Luego de varios meses de presencia, las fuerzas rusas que ocupaban la Isla de las Serpientes abandonaron el archipiélago durante las primeras horas de ayer. Así lo manifestó el vocero del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, al expresar que la guarnición que ocupaba posiciones en la Isla fueron retiradas luego de haber cumplido la misión y como un gesto de buena voluntad.

Sin embargo, las razones para el abandono de la ocupación también están relacionadas con el continuo asedio que las fuerzas armadas de Ucrania impusieron a las tropas de ocupación. Esto no solo incluyó una serie de ataques con artillería y aviación sino que también comprendió una serie de esfuerzos para minar los esfuerzos rusos a la hora de mantener abiertas las líneas de abastecimiento y protección.

Respecto a los ataques con fuego de artillería, al parecer los mismos se incrementaron en las últimas jornadas, posiblemente gracias a la llegada de nuevos sistemas occidentales tales como el CAESAR francés de 155mm y los lanzadores de cohetes de artillería HIMARS M142 norteamericanos. Diversas fuentes ucranianas afirman que en las últimas semanas se incrementó la ofensiva contra las posiciones rusas en la Isla, destruyendo parte del material que se había trasladado, incluido sistemas de defensa aéreos.

La puja por la Isla de las Serpientes inició durante el primer día de la invasión rusa, concretándose una rápida ocupación por parte de los rusos. Con el avance del conflicto, los ucranianos concretaron una serie de operaciones que fueron limitando la presencia rusa en la Isla. Esto incluyó el hundimiento del crucero «Moskva» a mediados del mes de abril, el bombardeo a las posiciones con Su-27 Flanker y la participación de los UCAV Bayraktar TB2, los cuales no solo oficiaron como medios de vigilancia sino que también fueron utilizados para suprimir los sistemas de defensa aérea rusos. Los drones de fabricación turca también operaron contra diversas unidades de superficie pertenecientes a la Flota del Mar Negro, incluidos buques logísticos y patrulleros de la clase «Raptor».

La presencia de los TB2 permitió captar algunas de las secuencias más espectaculares del conflicto, tales como el bombardeo de los Su-27, la destrucción de un Mi-8AMTSh o la persecución y ataque de los patrulleros «Raptor». A estas operaciones para minar los esfuerzos rusos se le habría sumado recientemente el ataque con misiles anti-buque al remolcador de rescate «Vasily Bekh», buque de la clase Proyecto 22870. De acuerdo con lo expresado por fuentes ucranianas, la mencionada unidad habría sido severamente dañada o hundida por el impacto de dos misiles RGM-84L Harpoon. Al igual que en otras ocasiones, el ataque contó con el apoyo de un TB2, el cual registró la secuencia.

Las pérdidas sufridas sumado a las crecientes amenazas a la hora de mantener la ocupación han sido una de las razones por las cuales las fuerzas rusas abandonaron la Isla de la Serpiente, la cual se había convertido en un importante punto de control para la actividad marítima en la zona. Sin embargo, la decisión adoptada parece ser la correcta ya que la posición resultó extremadamente vulnerable a los nuevos fuegos de artillería de largo alcance, sumado a que la Flota del Mar Negro aún mantiene un gran potencial ofensivo para el control del espacio marítimo circundante.

Queda aguardar cual será la decisión de las fuerzas ucranianas respecto a las Isla, ya que pueden optar por ejecutar alguna acción mediática que marque la recuperación o mantener una fuerza permanente, la cual quedaría expuesta a ataques rusos y desviaría recursos vitales que tan necesarios son los extensos frentes abiertos en el noreste, sur y este ucraniano.

Tal vez te interese España podría transferir tanques Leopard 2A4 a Ucrania

Publiidad

1 COMENTARIO

  1. Esperemos que los ucranianos no se equivoquen y que pueden usar esa isla para sus fines. Rusia podrìa liquidar en un solo ataque cualquier cosa que Ucrania quiera poner en la isla.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.