18 de mayo de 1982. Con la restricción de la operatividad en las tres bases aéreas de las islas Malvinas por el accionar de las Fuerzas Británicas, las fuerzas armadas argentinas continuaron con los esfuerzos en defensa de las islas. Durante la jornada se viene registrando ataques y bombardeos contra la pista de Puerto Argentino y Puerto Darwin, sumado a el funcionamiento limitado de la Base Aeronaval Calderón luego del ataque de la SAS, producido en la madrugada del 15 de mayo.

Luego del ataque y hundimiento del Crucero ARA General Belgrano, la Armada Argentina tomo la decisión de replegar al portaviones ARA 25 de Mayo a aguas pocas profundas en la zona del Golfo San Jorge. 

Frente continental:

ARA Bouchard (D-26)

Horas de agitación se vivieron durante la madrugada en la Isla Grande de Tierra del Fuego. Los informes del día anterior reportaron la presencia de submarinos británicos en la zona, como el acercamiento en dirección oeste del portaviones HMS Invencible. Si bien no estaban claras sus intenciones, las hipótesis barajadas hacían prever que podría llevarse a cabo algún tipo de operación contra territorio continental argentino. Más teniendo presente que en Río Grande se encuentran operando los Super Étendard del Comando de Aviación Naval de la Armada Argentina.

De esta forma, como previsión, la Armada Argentina en día anteriores fondeo al destructor ARA Bocuhard bahía Esperanza; mientras que el ARA Piedrabuena se ubicó en una posición más norte que este. En horas de la madrugada (0408 horas) los radares del ARA Bouchard detectaron un eco desconocido. Desde el destructor se inició los procedimientos para identificar al contacto, para descartar un vuelo propio, mientras seguía al mismo el cual se adentraba sobre la línea de costa hacia el interior de la Isla Grande Tierra del Fuego.

Cerca de las cinco de la mañana (0442 horas) llego la primera respuesta negando que el contacto fuese de una aeronave propia. Minutos después, el ARA Bouchard informó que el contacto podría haber descendido en las cercanías de estancia La Sara, a 26 millas de Río Grande. Minutos después el eco volvería a parecer en pantalla manteniéndolo durante 10 minutos. A las 0502 el ARA Bouchard comunico que el eco se encontraba en la frontera con Chile.

Mientras estos hechos ocurrieron, se ordeno el oscurecimiento de las las luces de la Base de Río Grande se apagaron y fue ordenada la alerta roja. Sobre la bahía San Sebastián se encontraba un depósito de combustible que suministraba combustible especializada para las aeronaves de la unidad, lo cual podría ser objetivo de la intrusión. Las patrullas terrestres de infantes de Marina salieron hacia la zona norte para rastrillar las estancias, seis helicópteros fueron desplegados a la búsqueda, mientras la artillería antiaérea esperó un ataque que podría provenir desde el mar.

Sobre el eco de radar desconocido:

En base a fuentes consultadas, la mencionada aeronave se trataría de un helicóptero Sea King HC-4VC matricula ZA290 perteneciente a las Task Force Británica. La misma despego a primeras horas del 18 de mayo desde el HMS Inivincible que se encontraba ubicado cerca de la Isla Beauchene, a 30 millas de las Isla Soledad. En la misma iba un grupo de nueve hombres pertenecientes al Escuadrón B del Special Air Service (S.A.S). El objetivo final de la operación era el de atacar la escuadrilla de Super Étendard y sus pilotos que se encontraban alojados en la base aeronaval de Rio Grande, Tierra del Fuego.

El helicóptero Sea King ZA290, habiendo sido detectado por los radares de los destructores de la Armada Argentina y de la Base Río Gallegos, debía abortar la misión. En su regreso emprendió rumbo con dirección a la frontera con Chile. Los últimos reportes provenientes de Chile indican que fueron encontrados a once millas los restos de un helicóptero incendiado. En lo respectivo al destino de la tripulación, los mismo se han entregado a autoridades chilenas. Próximamente se espera tener mayores detalles sobre las acciones, pero la fuentes indican que la misma ha sido denominada por las Fuerzas Británicas como Operación Mikado.

Por su parte, conocido este hecho, desde la Armada Argentina se tomaron medidas inmediatas para defensa la Base de Rio Grande en Tierra de Fuego. De esta forma fue confeccionado un Plan de Alarma Temprana, comprendiendo el oscurecimiento de las localidades cercanas y la restricción para la circulación de vehículos en determinados horarios fijados por las autoridades. En lo referido a la defensa de la Base Aérea, diversos sectores de los alrededores han sido minados, mientras que ha sido apostados una compañía de la Infantería de Marina de la Armada Argentina.

Frente: Islas Malvinas

Como fue informado, a lo largo del día en la Islas Malvinas fue registrada una intensa activad de Patrullas Aéreas de Combate (PAC) constituidas por aeronaves Harrier. Al igual, que en jornadas anteriores los ataques son realizados desde gran altura, lo cual merma su eficacia para alcanzar las posiciones argentinas. Esto viene provocando una gran multiplicada de alarmas rojas, manteniendo un esta de alerta general constante en las guarniciones de Puerto Argentino.

Por su parte, el BAM Condór en Darwin también recibió la visita de aeronaves enemigas. Durante el día dos Harrier GR3 de la RAF (Royal Air Force) efectuaron ataques contra las posiciones empleando bomba tipo Beluga BL-755. El ataque tuvo como objetivo el radar Elta, el cual había alertado el acercamiento de los Harrier provocando la respuesta de las baterías de 20mm de la defensa antiaérea.

A su vez, a pesar de la mala meteorología, la Fuerza Aérea Sur (FAS) ordenó el despegue de dos Hércules C-130 con destino la Islas Malvinas, a fin de proseguir con las operaciones de puente aéreo para el suministros de las unidades. En total, dos aeronaves (TC-65 y TC-63) fueron enviados, de los cuales solo uno pudo aterrizar en la Isla Malvinas para entregar su carga de 15 tonelada de suministros. La segunda aeronave debió regresar a Comodoro Rivadavia por la mala meteorología reinante en Puerto Argentino en horas de su llegada.

Frente Diplomático: Respuesta negativa del gobierno argentino

Luego de la presentación formal y directa del gobierno Británico ante Naciones Unidas con el objetivo de brindar una solución negociada del conflicto, el secretario general de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuellar, se comunicó con embajador Parsons con la respuesta argentina. En la noche del 18 de mayo, los argentinos retrocedieron en relación a sus anteriores concesiones, con lo cual la cuestión de la soberanía volvió a estar en la mesa de debate. La intervención del Pérez de Cuellar fracaso.

En otro plano, en el día de hoy fue realizada una nueva reunión del Consejo de la OTAN. A través de la misma, los miembros de la alianza militar han expresado su apoyo «total e incondicional» al Reino Unido; a la par que efectuaron una nueva condena contra la República Argentina.

Tal vez te interese El Reino Unido pierde uno de sus helicópteros y propone un nuevo plan de negociaciones con la Argentina

Publiidad

1 COMENTARIO

  1. Buenas, hay una incongruencia entre las horas mencionadas y las que figuran en la foto del contacto radar.
    En la foto parece indicarse que a las 04.32 el heli cruzaba a Chile en su huida: pero en la nota se indica que a las 04:42 se comunica que n oes una nave amiga y minutos más tarde aterriza.
    Sería bueno que se verificase y corrigiese eso. Saludos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.