Por medio de un comunicado de prensa oficial, Saab confirmo el envió de un nuevo conjunto de pieza para la fabricación del T-7A Red Hawk para la Fuerza Aérea de Estados Unidos. La aeronave diseñada por Boeing, esta destinada a reemplazar a los viejos entrenadores T-38.

Como parte de la asociación junto a Boeing para la fabricación del T-7A, Saab esta llevando a cabo la construcción de la sección trasera del fuselaje en su planta de Linköping, Suecia. La pasada 10 de septiembre, la empresa envió el tercer fuselaje de este tipo a las instalaciones de Boeing en San Louis, Misuri, como parte de la fase de Desarrollo de ingeniería y fabricación (EMD) del T-7A Red Hawk. La primera y segunda entrega tuvieron lugar en los meses de abril y julio del corriente año 2021.

Al presente, las pruebas para la integración de las secciones delante, fabricada por Boeing, y trasera ha sido exitosa, en una operación que no ha demorada más de 30 minutos. Este logro da cuenta de las nuevas posibilidades que ofrece la ingeniería digital, que utiliza el modelado y la simulación por ordenador prescindiendo de construir un prototipo físico.

Dentro de la fase EMD, esta planificada la apertura por parte de Saab de nuevas instalaciones en el Estado de Indiana destinadas a la producción de la sección trasera del fuselaje. En esta sección de la aeronave se instalan los sistemas de hidráulica, combustible, y sistema de energía secundario.  

En total, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos tiene proyecta adquirir 351 aeronaves T-7A Red Hawk. Se espera que la primera unidad en condiciones de vuelo sea recibida en el año 2023, logrando para el año 2024 contar con el primer escuadrón plenamente operativo.

Tal vez te interese T-7A Red Hawk: Los problemas técnicos retrasan un año la decisión de producción total

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.