Algunas de las novedades de mayor relevancia que dejó el 2022 fueron una serie de iniciativas impulsadas por el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas a los fines de incrementar la presencia en la Patagonia. Los nuevos lineamientos apuntaron a la creación de nuevas guarniciones, refuerzo de algunas de las unidades existentes y a la construcción de infraestructura que facilite el despliegue de diversos elementos de las FFAA.

En lo que infraestructura se refiere, a inicio de marzo del 2022 se comenzaba con la construcción de la nueva Base Naval Integrada, la cual estará emplazada en la ciudad de Ushuaia. La misma tendrá como finalidad el fortalecimiento de la presencia nacional, así como ampliar el desarrollo de las capacidades logísticas de la Argentina en la Antártida y el Atlántico Sur.

Tal como supimos informar, la etapa preparatoria del proyecto consiste en la instalación de dos naves industriales transportables que serán utilizadas como obradores para el desarrollo de la infraestructura. La participación de la industria nacional para la defensa será clave, ya que Tandanor tendrá a su cargo la construcción de ambas estructuras. Los avances de las obras fueron mencionadas oportunamente por el Ministro de Defensa Jorge Taiana: “…Se va a llevar adelante con recursos propios y va a demandar varias etapas en el largo plazo, este mismo año se van a comenzar los estudios de suelo necesarios para las obras, se va a encarar la extensión de servicios para que lleguen hasta el futuro muelle, y se van a montar dos naves industriales construidas por el astillero Tandanor que van a permitir sostener los trabajos durante los meses de invierno…” 

Con el transcurrir de los meses, saldrían a la luz y se concretarían algunas iniciativas de relevancia. Para el caso de la Fuerza Aérea Argentina, se daría a conocer la intención de materializar en el mediano/largo plazo una Base Adelantada en Tierra del Fuego, la cual trabajará en conjunto con la Base Naval Integrada. La intención es que desde esta nueva base no solo puedan operar medios meramente logísticos, sino que también lo hagan otros sistemas de armas.

Asociado con el control del espacio aéreo patagónico, destacó la inauguración de la instalación de un radar de Vigilancia y Control Aéreo RPA-170M fabricado por la empresa rionegrina INVAP. El emplazamiento del radar RPA-170M localizado próximo a la ciudad de Río Grande tiene como misión potenciar la capacidad de vigilancia y control del aeroespacio en el Atlántico Sur, medida que forma parte del plan rector de radarización del territorio argentino, y que forma parte del Sistema Nacional de Vigilancia y Control Aeroespacial (SINVICA).

Despliegue en Río Gallegos

Por su parte, la Fuerza Aérea Argentina avanzaría en algunos de los planes que supimos informar en marzo de 2021, tales como recobrar la presencia que se supo tener en la Patagonia, objetivo para lo cual se planeaba restituir una gran unidad en este ámbito geográfico: la Brigada Aérea en Rio Gallegos. La intención inicial fue que la Brigada aglutinara algunos de los sistemas de armas que brindan apoyo antártico, tales como los helicópteros Mi-171E y DHC-6 Twin Otter. Los últimos lo comenzaron a realizar a partir de febrero del 2022, mientras que aún se espera por la materialización de la inspección mayor que permita el retorno al servicio de los Mi-171E.

En la nota de marzo de 2021, titulada “La Fuerza Aérea Argentina busca potenciar su despliegue en el sur argentino” también supimos adelantar la iniciativa para desplegar los entrenadores IA-63 Pampa a la BAM Río Gallegos. Pese a que por aquel entonces la decisión no se había tomado, la misma llegaría durante el 2022 cuando el JEMGFAA Brigadier General Xavier Isaac finalmente confirmó el despliegue permanente de una sección de IA-63 Pampa III artillados en Río Gallegos. El titular de la FAA expresó que la presencia permanente en “…Gallegos es una decisión muy importante. Estratégica…”

Guarnición Militar Conjunta

Otro de los hitos del 2022 fue la creación de la primera Guarnición Militar Conjunta en la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida, e Islas del Atlántico Sur. Esta nueva unidad militar agrupará efectivos del Ejército Argentino, Armada Argentina y Fuerza Aérea Argentina, consolidando el esfuerzo conjunto en la región. Según lo informado por el Ministerio de Defensa, cada Fuerza “…pondrá a disposición del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas (EMCO) los recursos y materiales que se demanden para la instrumentación, apertura y desarrollo de la Guarnición Militar Conjunta…”. Esto incluye: Para la FAA, la mencionada Base Aérea Militar que esté en capacidad de brindar apoyo operativo y logístico a los Sistemas de Armas; Armada y la futura Base Naval Integrada.

Para el caso del Ejército, la fuerza desplegará e instalará un elemento de al menos nivel Subunidad independiente en la Localidad de Tolhuin, como parte de la Guarnición Militar Conjunta. Esta iniciativa se encuentra contemplada en el presupuesto 2023, aunque por el monto asignado se puede esperar que las etapas más importantes se plasmarán a partir de 2024.

En relación a la presencia del Ejército Argentino y el valor que se le da a la región, vale recordar que la fuerza conformó en 2022 la Compañía de Cazadores Patagónicos, subunidad que constituye un nuevo elemento de tropa de operaciones especiales que posee conocimientos, aptitudes y capacidades para desarrollar Operaciones Especiales dentro en la estepa y baja montaña patagónica. El personal que integra la novel subunidad fue debidamente adiestrado, equipado y aclimatado al ambiente geográfico particular al que pertenece la brigada de la cual son orgánicos.

Acompañar las iniciativas con recursos

Pese a lo positivo de las iniciativas plasmadas y puestas en vigencia durante el 2022, no podemos pasar por alto uno de los grandes problemas que aquejan a las FFAA argentinas: la disponibilidad de recursos humanos, materiales y presupuestarios.

Con la creación de nuevas guarniciones y unidades, así como el despliegue medios, es irremediable pensar en la frase “desvestir un santo para vestir otro”. Por el momento, y según lo informado, el desplazamiento de efectivos y recursos provendrá de las existencias de la FFAA, las cuales ya operan con ciertos límites. El mejor ejemplo son los IA-63 Pampa III, aeronaves que saldrán de la VI Brigada Aérea pese a que la unidad aún no logra contar con una cantidad suficiente que otrora constituía un escuadrón.

Solo por mencionar algunos puntos de relevancia, sería oportuno (en el caso de la FAA) reforzar los Twin Otter (luego de que la flota se viera considerablemente reducida por las pérdidas sufridas en la Antártida), avanzar con los Mi-171E (o una opción) y lograr poner al día el contrato vigente con FAdeA para la fabricación y conversión de Pampa III. Y sin duda, tanto la Armada como el Ejército cuentan con requerimientos similares para acompañar las mencionadas iniciativas.

Collage de portada: MinDef; Joaquín Valdez (MEKO 360); FAA; ZM

Tal vez te interese: Proyectos 2023: Definir el futuro submarino de la Armada Argentina

Publiidad

7 COMENTARIOS

  1. Parece una decisión pensada por los funcionarios del gobierno con el asesoramiento de los equipos técnicos de las FAA y ello es muy bueno. El punto débil es lo que el mismo articulista dice: vestir un santo desvistiendo a otro, pero con una adecuada política de equipamiento con el tiempo se revertirá la problemática. De cualquier manera recién se puso la piedra fundacional y el proceso llevará un tiempo considerable.

    Por otro lado quiero destacar que mucho del equipamiento que se incorporará a la nueva base es de procedencia argentina, tanto en su diseño como construcción, lo que demuestra que cuando lo necesitamos, de lo único que estamos seguros es de lo que nos diseñamos y construímos. Esta es la verdadera soberanía en Políticas de Defensa.

    Lo mencioné en otro thread, la experiencia ha demostrado que los únicos sistemas de armas con que contó la Argentina en forma segura, sin restricciones mayores fue lo que se pudo diseñar y fabricar en el país, o adaptarlo como el caso paradigmático de los misiles Exocet. Este fue un tema de análisis definido por muchos países desarrollados y el análisis actual de otros en vía de desarrollo. El diseño y la producción argentina, aunque mas costosa y que lleva mas tiempo en lograrse, tiene un alto valor agregado para el país que muchas veces no se señala, generalmente por dogmatismos.

    Es necesario modificar la ley del FonDef incrementando el porcentaje asignado, reglamentar la Ley de Offset, fijar por ley que porcentaje del PBI nacional no inferior al 2% debe ser asignado por el Ministerio de Economía para el Ministerio de Defensa, desdoblando las Partidas de funcionamiento de lo que es materia de Equipamiento, entre las medidas mas urgentes. Y por supuesto, intentar aumentar año a año el PIB y el comercio exterior, abriendo racionalmente nuestra economía al mundo.

    El otro punto importante ya pertenece a la macro economía y se refiere a la forma en que el Estado Nacional invierte los recursos asignados en el Presupuesto, a fin de que no se malgaste el dinero en politiquería, fijando las bases de una Argentina moderna. Pero estos dos últimos objetivos me parecen una esperanza utópica de mi parte.

  2. Para consolidar la presencia en la Patagonia hay que restaurar principalmente los arsenales de la Armada, poder naval, aéreo e infantería

  3. La presencia del Ejercito Argentino en Tolhuin es necesaria. Con presencia de comandos permanente, constante formación y recambio anual. Con capacitación en guerra electrónica, drones, munición merodeadora etc … con conocimiento tipo baqueano de Tierra del Fuego. Una presencia con peso es importante en el centro de la isla.

  4. El artículo y los comentarios están llenos de sentido común. Aspecto muy favorable frente a los lislates de opinión que a veces se leen sobre temas de Defensa al pié de otras publicaciones.

    Celebro compartir la necesidad del 2% del PBI para el Ministerio de Defensa.

    A todo lo comentado en la cadena y escrito sobre llevar el centro de gravedad a la Patagonia y a la IFTG, deseo agregar la necesidad de instalar un radar 3D de gran alcance el la ISLA DE LOS ESTADOS para vigilancia del Mar Argentino, nuestras Islas Malvinas y nuestra Antártia Argentina. Falta convicción y determinación con esa necesidad. Tenemos que saber lo que pasa al Norte, al Este y al Sur de Isla de los Estados.

  5. Se debería llamar Provincia de TIERRA DEL FUEGO, ANTÁRTIDA, ISLAS MALVINAS E ISLAS DEL ATLÁNTICO SUR,
    HAY QUE PRESENTAR UN PROYECTO EN EL CONGRESO DE LA NACIÓN QUE CREO QUE APOYARÍAN TODOS LOS BLOQUES
    ES UNA IDEA QUE TENGO DESDE QUE HICE LA COLIMBA EN EL RI 24.DE Rio Gallegos

  6. Yo creo que lo que caracteriza a esta gestión está representada por la foto de Taiana aplaudiendo una piedra. Si tenemos en cuenta que las diferentes potencias de la región, y ni que hablar de las extracontinentales, han ido avanzando a un ritmo razonable, lo que hemos hecho con esta gestión es retroceder.
    Vestir un santo y desvestir otro me parece una expresión correcta, pero demasiado piadosa para una gestión tan mala.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.