Según por informado por el Ministerio de Defensa, la empresa rionegrina INVAP obtuvo por primera vez financiamiento en el mercado de capitales a los fines de desarrollar proyectos tecnológicos destinados a las Fuerzas Armadas. Por medio de la licitación de obligaciones negociables, proceso del cual participó el Instituto de Ayuda Financiera, permitió a INVAP hacerse con 569 millones de pesos, fondos con los cuales se financiarán diversos proyectos.

Entre las iniciativas tecnológicas que se verán favorecidas por la operatoria se incluyen la producción del vehículo aéreo no tripulado (VANT) embarcado de alas rotatorias RUAS-160 destinado a la Armada Argentina, el desarrollo del prototipo de radar de apertura sintética para todo tipo de vehículos no tripulados y el prototipo de radar anti-drone.

Tal como se informó desde la cartera de defensa, «…el apoyo del Instituto de Ayuda Financiera a los proyectos desarrollados por INVAP cuenta con el respaldo del FONDEF y constituye una inversión altamente rentable que contribuye a su fortalecimiento financiero, garantizando el pago de retiros y pensiones del personal militar de nuestro país. Cabe recordar que, con ese mismo objetivo, en 2020 y por primera vez en su historia, el IAF otorgó un crédito a FADEA (Fábrica Argentina de Aviones) para el desarrollo y fabricación del avión IA-100 “Malvina”, una aeronave de entrenamiento que permitirá formar a pilotos de la Fuerza Aérea…»

Vale recordar que en diciembre de 2021 se avanzó con el procedimiento de Contratación Directa Administrativa que tuvo como objeto contratar el servicio de construcción y entrega en propiedad a la Armada Argentina de un VANT embarcado RUAS-160. El monto del acuerdo ascendía a la suma de U$S 1.770.000 de dólares, suma que incluía la entrega de una unidad de pre-serie con motor, una estación de control portátil compuesta por dos maletines rigidizados, un gimbal electro óptico FHD, un sistema IR LWIR, un telémetro, un sistema de comunicaciones de medio/largo alcance (40mn/70km), una estructura convencional robusta y un sistema de transmisión satelital para video online media/baja definición. El contrato también comprendía la obligada certificación de aeronavegabilidad del VANT de alas rotatorias por parte de la DIGAMC.

El sistema RUAS-160 está integrado por el vehículo aéreo no tripulado de alas rotatorias y una consola de monitoreo y control desde tierra. Se complementará con un conjunto de equipamiento transportado (cargas útiles) que permitirán configurarlo de acuerdo con con la misión que se requiera. Para operaciones en el marco de defensa y seguridad, INVAP ofrece equiparlo con la plataforma giroestabilizada con sensores EO/IR, LIDAR y radar SAR en banda X, para así brindar la capacidad de detectar, reconocer e identificar objetos móviles y estacionarios tanto en tierra como en el mar.

En cuanto al desarrollo de un radar de apertura sintética para vehículos no tripulados, es muy probable que el mismo esté directamente relacionado con el RUAS-160. INVAP tiene gran experiencia en el rubro de radares, siendo uno de sus últimos proyectos en curso el radar SAR Banda X con Antena Pasiva destinado al pod multisensor del Pucará Fénix, contrato que fue aprobado a fines del año pasado.

Pese a que tampoco se especificó la variante del radar anti drone, el mismo podría tratarse de un modelo de la serie RVT, la cual según INVAP constituye una nueva familia de radares de vigilancia terrestre, diseñados para mejorar la detección de todo tipo de objetivos móviles muy lentos, tanto en tierra como en la superficie del mar, contando también con capacidad de protección anti-drones.

Imagen de portada: INVAP

Tal vez te interese La Armada Argentina avanza en la compra del VANT embarcado RUAS-160

Publiidad

9 COMENTARIOS

  1. Estos desarrollos son los que marcan la diferencia y en los cuales vale la pena invertir, aunque debería haber mayor capacidad de financiamiento estatal.

  2. Ahora van a tener los fondos, pero no dice para fabricar que cantidad de RUAS 160. Se sabe que para los otros proyectos, es para los prototipos, pero no dice que cantidad de RUAS abarca. Si solo del prototipo naval o de una serie de los mismos.

  3. La realidad es que este tipo de contrato firmado entre el MinDef e INVAP son acuerdos de I&D y fabricación de uno o dos prototipos y nunca pasan mas allá de la fabricación del prototipo. Si el resultado es el esperado y existe decisión del MinDef de producir en serie dicho resultado, ello deviene en un nuevo contrato de producción- que será con quién gane la licitación a menos que sea adjudicación directa – para lo cual el Estado deberá aportar los fondos necesarios para el cumplimiento del contrato. Y es aquí el meollo de la cuestión, ya que muchas veces el contrato de diseño no pasa de la construcción de los prototipos y termina siendo un capital mal gastado, salvo para el contratista del contrato de diseño que adquirió el know how y que le permitirá ofrecer un producto similar a terceros dado que el diseño original es propiedad del MinDef por el contrato firmado.

    Mientras no haya una Política de Estado en materia de Defensa esto sucederá – y ha sucedido – a menudo, dado que suele ocurrir que el interés que tenía una autoridad de Defensa hoy, mañana es descartada por el próximo funcionario. Muchas veces la finalidad de estos contratos de diseño no son sustentables a sabiendas desde sus inicios de los firmantes y solo sirven para mantener en funcionamiento una estructura que es cara. Precisamente porque no existen políticas de Estado. Se trata ni más ni menos de aplicar la razonabilidad en el uso de los recursos.

  4. Las experiencias con el INVAP hasta ahora fueron exitosas, así lo demuestra el plan de radarización tanto de radares primarios como secundarios y meteorológicos, ademas de las distintas modernizaciones de equipos de las FFAA.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.