La Fábrica Argentina de Aviones “Brigadier San Martín” SA (FAdeA) confirmó que completó el último pago del préstamo otorgado para el desarrollo del entrenador IA-100 “Malvina”. El mismo había sido brindado a FAdeA por el Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares (IAF).

Según lo que se desprende de los informado en el día de la fecha, 3 de noviembre, FAdeA completó el cronograma de pagos del préstamo destinado al desarrollo de IA-100. Otorgado en el año 2020 por el IAF, el monto prestado a la fábrica argentina fue por un total de U$S 2,5 millones. El cronograma de pagos consistió en 15 cuotas, retornando al Instituto un total de U$S 2.620.101; lo que significa una ganancia de U$S 120.000.

Desde FAdeA expresaron que gracias al préstamo se pudo encarar la primera etapa de fabricación del IA-100 “Malvina”; una aeronave destinada al entrenamiento elemental y primario de pilotos militares. Según se desprende del contrato de desarrollo y producción en serio del mes de diciembre de 2021, se prevé que la Fuerza Aérea Argentina (FAA) recibida diez aeronaves IA-100 B. En total, el contrato estipula que la suma de USD 10.051.796,00 en concepto de materiales y de $439.705.272,00 para mano de obra.

A su vez, teniendo en cuenta el potencial mercado internacional, el IA-100 “Malvina” fue presentado de forma oficial por FAdeA durante la 22° de la Feria Internacional del Aire y del Espacio (FIDAE). En dicha oportunidad, la presidente de la fábrica, Mirta Iriondo expresó que:

El Sistema IA 100 es una excelente solución para la formación de pilotos de los países de la región. Estamos muy contentos con el desarrollo de este nuevo producto, aún en gestación, que reunirá la mejor tecnología y servicio post-venta”. Agregando que “Este desarrollo que contó con financiación del Instituto de Ayuda Financiera (IAF), le permite a FAdeA y a las Pymes nacionales involucradas, ampliar sus horizontes, desarrollando capacidades de última generación a través de un nuevo producto de alto potencial comercial”.

Sobre el IA-100 Malvina:

Destinado a la formación y entrenamiento de piloto, el IA-100 es una aeronave construida en materiales compuestos. Equipado con cabina digital y motor acrobático certificados bajo normas FAR-23. En lo referido a servicios de soporte, el IA-100 contará con un completo servicio post-venta garantizando su operatividad a lo largo de su ciclo de vida; incluyendo un sistema de mantenimiento (MSG-3) y entrenamiento (ITS).

Gracias a estas capacidades, el IA-100 será una completa solución para futuros pilotos para realizar entrenamiento elemental (pilotaje general) y entrenamiento primario/básico (vuelo primario, instrumental VFR/IFR, Vuelo en formación, acrobacia, vuelo nocturno, navegación). En conjunto el IA-100 permite una enseñanza eficaz y confiable, con una hora de vuelo promedio de USD 185.

Tal vez te interese FAdeA presenta al mercado internacional al IA-100

Publiidad

7 COMENTARIOS

  1. En primer lugar, es una buena noticia que FAdeA haya honrado su deuda con el IAF. Su inversión inicial para el desarrollo del diseño como mínimo ha tenido un costo de U$S 2,620 millones que si fuera una empresa de capitales privados, este importe debería ser tenido en cuenta en el precio futuro a distribuir en la cantidad de aeronave que construya en forma proporcional y conforme al plan estimado de ventas que su oficina comercial haya fijado de acuerdo al potencial mercado que hayan determinado.

    El presente artículo habla además de que “…Según se desprende del contrato de desarrollo y producción en serio (serie) del mes de diciembre de 2021, se prevé que la Fuerza Aérea Argentina (FAA) recibida (reciba) diez aeronaves IA-100 B. En total, el contrato estipula que la suma de USD 10.051.796,00 en concepto de materiales y de $439.705.272,00 para mano de obra…”.

    Aparentemente y considerando que Fuerza Aérea no es un cliente normal, surgiría del contrato que el precio de venta simplemente cubriría el costo de los materiales (expresado en dólares, atento que los insumos en su mayoría son importados) más el costo de mano de obra (me pregunto que pasa con los demás gastos, por ejemplo, energía eléctrica entre muchos otros) , con lo cual si consideramos al día de hoy la cotización del dólar oficial ($ 164,oo) el costo de ambos ítem sería U$S 12.732.925,oo.

    O sea, sin considerar el retorno de la inversión por desarrollo, sin considerar un porcentaje mínimo de retorno por utilidades y otros gastos de planta (que no se mencionan aquí), cada aeronave tiene un costo de producción y correlativa venta para la FAA de U$S 1.273.292,oo.

    Si consideramos el informe brindado en esta página en “La Fuerza Aérea de Chile realizó el lanzamiento del Proyecto Pillán II” y según dicho informe, prevé la compra de 33 aeronaves a un costo de U$S 142 millones , lo que representaría un costo unitario por avión para la Fuerza Aérea chilena de U$S 4.303.030. Comparado con el programa argentino, el avión chileno cuesta un 338 % (trescientos treinta y ocho por ciento) más que el avión argentino.

    Por supuesto estos son números fríos que seguramente no reflejan la realidad ni reflejarán el precio final de cada aeronave en el supuesto de terceros adquirentes, ya que es de suponer que el precio de FAdeA ha sido muchos menos del precio de costo de producción (incluído utilidades) y seguramente en el caso de ENAER el precio fijado para todo el programa debe considerar una mayor producción de aeronaves de las 33 contratadas por la FACH, como un aporte del Estado para encarar programas de producción a mayor escala por parte del fabricante chileno.

    Lo que si puedo asegurar es que cualquiera sea el costo final, considerando los valores mencionados, está muy lejos del potencial mercado comercial privado para una aeronave de estas características, monomotor, biplaza de instrucción. Es muy difícil que una Escuela de Vuelo privada tenga la posibilidad de invertir estas cifras para integrar la aeronave a su Escuela, con lo cual se limita el mercado sólo a potenciales clientes militares. Es decir, el argumento dado por la Presidenta del Directorio de FAdeA de alimentar también el mercado privado de aeronaves de entrenamiento, está muy lejos de la realidad. Al menos, de la realidad argentina.

    El mercado internacional ofrece excelentes aviones escuela a precios muy inferiores a los aquí mencionados, con un costo de hora de vuelo sensiblemente inferior.

    Ojalá que al menos por precio, nuestro avión argentino pueda competir con el Pillar II y le gane los potenciales mercados militares. Por supuesto, FAdeA deberá mejorar fundamentalmente su departamento comercial, prácticamente inexistente hoy.

    Por último y para no agotar con mis comentarios, cuando FAdeA decidió el desarrollo del IA 100 B MALVINA me pareció un disparate, tomando en cuenta que solo estaba cubriendo el pequeño mercado de su cliente cautivo, la Fuerza Aérea Argentina, cuando en realidad podría haber puesto toda su capacidad en el diseño y la producción de un avión de mayor porte, bimotor como mínimo, para no menos de 8/12 plazas, cuyo potencial mercado es muchísimo mayor.

  2. Estimado Proindustria, te saco alguna dudas, el costo de la mano de obra, tiene el costo de la MOD (mano de obra directa) + un ratio de MO Indirecta + Gastos indirectos de fabricacion (luz, seguridad, gas, etc, etc) + utilidad, se hace una tasa y ese es el valor hs de la mano de obra.
    Con respecto a tu numero de u$d 12 M, por 10 unidades, el Cto es por el diseño, prototipó y fabricación en serie de 10 unidades, el mayor costo se lo lleva el 1º prototipo (estudios de ingenieria, diseños y planos, celulas, ensayos y pruebas, moldes para fabricar la serie, etc, etc), el avio de serie no supera los u$d 300.000 en versión militar (tren retráctil por ejemplo) , en su versión civil rondará los u$d 200.000, mas que accesible a precios de mercado

  3. Estimado amigo del Staff de la Redacción. Muchas gracias por la respuesta aclaratoria. Mi duda surgió de la propia redacción del artículo, que habla de ” mano de obra ” sin ningún tipo de especificación y como bien dices, los costos de producción de una empresa los integran en términos generales la mano de obra directa, mano de obra indirecta, costos de insumos, gastos fijos y variables, porcentaje de utilidad, etc. Así que quedó aclarado el tema.

    Con relación al precio de venta por los aviones de serie en 300 y 200 mil dólares, ahora sí me parece razonable. Esto quiere decir que la diferencia, esto es, algo más de 9 millones de dólares sería el costo de diseño y certificación y si lo paga FAA, sería la dueña del Certificado Tipo para la aeronave civil (DNAR) para la militar ( DIRAM) así como los Certificados de Producción Civil y el Certificado de Producción Aeronáutica para la Defensa Al menos es lo que entendí de tu aclaración.

    Esto me resultaría realmente extraño dado que no tiene ningún sentido práctico que FAA o el Ministerio de Defensa sea dueño del diseño del avión, lo que le permitiría comercializarlo. Sin embargo y tomando en cuenta que una unidad militar no tiene facultades para realizar actividad comercial vendiendo aviones nuevos o comercializando el avión el MinDef (podría hacerlo pero es altamente improbable), el único sentido que le veo es que sea un aporte del Estado para FAdeA. Ni tampoco le veo a FadeA pagando un royalty o compensación económica por cada avión que construya y venda a terceros. Se puede explicar esto también ? Muchas gracias por la nueva respuesta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.