca», contó a «San Antonio Express News» la nieta de la veterana, Mariyn Horne. «Creo que ella sintió en su interior que ya había cumplido en vida y que era hora de descansar».
El mes pasado, el presidente de Estados Unidos recibió a Didlake, una veterana afroamericana de la Segunda Guerra Mundial, en la Oficina Oval, durante un viaje en su honor a Washington D.C.
«Emma Didlake sirvió a su país con honor, un verdadero ejemplo a seguir para las generaciones de americanos que han sacrificado tanto por su país», dijo Obama este lunes. «Fue un honor para mí recibir a Emma en la Casa Blanca el mes pasado, y Michelle y yo mandamos nuestro más sincero pésame a la familia de Emma, sus amigos y a cualquiera que fuera inspirado por su larga vida como americana ejemplar».
Didlike tuvo 15 hermanos, y nació en Alabama en 1905, una fecha que muestra su longevidad.
Se casó en 1922 y tuvo cinco hijos. En 1943 asombró a la sociedad de la época al tomar un trabajo en el Ejército, en una época en la que las mujeres se quedaban en casa y así empezó a romper estereotipos raciales y machistas.
A lo largo de su vida, viajó alrededor del mundo y fue condecorada por su servicio militar. Entre sus medallas destacan la de las Mujeres al Servicio del Ejército y la Medalla de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial.
Después de la guerra, se comprometió con el Movimiento de los Derechos Humanos y acompañó a Martin Luther King Jr. en Detroit.
En una entrevista que concedió hace poco, Didlake atribuyó su longevidad a la ingente cantidad de frutas y verduras que consumía diariamente y a no abusar de la carne. Además, cada noche dejaba nueve pasas en un vaso de ginebra y se las comía por la tarde del día siguiente.
ABC.es
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
70 ANIVERSARIO
Pekín reclama al presidente Shinzo Abe que pida disculpas por las Comfort Women
China revela documentos que acusan a Japón como responsable de esclavitud sexual en la IIGM
  • Figuran conversaciones telefónicas entre las autoridades militares y anotaciones de las cuentas del ejército en el Banco Central de Manchuria con gastos para los prostíbulos


Placer, consuelo, comodidad. Todo lo que el frente puede ofrecer en mitad de la atrocidad es un sucedáneo camuflado entre la semántica. La división del placer, las mujeres del confort, nombres sugerentes para la explotación sexual. Durante la Segunda Guerra Mundial en Asia el ejército japonés dispuso de una red de prostitución que llamaron Ianfu, y que los americanos tradujeron como las Comfort Women. Mujeres apresadas en Corea, China, Filipinas, Birmania, Tailandia, Vietnam... la mayoría esclavizadas para la diversión de los soldados. El Tercer Reich tuvo su propia versión, conocidas como las Joy Divisions, -divisiones del placer-, término popularizado a partir de la novela La casa de Muñecas de K. Tzetnik.
Ahora, con motivo del 70 aniversario del fin de la guerra, China ha desclasificado documentos del régimen títere de Manchukuo, establecido tras la ocupación de China en 1937, que implican directamente a Japón como responsable de la red de prostitución durante la guerra.
Las autoridades chinas reclaman disculpas explícitas por la explotación de mujeres en los burdeles japoneses
Aunque el presidente Shinzo Abe hizo una alusión las "mujeres detrás del campo de batalla cuya dignidad y honor fueron gravemente dañados " en su discurso de conmemoración del fin de la guerra y pidió disculpas por las atrocidades cometidas, no incidió en la cuestión de las Comfort Women, que sus vecinos no han querido dejar pasar. Las autoridades chinas que examinan con lupa todo lo relativo a la guerra de ocupación de 1936-1945, echan en cara a Japón que nunca haya pedido disculpas explícitas a las mujeres que utilizaron en los burdeles de los ejércitos de Imperio del sol Naciente.
Desclasificación intencionada de archivos
Para ello y como respuesta a la palabras de Abe, el Archivo Estatal de China inició la semana pasada una serie de publicaciones de documentos desclasificados entre vídeos, audios y transcripciones a través de su portal web, que implican a las autoridades militares de Japón cono responsables.
Shinzo Abe

Hubo mujeres detrás del campo de batalla cuya dignidad y honor fueron gravemente dañados
Entre ellos se incluyen los permisos del ejército en Shanghai para establecer prostíbulos en el área de Pudong, así como transcripciones telefónicas de una sección del Banco Central de Manchuria en 1945 que muestran cómo el ejército japonés usó fondos militares para gastos asociados con las Comfort Women. Las cantidades, que alcanzan hasta los 532.000 yenes, fueron autorizadas por el cuartel general del ejército en Kwantung. Otras evidencias, según la documentación aportada por los chinos, incluyen cómo se confiscaron casas particulares para convertirlas en centros de Comfort Women. Japón nunca ha reconocido de forma clara su papel en la explotación de mujeres, y una corriente revisionista ha considerando desproporcionadas las acusaciones, negando que fueran sometidas a la fuerza o bajo coacciones.
Inicialmente, la red de prostitución para las tropas se ideó como una extensión natural de los propios burdeles existentes en Japón, que estaban ya entonces regulados, una forma de garantizar a los soldados los servicios sexuales en el frente. Se utilizaron prostitutas japonesas voluntarias con el objetivo de impedir las violaciones de la tropa en las zonas ocupadas y como método para contener las enfermedades venéreas.
La expansión por el sudeste asiático y la enorme cantidad de tropas desplegadas provocó que fueran insuficientes, organizándose nuevos prostíbulos con mujeres de las zonas ocupadas que reclutaron con engaños, coacciones o por la fuerza, según los casos. En 1996, la ONU declaró las Comfort Women como una forma de esclavitud sexual. Algunas de las supervivientes han contado en los últimos años su historia en los medios y han reclamado una declaración por parte de Japón reconociendo el daño causado además de compensaciones por el abuso sufrido.
Tras la derrota de Japón en 1945 y la ocupación de EEUU , el sistema se reconvirtió. Una red similar con mujeres japonesas de pocos recursos económicos brindaron desahogo, en este caso, a los invasores, con la misma óptica de la guerra: evitar las violaciones y garantizar la seguridad en las calles. El general Douglas MacArthur aceptó su funcionamiento con los mismos argumentos: como control de las enfermedades venéreas entre sus tropas y para prevenir el comportamiento criminal de lo soldados pero acabó por prohibir los burdeles un año después
elmundo.es
 
Diez imágenes desclasificadas de la Segunda Guerra Mundial

Pertenecen al archivo de un general norteamericano. Habían sido declaradas "no aptas" para uso público
http://www.infobae.com/2015/08/19/1749394-diez-imagenes-desclasificadas-la-segunda-guerra-mundial
El general de cuatro estrellas Charles Day Palmer sabía que tenía entre sus manos un archivo de fotos magnífico. Pero también conocía los límites que eso representaba: no podía hacerlas públicas. Sin embargo, 70 años luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial, esas imágenes han sido desclasificadas y presentadas "en sociedad".

1 - La primera de las imágenes muestra un tanque destructor M-10 en la ciudad de Rohrwiller, Francia. La fotografía fue tomada en febrero de 1945 y en ella se refleja la destrucción que sufrió Europa durante esos años de muerte.


2 - En la siguiente imagen puede verse el momento exacto en que el Ejército de los Estados Unidos dinamita un puente para impedir el avance de las tropas alemanas.


3 - Muerte y destrucción en la tercera de las fotografías. Un soldado norteamericano observa dos cañones obús alemanes completamente destruidos. A sus pies puede observarse el cuerpo inerte de otro combatiente.


4 - Un soldado norteamericano deposita ramas de helechos sobre una tumba improvisada y sin identificar. La sepultura se encontraba en ese lugar cuando su compañero llegó al lugar.


5 - Un casco y un rifle marcan el sitio donde dos infantes de marina norteamericanos dejaron su vida.


6 - Caballos muertos y vehículos alemanes destruidos en Lug, Alemania, luego de un ataque de artillería de los Estados Unidos. Los soldados nazis no lograron escapar.


7 - Una fábrica subterránea en Alemania para brindar soporte al ejército local. Se cree que la fotografía fue tomada en Schweinfurt.


8 - Soldados norteamericanos al acecho de francotiradores alemanes en Bobenthal, Alemania.


9 - Minas antitanque inglesas se activan contra vehículos alemanes.


10 - Prisioneros de guerra del Ejército alemán y de la Gestapo son conducidos a sus prisiones en la ciudad de Strasburgo. Son escoltados por los franceses a la 3era División de Infantería.

 

Sebastian

Colaborador
Guerra fría.

La matriarca de los espías

Documentos del MI5 revelan quién reclutó a los espías británicos que trabajaron para la URSS

Patricia Tubella Londres 21 AGO 2015 - 22:09 CEST


Edith Tudor-Hart.

La desclasificación de documentos de los servicios de inteligencia británicos, que han permanecido sellados durante el último medio siglo, acaba de revelar que la famosa red de espías conocida como los Cinco de Cambridge tuvo una suerte de “matriarca” encargada de reclutarlos para Moscú. Su papel nunca se pudo probar, a diferencia de la identidad de un sexto agente —hasta hoy desconocida para el público— que trabajó para los soviéticos pero quedó impune para evitar el escándalo. Era Cedric Belgrage, un célebre crítico de cine.

Esos papeles que ahora salen a la luz apuntan a la austríaca Edith Tudor-Hart, una renombrada fotógrafa fallecida en 1973, como la desencadenante de uno de los escándalos de espionaje más sonados de la Guerra Fría: una red integrada por antiguos universitarios de Cambridge que consiguieron infiltrarse en el establishment británico tras ser reclutados por la Unión Soviética en los años 30 del siglo pasado. Ella habría sido la responsable, según los documentos de la agencia de inteligencia británica, de fichar en primer lugar a Kim Philby, el personaje más notorio de ese grupo.

Después de Philby, a quien Tudor-Hart puso en contacto con el jefe de espías soviéticos Arnold Deutsch (alias Otto), cayeron en la red sus antiguos colegas de estudios Donald Maclean, Guy Burgess, Anthony Blunt y un quinto nombre cuya identidad nunca ha sido del todo clarificada, porque se sigue barajando más de un nombre. En ninguno de los profusos libros, películas y series de televisión consagrados a los Cinco de Cambridge a lo largo de las últimas décadas aparece el personaje de Edith Tudor-Hart como figura clave de toda la trama.

Edith Suschitzky, natural de Viena, profesora visitante en el Reino Unido hasta su expulsión en 1931 por sus simpatías comunistas, regresó al país a raíz de su boda con un médico británico que le procuró el nuevo apellido. Tras su separación, vivió en un piso del norte de Londres desde el que recibía las órdenes de Moscú, y acabó contactando con Philby a través de la esposa de éste, también austriaca. Aquella fotógrafa a la que recientemente se le dedicaba una retrospectiva en la escocesa Galería Nacional de Retratos, fue objeto entonces de exhaustiva vigilancia, se le interceptaron el correo y el teléfono, pero ni siquiera después de la deserción de Burgess y Maclean (en 1952) el MI5 consiguió que implicara a Philby, entonces funcionario del Foreign Office. Hizo falta otra década para que se destapara, por otras vías, la traición de éste —huido a la URSS—, y la confesión de Blunt en 1964 clarificando el papel de Edith Tudor-Hart: “Era la matriarca de todos nosotros”.

Que un promotor británico del Hollywood dorado, célebre crítico de cine y reciclado en funcionario de los servicios de inteligencia de su país durante la Segunda Guerra Mundial pasara información secreta a los soviéticos es algo que Londres ya supo en su tiempo. Pero el renombre de Cedric Belgrage en la época y la humillación de admitir que fueron los aliados americanos quienes detectaron sus actividades antipatrióticas, ante la ceguera de Londres, acabaron dando carpetazo a un asunto que sólo desde este viernes se conoce, quince años después de la muerte del protagonista en Cuernavaca.
http://internacional.elpais.com/internacional/2015/08/21/actualidad/1440186414_216221.html
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
II Guerra Mundial: cuando en Ucrania las fosas manaban sangre



Más de un millón y medio de judíos fueron asesinados en Ucrania durante la invasión nazi
Setenta años después del final de la Segunda Guerra Mundial, la investigación de un sacerdote católico francés muestra la «escala completa e impactante» del Holocausto judío que los nazis provocaron durante la invasión de Ucrania. Alrededor de 2.000 fosas comunes de víctimas judías se han localizado donde hombres, mujeres y niños fueron fusilados y enterrados por los agentes del III Reich. Pero puede haber hasta 6.000 fosas más sin destapar, con las víctimas de éste«Holocausto de balas», llamado así porque a diferencia de lo ocurrido Polonia y Alemania, donde se usaron cámaras de gas, aquí la masacre se llevó a cabo mediante disparos.

En muchos casos, los Judíos se les ordenó cavar hoyos y luego a desnudarse antes de ser abatidos a tiros por sus asesinos. Algunos fueron enterrados en las parcelas sin marcar en vida.

«La sangre manaba a través del suelo en los sitios de estas tumbas», señala el sacerdote católico francés, el padre Patrick Desbois, que comenzó su investigación para rastrear la experiencia de su abuelo como prisionero de guerra en un campo de concentración nazi en Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial. Descubrió cómo los Judíos fueron asesinados por los nazis «por diversión».

El Historiador Mikhail Tyaglyy afirmo que el número de víctimas judías en Ucrania estaría entre los 1,4 millones y los 1,6 millones, significativamente superior a la cifra citada a menudo de alrededor de un millón. El estudio llevó a Desbois a cuatro sitios alrededor Rava Ruska, cerca de la frontera de Ucrania con Polonia, donde fueron asesinados 15.000 Judíos, y también el emplazamiento de un campo de concentración nazi donde su abuelo Claudio Desbois fue retenido como prisionero de guerra.

Un ejemplo de las humillaciones que los nazis sometieron a sus víctimas judías es la historia de una joven que salió del gueto para comprar mantequilla en el mercado. Un oficial nazi la vio y ordenó desnudarla y mancharla con la mantequilla para después matarla a golpes.

Una muestra de lo que estaba por venir bajo la ocupación nazi se vio en el Lvov en junio de 1941. Inmediatamente después de que los nazis entraron en la ciudad se inició una orgía de violencia antisemita que incluyo la muerte de 4.000 Judíos.

Para la actual Ucrania el tema es difícil porque significa admitir el papel de los nacionalistas en connivencia con los nazis, en parte porque algunos prefirieron una ocupación alemana a los crímenes Stalin como el menor de dos males. Estaba presente el sentimiento de venganza y odio por los millones de muertos causados por el régimen comunista durante el «Holodomor» (cerca de dos millones de muertes) a principios de los años treinta.
 

Shandor

Colaborador
Colaborador
La fuga más descabellada y sangrienta de un campo de concentración nazi

En 1944, Paul Royle (fallecido este viernes a los 101 años) logró escapar de Stalag Luft III a través de un túnel

MUSEUM OF ALLIED PRISONERS OF WAR MARTYRDOM
El Stalag Luft III (abreviatura de Kriegsgefangenen Lager der Luftwaffe 3)
Hablar de los campos de concentración ideados por los nazis es hablar de una época oscura y de un tiempo que solo implicaba muerte y dolor. Sin embargo, cuando se hace referencia a ellos también se recuerda a algunos reos que, en contra de todo pronóstico, protagonizaron varios intentos de fuga que tenían como objetivo escapar de aquellos lugares dirigidos por diablos con esvásticas. Uno de los más disparatados fue el que se llevó a cabo en el centro de Stalag Luft III (abreviatura de Kriegsgefangenen Lager der Luftwaffe 3), en el que lograron huir tres reos frente a las mismas narices de los soldados de Adolf Hitler tras excavar un túnel de 102 metros.
Aunque esta historia es ampliamente conocida gracias a la película «La gran evasión» (que utilizó los sucesos acaecidos en este campo como base para su guión), la fuga de Stalag Luft III ha vuelto a salir a la luz después de que la muerte de Paul Royle, uno de los militares que logró escapar con vida de aquel lugar y que, en los días siguientes, fue capturado de nuevo por los alemanes. Desgraciadamente, el que fuera en su día un teniente de las fuerzas aéreas aliadas dejó el pasado jueves este mundo tras sufrir varias complicaciones después de ser sometido a una operación de cadera. No obstante, ha fallecido sabiendo que, a sus 101 años, fue uno de los pocos que logró poner en jaque al Tercer Reich.
Un campo para aviadores
Para hallar el origen del Stalag Luft III es necesario viajar hasta la ciudad de Zagan (ubicada en la actualidad al suroeste de Polonia). Y es que, fue en esa región ubicada a menos de 200 kilómetros de Berlín donde la Luftwaffe (la fuerza aérea germana) instauró en mayo de 1942 un campo de concentración en el que recluir a los aviadores británicos y estadounidenses capturados Este lugar fue llamado Kriegsgefangenen Lager der Luftwaffe 3 y formaba parte de un total de seis complejos similares, varios de ellos ideados para albergar a los reos de una nacionalidad determinada.

Lo cierto es que para la ciudad no fue una sorpresa que los nazis levantaran aquel campo de concentración en la zona, pues ya habían visto pasar decenas de ejércitos por la zona. Así lo atestigua el memorial dedicado a estos campos (el «Muzeum obozów jenieckich żagań»), donde se señala que, ya en el año 1813, en la zona murieron decenas de soldados de Napoleón Bonaparte. Lo mismo sucedió en la Primera Guerra Mundial, donde la zona vivó una de las épocas más negras de su historia.
Con todo, hubo que esperar hasta 1942 para que se edificara en esta ciudad uno de los campos de concentración más «seguros» de la contienda. Y es que, escarmentados como estaban los nazis de que los presos trataran de escapar de sus centros de reclusión, decidieron idear un lugar del que fuera imposible huir. Para ello tomaron varias medidas entre las que destacaron elevar los barracones varios centímetros por encima de la tierra (lo que impedía que se construyeran túneles sin que ellos se percatasen) e instalar varios micrófonos sismográficos en los alrededores para evitar que se excavase sin su consentimiento. Por descontado, los guardias vigilarían como águilas a los reos para no tener disgustos innecesarios.
El plan para huir
No obstante, con lo que los alemanes no contaban era con el ingenio de unos presos deseosos de ser libres. A su vez, tampoco tuvieron en cuenta que habían introducido en aquella cárcel a un maestro de las fugas, el soldado británico Roger Bushell, quien contaba con un extenso currículum en lo que a salir por piernas de una prisión se refiere. Este militar, así como otros tantos, formaron un «comité de huidas» (algo muy británico) y pusieron sus cabezas a barruntar un plan que les permitiese escapar de Stalag Luft III. La bombilla se les encendió en 1943, cuando «Big X» (nombre en clave de este militar) decidió que lo mejor sería excavar tres túneles (llamados «Tom», «Dick» y «Harry») a través de los que escaparían 250 de los reos.
Tras seleccionar cuidadosamente los lugares en los que serían emplazados los túneles para no que no fueran descubiertos, comenzó la «obra». «El primero de estos túneles saldría de la chimenea; el segundo, de debajo de los lavabos; y el tercero, de debajo de la base de una estufa. […] Había que aprovechar las únicas construcciones de ladrillo que llegaban hasta el suelo para usarlas como entradas para los túneles», explica el historiador, escritor y periodista Jesús Hernández en su obra «Las 100 mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial». Una vez tomada la decisión, se determinó que los corredores estarían ubicados 10 metros bajo el suelo para evitar las molestas vibraciones de los vehículos alemanes, las cuales podrían hacer que se viniesen abajo.

Escena de «La gran evasión»
La construcción empezó de forma sencilla, pero pronto se empezaron a acumular los problemas. El primero de ellos fue la posibilidad de que los túneles se derrumbaran. Para solucionarlo, los presos apuntalaron las paredes con maderas de sus camastros, tablones de los barracones (que no fueran muy visibles) y hasta regaderas. El segundo sobrevino cuando los reos se percataron de que las galerías carecían de ventilación. En este caso su ingenio fue todavía mayor, pues idearon una serie de sistemas de respiración basado en latas viejas y pequeños recovecos de respiración en los propios corredores.
No obstante, todavía les quedaba por superar la mayor de las dificultades. «Repentinamente surgió otro problema. ¿Qué hacer con la tierra extraída? Al principio, se fue almacenando bajo el tejado, pero llegó un momento en el que temieron que pudiera hundirse, así que había que buscar una solución definitiva. [...] Los prisioneros idearon unas bolsas de tela disimuladas a lo largo del pantalón, las llenaban de tierra y, una vez fuera del barracón, las abrían dejándolas caer sobre los zapatos», añade Hernández. La tarea fue árdua, pero un perfecto trabajo de coordinación entre más de 250 personas hizo que el plan saliera a la perfección.
Una masacre que supo a victoria
En esas andaban los presos (excavando a toda la velocidad que podían) mientras los nazis, que tontos no eran, buscaban y buscaban el túnel que sospechaban que había en el campo, pero que no lograban hallar. Al final, la suerte quiso que se toparan con uno de los corredores («Tom») casi por casualidad. Por suerte, no se imaginaban que había otros dos. Los prisioneros, por su parte, decidieron apostar todo a una carta y empezaron a trabajar únicamente en «Harry», dejando a «Dick» como un almacén de tierra. Después de meses de trabajo, el «comité de fugas» dio por finalizado el túnel en marzo de 1944. El resultado era increíble: un corredor de 102 metros de largo que incluía carretas elaboradas con material robado del campo, luz eléctrica y varios respiraderos. Digno, sin duda, del Chapo Guzmán.
La fuga se llevó a cabo el 24 de marzo a las diez y media de la noche. Aquel día, los primeros afortunados se introdujeron en el túnel con esperanzas de hallar su libertad al otro lado. Tan solo debían excavar hacia arriba en el extremo de la galería para encontrar la salida del campo y huir hacia un bosque cercano. Todo parecía ir sobre ruedas cuando, al abrir la tierra, los prisioneros vieron que se habían quedado cortos al elaborar el corredor, pues todavía faltaban unos metros para llegar al abrigo de los árboles. Desde allí eran presa fácil, pero ya no podían volver atrás.
Para saber más: Las tres fugas de una prisión más increíbles de la historia
Así pues, durante horas los reos se arrastraron por el corredor rezando para que los guardias no se percataran de la ingente cantidad de gente que se estaba marchando frente a sus narices. Así hasta las cinco de la mañana, momento en que sonaron las alarmas y los germanos pusieron el campo de concentración patas arriba hasta hallar el corredor. El pánico cundió entonces entre los reclusos, que reaccionaron de difeerntes formas. Los que ya estaban fuera corrieron al bosque. Otros trataron de introducirse sin éxito en el corredor y, finalmente, algunos regresaron al centro por miedo a las represalias.
«De los prisioneros que habían logrado llegar al bosque, 11 se entregaron de inmediato. Los responsables del campo se quedaron estupefactos cuando vieron que faltaban 76 internos», completa el experto español. A la mañana siguiente, cuando los oficiales germanos se enteraron de lo sucedido, se montaron partidas de búsqueda. Así lograron capturar a 73, de los cuales fusilaron a 50. Tan solo lograron escapar tres: Per Bergland, Jens Müller (ambos noruegos) y Bram van der Stok (holandés). Sin embargo, la Historia les recuerda hoy por su hazaña.
Royle, el triste protagonista de este agosto de 2015, logró escapar con aquel grupo de 76 personas, pero fue capturado posteriormente y trasladado de nuevo a Stalag Luft III. La suerte quiso, sin embargo, que no fuese fusilado, por lo que pudo conocer al escritor Paul Brickhill, autor del libro que sirvió como guión para «La Gran Evasión». En los siguientes cinco años, el piloto fue considerado prisionero de guerra, condición que mantuvo hasta que fue liberado y pudo regresar a Australia. Era el penúltimo superviviente de este sangriento intento de fuga.
ABC.es
 

Procer

Colaborador
hay un detalle que no es muy conocido, entre los 50 fusilados como consecuancia de esa fuga había un argentino, mas crecisamente jujeño, Johnny Stower, nacido en la Esperanza, Jujuy, piloto de vickers Wellington.-
 

Procer

Colaborador
http://www.abcc.org.ar/memorial

John Gifford Stower, Pilot Of., Royal Air Force Voluntary Reserve. He was born on the 09-15-1916 in Jujuy, Argentina, and died on the 03-31-1944 in Zagan, Poland (Germany at the time). He was part of 142 Squadron when his Stirling was shot down and was one of the 50 POWs executed by the Gestapo under Hitler’s direct orders on 31 March 1944. His name is on the Memorial to "The Fifty" down the road toward Żagań. “Nacidos con Honor”, Claudio Meunier, Ed. Grupo Abierto, Buenos Aires, Argentina, 2008; and “Alas de Trueno”, Claudio Meunier & Carlos García, n/a, Buenos Aires, Argentina, 2005.
 

Sebastian

Colaborador
Encuentran esqueletos de unos 200 soldados de Napoleón en Alemania

Según primeras estimaciones, se trata de soldados de la Grande Armée muertos en 1813, en el camino de regreso tras la dura derrota sufrida por Napoleón en la campaña de Rusia.


Los restos fueron hallados en obras para un complejo inmobiliario. Foto: AFP

FRÁNCFORT AFP jue sep 17 2015 18:20
Unos 200 esqueletos de soldados de la "Grande Armée" (Gran Ejército) de Napoleón fueron encontrados en Fráncfort (oeste), en un cantero de obras de un futuro complejo inmobiliario, anunció este jueves la ciudad alemana.

"Estimamos que hay unas 200 personas inhumadas aquí", explicó Olaf Cunitz, adjunto del alcalde de Fráncfort, durante una conferencia de prensa en el lugar, en el barrio de Rödelheim, en el oeste de la ciudad.

"Según nuestra primera estimación, se trata de soldados de la Grande Armée muertos en 1813", en el camino de regreso tras la dura derrota sufrida por Napoleón en la campaña de Rusia.

En la ruta hacia Francia, Napoleón libró en particular la batalla de Hanau, una ciudad vecina de Fráncfort, hacia mediados de octubre de 1813, recordó Cunitz. Los combates se extendieron en la región, provocando unos 15.000 muertos según el responsable.

Las tumbas fueron descubiertas gracias a las precauciones arqueológicas tomadas durante las obras. Las mismas fueron decididas puesto que en 1979 se encontraron restos de otros soldados en este barrio.

Los soldados encontrados en Fráncfort probablemente murieron a causa de sus heridas, o sucumbieron por la epidemia de tifus que diezmó a la Grande Armée en la época. Estas aseveraciones deben ser verificadas científicamente.

No obstante, es cierto que se trata "de tumbas cavadas de apuro", como lo hacían los militares, detalló Andrea Hampel, directora de la inspección de monumentos históricos de Fráncfort.

Los soldados yacen en ataúdes muy sencillos, que permitieron su buena conservación. Se encuentran alineados en fila, uno junto a otro, y no se encontró ningún objeto funerario.

Además, están alineados con una orientación Norte/Sur, en tanto que en la Europa cristiana se tenía la costumbre de enterrar los cuerpos de los muertos sobre un eje Este/Oeste. Un signo de que fueron enterrados de manera apurada, según Hampel.

Algunos botones de las ropas encontradas en las tumbas permiten asegurar la fecha de 1813.

Más de treinta esqueletos fueron exhumados, y las excavaciones han permitido contabilizar unas 200 tumbas, según el director del cantero de obras, Jürgen Langendorf. Los trabajos arqueológicos continuarán durante cuatro a seis semanas, agregó.
http://www.elpais.com.uy/vida-actual/encuentran-esqueletos-soldados-napoleon-alemania.html
 

Pinguin

Colaborador
Colaborador
Encuentran esqueletos de unos 200 soldados de Napoleón en Alemania

Según primeras estimaciones, se trata de soldados de la Grande Armée muertos en 1813, en el camino de regreso tras la dura derrota sufrida por Napoleón en la campaña de Rusia.


Los restos fueron hallados en obras para un complejo inmobiliario. Foto: AFP

FRÁNCFORT AFP jue sep 17 2015 18:20
Unos 200 esqueletos de soldados de la "Grande Armée" (Gran Ejército) de Napoleón fueron encontrados en Fráncfort (oeste), en un cantero de obras de un futuro complejo inmobiliario, anunció este jueves la ciudad alemana.

"Estimamos que hay unas 200 personas inhumadas aquí", explicó Olaf Cunitz, adjunto del alcalde de Fráncfort, durante una conferencia de prensa en el lugar, en el barrio de Rödelheim, en el oeste de la ciudad.

"Según nuestra primera estimación, se trata de soldados de la Grande Armée muertos en 1813", en el camino de regreso tras la dura derrota sufrida por Napoleón en la campaña de Rusia.

En la ruta hacia Francia, Napoleón libró en particular la batalla de Hanau, una ciudad vecina de Fráncfort, hacia mediados de octubre de 1813, recordó Cunitz. Los combates se extendieron en la región, provocando unos 15.000 muertos según el responsable.

Las tumbas fueron descubiertas gracias a las precauciones arqueológicas tomadas durante las obras. Las mismas fueron decididas puesto que en 1979 se encontraron restos de otros soldados en este barrio.

Los soldados encontrados en Fráncfort probablemente murieron a causa de sus heridas, o sucumbieron por la epidemia de tifus que diezmó a la Grande Armée en la época. Estas aseveraciones deben ser verificadas científicamente.

No obstante, es cierto que se trata "de tumbas cavadas de apuro", como lo hacían los militares, detalló Andrea Hampel, directora de la inspección de monumentos históricos de Fráncfort.

Los soldados yacen en ataúdes muy sencillos, que permitieron su buena conservación. Se encuentran alineados en fila, uno junto a otro, y no se encontró ningún objeto funerario.

Además, están alineados con una orientación Norte/Sur, en tanto que en la Europa cristiana se tenía la costumbre de enterrar los cuerpos de los muertos sobre un eje Este/Oeste. Un signo de que fueron enterrados de manera apurada, según Hampel.

Algunos botones de las ropas encontradas en las tumbas permiten asegurar la fecha de 1813.

Más de treinta esqueletos fueron exhumados, y las excavaciones han permitido contabilizar unas 200 tumbas, según el director del cantero de obras, Jürgen Langendorf. Los trabajos arqueológicos continuarán durante cuatro a seis semanas, agregó.
http://www.elpais.com.uy/vida-actual/encuentran-esqueletos-soldados-napoleon-alemania.html
Ojala que despues de mas de 200 años de su muerte lejos de la patria La France los ponga bajo su tutela como todo soldado que ha servido a su pais....
 

Shandor

Colaborador
Colaborador


Mattias (solo con ese nombre o apodo se lo conoce): Fue el asistente de Marseille en Africa, había sido aceptado por su escuadrón (el I/JG 27) en contra de las leyes raciales en vigor, cayo en desgracia cuando la Estrella de África falleció. desconociéndose después que fue de el.
Un toque de exotismo más al amado, admirado y adorado Marseille.
 

Noticias del Sitio

Arriba