Las Fuerzas de Autodefensa de Japón lanzaron en marzo de este año una unidad de ciberdefensa para mejorar la respuesta del país ante los ataques en el ciberespacio, un dominio de seguridad que ha jugado un papel cada vez más importante en los conflictos globales. 

En ese marco, el gobierno ve los campos del espacio exterior, el ciberespacio y el espectro electromagnético como pilares clave en el equilibrio militar entre las naciones y en el impulso de las capacidades de defensa de Japón.

“La amenaza de los ciberataques ha ido incrementando y sofisticando día a día. Dado que enfrentamos una tarea urgente para responder adecuadamente, la reorganización de la unidad de defensa es un gran paso adelante”, dijo en marzo el ministro de Defensa, Nobuo Kishi. La nueva unidad creada combina departamentos cibernéticos que se habían dispersado entre las Fuerzas de Autodefensa y centralizará las contramedidas cibernéticas. 

Capacidad de ciberdefensa activa (Active Cyber Defence, ACD)

Ministerio de defensa de Japón

De acuerdo a una reciente publicación en el portal The Japan News, el gobierno estaría analizando la introducción de una capacidad de ciberdefensa activa (Active Cyber Defence, ACD). Este tiene cómo objetivo patrullar y monitorear constantemente el ciberespacio para identificar y responder rápidamente a comunicaciones y comportamientos sospechosos que podrían representar amenazas a la seguridad. Siguiendo las declaraciones de los funcionarios, esta capacidad busca fortalecer la defensa de la nación contra los ataques cibernéticos a la infraestructura crítica, como las telecomunicaciones y la red eléctrica.

El pilar principal del marco es otorgar al gobierno la autoridad para acceder regularmente a sistemas y redes, y analizar comunicaciones sospechosas. El gobierno está haciendo arreglos para incluir está capacidad en la Estrategia de Seguridad Nacional que se revisará a finales de año. Pero, según la Ley de Prohibición de Acceso No Autorizado a Informática vigente, salvo en el caso de investigaciones criminales, es ilegal acceder a un sistema o red de un tercero, incluso con el fin de detectar ciberataques o identificar sus fuentes. La creación de malware para neutralizar a un atacante también está prohibida por el Código Penal. 

En este sentido, para introducir el ACD, el gobierno tiene la intención de desarrollar de manera prudente el sistema legal necesario a partir del próximo año, teniendo en cuenta los derechos de las personas. Cabe destacar que Estados Unidos y el Reino Unido se encuentran entre las naciones que han adoptado el marco como parte de su enfoque de ciberdefensa.

Te puede interesar: Los Sea King modernizados de la Armada Argentina arribaron a la Base Aeronaval Comandante Espora

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.