www.escenariomundial.com – La guerra desatada por causa de la invasión rusa a Ucrania, creó el marco perfecto, y asimismo ofrece una buena oportunidad, para que las grandes compañías fabricantes de armas, tanto occidentales como orientales, vendan sus arsenales armamentísticos a las partes en conflicto a través de sus respectivos gobiernos. A su vez, esta guerra se está convirtiendo en un campo de pruebas militares a largo plazo. 

En este sentido, Ucrania por su parte recibe armas de Occidente, siendo Estados Unidos el proveedor más activo, y de igual manera, los países de Europa y los países miembros de la OTAN también participan activamente en los corredores de suministro de armas. Por otro lado, Rusia, en una situación actual donde se encuentra sin acceso a la tecnología occidental debido a las sanciones impuestas, acude a la búsqueda activa de proveedores de armas, y hasta el momento se conocen entregas de “dum bombs” desde Corea del Norte y drones kamikaze desde Irán.

Es a raíz de esto, que un artículo publicado por el medio Military Monitoring saca a relucir una reunión celebrada entre el embajador de Israel en Moscú, Alexander Ben Zvi, y el jefe adjunto del servicio diplomático ruso, Mikhail Bogdanov. Durante la misma, Israel efectuó un ultimátum a Rusia: si Moscú no deja de comprar armas iraníes, ya sean drones o misiles, Jerusalén considerará seriamente suministrar a Kiev misiles balísticos de alta precisión.

Los medios israelíes también se hicieron eco de esta reunión y escribieron sobre el ultimátum lanzado, y en un material extenso, el canal de televisión israelí Kan-11 tocó el tema. De igual manera, una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel también se pronunció sobre este tema, y según diversos medios, el jefe del Consejo de Seguridad de Israel, Eyal Hulata, emitió la misma advertencia a sus homólogos rusos.

En este punto, es importante recordar que la relación entre Israel e Irán es caracterizada desde hace décadas ya como mayormente amenazante y hostil, con acusaciones y declaraciones de un tenor grave, a tal punto que esta situación se conoce como el “conflicto de poder” o la “Guerra Fría” entre los dos países. 

El conflicto entre ambos países comenzó después de la revolución iraní en el año 1979. Desde aquel entonces, Irán tiene como objetivo la destruccion de Israel como estado, y a lo largo de los años ha apoyado de forma directa a grupos y organizaciones que son hostiles al estado y al pueblo judío. Por otro lado, Israel manifiesta una seria preocupación por el programa nuclear de Irán, y teme que la proximidad de los dos países (Irán y Rusia) pueda significar un peligro para la seguridad nacional israeli, y más si Teherán posee preocupa armas nucleares. 

Recientemente, el general de división y jefe de la Dirección de Inteligencia Militar de las FDI, Aharon Haliva, durante una conferencia de prensa del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional (INSS) en Tel Aviv, afirmó que “Los iraníes avanzan con su programa nuclear sin despertar a la comunidad internacional. Ya han pasado 4,5 años desde que EE. UU. se retiró del acuerdo nuclear y el mundo no ha hecho nada con respecto a las violaciones de Irán”. 

Continuó: “La prueba más grande para la comunidad internacional tendrá lugar cuando Irán comience el enriquecimiento al 90%, incluso si solo usa una cantidad minúscula. Esto significa enriquecimiento utilizando centrífugas avanzadas. Entonces, quedará claro que estamos a solo unos meses o unos pocos años antes de un avance nuclear”. Y en este sentido, se espera que si se toma la decisión de destruir cinéticamente este proyecto, sería bueno que Estados Unidos estuviera del lado de Israel junto a Arabia Saudita, dos socios claves de Israel en la región, y aparentes adversarios de Irán. 

Te puede interesar: La Armada de Israel realizó el lanzamiento de un misil antibuque IAI Gabriel V

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.