El pasado viernes 10 y domingo 12 de junio el Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina alcanzó un nuevo hito en el marco del proceso de recuperación de capacidades. Como bien mencionamos anteriormente en Zona Militar, una de las iniciativas de GOE apuntaba a recobrar la capacidad de los saltos de alta infiltración. En esta ocasión, durante el ejercicio “Furia 2022” realizado en la III Brigada Aérea, el equipo pudo estar presente para acompañar al GOE en su nuevo logro. 

¿Qué actividades se desarrollaron?

Las misiones que se realizan en el marco de las Operaciones Especiales requieren de una capacidad de infiltración rápida y clandestina.  Los saltos realizados a grandes altitudes, a diferencia de las operaciones con paracaídas de línea estática, es decir un paracaídas automático, se efectúan para infiltrar patrullas o individuos en áreas de difícil acceso. A su vez, al utilizar un paracaídas comandado se posee la ventaja de elegir el punto de aterrizaje, sobre todo en áreas confinadas. Preferiblemente se ejecutan durante las horas de la noche y el amanecer para evitar ser detectados.

Para el planeamiento de las mencionadas operaciones se requiere una coordinación con los elementos responsables, disponer de tripulaciones preparadas para trabajar bajo condiciones difíciles en cabina despresurizada a grandes alturas, personal entrenado y un empleo de equipo especial, teniendo especial consideración en el peso del equipo y el paracaidista.

Técnicas de alta infiltración

  • HALO (High Altitud Low Openning): Son operaciones de saltos realizados a una altitud de salida de hasta 35.000 pies de nivel medio del mar y una altitud de despliegue del paracaídas igual o inferior a 6.000 pies sobre el nivel del suelo.
  • HAHO (High Altitud High Openning): Son operaciones de saltos realizados a a una altitud de salida de hasta 35.000 pies y una apertura de paracaídas que se realiza luego de 10-15 segundos de haber salido de la aeronave.

Equipo mínimo para la ejecución de los saltos de alta infiltración

-Consola con oxígeno central con 6/8 conexiones OXCON 3000

-Paracaídas principal Intruder 300 y uno de reserva.

-Casco Gentex HGU 55

-Máscara de oxígeno Para-Flite PHAOS

-Botellones o bibotellas individuales de oxígeno

-Equipo Gore-Tex

-Cartografía

-Instrumentos de control: Altimetro, Brujula, Navegador satelital.

-Equipo necesario para el cumplimiento de la misión en tierra.

A principios del presente año, el grupo de Operaciones Especiales comenzó con la instrucción básica para recuperar la capacidad de los mencionados saltos de alto infiltración. Desde lo teórico se revisaron los procedimientos a ejecutar dentro de la aeronave previo y luego de los saltos, la utilización y manejo del equipo especial, e instrucción con un médico especializado; desde la parte médica, los integrantes completaron un psicofísico particular debido a la exigencia que requiere este tipo de salto, y por último, asistieron al Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial (INMAE) para evaluar y detectar los síntomas de hipoxia y la respuesta particular de cada uno de los integrantes ante la falta de oxígeno en la cámara hipobárica. Por último, llevaron a cabo una preparación práctico-teórica en donde aplicaron lo anteriormente mencionado.

La primera comprobación y puesta en práctica se dio a finales de marzo en el Ejercicio Integral «Heroes de Malvinas», en el cual el G.O.E llevó a cabo una inserción de operadores especiales con equipo completo de combate a través de 2 modalidades: Lanzamiento táctico a baja altitud con paracaídas automáticos, y posteriormente, la infiltración a través de la técnica HALO (High Altitude Low Opening) – HAHO, de una patrulla con paracaídas de apertura manual, con el uso de equipamiento de para lanzamientos a alta cota.

La segunda comprobación se dio por la mañana del viernes 10 de junio. El GOE inició la jornada realizando un «briefing» en donde se analizó la misión a ejecutar. En esta primera ocasión, el objetivo era la destrucción de sistemas de defensa aéreos enemigos mediante la penetración de una patrulla para cumplir una tarea de asalto aéreo realizando saltos de apertura manual a los 18 mil pies de altura. Una vez recibida la orden, se comenzó con la planificación para la ejecución de la tarea. Con la luz verde, los paracaidistas comenzaron a equiparse e iniciaron los chequeos previos de revisión de equipos antes del abordar el Hércules KC-130 Matricula TC-66 adaptado para la operación. Cabe destacar que para poder realizar los mencionados saltos de tipo HALO (High altitude Low Opening), el personal debe utilizar máscaras con oxígeno debido a la gran altitud, por ello, una vez que son ubicados dentro de la aeronave, se procedió a la conexión de los saltadores a las consola con el sistema de oxígeno central.

En el transcurso del vuelo hasta llegar a la altura esperada y al punto de lanzamiento, la médica a bordo efectuó los chequeos previos y se dio el «OK» para saltar. Se procedió a la desconexión de la consola de oxígeno central y cada uno de los saltadores comenzó a respirar desde sus botellones personales. Posteriormente, se cumplió un chequeo final y uno a uno comenzaron a saltar desde 18 mil pies de altura, alcanzando una velocidad aproximada de 240 km/h.

Por otro lado, el domingo 12 de junio, el GOE fue en busca de una mayor altitud. La misión que se le impartió fue nuevamente una penetración de una patrulla para cumplir un asalto aéreo para, una vez en tierra, realizar el guiado de una aeronave sobre un blanco. Esta vez, el objetivo era alcanzar los 20 mil pies. El personal del GOE procedió al equipamiento y luego al embarque del Hércules. Se realizó un vuelo táctico para evitar detección de radar (simulación), a lo que siguió un ascenso hasta los 20 mil pies. Una vez alcanzada la altitud, se efectuaron los chequeos médicos y se solicitó la habilitación de la zona.

Tomamos la palabra del Vicemodoro Cristian Haller, actual comandante del Grupo de Operaciones Especiales, el cual nos expresó que «…Para nosotros es un hito casi histórico porque en todo el ámbito de las Fuerzas Armadas y en la Fuerza Aérea Argentina no se había podido concretar este tipo de saltos. Si bien nosotros teníamos el equipamiento hace tiempo, los Hércules no contaban con la capacidad de oxígeno para llegar a alta cota. Ahora, gracias al Hércules modernizado con el equipamiento especial, pudimos integrarnos los dos sistemas Hércules-GOE, afianzamos los procedimientos de manera integrada como un equipo para poder concretar los lanzamientos a 18.000 y 20.000 mil pies. Esto fue histórico por que no se habían realizado a esa altura ni con los procedimientos integrados ni con respiración previa, ni tripulación y paracaidistas todos coordinados respirando oxígeno. Fue una sinergia la que se logró, importantísima, y nos permitió alcanzar dos hitos….»

Por último, el comandante del GOE agregó: «Desde que comenzamos con la preparación, ahora nos encontramos a medio camino en el proyecto que elaboramos y elevamos. Aún queda un camino por recorrer, debemos buscar mayor altitud y lograr los saltos HAHO que es lo de mayor aplicación táctica porque es lo que permite que una patrulla navegue con paracaídas y penetre defensas enemigas en zonas hostiles y sin ser detectados.»

Como hemos apreciado, el Grupo de Operaciones Especiales, tiene asignadas tareas relacionadas con su especificidad aeronáutica, ya sea suprimiendo defensas aéreas enemigas para permitir las incursiones de los propios aviones de combate o neutralizando en tierra las aeronaves enemigas de gran valor. Volver a recuperar la capacidad de alta infiltración da la autonomía para realizar acciones sobre objetivos que poseen una cierta dificultad de acceso en el Teatro de Operaciones o bien para navegar sin ser detectados hasta el área del objetivo. En este sentido, la capacidad HALO/HAHO permite a la unidad elevar sus estándares y equipararse con los que actualmente rigen en las unidades de operaciones especiales de diversas naciones que son potencias.

Desde Zona Militar, agradecemos especialmente al Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina por permitirnos formar parte de una de las grandes actividades que realizan diariamente.

Te puede interesar: El Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina en la senda de recuperar la capacidad de alta infiltración

Publiidad

1 COMENTARIO

  1. Aunque no se comenté nada,está también es una muy buena noticia,yo ni sabía que habíamos perdido esta capacidad,felicito a la faa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.