En el marco del ejercicio integral “Héroes de Malvinas”, el Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) ejecutó una serie de actividades operacionales que incluyó la infiltración del Escuadrón I operativo del GOE a través de una entrega aérea por lanzamiento. La operación se realizó a fines del mes de marzo por medio de una navegación táctica, en una zona no preparada en la provincia de Entre Ríos.

Dicha ejercitación del Escuadrón I Operativo del Grupo de Operaciones Especiales contó con la participación de los Escuadrones Bell 412/212 y Hughes 500 del Grupo Aéreo 7 pertenecientes a la VII Brigada Aérea, y el Escuadrón C-130 del G1TA perteneciente a la I Brigada Aérea.

El objetivo fue la inserción de operadores especiales con equipo completo de combate a través de 2 modalidades: Lanzamiento táctico a baja altitud con paracaídas automáticos, y posteriormente, la infiltración a través de la técnica HALO (High Altitude Low Opening) – HAHO, de una patrulla con paracaídas de apertura manual, con el uso de equipamiento de para lanzamientos a alta cota.

Estas modalidades de saltos que se realizan mayormente a gran altitud, requiriendo del uso de cascos con mascaras de oxigeno conectadas a unas bibotellas que el paracaidista utiliza como parte su equipo. A su vez cuentan de manera independiente con una consola que se ubica en el interior de la aeronave y a la que van conectados los saltadores, con el objetivo de ir aclimatando el cuerpo a las diferentes condiciones de presión y oxígeno. Con esta actividad, el Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina busca recuperar la capacidad de alta infiltración en operaciones especiales.

La ejercitación se inició con un ‘briefing‘ del personal participante, ocasión en la cual se trataron los aspectos generales y detalles de la actividad por realizar. Una vez finalizado, los paracaidistas comenzaron a equiparse e iniciaron los chequeos previos de revisión de equipos antes del embarcar en la aeronave. Una vez a bordo del KC-130 Hércules, se procedió con la conexión de los saltadores a las consolas con el sistema de oxígeno central. Cerca del punto de lanzamiento, el médico a bordo realizó los chequeos correspondientes, procediendo a la desconexión de la consola para que el personal salte utilizando el oxígeno de las bibotellas.

Una vez en tierra, los paracaidistas que saltaron a baja altitud (1500 pies) procedieron a asegurar la zona para la llegada de los operadores que realizaron el lanzamiento HALO (High Altitude Low Opening) a 14000 pies. Una vez reunidos ambos equipos, se dio por iniciada una infiltración terrestre de 40 kms hasta la zona próxima al objetivo que tendría lugar al día siguiente. Llegados al punto convenido en el campo de tiro “Teniente Félix Origone”, próximo a la localidad de Mazaruca, se tomaron posiciones para la segunda fase del ejercicio.

Con las primeras luces de la jornada, los medios aéreos del GA7 consistentes en Bell 412, Bell 212 y Hughes 500 despegaron de la VII Brigada Aérea, y luego de una navegación táctica, arribaron a la zona asegurada y controlada por los operadores especiales. Una vez enlazados ambos elementos, los grupos de tiradores especiales abordaron cada helicóptero para efectuar a continuación una navegación táctica y fuego sobre blancos especialmente instalados para este tipo de tiro.

Finalizados los patrones de vuelo y tiro de cada aeronave participante, se procedió al repliegue de los elementos participantes habiendo realizado con este adiestramiento una vigilia y homenaje digno de aquellos que hace 40 años emprendían en la turba malvinense la epopeya de retornar un pedazo de suelo patrio al lugar al que pertenece y pertenecerá siempre.

Galería

Desde Zona Militar, agradecemos especialmente al Grupo de Operaciones Especiales de la Fuerza Aérea Argentina y a la VII Brigada Aérea de Moreno.

*Fotografía aportada por el GOE. Creditos: Julian Leonel Ferreyra.

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.