Por Eduardo Cundins.

Introducción

La crisis de las Fuerzas Armadas Argentinas, una historia de resquemores e ideología demanda una decisión que excede el mero mandato de una administración en cuatro años. El menoscabo, desdén o el simple desinterés (por no decir el prejuicio sempiterno de catalogación de genocidas y golpistas) reclama una decisión más filosófica que política, trascendente; Condenadas al anonimato y a la proscripción, la ecuación no podría ser más efectiva. Como un órgano no irrigado estará condenado a morir, a necrosarse, en sus antípodas: “Solo se defiende lo que se quiere, solo se quiere lo que se conoce”

Claro está que, cada tanto ese sólido y perenne escarnio deja correr el velo que las oculta y la sociedad reconsidera los valores engarzados en sus integrantes. De no haber existido la maldita pandemia no habría oportunidad de lucimiento de la acción humanitaria impecable desplegada por sus miembros.

Un profundo estudio ha demostrado que aquellos países subfinanciados en su defensa, dejan a éstas en el abandono o se las reintegra a un rol “aggiornado” para las que fueron concebidas.

Recurriendo a las fuentes, la Constitución Argentina de 1853 y sucedáneos, los principios de esa nación surgida a la faz de la tierra reclama 6 aspectos contenidos en su Preámbulo, documento intangible señero y guía para las generaciones futuras: Unión, Justicia, Defensa, Paz, Bienestar, Libertad[i]

Historia de una tergiversación deliberada. (Conociendo África)

A modo de prólogo

Esta investigación cuantitativa, exhaustiva y extremadamente poco conocida que llevamos a cabo desde “Cascos Azules. Argentinos…®” pretende contrarrestar el insidioso prejuicio por el cual la participación en misiones de paz supone erogaciones imposibles de afrontar por parte de un estado pauperizado, conducido aún por cualquier color político.

La parametrización democrática que depende del endiosado voto electivo y que fuera reconocida por nuestro inefable Jorge Luis Borges como el “abuso de la estadística; … recordando muchas veces aquel dictamen de Carlyle, que la definió como el caos provisto de urnas electorales” 1, torna en imposible encarar toda construcción o proyecto que lleve más allá de un período. Desde 1994, la subordinación del espíritu republicano a las aspiraciones partidocráticas han conducido a un estado de cosas harto elocuentes sin una sola perspectiva de salida, así sea huyendo hacia el futuro pero resolviendo el “laburo del político”. Lo agonal superó a la vertiente arquitectónica de la gran política.

El escarnio al que se ven sometidas las Fuerzas Armadas, su minimización como expresión genuina de un país orgulloso “surgido a la faz de la tierra” en 1810, su eterna invisibilización como si se tratara del familiar enfermo en la familia decimonónica condenado a ser ocultado a la luz pública… por trasmontanos motivos de vergüenza, sus uniformados silenciados como sustraídos de toda posibilidad de enorgullecer a sus ciudadanos es más que elocuente. Ese luctuoso pasado, no buscado, es una y otra vez reflotado opacando toda conducta digna dable de ser reconocida, estigmatizados sus integrantes como en la pseudodisputa con los seudo mapuches, tan solo, es una muestra más explotada por la voracidad mediática y en deliberado contraste con los sucesivos reveses estatales de una guerra…sí, una guerra que perderemos.

MONUSCO, un poco de historia

La MISIÓN DE ESTABILIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS EN LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO, es la sucesora (julio de 2010) de una serie de iniciativas desesperadas, muchas veces ineficaces, con las que el mundo, a través de “sus” Naciones Unidas ha intentado mitigar la vergonzosa situación de una sociedad que ostenta el estigma de un orden en el índice de Desarrollo Humano de 149 entre 189 países evaluados. La RDC es el 4º país africano por su población de más de 88 millones de habitantes, detrás de Nigeria con 209 millones, Egipto 100 millones y Etiopía con otros casi 100 millones.

Respecto a su superficie, de 2.345.000 km², es el 2º país africano después Argelia con 2.382.000 km² seguido de Sudán con 1 885 000 km². (semejante a la superficie CONTINENTAL argentina)

Como en muchos casos, el ex Congo Belga y Ex Zaire fue víctima de su éxito dada la voracidad de los actores europeos (hubo un tiempo que toda África fue europea) protagonistas del (verdadero) genocidio de 1908 a manos de los civilizados belgas… y en cáustica reflexión que refieren a las manos amputadas de sus procesados pobladores 

En la actualidad RDC sigue asolada por bandas guerrilleras concebidas por las mismas usinas expansionistas que hoy asolan Ucrania y que intentaron instalar satélites socialistas en el mundo periférico como lo fueron Indochina, Sudamérica y toda África.

MONUSCO en números

En una básica minería de datos (data mining), intentaremos cruzar guarismos de pública disponibilidad y así poder reconocer factores, tendencias y magnitudes:

  • NO SON LOS PAÍSES MÁS RICOS LOS QUE “PUEDEN” APORTAR CONTINGENTES DE TROPA A LAS MISIONES Los 10 países contribuyentes mayores de tropas en MONUSCO (con casi 18.000 efectivos internacionales totales) no son países privilegiados por su bienestar, desarrollo humano ni riqueza estructural, económica o militar. Por el contrario, se trata de países que promedian el ordinal 138 entre 189 países en el Índice de Desarrollo Humano. Se trata de países de muy bajo desarrollo y que para paliar sus paupérrimos presupuestos de defensa han apelado a esta modalidad para mantener sus escuálidas fuerzas armadas en una estándar básico de sobrevida, al imperio de la necesidad que dicta el Artículo 51º de las Carta de las NNUU en el “derecho de legítima defensa” de los estados 2. Así, mucho dista Marruecos con su numeral 121º ó Indonesia 107º, India 131º, Sudáfrica 114º, Bangladés 133º, Nepal 142º, Pakistán 154 º, Tanzania 163º y Malaui 174º de encaramarse en los rankings de opulentas naciones. Claro está que ello contrasta con un orden de país de MUY ALTO DESARROLLO HUMANO como lo es nuestro vecino Uruguay que ostenta el numeral 55 y colabora en la mitigación del drama congoleño con 826 efectivos. Argentina goza, quizás inmerecidamente, ¡¡¡¡estar encumbrada en el sitial 46!!!! (el “mejor país” sudamericano después de Chile)
  • NO SON LOS PAÍSES CON MAYOR “EXCEDENTE” DE EFECTIVOS UNIFORMADOS LOS QUE PUEDEN CONTRIBUIR EN ESTAS MIASMAS DE CONFLICTO SOCIAL. Por caso, nuestros hermanos uruguayos destinan un 4% de sus efectivos militares totales (21.000) para desplegar en MONUSCO así como Malawi lo hace con un 6,5%. Pero a su vez india distrae tan solo un 0,1% y Pakistán 0,3%. En caso que Argentina se comprometiera en contribuir con el mismo número de nuestros vecinos rioplatenses (826), sería de un escaso 1,2%. A su vez el número de efectivos bajo bandera en todos los países promedia 1,15 militares por cada 500 habitantes, oscilando entre 2,94 militares cada medio millar de civiles en el caso de Uruguay y 0,22 de Tanzania. Argentina juega en este rubro con un digno 0,78.
  • NO SON LOS PAÍSES CON MAYOR PRESUPUESTO DE DEFENSA LOS QUE CONTRIBUYEN EN ESTOS CONFLICTOS INSOLUBLES CIVILES INTERNOS PERENNES. De los países consignados, los que se identifican como los “Top Ten” solo India (potencia nuclear y que mantiene un contencioso territorial con la también potencia nuclear: Pakistán) es el 3º país del orbe con mayor inversión/gasto en defensa arrojando un “costo” por efectivo bajo bandera de 49.923 U$S anuales pese a contar con efectivos de casi un millón y medio de almas. Los restantes 9 países reconocen en su otro extremo al país cuyo índice de desarrollo lo lleva al orden 142 entre 189 con un costo “per cápita” de U$S 4. 374/año.  Se desprende de ello que Uruguay ha fijado una política de “sustentación” (no de financiación) de su aparato militar basado en esta participación intensiva que ha permitido internacionalizar sus FFAA y lucirlas en los foros globales. Uruguay no es un desconocido. Con la hipótesis propuesta, Argentina “jugaría” con un guarismo de 1,1%
  • NO SON LOS PAÍSES CON VASTAS SUPERFICIES A PROTEGER LOS QUE NO PUEDAN DISTRAER EFECTIVOS EN ESTA DEMANDA HUMANITARIA. Según la muestra, el universo adoptado en el cuadro, la cantidad de efectivos disponibles (bajo bandera) con los que deben defender las respectivas soberanías territoriales promedia 0, 4 militares por Km2. En sus extremos se hallan Bangladesh con 1,13 (considérese 175 millones de habitantes, 163.000 efectivos y solo 144 mil km2 a guarnecer) y Tanzania 0,03… No obstante, si hiciéramos jugar a Argentina en esta instancia descubriríamos que la argentina contaría con un escueto 0,02 efectivos por km2, algo así como un uniformado cada 50 km2.  La posibilidad de éxito sería, al menos, remota. Esa debilidad, en el mundo, es conocida y evaluada. Dicho e otro modo, son los vacíos estratégicos o l el estado ausente. Facilitación gratuita a la fortaleza Malvinas defendida con solo una par de libras
  • NO SON LOS PAÍSES CON UNA ENORME POBLACIÓN QUE PUEDE “LIBERAR EXCEDENTES EXPORTABLES” CONTRATADOS. Los márgenes del universo considerado nos llevan a guarismos de por sí significativos: una India (2º en el ranking mundial) con más de 1.400 millones de habitantes y, por el otro lado Uruguay con un exiguo orden de 133º y 3 y medio millones de habitantes. El cruce de estos datos nos arroja que el número de personas (mujeres y hombres) desplegados en RDC POR La India responden a una ratio de 1,34 desplegados cada millón de habitantes y en el otro extremo Uruguay con 231,3 por millón de habitantes. Tan solo, y a modo de comparación, de participar Argentina con el ya mencionado número de efectivos desplegados por nuestros vecinos rioplatenses (826) sería de 17,86, aun por debajo del promedio considerado (37,8 de la muestra).

La evolución de este compromiso

En prenda de reconocimiento debemos rescatar un incremento, un mayor protagonismo del área política de las Misiones de Paz, no solamente traducido en un sello postal sino en el incremento en dos nuevos destinos, dos nuevas misiones trabajosamente logradas: UNMOGIP y UNIFIL, esta última de la mano de nuestra Madre Patria, como nación líder.

Ya son cinco los miembros de estado mayor internacional/observadores militares (un estándar superior a la media) que nos permiten lucirnos. Pero los fríos números nos recuerdan que en 2005 eran 8 las misiones en las que los efectivos nacionales, efectivos federales, brindaban su expertise en estos focos de conflicto. Para el año 2011 ya eran 7 pero los efectivos desplegados eran 1051, para el año 2014 en 8 misiones se desplegaban 913 efectivos.

En todos los casos, “Cascos Azules. Argentinos…®” compendiaba la totalidad de los Efectivos Federales, asumiendo el mandato del Decreto 684/99 que estipulaba la gestión administrativa integral de las fuerzas en el exterior (nunca su control operativo), aspecto del que el Ministerio de Defensa, ha renunciado. En la actualidad son nuevamente 8 misiones pero solo 342 los desplegados, lo que nos invita a pensar ¿Estábamos sobrextendidos antes de MINUSTAH (Haití) o subextendidos en la actualidad?… ¿Estamos haciendo el debido esfuerzo? ¿Esta es la respuesta de un país comprometido con la paz en el mundo (tres premios nobeles) y en el que existen exponentes de excelencia para lucirnos? ¿O es eludir, una vez más, esa responsabilidad por la que se nos juzgará?

Conclusiones

El cuadro en su columna 9 ilustra un hipotético “ingreso” de divisas (U$S) correspondiente a las compensaciones estipuladas por NNUU a los desplegados individuales. Al solo efecto ilustrativo y redondeado en U$S 1.200 (No en los actuales U$S 1.428 por mes y por persona), el promedio de reembolsos ronda en decenas de millones de dólares. No se enuncian otros reembolsos sustanciales si consideráramos equipamiento pesado: camiones, hospitales reubicables, vehículos blindados, etc. Quizás la avidez confiscatoria estatal de algunos gobiernos vea estas ganancias inesperadas o eventuales como un beneficio para las arcas públicas, aunque al menos constituye un paliativo para todo aquel que se ofrezca a brindar un servicio afín a su vocación definitivamente complementario con su capacitación y con el conocimiento inteligente de culturas, idiosincrasias y conductas propias de un mundo desde el cual provendrán las agresiones: como lo advierte la legislación nacional.

Los países con menor inversión en defensa como lo es Argentina (Ver Pgm 1264 del 7 de marzo de 2022 disponible en http://www.cascosazules.com.ar/programa.aspx?Id=1165  ) y con un enorme patrimonio físico a defender impone resaltar el enorme valor de sus fuerzas de defensa como factor equilibrador. La igualdad de los términos de una ecuación suponen que una defensa debe reposar en el equilibrio que brinda una fuerza de defensa igualmente proporcional a los factores tangibles e intangibles que debe defender.

D =     F        _

  S + R

En Donde

D: Defensa (Seguridad Internacional)

F: Valor, efectividad y eficiencia de las FFAA

S: Superficie Soberanía (física, cultural, idiosincrasia)

R: Recursos (naturales, humanos, tecnológicos, intangibles, etc)

A mayor superficie y recursos a proteger, mayor factor de amenazas y agresiones expoliadoras. Sea por magnitud, poderío, virtudes, cualidades o profesionalismo, las FFAA deben ser directamente proporcional al “bien” a preservar.

Preservan la paz y la seguridad internacionales a costos insignificantes, por lo tanto, constituye un aspecto que es poco apreciado y nada reconocido. Las FFAA están saliendo baratas. El prejuicio de considerar “caros” los esfuerzos de mantenimiento de una milicia nacional permanente quedan desacreditados para quienes quieran contrastarlo. (Ver Tesis Doctoral: “La participación en misiones de paz de las Naciones Unidas y su relación con la política exterior y de defensa. Caso Argentina en Haití”. https://racimo.usal.edu.ar/5272/ )

Más de 2.8 millones de km2 (si bien debieran ser 4 millones, pero con un 30% bajo control de una potencia extracontinental) corresponde al 21% de la extensión sudamericana que es resguardada por una fuerza costeada con un porcentaje presupuestario del 6,8% asignado a la defensa más bajo de la región (1,7%) lo que no hace más que hablar de la excelencia de nuestros uniformados, su eficiencia, su espíritu de sacrificio en pos de la defensa de la Patria contribuyente al de una región toda.

Como queda demostrado en estudios profundos el 21% de la superficie sudamericana protegida con el 6,8% de la asignación presupuestaria habla de la eficacia de nuestros defensores. Enhorabuena: las FFAA más económicas de América.

Alentar el lucimiento de Fuerzas Militares en la arena mundial resulta imprescindible para cumplimentar el mandato de la Ley de Defensa: por el “modo disuasivo”, gesticular autistamente, bajo una campana de cristal opaco, sin la condición de comunicatividad, en el encapsulamiento que ofrecen aulas y foros cerrados es esquizofrenia… Creer que alguien es testigo de esas expresiones sin “lucirlas”, sin mostrarlas, es patológico. Pareciera ello contrariar todo un andamiaje argumentativo en el que resulta imperioso desacreditar, menoscabar, denostar, deshonrar, dañar, denigrar todo aquello que detente poder, fortaleza, valores, autoridad…pues ello se contrapone al hegemón al que solo una elite aspira.

Nos debemos el análisis de la analogía con nuestros mejores “guerreros” actuales (los deportivos), aquellos que nos representan en “la arena  mundial”. Un Messi, un Di María, un Dybala, un “Dibu” o un Lautaro Martínez…ningún valor tendrían si no se forjaran, si no se midieran semana a semana en la más ruda forja que ofrece el mundo competitivo: las ligas europeas. El aislacionismo fue una patología de la Política Exterior Argentina de mediados del Siglo de las Guerras… la pretenciosidad argentina (típicamente aliada a su soberbia) fue la antesala del fracaso que aún padecemos.

Competir en la arena mundial (y no en la propia, local y vernácula) supone una obviedad tanto mayor cuanto que las prescripciones jurídicas imposibilitan a la fuerza militar nacional “distraerse” en agresiones internas, normalmente subrepticias, insidiosas o sediciosas (que caracterizan el panorama de los Conflictos Armados Internacionales actuales).

El ámbito, pues, del que provendrá la amenaza, la agresión será el de ese otro mundo ajeno, extraño y distante, aún más: circunscripto a la cuádruple condicionalidad discrecionalmente impuesta: MILITAR, ESTATAL, EXTERNA, AGRESIVA…

REFERENCIAS

  1. https://www.clarin.com/sociedad/vuelta-democracia-texto-jorge-luis-borges-escribio-clarin-1983_0_cvt720K4S.html
  2. https://www.un.org/es/about-us/un-charter/chapter-7#:~:text=Art%C3%ADculo%2051,paz%20y%20la%20seguridad%20internacionales.

[i] “El fin de las Fuerzas Armadas” Anuario ISIAE/CARI 2021. Pág 55- 71 de 108. ISBN 978-987-1558-28-5 Disponible https://www.cari.org.ar/pdf/isiae-anuario2021.pdf

*Las opiniones y afirmaciones vertidas en el artículo del autor no representan las del equipo de redacción de Zona Militar.

Publiidad

4 COMENTARIOS

  1. Las FFAA de Argentina se fueron degradando desde la vuelta a la democracia, el temor de los políticos por las intervenciones militares hicieron que la defensa fuera reduciendo su presupuesto a tal punto que ninguna de las fuerzas tuvieran autonomía ni elementos suficientes para desenvolverse. Hoy día la falta de actualización y modernización ha llegado a tal punto que nuestra defensa solo sirven como fuerza policial o complemento de asistencia humanitaria. Nuestro Ejército está como fuerza de paz en Africa o en el caribe dirigiendo el tránsito con chalecos vencidos; nuestra Armada sólo tiene nuevos patrulleros para perseguir pesqueros y la Fuerza Aerea ya casi no puede defender el espacio aéreo. Lo único que se ha actualizado es material de transporte (para transportar qué?). Dudo que así se conserve un país, hay algo muy mal barajado.

    • Concuerdo plenamente, los políticos deben pensar más en la Patria que en si mismos e invertir mucho más en defensa porque la paciencia de los militares no es infinita. En España tienen una estrategia diferente y les dan lo que piden para que no molesten demasiado y la OTAN también influye exigiendo armamento moderno, pero en tiempos del Generalísimo Franco, España operaba más de 300 reactores de combate, el doble que ahora con la democracia.

  2. Coincido con Csar. En el caso de la FAA el Transporte se ha °actualizado° últimamente volviendo al servicio, o intentándolo en algunos casos, aviones ya desprogramados ( FK 28 Y FK 27) además de incorporar un Boeing 727.

  3. Yo he visto al Palomar con hasta 14 C-130 Hércules, 5 B-707, 5 Fokker 28, 6 Fokker 27 y 10 Guaraní II. Parecía una base americana. No somos ni la sombra de eso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.