El pasado viernes 13 de mayo, la plaza de armas del Regimiento de Infantería Paracaidista 2 “General Balcarce” fue el epicentro del acto por el Día de la Aptitud Especial de Comando. La ceremonia, presidida por el Jefe de Estado Mayor del Ejército General de División Guillermo Olegario Pereda, ganó especial emotividad ya que para la ocasión se contó con una nutrida presencia de Veteranos de la Guerra de Malvinas que supieron integrar las dos Compañías de Comandos desplegadas en las islas.

En el marco del 40° Aniversario de la Guerra por las Islas Malvinas, los Veteranos, familiares de Comandos caídos y personal destacado perteneciente a la aptitud especial les fueron entregadas medallas y diplomas en reconocimiento por su accionar durante el conflicto, destacándose como su espíritu combativo, coraje y valor dejaron un mojón inamovible y perenne en la turba malvinense, sirviendo de legado para las futuras generaciones de Comandos.

En su alocución, el Comandante de la Fuerza de Operaciones Especiales realzó las particularidades de la Aptitud Especial de Comando y del espíritu de cuerpo que imbuye a cada uno de sus integrante, destacando una vez más el accionar de los Comandos en Malvinas. También dedicó unas breves pero sentidas palabras al personal que se encuentra realizando el Curso Básico Conjunto de Formación de Comandos, el cual formó parte del dispositivo «Virgen de Fátima».

El JEMEGE y el presidente de la Comisión de la Aptitud Especial de Comando, General de Brigada (R) “VGM” Sergio Fernández, recalcaron una vez más la actuación de los oficiales y suboficiales que integraron la Compañía de Comandos 601, la Compañía de Comandos 602, Comandos Anfibios y Escuadrón Alacrán, coincidiendo en que es una obligación constante la de tener presentes a los Caídos en acto de servicio, tanto en Malvinas como en acciones anteriores y posteriores.

En referencia a la actualidad de la Aptitud Especial, se remarcó la evolución doctrinaria y orgánica así como el proceso de modernización de material que se pudo apreciar en los último años. La ceremonia finalizaría con un desfile del personal y medios motorizados perteneciente a las Compañías de Comandos 601, 602 y 603, Compañía de Fuerzas Especiales 601, Compañía de Buzos de Ejército 601, Compañía de Apoyo a las Fuerzas de Operaciones Especiales 601, Escuela de Tropa Aerotransportada y Operaciones Especiales y Comandos Anfibios. Entre aplausos, los Veteranos de la Guerra de Malvinas cerrarían el desfile.

Reseña de la Aptitud Especial de Comando

El origen de los comandos en la República Argentina se remonta al año 1964 cuando se dictó el primer cursillo a cargo del Teniente Coronel Leandro Narvaja Luque, asesorado por el mayor William Coll, ranger del Ejército Norteamericano. Dicho cursillo tenía una duración de treinta días y se llevó a cabo en el Centro de Instrucción de Infantería, en la localidad de Malagueño, Córdoba. En 1966 el curso es trasladado a Buenos Aires, cuando se creó la actual Escuela de Infantería en Campo de Mayo.

Entre los años 1968 y 1973, el curso de Comandos extendió su duración a 45 días, dividido en etapas que se desarrollaban en Campo de Mayo, Mazaruca, Córdoba, Bariloche, Tartagal y Mar del Plata.

En 1971, se creó oficialmente la Aptitud Especial de Comandos y se adoptó el actual brevet de la aptitud, iniciándose un período de intercambios y capacitaciones para adquirir experiencia en otros países tales como Colombia, Brasil, Perú y Estados Unidos.

En el año 1978, se creó en el ámbito de la Escuela de Infantería la primera unidad especial denominada Halcón 8, tenía la finalidad de dar seguridad anti-terrorista durante el mundial y posteriormente durante el conflicto con Chile, se mantuvo la organización previéndose su empleo en misiones especiales.

En 1982, sobre la base del equipo Halcón 8 se creó la Compañía de Comandos 601 y el 24 de abril fue desplegada a Malvinas a órdenes del Mayor Mario Castagneto. El 21 de mayo, ante la necesidad de contar con una mayor cantidad de Tropas de Operaciones Especiales en las Islas, se creó sobre la base de los comandos dispersos en otras unidades del país, la Compañía de Comandos 602, siendo designado como jefe el Mayor Aldo Rico.

Ambas Compañías de Comandos participaron activamente del conflicto, regando la turba malvinense con sobradas muestras de valor, coraje y honor.

Agradecimientos: Al personal de la Fuerza de Operaciones Especiales del Ejército Argentino.

Publiidad

3 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.