El conflicto que actualmente se desarrolla en Ucrania no deja de brindarnos novedades en distintos planos, desde el político pasando por el militar e incluso el humanitario. Los distintos ejes de avances que mantienen las fuerzas rusas así como el esfuerzo de los ucranianos en la defensa nos brindan un constante caudal de información, el cual muchas veces no puede ser del todo confirmado o corroborado.

Uno de estos casos se dio el pasado 6/7 de marzo, cuando el Estado Mayor ucraniano informaba que al menos treinta helicópteros rusos habían resultado destruidos en el aeródromo militar de Jersón luego de raid nocturno ejecutado por elementos de la infantería de marina. Sin embargo, los resultados de esta acción no podrían ser confirmados con el transcurso de los días, quedando como una de las tantas escaramuzas que se están librando en el marco de la guerra de información.

Con el paso de los días, las fuerzas invasoras lograron consolidar su presencia en torno a la ciudad de Jersón, lo que llevaría a las autoridades rusas a declarar que tanto la mencionada urbe como cierto espacio circundante se encontraba bajo control. Con esta posición asegurada, personal y medio ruso continuarían su ofensiva hacia la ciudad de Mykolaiv.

La importancia de Jersón no solo radica en su proximidad a Crimea, sino que también es uno de los pasos obligados para las fuerzas rusas en sus marchas hacia el noreste (apuntando a Dnipró, a los fines de cortar cualquier intento de movimiento retrógrado de los ucranianos en el este o de su refuerzo) y hacia el oeste (con Odesa como objetivo). Es por esta razón que las instalaciones del aeropuerto internacional y aeródromo militar de Jersón ganaron relevancia, ya que las fuerzas rusas lograron establecer una base operativa de vanguardia para sus medios de ala rotatoria y tren logístico, elementos esenciales para brindar apoyo a los avances mencionados.

La actividad y presencia de helicópteros y medios terrestres en el aeródromo de Jersón no pasaría desapercibida, ni para las fuerzas armadas ucranianas ni para los distintos servicios de satélites comerciales actualmente disponibles en el mercado. Los recursos de estás compañías (entre ellas la argentina Satellogic), que han sido puestos a disposición del gobierno ucraniano, ONGs y de la OTAN, proporcionaron en los primeros días del mes de marzo una serie de imágenes y capturas SAR en las cuales se podía apreciar al menos cuarenta y nueve helicópteros rusos de distinto tipo. Esta primera concentración habría sido el objetivo del raid/ataque realizado por la infantería de marina ucraniana, cuyos efectos no pudieron ser corroborados recién hasta ayer.

La mencionada confirmación se dio gracias a un nuevo ataque realizado por las fuerzas ucranianas, aunque en esta ocasión la constatación se pudo obtener a las pocas horas gracias al material librado por la compañía Planet y a las imágenes publicadas por el portal The War Zone, en las cuales no solo se logra apreciar una densa columna de humo negro sino que también se logra distinguir varios helicópteros incendiados como consecuencia del ataque. Lo interesante de la foto satelital en alta resolución compartida por The War Zone es que también nos permite observar restos calcinados de helicópteros en la plataforma militar, al norte de la estación aerocomercial.

Gracias a la oficiosa comunidad OSINT que sigue muy de cerca el desarrollo del conflicto, se logró contrastar la captura SAR del 5 de marzo con la imagen donde se aprecian los restos de helicópteros, permitiendo corroborar que las posiciones son coincidentes, lo que de alguna manera confirma el ataque ejecutado por la infantería de marina ucraniana, aunque muy lejos de las exageradas cantidades informadas oportunamente.

Otra de las aplicaciones que nos facilitó la confirmación de los ataque de ayer al aeropuerto de Jersón es el Fire Information for Resource Management System (FIRMS), perteneciente a la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA). Esta herramienta, que pone a disposición el traqueo satelital de focos de incendio a nivel global, nos permite apreciar en la captura los puntos calientes detectados en el aeródromo de Jersón.

Las imágenes y resultados de estas acciones nos conducen a ciertos interrogantes, tales como la incapacidad rusa de no haber prevenido las consecuencias de un segundo ataque (mayor dispersión por ejemplo) así como a la capacidad de la inteligencia ucraniana (propia o de terceros) y a la precisión de sus fuegos. Este último aspecto podría implicar la presencia de tropa ucraniana en las proximidades de la base (misión ideal para las Spetsnaz) o el uso de vehículos aéreos no tripulados que permitieron hacer el reglaje de tiro. Sea cualquiera de estas opciones o una conjunción de las mismas, no deja de ser un notable ejemplo en lo que al aprovechamiento de capacidades se refiere.

Entrando en la tercera semana de conflicto, las defensas ucranianas aún están demostrando capacidad de realizar golpes de importancia, como ha sido este caso, ya que se contabilizan al menos una decena de helicópteros destruidos (y probablemente varios más averiados). Visto en el marco general del conflicto, no deja de ser un hecho menor, sin embargo las consecuencias de estos ataques sin duda resultan un reaseguro para la moral ucraniana.

Foto de portada: Planet Labs Inc. vía The War Zone

Publiidad

7 COMENTARIOS

  1. No sé si llegó el primer comentario, la OTAN no tiene como tal una base en Malvinas, es Inglaterra de forma individual, no hay personal de otros países OTAN allí.

  2. Pareciera que se relajan los rusos, vienen demostrando muchas falencias, siendo uno de los ejércitos mas poderosos del mundo, y cuanto equipamiento han perdido, supongo que la industria militar de ese país estará trabajando con todo para reponer todo ese material perdido.

  3. Rodolfo, una maquinaria bélica tan grande como la Rusa necesita de una cantidad de fondos considerable, con el bloqueo que le hace EEUU y toda la UE pierde el 50% de su financiación, sólo le quedan los Chinos. Eso significa que el costo de la campaña de Putín les va a costar cada vez más caro si sigue perdiendo recursos.

  4. Puede que en Malvinas no ondee la bandera de la OTAN, pero Gran Bretaña, usurpadora ilegal de nuestras Islas Malvinas, sí es miembro de esa alianza. ¿Alguien puede dudar que en una conflagración a gran escala que involucre a la OTAN, nuestras Malvinas no serían una base de esta organización?
    Con respecto a este ataque a la aviación de Rusia, es increíble la ineptitud que demuestran los comandantes rusos. Puede esperarse de aficionados, pero no de militares profesionales de alta graduación. Los rusos están aprendiendo a los sopapos ucranianos. SI estos últimos acercaran una batería de BM-21 a la base, se hacen un festín los ucranianos.

  5. Esta guerra, aún si la ganara, le costará a Rusia un precio inmenso, no solo en lo material, también en el prestigio. Hoy, el ejército ruso deja muchas dudas sobre su material y sobre la capacidad táctica y estratégica de sus comandantes. Cometen errores de aficionado. Si bien la logística tiene mucho que ver, hay cosas que se pueden implementar en el terreno y que den resultados.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.