A través de diversos medios y declaraciones, funcionarios del gobierno de Turquía manifestaron su interés por cazas Eurofighter Typhoon. La cuestión no es menor frente al punto muerto alcanzando entre Turquía y los Estados Unidos para la adquisición de nuevos cazas.

Al día de la fecha, Turquía se encuentra abierta a evaluar y negociar por nuevos cazas. Así lo manifestó el portavoz del gobierno turco, Ibrahim Kalin, quien manifestó sin dejar espacio a dudas o dobles intenciones que: “Tenemos negociaciones con Europa sobre Eurofighter; Turquía nunca se quedará sin alternativas”.

La cuestión no es menor, ya que la relaciones entre los gobiernos de Turquía y Estados Unidos no atraviesan su mejor momento. Esto ha impactado en diversos programas de adquisición de equipamiento occidental por parte de las Fuerzas Armadas de Turquía. Más precisamente, la solicitud presentada al gobierno norteamericano por nuevos cazas F-16, como los respectivos kits de modernización, estuvo en un punto muerto por varios meses.

En este sentido, la Fuerza Aérea de Turquía mantiene una importante flota de cazabombarderos F-16 en diversas versiones adquiridas a través de las últimas décadas. Esta situación no es menor, ya que por comparación, las autoridades de Ankara observan como los Estados Unidos proveen los paquetes de modernización a Grecia para modernizar sus cazas F-16 al Block 70 (denominado Viper). A esto se suman otros proveedores occidentales, como el caso de Francia vendiendo cazas Rafale y nuevos buques de guerra al país helénico.

Esto se agrega al antecedente de expulsión de Turquía del programa de cazas de quinta generación F-35 por su decisión de adquirir sistemas de defensa aérea rusos S-400; la relaciones entre ambos países no están en su mejor momento desde entonces.

Si bien, en recientes declaraciones, el presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, expresó que las conversaciones con su par norteamericano, Joe Biden, parecerían destrabar la cuestión de la venta de los F-16. Sin embargo, una posible venta de equipamiento militar a Turquía, si bien autorizada por el Departamento de Estado, deberá contar la aprobación del Congreso de los Estados Unidos. En este sentido, los legisladores de la Cámara de Representantes aprobaron “una legislación que prohibiría la posible venta a Turquía de nuevos cazas F-16, a menos que la administración del presidente Biden certifique que hacerlo es esencial para la seguridad nacional de los Estados Unidos.”

Esto generó su respuesta inmediata por parte del ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlüt Çavuşoğlu; expresando que no avanzarían en la compra de cazas F-16 si se le son impuestas restricciones o condicionamientos para su uso

Con todos estos antecedentes, no sorprende que Turquía evalúe a otros proveedores para adquirir nuevos cazabombarderos. Más precisamente, haciendo referencia al Eurofighter Typhoon fabricado por un consorcio europeo de naciones lideradas por Airbus Defense.

Siguiendo lo expresado, las autoridades turcas están impresionadas con las capacidades del caza bimotor, empleado por las Fuerzas Aéreas de Alemania, Reino Unido, España e Italia; como de diversos clientes en el Medio Oriente, entre los que se encuentran Arabia Saudita, Qatar y Kuwait.

En base a los reportes de diversos medios, la Fuerza Aérea de Turquía evaluaría a los Eurofighter Typhoon pertenecientes a las versiones denominadas como Tranche 3A y 4. La búsqueda de un nuevo caza serviría como un stop gap o gap filler; mientras la industria turca avanza en el diseño y desarrollo de su propio caza de quinta generación. Esto haciendo referencia al proyecto TF-X encabezado por Turkish Aerospace Industries (TAI) al cual le quedan años de inversión y desarrollo por delante. Con su incorporación fijada para la década de 2030.

Tal vez te interese Qatar recibe el primer cazabombardero Eurofighter Typhoon

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.