El Informe 133 de la Jefatura de Gabinetes de Ministros brindado a la Cámara de Diputados de la Nación nos permitió tomar conocimiento sobre algunos detalles de los proyectos en curso de las Fuerzas Armadas Argentinas. Así fue como ayer abordábamos cuestiones relativas al programa que contempla la adquisición del futuro caza supersónico multi-rol de la Fuerza Aérea Argentina. En esta ocasión, nos explayaremos en aspectos concernientes a los programas que contemplan el desarrollo e incorporación de Vehículos No Tripulados.

La pregunta N° 1117 del Informe indagó sobre «…el estado de los proyectos de drones que desarrolla el Ministerio de Defensa…», solicitando «…detallar las condiciones del proyecto, así como los montos presupuestados…». El Ministerio de Defensa informaría «…que actualmente se trabaja en un marco articulado orientado al desarrollo de sistemas no tripulados aéreos, marinos y terrestres…», pasando a enumerar por categoría y detallando el estado actual de cada iniciativa.

Sistemas Aéreos No Tripulados

Clase 1 small de ala fija Búho y Aukán: desarrollo propio de la Dirección General de Investigación y Desarrollo de Fuerza Aérea, en etapa de producción de series cortas. Proyecto en ejecución. BAPIN 102.561. Monto 2022: $80.000.000.

Haciendo una aclaración respecto al AR-1F Búho, los mismos corresponden a la categoría “Vehículo Aéreo No Tripulado Clase I de Propulsión Eléctrica”, habiendo sido diseñado para el adiestramiento y adaptación de los operadores en tareas básicas como despegue, aterrizaje, empleo de sensores aerotransportados y navegaciones acotadas. De acuerdo con lo informado por la Dirección General de Investigación y Desarrollo (DGIyD), constituyen la puerta de entrada para la posterior operación en sistemas Clase II de mayor porte y mejores performances. Cuentan con la capacidad de desde pistas no preparadas, disponiendo de una autonomía de 40 minutos y un radio de acción de 10 km. Pese a que su función principal es la de adiestramiento, cuenta con ciertas capacidades del orden táctico.

En el caso de los Aukán, se trata de un Vehículo Clase 1Plus con un peso máximo de despegue aproximado a los 100 kilogramos. Con un techo operativo que supera los 5.000 pies, el AR-1A Aukán cuenta con una autonomía de +5 horas, pudiendo operar en modo comando y control en tiempo real hasta los 150 kilómetros, distancia que se amplía si la operación es del tipo automática. Por su configuración y capacidad de recibir diversas cargas, el Aukán puede ejecutar operaciones tácticas diurnas o nocturnas, brindando apoyo a fuerzas terrestres o en el marco de operaciones en apoyo a la comunidad.

Clase 1 de ala fija: adquisición nacional por parte de la Fuerza Aérea para Chamical de 3 SANTs. Proyecto en ejecución. BAPIN 108.259. Monto 2022: $92.000.000

Clase 1 de despegue vertical (VTOL): desarrollo de un prototipo pre-serie. Proyecto a iniciar en 2022 a través de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA S.A). BAPIN 138.586. Monto 2022: $23.000.000.

Clase 1 de despegue vertical (VTOL): proyecto del Ejército Argentino para el desarrollo de una serie corta, a través de la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA). Proyecto en formulación para iniciar en 2024.

Clase 1 de ala rotativa RUAS: Contrato en ejecución entre la Armada Argentina e INVAP para el desarrollo de un prototipo navalizado. A futuro el proyecto propone una serie corta de 4 unidades. BAPIN 115.893. Monto 2022: $56.290.000.

Tal como supimos informar desde Zona Militar, el monto del acuerdo firmado entre la Armada Argentina e INVAP asciende a la suma de U$S 1.770.000 de dólares. La empresa rionegrina debe entregar a la Armada un VANT RUAS-160 de pre-serie con motor, una estación de control portátil compuesta por dos maletines rigidizados, un gimbal electro óptico FHD, un sistema IR LWIR, un telémetro, un sistema de comunicaciones de medio/largo alcance (40mn/70km), una estructura convencional robusta y un sistema de transmisión satelital para video online media/baja definición.

En cuanto al sistema RUAS-160, el mismo está integrado por el vehículo aéreo no tripulado de alas rotatorias y su consola de monitoreo y control desde tierra. Se complementa con un conjunto de equipamiento transportado (cargas útiles) que lo adaptan para cumplir con la misión que se requiera. Para actividades de defensa y seguridad, INVAP ofrece instrumentar al RUAS con una plataforma giroestabilizada con sensores EO/IR, LIDAR y radar SAR en banda X, otorgando la capacidad de detectar, reconocer e identificar objetos móviles y estacionarios tanto en tierra como en el mar.

Clase 2 de ala fija Vigía: desarrollo propio de la Dirección General de Investigación y Desarrollo de Fuerza Aérea. Proyecto en ejecución. BAPIN 102.561

Se trata de un Vehículo Aéreo No Tripulado Clase 2 con un peso máximo de despegue del orden de los 350 kg. y una capacidad para portar un sensor multiespectral con una amplia gama de aplicaciones en el campo táctico. Los Vigía han sido concebidos para ofrecer flexibilidad, siendo una plataforma dual en cuanto a que puede ejecutar operaciones militares y de apoyo a la comunidad. Según la informado por la Centro de Investigaciones Aplicadas (CIA), con este modelo se avanzó con la implementación de la metodología PLM en los modelos 3D de componentes mecánicos que constituyen la estructura de la aeronave, en la ejecución de ensayos en vuelo en primera persona, en la evaluación del sistema de autopiloto y en rediseños para cumplir las bases de certificación.

Clase 2 de ala fija: Desarrollo de un prototipo operativo, Proyecto a iniciar en 2022 con INVAP y la Fábrica Argentina de Aviones (FADEA S.A). BAPIN 133.831. Monto 2022: $800.000.000.

Clase 3 de ala fija: Desarrollo de un prototipo operativo. Proyecto en formulación para iniciar en 2024. BAPIN 140.211

Vale recordar que para la Clases II y III se cuenta con ciertos antecedentes, tanto de parte de la FAA como de INVAP. En el caso de la Fuerza, el proyecto por un VANT MALE Medium-Altitude Long-Endurance / Altitud Media Largo Alcance) Clase III se había denominado Vigía 2B. Este VANT debía tener una envergadura de 12 metros, longitud de 8.3 metros y su peso máximo de despegue rondaría los 1020 kilogramos. Con un alcance de 1800 kilómetros, autonomía de 14 horas y techo de servicio de 18000 pies, el Vigía 2B iba a estar impulsado por un moderno motor 915 IS/ISC de la compañía austriaca BRP Rotax.

En el caso de INVAP, nos debemos retrotraer al proyecto Sistema Aéreo Robótico Argentino (SARA), iniciativa que dio sus primeros pasos con el Acuerdo Marco del año 2010 firmado entre el Ministerio de Defensa y la empresa rionegrina, para posteriormente evolucionar debido a los distintos requerimientos de las FFAAs. En el 2014 se materializa el contrato donde se acuerda la provisión de prototipos operativos del SARA Clase II, Clase III y un paquete de tecnologías habilitantes para un Blanco Aéreo de Alta Velocidad. El monto del contrato ascendía por aquel entonces a $ 2095 millones de pesos.

INVAP avanzaría con el desarrollo del demostrador tecnológico Sirius A, el cual fue un derivado del programa SARA a los fines de crear un escalón previo los sistemas como el VANT Clase II y Clase III. Con el Sirius A no solo se apuntó a materializar la disponibilidad de una plataforma para la prueba de subsistemas en desarrollo y lograr un ciclo de vida completo de un sistema no tripulado a los fines de obtener experiencia útil para sistemas mayores, sino que también se procuró la creación de una cadena de proveedores.

Sistemas Marítimos No Tripulados

SMNT Submarino ROV PIELAGOS: para el desarrollo de un SMNT submarino con transferencia de tecnología a la Base Naval Puerto Belgrano. Convenio específico entre la Armada Argentina y la Universidad Nacional del Sur (UNS). Proyecto a iniciar en 2022. BAPIN 129.608. Monto 2022: $156.000.000.

Hace más de una década, el Instituto Argentino de Oceanografía concibió un proyecto de similar denominación el cual consistió en el diseño y construcción de un submarino no tripulado ROV AUV para su empleo en la Antártida. El primer prototipo PIELAGOS I se finalizó en Febrero de 2012. Desplegado a la Antártida para sus primeras pruebas, el ROV se perdería en el incendio que destruyó la base antártica brasilera Comandante Ferraz

SMNT de Superficie HACUMA: desarrollo de un prototipo experimental. Proyecto de la Dirección General de Investigación y Desarrollo de la Armada Argentina, a iniciar en 2022. BAPIN 137.175. Monto 2022: $14.000.000.

Sistemas Terrestre No Tripulados

Vehículo Autónomo de Exploración: desarrollo de la Dirección General de Investigación y Desarrollo del Ejército Argentino en conjunto con la Facultad de Ingeniería del Ejército (FIE), financiado por el programa PIDDEF 2016 y PIDDEF Innova 2020. Monto total del Proyecto $3.940.582. Este proyecto de I+D se ha ejecutado en un 98%, conforme a su plan de trabajo.

El objeto del proyecto consiste en desarrollar un Vehículo Autónomo de Defensa para destinado al transporte de cargas, haciendo uso y potenciando la experiencia y conocimientos adquiridos durante el proyecto de desarrollo del Vehículo Autónomo de Exploración generado en el marco del PIDDEF 026/16.

Publiidad

6 COMENTARIOS

  1. Me hace acordar a los desarrollos de blindados y aviones alemanes durante la Segunda Guerra Mundial:.
    «dispersión de esfuerzos /demasiados modelos, pocos y demasiado tarde»..
    Tenemos el capital humano, pero lamentablemente seguimos siendo los Campeones Mundiales de los Prototipos..

  2. Dicho lo anterior…aclaro que el desarrollo local siempre es deseable y auspicioso, como también llegar finalmente a la Producción en Serie..
    Muy buena información.!

  3. Empecemos por lo bueno: como dices Julio César, es deseable y auspicioso tener I&D+I argentino pero como bien dices, dispersión de esfuerzos lo que se traduce en recursos no adecuadamente orientados y finalmente, ineficiencia del conjunto.

    La falla consiste en no contar con un plan macro de desarrollo para nuestras Fuerzas Armadas, planes para corto, mediano y largo plazo, donde se definan las necesidades de cada una de las tres Fuerzas, objetivos a cumplir en determinados períodos y quienes los ejecutarían, definición de sistemas de armas sensibles adecuando las normativas penales en casos de violaciones de confidencialidad (recuerdo caso proyecto Cóndor), afectaciones presupuestarias plurianuales y origen de los recursos, imposibilidad por ley de utilizar las partidas presupuestarias para otros fines, y un sinfín de medidas más que surgirían del análisis del tema. Un galimatías para muchos integrantes del Parlamento. De paso incorporar al art. 75 de la Constitución Nacional (por supuesto con reforma de la C.N.) la mayoría de dos tercios de votos de ambas Cámaras para toda legislación referida a Políticas de Defensa, lo que implicaría que para cualquier modificación se requiere las mismas mayorías. Esto le daría estabilidad al sistema jurídico y a los planes de desarrollo que se aprueben.

    En fin, Argentina año verde ?

  4. Nuestro país se debería llamar República de los Proyectos Argentina, siempre loismo, infinidades de proyectos y prototipos que nunca llegan a etapa de producción en serie. Si fuera solo medible por la capacidad de desarrollar proyectos seríamos realmente potencia.

  5. Mucha dispersión de recursos. Debería estar a cargo del Estado Mayor Conjunto y no de cada una de las fuerzas por separado. Hacer solo un producto y adaptarlo a las necesidades de cada uno. No me quiero imaginar la cantidad de proyectos viables que terminaron en la basura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.