El 25 de mayo es una fecha con una gran carga emotiva por su importancia histórica, de gran significancia para el pueblo argentino. En el estrecho de San Carlos y zonas aledañas se libraba una cruenta batalla aeronaval entre los cazabombarderos argentinos y las fuerzas británicas, con pérdidas de hombres y material para ambos bandos. El objetivo de las fuerzas argentinas: evitar que el desembarco británico lograra hacer pie e impedir a toda costa el refuerzo de las posiciones en las cabezas de playa del Estrecho de San Carlos.

Mientras los A-4B/C Skyhawks de los Grupos 4 y 5 de Caza arremetían contra los buques de la Royal Navy, otra misión de gran envergadura comenzaba a dar sus primeros pasos. En Río Grande, los Dassault Breguet Super Étendard (SUE) de la 2° Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque iniciaban las tareas de alistamientos para emprender una nueva acción contra la flota británica. Desde el principio de la hostilidades, los dos portaaviones de la Royal Navy, el HMS «Hermes» R12 y el HMS «Invincible» R05, estaban entre los objetivos prioritarios de las FFAA argentinas, en particular para el binomio SUE/AM-39 Exocet.

El 25 de mayo, el radar Westinghouse AN/TPS-43F del Grupo 2 de Vigilancia y Control Aéreo de la Fuerza Aérea Argentina emplazado en Puerto Argentino informó sobre la posición de lo parecía ser un portaaviones, el cual navegaba a unas 100 millas al noreste de la isla. Con la información procesada, se ordena el ataque de los SUE, los cuales contarían con el apoyo de uno de los KC-130H Hércules de la FAA. El cuatrimotor que cumpliría la tarea de reabastecer en vuelo a los cazabombarderos navales operaría con el indicativo “Berlín

Inmediatamente son alistados en Río Grande los Súper Etendard 2-A-203 y 2-A-204, teniendo a su mando a los por entonces Capitán de Corbeta Curilovic y al Teniente de Navío Barraza. De la planificación se desprendió que el recorrido de los SUE debería realizarse por el norte de las islas Malvinas, con una separación importante a los fines de evitar la detección por parte de los piquetes de defensa aérea y de la escolta del grupo de batalla británico. El despegue de Río Grande se realizaría a las 1430, a lo cual siguió el reabastecimiento en vuelo con “Berlín”. Una vez alcanzado el nivel de combustible necesario, los SUE emprendieron su aproximación debiendo pasar a rasante a poco menos de 300 millas de donde se encontraba el objetivo. A 500 nudos y baja altura, Curilovic y Barraza eran dos rayos lanzados a escasos metros de la superficie del mar.

Cada Súper Etendard iba armado con un misil anti-buque Áerospatiale AM-39 Exocet, el cual ya había demostrado su letalidad el pasado 4 de mayo al alcanzar y dejar fuera de combate al destructor HMS «Sheffield» D80. Habiendo realizado la aproximación, los dos SUE comienzan la maniobra de ascenso para permitir que el radar Agave detectara los objetivos. En el primer barrido, se adquieren tres blancos: dos grandes y uno más chico. Los SUE descienden nuevamente, alistándose para recorrer las últimas millas hasta el punto de lanzamiento. En ese momento, el destructor HMS «Exeter» D89 y la fragata HMS «Ambuscade» F172 logran detectar las emisiones del radar Agave. La flota británica se estremecía ante la posibilidad de hacer frente a nuevo ataque de misiles Exocet. Las transmisiones radiales británicas pronto se ven inundadas con la emisión del código “Handbrake”, indicativo británico para la detección del radar Thomson-CSF/EMD Agave.

A las 1632 Curilovic y Barraza ascienden nuevamente, en esta ocasión para lanzar sus misiles Exocet. Completada con éxito la maniobra, los cazabombarderos navales emprenden el retorno mientras que los misiles hendían como rayos el cielo del Atlántico Sur en busca de sus blancos. El Grupo de Batalla entra en alarma, tomando acciones necesarias para engañar a los misiles y evitar el impacto en los portaaviones. El cielo se llena de nubes de chaff y por un instante parece que las contramedidas surten efecto. Sin embargo, la zona es rica en blancos, por lo que los Exocet no tienen problemas en encontrar un blanco el cual, irónicamente, poseía como único medio de autodefensa algunas ametralladoras de propósito general de 7,62mm.

Solo pasan unos instantes cuando el buque portacontenedores modificado “SS Atlantic Conveyor” es impactado por los misiles AM39 Exocet. Tratándose de un buque comercial, el mismo no cuenta con compartimientos estancos o un diseño que le permita minimizar los daños ante este tipo de ataque. El buque pierde propulsión y con ello el control de la maquinaria. Instantes después, ya con un incendio de importancia que comienza a devorar sus entrañas, se pierde el generador diésel y con ello la presión en las mangueras del sistema antiincendios. Pese a los esfuerzos de la tripulación, el foco principal no podía ser atacado directamente. El «Atlantic Conveyor» estaba condenado. Ian North, capitán del portacontenedores, no tuvo más remedio que anunciar “…El fuego está fuera de control. Abandonen el buque…”

Mientras la tripulación del «Atlantic Conveyor» se enfrentaba al drama del rescate y a las heladas aguas del Atlántico Sur, los SUE seguían con su retorno sin novedades, reabasteciendo nuevamente del KC-130 y aterrizando en la base de Río Grande a las 1830 aproximadamente. En su afán por querer derribar a los atacantes, el HMS «Invincible» lanzaba andanadas de misiles Sea Dart…aunque los SUE ya estaban fuera de alcance, siendo abatidas nubes de chaff.

Las pérdidas abordo del Atlantic Conveyor

Pese a que el Atlantic Conveyor no era el objetivo principal, las pérdidas ocasionadas fueron de gran importancia ya que se logró asestar un duro golpe a la línea logística del adversario. Tal como mencionamos, se trataba de un portacontenedores convertido en un buque con capacidad para transportar y permitir operaciones de los helicópteros pesados CH-47 Chinook, de los Sea Harrier del 809 Sq. de la Royal Navy y los Harrier Gr.3 del 1(F) Sqd de la RAF. Se lo consideraba como un tercer portaaviones aunque con sus lógicas limitaciones.

Al momento del ataque realizado por Barraza y Curilovic, los Harrier y Sea Harrier ya se habían trasladado a los portaaviones, sin embargo aún permanecían en la cubierta del Atlantic Conveyor tres CH-47 HC.1 del 18 Sqd de la RAF y seis Wessex HU.5 del 848 Naval Air Sqd. de la RN. La pérdida de estos helicópteros tendría consecuencias directas en la ofensiva terrestre británica, viéndose obligados los marines y paracaidistas a realizar largas marchas en lugar de contar con sus helicópteros de transporte.

Entre las pérdidas de tipo logístico se incluye todo el material para armar y operar una Base Aérea Adelantada (FOB), 12 botes de apoyo, vehículos para manejo de cargas, sistemas de almacenamiento de combustible, repuestos para los helicópteros, miles de carpas, misiles aire-superficie AS11/AS12 y 220 bombas de racimo, entre otro material.

Publiidad

1 COMENTARIO

  1. Felíz día de la Pátria !!!

    Tengo entendido que en el caso del Sheffield, el Exocet no explotó, sim embargo habria causado un incendio, con el combustible del motor.

    En la nota no queda claro si los misiles explotaron, o pasó lo mismo que en el caso del Sheffield. Se sabe si hubo detonación ?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.