En un nuevo aniversario de la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF), compartimos con los lectores de Zona Militar una entrevista exclusiva realizada a su rector, con quien repasamos el pasado, presente y futuro de una institución educativa que aglutina tanto a civiles como a militares.

Jorge Battaglino es Doctor y Magister en Política Latinoamericana por la Universidad de Essex y Licenciado en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se desempeña como Rector de la Universidad de la Defensa Nacional y como investigador independiente en el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Es profesor en la Universidad Torcuato Di Tella. Ha sido docente en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación, la Escuela de Defensa Nacional, la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Nacional de San Martín, entre otras universidades. Publicó más de 60 artículos sobre relaciones civiles militares, seguridad regional, y procesos de militarización y desmilitarización. Ha recibido becas de la Universidad de Buenos Aires, la Fundación Antorchas, el Consejo Británico, la Carnegie Foundation y el Social Science Research Council. Ha sido Director de la Escuela de Defensa Nacional, de la Maestría y Doctorado en Estudios Internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella y de la Maestría en Defensa Nacional de la Escuela de Defensa Nacional (actual FADENA).

Zona Militar – ¿Qué consideraciones se pueden hacer sobre estos casi dos años de nueva gestión en la UNDEF?

Jorge Battaglino – La actual gestión de la UNDEF asumió la conducción de la universidad una semana antes de que se estableciera el ASPO. Ello supuso un enorme desafío para todo el sistema de formación de militares y de civiles para la defensa. Desde un comienzo tuvimos que gestionar el paso a la virtualidad de alrededor de más de cien ofertas educativas que van desde carreras de pregrado, grado y posgrado, hasta cursos, diplomaturas y programas de posgrado. Una situación extraordinaria que nos llevó a implementar numerosas y diversas iniciativas para apoyar el paso a la virtualización de emergencia no solo de la educación presencial de las 18 unidades académicas que forman parte de las ocho Facultades de la UNDEF; sino también todas las comunicaciones, tramitaciones, evaluaciones y capacitaciones.

En esta línea, impulsamos y ejecutamos convocatorias extraordinarias de subsidios para proyectos de investigación orientados a enfrentar el COVID, además de otorgar subsidios para afrontar los gastos imprevistos que, por razones evidentes, no habían sido contemplados por las unidades académicas en sus presupuestos. También implementamos los Planes de Virtualización de la Educación Superior de la Secretaría de Políticas Universitarias en sus llamados 2020 y 2021, que nos permitió llevar adelante más de 140 acciones en las distintas Facultades para facilitar y favorecer la virtualización de emergencia, capacitar a nuestros docentes, fortalecer el Sistema Institucional de Educación a Distancia, etc.

Todo ello supuso un enorme esfuerzo de la Universidad en su conjunto, que solo fue posible gracias a la intensa interacción de las autoridades del rectorado con los cuatro Vicerrectores (Directores Generales de Educación) y Decanos de las Facultades. Contamos también con el permanente apoyo de los dos presidentes del Consejo de Dirección de la Universidad (máxima instancia de gobierno de la UNDEF), el Ministro Agustín Rossi y su sucesor, el Ministro Jorge Taiana.

En paralelo, no abocamos a reforzar la estructura de gestión del Rectorado no solo para poder cumplir con la función de institución orientadora del sistema sino también para ser más eficaces en las respuestas a las necesidades de las unidades académicas. Por otra parte, nos propusimos ampliar la oferta académica de toda la universidad incentivando la apertura de nuevas carreras. Por ejemplo, se amplió de manera sustantiva la oferta académica de la Facultad de la Defensa Nacional (FADENA) con la apertura del Doctorado en Defensa, el primero de su tipo en la región. En el plano de la investigación hemos duplicado los llamados a concursos para proyectos de investigación (UNDEFI) y fortalecido el Observatorio de la Defensa con programas de investigación sobre ciberdefensa, superioridad de la información, entre otros, y actividades de difusión como por ejemplo el ciclo de Pensamiento Estratégico Militar.

El saldo de la gestión hasta el momento es muy positivo, no sólo por todo lo hecho sino por la consolidación del equipo de gestión y la construcción de una excelente relación con los Vicerrectores, Decanos y autoridades del Ministerio. Todo ello fue posible porque comprendemos la complejidad de la UNDEF, la larga historia y marcada identidad de nuestras unidades académicas, porque reconocemos el excelente trabajo que han hecho y porque a partir de ello buscamos profundizar todo lo bueno que se ha realizado. Queremos continuar elevando el excelente nivel de formación que tienen los oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas.

ZM —Un concepto que ha tomado relevancia en el último tiempo es el de la “Cultura de la Defensa”: ¿En qué consiste ese concepto? ¿Cómo contribuye la UNDEF en este sentido?

JB —La sociedad y la política argentina han mantenido una relación problemática con la defensa desde el restablecimiento de la democracia. Los efectos que esto ha tenido son por todos conocidos, sobre todo en el plano del deterioro material del instrumento militar. Los temas de la defensa son lejanos para la sociedad argentina. Por ello, nos hemos propuesto como uno de los objetivos centrales de gestión construir canales de difusión con la sociedad y la política para transmitir la importancia de la defensa. A tal fin hemos implementado distintas acciones para promover un mayor y mejor conocimiento en ámbitos educativos, culturales, políticos y/o sociales. El triángulo virtuoso de la defensa, soberanía y Nación debe ser divulgado, así como las ventajas y los beneficios que el sistema de defensa nacional es capaz de proveer a la sociedad en su conjunto. En suma, consideramos fundamental que la universidad se convierta en una caja de resonancia de estos temas. 

En ese marco, hemos desarrollados numerosas acciones, desde cursos de introducción para la defensa para los integrantes de las comisiones de defensa del Congreso de la Nación y al Instituto del Servicio Exterior, hasta el ciclo que estamos llevando a cabo en la actualidad de divulgación en todo el país de la Directiva de Política de Defensa Nacional. A ello se suman, durante el año 2021, cinco diplomaturas, dos cursos universitarios, dos seminarios y seis ciclos de charlas. Cabe mencionar el curso universitario sobre el “Ajedrez y sus Analogías con las Estratagemas Militares”, las charlas de “Seguridad y Defensa en el Ciberespacio”, el ciclo de los “Intereses Marítimos Nacionales Storni”, el Ciclo de Jornadas QBRN y Defensa Nacional o el programa sobre Aulas Bicontinentales. Estas iniciativas fueron dictadas de manera gratuita. También se fortaleció el vínculo de la UNDEF con otras universidades públicas y privadas, con organismos de la ciencia y la tecnología y con diversos actores de la sociedad civil, mediante Convenios que hoy impactan en más de 30 acciones específicas, incluida la cooperación internacional.

Todo ello potenciado a través de una campaña en redes muy intensa, apoyada en una nueva imagen institucional y un lema que es “Defendé tu futuro. La UNDEF te da las herramientas”. Finalmente, en este período se publicaron diez libros a través de nuestra editora, UNDEF Libros, y se jerarquizó la revista Defensa Nacional, incorporando el sistema de referato, un comité editorial de prestigio internacional y un nuevo sitio. Nuestro objetivo es alcanzar a públicos diversos con estrategias diferenciadas, que no solo contemplen a los sectores más interesados en la temática sino también que movilicen a sectores más refractarios a estos temas.

ZM —¿Qué propuestas académicas se están planeando para los próximos años?

JB —Desde el inicio de nuestra gestión focalizamos todas las acciones hacia una articulación dinámica y virtuosa entre cada una de las experiencias formativas y cada una de las áreas de conocimiento de las Fuerzas Armadas destinadas hacia el desarrollo científico tecnológico y académico de la Defensa Nacional. En esta línea nos encontramos trabajando en la jerarquización académica de propuestas pedagógicas existentes y de nuevas áreas de conocimiento tanto en pregrado y grado, como en posgrado. En posgrado, por ejemplo, nuestro objetivo es presentar próximamente el Doctorado en Ingeniería de la Defensa de la Facultad de Ingeniería del Ejército. El Sistema de Defensa Nacional requiere de este tipo de instancias de formación superior que articulen los trayectos científicos y académicos de nuestros profesionales de las tres armas y de toda nuestra ciudadanía. De allí que la impronta académica de la UNDEF se focalice en la riqueza de las múltiples miradas, experiencias y trayectorias, con el objetivo puesto en la integralidad dinámica de la Defensa Nacional.

Los desafíos que se plantean a la Defensa Nacional son múltiples y cambiantes y los recursos humanos que posee nuestro país para su desarrollo son de primer nivel. El objetivo principal es brindar herramientas científicas y académicas para que puedan desarrollarse esas potencialidades y esas experiencias. Además, la UNDEF posee una cobertura territorial acorde con las áreas de acción y desarrollo de nuestras Fuerzas Armadas. El objetivo también es potenciar la diversidad de ofertas académicas de la universidad y garantizar que puedan ser cursadas por nuestros estudiantes, sea cual fuere el lugar en el que se encuentren destinados o residan. Con esa mirada pusimos en marcha el SIED (Sistema Institucional de Educación a Distancia) y comenzamos a desarrollar nuevas carreras. El objetivo es que, a mediano plazo, cualquier mujer u hombre de nuestras Fuerzas Armadas pueda acceder a cursar desde donde se encuentren destinados, sea en Puerto Parry, Junín de los Andes, San Antonio de los Cobres, Tupungato, Villa Reynolds o en la Antártida.

Otras propuestas en las que está trabajando la universidad para ofrecer a corto y mediano plazo son carreras de pregrado, grado y posgrado en Ciberdefensa, en Meteorología, en Gestión y Desarrollo Aeroespacial, en el abordaje científico e integral del espacio antártico, en recursos marítimos y fluviales, en operaciones de paz. No quisiera dejar de mencionar algunas, pero son alrededor de 30 proyectos en los que estamos trabajando.

ZM —¿Cómo contribuye la UNDEF al entramado científico-tecnológico de la Defensa Nacional?

JB —En esta área la UNDEF se ha propuesto contribuir no solo a que la investigación en las unidades académicas converja cada vez más con los estándares del Sistema Universitario Nacional y del CONICET, sino también promover la ejecución de proyectos que favorezcan el desarrollo de la industria, la investigación y la tecnología para la defensa. Con respecto al primer aspecto, hemos realizado cinco convocatorias del programa UNDEFI en dos años, una de ellas orientada al COVID y otra a Malvinas. Además, se han financiado proyectos orientados a satisfacer necesidades del medio socio productivo o demandas tecnológicas locales, vinculadas con el desarrollo de la Tecnología para la Defensa Nacional, como así también, hemos intentado promover el desarrollo de prototipos finales aptos para su empleo en el ámbito de la Defensa Nacional. Entre ellos se pueden mencionar:

–La modernización y digitalización del sistema de registro de trazos de las unidades de superficie del comando de la flota de mar (Facultad de la Armada).

– El robot de georreferencia, búsqueda, toma de imágenes y muestras en Antártida (Facultad de la Armada – Escuela de Oficiales de la Armada).

– El desarrollo de un cinturón para potenciar las capacidades de orientación viso espacial por transducción somatosensorial de información del campo electromagnético (Facultad de Ingeniería del Ejército).

– El estudio y la recuperación de las capacidades de diseño y producción de inyectores Satelitales Reutilizables para uso universitario y para la Defensa (Facultad de Ingeniería del CRUC -IUA).

– La plataforma remota robótica para la medición de temperatura, toma de imágenes, y transporte de medicamentos (Facultad de la Armada – Escuela de Oficiales de la Armada).

– El sistema de medición de temperatura corporal a distancia para control de acceso (Facultad de Ingeniería del Ejército).

– El respirador artificial portátil (Facultad de Ingeniería del CRUC IUA).

Cabe destacar que parte de los fondos con los que se financian estos proyectos provienen de partidas emitidas por la Secretaria de Politicas Universitarias del Ministerio de Educación de la Nación.

ZM —En el campo de estudios de la Defensa hay dos nichos muy marcados en cuanto al objeto de investigación: un sector con un acabado conocimiento macro de cuestiones estructurales de la Defensa y otro grupo enfocado en cuestiones más instrumentales o en capacidades militares. Sin embargo, una queja del mundo civil, es que el estudio formal de las cuestiones instrumentales se mantiene reservado al mundo militar. ¿Qué puede ofrecer la UNDEF para contribuir a formar académicos y analistas civiles con un enfoque instrumentalista?

JB —Es verdad que existe esa demanda de civiles de mayor formación en las cuestiones instrumentales. Creo que en las carreras que ofrecen formación a civiles la situación es dispar. En la Facultad de la Defensa se ofrecen materias tanto en la Maestría como en el Curso Superior donde se examinan características del despliegue militar y del equipamiento. Lo mismo hemos hechos con los cursos de Introducción a la Defensa, donde también se estudian los mismos temas. La Facultad de la Defensa ha fortalecido la formación instrumental orientada al nivel estratégico nacional. Quiero recordar que la UNDEF mantiene una división de tareas entre facultades cuya responsabilidad principal es formar recursos humanos para el nivel estratégico operacional, y otras que lo hacen a nivel estratégico militar y estratégico nacional, que es el máximo nivel de conducción de la defensa. Esa división no es tajante, pero es importante mantenerla. 

Quiero destacar que la nueva oferta académica que ofrece la FADENA se orienta a fortalecer tres núcleos formativos de vital importancia. En primer lugar, el de la gestión orientado a brindar herramientas prácticas para actuar en las áreas sensibles del Ministerio de Defensa que requieren conocimiento técnico de apoyo. En segundo lugar, el conocimiento situado, toda vez que la toma de decisión para la utilización del instrumento militar y el desarrollo del sistema de Defensa requiere de la dimensión territorial, comprendiendo a ésta como el espacio poblado de sus relaciones de poder. Finalmente, la incorporación de núcleos de saber orientados a la aplicación práctica de herramientas informáticas de procesamiento y representación de información.

ZM —En materia de estudios militares ¿qué implementaciones desarrolló la UNDEF en este tiempo?

JB —Fundamentalmente, la jerarquización de las ofertas existentes y en la construcción de nuevas ofertas con miradas integrales, cooperativas y dinámicas. Los estudios militares poseen una riqueza y una complejidad extraordinaria. Un ejemplo claro de esto es la reformulación de todas las tecnicaturas que se dictan en la Escuela de Suboficiales del Ejército «Sargento Cabral», para su reconversión hacia tecnicaturas universitarias. La puesta en marcha del Doctorado en Defensa Nacional y de la Especialización en Políticas de Género en la Gestión Institucional en la Facultad de la Fuerza Aérea. Además, focalizamos el desarrollo en la formación de los docentes del Sistema de Defensa.

Creamos e implementamos el Ciclo de Complementación Curricular de la Licenciatura en Docencia Universitaria y estamos implementando tramos específicos de actualización pedagógica, con el objetivo de seguir fortaleciendo la capacitación y la inserción laboral de nuestros profesionales de la educación. Otro desarrollo fue la creación del Instituto de Ciberdefensa de las Fuerzas Armadas en el ámbito de la UNDEF, así como el impulso y financiamiento de los distintos programas de investigación en ciencia, tecnología e innovación para la Defensa. También los distintos programas de posgrado, cursos y diplomaturas que creamos y ofertamos en estos años. Todas estas propuestas tuvieron una excelente recepción en términos de convocatoria y terminalidad. Creemos que el impacto que generaron se debió a la diversidad y actualidad de las temáticas y a un interés creciente por la profesionalización y por la formación en estudios militares y en Defensa Nacional. Sobre este punto vale destacar que las propuestas formativas y de investigación tuvieron y tienen como destino tanto a civiles como a personal de las Fuerzas Armadas. Esto genera intercambios muy valiosos en términos de capacitación, desarrollo y sensibilización respecto del rol y de los desafíos que enfrentan nuestro país y nuestras Fuerzas.

ZM —¿Cuáles fueron las iniciativas apuntaladas en estos años para continuar formando civiles en Defensa Nacional?

JB —La integralidad, organicidad, flexibilidad y dinamismo de la Defensa Nacional necesita de la participación activa de la ciudadanía. El desarrollo de la Defensa Nacional depende de eso. Consideramos que la protección de nuestra soberanía y los estudios destinados a su entendimiento y resguardo, no son ni deben ser materia ajena a la población. Con esta mirada dictamos el mencionado curso de Introducción a la Defensa Nacional, la Diplomatura Internacional en Comunicación y Defensa, impulsamos el proyecto de Aulas Bicontinentales, federalizamos el Curso Superior en Defensa Nacional y generamos nuevas carreras, programas y cursos gratuitos y abiertos a toda la comunidad. El objetivo es fortalecer el conocimiento que se posee sobre la Defensa Nacional, generando herramientas que contribuyan a enriquecer la densidad conceptual sobre la Defensa Nacional. En ese sentido, desde la gestión de la Universidad estamos muy contentos con las sinergias generadas con las autoridades ministeriales –tanto con Rossi como con Taiana-, las conducciones de cada fuerza y el Estado Mayor Conjunto, con quienes pusimos en marcha una interesante iniciativa académica bianual (2021-2022) sobre la nueva Directiva de Política de Defensa Nacional (DPDN). Volviendo a la educación a distancia, el SIED de la UNDEF nos permite hacer llegar las propuestas que ofrece la universidad a todas las regiones del país. Empleando esta herramienta, fortalecimos y seguimos fortaleciendo las formaciones de civiles y militares en Defensa Nacional. El desafío y la misión de nuestra gestión es continuar incrementando de manera sostenida la oferta académica, el desarrollo científico, la innovación tecnológica y la participación de la Universidad en el fortalecimiento de la Defensa Nacional.

Te puede interesar: FAdeA – Entrevista con Mirta Iriondo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.