Según lo comunicado por la compañía BAE Systems el pasado 13 de octubre, se finalizó la fabricación estructural de la primera unidad prototipo de acero que forma parte del Programa de Fragatas Clase Hunter, considerado el proyecto naval más grande entre la historia de Australia.

La unidad en cuestión es una de las cuatro del primer bloque de embarcaciones construida en el Astillero, y ya se ha trasladado a la siguiente etapa de producción para su equipamiento y consolidación. En total, BAE Systems Maritime Australia construirá las nueve fragatas de guerra antisubmarinas más avanzadas para la Royal Australian Navy, habiendo iniciado la primera fase de producción en diciembre del 2020. Dentro del Programa de Fragatas Clase Hunter, ya se han realizado alrededor de 40 contratos con empresas australianas para respaldar el diseño y la creación de diversos prototipos, esperándose la adjudicación de 20 contratos adicionales.

Se espera que las fragatas Clase Hunter reemplacen a la Clase Anzac, y que el primero de los nueve buques entre en servicio para 2031. Además, las fragatas Clase Hunter serán una variación australiana de la fragata Type 26 que opera la Royal Navy: estas unidades tendrán un desplazamiento de 8.800 toneladas y con aproximadamente unos 150 metros de eslora. Además, el buque podrá navegar a más de 27 nudos, contando con la capacidad para alojar a un total de 180 tripulantes.

La fragata tendrá la capacidad de albergar un helicóptero anti-submarino actualmente en servicio con la RAN, el MH-60R Seahawk o un MRH-90.

Créditos imagen destacada: recreación artística de la Fragata Clase Hunter, por BAE Systems.

Te puede interesar: Se aprueba la venta de un EA-18G Growler a Australia

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.