En base a recientes declaraciones, Lockheed Martin no puede entregar a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos ocho nuevos cazas F-35 por la presencia de componentes de origen chino. Así se desprende de una breve entrevista publicada en el sitio Defense News a un representante de Lockheed Martin.

Como fuera informado el 9 de septiembre, los Estados Unidos suspendieron la aceptación de nuevos cazabombarderos F-35. La razón se basa en el descubrimiento de componentes en las aeronaves cuyas aleaciones provinieron de China. Más precisamente, un imán localizado en la turbomáquina del motor Pratt & Whitney F135, cuyas aleaciones de cobalto y samario provienen del gigante asiático.

A pesar que desde el Pentágono informaron oficialmente que este componente no transmite información ni daña al F-35, esta situación contraviene lo dispuesto en el Reglamento Federal de Adquisiciones de Defensa de los Estados Unidos. De esta forma, la decisión adoptada de forma temporal fue suspender la aceptación de nuevos cazas de quinta generación.

Con estos antecedentes, desde Lockheed Martin aseguraron al sitio Defense News que al día de la fecha posee un total de ocho (8) nuevos F-35 a la espera de ser entregados a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. Desde la compañía esperan que sea presentado algún tipo de waiver o exención por parte de las autoridades norteamericanas para realizar la respectiva entrega de los cazas de quinta generación.

Si bien Lockheed Martin posee las instalaciones para almacenar a los F-35 a la espera de la solución; tampoco debe ser visto como una situación que pueda ser sostenida por mucho tiempo. Según lo expresado por representantes de Lockeed Martin, esperan que la situación se regularice dentro de poco tiempo.

No obstante, desde la empresa están trabajando con sus subcontratistas para tomar dos acciones. La primera determinar como este tipo de aleación de procedencia china ingresó a la cadena de producción del F-35, teniendo presente los certificados requeridos. Mientras que, en segundo término, avanzar con la búsqueda de un nuevo proveedor de este tipo de aleaciones de cobalto y samario que cumpla con las regulaciones emitidas por el gobierno y las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.

Por su parte, mientras las aristas de este problema con los componentes chinos continúa, los nuevos cazas F-35 deberán esperan aún más su entrega a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.

Tal vez te interese Suiza firma el contrato para la compra de 36 cazas F-35A

Publiidad

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.