22 de abril. Las jornadas siguen transcurriendo por dos planos: el diplomático y el militar. Lejos de llegar a un acuerdo, los gobiernos de Argentina y del Reino Unido de Gran Bretaña trabajan en sus iniciativas a los fines de alcanzar gestos o apoyos directos por parte de la comunidad internacional. Mientras tanto, la solución militar ya resulta inexorable. Un grupo de tareas de la Royal Navy ya se encuentra próxima a realizar las primeras acciones en las Georgias, a las vez que las FFAA argentinas y británicas continúan con sus tareas de alistamiento, despliegue y actividad operacional.

Wessex 5. En segundo plano el destructor «Antrim» Foto: RN

Diplomacia

El titular del Foreign Office, Francis Pym, se encuentra en los EE.UU. a los fines de exponer la posición británica ante congresistas del país norteamericano y de reunirse con el Secretario de Estado, Alexander Haigh. Los concilios van definiendo la estrategia norteamericana ante la disputa en el Atlántico Sur, en lo que parece una clara inclinación hacia una apoyo abierto al RUGB.

Por su parte, el gobierno argentino alcanza una pequeña victoria al lograr que el Buro de Coordinación del Movimiento de Países no Alineados exprese su apoyo al reclamo, exhortando a ambas partes para que sigan trabajando con el objetivo de alcanzar una resolución pacífica al diferendo.

Frente Malvinas

Uno de los aspectos relevantes de la jornada es la visita del Presidente de la Nación Teniente General Leopoldo Fortunato Galtieri a Puerto Argentino. Durante su presencia, la autoridad máxima realizará una inspección del dispositivo argentino en las islas junto con los comandantes de los elementos ya desplegados en el territorio insular. Mientras tanto, en el continente, diversas unidades aún se mantienen en movimiento para alistarse y realizar el cruce a las islas.

Tal es el caso de los Escalones 2 y 3 del Regimiento de Infantería 4, los cuales inician la marcha desde Comodoro Rivadavia a Río Gallegos para el cruce. Por su parte, el jefe del Grupo de Artillería Aerotransportado 4 recibe la orden de preparar la unidad para se desplazamiento a Comodoro Rivadavia. Se ejecutan los estudios y se imparten las ordenes a los fines de organizar la subunidad para su transporte y coordinación con FAA. Atento las limitaciones existentes, inicialmente solo es posible desplegar con 70 toneladas de munición.

Frente Georgias

Durante la noche del 21 y madrugada de hoy, una fuerte tormenta sacude Antrim y grupo de tareas de la Royal Navy que opera en aguas aledañas a las islas Georgias del Sur. 16 integrantes del D Squadron del Special Air Service (SAS) al mando de Capitán John Hamilton ya se encuentra en el glaciar Fortuna, habiendo sido trasladados por los helicópteros embarcados en el destructor HMS «Antrim» y en el buque de aprovisionamiento RFA «Tidespring»: son Wessex HAS.3 XP142 conocido como «Humphrey» y de los Wessex HU.5 XT464 y XT473 del 845 «C» Flight. Se trata de las acciones iniciales, en torno a las Georgias del Sur, de la operación «Paraquet»

En las primera horas, el elemento SAS informa al puesto comando del Antrim que las condiciones meteorológicas han tornado imposible la ejecución de la misión, al punto que incluso corre riesgo sostener la posición debido a las severas inclemencias climáticas. Al amanecer se pone en marcha el primer intento de extracción con los tres helicópteros Wessex, sin embargo el mismo debe ser abortado por las fuertes ráfagas de viento y visibilidad casi nula.

Un segundo intento se inicia a las 1330, lográndose contactar con el personal del SAS gracias a una reducción del viento y una mejor condición de visibilidad. Los helicópteros aterrizan, distribuyéndose entre ellos la patrulla del SAS. El Wessex HU.5 464 es el primero de salir de la zona de aterrizaje, sin embargo el helicóptero termina cayendo a 100 metros. Alarmados por la situación, las tripulaciones de los Wessex remanentes observan para su sorpresa como pilotos y soldados comienzan a salir del helicóptero accidentado, casi todos de ellos ilesos salvo por algún contuso. Inmediatamente se distribuyen entre el «Humphrey» y el 473, debiendo despegar bajo condiciones muy severas de viento y visibilidad.

Durante el vuelo de salida, el Wessex HU.5 473 colisiona con el terreno. Ante la imposibilidad de responder a la emergencia, la tripulación del Humphrey da la novedad al comando, aterrizando en la cubierta de vuelo del «Antrim». Durante las próximas horas se realizan sendos intentos para evacuar al personal del 473, sin embargo, pese a establecer contacto radial, resulta imposible acceder a la zona del siniestro. Finalmente, a las 1635 el Humphrey logra ingresar y descender en el glaciar. Inmediatamente se acomoda a los 12 sobrevivientes, los cuales deben abandonar casi todo su equipo. Al limite de espacio y capacidad de carga, se logran acomodar dentro del veterano Wessex 3, logrando aterrizar sin novedad en el «Antrim». El arrojo de los pilotos del Humphrey ha permitido evitar una catástrofe al SAS.

Actividad en el continente

Las operaciones diarias en el continente muestran algunas novedades en el ámbito naval y aéreo. Una de ellas incluye al buque ELMA «Río Carcarañá» perteneciente a la Empresa Líneas Marítimas Argentinas, el cual zarpa desde la dársena B del puerto de Buenos Aires rumbo a Puerto Argentino con una carga de 934 toneladas de armamento, munición y víveres. El «Río Carcarañá» es un buque que acumula dos décadas de navegación, acusando 10.200 de desplazamiento, 160 mts de eslora y 20 metros de manga.

ELMA «Río Carcarañá» Foto: ELMA

El esfuerzo para reforzar la vigilancia de las aguas del Atlántico Sur se hace tangible con la inclusión de la presencia de los buques pesqueros «Narwal», «María Alejandra» y «Constanza», los cuales reciben la misión de detectar e informar presencia y movimientos de unidades navales británicas, medios aéreos o submarinos. A esto se suma los esfuerzos que vienen realizando la Aviación Naval y la Fuerza Aérea Argentina con sus diversos medios aéreos: El Beechcraft B200 4-G-44 de la Escuadrilla Aeronaval de Reconocimiento despega desde Río Grande a fin de investigar un posible contacto en proximidades cabo Vírgenes y a la vez ejecutar exploración de la costa. Se toma contacto con diversos buques, entre ellos el remolcador «Yehuin».

Por su parte, la Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque ya se encuentra desplegada, realizando los últimos alistamientos para operar. Durante la jornada, los Super Étendard operan junto al SP-2H Neptune 2-P112 de la Escuadrilla Aeronaval de Exploración, realizando vuelo de guiado. El blanco de ocasión es el aviso ARA «Alférez Sobral» A-9.

Uno de los Neptune de la Escuadrilla Aeronaval de Exploarción. Foto: Armada Argentina

Operaciones en el Atlántico y alistamiento en Ascensión

Luego del primer encuentro con la Task Force 317 en el día de ayer, los Boeing B-707 TC-92 al mando del Vicecomodoro Castiella y el TC-91 al mando del Vicecomodoro Arguelles ejecutan dos misiones de exploración lejana, logrando nuevamente establecer contacto con la formación naval británica. La presencia de los 707 argentinos no es ignorada por la TF317, la cual responde nuevamente enviando cazas Sea Harrier FRS.1 para interceptar a los cuatrimotores de la FAA.

Por el lado británico, el primer contacto del pasado 21 cambia modos de acción en la Task Force, implementándose un sistema de alerta con Sea Harrier en cubierta o volando, listo para interceptar aeronaves que se aproximaran a la formación naval. En los encuentros de hoy, el primer Boeing 707 es interceptado y escoltado exitosamente, sin embargo para el segundo encuentro, el piloto del Sea Harrier realizó falló en la maniobra inicial de intercepción, perdiendo por varios minutos al Boeing argentino.

Mientras tanto, en el enclave esencial de Ascensión, los aviones de reabastecimiento Handley-Paige Victor K2 pertenecientes a los No.55 y No.57 Squadrons arribados el 18 de abril siguen operando desde la base Wideawake, efectuando vuelos de reconocimiento marítimo por radar. En la isla también se dan algunas incidencias que terminarían afectando las operaciones en Malvinas: Por orden y contraorden para zarpar, la T Battery de la Royal Artillery equipada con el sistema de misiles antiaéreos de corto alcance Rapier no logra concretar pruebas de afinamiento, lo que sin duda insumirá tiempo valioso una vez que se deban desplegar en la turba malvinense.

Más al norte, precisamente en la base aérea RAF Coningsby, personal británico comienza con las preparaciones para alistar las tripulaciones de Harrier Gr.3 y Sea Harrier FRS.1 en lo que será el entrenamiento con cazas Dassault Mirage III y Super Étendard de la Armée de l’air y de la Marine Nationale, respectivamente.

Tal vez te interese Malvinas 40 años – Operación vuelo sanitario en Bahía Fox

Publiidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.