Gracias a comunicaciones oficiales, fueron informados los avances en el programa de desarrollo de los nuevos aviones de guerra electrónica EC-37B Compass Call de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos (USAF). La información se desprende de un comunicado emitido ayer, 21 de septiembre, por la filial norteamericana de la empresa BAE Systems.

Los EC-37B Compass Call es la futura aeronave de guerra electrónica de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la cual utiliza una nueva célula para alojar a los equipos. Más precisamente se trata del Gulfstream GV-SP (G550), el cual reemplazará a los actuales EC-130H operados por el 55º Grupo de Combate Electrónico (ECG).

La elección como plataforma del Gulfstream GV-SP en lugar de los Hércules C-130H responde a la antigüedad de este modelo. Si bien los Hércules Legacy han demostrado su valía en misiones de interferencia de señales, sus fuselajes datan de los tiempos de la guerra de la Vietnam. En base a los reportes, del total de 14 unidades que componen la flota, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos ha dado de baja cinco EC-130H; siendo transferidos al 309º Grupo Aeroespacial y de Mantenimiento de Davis-Monthan.

A grandes rasgos, el programa EC-37B busca instalar en los fuselajes de los Gulfstream GV-SP todos los equipos destinados a tareas de guerra electrónica presentes en los EC-130H. Dicha tareas de instalación e integración viene siendo realizada por la empresa LC Harris; contando con diversos proveedores de los mencionados sistemas entre los que se encuentra BAE Systems.

De esta forma, los EC-37B de la USAF podrán interrumpir “las comunicaciones de comando y control, el radar y los sistemas de navegación del enemigo para restringir la coordinación del espacio de batalla. Suprime las defensas aéreas al evitar la transmisión de información esencial entre adversarios, sus sistemas de armas y redes de control”.

Con estas cuestiones presentes, gracias al último comunicado de BAE Systems, se pudieron conocer nuevos detalles de los avances del programa. Según lo comunicado el 20 de septiembre por la empresa, ya han sido entregados a la Fuerza Aérea de los Estados Unidos diversos componentes claves pertenecientes a la configuración denominada Baseline 3. Esto abre el camino para los próximos vuelos de prueba que tendrán lugar en el mes de enero de 2023, con aeronaves EC-37B equipadas con esta configuración de equipos de guerra electrónica.

En total, las primeras cinco aeronaves en ser entregadas a la USAF corresponderán a la configuración Baseline 3; mientras que a partir de la sexta contará con la futura Baseline 4. Entre las mejoras mencionadas por las empresas involucradas, L3 Harris y BAE Systems se encuentran el sistema avanzado de contramedidas por radar (ARCS).

A su vez, en lo referido a los vuelos de prueba de los EC-37B, estos brindaron la oportunidad el durante el pasado mes de agosto observar a una de las primeras aeronaves del programa. Esto se desprende de diversas fotografías divulgadas por la propia Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

De cara al futuro, la USAF planea adquirir un total de diez (10) EC-37B Compass Call. No obstante, desde el Congreso de los Estados Unidos se buscaría incrementar el número de unidades con el pedido de cuatro aeronaves adicionales para el año fiscal 2023. Así se desprende del proyecto de presupuesto elevado a la Cámara de Representantes.

Tal vez te interese La USAF recibe un Global 6000 para ser configurado como nodo de comunicaciones aerotransportado

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.