El surgimiento de potencias rivales con misiles hipersónicos ha generado una respuesta necesaria por parte de los Estados Unidos. En primer lugar, el desarrollo de misiles hipersónicos propios; mientras que en el segundo, de sistemas capaces de interceptarlos. Por tal motivo, desde el gobierno de los Estados Unidos se viene impulsando la competencia entre empresas de su complejo industrial militar para el desarrollo de tales instrumentos.

De esta forma, a lo largo de las últimas semanas y meses, la Agencia de Defensa Antimisiles (MDA, por sus siglas en ingles) presentó el requerimiento y concepto buscado por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos. Frente a este llamado, diversas empresas han respondido con sus propuestas, avanzando en las sucesivas fases, mientras que otras no lo han hecho.

Al presente, el desarrollo de un sistema interceptor de misiles hipersónicos se basa en el concepto denominado Glide Phase Interceptor, o GPI; cuyo requerimiento original fue informado en el año 2021. Esto significa, que el futuro sistema empleará algún tipo de misil que intercepte al misil hipersónico enemigo cuando es más vulnerable, es decir, durante la denominada fase de planeo. El primer foco de empleo para esta nueva tecnología será la Marina de los Estados Unidos (US Navy), buscando la integración con el sistema de combate AEGIS, que equipa a los destructores de la fuerza.

En base los últimos informes y comunicados oficiales, dos compañías han recibido extensiones en los contratos originales. Ambas son Raytheon Missiles & Defense y Northrop Grumman Corporation, las cuales han avanzado con sus propuestas y diseños a la siguiente fase de desarrollo del Glide Phase Interceptor.

Por medio de comunicados oficiales informados el 24 de junio, ambas empresas han expresado que:

«Nuestro GPI se basa en tecnología probada de defensa antimisiles como base«, expresó Tay Fitzgerald, presidente de Defensa Estratégica de Misiles en Raytheon Missiles & Defense. «Al utilizar la ingeniería digital y aprovechar los componentes y subsistemas de nivel de preparación de alta tecnología que ya están en uso en los programas hipersónicos y de misiles estándar, podemos avanzar rápidamente en la creación de este nuevo interceptor«.

Por su parte, desde Northrop Grumman Corporation indicaron que: “GPI desempeñará un papel central para garantizar que Estados Unidos mantenga los sistemas de defensa antimisiles más confiables y avanzados del mundo que sean capaces de superar y derrotar las amenazas de misiles en evolución”, dijo Rich Straka, vicepresidente de vehículos de lanzamiento de Northrop Grumman.

Ambas empresas, de relevancia histórica para el complejo industrial de los Estados Unidos, avanzarán con la extensión de fondos asignados para la maduración de la propuesta de diseño de sus respectivos GPI. De esta forma, responderán a la necesidad de que las Fuerza Armadas de los Estados Unidos cuenten con la capacidad de interceptar misiles hipersónicos de potencias rivales y emergentes. Esta prioridad fue fijada por el Pentágono en el año 2019, con la maduración en el desarrollo de los programas de misiles hipersónicos observados en la Federación Rusa y la República Popular China.

Tal vez te interese Raytheon producirá 1.300 nuevos misiles FIM-92 Stinger para el Ejército de los Estados Unidos

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.